"Decenio de las Personas con Discapacidad en el Perú 2007 - 2016"
"Año de la consolidación del Mar de Grau"
Si las mujeres...
"Decenio de las Personas con Discapacidad en el Perú 2007 - 2016"
"Año de la consolidación del Mar de Grau"
de la misma co...
"Decenio de las Personas con Discapacidad en el Perú 2007 - 2016"
"Año de la consolidación del Mar de Grau"
calidad toda s...
"Decenio de las Personas con Discapacidad en el Perú 2007 - 2016"
"Año de la consolidación del Mar de Grau"
No estoy habla...
"Decenio de las Personas con Discapacidad en el Perú 2007 - 2016"
"Año de la consolidación del Mar de Grau"
innatas y su p...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Discurso del Ministro de Educación Jaime Saavedra

2.294 visualizaciones

Publicado el

Si las mujeres pierden, el país pierde.
Intervención del Ministro de Educación, Jaime Saavedra, en la Clausura del Evento: “¿Están las sillas vacías?”

Publicado en: Educación
0 comentarios
1 recomendación
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
2.294
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
1.741
Acciones
Compartido
0
Descargas
8
Comentarios
0
Recomendaciones
1
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Discurso del Ministro de Educación Jaime Saavedra

  1. 1. "Decenio de las Personas con Discapacidad en el Perú 2007 - 2016" "Año de la consolidación del Mar de Grau" Si las mujeres pierden, el país pierde Intervención del Ministro de Educación, Jaime Saavedra, en la Clausura del Evento: “¿Están las sillas vacías?” En primer lugar quiero agradecer a ESAN y a Instituto Invertir por la invitación. Una de las cosas que hago como ministro es recorrer colegios. Un tipo de colegio que hemos promovido en esta administración son los Colegios de Alto Rendimiento (COAR). Son colegios internados para chicos y chicas de tercero, cuarto y quinto de secundaria, extremadamente exigentes. Los estudiantes acceden al programa de Bachillerato Internacional y la educación que reciben les abre las puertas al mundo. Para ingresar a estos colegios hay que ser primer, segundo o tercer puesto de la promoción en el colegio secundario de origen; tener un promedio ponderado mayor a 15; y pasar una prueba escrita rigurosa, así como una entrevista personal y una dinámica grupal. Tenemos ya 22 de esos colegios. Recorriendo el año pasado uno de esos colegios en Piura, vi que las habitaciones de las chicas estaban ordenadas, pero un poco apiñadas. Las habitaciones de los chicos estaban un poco menos ordenadas pero se veían más amplias y espaciosas. Resulta que cuando se diseñaron los espacios de habitación, se hizo designando los espacios en un 50% para chicos y 50% para chicas. Error, pues fueron admitidas más chicas que chicos. En el examen no hay ningún tipo de cuota. Entran los mejores. Pero el ratio es 62%-38%. Hoy, entre nuestros estudiantes más talentosos, hay más chicas que chicos. Hace 40 años, mi colegio primario de hombres era manejado por monjas. Y se hacían concursos de spelling (deletreo en inglés). Yo, como buen nerd, era de los “campeones” de spelling del colegio. Nos llevaron al equipo de mi colegio a competir con otro colegio
  2. 2. "Decenio de las Personas con Discapacidad en el Perú 2007 - 2016" "Año de la consolidación del Mar de Grau" de la misma congregación, un colegio de chicas. Éramos diez contra diez. A lo largo del evento nos fueron eliminando y en un momento quedamos seis: cuatro chicas y dos chicos. Me eliminaron; quedaban cuatro chicas y uno de los nuestros. Él también quedó fuera. ¿Los cuatro primeros puestos? todas mujeres. Ojalá hubieran habido cuotas… para los hombres. Han pasado 40 años y me acuerdo perfectamente de esa escena. Este año acabamos de nombrar a 8000 maestros para que entren a la carrera pública. Una evaluación meritocrática súper exigente: prueba escrita, clase maestra en un aula y entrevista. Postularon 200 000 e ingresaron 8000. Una tasa de ingreso de 4%. Más difícil era entrar como nombrado a la carrera docente que entrar a la Universidad Peruana Cayetano Heredia. Ratio de ingreso: 71% mujeres, sin ningún tipo de cuota; entraron las mejores. En el Ministerio de Educación, casi la mitad de los cargos de dirección están ocupados por mujeres. Algunos dirán, “Ah, es que eso se debe a que es pedagogía, y es una profesión más femenina”. Falso. Una de las cosas que hemos identificado en el ministerio, y en la que hemos avanzado, es que se necesitan profesionales de todas las disciplinas. Pedagogos, pero también administradores, economistas, gerentes públicos, arquitectos, ingenieros, psicólogos, abogados. En el acceso a la educación, las mujeres tienen casi las mismas oportunidades que los hombres, como han mostrado algunos de los expositores quienes me antecedieron. Eso lo constatamos en los ingresos a las universidades, en los ejemplos de ingresos a los Colegios de Alto Rendimiento, como les mostré. Las oportunidades educativas se van equiparando poco a poco. Déjenme darles un ejemplo de un problema y de una solución. Hemos creado una beca que se llama “Doble Oportunidad”. La creamos porque hay todavía un problema de deserción en la secundaria, y tenemos jóvenes de 20, 23 años ya trabajando, sin haber culminado la secundaria, y condenados a empleos de mala
