El arte del buen morir

1.272 visualizaciones

Publicado el

Publicado en: Meditación
0 comentarios
1 recomendación
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
1.272
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
3
Acciones
Compartido
0
Descargas
21
Comentarios
0
Recomendaciones
1
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

El arte del buen morir

  1. 1. buenmorir_abril2011.indd 1 02/05/2012 11:10:21 p.m.
  2. 2. buenmorir_abril2011.indd 2 02/05/2012 11:10:22 p.m.
  3. 3. El arte espiritual de morirbuenmorir_abril2011.indd 3 02/05/2012 11:10:22 p.m.
  4. 4. buenmorir_abril2011.indd 4 02/05/2012 11:10:22 p.m.
  5. 5. El arte espiritual de morir J. Phillip Jones Traducción por Prabhupada Dasbuenmorir_abril2011.indd 5 02/05/2012 11:10:22 p.m.
  6. 6. El arte espiritual de morir Título original Light on Death... The Spiritual Art of Dying © 2011, J. Philip Jones (Paramahamsa Das) © 2011, Fundación Casa de la Sabiduría Fundación Casa de la Sabiduría Director: Swami B. A. Paramadvaiti Cra. 105F n.º 67B - 04, Bogotá, Colombia Tel.: 540 9412 e-mail: casacolombia@yahoo.es www.casasabiduriacolombia.blogspot.com Diseño de cubierta: Nubia Parra Diagramación: Andrea Rodríguez Asesor de edición: Pablo Castellanos Este libro se compuso en caracteres Bookman Old Style, French Script MT y Adobe Garamond Pro Impreso en Colombia ISBN: 978-958-98349-7-8 Está permitida la reproducción total o parcial de la presente obra, siempre y cuando se cite la fuente.buenmorir_abril2011.indd 6 02/05/2012 11:10:22 p.m.
  7. 7. A mis maestros védicos Srila Gurudeva y Srila Prabhupada, y a todos los viajeros de los hospicios y los servidores de los cuidados finales.buenmorir_abril2011.indd 7 02/05/2012 11:10:22 p.m.
  8. 8. buenmorir_abril2011.indd 8 02/05/2012 11:10:22 p.m.
  9. 9. Contenido 11 Prólogo 13 Introducción 21 Capítulo 1. Aceptando la voluntad suprema 51 Capítulo 2. Prepararnos para la gran transición 79 Capítulo 3. Las almas y sus destinos 107 Capítulo 4. Cuidados para el alma 129 Capítulo 5. Encontrando fortaleza en el Guía Interno 151 Apéndicesbuenmorir_abril2011.indd 9 02/05/2012 11:10:22 p.m.
  10. 10. buenmorir_abril2011.indd 10 02/05/2012 11:10:22 p.m.
  11. 11. Prólogo P ara legar un tesoro al alcance de nuestro co- razón y compresión, se necesita lo que Phillip Jones hizo: primero, afianzar una teoría, encon- trada tras el estudio profundo y serio de la cultura védica; segundo, aplicar en la vida los principios de dicho conocimiento; tercero, ponerlos al servi- cio de los demás; cuarto, adquirir experiencia por varios años y resultados positivos en una gran mi- sión: el acompañamiento a enfermos próximos a partir de este mundo; y quinto, editar un texto que permitiese aprender acerca de la ejecución de tal misión, con un lenguaje claro y honesto, que faci- lita este conocimiento. Bienvenidos a la Mejor Experiencia práctica para ayudarse a sí mismo y a los demás, a propósito del momento que todos sin excepción tendremos que afrontar, es decir, la transición del alma, su partida del mundo. En esta presentación en castellano de El arte es- piritual de morir encontrará cinco capítulos y, al final de cada uno de ellos, un módulo de reflexión, aplicación y evaluación, que sirve de herramienta para un aprendizaje más efectivo. Gracias a Dios que en su infinito amor divino, con- tinúa enviándonos más apoyos... más y más. 11buenmorir_abril2011.indd 11 02/05/2012 11:10:22 p.m.
  12. 12. buenmorir_abril2011.indd 12 02/05/2012 11:10:23 p.m.
  13. 13. Introducción T emprano en la mañana del 15 de octubre de 2006, mientras escribía este libro, un terre- moto con escala de 6.7 estremeció la Gran Isla de Hawai, cerca a mi hogar. Mientras salía corriendo hacia el dormitorio para verificar a mi esposa, las últimas semanas destellaron frente a mis ojos. Aproximadamente un mes antes, nosotros nos es- tábamos preparando para liderar un retiro de pe- regrinaje al Perú. El día antes de tomar el vuelo, mi esposa fue llevada de emergencia al hospital con una embolia pulmonar. El 70% del oxígeno y sangre que debía fluir a sus pulmones estaba siendo bloqueado por un coágulo de sangre. Al día siguiente un doctor entró a su cuarto y le dijo: -ha sido bueno que no hayas tomado ese avión. No hu- bieras regresado con vida. Durante el temblor de tierra, mientras corría y las fotos y armarios se caían tras de mí, mi corazón palpitaba salvajemente porque yo sabía que el me- dicamento para afinar la densidad sanguínea, que mi esposa tomaba para prevenir otra embolia, la hacía susceptible a sangrar profusamente si fuese golpeada por cualquiera de los vidrios que estaban cayendo alrededor de nosotros. Afortunadamente, el movimiento sísmico se detuvo y ella no tuvo heridas. 13buenmorir_abril2011.indd 13 02/05/2012 11:10:23 p.m.
  14. 14. El arte espiritual de morir En un estado de parálisis emocional, nosotros ca- minamos por la casa, estimando la magnitud de la destrucción. Diez minutos luego, un segundo temblor de 6.0 asestó a la Isla, causando que to- dos salieran corriendo de sus viviendas. En las semanas posteriores, cerca de cien temblores me- nores se sintieron, los cuales estremecían nues- tro mundo casi a diario. Me aturdió profundamente que el evento amena- zante a la vida de mi esposa y el mayor movimiento sísmico en 30 años en Hawai, ocurrieran preci- samente durante los meses en los cuales estaba escribiendo este libro sobre la muerte y el morir. Sentí una mayor empatía con las familias del hos- picio con las que me sentaba diariamente, debido a que la sombra de la muerte se había paseado por mi familia también. Mientras pensaba en el significado de estos eventos, pude reflexionar so- bre mi propia vida y las experiencias que me lleva- ron a escribir sobre este tema. Fui criado como un bautista sureño en los Estados Unidos. Mi padre fue un diácono en la iglesia que visitábamos todos los domingos y miércoles en la noche. Dejé de asistir a la iglesia en la universi- dad y comencé a explorar la ciencia, la psicología y la filosofía en mi búsqueda por hallar significados. Cuando era ya graduado de la escuela de ingenie- ría, me topé con una copia del antiguo texto védico conocido como Bhagavad Gita en 1974. Este libro de sabiduría estremeció mi alma en una forma es- pecial. Cada vez que pasaba una página del libro, la luz que entraba a mi mente crecía en resplandor. 14buenmorir_abril2011.indd 14 02/05/2012 11:10:23 p.m.
  15. 15. Introducción Durante los siguientes cuatro años, leí muchos otros textos védicos – los Upanishads, el Yoga Sutra, y el Srimad Bhagavatam. Inspirado a sumergirme profundamente en estas enseñanzas, dejé un buen trabajo como ingenie- ro de sistemas en una base militar de submarinos nucleares y acepté los votos de pobreza y celibato como un monje hindú. Luego de muchos años de estudios, prácticas espirituales y servicio, abandoné el monasterio para regresar a la sociedad, impulsa- do por un deseo de ayudar a la gente a encontrar un balance entre los aspectos materiales y espiri- tuales de sus vidas. En los últimos diez años, he tenido la oportunidad y el privilegio de guiar a las personas a través de muchos de los rituales y pasajes de la vida: ayu- dando a chicos adolescentes durante el tránsito hacia la hombría como consejero en terapia de fa- milia, ayudando a hombres y mujeres a transitar por la crisis de media vida como consejero y líder de retiros y ahora, ayudando a la gente en los hos- picios a transitar el último rito de nuestro pasar por esta vida: el proceso de morir y la muerte. La vida es preciosa y extremadamente frágil. De un momento al otro, no tenemos garantía que per- maneceremos en un cuerpo saludable en nuestro viaje terrenal. El curso de nuestras vidas está pun- tualizado con caos, retos y cambios, especialmente cuando una enfermedad que amenaza la vida llega a nuestra familia; el cambio puede ser rápido y potencialmente devastador. 15buenmorir_abril2011.indd 15 02/05/2012 11:10:23 p.m.
