Conversatorio 3 honestidad

627 visualizaciones

Publicado el

0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
627
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
3
Acciones
Compartido
0
Descargas
2
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Conversatorio 3 honestidad

  1. 1. CONVERSATORIO 3 HONESTIDAD.<br />ACTIVIDAD Nº 1"COMPLETA LA NARRACIÓN"<br />Objetivo:Fomentar en los niños la honestidad como un medio de respetar, cuidar su integridad y la de los demás.Desarrollar y afianzar en los NNA la noción sobre el valor de honestidad.Hacerles vivir emociones positivas al ser honestos.JUSTIFICACIONLa honestidad es uno de los valores y componentes más importantes de una personalidad saludable, si entendemos por esta la capacidad de obrar el bien en todas las distintas relaciones y actividades que las personas sostienen porque no integrarlar a los NNA de la Fundación Social Santa Maria.La honestidad no es fácil aislarla conceptualmente, por su vínculo directo con otros valores. Podemos decir que la honestidad es la facultad de ser auténtico en todo lo que se hace; inicialmente en uno mismo y luego con el entorno que le rodea, especialmente las personas. Dicha autenticidad está estrechamente relacionada con la apuesta del NNA por la verdad de las cosas, eventos o personas. No puede pensarse la honestidad exclusivamente supeditada a los bienes de tipo material, pues dicho valor se proyecta a un estilo de vida donde sinceridad, integridad, respeto, valoración, se dan la mano para hacer de la persona alguien fiel a sus convicciones e interacciones con los demás, por ello es indispensable seguir con el proceso de integración a los valores y derechos que corresponden a los niños por otro lado los beneficios que con lleva el valor de la honestidad en los niños son:BENEFICIOS DE LA HONESTIDAD PARA EL NIÑO - El niño no tendrá dificultades al no tomar objetos que no son de su posesión personal.- Práctica de la sinceridad frente a lo que piensa y siente.- Capacidad para hacer lo que se propone y promete a otros.- Relaciones de mayor confianza con sus padres.- Relaciones de mayor confianza con sus amigos y compañeros de estudio.- Los anteriores dos puntos basado en el hecho de que hay personas que valoran a los demás; pues existen s que se molestan cuando ven a otros obrar el bien o ser honestos.- Facultad para elegir lo conveniente, aun cuando todas las cosas parecieran no reportar dificultad alguna. Siempre algo puede resultar perjudicial cuando no se es honesto consigo mismo.Actividad: 1ª ParteSe le explicará a los NNA en qué consiste la actividad. La cual consiste en que enuncia una frase o un párrafo y ellos deben completar la narración de está.Ejemplo de narraciones:-Narración A:Un niño iba caminando por una calle y vio a un chico en una silla de ruedas que dejaba sobre la acera una bolsa con juguetes, porque tropezó con un obstáculo en la acera y entonces el niño……………………………………-Narración B:Estaba una anciana sentada en un banco de un parque; unos niños que jugaban cerca se dieron cuenta de que un sujeto extraño se acercó a la señora y le introdujo la mano en su bolso, entonces los niños que jugaban…................................................-Narración C: Un niño lloraba desesperadamente en un parque porque había perdido su juguete, pero nadie le hacía caso porque pensaban que no era cierto lo que decía, entonces pasó por allí una señora y…............................................Como estos ejemplos, el educador podrá crear las narraciones que estime pertinente, siempre que se ajusten al tema de la honestidad. 3ª ParteSe finalizara con la revisión coherente del relato a lo cual se hace de acuerdo a lo enunciado por los niños.Esta parte de la actividad será resumida por el docente quien enfatizará en todas las actitudes honestas que se manifiestan en las narraciones.<br />ACTIVIDAD 2<br />CUENTO: EL MISTERIOSO LADRON DE LADRONES<br />Caco Malako era ladrón de profesión. Robaba casi cualquier cosa, pero era tan habilidoso, que nunca lo habían pillado. Así que hacía una vida completamente normal, y pasaba por ser un respetable comerciante. Robara poco o robara mucho, Caco nunca se había preocupado demasiado por sus víctimas; pero todo eso cambió la noche que robaron en su casa.