Cuento Yayo

1.115 visualizaciones

Publicado el

Cuento sobre la historia del Yayo por Mayra Athié

Publicado en: Desarrollo personal
0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
1.115
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
25
Acciones
Compartido
0
Descargas
2
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Cuento Yayo

  1. 1. Hace ya casi 100 años, nació el tercer hijo de Manuela y Alejandro, a este niño guerejo y precioso le pusieron el nombre de Carlos. Papá al ver su ceño fruncido Afirmó sin duda o descuido: “Este niño será licenciado igualito, igualito a su padre.” Y mamá al ver sus ojos chispeantes declaró con certeza y confianza: “Este niño será un buen cristiano igualito, igualito a su madre” Y hasta el médico que estaba presente, oyendo el llanto tan fuerte, dijo con tono estridente “Este niño trae buena madera, seguro un gran corazón lleva” El abuelo paterno venía de Bkasine- Líbano, una pequeña ciudad muy hermosa, conocida por las finas maderas que sostuvieron el Templo del rey Salomón, y entre esas finas maderas y entre bosques de cedro y ciprés de allí vienen las viejas raíces, las fuertes raicesde la familia “Athié” . 1
  2. 2. La familia materna tenía finos sastres de gran abolengo,en tribulete número seis, del prestigiado barrio de Lavapiés, de Madrid-España, si, de ahí vienen los distinguidos “Carrasco”. Ambos padres ya eran mexicanos, y ambos eran muy buenos cristianos. Sus familias dejaron sus bellas ciudades para mantener en pie su Fé y sus valores. Alejandro y Manuela formaron una gran familia: Nane, Alejandro,Carlos, Miguel, Fermín, Ma. Teresa, Jesús y José. Aunque todos fueron cortados con la misma tijera…ninguno crecía de la misma manera. Ardua tarea fue el hacerlos crecer, pues todos venían de la misma madera: fuerte, enérgica y recta,.Todos eran muy bien queridos…pero tal vez hubo algún preferido… y como el padre se pasaba de serio, a veces Carlos sintió desconsuelo 2
  3. 3. Así se sentía Carlos a veces, con un fuerte ardor en el pecho …pero mamá Manuela y su nana querida, procuraban siempre darle más alegría. Pasaron así algunos años, creciendo en tamaño, inteligencia y corazón, domando su fuerte carácter en cualquier disgusto, problema o error. Acompañaba a su padre a la Hacienda y se sentía tan bien en el campo, que creyó encontrar ahí su profesión “Agrónomo!!! -dijo de pronto - eso seré de mayor” y su padre que estaba escuchando, con voz fuerte y segura exclamó: “Usted será un licenciado… licenciado será como Yo” De nuevo Carlos sentía, como le ardía su gran corazón, pero domando su fuerte carácter su atención en estudiar se volcó, plantas, siembras y cosechas, con todo detalle estudió, y al lomo de su triste gorgojo, la sangre de hacendado mostró… “no había nadie, ni cerca ni lejos que de cosechas supiera mejor, así que pronto, muy pronto, su fama como el trigo se extendió y venían de cerca y de lejos a pedirle a él su opinión” 3
  4. 4. Así paso de niño a mozuelo creciendo en tamaño, inteligencia y corazón, domando su fuerte carácter en cualquier disgusto, problema o error, así tuvo un día un malentendido, muy fuerte con su progenitor, y sin duda y sin miedo y sin nada a un nuevo destino se embarcó… Así a sus cortos 15 años hasta Veracruz un día llegó…pensando en sus rectos ancestros al viejo mundo muy fiel se enfiló.. y casi a punto de embarcar estaba, cuando su padre allí lo pescó. “Se cree usted muy listo y muy sabio, pues sepa que irse así es un error, y aunque grande y adulto parezca todavía no es usted un mayor.” Y así con desenfreno y enfado a su casa sin chistar lo llevó y ya entrando y con su madre presente con fuerte voz le aclaró: “Si usted quiere ser ya independiente, su sueldo tendrá que ganar , pues en esta casa solo cama y sustento será lo único que aquí se le dará” 4
  5. 5. Su madre angustiada observaba quien tendría el carácter mayor…y presta y dispuesta ella estaba, para evitar se prendiera un fogón, pues siendo ambos de la misma madera salían chispas de allí por montón. De nuevo Carlos sentía en su pecho como le ardía su gran corazón, pero dominando su fuerte carácter su atención en trabajar se volcó. Lo contrataron en una de tantas imprentas y pronto allí de todo aprendió de tipos y de linotipos y muchas letras que allí conoció, sangrías, portadas y marcos a todo ello él se aficionó. Atendió toda nueva noticia, toda historia, o informe leyó, tomando notas y referencias pronto una gran biblioteca formó. Descubrió muchos grandes problemas, injusticias y tantos horrores, descubrió a muchos traidores y más aún a muchos, muchos bocones….. y todo aquello lo 5