  16. 16. El arte espiritual de morir Como seres humanos pensantes, nos debemos ha- cer las preguntas que haríamos si nuestra vida o la de un ser querido estuviera amenazada: ¿Quién soy Yo? ¿De donde provengo? ¿Qué es la muer- te? ¿Existe vida más allá del deceso de mi cuerpo? ¿Cómo puedo entender la oscuridad que veo en este mundo? ¿cómo puedo encontrar la ilumina- ción que me brindará la paz interior? Arrojando luz sobre la muerte La Luz es prominente en las enseñanzas de la sa- biduría védica de la India. Durante el amanecer, el crepúsculo y el atardecer, millones de personas a través del sub-continente asiático meditan en el mantra Gayatri, ofrecen gracias por la luz del sol espiritual, el cual “abre nuestra visión interna y nos inspira sabiduría”. Los sabios védicos creen que la muerte es temida sólo cuando se deja escondida en las sombras de nuestra ignorancia. La muerte, cuando es expues- ta a la luz de la sabiduría, puede ser entendida, abrazada y usada para liberar el alma hacia la li- bertad. La oscuridad asociada con la muerte no es algo maléfico sino ausencia de luz. Este libro, El Arte Espiritual de Morir, da una mi- rada a la vida como una peregrinación, al proceso de muerte, al momento de morir, la vida futura del alma, los cuidados espirituales y al dolor de la par- tida; todos a la luz de las enseñanzas védicas. El propósito de este libro es presentar una pers- pectiva oriental sobre el vivir, el morir y la muerte a los occidentales. Los sabios de la antigua cultura védica de la India han mirado con gran profundi- 16buenmorir_abril2011.indd 16 02/05/2012 11:10:23 p.m.
  17. 17. Introducción dad los asuntos relevantes a la vida y la muerte durante milenios. Mi esperanza es que algunos de los elementos em- pleados en nuestro enfoque sobre el arte espiritual de morir puedan ser de ayuda a todos los lectores, especialmente a aquellos que están pasando por su propio proceso de muerte o que están apoyando a un familiar o amigo que está muriendo. El arte espiritual de morir ¿Es morir algo sagrado? ¿Puede ser practicado o aprendido como un arte o una ciencia? Nosotros hemos comprendido por intuición y por estar con personas próximas a la muerte, que generalmente existe un proceso doble que toma lugar durante la experiencia de morir; ir dejando atrás el mundo, la familia, amigos, esperanzas y sueños; y el aferrarse a algo infinito dentro de nosotros (alma, esencia) y mayor que nosotros (Dios, Realidad Suprema). El proceso de muerte tiende a iniciar un desapego natural por lo finito y un movimiento hacia lo infi- nito. Nos viene a la mente las enseñanzas de Buda sobre el desapego de lo finito: “El desapego es la puerta para liberarnos del sufrimiento.” Y pode- mos pensar por igual en las enseñanzas de Jesús sobre el apego a lo infinito: “Ama a tu Señor, tú Dios, con todo tu corazón, mente, alma y fuerza”. En la tradición védica de la India, estas dos gran- des enseñanzas se juntan en el siguiente pasaje famoso de los Upanishads: Dirígenos de lo no real a lo real Dirígenos de la oscuridad a la luz Dirígenos de la muerte a la inmortalidad 17buenmorir_abril2011.indd 17 02/05/2012 11:10:23 p.m.
  18. 18. El arte espiritual de morir Existe un arte espiritual de morir basado en las en- señanzas de la sabiduría de la India que trabaja con el proceso natural de morir, partiendo de la preocu- pación que viene con el declive del cuerpo-mente, a enfocarse en el espíritu inmortal e insondable. El arte de morir es importante para cada uno de nosotros en cada etapa de la vida. Todos nosotros estamos en un peregrinar por la vida que culmi- nará en el rito final de nuestra jornada, la muer- te. El tiempo de este rito final, es desconocido por nosotros y por cualquier otro ser humano. Así que somos sabios al aprender el arte sagrado de morir, para encontrar la paz que nos otorga ésta sabidu- ría; para vivir sin temor en las bendiciones de cada hermoso día de vida. La belleza de las enseñanzas védicas sobre el morir y la muerte está en que nosotros podamos acceder a ésta sabiduría en cualquier momento en el tiem- po. Y este libro es muy significativo para aquellos que están muriendo y sus seres queridos. Nunca es tarde para esparcir la luz de la sabiduría sobre nuestra propia mortalidad y nuestra inmor- talidad divina. Ciertamente, durante el período más cercano a la muerte parece haber un mayor acceso y abundancia de la gracia disponible para lograr la paz, la sabiduría y el amor que puede convertir nuestra Gran Transición en un poderoso rito final en nuestra jornada. Aloja y Namaste, Phillip Jones Honokaa, Hawai 18buenmorir_abril2011.indd 18 02/05/2012 11:10:23 p.m.
  19. 19. buenmorir_abril2011.indd 19 02/05/2012 11:10:23 p.m.
  20. 20. buenmorir_abril2011.indd 20 02/05/2012 11:10:23 p.m.
  21. 21. CAPÍTULO 1 Aceptando la voluntad suprema Para el alma no existe el nacimiento ni la muerte. Ella no ha llegado a ser, no llega a ser y no llegará a ser. El alma es innaciente, eterna, siempre existente y primordial. A ella no se le mata cuando se mata el cuerpo. Bhagavad-Gita 2.20buenmorir_abril2011.indd 21 02/05/2012 11:10:23 p.m.
  22. 22. buenmorir_abril2011.indd 22 02/05/2012 11:10:23 p.m.
  23. 23. Aceptando la voluntad suprema Una oportunidad espiritual J acobo yacía moribundo a la edad de setenta y un años. El finalmente había encontrado la paz dentro de sí luego de una vida difícil. Jacobo es- taba viviendo en un cuarto de una diminuta cho- za rodeada por la naturaleza que él tanto amaba. Jacobo, ya había dado la mayoría de sus pose- siones más valiosas. Incluso le había dado a su ex-esposa sus últimos dos mil dólares como un regalo de despedida. Todos los días amigos y vecinos lo visitaban, pri- mero para consolarlo en sus días finales y luego para recibir sus bendiciones. Yo lo escuché en más de una ocasión darle apoyo y consejo a un amigo que lo necesitara. El ya había superado la crisis de morir y la había visto como lo que era: el final del cuerpo y la liberación del alma. Me dijo en una ocasión, que su propio maestro espiritual había fallecido en sus brazos con una sonrisa en sus labios. Desde ese momento, Jacobo decidió vivir su vida de tal modo que el pudiera ser capaz de morir en paz cuando su tiempo llegase. Ahora, él me miraba con los ojos de alguien que se ha quitado todas las máscaras del ego y que puede 23buenmorir_abril2011.indd 23 02/05/2012 11:10:23 p.m.
  24. 24. El arte espiritual de morir solamente hablar la verdad. “Nunca he estado más feliz en mi vida” dijo él. “Al final, todo es por amor”. Jacobo radiaba amor infinito, habiendo abando- nado todos los apegos por las cosas finitas. Y esta libertad lo hizo atractivo a todos los que lo veían. El creó una atmósfera pacífica en su pequeño cuar- to con música sagrada y aromas. Además continuó leyendo una variedad de libros espirituales. Nosotros nos deleitamos en conversaciones de temas trascendentales hasta el último día de su vida. Cuando Jacobo llegó al hospicio, me pregun- taba: “¿Quién soy yo realmente? ¿Qué es Dios?” Y cerca del final, él contestaba estas mismas pre- guntas por sus propias realizaciones internas. Su morir fue noble y poderoso, ofreciendo torrentes de bendiciones a los que se acercaron. La muerte de Jacobo no fue una tragedia sino un testamento a la increíble oportunidad espiritual de morir en sabiduría, amor y gracia. Las preguntas de una persona moribunda Yo me había sentado al lado de la cama de cientos de hombres y mujeres durante los días y meses previos a su muerte. La mayoría de la gente que sabe que va a morir comienza a meditar en la vida. Ellos piensan: ¿Quién soy yo? ¿De qué se trató mi vida? ¿Existe vida después de la muerte? ¿Quién o qué es Dios? ¿Seré juzgado por mis actos? ¿Soy una buena persona? ¿Alguien de verdad me amará o cuidará, ahora que estoy muriendo?” 24buenmorir_abril2011.indd 24 02/05/2012 11:10:23 p.m.