<br />Era lo último que habría esperado, pero cuando no encontró muchas de sus cosas, y vio todo revuelto, se puso verdaderamente furioso, y corrió todo indignado a contárselo a la policía. Y eso que era tan ladrón, que al entrar en la comisaría sintió una alergia tremenda, y picores por todo el cuerpo. <br />¡Ay! ¡Menuda rabia daba sentirse robado siendo él mismo el verdadero ladrón del barrio! Caco comenzó a sospechar de todo y de todos. ¿Sería Don Tomás, el panadero? ¿Cómo podría haberse enterado de que Caco le quitaba dos pasteles todos los domingos? ¿Y si fuera Doña Emilia, que había descubierto que llevaba años robándole las flores de su ventana y ahora había decidido vengarse de Caco? Y así con todo el mundo, hasta tal punto que Caco veía un ladrón detrás de cada sonrisa y cada saludo. <br />Tras unos cuantos días en que apenas pudo dormir de tanta rabia, Caco comenzó a tranquilizarse y olvidar lo sucedido. Pero su calma no duró nada: la noche siguiente, volvieron a robarle mientras dormía. <br />Rojo de ira, volvió a hablar con la policía, y viendo su insistencia en atrapar al culpable, le propusieron instalar una cámara en su casa para pillar al ladrón con las manos en la masa. Era una cámara modernísima que aún estaba en pruebas, capaz de activarse con los ruidos del ladrón, y seguirlo hasta su guarida.<br />Pasaron unas cuantas noches antes de que el ladrón volviera a actuar. Pero una mañana muy temprano el inspector llamó a Caco entusiasmado:<br />- ¡Venga corriendo a ver la cinta, señor Caco! ¡Hemos pillado al ladrón!<br />Caco saltó de la cama y salió volando hacia la comisaría. Nada más entrar, diez policías se le echaron encima y le pusieron las esposas, mientras el resto no paraba de reír alrededor de un televisor. En la imagen podía verse claramente a Caco Malako sonámbulo, robándose a sí mismo, y ocultando todas sus cosas en el mismo escondite en que había guardado cuanto había robado a sus demás vecinos durante años... casi tantos, como los que le tocaría pasar en la cárcel.<br />ACTIVIDAD 3<br />LAS MONEDAS ENCANTADAS<br />Hubo una vez un hombre bondadoso y rico que al cumplir muchos años pensó dejar a cargo de sus cosas a algún joven inteligente y honesto. Comentando un día su decisión y las ganas que tenía de no equivocarse en la elección, un buen amigo le dio este consejo: <br />- La próxima vez que vendas algo, cuando des el dinero del cambio, entrega como por descuido la moneda del menor valor. Aquel que te la devuelva sabrás que es honrado.<br />El hombre rico agradeció mucho el consejo, y pensando que era una buena idea y fácil de realizar, decidió ponerla en práctica. No contaba con que uno de los presentes, un vecino que se hacía pasar por amigo pero en verdad le envidiaba enormemente, contrató los favores de un hechicero, a quien encargó encantar las pequeñas monedas que poseía el anciano de modo que cualquiera que mirase una de aquellas monedas tocadas por él, viera en ella no una moneda corriente, sino aquello que más quería en el mundo. Confiaba el malvado en que nadie devolviera la moneda y el viejo se desesperase, y entonces dejase a un sobrino suyo administrar todos sus negocios.<br />Todo resultó según lo planeado por el envidioso comerciante, y ni uno solo de los que hablaron con el anciano fue capaz de devolver la triste moneda: unos veían en ella el mayor diamante o piedra preciosa, otros una obra de arte, otros una reliquia y algunos incluso una pócima curativa milagrosa. Medio rendido en su intento por encontrar alquien honrado, su envidioso vecino aprovechó para enviar al sobrino advirtiéndole cuidadosamente para que devolviese la moneda. El sobrino fue decidido a hacerlo, pero al recibir la moneda, vio en ella todas las posesiones y títulos de su tío, y creyendo que todo lo que le había contado su tío era un engaño, marchó con su inútil moneda y su avaricia hacia ninguna parte, pues cuando su tío se enteró de la traición lo despidió para siempre.<br />El anciano, deprimido y enfermo, decidió llamar a sus sirvientes antes de morir, y les entregó algunos bienes para que pudieran vivir libremente cuando él no estuviera. Entre ellos se encontraba uno muy joven aún, al que entregó una de aquellas pequeñas monedas por error. El joven, criado a la sombra de aquel justo y sabio señor a quien quería como un padre, vio en lugar de la moneda una poderosa medicina que curaría al anciano señor, pues aquello era de veras lo que más quería en el mundo, y según la vio, entregó la moneda de nuevo diciendo: "tomad, señor, esto es para vos; seguro que os sentará bien". Efectivamente, aquella simple modena actuó como el más milagroso de los bálsamos, pues el anciano saltó de alegría al haber encontrado por fin alguien honrado, y le llenaba de gozo comprobar que siempre había estado en su propia casa.<br />Y así, el joven sirviente pasó a administrar con gran justicia, generosidad y honradez todos los bienes del anciano, quien siguió acompañándole y aconsejándole como a un hijo por muchos años.<br />ACTIVIDAD 4<br />PROYECCION DEL VIDEO <br />EL GANSO DE ORO DE LOS HERMANOS GRIMM<br />

×