Síntesisbiográfica deMarx y Engels                                        Primera parte          xmr                Carlos...
su servicio militar. Toda su vida estu-    sólo un personaje es digno devo a cubierto de privaciones eco-          mención...
^1              HrCarlos Marx con su tres hijas (Jenny, Eleanor y Laura) ¡unto a su gran amigo,Federico Engels, en Londres...
a entrar juntos en la vida; viéndolos,   lécticas bajo el seudónimo deno parecían un hombre viejo y arrui-     Federico Os...
En 1965, luego de la Conferencia de       I, el Che se entrevistó con Mao Tsetung.París para profundizar sus estudios     ...
donde sería expulsado, trasladán-dose a Bruselas con su familiaaumentada por el nacimiento de suhija mayor.    Cuando Enge...
samiento a fondo, abusando de su                                         facilidad "periodística" para el enfo-           ...
ño, hasta coronarlo con El Capital.         Proudhon, a quien, no obstante,Toda su obra y su vida es una pre-          ana...
de diciembre de 1846, da una sín-tesis de su crítica a Proudhon, de laque se extraen estos párrafos:    "Debo confesarle q...
para comprender la sociedad: es           dos y la ropa blanca. Y menos aúndecir, yendo del resumen oficial de       ha co...
su vida. Sin sobrevivirle, sin embar-        escribía Engels a Marx, en septiem-go, pues aquéllos debieron luchar         ...
terror que inspiraba su naciente       mento citado, último en la retirada.nombre público a la burguesía,         Su pasió...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Biografia 1

217 visualizaciones

Publicado el

0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
217
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
2
Acciones
Compartido
0
Descargas
2
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Biografia 1

  1. 1. Síntesisbiográfica deMarx y Engels Primera parte xmr Carlos Marx y Fe- nada de tradiciones religiosas &£t 0K derico Engels na- hebreas. No fue pobre aunque -~4lÉB cieron geográfica y debió haber sentido las punzadas ^mB- cronológicamente de los prejuicios raciales. Se inscri- Wk**. ^M cercanos. El prime- bió para seguir la carrera de juris-ro en Tréveris, el 5 de mayo de 1818; prudencia en Bonn, continuándolael segundo en Bramen, el 28 de en Berlín, donde comenzaron susnoviembre de 1820. Ambas, ciuda- inquietudes filosóficas. Se doctoródes de la provincia alemana de en filosofía en Jena, en 1841, pre-Renania. sentando como tesis de grado un No se conocieron en su primera estudio sobre Demócrito y Epicuro.juventud y vivieron en ambientes Federico Engels no llegó a com-radicalmente distintos. pletar el bachillerato, convirtiéndo- Carlos Marx era hijo de un abo- se en negociante, ocupación de sugado judío converso al cristianismo padre, pero siguió cursos de filoso-pero toda su familia estaba impreg- fía en Berlín, en ocasión de cumplir
  2. 2. su servicio militar. Toda su vida estu- sólo un personaje es digno devo a cubierto de privaciones eco- mención por el inmenso papel quenómicas y su gran preocupación fue jugara en la vida de Marx: JENNYel ayudar a subsistir a su amigo DE WESTFALIA1. Esta mujer, de laMarx, perseguido siempre por la pequeña nobleza alemana, consti-miseria y que jamás en su vida tra- tuye el otro pilar de su vida. No sebajó en otra cosa que en sus inves- puede decir de ella que haya sido,tigaciones científicas y la organiza- en sentido intelectual, otra cosación de la clase obrera. que una admiradora ciega de su Mientras el padre de Marx, imbui- marido y copista de sus manuscri-do de un espíritu liberal, compren- tos. Tampoco fue una buena amadía las inquietudes de su hijo, la fami- de casa en el sentido exacto dellia de Engels, sobre todo su padre, término. Su grandeza estriba ensufría mucho por las andanzas de haber percibido