  25. 25. Aceptando la voluntad suprema Los sabios védicos de la India han contemplado estas preguntas por miles de años, a través del estudio de los textos divinos de la sabiduría reve- lada y en estados de profunda meditación. En este libro, examinaremos la perspectiva védica de éstas y otras preguntas importantes para todos noso- tros. Estas se vuelven especialmente importantes si estamos encarando la muerte. La contestación a la primera pregunta: ¿quién soy Yo? está en el corazón de las enseñanzas de la sabi- duría védica. Sin la comprensión de la naturaleza de nuestro ser, se vuelve difícil entender algo respecto a nuestra existencia. Los sabios dicen que nuestra verdadera naturaleza es espíritu inmortal, pero no- sotros hemos sido atrapados en el error de pensar que somos solamente un cuerpo y una mente. Un ejemplo puede ilustrar la inmensidad de este error: “Una princesa se encontraba viajando sola por el desierto. Ella sufre un accidente que le provoca amnesia y olvida quien es. La joven dama logra llegar a un pueblo cercano y eventualmente debe aceptar un empleo para poder sobrevivir. Ella se vuelve una vendedora de frutas en el mercado lo- cal y vive una vida difícil por años en este pequeño pueblo, sin saber su verdadera identidad. Un día su amnesia se desvanece y ella recuerda quién es: “¡Yo soy la hija del Rey!” dijo gritando fuertemen- te. Aunque la gente local pensó que había perdido la cordura, ella inmediatamente abandona el pue- blo, vuelve de regreso a su hogar en el palacio y retoma su vida en la realeza. Todos sus problemas menores fueron resueltos al recordar su verdade- ra identidad”. 25buenmorir_abril2011.indd 25 02/05/2012 11:10:23 p.m.
  26. 26. El arte espiritual de morir En nuestro estado de olvido, sufrimos a costa de las altas y bajas de la vida humana, sin conocer que somos seres inmortales en una jornada a tra- vés del universo material. Cuando sea y como sea que podamos asimilar la lección del alma, nuestra vida se volverá sublime. Aún si nuestro cuerpo físi- co está siendo amenazado con la extinción, realizar que somos un alma, puede llevarnos a un estado de gozo libre del temor. Si estamos muriendo, ese proceso de muerte puede volverse una partida no- ble, -un poderoso rito de transición de esta escue- la terrenal hacia nuestro próximo destino-. Nunca es demasiado temprano ni demasiado tarde para aprender la lección de la inmortalidad del alma. Todos los cuerpos mueren, pero nadie muere Es una parte natural de la vida que nuestra jornada en este cuerpo material finalice. Es ciertamente una tragedia humana para aquellos que quedan atrás, quienes extrañarán la presencia física de su ser querido. Pero morir no es una tragedia para aque- llos que están conscientes de lo que realmente es. Las religiones orientales siempre han tenido cla- ridad en la diferencia entre la verdadera identi- dad de una persona y sus recubrimientos físicos y mentales. El cuerpo es un regalo maravilloso, pero no es lo que somos. Es algo sagrado, ya que provee un hogar o templo para el espíritu. Ciertamente queremos cuidar de nuestro cuerpo, alimentándolo en todas las formas, sin embargo, demasiado apego al cuerpo lleva a la confusión, do- lor y sufrimiento. Por ejemplo, si yo tengo un coche bonito y alguien le golpea la carrocería en un esta- 26buenmorir_abril2011.indd 26 02/05/2012 11:10:23 p.m.
  27. 27. Aceptando la voluntad suprema cionamiento, yo podría molestarme y agitarme. Yo sufriré en la medida de mi apego por el vehículo. En una bien conocida escritura de la India, el Bhagavad Gita, el Señor Krishna le aconseja a su amigo Arjuna encontrar seguridad en el espíritu en vez del frágil vehículo corporal. Krishna dice: “Nunca hubo un tiempo en el cual yo no existiera, ni tú, ni todos esos guerreros. Ni en el futuro ningu- no de nosotros dejará de existir”. ¿Cuál es ese “yo” que ha existido siempre? Ciertamente no es el cuer- po, ya que cualquiera puede ver que es temporal. Pero ¿Qué es lo que continúa existiendo cuando el cuerpo deja de funcionar? El ser inmortal que nunca muere, al cual los Vedas le llaman atma, o alma, es aquel que continúa existiendo. En otras palabras, todos los cuerpos mueren, pero nadie muere. Considerando lo que es realmente morir y de acuerdo a la sabiduría Védica, nuestro cuerpo podrá estar muriendo, pero nosotros, el alma, no. Nosotros somos inmortales. Bondad, Perfección e Inmortalidad Una pregunta común que se hacen las personas cuando la muerte está cerca es: ¿Soy yo una bue- na persona? Existen varias escuelas filosóficas que debaten si los humanos inherentemente son buenos o malos. Por su parte, los sabios Védicos claramente establecen que todos los seres son buenos y per- fectos en su naturaleza real. La escritura ancestral Iso-Upanishad dice: “Del que es Todo perfecto pro- vienen las emanaciones perfectas; todos los seres provienen del Ser Perfecto y regresan a la perfección al final”. 27buenmorir_abril2011.indd 27 02/05/2012 11:10:23 p.m.
  28. 28. El arte espiritual de morir Uno de los mensajes más importantes de las en- señanzas védicas, instruye que aunque habitamos cuerpos mortales que eventualmente se deterioran y dejan de existir, nuestra naturaleza inherente es siempre buena, perfecta e inmortal debido a su fuente buena, perfecta e inmortal. Si todos provenimos de Dios, o la fuente divina, entonces compartimos la bondad y la perfección de esa fuente. Esta es una meditación importan- te durante la vida, pero se vuelve especialmente importante, cuando se acerca la muerte y nuestro cuerpo se deteriora. Necesitamos mirar con aplo- mo el momento cuando nuestro cuerpo deje de funcionar y debemos mirar con regocijo ese mismo momento, cuando la perfección de nuestro espíri- tu sea percibida. La belleza de las enseñanzas védicas sobre el morir nos dice: “si simplemente somos capaces de recor- dar quienes somos y la fuente de la cual procede- mos, podremos alcanzar el hogar de nuestra alma en el momento de la muerte”. Al ir dándole punto final a los asuntos terrenales, reconciliándonos con la familia y amigos, expre- sando remordimiento por los malos actos realiza- dos, nos vamos haciendo libres para reflexionar sobre nuestra verdadera naturaleza. Los sabios dicen que somos buenos ya que vinimos del Todo Bueno. Somos amados porque hemos venido de la fuente del amor. Si nos estamos acercando a la muerte, podemos dejar ir nuestra vida terrenal de alegrías y lamen- taciones, victorias y fracasos. Entonces podremos mirar adentro a nuestra alma perfecta, buena e in- 28buenmorir_abril2011.indd 28 02/05/2012 11:10:24 p.m.
