La concientización turística una tarea pendiente

149 visualizaciones

Publicado el

Este texto trata sobre la Conciencia Turística, que es la disposición mental y actitud positiva que debe tener una persona en el trato humano y amable con el turista, para con los servicios que ofrece y en lo referente a la conservación y engrandecimiento del patrimonio turístico.

Publicado en: Viajes
0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
149
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
3
Acciones
Compartido
0
Descargas
0
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

La concientización turística una tarea pendiente

  1. 1. La concientización turística: una tarea pendiente Academia de Turismo SOCIEDAD MEXICANA DE GEOGRAFÍA Y ESTADÍSTICA Fundada el 18 de Abril de 1833 Primera Sociedad Científica de América Ilustre y Benemérita
  2. 2. 1 La concientización turística: una tarea pendiente Conferencia Presentada por Prof. Alfredo Mireles Vázquez Secretario Técnico de la Academia de Turismo Perteneciente a la Ilustre y Benemérita Sociedad Mexicana de Geografía y Estadística, Presentada en la Escuela Superior de Turismo, del Instituto Politécnico Nacional México, D.F. 10 de Septiembre de 2015
  3. 3. 2 Hace algunos años un buen amigo, el Dr. Oscar Padilla Sellen, del Instituto Costarricense de Turismo, me dijo: “Alfredo, que envidia, que país tan hermoso y privilegiado tienen ustedes, turísticamente hablando: playas, cascadas, montañas, lagos, cañones, ríos, cultura, historia, gastronomía, folclore, cines, teatros, parques de diversión, museos, carreteras, etc., etc., y todos los demás etcéteras turísticos que puedan existir”, obviamente yo me sentía ufano y orgulloso de su co- mentario. Sin em- bargo cada vez que recuerdo este pa- saje, no dejo de pen- sar que me lo hizo en 1982, y que han pa- sado ya 33 años y aun siento que no hemos alcanzado nuestro pleno desa- rrollo turístico. Si bien es cierto, hemos sido bendecidos por Dios, la naturaleza o por quien sea, también es cierto que no hemos sido muy eficientes en desarrollar esta actividad multidisciplinaria como debería de ser, quedan muchas tareas pendientes: señalización adecuada, tarifas justas, respeto por la naturaleza, protección de nuestro patrimonio, inseguridad, conectividad, transportación, mejoramiento del servicio, la formación del personal y otros mu- chos pendientes que hay que atender. Sin embargo la tarea pendiente que más me preocupa es la carencia de una Conciencia Turística, la cual nos está ha- ciendo falta hoy más que nunca a todos los niveles, en todas las actividades del quehacer turístico y en todos los pues- tos de trabajo, tanto de la iniciativa pri- vada, como del sector público, así como también de toda la población en gene- ral. Con esto, no quiero decir que todos los mexicanos seamos inconscientes con el turista, o con el turismo, ya que hay un gran porcentaje de personas que tratan de responder a la bien ganada “hospitalidad mexicana” que nos caracteriza como gente amable en el trato
  4. 4. 3 con los turistas, o con la frase de Moctezuma “Esta es su casa”. Sin embargo existen muchos, a lo mejor muchísimos “negritos en el arroz”, que evidencian lo contrario: taxistas que abu- san de los turistas, hoteleros que no respetan las tarifas, guías que engañan con sus narra- ciones mentirosas, recepcionistas malhumorados, turoperadores que alteran itinerarios y servicios, personal de aduanas que parecen más agentes de la Gestapo, que la primera cara que da la bienvenida formalmente a nuestro país, prestadores de servicios turísticos que ven a los turistas como dólares o pesos caminando, policías de tránsito infraccionando, en- tiéndase extorsionando a los turistas por supuestas violaciones de tránsito, y la lista podría crecer de manera considerable. Pero vayamos por partes, ¿Qué es la Conciencia Turística? Muchos estudiosos han tratado de dar una definición o con- cepto, no se crean, no es fácil de definir, pero si podemos estar de acuerdo en algo: se trata de una actitud y disposición que debe- mos de