el alcance delFederico, quien desde niño mostró genio de su marido y la necesidadun carácter rebelde a todo dogma. de que alcanzara a expresarlo en Ambos hicieron sus primerísi- sus obras, sacrificando a esta tareamas armas en literatura compo- común los más íntimos sueños deniendo versos (que la crítica consi- las mujeres de su clase.dera insignificantes), cesando rápi- Acostumbrada a los mimos, eldamente estos escarceos juveniles. ocio y la holgura económica y laAmbos fueron atraídos en su juven- tranquilidad de su posición social,tud por la filosofía de Hegel y parti- puede decirse que todo lo perdióciparon en las disquisiciones de los de un golpe al ligarse indisoluble-jóvenes hegelianos. Ambos fueron mente al revolucionario intransi-deslumhrados por Feuerbach y gente, sin renuncias, que eraambos simultáneamente, lo supe- Marx. Y hasta varios de sus hijosraron para llevar adelante el mate- murieron por causas directas orialismo dialéctico, en una asocia- indirectamente imputables a lación sin par en la historia, tanto por miseria en que vivieron muchosla magnitud de los hombres que la años. Constituyeron un matrimoniointegraron, como por la fidelidad de modelo y de la fuerza de su cariñouna amistad sin tachas. recíproco dan fe estas letras de su De sus vidas anteriores al hija menor narrando la despedidaencuentro, poco hay que decir y de Marx, viejo y enfermo, de su
  3. 3. ^1 HrCarlos Marx con su tres hijas (Jenny, Eleanor y Laura) ¡unto a su gran amigo,Federico Engels, en Londres en 1864.mujer agonizante a causa de un cuarto. El Moro se sobrepuso unatumor maligno: vez más a su enfermedad. No olvi- "En la gran alcoba delantera daré nunca aquella mañana en queestaba acostada nuestra pobre se sintió ya con bastantes fuerzasmadre, y al lado, en la alcoba para ir al cuarto de mamá. Al versepequeña, el Moro. Ellos, que tan otra vez juntos, parecían vueltos acompenetrados estaban el uno con los días radiantes de su juventud,el otro, tan íntimamente unidos, no convertida ella en una novia y él enpodían ya albergarse en el mismo un muchacho enamorado que iban
  4. 4. a entrar juntos en la vida; viéndolos, lécticas bajo el seudónimo deno parecían un hombre viejo y arrui- Federico Oswald.nado por la enfermedad y una La Gaceta del Rin provocó unaanciana moribunda que se despe- gran desazón en los círculos reac-dían para siempre." cionarios, por lo que el gobierno pru- Del fruto de este matrimonio lle- siano decidió suprimirla, estable-garon a la edad adulta tres muje- ciendo, como paso previo, la cen-res, Jenny, Laura y Eleanor. sura. Marx abandonó la redacción alPerdieron varios hijos más, pero el constatar que los accionistas pre-que dejó una herida profunda en tendían dulcificar las críticas en unambos cónyuges fue Edgar, niño intento por salvar la publicación.que murió a los ocho años y de Más o menos hacia octubre dequien los dos se acordaban fre- 1842, se conocieron Marx y Engeiscuentemente con nostalgia en la en circunstancias en que el primerocorrespondencia privada que se había roto con los jóvenes hegelia-conserva. nos y el segundo aún no, por lo que Aunque no ocupe el lugar de el primer encuentro fue más bien fríoEngeis, es imposible olvidar en una y no hacía sospechar la identifica-relación de los sucesos en la vida ción que alcanzarían con el correrde Marx, por sucinta que sea, a la de los años.extraordinaria mujer que fue la com- Ante la imposibilidad de publicarpañera de toda su existencia adul- los Anales Alemanes en Alemania,ta, y a quien sólo pudo sobrevivir Ruge y Marx decidieron crear lospoco más de un año. Anales Franco-Alemanes, revista La carrera de Marx como escri- editada en Francia de la que se tirótor político comienza con un artícu- un solo número. Marx publicó allí:lo sobre la censura que no fue posi- "Introducción a una