  29. 29. Aceptando la voluntad suprema mortal y con los ojos del alma, meditar en el Alma Suprema. Llenar la mente y el corazón con pen- samientos del Supremo, especialmente en el mo- mento de la muerte, es el método ancestral usado por los sabios de la India para dejar este mundo e ir hacia la perfección. Perdiendo el mundo, ganando la inmortalidad La realización del ser inmortal no es siempre fácil, aún con la urgencia que representa nuestro esta- do físico en deterioro. El proceso de morir parece ser una paradoja. Perdemos muchas de las cosas que definieron nuestra vida: salud, belleza, fuerza, influencia, la habilidad de viajar y gozar nuestra riqueza. Aún así tenemos una oportunidad de ga- nar el mayor tesoro de todos: nuestra verdadera identidad espiritual. De acuerdo con los sabios védicos, esta paradoja se presenta debido a la confusión humana que pre- valece sobre nuestra verdadera identidad. ¿Somos acaso el ego que continuamente tiene que defender sus posesiones, riquezas, familia, imagen, estatus social y así sucesivamente? o ¿Somos un alma que está definida por su valor intrínseco como inmortal, sabia y bienaventurada? Los maestros espirituales reconocen esta última opción. Más, sin embargo, nuestra cultura promueve el anterior concepto del ser, enceguecida por la fascinación de las prome- sas volátiles de la vida material. Durante el proceso de morir, el ego comienza a de- bilitarse porque todos sus apoyos (buena salud, posición, posesiones) comienzan a perder su im- portancia. Debido a nuestro condicionamiento, especialmente si vivimos en una cultura materia- 29buenmorir_abril2011.indd 29 02/05/2012 11:10:24 p.m.
  30. 30. El arte espiritual de morir lista, sentimos que estamos perdiendo mucho de lo que somos. Sufrimos emocionalmente debido a esta falsa identificación. No es inusual que una persona moribunda comience a cuestionarse si to- davía es una persona: ¿Mi vida tiene algún valor? ¿Cuánto valgo yo, ahora que he perdido todas las cosas que me habían definido?. La tradición védica sin embargo afirma, que nuestra valía no desmerece en modo alguno con cualquier daño a nuestro cuerpo o mente. Así como Krishna le dice a Arjuna en el Bhagavad Gita: “El alma no puede ser matada por armas, quemada por el fue- go, mojada por el agua, o sacudida por el viento”. Si un billete de veinte dólares está arrugado y deco- lorado por el uso, ¿acaso vale menos que un billete nuevo de veinte dólares? No, el valor es precisamen- te el mismo. Similarmente, nuestro verdadero valor no disminuye en lo más mínimo por la pérdida o de- clive de los aspectos conformantes de nuestro ego. El proceso de morir, con sus numerosas pérdidas, puede volverse una poderosa oportunidad para de- jar ir el control del ego sobre nuestra identidad y descubrir finalmente nuestra verdadera naturaleza como espíritu. La auto defensa del ego por toda una vida contra los ataques a su valía se ha terminado y podemos ahora relajarnos en el espíritu. Podemos encontrar refugio, fortaleza y apoderamiento en nuestra identidad como un alma inmortal. Preparándose para el momento próximo a la muerte La muerte es parte de la vida para todos nosotros. Pero para aquel que ha recibido un diagnóstico 30buenmorir_abril2011.indd 30 02/05/2012 11:10:24 p.m.
  31. 31. Aceptando la voluntad suprema terminal, se convierte inmediatamente en la par- te más dominante de su vida. La experiencia de aproximarse a la muerte es única para cada uno de nosotros, pero las sociedades más introspecti- vas a través de la historia han visto a la muerte no como un final trágico a una vida individual, sino como unas de las Grandes Transiciones de la vida o como el rito de abandonar el cuerpo. Visto desde esta luz, la preparación para la muer- te se vuelve más que llorosas despedidas y la espera del deceso. Históricamente, en la mayo- ría de las grandes tradiciones de fe, la persona que estaba próxima a la muerte era preparada por la familia, amigos y algún clérigo para esta gran transición. Así como una joven niña o niño es preparado para su transición hacia la adultez, o una novia se prepara para el matrimonio, así mismo un amigo o familiar puede ser preparado para la muerte. Los textos sagrados como el Libro tibetano de los muertos, el Bhagavad-Gita védico y el Ars Moriendi Cristiano proveen guía a los candidatos para la transición desde esta vida terrenal. Estos textos re- conocen la continuidad del alma o la fuerza vital más allá de la expiración del cuerpo físico. El periodo cercano a la muerte puede decirse que comienza una vez se hace la prognosis terminal y todas las técnicas salvavidas han sido agotadas. Una parte importante de la experiencia próxima a la muerte es la calidad de vida previa a la muerte. La calidad de vida de una persona durante el pe- riodo cercano a la muerte puede ser considerada en dos formas: 31buenmorir_abril2011.indd 31 02/05/2012 11:10:24 p.m.
  32. 32. El arte espiritual de morir ¿Está la persona dispuesta a vivir la experiencia día a día de la vida terrenal con agradecimiento? ¿Está la persona dispuesta a progresar en su preparación para el siguiente mundo? Este periodo de tiempo puede ser uno de sufri- miento existencial o de gran crecimiento, depen- diendo de la contestación a estas dos preguntas. Desafortunadamente, para algunas personas con una diagnosis terminal, la única pregunta que se hacen es: “¿Cuánto tiempo tengo que esperar para morir? Ellos no son capaces de ver alguna razón para seguir viviendo cuando la muerte esta próxima. Esperanzados en vivir, aceptando nuestro morir En primera instancia, consideremos la experien- cia del día a día de nuestra vida terrenal, cuando nuestros días han sido contados por un doctor u otro profesional médico y si por cierto, hemos tra- tado todas las vías posibles para recobrar la salud y nada ha funcionado. Y teniendo una decisión que tomar nos preguntamos: “¿Tengo que aceptar que estoy realmente muriendo? o ¿Debo tener la esperanza de un milagro? En un sentido muy real, podemos hacer ambas cosas. La sabiduría védica dice que la longitud de nues- tra vida esta predeterminada por nuestro propósi- to en esta vida y nuestro karma de vidas pasadas. Nuestros días están contados por el destino y tam- bién por nuestras propias manos y la de otros seres humanos también. Esto no significa que debemos dudar en usar todos los medios para recobrar la salud. Pero ni el doctor 32buenmorir_abril2011.indd 32 02/05/2012 11:10:24 p.m.
  33. 33. Aceptando la voluntad suprema más prominente ni la mejor medicina puede sal- varnos si nuestro tiempo ha llegado. Como dice el dicho védico: “Si Dios nos quiere salvar, nada nos puede matar; y si Dios nos quiere llevar, nada nos puede salvar.” ¿Dónde nos deja esto entonces? Nos deja con la posibilidad de aceptar nuestra muerte cercana con la esperanza que quizás todavía no haya llegado nuestro tiempo. Quizás sea el tiempo destinado para morir; o quizás el propósito de nuestra vida no esté completo, y una curación inesperada ocu- rrirá para que podamos completarla. En cualquier caso, está fuera de nuestras manos. Al realizar esto, nos podemos relajar y experimentar cada momento de nuestra vida, preparándonos para vivir todos nuestros días estando listos para partir, si ese es nuestro destino. Pues el dejar ir la presión de luchar por nuestra vida o aceptar nuestra muer- te es un gran alivio. Y de esta forma, otra paradoja relacionada a vivir y morir puede ser resuelta. Vivir plenamente en el momento presente Con la disminución de la presión de luchar por la vida o de dejarla ir, ahora tenemos la oportunidad de vivir sencillamente en el momento presente, el día a día. Las personas en recuperación hablan sobre vivir “un día a la vez”. Este es un buen con- sejo para todos nosotros, especialmente si senti- mos que estamos en este mundo incierto entre la vida y la muerte. Este es el tiempo que para muchos podría ser el menos recargado de sus vidas. Las presiones de 33buenmorir_abril2011.indd 33 02/05/2012 11:10:24 p.m.