tener para actuar de ma- nera positiva en favor del turista, del turismo. Así, pues, podemos decir que la Conciencia Turística es la dispo- sición mental y actitud positiva que debe tener una persona en el trato humano y amable con el turista, para con los servi- cios que ofrece y en lo referente a la conservación y engrandecimiento del patrimonio tu- rístico. Es importante señalar que en este concepto, la disposición y actitud actúan en tres sentidos: con el turista, con el servicio y con los recursos que componen el patrimonio turístico. De nada nos sirve, a los mexicanos, contar con un patrimonio turístico tan rico y tan variado, si no contamos con una conciencia turística indi- vidual y colectiva, que nos dé a conocer ante los turistas extranjeros y na-
  5. 5. 4 cionales, como un pueblo que sabe y gusta ser anfitrión, que cuida de sus recursos y que se esmera en la calidad y calidez en sus servicios. ¿Pero que es la con- ciencia? Trataremos de describirla de una manera sencilla y práctica: La conciencia es la voz interior del individuo que le indica lo bueno o lo malo de una acción, con la fi- nalidad de que haga el bien y evite el mal. Por lo tanto es un juicio de razón, al cual una persona somete un acto que cometerá, lo está cometiendo o ya lo cometió y las repercusiones que tendrá en su vida y en la de los demás, con resultados buenos o malos. En el caso de la Conciencia Turística, esta actúa como una alarma, como un timbre, que resuena y nos avisa si hemos hecho algo mal en contra del turista o del turismo, nos repro- cha, nos condena, como se dice nos “remuerde la conciencia”. Pero también nos muestra su aprobación y agrado cuando hemos actuado bien, en conciencia, turísticamente ha- blando. Ahora bien, la conciencia turística, no es algo que se de en “maceta”, ni surge de manera espontánea, por el contrario es resul- tado de un proceso que le llamamos concientización turística, es un proceso eminentemente educa- tivo. Este proceso de Concientización Turística debería iniciarse, como es natural, desde el hogar, que es donde se inculca el comportamiento adecuado para con los demás, el respeto a los mayores, a las instituciones y en general lo que conocemos como las buenas costumbres, en este sentido la familia será la primera formadora del niño, pasando después por la es- cuela elemental o primaria, la secundaria, el bachillerato y el nivel de licenciatura, en donde formalmente deberían recibir las lecciones necesarias para que su comportamiento sea adecuado ante los turistas y el turismo. Ahora bien, vale la pena señalar que aunado a esta formación formal, deberían de existir otros medios como la prensa, la radio, la televisión,
  6. 6. 5 las redes sociales y todos aquellos que permitan desarrollar la conciencia turística en las personas, de manera multilateral, con lo cual se fomentaría y se favorecería de manera ma- siva y permanente la conciencia turística. Desafortunadamente esto no se da, no hemos procurado ofrecer estos elementos formati- vos en nuestra familia, en nuestra sociedad, en nuestras escuelas, en nuestros trabajos, en los clubes y grupos organizados, inclusive ni las propias autoridades lo han hecho de una manera institucional bajo un esquema didáctico y sistemático. Es por lo tanto de suma importancia que en el proceso de concientización turística partici- pen de manera coordinada, bajo un plan bien definido, los sectores: público y privado, or- ganizaciones patronales, sindicatos, escuelas, asociaciones turísticas y de investigación y todas aquellas instituciones que tengan que ver con la actividad turística. Solamente de esta manera podremos afrontar esta tarea pendiente, con lo cual lograremos desarrollar y acrecentar la Conciencia Turística Mexicana, que nos permita atender cons- cientemente a nuestros invitados, a los turistas, nos sintamos orgullosos de nuestro patri- monio turístico y lo cuidemos, lo enriquezcamos, lo demos a conocer correctamente, y pro- porcionemos servicios de excelencia que hagan de su estancia en nuestro país una expe- riencia memorable.