crítica de lable publicar por intervención de la filosofía del derecho de Hegel", enpropia censurada; era para los la que no rompe con sus conviccio-Anales Alemanes, de Ruge, amigo nes antiguas, pero comienza a bus-de juventud de quien se separaría car en el cauce de la historia la inter-pronto. Su obra de importancia, sin pretación de la sociedad. Engeisembargo, se iniciaría en La Gaceta publica en la revista "Bosquejosdel Rin, de la que devendría redac- para una crítica de la economíator principal en corto plazo. En estas nacional", primer aldabonazo eco-dos publicaciones comenzaba el nómico de uno de los fundadores.joven Engeis a pulir sus armas dia- Marx aprovechó el tiempo en
  5. 5. En 1965, luego de la Conferencia de I, el Che se entrevistó con Mao Tsetung.París para profundizar sus estudios sa -se encoleriza- con los nuevoshistóricos, leyendo escritores bur- escritores que ahora ven un anta-gueses como Thierry y Guizot, de gonismo también entre la burguesíaquienes tomó una de las bases de y el proletariado y que inclusosu teoría: la lucha de clases. Mucho desea-rían detectar las huellas detiempo después, en 1854, decía a esta oposición en la historia delEngels, en una carta: Tercer Estado antes de 1879." "... Un libro que me ha interesa- Sin dejar de reconocer méritosdo mucho es el de Thierry, Historia intelectuales e históricos a sus pre-de la formación y del progreso del decesores, Marx apuntaba la fallaTercer Estado, de 1853. Es nota- crítica impuesta por su ideología able la indignación que con este los pensadores de la burguesía.caballero, padre de la lucha de cla- Poco más de un año debía durarses en la literatura histórica france- su permanencia en Francia, de
  6. 6. donde sería expulsado, trasladán-dose a Bruselas con su familiaaumentada por el nacimiento de suhija mayor. Cuando Engeis publicaba susprimeros escritos económicos,Marx había estudiado el tema, toda-vía desde una posición filosóficadada por su raíz hegeliano-feuerba-chiana, pero las hojas en que seplasmaron esos estudios, extraordi-narios por su penetración, sólo vie-ron la luz pública muchos años des-pués de la muerte de ambos. Sonlos llamados Escritos económico-filosóficos de 1844. La primera obra en colaboraciónse debe casi toda a Marx: LaSagrada Familia. Es un conglome-rado de crítica filosófica (contra losjóvenes hegelianos), crítica literariay destellos de materialismo históri-co. Una buena parte del libro trans- Federico Engeis nació en Bramencurre en la crítica de la crítica, hecha (Renania, Alemania) el 28 de noviembrepor un joven hegeliano, de Los de 1820.Misterios de París, novelón de plir 25 años, se muestra ya en elEugenio Sue olvidado desde hace pleno camino de su potencia crea-tiempo. En carta a Engeis de 1867, dora. Marx dice de ella (carta a Marx, que la había releído, le dice: Engeis, 1863):"...Me sorprendió agradablemente "...La relectura de tu libro me haver que no necesitamos avergon- hecho pesarosamente conscientezarnos de esta obra, si bien el culto de que estamos envejeciendo. ¡Conde Feuerbach le produce a uno un qué frescura y apasionamiento, conefecto muy cómico ahora". qué audaces anticipaciones y sin La situación de la clase obre- cultas y científicas dudas se tratara en Inglaterra es otro atisbo aquí la cosa! Y la misma ilusión degenial de Engeis que, antes de cum- que el resultado saltará mañana o
