¿Qué es ser un periodista en Ecuador?

577 visualizaciones

Publicado el

Publicado en: Arte y fotografía
0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
577
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
45
Acciones
Compartido
0
Descargas
5
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

¿Qué es ser un periodista en Ecuador?

  1. 1. El periodista en la Ley de Comunicación:¿Qué es ser periodista en Ecuador?∗Mauro Andino ReinosoPRESIDENTE DE LA COMISIÓN ESPECIALIZADA OCASIONAL DE COMUNICACIÓNASAMBLEA NACIONAL DE LA REPÚBLICA DEL ECUADORSeñoras y señores, saludo la iniciativa de los organizadores de este conversatoriocon un tema de suma importancia, precisamente cuando en la Asamblea Nacionaly, particularmente, en la Comisión de Comunicación estamos construyendo laLey de Comunicación acorde a la Constitución, la consulta popular y el pronun-ciamiento del pueblo ecuatoriano.“El periodista en la Ley de Comunicación: ¿Qué es ser periodista en el Ecua-dor?”, esta temática la enfocaré bajo tres lineamientos:1. La libertad en la que deben desenvolverse los periodistas.2. La responsabilidad que asumen, y,3. La situación precaria en la que se desenvuelven. I.Primero, sobre la libertad en la que deben desenvolverse los periodistas, los tra-bajadores de la comunicación −al igual que todos los demás ciudadanos, inclu-yendo las autoridades y funcionarios públicos− deben ser tratados en la Ley deComunicación tanto como titulares de los derechos de la comunicación, comoresponsables de cumplir las obligaciones especiales correspondientes. En esesentido, los periodistas son o deben ser, ante todo, ¡ciudadanos libres y ciudada-nos responsables! ∗ Ponencia preparada para las Jornadas de Diálogo “Periodismo, Ley de Comunicación y Libertad deExpresión en el Ecuador”, organizadas por FOPE, FUNDAMEDIOS y UNP, cuyo primer encuentro tuvolugar el 22 de junio de 2011 en la ciudad de Quito, Ecuador. EL PERIODISTA EN LA LEY DE COMUNICACIÓN |1
  2. 2. Respecto a la libertad de ejercicio del periodismo, algunos trabajos de investiga-ción realizados en los últimos años dan cuenta de una serie de amenazas a las queestán expuestos los periodistas en el desarrollo libre de su trabajo. Varios perio-distas han afirmado −por ejemplo− que alguna nota periodística de interés públi-co no fue publicada o difundida por presiones de diferente naturaleza, violentan-do de esta manera la disposición del artículo 20 de la Carta Fundamental. Estadisposición constitucional garantiza la cláusula de conciencia a favor de quienesinforman o emitan sus opiniones a través de los medios u otras formas de comu-nicación, o laboran en cualquier actividad de comunicación.Para evitar estos atropellos y garantizar la libertad para el ejercicio periodístico,debemos poner reglas claras en la Ley de Comunicación que impidan la injeren-cia ilegítima, tanto de los directivos de los medios cuanto de los anunciantes y delas autoridades públicas, en el trabajo de cada periodista.Es decir, que la amenaza concreta a la libertad del periodismo no solo provienede factores exógenos, sino también endógenos. La censura interna y la autocen-sura es algo que tiene que ser combatido, para asegurar un periodismo transpa-rente, democrático y pluralista.En ese sentido, el Proyecto de Ley que estamos trabajando recoge, desarrolla ypotencia la cláusula de conciencia como un mecanismo jurídico de protecciónefectiva de la libertad de los periodistas (véase art. 13 del Proyecto de Ley). II.Segundo, con relación a la responsabilidad de los periodistas, cabe señalar quetodas las formas de responsabilidad se derivan de la comprensión de los deberesde los periodistas y de las finalidades de los medios al momento de hacer su tra-bajo. En efecto, estos deberes son, a mí entender:1. Proporcionar a los ciudadanos información relevante que les sea de utilidad para tomar decisiones informadas en los ámbitos público y privado. Esto es lo que Gustavo Abad ha denominado producir el relato social al servicio de los ciudadanos.2. Generar con calidad la información que se ofrece a la ciudadanía. Lo cual implica adoptar criterios de verificación de los hechos que se difunden, ase- gurar la exactitud o precisión sobre los datos consignados, contrastar las EL PERIODISTA EN LA LEY DE COMUNICACIÓN |2
