Ensayo final as

318 visualizaciones

Publicado el

Trabajo de investigación sobre asesinos seriales y sus características.

Publicado en: Derecho
0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
318
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
12
Acciones
Compartido
0
Descargas
1
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Ensayo final as

  1. 1. Serial Killer Ensayo final: Asesinos Seriales Irene Vigueras Iryan
  2. 2. El término asesino en serie (serial killer), fue presumiblemente acuñado por el agente Robert Ressler en los años 70. La expresión asesino en serie entró al lenguaje popular en gran parte debido a la publicidad que se le dio a los crímenes de Ted Bundy y David Berkowitz ("El hijo de Sam"), a mediados de esa década. El término permite a los criminalistas distinguir a aquellos delincuentes, que matan a varias personas en un largo período de tiempo, de aquellos que asesinan mucha gente en un solo evento (asesinos en masa). Según el FBI, los asesinos en serie (asesinos seriales) son personas que matan por lo menos en tres ocasiones con un intervalo entre cada asesinato Características de un asesino serial De acuerdo a Steven Egger un asesinato serial se define por las siguientes característ icas:  Un mínimo de 3 a 5 víct imas, con un periodo de t iempo ent re un crimen y el siguiente  El asesino no t iene relación con las víct imas. Aparentemente el crimen ocurre al azar o sin conexión con los ot ros  Los asesinatos reflejan el sadismo del criminal, y su necesidad de tomar el cont rol de la víct ima  Raramente el asesino obt iene una ganancia material, el mot ivo siempre es de orden psicológico  Las víct imas t ienen un valor “simbólico” para el asesino, est o se ent iende t ras ver que hay un método específico para matar.
  3. 3. 1) Desafecto: ya desde niño se observa el desapego y el carácter disimulado. No manifiesta inclinación por nadie, permanece indiferente al afecto que se le brinda. Se observa en el perverso una completa pérdida de la afect ividad que une a los hijos con los padres y a los hombres con sus semejantes. No como el afecto y no sólo es indiferente, sino que se burla cínicamente de ello. No hay en estos enfermos at isbos de reacciones emocionales. La frialdad emocional es su signo. 2) Amoralidad: padecen los perversos una insensibilidad moral más o menos completa, una falta de juicio moral y de noción de ét ica. Carecen, siguiendo a Schneider, de conciencia moral, ausencia de sent imientos morales, según Mira y López. Cabe mencionar aquí el llamado “sínt oma de Lombroso”, por De Sanct is, consist ent e en la relación que habitualmente se encuent ra ent re la hipoalgesia de los tejidos o escasa sensibilidad al dolor físico y grave insensibilidad moral que llega hasta la inmoralidad. 3) Impulsividad: la pérdida del sent ido moral permite comprender fácilmente que los inst intos no poseen freno alguno. Además de la ausencia de sent imientos ét icos alt ruistas, se aprecia como disturbio final afect ivo una gran irritabilidad, que unido a la falta de sent imientos morales, lo impulsan a cometer las más grandes brutalidades y crueldades, llegando fácilmente a actos agresivos (homicidios, lesiones). 4) Inadaptabilidad: el perverso muest ra ya sus primeros contactos sociales en disciplina, crueldad y manifiesta tendencia a la act ividad delict iva. La inadaptabilidad aparece tempranamente en el medio familiar, se sienten, estos enfermos, molestos a la autoridad de sus progenitores. Durante el período escolar es un alumno detestable, incapaz de observar los reglamentos escolares. Por su mentalidad, no t iene estabilidad en un oficio o empleo. Por ello su vida comienza a desenvolverse al margen de la ley y de la sociedad. Detenidos van a la cárcel, puestos en libertad vuelven a lo mismo, es imposible corregirlos. 5) Incorregibilidad: puede desmembrarse de lo indicado como inadaptabilidad. En efecto, el perverso no puede recibir los beneficios de la reeducación, pues son incapaces de alcanzar las posibilidades de una readaptación social siendo insensibles al cast igo o al premio. Gisbert Calabuyg y Sánchez Blanque refieren que Birbaun fue el primero que estableció característ icas generales de las personalidades ant isociales que serían las siguientes: a) Desproporción entre los estímulos recibidos y las respuestas emitidas, es decir, el sujeto responde en forma exagerada ante un est ímulo mínimo, mient ras que ot ras muest ran una falta evidente de reacción ante est ímulos
