EL OTOÑO 
PLATERO Y YO 
Producido por: DIEGO CÁRDENAS CABOT
Ya el sol, Platero, empieza a sentir pereza de salir de sus sábanas, y los 
labradores madrugan más que él. Es verdad que...
Ya el sol, Platero, empieza a 
sentir pereza de salir de sus 
sábanas, y los labradores 
madrugan más que él.
Es verdad que está 
desnudo y que hace 
fresco.
¡Cómo sopla el norte! 
Mira, por el suelo, las 
ramitas caídas; es el 
viento tan agudo, tan 
derecho, que están 
todas pa...
El arado va, como una tosca 
arma de guerra, a la labor 
alegre de la paz, Platero; y en la 
ancha senda húmeda.
Los árboles amarillos, 
seguros de verdecer, 
alumbran, a un lado y 
otro, vivamente, como 
suaves hogueras de oro 
claro,...
El otoño.
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

El otoño.

219 visualizaciones

Publicado el

Capítulo de Platero y yo

Publicado en: Educación
0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
219
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
49
Acciones
Compartido
0
Descargas
2
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

El otoño.

  1. 1. EL OTOÑO PLATERO Y YO Producido por: DIEGO CÁRDENAS CABOT
  2. 2. Ya el sol, Platero, empieza a sentir pereza de salir de sus sábanas, y los labradores madrugan más que él. Es verdad que está desnudo y que hace fresco. ¡Cómo sopla el norte! Mira, por el suelo, las ramitas caídas; es el viento tan agudo, tan derecho, que están todas paralelas apuntadas al sur. El arado va, como una tosca arma de guerra, a la labor alegre de la paz, Platero; y en la ancha senda húmeda, los árboles amarillos, seguros de verdecer, alumbran, a un lado y otro, vivamente, como suaves hogueras de oro claro, nuestro rápido caminar.
  3. 3. Ya el sol, Platero, empieza a sentir pereza de salir de sus sábanas, y los labradores madrugan más que él.
  4. 4. Es verdad que está desnudo y que hace fresco.
  5. 5. ¡Cómo sopla el norte! Mira, por el suelo, las ramitas caídas; es el viento tan agudo, tan derecho, que están todas paralelas apuntadas al sur.
  6. 6. El arado va, como una tosca arma de guerra, a la labor alegre de la paz, Platero; y en la ancha senda húmeda.
  7. 7. Los árboles amarillos, seguros de verdecer, alumbran, a un lado y otro, vivamente, como suaves hogueras de oro claro, nuestro rápido caminar.

×