  34. 34. El arte espiritual de morir vivir están llegando a su final. Amigos y parientes se presentan para reconciliar viejas diferencias o para tomar responsabilidades terrenales. Se nos ha dado algún tiempo para reflexionar sobre nuestra vida, para integrar las lecciones de ésta, y para crecer en espíritu a través de esa integración. Ya sea que muramos o nos recuperemos, este es un momento muy poderoso y una transición sig- nificativa: si nos recuperamos, nuestra vida ja- más será igual; si morimos, nuestra vida jamás será igual. Una correcta introspección durante este tiempo puede significarnos un logro inmenso en esta vida y en la próxima. El alma evoluciona hasta el último momento de vida La segunda medida de la calidad de vida, durante este tiempo, no está relacionada con la vida pacífica del día a día, sino con el crecimiento y aprendizaje continuo del alma; esta es la razón para continuar viviendo cuando ya no somos “productivos” y está claramente esbozada en los textos védicos: “el alma continúa evolucionando, creciendo y profundizan- do su conexión con Dios en todas las etapas de la vida, particularmente en este periodo especial”. La investigación de la Dra. Kathleen Singh en su excelente libro The Grace in Dying, relata numero- sos casos de personas con experiencias cercanas a la muerte quienes inesperadamente hacen un rápido progreso espiritual. Lo que ella llama: “la rendición del ego y la trascendencia a una unión 34buenmorir_abril2011.indd 34 02/05/2012 11:10:24 p.m.
  35. 35. Aceptando la voluntad suprema con el Espíritu” ha sido observada en muchas personas próximas a morir. En otras palabras, mientras hay un declive men- tal, físico y social, el potencial del crecimiento del alma aumenta exponencialmente. Y si nuestros síntomas y dolores físicos pueden ser puestos bajo control, y nuestros asuntos terrenales y familiares están cubiertos, nos podríamos estar posicionan- do al borde de una potencial evolución espiritual. ¿Cómo debemos morir? Tenemos una alternativa sobre cómo vivir los úl- timos días y meses de nuestra vida, aceptando que el alma es capaz de crecer y evolucionar has- ta la transición llamada muerte. Conociendo que la fase de la muerte es el último rito de transición, nos permite planificar y vivir esta etapa tan exi- tosamente como hemos vivido las otras etapas de vida: la adolescencia, matrimonio, adultez, reti- ro, y quizás la etapa de sabiduría. Así, la fase de muerte de la vida puede ser considerada la culmi- nación de nuestros años más sabios. Idealmente, aprendimos cuando fuimos estudian- tes, producimos como adultos, fuimos mentores de otros por virtud de nuestro conocimiento y nos moveremos hacia el amor universal en nuestros años sabios. Aún si no hemos logrado alcanzar los objetivos pro- pios de las diferentes etapas de la vida, ahora nos estamos preparando para pasar a un lugar de ma- yor sabiduría y amor, dado que esta última etapa de vida es la más poderosa y parece ser un periodo de tremenda gracia, en la que podemos preparar- 35buenmorir_abril2011.indd 35 02/05/2012 11:10:24 p.m.
  36. 36. El arte espiritual de morir nos para llenar completamente lo que haya faltado de las etapas previas. Durante la fase de muerte de la vida, la posibilidad de sufrimiento existencial está presente ya que perdemos habilidades físicas, mentales y sociales. Muchas personas próximas a la muerte, se lamen- tan que hay una pérdida continua semana tras semana; su trabajo, su movilidad, su vida social, su audición, su habilidad para leer y finalmente su vida. Aún con todos los buenos medicamentos para el dolor, estas pérdidas pueden conllevar do- lores existenciales o psicológicos que sólo pueden ser atendidos por medios espirituales. Una forma de enfocar esta fase de muerte de la vida es asumiéndola como un rito de transición. La búsqueda de la visión, el peregrinaje, o el rito de la transición en las grandes culturas, incluyen- do la cultura védica, es un momento donde el bus- cador y los que le apoyan, aceptan el reto de una crisis de vida como una oportunidad para crecer, en vez de un tiempo de estrés y sufrimiento. En todas las transiciones de nuestra vida, nos enfrentamos a esta misma disyuntiva: ¿Será la adolescencia, la adultez, el retiro o la muerte, un tiempo de crisis exclusivamente? o ¿Será acaso un tiempo de crecimiento cuántico para abrazar la próxima fase natural de la vida? Sin dolor pero aún sufriendo Una encuesta de Gallup en 1997 encontró cuatro inquietudes espirituales de importancia, en la lista de aquellas personas en la etapa de la muerte: 36buenmorir_abril2011.indd 36 02/05/2012 11:10:24 p.m.
  37. 37. Aceptando la voluntad suprema No haberse reconciliado con otros: 56%. No ser per- donado por Dios: 56%. Morir sintiéndose desconec- tado de Dios o de un poder Superior: 51%. Miedo al posibile sufrimiento espiritual o emocional, luego de la muerte: 51%. Estos miedos y otros similares, pueden llevar a un tipo de sufrimiento que no es tratable con medi- camentos para el dolor. Aunque, en años recien- tes, los avances en el alivio medicado del dolor han sido impresionantes. Especialmente en el ambiente del hospicio, enfocado en los cuidados para asegurar la comodidad del paciente versus la curación, vemos que un porcentaje alto de los pacientes de hospicio encuentra alivio a todos o a la mayoría de sus dolores físicos. Sin embargo, Dame Cicely Saunders, fundador del movimiento moderno de hospicios, determinó que en adición a tratar el dolor físico, se debe conside- rar el entendimiento total del sufrimiento el cual incluye: dolor mental, emocional y espiritual. Cuando una persona encara una enfermedad ter- minal, a menudo mira hacia atrás en su vida con remordimiento de una vida incompleta e insatis- factoria o mira hacia el frente con miedo a un fu- turo incierto. De esta forma, el sufrimiento espiritual y exis- tencial podría incluir una o más de las siguientes preocupaciones: no lograr reconciliarse con ami- gos o parientes; experimentar culpa por malas acciones cometidas o sueños sin realizar; no es- tar preparado para la muerte; sentirse abando- nado por las personas o por Dios en el presente; tener miedo de morir y ser juzgado por Dios en el 37buenmorir_abril2011.indd 37 02/05/2012 11:10:24 p.m.
  38. 38. El arte espiritual de morir futuro; y estar confundido sobre el significado de la vida y la causa del sufrimiento. Cambiando los lentes focales En vez de ir enfocando cada uno de los problemas individualmente, hay una forma integral de atacar todos estos tipos de miedos y sufrimientos, que con- siste en cambiar los lentes a través de los cuales vemos la etapa de muerte. Como lo demuestra el gráfico, más abajo, podemos considerar dos formas para ver la muerte y dos for- mas para morir. Podríamos ver la muerte como un fenómeno aterra- dor y desconocido en el cual perdemos todo lo que tiene valor. O podemos ver la muerte como un rito de transición. Así proceder hacia la muerte de dos formas: sin prepararnos, en negación y vulnerables al sufri- miento; o de manera consciente, preparados para “cabalgar el tigre del destino” a través del tránsito final de nuestra vida (tabla 1). Una alternativa fácil: morir conscientemente La sabiduría de las enseñanzas védicas nos da una alternativa fácil, declarando que “nosotros so- mos almas inmortales más allá del nacimiento y la muerte”; y esta vida es una corta travesía en un mundo temporal con la oportunidad para el creci- miento espiritual donde Dios es Todo-Amoroso y recibe a todas las almas de vuelta al mundo espiri- tual cuando su “aprendizaje” ha sido completado. 38buenmorir_abril2011.indd 38 02/05/2012 11:10:24 p.m.
  39. 39. Aceptando la voluntad suprema Tabla 1. Dos formas de prepararse para la muerte Morir Inconscientemente Morir (Sufrimiento Existencial) Conscientemente (como un Rito de Transición) Sin hambre, Reducir el comer sin alimentarse o ayunando Aislamiento/soledad Aislamiento/desapego Perder la vieja identidad Dejar ir la vieja identidad Enfocado en el cuerpo y la Enfocado en el alma mente inmortal Desconectado de o Soltar el mundo rechazado por el mundo material Reflexionar en la propia Reflexionar en la propia vida (juzgando) vida (aceptando) Resistir la guía Buscando una visión, o consejería guía y consejería Incertidumbre sobre Incertidumbre sobre el futuro (miedo) el futuro (excitado) Aterrado de la muerte Aceptando la muerte física y del ego Castigado por un Dios Hijo de un Dios juzgador o un universo im- amoroso y un universo personal amigable De esta manera, podemos dejar de ver la muer- te sólo como una tragedia y escoger la noble vía de morir conscientemente, solicitando a nuestros amigos espirituales y seres queridos que nos apo- yen durante el último rito de transición: 39buenmorir_abril2011.indd 39 02/05/2012 11:10:24 p.m.