  3. 3. fuentes, y contextualizar el hecho noticiado, como lo ordena la Constitución (art. 18, numeral 1) y el buen hacer del oficio periodístico.3. Contribuir a la consolidación del Estado constitucional de derechos y justi- cia. Esto implica básicamente ratificar la necesidad jurídica y política de que todos estamos sometidos al imperio de la Norma Fundamental y la ley. Esta idea ratifica que la Constitución es fundamento de la paz social, que en de- mocracia la ley es el resultado de la voluntad mayoritaria de los ciudadanos, y que los derechos fundamentales son la razón de ser del Estado y el pilar institucional sobre el que se sustenta la convivencia pacífica y civilizada.4. Trabajar los conflictos humanos y sociales respetando los derechos humanos y promoviendo su ejercicio. La concepción de los derechos como límites a la actuación arbitraria e irresponsable no solo vale para el Estado, sino tam- bién para todos los miembros de una sociedad política.Finalmente, cabe dejar sentado que todos los periodistas como consecuencia dela responsabilidad jurídica a la que están sometidos −cuando han difundido unainformación falsa, injuriosa o inexacta, que de forma deliberada afecte los dere-chos de otra persona o pueda fracturar la democracia o el orden constituido−,deben afrontar los procesos administrativos o judiciales previstos en la ley parareparar esas violaciones al derecho, y enfrentar las consecuencias jurídicas queprovengan de estos procesos, al igual que cualquier otro ciudadano o autoridadpública.Por otro lado, es preciso alertar que existen algunos medios y periodistas que hanasumido que sus finalidades y deberes consisten en producir información quevenda, que sea comercial, que suba el rating de audiencias; y no han dudado enespectacularizar cualquier noticia, en mercadear cualquier imagen, en relevarsolo los matices mórbidos, sórdidos e incluso sádicos de los hechos noticiados. Eincluso llegan a creer que aún en los casos en que difunden informaciones evi-dentemente falsas o injuriosas no deben estar sometidos a los molestos límites dela ley. Son estos los periodistas que hasta hace unos meses hablaban de que “nohay mejor ley que la que no existe.” ¡Falso: la anarquía es la madre de toda ar-bitrariedad y abuso!Estamos conscientes de que cada vez somos más las personas que abogamos porun periodismo libre, respetuoso de la ley, responsable con las audiencias y cuida-doso de no vulnerar el derecho de los demás; y esa es la concepción que los EL PERIODISTA EN LA LEY DE COMUNICACIÓN |3
  4. 4. miembros de la Comisión Ocasional de Comunicación −y creo que también losperiodistas de vocación democrática− nos estamos esforzando por plasmar en laLey de Comunicación.Por eso, les pido que me ayuden a construir una Ley que garantice la libertad ex-presión para los 14 millones de ecuatorianos, que democratice los medios de co-municación y que garantice un periodismo profesional y responsable. III.Tercero, deseo hacer algunas reflexiones sobre la situación precaria en la quelamentablemente se desenvuelven y de la que son víctimas un gran número deperiodistas en el ejercicio de sus actividades. La crítica demoledora a los mediosy propietarios de los medios que no asumen su función social en los derechos decomunicación y que convierten en mercancía a la opinión pública, no debe tras-ladarse indiscriminadamente a los trabajadores de la comunicación. Los periodis-tas en mucho de los casos solo son una pieza manipulable y explotable en la granmaquinaria de los medios.En nuestro país, hay muchos trabajadores de la comunicación que laboran encondiciones desoladoras. Abunda la contratación de “periodistas reciclables ysacrificables”, o de prestación de servicios profesionales sin dependencia laboral;se les hace firmar contratos de carácter civil; se les obliga a facturar ilegalmente;y, de esta forma, los propietarios de los medios evaden su responsabilidad laboralal no reconocerles remuneraciones justas y una serie de beneficios sociales quelegalmente les corresponde, a pesar de que en el Ecuador éstas formas de explo-tación laboral están claramente prohibidas por mandato constitucional desde hacemás 3 años.Esta es una de las razones por la que las empresas mediáticas generan resistenciaa la iniciativa de impulsar una Ley de Comunicación que garantice los legítimosderechos de los comunicadores y periodistas en relación de dependencia. IV.Como conclusión y para sintetizar la respuesta a la pregunta planteada en esteforo: ser periodista es gozar de libertad suficiente para hacer su trabajo profesio-nalmente; ser periodista es ser altamente responsable con la función social de la EL PERIODISTA EN LA LEY DE COMUNICACIÓN |4
  5. 5. comunicación; ser periodista es gozar de condiciones justas de trabajo para ejer-cer con dignidad la noble labor de informar a una opinión pública pluralista ydemocrática.¡Gracias! Quito, 22 de junio de 2011. EL PERIODISTA EN LA LEY DE COMUNICACIÓN |5

×