  6. 6. cuestionaba, lo observaba y también meditaba, buscando siempre respuestas, buscando encontrar solución. Encabezó algunas pías campañas en pro de virtudes y hazañas. Formó un grupo de grandes actores que por la justicia lucharan. Descubrió a todo el mal disfrazado, distinguió bien los 7 pecados. Descartó todas los distractores como: vinos, tequilas o buenos licores. Y también sufrió desencantos, pues casi todos a mentir lo invitaban…buscando solo el provecho, la fama, la foto o una buena mochada. Mucho cuestionó a su persona, pues parecía de otro mundo sacada….es que soy cortado con otra tijera, mi recta madera aquí ya no encaja… Doblegó ejercicios y esfuerzos, recorriendo a pie la ciudad sin desvelo… Levantó pesas de alto kilaje pero solo el mundo parecía insoportable. Sintió tanto peso así encima, que fortaleció más allá su figura y por allí salió un buen dibujante que hizo famosa su fuerte figura.* (Charles Atlas.) 6
  7. 7. Y cuando el mismo ardor pareció insoportable, un buen domador le esperaba… Fue Dios quien le aclaró el pensamiento, pues llevaba años buscando…. paciente…. alguien distinto de talla y figura, alguien distinto de inquebrantable madera, que a la injusticia en la corte venciera. Fue así como estudió leyes y se convirtió en el mejor abogado, bueno, tenaz, incorrupto, y muy sabio, justo como lo Dios necesitaba. Así empezó su intachable carrera y luego encontró a la mujer más perfecta… cuya Luz iluminó su vida entera: Lucha con cariño todos le llamaban, y era alegre, y pequeñita, y muy buena y suavecita, con mucha chispa y mucha cuerda y con un sensible y esponjoso corazón. Con ella crió a cinco hijos, cinco hijos de su misma madera… 7
  8. 8. Marilú, Mauricio, Juan Ignacio, Rosario y Marcela, Un quinteto de niños preciosos: Dos latosos y tres muy estudiosos… Tres muy santas y dos pues… no tanto… Tres cantores y dos bailadores, y por ahí también hay un pintor….. Tres músicos y dos…. ¿ordenadores? De grande a chica en edad la escalera y de chica a grande en estatura era opuesta. Otros cinco fueron directo hasta el cielo, como luces en el firmamento. Pasó el tiempo y Carlos sigue aprendiendo, sus noticias lee ahora con más aumento, no hay día que no esté muy pendiente de darle consejo a toda su gente. Se cultivó Carlos en más disciplinas en ciencias del cuerpo y ciencias del alma, en alquimia y en homeopatía, nutrición, salud y atolina. También se cultivó en artes finas, en pintura hizo muchas marinas… Y con merecida mención, “La degustación de ricas golosinas” 8
  9. 9. Trabajó también en muchos otros campos: en los altos, los bajos, de santos vuelos o profanos….Hizo maestría en estudio de suelos y preparó en democracia hasta al mismo cartero…!!! Y es que el mundo no tiene memoria y quiere poner a un ratero en la gloria!!! Pues él además de su dotada memoria, guarda en su archivo una serie de notas, todo impreso, y periódico viejo, cortado, revisado, marcado, o tachado…Más grande y valiosa biblioteca anotada, no existe mejor en ninguna región. Tan vivida, tan querida, tan sufrida y bien guardada…. Quedando en ella la memoria grabada de todo aquel que en su tiempo paso, en la historia y la vida que a Yayo en su largo paso le acompañó. Y hoy no existe ni cerca, ni lejos, mayor sabio que el querido Dn. Carlos, en su familia es todo un Patriarca y su fama ha recorrido mil mundos, su vida en mil lenguas ahora se narra, contando sus buenas y sabias hazañas… Pero su nombre no se ha escrito en los diarios, y tampoco se puede escuchar en la radio, su nombre se lleva callado, humilde, sereno, se lleva en silencio allí junto, muy 9
  10. 10. dentro… donde sigue siendo el mejor consejero. Su nombre también se ha escrito en la gloria,con madera estufada ha sido grabado. Entre los hombres más justos del mundo, Entre los hombres más justos del cielo. Allí es donde Dios tiene un sitio apartado, donde le espera un sitio mejor. Ahora Yayo todos le llaman y ya su vejez le pesa con ganas… Pero aún así… “arrastrando la carreta” aún así vegetando sus noventa, se le conoce y se le respeta… Se le admira y… se le quiere tanto! Y Yayo también los quiere, los siente y mucho agradece, sobre todo a la Yaya, a su mujer perfecta… Y al recordarla hasta se oye un crujido que sale de dentro, acompañado de aquel conocido y tan querido ardor…entonces Yayita desde el cielo se asoma ysuavemente lo abraza, con brisas y aromas… Ahora el vive tranquilo. Y muy bien acompañado… 10
  11. 11. Con el cariño de hijos y nietos que lo tienen muy bien arropado… y vienen a verlo de cerca o de lejos: más hijos, más nietos, sobrinos, parientes, amigos, cuñadas, nueras y yerno, adultos y niños, extranjeros o vecinos… Y de vez en cuando la familia se junta para inventarle y hacerle montón… para verle, escucharle o simplemente sentirle su rico calor. Y él entonces está muy atento y con un silbidito, o un guiño, o un gesto se pone a buscar….y les busca y les busca la fina madera, la beta, la astilla… antes con lentes ahora con lupa.. la mira la escruta, la palpa o la siente, hasta estar seguro que allí está presente, la madera tan fina que Dios les donó madera del templo del rey Salomón, madera precisa que Dios necesita…, para construir ahora un “Templo Mejor”. Un mundo hermoso, justo, perfecto… 11
  12. 12. “El nuevo Templo, de la Presencia de Dios”. Y esa chispeante madera, que tanto en su pecho le ardió, es la herencia que deja, que quiere, que busca y que encuentra… ¡La misma madera que quintó su corazón!! 12

×