  40. 40. El arte espiritual de morir Jane era una profesional de la salud de 60 años quien estaba muriendo. Ella había adoptado prácticas espirituales orientales tarde en su vida y le había dicho a la enfermera del hospicio, que ella deseaba minimizar la cantidad de medica- mentos para el dolor y maximizar su habilidad para estar consciente durante el proceso de muerte. Ella me dijo con una gran sonrisa en su rostro que estaba muy entusiasmada de experi- mentar el proceso de morir y la muerte en sí. Y se aferró a su deseo, manejando más dolor del que algunos de nosotros desearíamos, pero murió en sus propios términos. Ella dijo justo antes de su muerte que estaba preparada para el viaje de su vida. Gloria era una mujer anciana, quien decidió de- jar de alimentarse por decisión propia en algún punto de su proceso de muerte. Sus parientes estaban muy preocupados y trataron de persua- dirla para que volviera a tomar alimentos nue- vamente, pero ella dijo que había recibido una señal interior que ya era tiempo de que su cuer- po se apagara. Ella era una mujer católica muy religiosa y me contó que su espíritu estaba sien- do alimentado por su fe y que su cuerpo sólo de- seaba descansar. Finalmente Gloria pasó al otro mundo llena de gracia mientras su espíritu se deslizaba pacíficamente. Ben era un hombre de cuarenta y seis años de edad en el proceso de muerte. Él se había mudado a Hawaii tres años atrás para vivir su sueño en un paraíso. El estaba libre de dolor físicamente, pero estaba experimentando una depresión y ansiedad severa. Durante una con- 40buenmorir_abril2011.indd 40 02/05/2012 11:10:24 p.m.
  41. 41. Aceptando la voluntad suprema versación, me relató que su vida había sido un fracaso. “Nunca logré nada”, dijo. “Nunca tuve un buen trabajo, nunca hice mucho dinero; mi vida fue un fracaso.” Entonces yo le pedía a Ben que fuera más pro- fundo sobre su vida. Finalmente dijo, “bien, mu- cha gente decía que yo escuchaba con atención. Ellos venían a mí para hablarme de cosas que estaban mal en sus vidas y me decían que los hacía sentir mejor el que tuvieran alguien que los entendiera y se preocupara por ellos.” Habiendo escuchado esto, tuve la capacidad de honesta y confidencialmente, asegurarle a Ben que su tra- vesía terrenal había sido un éxito: había apren- dido lecciones de bondad y amor; había ayudado a otros en sus travesías difíciles; había sido un amigo y confidente. Entonces, él me miró sorprendido y sonriendo suavemente dijo, “creo que estás en lo cierto, si lo dices de esa forma.” Palpablemente se relajó por vez primera desde que lo conocí y fue capaz de morir en paz consigo mismo, comprendiendo que había crecido en la escuela terrenal, y que había hecho la diferencia en la vida de otros. Estos tres ejemplos de la vida real dejan cla- ro que nuestra fase de morir en la vida puede ser exitosa si somos capaces de soltar la forma material de juzgar el éxito con el dinero, bue- nos empleos, alimentos gourmet, falta de sufri- miento y miramos la vida durante nuestra Gran Transición como una evolución del alma, un rito de transición con increíbles oportunidades 41buenmorir_abril2011.indd 41 02/05/2012 11:10:24 p.m.
  42. 42. El arte espiritual de morir para el crecimiento espiritual. La tabla de “Morir Consciente vs. Morir Inconsciente” puede servir- nos como un mapa que nos ayude a tomar el camino consciente en el proceso de muerte. 42buenmorir_abril2011.indd 42 02/05/2012 11:10:24 p.m.
  43. 43. Aceptando la voluntad suprema Cuestionario Introducción Complete los espacios en blanco: 1. La muerte, cuando es expuesta a la luz de la sa- biduría puede ser entendida, abrazada, usada para liberar ____________ hacia la ____________. 2. Ciertamente, durante el periodo más cercano a la muerte parece haber una mayor abundancia de la gracia disponible para lograr la ____, la ______ y el _______; que puede convertir nuestra Gran Transición en un poderoso rito final en nuestra jornada. 3. El proceso de morir parece una paradoja. Per- demos muchas cosas que definieron nuestra vida: salud, belleza, fuerza, influencia, la habilidad de via- jar y lograr nuestra riqueza. Aún así tenemos una oportunidad de ganar el mayor tesoro de todos: _________________________________________________ _________________________________________________ De los siguientes enunciados, elija la opción que considere correcta. 4. El arte espiritual de morir, da una mirada a la vida como: a. una peregrinación b. el proceso de muerte 43buenmorir_abril2011.indd 43 02/05/2012 11:10:24 p.m.
  44. 44. El arte espiritual de morir c. el momento de morir d. la vida futura del alma e. los cuidados espirituales f. el dolor de la partida g. todos los anteriore 5. El libro El arte espiritual de morir está orientado en las enseñanzas: a. cristianas b. católicas c. védicas d. judías e. musulmanes 6. El proceso de la muerte tiende a: a. iniciar un desapego b. apegarse a la familia, los amigos, los sueños y esperanzas c. desapegarse de lo material y apegarse a lo es- piritual d. desapegarse de lo espiritual y apegarse a lo material e. ir dejando atrás el mundo, la familia, amigos, esperanzas y sueños. 7. Describa en sus palabras, en tres renglones el propósito del libro según lo expresa el autor en la introducción. ________________________________________________ ________________________________________________ ________________________________________________ 8. Qué entiende del pasaje de los Upanishads: 44buenmorir_abril2011.indd 44 02/05/2012 11:10:24 p.m.
  45. 45. Aceptando la voluntad suprema Dirígenos de lo no real a lo real, Dirígenos de la oscuridad a la luz. Dirígenos de la muerte a la inmortalidad. ________________________________________________ ________________________________________________ ________________________________________________ _______________________________________________ Capítulo 1 Retenga, reflexione y recuerde: Si simplemente somos capaces de recordar quienes somos y la fuente de la cual procede- mos, podremos alcanzar el hogar de nuestra alma en el momento de la muerte. Responda brevemente: 9. Defina rito: ________________________________________________ _______________________________________________ _______________________________________________ 10. Qué rito es el de nuestra partida? ________________________________________________ ________________________________________________ ________________________________________________ 11. En la situación de vida de Jacobo, ¿qué cree usted que le permitió superar su proceso de ma- nera tan exitosa? ________________________________________________ ________________________________________________ ________________________________________________ 45buenmorir_abril2011.indd 45 02/05/2012 11:10:25 p.m.
  46. 46. El arte espiritual de morir 12. ¿Cómo relaciona la inmortalidad del alma con la verdadera identidad? ________________________________________________ ________________________________________________ ________________________________________________ 13. ¿Existe la muerte? Justifique su respuesta. ________________________________________________ ________________________________________________ ________________________________________________ ________________________________________________ _________________________________________________ 14. ¿Qué siente hoy que sería lo que más dificil de dejar, si tuviera que partir ya?. ________________________________________________ ________________________________________________ ________________________________________________ ________________________________________________ ________________________________________________ 15. En el supuesto que usted estuviera próximo al momento de partir de éste mundo, que preguntas se formularía. a. ¿ ___________________________________________? b. ¿ ___________________________________________? c. ¿ ___________________________________________? d. ¿ ___________________________________________? 16. En síntesis, ¿qué actitud debe tenerse en el momento de conocer un diagnóstico terminal? ________________________________________________ ________________________________________________ ________________________________________________ _______________________________________________ 46buenmorir_abril2011.indd 46 02/05/2012 11:10:25 p.m.
