Ley, moral, y cultura.

249 visualizaciones

Publicado el

Una breve síntesis de la importancia de estos tres conceptos.

Publicado en: Educación
0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
249
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
5
Acciones
Compartido
0
Descargas
3
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Ley, moral, y cultura.

  1. 1. Por: Miguel Angel Plata fajardo. Estudiante del programa de biología, Facultad de ciencias básicas Universidad del Atlántico.
  2. 2. La concordancia entre ley, moral y cultura  Los seres humanos somos seres de contrastes, contradicciones, y opiniones. Muchas veces nos encontramos en situaciones, donde nos hemos cuestionado si nuestro actuar fue correcto o incorrecto, si la decisión que tomamos fue «buena» o «mala». Constantemente nos debatimos entre lo que es legalmente, moralmente, y culturalmente correcto, y lo que no lo es.
  3. 3. ¿Cómo distinguir entre ley y moral?  Son dos conceptos que están relacionados, pero al mismo tiempo pueden tener significados muy distintos.  Las leyes pueden definirse como normas del comportamiento humano. Son lineamientos que limitan el libre albedrío del ser humano, es decir nos permiten distinguir lo que es correcto e incorrecto. Las leyes son establecidas por algún tipo de autoridad, ya sea el estado (ley jurídica), las instituciones publicas o privadas, y las empresas.  La moral es un conjunto de normas impuestas socialmente y también individualmente que pueden actuar en concordancia con la ley o contradecirla. Es decir que muchas veces lo que socialmente aceptado, no lo es legalmente y viceversa. La moral nos permite distinguir desde nuestra experiencia lo que podemos hacer y lo que no. También nos permite emitir criterios de lo anterior desde nuestra familia y comunidad.
  4. 4. El divorcio entre la ley, la moral y la cultura.  “En la sociedad democrática ideal, de un modo ilustrable por algunas épocas en la vida de algunas sociedades industrializadas estables, los tres sistemas de regulación del comportamiento mencionados -ley, moral y cultura- tienden a ser congruentes en el sentido que se explica a continuación. Todos los comportamientos moralmente válidos a la luz del juicio moral individual suelen ser culturalmente aceptados (no sucede necesariamente lo contrario: existen comportamientos culturalmente aceptados que algunos individuos se abstienen de realizar por consideraciones morales). A su vez lo culturalmente permitido cabe dentro de lo legalmente permitido (aquí tampoco sucede lo inverso: hay comportamientos jurídicamente permitidos pero culturalmente rechazados). En esas sociedades la cultura simplemente exige más que la ley y la moral más que la cultura. He llamado «divorcio entre ley, moral y cultura» la ausencia de esta congruencia”-Antanas Mockus Sivickas
  5. 5. ¿Y dónde queda la cultura?  “La cultura es la memoria no genética del ser humano”- Antanas Mockus  Se pueden encontrar muchos significados para esta palabra. La cual originalmente significaba la cultivación del alma o la mente. Podríamos definir a la cultura como el conjunto de saberes o conocimientos adquiridos desde que nacemos a partir de los círculos sociales en los que nos desenvolvemos a medida que crecemos. Es por ello que la cultura esta intrínsecamente unida al lenguaje y se convierte también una respuesta a nuestras necesidades y problemas de la vida diaria. La cultura va de la mano con la moral, ya que nos da las herramientas para interpretar la realidad.
  6. 6. El divorcio entre la ley, la moral y la cultura.  “En la sociedad democrática ideal, de un modo ilustrable por algunas épocas en la vida de algunas sociedades industrializadas estables, los tres sistemas de regulación del comportamiento mencionados -ley, moral y cultura- tienden a ser congruentes en el sentido que se explica a continuación. Todos los comportamientos moralmente válidos a la luz del juicio moral individual suelen ser culturalmente aceptados (no sucede necesariamente lo contrario: existen comportamientos culturalmente aceptados que algunos individuos se abstienen de realizar por consideraciones morales). A su vez lo culturalmente permitido cabe dentro de lo legalmente permitido (aquí tampoco sucede lo inverso: hay comportamientos jurídicamente permitidos pero culturalmente rechazados). En esas sociedades la cultura simplemente exige más que la ley y la moral más que la cultura. He llamado «divorcio entre ley, moral y cultura» la ausencia de esta congruencia”-Antanas Mockus Sivickas
  7. 7. La educación es el medio armonizador entre ley, moral y cultura.  “En Colombia existe un abismo entre las tres (ley, moral y cultura)”- Fabián Sanabria.  La educación es un factor mediador que nos puede llegar a engrandecer o a disminuir como personas. Sin embargo, la educación debe tener un máximo de calidad para realizar los cambios necesarios para avanzar en una sociedad que es profundamente sensible a la corrupción y el ilícito. No es únicamente la educación en las instituciones académicas la que es relevante, sino también es muy importante la que proviene desde el núcleo familiar. Es allí donde se deben aportar los principios y valores necesarios para ejercer una moralidad sana y responsable.
  8. 8. “Una sociedad sana necesita la crítica” • “La democracia vive de la crítica. De la investigación bien fundada para controlar el poder”- Rodolfo Arango • En la regulación o mediación de la ley, la moral, y la cultura también es vital la crítica, a todos los niveles desde la autocrítica, que nos ayuda a autorregularnos y no caer en los excesos, hasta la crítica que se lleva a cabo para controlar a los actores políticos. Por otro lado, la crítica también nos ayuda a censurar socialmente lo que debe ser censurado y avalar o concretar lo que es moralmente bueno. • Sin embargo, la crítica debe ser usada de forma consciente. Ya que la crítica puede tener efectos destructivos y deshumanizantes, pero también efectos constructivos y humanízantes, dependiendo de como se emplee. • La crítica nos lleva a realizar cambios en nuestra vida que pueden llegar a ser muy positivos si se hacen con propósitos morales buenos.
  9. 9. Referencias Bibliográficas  *Ninguna de las imágenes me pertenecen.  Mockus, A. (1995-1997). Armonizar ley, moral y cultura. Cultura ciudadana, prioridad de govierno con resultados en prevención y control de violencia en Bogotá, 1995-1997 , 1-32.  Rodolfo, A. (2012, 01 18). El valor de la crítica. EL ESPECTADOR.

×