  7. 7. samiento a fondo, abusando de su facilidad "periodística" para el enfo- que y tratando el tema, sino a la lige- ra, con mucha menos profundidad que Marx. Sus principales obras son retazos de pensamiento; polé- micas, como el Anti-Dühring (filó- sofo a quien salva del olvido con su título) y poco más que glosas en La familia, la propiedad privada y el Estado, que tan importantes han sido, sin embargo, en la historia del pensamiento marxista. Lo reconoce él mismo, quién sabe si con absoluta sinceridad o con algo de autodesprecio irónico, en carta a Marx de 1851: "De todos modos, tu nuevo material sobre la renta del suelo es perfectamente correcto. Nunca me pudo convencer la afirmación de Ricardo de que la improductividadCarlos Marx nació en Trévens (Renania, de la tierra crece junto con la pobla-Alemania) el 5 de mayo de 1818. ción, y tampoco pude hallar nunca una confirmación de su afirmaciónpasado a la luz del día de la historia de que el precio del cereal aumen-le da a todo el libro calor y jovial ta, pero con mi conocida pereza enhumor (comparado con el cual el cuestiones teóricas tomé con calmagris posterior forma un contraste los rezongos interiores de mi mejordetestable)." yo y nunca fui al fondo del asunto." Como apunta Mehring, Engels Marx llegaba un poco más tarde,superaba a Marx en la velocidad pero su poderosa humanidad secon que captaba el punto central de concentraba toda en recorrer ella cuestión y en la facilidad para lle- camino, infatigablemente, de arribagar a él, con una prosa llana, sin veri- a abajo, de abajo a arriba, en lascuetos. Pero nos da la impresión de ramas, sin perder de vista el tronco,que no le gustaba estrujar su pen- sin desesperar jamás en su empe-
  8. 8. ño, hasta coronarlo con El Capital. Proudhon, a quien, no obstante,Toda su obra y su vida es una pre- analizan con espíritu acucioso. Laparación para esa síntesis maestra. crítica de los "socialistas moder- En Bruselas, los dos socios nos", especie de secta filosóficaredactaron un nuevo manuscrito. que pretendía ponerse por encimaLa Ideología Alemana, otro de sus de los luchadores políticos desde elhijos nonatos que vieron la luz des- plano del pensamiento puro, es tanpués de la muerte de sus progeni- certera como despiadada.2tores. Se repite aquí la fraseología La concordia entre caracterestumultuosa de La Sagrada Familia, tan opuestos y con visiones tanla ironía tan docta que se hace difí- contradictorias de la sociedad,cil de entender a los modestos lec- como Proudhon y Marx, no podíatores de hoy y la sucesión de anda- durar. Aquél escribió La Filosofíanadas contra quienes resultaron de la Miseria y éste contestó conenanos, sin lugar en la historia. Miseria de la Filosofía. Esta obraAsoma en este libro, más decanta- polémica, que enemistó de por vidada, la visión de la sociedad como a ambos contrincantes, tiene launa gran síntesis en continuo cam- importancia de ser la primera en quebio con violentas conmociones y se da un bosquejo completo delcon características propias en cada materialismo histórico. Todavía leépoca y, también, la preocupación faltaba mucho camino para culmi-concreta por los problemas socia- nar su obra, pero aquí plasmó loles que los colocan cerca de los esencial. Corría el año 1847.comunistas de aquel momento y de En carta a P.V. Annenkov, del 282. La Ideología Alemana fue considerada importante por Marx, pues significó una puesta en regla "con nuestra conciencia filosófica de antaño". Cuando hubo difi- cultades para la impresión: "abandonamos el manuscrito a la roedora crítica de los ratones tanto más a gusto cuanto que habíamos alcanzado nuestro principal fin, el ver claro en nosotros mismos" (Marx, Prefacio a la Contribución a la críti- ca de la Economía Política). Por su parte, Althusser la hace el centro de un "corte epistemológico" que dividi- ría radicalmente el pensamiento de Marx. Hasta ese momento, Marx sería un comu- nista político y un filósofo idealista; a partir de entonces, se conjuga su pensa- miento político con la acuciosidad de científico materialista y entra en la madu- rez. (La mayoría de las citas a pie de página que aparecen en la "Síntesis..." fue- ron redactadas por el Che; en caso contrario se hará la aclaración correspon- diente. N. del E.)