  47. 47. Aceptando la voluntad suprema Recuerde: Se nos ha dado algun tiempo para reflexionar sobre nuestra vida, para integrar las lecciones de nuestra vida y para crecer en espiritu a tra- vés de esa integracion. Reflexione y responda: 17. Primero deberíamos intentar definir cuáles han sido las lecciones que he recibido en la vida y luego integrar estas lecciones. ¿Puede definir algu- nas lecciones de su vida? ________________________________________________ ________________________________________________ ________________________________________________ ________________________________________________ _________________________________________________ 18. Establezca un paralelo entre cuerpo y alma. ________________________________________________ ________________________________________________ ________________________________________________ ________________________________________________ ________________________________________________ 19. Mencione cualidades del alma. ________________________________________________ ________________________________________________ ________________________________________________ ________________________________________________ 20. ¿Qué significado tiene el proceso de morir? ________________________________________________ ________________________________________________ ________________________________________________ 47buenmorir_abril2011.indd 47 02/05/2012 11:10:25 p.m.
  48. 48. El arte espiritual de morir ________________________________________________ ________________________________________________ 21. ¿Cuáles logros en la vida facilitarían una muerte consciente? ________________________________________________ ________________________________________________ ________________________________________________ ________________________________________________ ________________________________________________ Retenga: El momento de la partida es una transición significativa. Una correcta reflexión interior durante este tiempo puede significarnos un logro inmenso en ésta vida y en la próxima. TRABAJO DE CLASE Habiendo finalizado la primera sesión de trabajo individual en casa, el grupo trabaja en el aula de clase en el desarrollo de dos dinámicas en grupo, dirigidas por el instructor correspondiente. 1. Realizar un cuadro sinóptico del capítulo y ex- ponerlo a los demás grupos. Finalizando las expo- siciones, obtener una conclusión colectiva. 2. En grupos libres responder, qué les inspira la frase de la Dra Kathleen Singh de su libro The Gra- ce in Dying: “..la rendición del ego y la trascenden- cia a una unión con el espíritu”. Presentar al grupo general y finalizar con una con- clusión colectiva. 48buenmorir_abril2011.indd 48 02/05/2012 11:10:25 p.m.
  49. 49. buenmorir_abril2011.indd 49 02/05/2012 11:10:25 p.m.
  50. 50. buenmorir_abril2011.indd 50 02/05/2012 11:10:25 p.m.
  51. 51. CAPÍTULO 2 Prepararnos para la gran transición Cualquiera que sea el estado que uno recuerde al momento de la muerte, ese estado alcanzará sin duda. Y aquel que me recuerde a Mí en el momento de la muerte alcanza mi morada suprema. Bhagavad Gita 8.5-6buenmorir_abril2011.indd 51 02/05/2012 11:10:25 p.m.
  52. 52. buenmorir_abril2011.indd 52 02/05/2012 11:10:25 p.m.
  53. 53. Prepararnos para la gran transición Una buena muerte L a cultura védica tradicional describe a la muer- te como un evento significativo, en el cual el estado de conciencia de la persona es de gran im- portancia. Previo a los últimos 100 años, la mayoría de las personas moría en sus propios hogares, rodeados de amigos, familia y quizás un médico o sacerdote de la localidad, a diferencia de estar en un hospi- tal, amarrado a tubos con sueros intravenosos y sometido a doctores que usan electrochoques tra- tando de revivir un cuerpo que no da más, cuan- do la tarea más importante del final de la vida de “morir con una conciencia elevada” se logra mejor en el hogar, con un mínimo de fármacos, actividad apasionada y maquinarias ruidosas. El rey que fue maldecido para morir en siete días ¿Qué se considera entonces una buena muerte? Las enseñanzas védicas relatan la historia de un Rey de la India llamado Pariksit a quién le fue di- cho que moriría en el plazo de siete días. Éste in- mediatamente abandonó su palacio y se sentó a la orilla de un río sagrado para ayunar y escuchar de grandes maestros, cómo prepararse para la muerte. 53buenmorir_abril2011.indd 53 02/05/2012 11:10:25 p.m.
  54. 54. El arte espiritual de morir Y debemos reconocer que el Rey Pariksit estaba en el pináculo de su potencia material. Tenía un gran reino, una familia amorosa y era muy respetado por sus súbditos y como mucha gente, el Rey esta- ba viviendo en medio de una buena vida cuando la muerte se le acercó inesperadamente. La historia cuenta que el Rey Pariksit había estado en una expedición por el bosque cuando llegó a la cueva de un sabio, preguntando por agua y co- mida y el Rey fue ignorado por el sabio el cual se encontraba sumergido en un estado de profunda meditación. Malentendiendo la mente del sabio, el Rey Pariksit se enojó e insultó al sabio arrojándole una ser- piente muerta alrededor de su cuello. Sin embar- go, la meditación del sabio no fue interrumpida por esta ofensa, pero el joven hijo del sabio llegó a la escena y maldijo al Rey diciendo: “Al séptimo día a partir de hoy, una serpiente morderá y matará a este Rey descalificado por haber insultado a mi inocente padre.” Cuando el sabio salió de su meditación estaba compungido al escuchar lo que su hijo había he- cho, pero una maldición una vez hablada no pue- de ser deshecha. Este Rey piadoso tomó este evento como su des- tino y consecuentemente se preparó para enfren- tar la muerte. De acuerdo al Srimad Bhagavatam, en donde se cuenta la historia, el Rey aceptó la maldición como una buena noticia, debido a que sería la causa de su indiferencia hacia las cosas mundanas. Él le dio la bienvenida al aviso que le 54buenmorir_abril2011.indd 54 02/05/2012 11:10:25 p.m.
  55. 55. Prepararnos para la gran transición concedía siete días para prepararse para su últi- mo rito de transición. Pariksit inmediatamente abandonó su posición como Rey, le pasó el reino a su hijo mayor, se despidió de su familia y amigos y se fue direc- to a la orilla del sagrado río Ganges para ayunar y escuchar las enseñanzas espirituales hasta su muerte en siete días. La historia relata que el Rey Pariksit se liberó de todo tipo de apegos mate- riales y aceptó lo votos de un sabio mendicante. Debido a que al Rey no le sería posible pasar por las etapas naturales de la vida –estudiante, ca- sado, retirado y sabio– él fijó inmediatamente su mente en la conciencia de un sabio mendicante en la última etapa de la vida. Los seguidores del rey se reúnen en un lugar sagrado Las noticias de la decisión del Rey Pariksit se es- parcieron a través del reino y muchos pensadores, sabios y peregrinos vinieron a apoyar al rey en su Gran Transición. De hecho, se dice que los sabios de otros planetas en el universo también se unie- ron a tan insólita reunión. Estos sabios aportaron con su presencia, a la atmósfera purificada del lu- gar sagrado escogido por el Rey, por ser el más favorable para su transición. El rey le hablo a los sabios:“O grandes sabios, por favor acéptenme como un alma preparada para encontrarme con Dios. He aceptado al Señor en mi corazón. Dejemos que la serpiente me muerda de una vez. Yo solo deseo que todos ustedes con- tinúen hablándome de las glorias del Supremo.” Y 55buenmorir_abril2011.indd 55 02/05/2012 11:10:25 p.m.
  56. 56. El arte espiritual de morir en ese lugar sagrado, rodeado por personas madu- ras espiritualmente, el rey se liberó del miedo a la muerte y se sentó en meditación sobre un asiento de paja mirando hacia el norte. Luego, el rey le inquirió a los sabios para que lo instruyeran sobre qué debe hacer específicamen- te una persona en el momento de la muerte; en ese momento llegó un joven sabio cuya presencia eclipsaba a todos y los sabios notando esto le ofre- cieron al joven iluminado un asiento frente al rey. Este maestro, conocido como Sukadeva, se sentó con el rey por los siguientes siete días, hablando sobre la inmortalidad del alma y las glorias de Dios, instruyéndolo sobre como prepararse para dejar este mundo con una conciencia perfecta. Al final de la semana, Pariksit dejo el planeta Tierra en plena conciencia mientras pronunciaba nombres sagrados y fue liberado al reino trascendental. Lecciones para partir bien: alcanzar una buena muerte La historia del rey Pariksit nos revela como una persona con poco tiempo de vida puede prepararse para una partida exitosa de este mundo. A menudo nuestros pacientes del hospicio reci- ben un diagnóstico terminal de algunas semanas de vida, lo que resulta muy espeluznante para el paciente así como para sus parientes. Parece algo cruel, injusto y trágico y desde el nivel hu- mano, lo es. Sin embargo, el rey aceptó la noticia de su muer- te en una semana con inteligencia y dignidad. El 56buenmorir_abril2011.indd 56 02/05/2012 11:10:25 p.m.