  7. 7. 6 Esfuerzos invaluables ha habido por parte de diferentes instituciones y personajes de la ac- tividad turística, la Secretaría de Turismo con su Programa de Cultura Turística, aun y cuando no toca a la conciencia turística como un proceso educativo, de formación, sino más bien informativo o de conocimiento; en el pasado crearon algunos materiales formidables pero que han quedado en el olvido. Igualmente las diferentes agrupaciones sindicales del turismo a través de sus centros de capacitación, recuérdese el famoso centro de capacitación de Donceles, qué ha pasado con él, o desapareció. O qué… ¿No hay conciencia? Los CAPIH, Centros de Adiestramiento para la Industria Hotelera del Instituto Mexicano del Seguro Social formaron excelentes técnicos en el hospedaje y la gastronomía. Qué pasó… los desaparecieron. ¿No hay conciencia? Las asociaciones patronales, que anteriormente se habían preocupado por contar con pro- gramas integrales de capacitación para el personal turístico, donde se incluía la Concienti- zación Turística, parece que han abandonado esa tarea. Por ejemplo el caso de la Asociación Mexicana de Hoteles y Moteles, que durante la presidencia de Rafael Suárez, contó con una Uni- dad de Capacitación, con su director, instructo- res, materiales y libros propios y un Sistema Ge- neral de Capacitación, registrado y autorizado por la Secretaría del Trabajo y Previsión Social, y por si fuera poco, era autofinanciable. Saben qué, desapareció todo esto terminando su ges- tión (1980-1986). Y yo pregunto… ¿Qué no hay conciencia? A nivel estatal en Oaxaca, se creó por primera vez la Unidad de Capacitación gracias a la visión de su entonces Secretario de Desarrollo Turístico, Oscar Holm, y el apoyo decidido del Gobernador José Murat. Dentro de los pro- gramas de capacitación que se establecieron, so- bresalía uno, por su relevancia para sensibilizar y mejorar la atención y trato a los turistas, que se impartía entre los servidores turísticos y la pobla- ción en general el de Concientización Turística, amén de las campañas, pláticas, artículos perio- dísticos y programas de radio y televisión que se llevaban a cabo para tal fin. ¿Quieren sa- ber, qué pasó? Si adivinaron todo esto desapareció. Por el contrario lo que antes era una
  8. 8. 7 Secretaría, ahora comparte el lugar con otra dependencia, ahora se llama Secretaría de Tu- rismo y Desarrollo Económico. Increible, una entidad que prácticamente vive del turismo baja de nivel a su institución que dirige el turismo del estado, esa es la importancia que se le da. Y yo pregunto… ¿Qué no hay conciencia turística? Y así, podría enumerar muchos más casos de estos, donde seguramente no sonó la alarma de la conciencia turística que los hiciera reflexionar sobre el mal que le hacían y le siguen haciendo al turismo. Pero también han existido grandes pioneros de la Concientización Turística, que gracias a su visión, trabajo y tesón dejaron su huella en ese sentido. No mencionaré a todos ellos, correría el riesgo de dejar a algunos de ellos fuera de esta relación, pero destacaré a los más representativos. Don Lucas de Palacio Don Lucas de Palacio y Cabrera Lovis y Brevil, es sin duda al- guna, uno de los grandes precursores de la actividad turística de nuestro país, fue fundador de la Asociación Mexicana de Ho- teles y Moteles, A.C. A él le debemos, en gran parte, que la in- cipiente hotelería de los años veinte, en el siglo pasado, se em- pezara a organizar y a tener conciencia de su papel de anfitriona del turismo. La gran virtud de Don Lucas fue la de entender las nuevas necesidades de los turistas, que ya no viajeros, deman- daban satisfacción a sus necesidades de hospedaje y servicios, para su ocio y recreación. También fue el pionero de los escri- tores turísticos, ya que dejó para la posteridad dos de sus gran- des obras, no tanto por su número de páginas, sino por la importancia de su contenido: el primero es “Mesones y Ventas de la Nueva