• Compartir
  • Enviar por correo
  • Insertar
  • Me gusta
  • Guardar
  • Contenido privado
El Estoicismo
 

El Estoicismo

on

  • 30,690 reproducciones

 

Estadísticas

reproducciones

reproducciones totales
30,690
reproducciones en SlideShare
29,667
reproducciones incrustadas
1,023

Actions

Me gusta
9
Descargas
0
Comentarios
1

10 insertados 1,023

http://filoblog2012.wordpress.com 935
http://sextodadn.blogspot.mx 35
http://marbrossa.blogspot.com 21
http://www.slideshare.net 15
http://www.sextodadn.blogspot.mx 6
http://marbrossa.blogspot.com.es 6
http://webcache.googleusercontent.com 2
http://sextodadn.blogspot.com.ar 1
http://sextodadn.blogspot.com 1
http://www.linkedin.com 1
Más...

Accesibilidad

Categorias

Detalles de carga

Uploaded via as Microsoft PowerPoint

Derechos de uso

© Todos los derechos reservados

Report content

Marcada como inapropiada Marcar como inapropiada
Marcar como inapropiada

Seleccione la razón para marcar esta presentación como inapropiada.

Cancelar

11 de 1 anterior siguiente

  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Tu mensaje aparecerá aquí
    Processing...
  • que interesenate
    Are you sure you want to
    Tu mensaje aparecerá aquí
    Processing...
Publicar comentario
Edite su comentario

    El Estoicismo El Estoicismo Presentation Transcript

    • El estoicismo La filosofía de Roma
    • Representantes
      • Zenón de Kitión (griego, fundador de la escuela, Stoa Poikilé, Escuela del Pórtico)
      • Epicteto (esclavo liberto)
      • Marco Aurelio (emperador)
      • Séneca (filósofo español, tutor de Nerón)
      • Cicerón (en parte)
    • Orígenes
      • Escuela fundada por Zenón de Kitión, Citio o Citium (336-264 a.C.)
        • Discípulos directos: Cleantes y Crisipo.
      • La última de las cuatro famosas escuelas de la Atenas antigua.
      • Fue llevada a Roma por maestros griegos y por Cicerón, entre el siglo II y I a.C.
      • También es una filosofía de salvación, con énfasis en la ética.
    • Epicteto: estoico griego-romano
      • Era esclavo griego, comprado por un soldado romano.
      • Vivió entre el 50 y el 130 de nuestra era.
      • Asistió a lecciones de un filósofo estoico en Roma.
      • A la muerte de su señor, obtuvo su libertad y fundó una escuela.
      • Durante la persecución de Domiciano tuvo que huir a Nicópolis, donde murió.
      • Su discípulo Arrio transcribió sus discursos. Poco de ellos se conserva (Discursos y Enchiridion –Manual–)
    • La ética estoica
      • Los estoicos sostienen que las personas morales son las que
        • Viven de acuerdo con los dictados de la razón.
        • Son autosuficientes (autárquicos)
        • E indiferentes a los acontecimientos de la vida
      • Se consideran herederos de Sócrates a través de los cínicos, quienes sostenían que
        • La virtud humana y la felicidad dependen no del éxito material, sino de la formación del carácter.
    • Conócete a ti mismo
      • A diferencia de los epicureístas, para quienes el conocimiento de la realidad física era importante para aprender a diferenciar los buenos de los malos placeres, los estoicos ponen el énfasis en el conocimiento propio.
      • Solo a través del conocimiento propio puede el hombre participar en la comunidad moral y cumplir con su función en el gran diseño del universo.
    • La física estoica: Heráclito
      • La concepción estoica del universo se apoya en la filosofía de Heráclito de Éfeso (576-480 a.C.)
        • Según Heráclito, el sustrato material del universo es “el fuego siempre viviente”, del cual todo procede y al cual todo debe retornar.
        • Sin embargo, a pesar de que el universo físico es en todo momento nada más que fuego, el proceso cósmico de trasformación es ordenado e inteligible, porque se conforma con la inmutable ley de la necesidad, el Logos.
    • La (meta)física estoica: panteísmo
      • El universo es una unidad orgánica en la cual la forma y propósito de cada parte está determinada por Dios, quien es pensado como el principio racional inmanente al todo.
      • Dios es la fuerza vital que crea todas las cosas en este universo interconectado, y como la inteligencia cósmica que lo gobierna desde dentro.
      • El individuo, como un ser racional, es un “fragmento separado de Dios”.
    • Física y ética
      • Todas las personas poseen la habilidad de comprender la naturaleza divina, y la vida buena cosiste en vivir en conformidad con ella .
      • Como dice Epicteto, “donde está la esencia de Dios, también está la esencia del bien. ¿Cuál es la esencia de Dios?... ¿La razón correcta? Ciertamente. Aquí, entonces, sin más, hay que buscar la esencia del bien”.
    • La misión del sabio estoico
      • Para Epicteto, el valor inherente a la humanidad es la adoración de Dios, y su deber es ser digno de Dios.
      • Los obstáculos que la gente encuentra en sus intentos para vivir noblemente son la materia hacia la que el filósofo debe dirigir su atención.
      • La misión del sabio es urgir a las personas a examinarse a sí mismas y a llevar una vida conforme a la razón.
    • La virtud y la felicidad
      • La persona que valora la virtud por sí misma es feliz.
      • El pago de la virtud es la virtud misma (antecedente de Kant).
      • La persona virtuosa busca sólo aquellas cosas que puede alcanzar y evita aquellas que están fuera de su alcance.
    • Conformismo e indiferencia
      • La infelicidad es el pago inevitable de aquellos que desean lo que no pueden obtener.
      • Los sabios se resignan a limitar sus deseos a lo que pueden controlar.
      • Con respecto a los deseos que no pueden satisfacerse, ellos son literalmente apáticos, esto es, no tienen ningún sentimiento sobre ellos.
    • Lo que podemos controlar: nuestra actitud
      • Al responder a la pregunta: “¿Qué es lo que está bajo nuestro control?”, Epicteto reafirma una de las doctrinas distintivas del estoicismo: son nuestras actitudes hacia los eventos, no los eventos mismos, lo que podemos controlar.
      • Nada es por su propia naturaleza calamitoso –incluso la muerte es terrible sólo si la tememos.
      • Aunque uno pueda fallar al llevar a cabo los actos señalados por la providencia divina –porque al tratar de realizar nuestros deberes las circunstancias nos lo impidan– uno debería permanecer imperturbable.
    • En síntesis
      • Debemos cultivar una actitud de indiferencia hacia la buena o la mala fortuna, ya que los eventos externos escapan a nuestro control.
      • Por consiguiente, los individuos prudentes no se dejan esclavizar por las demandas de su cuerpo, ni se vuelven emocionalmente dependientes de personas u objetos.