  57. 57. Prepararnos para la gran transición rápidamente dejó sus apegos por el estatus, poder mundano, negocios sin finalizar, sueños incom- pletos y relaciones no resueltas; miró a la vida a través de lentes diferentes una vez se percató que iba a morir pronto. Con sólo siete días de vida, el Rey decidió tomar el paso radical de partir inmediatamente a un lugar sagrado para vivir un tiempo consagrado, durante la semana que faltaba para su muerte. En la cul- tura de la India durante ese periodo, se apoyaba tal elección extrema. Aunque vivimos en tiempos diferentes, dejar ir rá- pidamente los apegos a los placeres temporales, posesiones y poder, es siempre una buena elec- ción, especialmente si sabemos que la muerte se acerca y en el momento cercano a la muerte, se aconseja enfocarnos en el próximo plano mientras simultáneamente dejamos ir este mundo. Yo he observado muchas personas cercanas a la muerte quienes comienzan a ver el próximo mun- do, hablar con aquellos que ya han partido y en términos generales soltar el equipaje viejo para un viaje ligero hacia el reino espiritual. Yo recuerdo a una abuela que comenzó a espantar a sus familiares al hablar con personas que no es- taban físicamente presentes - hasta que un joven nieto entró a su cuarto y preguntó sobre el hombre lustroso en ropas blancas que estaba parado en la esquina. El rey también encontró un ambiente espiritual propicio- tanto en el ambiente sagrado provisto por el río sagrado, así como en el ambiente so- 57buenmorir_abril2011.indd 57 02/05/2012 11:10:25 p.m.
  58. 58. El arte espiritual de morir cial de personas reunidas, con deseos de partir espiritualmente. También encontramos que algunas personas hoy en día, inteligentemente, crean un ambiente espi- ritual en su espacio habitable y restringen sus vi- sitas a aquellos que no vienen con una mentalidad positiva para apoyar su transición en la forma que han escogido. Lo más importante es que el rey no perdió su tiem- po lamentándose de su destino sino que hizo cono- cer sus necesidades a su grupo de partidarios. Su consejero espiritual llegó y le enseñó la forma más sucinta y práctica como se podía preparar para morir, en especial aconsejando que él recordase a Dios a través del canto de los Santos Nombres. Esta sencilla técnica también se aconseja para los viajeros modernos que se acercan a la muerte, dado que la mayoría de las religiones del mundo poseen enseñanzas sobre el poder de recordar y cantar vibraciones sonoras sagradas, con el fin de preparar al alma en su partida. El buen morir en tiempos modernos “Mamá estaba halando su cabello en el tope de su cabeza. Yo pienso que ella sentía que su alma trataba de salir a través de la coronilla.” dijo ella. Rachel había perdido a su madre debido al cáncer de mama, recientemente y ahora estaba sentada junto a la cama de su esposo, quien se encontraba a unos días de morir de cáncer de próstata. Su esposo, Robert, había sido un usuario de drogas a temprana edad, pero había dado un cambio no- 58buenmorir_abril2011.indd 58 02/05/2012 11:10:25 p.m.
  59. 59. Prepararnos para la gran transición table hacia la vida espiritual en décadas recientes. Robert y Rachel parecían tener un acercamiento ecuménico hacia la religión. Yo sabía que tenían amigos cristianos, un anciano hawaiano de quién habían sido aprendices, y que habían visitado recientemente un templo budista. Yo había pasado tiempo a solas con Robert la se- mana previa y experimenté un fenómeno inusual. Al sentarnos juntos en meditación, yo pude ver a través de sus ojos en su pequeño cuarto lleno de objetos espirituales y sentí una profunda paz. Pude percibir que nuestro trabajo juntos estaba próximo a terminar y que Robert haría su transi- ción muy pronto. Robert y yo habíamos intercambiado realizaciones espirituales durante los cinco meses que había esta- do en el hospicio. El había viajado por el mundo, ex- perimentado el sabor espiritual de lugares exóticos como Bali y muchas islas en el pacifico Sur y había llegado a comprender que el Espíritu penetra todos los seres vivientes y por lo tanto se sentía conectado con Dios en una forma muy informal y personal. Pero ese día, Robert permaneció no responsivo, in- halando lentamente a través de su tubo de oxíge- no mientras que su esposa y un amigo mantenían vigilia. Y ahora Rachel me contaba que el alma de su madre había salido probablemente a través del chakra de la coronilla y aunque no había com- partido mucho con Rachel, ahora supe que podía compartir con ella algunas sugerencias durante este tiempo crítico. Antes de partir, yo le sugerí que cantara canciones sagradas a su esposo para ayudarlo durante su 59buenmorir_abril2011.indd 59 02/05/2012 11:10:25 p.m.
  60. 60. El arte espiritual de morir partida de este mundo y me sorprendió al asentir: “Si, yo hice eso una vez cuando una mujer tuvo un ataque al corazón en un estacionamiento. Yo era la persona más cercana en los alrededores y mientras ella reposaba moribunda en mis brazos, todo lo que yo pude pensar en hacer, fue cantar el nombre de Krishna. ¿Estará bien si yo le canto Krishna o Govinda a Robert?” Yo le asegure que cantar los nombres de Dios sería la acción perfec- ta. Robert murió en paz dos días después mientras su esposa le cantaba suavemente. La faz de Dios que ves al morir En el momento de la muerte, todos tienen una oportunidad para ver a Dios. Sabemos esto de las enseñanzas de la sabiduría antigua así como de reportes modernos de experiencias próximas a la muerte; cuentan de personas que “mueren” de acuerdo al cálculo de la ciencia médica pero que luego empiezan de nuevo a respirar, además sue- len reportar un encuentro con una luz brillante o una voz tranquilizante. De hecho, algunos de los “fallecidos” atestiguan haber visto un ser divino que les informa que todavía no es su tiempo des- tinado para morir y que necesitan regresar para completar algún aspecto sin finalizar de su vida. De acuerdo con la fe de la persona, este encuen- tro podría ser con Dios, un profeta o un santo, como ha sido descrito en los textos sagrados par- ticulares de su fe. Las enseñanzas védicas describen a Dios en tres formas diferentes. Primero, Dios es conocido como Brahman, el Gran Espíritu o luz impersonal que penetra el universo. Segundo, Dios es el maestro interno conocido como Paramatma, la voz silencio- 60buenmorir_abril2011.indd 60 02/05/2012 11:10:25 p.m.
  61. 61. Prepararnos para la gran transición sa de la conciencia dentro de nosotros que puede proveernos de guía durante nuestras vidas. Y tam- bién se le conoce como Bhagavan, el Ser amoroso supremo quien espera nuestra graduación al si- guiente nivel de desarrollo. Los vedas dicen que Dios es tanto personal e im- personal, inmanente y trascendente. Estos no son tres fenómenos diferentes, sino un solo Ser visto de diferentes ángulos de visión. Por ejemplo, desde una gran distancia podemos ver una luz borrosa que proviene del tope de una montaña, al acercar- nos a esta luz, vemos que es una fogata y al llegar al lugar de la fogata, vemos a la persona que creó la misma. Estas tres “caras de Dios” descritas en la tradi- ción védica son en realidad diferentes formas de ver ‘Una Realidad Última’. La faz de Dios que una persona puede ver al mo- rir depende de la relación con la divinidad que ha cultivado durante su vida. Por ello los vedas nos animan a cultivar una conexión fuerte con la divinidad, al reconocer todas estas caras de Dios -Dios como la Persona Suprema, Dios como la voz de sabiduría interna, y Dios como el Espíritu todo penetrante. Sin embargo, es especialmente importante para muchas personas con proximidad a la muerte, la habilidad de sentir una relación con Dios la perso- na Suprema, mientras van dejando atrás todas las relaciones importantes de su vida terrenal. Mientras preparamos un amigo o un bienquerien- te para la transición de la muerte, podemos alen- 61buenmorir_abril2011.indd 61 02/05/2012 11:10:25 p.m.

×