España” (1944), el cual trata de la historia de los sitios de hospedaje del virreinato, hasta los hoteles de los primeros años del 1900. Así como lo que se puede considerar uno de los primeros manuales de organización hotelera que realizó para la inauguración del Hotel del Prado en 1948. Su gran vocación turística y su aporte a la concientización turística, quedan de manifiesto en la siguiente frase que da marco a su señorío de anfitrión sin par y gran señor del turismo: “La palabra sinónimo de turismo es honestidad; honestidad en los alimentos y bebidas, honestidad en el trato, ho- nestidad en los transportes, honestidad en los precios; esto forma parte del plan. El resto lo pone nuestro ideal clima, nuestra pródiga y bella naturaleza, nuestras costumbres, nues- tra rica tradición, el colorido y lo pintoresco de los pueblos”. Héctor Manuel Romero El Prof. Héctor Manuel Romero es, sin duda alguna, uno de los grandes personajes de la actividad turística nacional, dejando con su trabajo una huella imborrable en el pensa- miento turístico, en el desarrollo del turismo y en la capacitación de los servidores turísticos y la formación académica de los jóvenes que se incorporarán a la actividad turística. En el
  9. 9. 8 año de 1971 es nombrado Coordinador de Enseñanza Turística de la SEP, con lo cual entra de lleno a la actividad turística, donde despliega todo su genio creador y pasión por el tu- rismo. Fue promotor y fundador de la Escuela Superior de Turismo, del Instituto Politécnico Nacional, inaugurada en 1974. Colaboró también en instituciones como la YMCA y el Centro de Es- tudios Superiores de San Ángel donde impulsó los programas de educación turística. En la Secretaría de Turismo ocupó la Dirección General de Capaci- tación Turística, siendo su primer titular. En el año de 1981 crea la Unidad de Capacitación de la Asociación Mexicana de Hoteles, durante la presidencia de Rafael Suarez Vázquez. Ocupo otros cargos importantes en el campo de la forma- ción y el desarrollo turístico, sin embargo una de sus obras más importantes lo es su legado biblio- gráfico, pues a través de ella, da un gran impulso a la concientización turística. Baste citar su obra monumental La Enciclopedia Mexicana de Turismo, que constituye todo un com- pendio de la actividad turística del país. Y algo que nos honra y enorgullece a todos nosotros, como Académicos, es que el Prof. Héctor Manuel Romero fundó y fue el primer presidente de la Academia de Turismo, de la Ilustre y Benemérita Sociedad Mexicana de Geografía y Estadística. Termino citando una de sus frases predilectas “En contra de lo que muchas per- sonas suponen, el fenómeno turístico es de una trascendencia insospechada para los seres humanos”. Rafael Suárez Vázquez Don Rafael Suárez Vázquez se adelantó en muchos sentidos a su tiempo turístico, fue, ni duda cabe, un líder que apostaba por la profesionalización del turismo, en particular de la hotelería, a través de la capacitación, pero de la capacitación organi- zada, con base a objetivos, metas y acciones, que se tradujeron en planes y programas de capacita- ción. Logró lo que pocas asociaciones patronales o gremiales han logrado, construir la Capacitación Institucionalizada, por medio del sistema General de Capacitación de Hotelería, el cual dentro de los módulos que contenía, se estructuró el de Con- cientización Turística, que era obligatorio para to- dos los puestos de trabajo. El sistema contaba con libros y material didáctico para cada puesto de trabajo y uno de esos libros era “Concientización Turística” escrito por
