Pinocho

3.582 visualizaciones

Publicado el

Publicado en: Educación
0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
3.582
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
5
Acciones
Compartido
0
Descargas
26
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Pinocho

  1. 1. Pinocho
  2. 2. Pinocho Hola amiguitos y amiguitas soy Pinocho y os voy a contar mi historia...
  3. 3. En una vieja carpintería, Geppetto, un señor amable y simpático, terminaba un día más de trabajo dando los últimos retoques de pintura a un muñeco de madera que había construido ese día. Al mirarlo, pensó: ¡Qué bonito me ha quedado! Y como el muñeco había sido hecho en madera de pino, Geppetto decidió llamarlo Pinocho.
  4. 4. Aquella noche, Geppetto se fue a dormir deseando que su muñeco fuese un niño de verdad. Siempre había deseado tener un hijo. Y al encontrarse profundamente dormido, llegó un hada buena y viendo a Pinocho tan bonito, quiso premiar al buen carpintero, dando con su varita mágica vida al muñeco.
  5. 5. Al día siguiente, cuando se despertó, Geppetto no daba crédito a sus ojos. Pinocho se movía, caminaba, se reía y hablaba como un niño de verdad, para alegría del viejo carpintero. Feliz y muy satisfecho, Geppeto mandó a Pinocho a la escuela. Quería que fuese un niño muy listo y que aprendiera muchas cosas. Le acompañó su amigo Pepito Grillo, el consejero que le había dado el hada buena.
  6. 6. Pero, en el camino del colegio, Pinocho se hizo amigo de dos niños muy malos, siguiendo sus travesuras, no hizo caso de los consejos del grillito. El zorro Gran Bellaco y el gato Gedeón le vieron salir de su casa y pensaron que con él podían ganar mucho dinero... Por eso le vigilaron y siguieron sus pasos para irse acercando poco a poco a Pinocho. Lo convencieron para que, en vez de ir al colegio, se fuera con ellos a un teatro de marionetas. Allí bailó tan bien que el dueño de las marionetas lo contrató, dando el dinero a los rufianes.
  7. 7. Pero Pinocho, al ver que no se podía ir a su casa, lloró tanto que el señor, apiadado, le dejó marchar y además le dió cinco monedas de oro. Volvía Pinocho a su casa muy contento, seguido por el gato y el zorro y pensando en darle el dinero a Gepetto, su viejo padre carpintero.
  8. 8. Al ver lo que había pasado, el hada buena le puso un hechizo. Por no ir a la escuela y portarse mal, cada vez que decía una mentira, le crecería la nariz poniéndose colorada.
  9. 9. Cuando el gato y el zorro, que lo vieron pasar, lo llamaron y le dijeron que si se iba con ellos ganaría mucho mas dinero.... ...Pinocho, que no conocía la maldad, volvió a caer en la trampa.
  10. 10. Cuando estuvieron lejos de la ciudad, el zorro y el gato le robaron y lo dejaron colgado de un árbol. Por fortuna, su hada, que siempre estaba cerca de él, lo bajó del árbol y se lo llevó a su casa. Le curó la pierna y le hizo prometer que iría al colegio sin distraerse con otras cosas.
  11. 11. Pero Pinocho de nuevo desobedeció y se fue con unos niños y niñas al país de los juguetes para divertirse como solo las niñas y niños saben hacerlo.
  12. 12. De tanto jugar, holgazanear y no estudiar, los niños y niñas comenzaron a convertirse en burros, y Pinocho se asustó cuando vio que le salían orejas y cola de burro.
  13. 13. Pinocho muy arrepentido de lo que había hecho, por fin volvió a su casa, pero Gepetto no estaba. Pepito Grillo le dijo que había ido a buscarlo y una ballena se lo había comido...
  14. 14. ...Pinocho, con la ayuda de Pepito Grillo se fue al mar para rescatar al pobre viejecito, y con mucho esfuerzo consiguió sacar a Gepetto de la barriga de la ballena.
  15. 15. Después de sacar a Geppetto de la barriga de la ballena, Pinocho estaba muy cansado y se desmayó. Geppetto lo cogió en sus brazos y lo llevó a su casa.
  16. 16. Cuando llegaron a casa, el hada, al ver que Pinocho había salvado la vida a Geppetto, perdonó a Pinocho todas sus faltas y lo convirtió en un niño de verdad. Ya nunca volvió a desobedecer.
  17. 17. A partir de ese día, Pinocho volvió a ir al colegio y siempre se portó bien. Gepetto y él vivieron felices por muchos, muchos, muchos años y no se separaron nunca más.
  18. 18. FIN Realizado por Mª del Carmen Checa Puente C.E.I.P. Ntra. Sra. del Rosario Macael (Almería) Educación Infantil

×