  9. 9. de diciembre de 1846, da una sín-tesis de su crítica a Proudhon, de laque se extraen estos párrafos: "Debo confesarle que encuentromalo, muy malo al libro en conjun-to. Usted mismo se ríe en su cartade la marca de filosofía alemana deque hace ostentación M. Proudhonen esta obra oscura e informe, perosupone que el tema económico noha sido infectado por el veneno filo-sófico. También yo estoy muy lejosde imputar las fallas de la discusióneconómica a la filosofía de M.Proudhon. No es que M. Proudhonnos dé una falsa crítica de la eco-nomía política por poseer unaabsurda teoría filosófica, sino quenos da una teoría filosófica absurdaporque no puede comprender lasituación social de hoy día en suengrenement (concatenación), paraemplear una palabra que, comomuchas otras cosas, M. Proudhonha tomado de Fourier... ción, del comercio y del consumo, "... ¿Que es la sociedad, cual- y se tendrá un orden social corres-quiera sea su forma? El producto de pondiente, una correspondientela actividad reciproca de los hom- organización de la familia y de lasbres. ¿Los hombres son libres de jerarquías y clases: en una palabra,elegir por sí mismos ésta o aquélla una correspondiente sociedadforma de sociedad? De ninguna civil. Presupóngase una sociedadmanera. Supóngase un estado par- civil dada y se tendrán condicionesticular de desarrollo de las fuerzas políticas particulares que son sóloproductivas del hombre y se tendrá la expresión oficial de la sociedaduna forma particular de comercio y civil. Nunca comprenderá esto M.consumo. Supóngase etapas parti- Proudhon porque cree que haceculares del desarrollo de la produc- algo grande partiendo del Estado
  10. 10. para comprender la sociedad: es dos y la ropa blanca. Y menos aúndecir, yendo del resumen oficial de ha comprendido que los hombres,la sociedad a la sociedad oficial. que conforman sus relaciones "Es superfluo agregar que los sociales de acuerdo a su métodohombres no son libres de elegir sus material producción, también con-fuerzas productivas -que son la forman ideas y categorías, es decir,base de toda su historia- puesto la expresión abstracta, ideal, deque cada fuerza productiva es una esas mismas relaciones sociales.fuerza adquirida, producto de la Así, las categorías no son más eter-actividad anterior. nas que las relaciones que ellas "...Todas las viejas formas eco- expresan. Son productos históricosnómicas, las relaciones sociales y transitorios. Para M. Proudhon,correspondientes y las condiciones por el contrario, las abstracciones ypolíticas que eran la expresión ofi- las categorías son la causa primor-cial de la vieja sociedad civil, fueron dial. De acuerdo a él, son ellas y nodestruidas en Inglaterra. Así pues, los hombres quienes hacen la his-las formas económicas en que los toria. La abstracción, la categoríahombres producen, consumen, como tal -esto es, separada de losintercambian, son transitorias e hombres y de sus actividades mate-históricas. Al conquistarse nuevas riales- es desde luego inmortal,fuerzas productivas, los hombres inmóvil, incambiable, es sólo unacambian su método de producción, forma de ser de la razón pura; lo quey con el método de producción es únicamente otra manera de decirtodas las relaciones económicas, que la abstracción como tal es abs-las que son meramente condiciones tracta. ¡Admirable tautología!"necesarias de este método particu- En Bruselas, los ya inseparableslar de producción. amigos, en compañía de otros jóve- "...Monsieur Proudhon ha com- nes comunistas, entre los que des-prendido muy bien el hecho de que collaba W. Wolf, se dedicaron a crearlos hombres producen vestidos, un centro organizador de las dis-ropa blanca, sedas y es un gran persas asociaciones comunistas demérito ei suyo el haber comprendi- Europa. Un año más tarde, comodo este poquito. Lo que no ha enten- fruto de ese trabajo de coordinacióndido es que estos hombres, de de la pareja, estarán en condicionesacuerdo a sus fuerzas, también pro- de darnos un documento funda-ducen las relaciones sociales en mental: El Manifiesto Comunista.cuyo seno confeccionan los vesti- Esta obra todavía es inmadura en