  10. 10. 9 un servidor. Ya en su cargo de Consejero de Turismo en la Fundación Miguel Alemán, Don Rafael, plasmó en su libro “Código de Ética en el Turismo” (1996), una colección de pensa- mientos e ideas de los principales exponentes del turismo de México, en materia del com- portamiento moral. Trabajo colegiado, pero con la visión y determinación de Rafael Suárez, en el sentido de tener un documento que permitiera establecer una serie de reglas éticas que ayuden a mejorar la conducta de todos quienes participamos en el turismo. Don Rafael Suárez fue presidente de esta Academia de Turismo, donde dejó también huella de su vo- cación de servicio y de su compromiso con la Concientización Turística. Lic. Miguel Alemán Valdés Al Lic. Don Miguel Alemán Valdés se le conoce como el Arquitecto del Turismo de México. Al ritmo de “La Bamba”, Don Miguel, enfrentó los grandes retos del país, después de atra- vesar escenarios violentos y de cuartelazos, imprimió una nueva mística en la manera de hacer política: fomentó la seguridad, estableció las bases para que la gente invirtiera, abrió el sendero y colocó los cimientos para que en México se crearan nuevas empresas. Y esta actitud política vanguardista, humana y decidida se reflejó en su gran pasión: el turismo. Siendo ya go- bernador de Veracruz (1936-1939), propició el desarrollo de su planta hotelera, con lo cual inició su despegue como un destino obligado del turismo interno. Como Secretario de Gobernación (1940- 1946) creó algo que no había en ese momento en nuestro país: el fondo para la promoción turística, en su modalidad de 50-50, la mitad la aportaba Go- bernación y el otro 50% lo aportaban los empresa- rios turísticos. En el año de 1947 por decreto del Lic. Alemán, se funda la Escuela Hotelera, la que hoy conocemos como Escuela Mexicana de Tu- rismo, misma que iniciaría actividades en 1953. Fue el Lic. Alemán, entonces Presidente del Con- sejo Nacional de Turismo, quien por primera vez utilizó formalmente en un texto la frase “Concientización Turística”, en su libro “Quince lecciones de turismo” (1963), libro funda- mental del pensamiento filosófico del turismo mexicano. Texto enriquecedor para todos aquellos que estamos relacionados con el turismo, y que en su médula nos habla del turismo como una experiencia humanamente enriquecedora, de grandes alcances culturales, en donde el turista es el huésped, el invitado a casa, a México, el que invitado por la promoción, ha llegado a nuestras tierras confiado en ser atendido por nosotros, anfitriones, amigos sin- ceros. El otro gran libro, que en este caso el Lic. Alemán encomendó a Abel Quezada, fue “Reflexiones Turísticas”, el cual fue creado para fomentar la Conciencia Turística entre los mexicanos. En este libro, el genio de Abel Quezada expresa de manera sencilla y objetiva la importancia, significado y comportamientos que todo anfitrión turístico, debe tener para
  11. 11. 10 con sus invitados: los turistas. Sus “monitos”, tienen la virtud de ha- cer más fácil, divertida y refres- cante la lectura de este texto. Así lo pensó el Lic. Alemán, quien de- cía que era necesario educar a la gente, en el terreno de la con- cientización turística, y la mejor manera era esta. De este libro se han editado, desde su aparición en 1963, 32 ediciones, con un ti- raje de más de 1, 701,000 ejem- plares. Estas grandes figuras del turismo, merecen mi admiración y respeto, por su trabajo profe- sional, su obra, su visión y su pensamiento turístico para todos los mexicanos. Y qué hacemos entonces con la Concientización Turística, hoy en día. Porque como dicen por ahí, la cosa está que arde. Y díganlo si no, cuando veo lo siguiente: Vio- lan a seis turistas en Acapulco, Bloquen carretera y asaltan a tu- ristas en Chiapas, Caen policías por agredir a tres turistas en Gue- rrero, Las seis playas más conta- minadas de México, Policías de tránsito extorsionan a turistas en Morelia: alcalde de Morelia, Au- toridades ambientales destruyen manglares, Patrimonio cultural en el abandono, Familia hace pin- tas en la Peña de Bernal, Hotele- ros no respetan reservaciones a turistas: SECTUR, Maestros blo- quean 5 horas el aeropuerto, Desaparecen SECTUR. Bueno hasta aquí, pero a diario vemos, escuchamos o leemos este tipo de noticias y la verdad ya no le quiero seguir, porque se siente muy feo ver que nadie hace nada.
