El Feminismo

1.456 visualizaciones

Publicado el

Presentación sobre el feminismo de Tania Gómez Pásaro

0 comentarios
1 recomendación
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
1.456
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
45
Acciones
Compartido
0
Descargas
12
Comentarios
0
Recomendaciones
1
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

El Feminismo

  1. 1. El feminismo
  2. 2. <ul><li>La palabra feminisme aparece en la lengua francesa a partir de 1837 para definirla doctrina que preconiza la extensión de los derechos y papel de la mujer en la sociedad. La doctrina feminista, desde su surgimiento ha ido acompañada del acciones múltiples en la lucha por defender los derechos de las mujeres y su papel en la sociedad. En los últimos años la teoría feminista ha forjado conceptos nuevos para el análisis de la condición femenina. La denuncia del sexismo se ha convertido en uno de los pilares de esta ofensiva. El sexismo es la consecuencia de la falacracia (dominación de los hombres sobre las mujeres o  el sistema patriarca) el cual no es sólo una forma de hegemonía, es un sistema que utiliza, ya abiertamente, ya de manera sutil todos los mecanismos institucionales e ideológicos a su alcance —el derecho, política, la economía, la moral, la ciencia, la medicina, la moda, la cultura, la educación, los medios de comunicación, etc.— para reproducir esta primacía de los hombres sobre las mujeres. </li></ul>
  3. 3. <ul><li>Cuando el historiador, el etnólogo o el sociólogo abordan la condición de las mujeres, la mayoría de las veces lo hacen de manera androcéntríca, proyectando su propio modelo de los papeles masculino y femenino sobre las sociedades pasadas o contemporáneas. Es sintomático, por ejemplo, que las estadísticas contemporáneas del trabajo no tengan en cuenta la labor desempeñada por una gran cantidad de mujeres en su condición de amas de casa. Según estos criterios las mujeres en el hogar no trabajan, cuando es muy fácil comprobar que el total de sus horas de trabajo doméstico iguala o sobrepasa el total de las horas asalariadas o que dan derecho a un ingreso. </li></ul>
  4. 4. <ul><li>Pero la historia de las mujeres no es sólo la historia de su represión, sino también la historia no menos ocultada hasta hoy de su resistencia en el curso de. los siglos a esta represión y a su encierro. Una protesta que va a acelerarse desde que los ideales de emancipación del individuo, formulados desde el Renacimiento, fueron ganando nuevas capas sociológicas. La protesta culmina hoy en los movimientos de liberación de las mujeres. Éstos tienen lugar principalmente en los países más avanzados del hemisferio norte. En las naciones en vías de desarrollo el movimiento feminista, cuando no es reprimido y clandestino, sólo implica a algunas mujeres instruidas y aisladas, a las que un abismo inmenso separa de las campesinas analfabetas o de las mujeres pobres de las ciudades. </li></ul>
  5. 5. <ul><li>No obstante las reivindicaciones feministas expresan, en su mayoría, las preocupaciones de las mujeres de las clases medias de los países del hemisferio norte, y no constituyen prioridades para las mujeres del Tercer Mundo. Por ejemplo, el control de la procreación es una tarea de urgencia para millones de estas mujeres que están abrumadas por la sucesión de las maternidades no deseadas y y que se hallan desesperadas al no poder asegurar un bienestar material y educativo mínimo a sus hijos. Las feministas occidentales son cada vez más conscientes de la opresión que sufren estas mujeres; acusan a sus compatriotas de haber impuesto modelos y prácticas patriarcales al Tercer Mundo, al eliminar a las mujeres de la formación y las técnicas agrícolas, quitándoles sus derechos a la tierra en beneficio del marido cabeza de familia», y obligándolas al éxodo urbano, ámbito en el que no pueden encontrar empleo. </li></ul>
  6. 6. <ul><li>Los expertos occidentales del desarrollo no han hecho más agravar el subdesarrollo de dichas mujeres. Esta situación favorece el mantenimiento de las costumbres arcaicas que son mutiladoras para las mujeres. Para tener y suprimir el sistema patriarcal, objetivo de la lucha feminista, hay que conocerlo a fondo en sus aspectos múltiples y en sus fundamentos ocultos más  sólidos. Puesto que se alimenta, primero, del sistema de acumulación (de poder de lucro, etc.), lo que más urge es un análisis de la acumulación a escala mundial y en las relaciones de los países del hemisferio norte con los del hemisferio sur. </li></ul>
  7. 7. Francia en el siglo XVIII <ul><li>En la Francia del siglo XVIII, las salonniéres triunfan: cada una se especializa en un espacio en la protección de uno o varios escritores del Siglo de las Luces. La Marquesa de Lambert expresa ideas feministas, Madame de Epinay protege al abad Galiani, Madame de Chátelet, a Voltarie Mademoiselle de Espínasse, D’Alembert, etc. Hijas o mujeres de banqueros desempeñan un papel importante Madame Necker y su hija Germanine de Stáel, abrieron su salón a los liberales. Madamme de Stáel, enemiga encarnizada del misógino Nápoleón, dirigió una cadena periódicos. </li></ul>
  8. 8. <ul><li>En su salón, Madame de Condorcet y su marido se volvieron propagandistas de la igualdad de los sexos y de los derechos de las mujeres trabajadoras. En este periodo las mujeres de los medios populares desempeñaron un papel considerable de preparación y de apoyo a la lucha revolucionaria, tanto en París como en la provincia. En Bergerac, de 1770 a 1789, las mujeres participaron muy activamente en los motines a favor de la tasación del trigo. En Grenoble, en 1788, las mujeres dirigen una petición al rey; escriben una lista de sus quejas y denuncian la condición femenina: «Las hijas del tercer estado nacen, casi todas, sin fortuna. </li></ul>
  9. 9. <ul><li>Su educación es muy viciosa o muy descuidada». Reclaman su franquicia, el derecho de votar y de ser representadas por ellas mismas, «puesto que los representantes deben tener absolutamente los mismos intereses que los representados, las mujeres no pueden estar representadas sino por mujeres». En 1789, las pequeñas comerciantes, las vendedoras de pescado, las lavanderas, las jornaleras, actrices, costureras, desempleadas, cantantes —alrededor de 4.000— se dirigen a Versalles, de donde volverán junto con la familia real y con el decreto sobre el precio del trigo. Las mujeres de las clases medias fundaron clubes para sostener la Revolución, algunos exclusivamente femeninos. </li></ul>
  10. 10. Las reivindicaciones históricas del feminismo <ul><li>Aún hoy cuando se han alcanzado incuestionables logros en la lucha por la igualdad de la mujer, hay que reconocer que  continúan existiendo mecanismo sociales y culturales que la discriminan. En muchas naciones, la mujer de hoy vota, participa  en la vida pública y política y en teoría, tiene las mismas oportunidades y derechos que los hombres en todos los campos. </li></ul>
  11. 11. <ul><li>Sin embargo, no en todos los países se respetan de igual forma estos principios. Incluso en los estados constitucionalmente los plantean, las mujeres siguen siendo victimas de una vieja y sólida cultura machista. La violencia doméstica, el acoso sexual, el trato diferenciado son denuncias cotidianas en las sociedades modernas. La lucha de las mujeres en este sentido tiene una larga historia. La conciencia feminista  actual se nutre de numerosos temas que habían comenzado a ser desarrollados Edad Media. </li></ul>

×