  3. 3. "Decenio de las Personas con Discapacidad en el Perú 2007 - 2016" "Año de la consolidación del Mar de Grau" calidad toda su vida. La beca que otorgamos les permitirá culminar la secundaria y al mismo tiempo lograr una certificación técnica. ¿Quiénes aplicaron a la beca?, muchas chicas que habían dejado el colegio porque habían tenido familias. Tenemos allí entonces un problema de chicas que pueden ver frustrado su futuro laboral por un embarazo a una edad tan joven. Este problema es inclusive muchísimo más grave en la selva, donde hay una altísima tasa de deserción y de embarazo adolescente. Lo bueno es que vamos creando oportunidades para que esas chicas se labren su propio futuro. Pero todavía nos falta mucho. Más aún, las expectativas de las mujeres empiezan a ser las correctas. Cuando visito colegios en todo el Perú, siempre les pregunto a los estudiantes, ¿qué van a ser cuando sean grandes? y las respuestas de las chicas son alentadoras: médica, policía, abogada, arquitecta, maestra, ingeniera. No hay sesgos, taras, ni prejuicios en sus cabezas. Pero en algún momento, sin embargo, se chocan con algún techo invisible, que es sutil, que no está escrito, pero que es tremendamente real aún en este país supuestamente occidental. Y más aún, existe también en la parte del Perú que presume de ser la más educada, globalizada y la más integrada al mundo. Existe entre la gente que trabaja en los edificios alrededor de este hotel. Ese techo no está solo en las zonas pobres del Perú, es un techo invisible pero grueso, agrietado quizás, pero incólume. Nos enfrentamos con generaciones y generaciones de prejuicios, de carreras de mujeres relegadas a las del hombre, y de roles diferenciados que se originaron en costumbres arcaicas, pero que están todavía interiorizados y arraigados en hombres y mujeres de todos los estratos sociales. En el acceso a la educación las oportunidades son quizás similares. Pero en el mercado de trabajo, no. Todavía las carreras y posiciones laborales de las mujeres son consideradas menos importantes, más prescindibles, secundarias respecto de las ocupadas por hombres.
  4. 4. "Decenio de las Personas con Discapacidad en el Perú 2007 - 2016" "Año de la consolidación del Mar de Grau" No estoy hablando de las mujeres que están sentadas en esta sala. Esta no es una muestra aleatoria de mujeres. Quizás la mayor parte de mujeres de las que estamos hablando, ni siquiera saben que existen eventos como este. Asegurar que las mujeres tengan las mismas oportunidades de progreso en el mercado de trabajo es crucial para aumentar la productividad, y por tanto, el bienestar en el país. El primer ministro japonés Shinzo Abe acuñó el término “womenomics” para referirse a que, asegurando que todos los hombres y mujeres tienen las mismas oportunidades, se va a aprovechar en toda su dimensión y en su totalidad el talento en una sociedad. Aun cuando la evidencia económica de eso es muy clara, todavía nos enfrentamos a normas sociales arcaicas que nos impiden aprovechar todo el talento de nuestra gente. En particular, el talento de las mujeres peruanas. Ahora, tampoco soy un iluso. No estoy diciendo que la situación debe de cambiar porque las mujeres y los hombres somos iguales. No somos iguales. Como les digo a mi esposa, mis hijas y a mis colegas mujeres que trabajan más cerca a mí cuando nos sucede que estamos, por ejemplo, en una reunión y quieren decirme algo. Yo les digo que no me den señales sutiles para que haga algo: “No me des indicios, señales, hints como dicen los gringos, ¡díganmelo claramente!”. Los hombres somos lineales, directos; A implica B, sin condicionantes, compartimentamos los problemas y los planos. No hay mucho sexto sentido; cinco a lo más. Para las mujeres todo es lo inverso. Esas diferencias entre el hombre y la mujer no son ni buenas ni malas. Simplemente son. Y en algunos casos pueden llevar a malentendidos, pero en otros casos, a grandes complementariedades y sinergias. El punto es que las mujeres y los hombres no son iguales. Las mujeres y los hombres son muy distintos. Pero tienen que tener las mismas oportunidades para aprovechar su talento, sus habilidades
  5. 5. "Decenio de las Personas con Discapacidad en el Perú 2007 - 2016" "Año de la consolidación del Mar de Grau" innatas y su potencial al máximo. Hoy, todavía no las tienen. Las mujeres pierden, y el país pierde. Yo tengo dos hijas, y espero que ese techo se agriete lo suficiente para que se caiga. Que ellas se sientan ganadoras y dueñas del mundo. Yo sé que las competencias las tienen y los conocimientos los van a tener y los van a seguir adquiriendo a lo largo de sus vidas. Pero es indispensable que ellas y todas las mujeres tengan la convicción de que pueden cambiar el mundo. Y que esta sociedad les deje cambiar el mundo. Presumo y espero que la historia siga su curso y les deje a las mujeres cambiar el mundo. La fuerza bruta –literalmente bruta– que hace unos miles de años era indispensable para cazar y cultivar, y por lo tanto para sobrevivir, es cada vez más, o ya absolutamente irrelevante. Más importante es la inteligencia, la comprensión holística de los problemas, la sensibilidad, la rapidez mental, la empatía, la inteligencia emocional. Es cada vez más obvio, que la mujer va a tener un sitial distinto. ¡Ay de los hombres en ese momento! Pero ese curso de la historia puede acelerarse si nos lo proponemos. Y llegaremos al momento en el que digamos algo así como: No sé si las mujeres van a cambiar el mundo. Pero si les da la gana, lo pueden hacer.

×