  4. 4. importantes. b) Desarmonía entre los elementos que integran el carácter ; con esto se quiere decir que el sujeto no mant iene un equilibrio ent re su inteligencia, su afect ividad, su vida pasional y su voluntad. Así dicen estos autores, las fantasías no resaltan cont roladas por la crít ica racional, la voluntad cede ante la presión impulsiva, la afect ividad está unas veces embotada y otras veces exaltada y a menudo es lábil, bruscamente cambiante o inconsistente. c) Intolerancia psicofísica, es decir, son sujetos que se quejan de todo, por incapacidad para soportar desde las pequeñas incomodidades, hasta el dolor, o fenómenos naturales como los cambios climát icos. d) Inadaptabilidad a la vida, ésta es la resultante de las característ icas expuestas y que resulta de ext rema importancia. En efecto, el sujeto no se encuent ra a gusto en ninguna parte, empezando como lo destacan los autores citados, porque no se sienten bien consigo mismos. O bien se infravaloran o se sobrevaloran, o bien se idealizan a los demás o desean intensamente estar con ellos para que los apoyen o admiren, o bien rechazan bruscamente, los desest iman, los desprecian o los agreden. De allí el permanente malestar, la disforia, las discusiones con los demás, los muy frecuentes cambios de empleo, lugar de residencia, amistades y pareja. e) Conducta antisocial. Se refiere a la conducta ant isocial de cualquier personalidad psicopát ica y no a la que se denomina t rastorno ant isocial de personalidad, es decir al hecho de que el sujeto por su falta de control, su desarmonía personal, su intolerancia psicofísica, su impulsividad, etcétera, ent ra en frecuentes conflictos con los demás. Asesinos seriales: ¿nacen o se hacen? Primeramente es necesario considerar que no todos los psicópatas son asesinos en serie, pero todos los asesinos en serie son psicópatas. Esto tomando indistintamente los términos “trastorno antisocial de la personalidad”, “sociopatía” y “psicopatía”; ya que, si bien las diversas fuentes a veces delimitan un término de otro, en esencia los tres significan lo mismo y son, por lo general, empleados indistintamente en la actualidad.
  5. 5. Los crímenes cometidos son resultado de una compulsión, que puede tener sus orígenes en la juventud o en desajustes psicopatológicos del asesino, contrariamente a aquellos que están motivados por ganancias monetarias (por ejemplo, asesinos a sueldo) o los que tienen motivaciones ideológicas o políticas (por ejemplo, terroristas, genocidas). Así elige a sus víctimas… Jesús Rodríguez Almeida, subprocurador de Averiguaciones Previas Centrales de la Procuraduría General de Just icia del Dist rito Federal (PGJDF) enlista estas etapas que siguen los psicópatas para seleccionar a sus víct imas: “Se pueden observar cuat ro pasos por los que pasa el sujet o hasta comet er el homicidio serial”, det alló el funcionario que part icipó en la capt ura de la homicida en serie Juana Barraza, “La Mat aviejitas”. 1) Etapa áurea. Predominan los impulsos obsesivos debido a la influencia de sus fantasías sexuales y de muerte, que encuent ran un detonante en alguna act ividad cot idiana. 2) Ir de pesca. Realiza la búsqueda de la víct ima, la cual t iene que adaptarse a las preferencias del vict imario. Todas deben guardar un perfil muy similar, para poder tener el cont rol de los riesgos que podrían desatarse. 3) Acecho de la víct ima. Tras elegir quién protagonizará su siguiente crimen, el sujeto reconoce hábitos, lugar de t rabajo, amistades y diversión de la víct ima. Los hace con el fin de ident ificar qué puntos son vulnerables durante su rut ina diaria. 4) Cortejo vict imal. El homicida busca ganarse la confianza de la víct ima, acompañarla durante sus act ividades para después seducirla y, en completa soledad, culminar su fantasía criminal dándole muerte. Rodríguez, quien t iene el grado de doctor en Derecho y catedrát ico en Ciencias Penales, explicó que esta clase de procedimiento se aplica sólo para los asesinos organizados, que buscan no dejar indicios al perpet rar los homicidios Los desorganizados, comenta el funcionario, no planifican las muertes, matan por impulso. Asesinos seriales más famosos
  6. 6. 1. Andrei Romanovich Chikatilo – “El carnicero de Rostov” Considerado como el peor asesino soviét ico, Andrei Romanovich Chikat ilo, desarrolló un desprecio muy grande hacia el sexo femenino por las constantes burlas de su comportamiento int rovert ido e impotencia sexual, que se dist inguía por su eyaculación precoz. Su vict imología se basaba principalmente en personas ret rasadas mentalmente, jóvenes, huérfanas la cuales fácilmente eran convencidas de hacerle compañía, gracias a su profesión como profesor que de alguna manera les convencía de acompañarle al bosque más cercano. Una vez muert as por 30 o 50 puñaladas, “El carnicero de Rost ov” les mut ilaba part es del cuerpo para después comérselas y lograr el orgasmo. 