  12. 12. 11 No sé, si toda esta gente, que comete estos actos que atentan contra el turismo mexicano, lo hubieran hecho con una formación en materia de conciencia turística, a lo mejor y no todos, pero un buen número de ellos no lo hubiera hecho, porque lo hubieran pensado, lo habrían sopesado, habrían pasado por su juicio de razón. También, hay que decir una cosa la conciencia turística es un acto voluntario, no es algo forzoso que lo obligue a uno a ceñirse a esas normas de comportamiento ante el turista, es un acto de libre albedrío. Lo demás es simple y sencillo, aplicar el estado de derecho. Por eso, creo muy conveniente, que este proceso de Concientización Turística debería de llevarse a cabo en todos los niveles, tanto del gobierno como de la iniciativa privada y orga- nizaciones sociales, empezando por supuesto y primeramente por la cabeza, presidente, secretarios, directores, y de ahí en adelante hasta llegar a la bases de la fuerza laboral. Por- que bien dicen hay que pregonar con el ejemplo y como también dicen las escaleras se limpian de arriba hacia abajo. ¿Por qué todo esto que acabo de exponer? porque creo que México tiene un gran potencial turístico, porque la mayoría de los mexicanos tenemos la vocación para ser buenos anfitrio- nes, porque el petróleo se está acabando y en el turismo tenemos a la gallina de los huevos de oro, que solo espera cuidados y cariño para dar sus resultados, porque tiene profesiona- les de excelencia para catapultar al turismo y hacer de él un verdadero motor de desarrollo Proceso de Concientización Turística
  13. 13. 12 y prosperidad, porque tiene un tesoro invaluable en todos ustedes, jóvenes con vocación turística, que heredarán el turismo que hoy, aun y con to- dos los pesares, es una noble actividad y es una oportunidad única para enamorarse más y más de este país nuestro México. Algunas conclusiones a las que podemos llegar sobre el tema de la Concientización Turística: 1. El turismo no es considerado como una acti- vidad prioritaria nacional, con planes a largo plazo, perfectamente estructurados y que respondan a necesidades reales del país, pero sobre todo, que en los hechos, se lleve a cabo de manera responsable, sustenta- ble, con crecimiento equitativo en todas las regiones del país, que garanticen su creci- miento y traduzca sus beneficios en una disminución significativa de la brecha, tan an- cha que existe entre ricos y pobres. 2. La supuesta concientización turística, que se lleva a cabo en el país, si es que se lleva a cabo, no responde a una detección de necesidades reales, ni a una planeación sistemá- tica que permita evaluar resultados y mejorar constantemente su aplicación. 3. La Concientización Turística no forma parte de los contenidos educativos en los planes y programa, de la gran mayoría de las escuelas que forman profesionales turísticos, ya sea a nivel técnico, profesional o de especialización. 4. No existen estrategias que fomenten la Concientización Turística a nivel federal, esta- tal, ni municipal que se enfoquen a la sensibilización y toma de conciencia turística de manera permanente entre los prestadores de servicios turísticos y la población en ge- neral. 5. Los gobiernos federal, estatal y municipal, no consideran a la Concientización Turística, como un factor clave para el desarrollo y crecimiento de un turismo responsable y en- riquecedor para todos. 6. México no puede seguir diseñando y llevando a cabo estrategias de promoción, para atraer más turistas, si cuando éstos, llegan a nuestro país no son respetados, atendidos y mejor tratados. No estamos preparados para tal fin. 7. Un grave error ha sido abandonar las buenas prácticas, que en materia de Concientiza- ción Turística, se han hecho en administraciones pasadas, ya sea por omisión, por cues- tiones políticas o de grupo, por ignorancia, por indiferencia o por “valemadrismo”. Algunas recomendaciones o sugerencias sobre la Concientización Turística 1. Incluir la Concientización Turística como parte de los contenidos de los planes y progra- mas de las escuelas de preescolar, primaria, secundaria y preparatoria. 2. Incluir como materia obligatoria la Concientización Turística en las escuelas de forma- ción turística, tanto a nivel técnico, como de licenciatura.