  11. 11. su vida. Sin sobrevivirle, sin embar- escribía Engels a Marx, en septiem-go, pues aquéllos debieron luchar bre de 1864:denodadamente contra los "lassa- "Podrás imaginarte cómo melleanos" cuyas tácticas de luchas sorprendieron las noticias. Fuera lodieron nacimiento, con el tiempo, al que fuera Lassalle personalmente, orevisionismo. desde el punto de vista literario y Marx tuvo siempre una pobre científico, políticamente era una deopinión de la preparación econó- las personas más importantes demica de Lassalle y, aunque no en la Alemania. Para nosotros era por elmisma medida, de su profundidad momento un amigo muy inseguro, yfilosófica. En carta a Engels de en el futuro habría sido casi segura-1858, comentando el Heráclito el mente un enemigo, pero de todasOscuro, que aquel acababa de maneras duele ver cómo Alemaniapublicar, decía: arruina por entero a cualquiera que "... En esto veo un indicio de tenga algún grado de capacidad.que el hombre se propone presen- ¡Qué regocijo reinará entre los inte-tar en su segunda gran obra la eco- lectuales4 y los puercos progresis-nomía política a la manera hege- tas! Después de todo, Lassalle eraliana. Aprenderá a sus expensas el único tipo a quien temían enque llevar mediante la crítica a una Alemania."ciencia al punto en que pueda ser Marx, por su parte, se negó enexpuesta dialécticamente, es una los primeros momentos a hacercosa enteramente distinta de apli- ninguna crítica del desaparecidocar un sistema lógico abstracto de amigo, a quien años más tarde tra-confección a meros indicios de tal taría con dureza al conocer desistema." algunas de sus maniobras con Pero supieron ambos amigos Bismarck.aquilatar las virtudes de quien sal- Respondiendo al soplo revolu-vaba su nombre histórico por la gran cionario, aunque algo tardíamente,tarea de unificar el proletariado ale- las masas alemanas llegaron amán y, en ocasión de la muerte de alzarse en armas, sobre todo enLassalle, ocurrida en un duelo pro- Badén y Palatinado, y allí corrióvocado por razones amorosas, Engels a alistarse como soldado. El4. En el material cotejado, Correspondencia - Marx y Engels, Editorial Cartago, Buenos Aires, 1957, consultado con frecuencia por el Che, se emplea el término "industria- les", no obstante en sus manuscritos aparece utilizado "intelectuales". (N. del E.)
  12. 12. terror que inspiraba su naciente mento citado, último en la retirada.nombre público a la burguesía, Su pasión por la ciencia militar sesiempre al acecho para sacar par- mantendría toda la vida, siendo éltido de la lucha sin arriesgar nada, el encargado de escribir sobre losimpidió que su papel dirigente fuera temas bélicos cada vez que Marxdestacado, pero, como ayudante tenía necesidad de referirse a ellosde Willich, en su destacamento en sus artículos.voluntario, participó en cuatro com- Poco después, Marx, residentebates destinados a proteger la reti- en Francia, recibía orden de confi-rada hacia Suiza del derrotado ejér- namiento en una zona apartada ycito de Badén. Su experiencia mili- malsana de la Bretaña, prefiriendotar duró un mes, del 13 de junio al pasar a Londres que sería la resi-12 de julio de 1849, fecha en que dencia permanente hasta el fin decruzó la frontera con el destaca- sus días. •

×