2. Harold Shipman, “El doctor muerte” Harold Frederick Shipman, era un doctor como cualquier ot ro, pero su vida se vio afecta al ser arrestado por primera vez por los cargos de robo de meperidina. Sus vict imas se caracterizaban por ser personas ancianas con enfermedades crónicas o en fase terminal. Dado a su aspecto de doctor intelectual, él se ganaba la confianza de sus pacientes, pero no sabrían que les inyectaría Morfina para verlos morir t ranquilamente. Su posición como doctor le permit ía falsificar los reportes de muerte por morfina y cambiarlos por causas naturales. Se calcula que “El doct or muert e” pudo haber matado alrededor de 218 personas. 3. Charles Manson – “El manipulador” Charles Manson comenzó su vida como asesino serial después de mudarse a San Francisco y convencer a varios jóvenes de unirse a su grupo conocido como “La Familia”, en el que mat aba a sus víct imas debido que tenía el cont rol total sobre ellos por haberlos sedado con Anfetaminas y LSD. Sus principales víct imas eran pertenecientes al movimiento Hippie, ya que en los años 60’s muchas personas pert enecían a est a sociedad. 4. John Wayne Gacy – “El payaso asesino” John Wayne Gacy, fue un ciudadano ejemplar de Chicago, que incluso llegó a ser nombrado “ciudadano del año” por su excelent e t rabajo, y sobre todo porque en sus t iempo libres lo dedicaba a convert irse en payaso y actuar para niños huérfanos. Las víct imas de John eran chicos solitarios o prost itutas homosexuales a quienes les ofrecía su coche para acercarlos a bares cercanos. Una vez dent ro del coche los atacaba con
  7. 7. cloroformo o apuntaba con una pistola y se los llevaba a su domicilio para sodomizarlos y agredirlos sexualmente. 5. Albert Fish – “El abuelo caníbal” “El abuelo caníbal” t uvo una infancia llena de golpes, por lo que le encont ró el placer al dolor. A pesar de ser un asesino serial, no siempre mantenía su Modus Operandi. Generalmente, sus vict imas eran niños a los que convencía de irse con él a una cabaña en donde las sodomizaba, torturaba y abusaba de ellos, para después comérselos. En ocasiones escribía cartas a las madres de las víct imas “(…) La at rapé, la desnudé. Ella me pateó y rasguño. La est rangulé y entonces la corté en pequeños pedazos que me fui tomando durante nueve días. No se puede imaginar como era de dulce su carne. No se preocupe, no la violé. Murió virgen. (…)”. 6. Jeffrey Dahmer – “El carnicero de Milwawkee” Dhamer fue sentenciado a 957 años de prisión t ras haber sido acusado por múlt iples asesinatos. Su Modus Operandi era muy sencillo, ya que sus víct imas siempre eran invitadas por él a beber t ragos en un bar gay, en el que los drogaba. Una vez aturdidos, los violaba, mataba para luego matarlos y conservar sus cabezas y genitales como recuerdos. 7. Alexander Pichushkin El Modus Operandi de Alexander era sencillo y eficaz. Normalmente andaba por el parque Bit ssa, al sudoeste de Moscú, donde contactaba con algún indigente, drogadicto o anciano al que invitaba a tomar alguna copa de vodka para emborracharlo y luego asesinarlo a mart illazos. Una vez muerto arrojaba a los cuerpos en la alcantarilla más lejana. Pichushkin fue acusado de 49 asesinatos, aunque él mismo declaró que habían sido 61. 8. Manuel Delgado – “El arropiero o estrangulador del puerto” Conocido como el peor criminal en la historia Española, Manuel Delgado, “El arropiero” fue acusado de 22 crímenes, aunque él mismo confesó haber logrado los 48. Dada su tendencia psicópata no fue arrestado, por lo que se le internó en una inst itución mental. Durante sus interrogatorios, Delgado aseguró matar a más de 40 personas de una manera sumamente detallada y fría, por lo que los agentes encargados de la invest igación decidieron no darle el crédito que él mismo se otorgaba. 9. Thug Behram
  8. 8. Fue uno de los asesinos en serie más prolíficos. Pudo haber matado hasta 931 víct imas entre 1790 y 1840. Thug Behram fue un asesino serial al que le son at ribuidos 931 asesinatos; aunque el mimo declaró que el había estado presente en 931 asesinatos, y que había est rangulado con sus propias manos cerca de 125 hombres, y que había visto ser est rangulados a 150 más. 10. Locusta Se convirt ió en esclava de Roma donde logró hacer fortuna , puesto que sus conocimientos eran muy est imados. Su especialidad eran los llamados polvos de sucesión, a base de arsénico fundamentalmente, aunque también solía emplear setas venenosas, cicuta, beleño y ot ras plantas. Cuando había que deshacerse de un rival polít ico o se deseaba cobrar una herencia, los romanos no tenían más que dirigirse a Locusta, porque, además, su t rabajo era tan bueno que se conseguía que las muertes parecieran naturales. Se rumoreaba que la propia Mesalina había acudido a ella para librarse de Tito, el amante del que ya se había cansado. Locusta fue la primera asesina serial de la historia. ..Nosot ros los asesinos seriales somos sus hijos, somos sus esposos, estamos en todas partes. Y habrá más de sus niños muertos mañana.' ….Ted Bundy….

×