Había un hombre que vivía 
con sus dos hijas. 
Las niñas eran curiosas e 
inteligentes 
y siempre hacían muchas 
preguntas...
Como pretendía ofrecerles 
la mejor educación, 
mandó a las niñas de vacaciones 
a casa de un sabio 
que vivía en lo alto ...
Impacientes con el sabio, las 
niñas decidieron inventar una 
pregunta para que no pudiera 
responder. 
Un día, una de ell...
-¿Qué vas a hacer? -le 
preguntó su hermana. 
-Voy a esconder la 
mariposa entre mis manos 
y preguntarle al sabio 
si est...
Si él dice que está muerta, 
abriré mis manos 
y la dejaré volar. 
Si dice que está viva, 
la apretaré con mis manos 
y la...
Las dos niñas fueron entonces al 
encuentro del sabio, que estaba 
meditando. 
-Tengo aquí una mariposa azul. 
Dígame maes...
-Depende de ti, 
ella está en tus manos.
Diariamente, al ingresar a la escuela, 
decenas de mariposas azules 
nos miran, esperando ser miradas; 
nos escuchan, espe...
Así como la mariposa azul, parte de su 
educación está en nuestras manos.
ENSEÑAR 
exige... 
Paulo Freire
Enseñar exige...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Enseñar exige...

295 visualizaciones

Publicado el

Presentación acerca de lo que nos exige hoy la educación a aquellos que decidimos encarar esta profesión con responsabilidad ética.

Publicado en: Educación
0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
295
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
144
Acciones
Compartido
0
Descargas
0
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Enseñar exige...

  1. 1. Había un hombre que vivía con sus dos hijas. Las niñas eran curiosas e inteligentes y siempre hacían muchas preguntas. A veces el hombre sabía responder, pero otras veces no.
  2. 2. Como pretendía ofrecerles la mejor educación, mandó a las niñas de vacaciones a casa de un sabio que vivía en lo alto de la colina. El hombre sabría responder a todas las preguntas, sin ningún tipo de duda.
  3. 3. Impacientes con el sabio, las niñas decidieron inventar una pregunta para que no pudiera responder. Un día, una de ellas capturó una linda mariposa azul, con la que pensaba engañarlo.
  4. 4. -¿Qué vas a hacer? -le preguntó su hermana. -Voy a esconder la mariposa entre mis manos y preguntarle al sabio si está viva o muerta.
  5. 5. Si él dice que está muerta, abriré mis manos y la dejaré volar. Si dice que está viva, la apretaré con mis manos y la aplastaré. De esta manera, cualquiera sea su respuesta, será equivocada.
  6. 6. Las dos niñas fueron entonces al encuentro del sabio, que estaba meditando. -Tengo aquí una mariposa azul. Dígame maestro, ¿está viva o muerta? Muy calmadamente el sabio sonrió y respondió:
  7. 7. -Depende de ti, ella está en tus manos.
  8. 8. Diariamente, al ingresar a la escuela, decenas de mariposas azules nos miran, esperando ser miradas; nos escuchan, esperando ser escuchadas.
  9. 9. Así como la mariposa azul, parte de su educación está en nuestras manos.
  10. 10. ENSEÑAR exige... Paulo Freire

×