  14. 14. 13 3. Contar con un Plan de Concientización Turística Nacional. 4. Cada estado a su vez deberá contar con uno específico para su localidad. 5. Crear el Observatorio Académico de la Conciencia Turística. 6. Fomentar la creación de textos encaminados a la Concientización Turística. 7. Aprovechar al máximo el uso de las tecnologías de la información y comunicación para fomentar de manera masiva la Concientización Turística. 8. Crear el Concurso Estudiantil de Fomento a la Conciencia Turística. Jóvenes alumnos, estimados maestros, queridos Académicos, Lic. Julio Zamora, Presidente de la Ilustre y Benemérita Sociedad Mexicana de Geografía y Estadística, Sr. Presidente de la Academia de Turismo, Lic. Leobardo Conde, distinguida y estupenda anfitriona Lic. Gua- dalupe Vargas, Directora de la Escuela Superior de Turismo, de esta manera es como con- cluye mi conferencia que con mucho agrado y cariño he preparado para esta comunidad estudiantil. Es mi deseo que en ella encuentren más preguntas que respuestas a sus inquie- tudes y los hagan reflexionar más, aún, sobre sus estudios del turismo, les permita tener un panorama más claro y objetivo de lo que realmente significa el turismo y de la grandeza que tiene nuestro México para ofrecer a sus visitantes, guiados conscientemente por los próxi- mos profesionales del turismo. Y recuerden: El turismo, más que fríos números y estadísticas, son experiencias memora- bles. Muchas gracias.
  15. 15. 14 BIBLIOGRAFÍA Alemán Valdés, Miguel ¿Qué es el turismo? Consejo Nacional de Turismo Alemán Valdés, Miguel Quince lecciones de Turismo Consejo Nacional de Turismo - Edito- rial Diana De la Torre Padilla, Oscar El turismo fenómeno socioeconó- mico y cultural Ediciones de la Se- cretaría de Turismo De Palacio, Lucas Manual Técnico de Servicios Hote- leros Escuela Mexicana de Turismo De Palacio, Lucas Mesones y Ventas de la Nueva Es- paña Mac Donald Escobedo, Eu- genio Turismo una recapitulación Editorial Bodoni, S.A. Mireles Vázquez, Alfredo Conciencia Turística para Servido- res Turísticos Secretaria de Desarrollo Turís- tico, Oaxaca Mireles Vázquez, Alfredo Concientización Turística Asociación Mexi- cana de Hoteles y Moteles- Editorial Limusa Pérez, Montfort Ricardo Miguel Alemán cartones y caricatu- ras Biblioteca Mexi- cana de la Funda- ción Miguel Alemán Quezada, Abel Reflexiones turísticas Consejo Nacional de Turismo Calderón, Francisco “Paco” Caricatura “Quebrada” Pacocalderon.net Romero, Héctor Manuel Crónica Mexicana del Turismo (Vols. 1, 2, 3) Hoteles Calinda - Editorial Limusa Romero, Héctor Manuel Enciclopedia Mexicana de Turismo 1ª Edición 1970. México 1970 Romero, Héctor Manuel Sociopsicología del turismo Editorial Daimon Suárez Vázquez, Rafael – Ruiz Galindo, Armando – Romero, Héctor Manuel La enseñanza del turismo en Mé- xico Textos Universita- rios, S.A. Suárez Vázquez, Rafael La hotelería de carne y hueso Editorial Panorama Inciclopedia http://inciclopedia.wi- kia.com/wiki/Valemadrismo Internet Prof. Alfredo Mireles Vázquez mirelesvazquez@gmail.com

×