Coolhunting. Taller conceptual

340 visualizaciones

Publicado el

El propósito de este taller es analizar el papel del coolhunting en la sociedad actual y sus perspectivas futuras.
Según Malcolm Gladwell el coolhunting es “una colección de observaciones espontáneas y predicciones que difieren de un momento a otro y de un coolhunter a otro”. Gladwell fue el primero en utilizar el término en un artículo publicado en The New Yorker en marzo de 1997.

Publicado en: Educación
0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
340
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
2
Acciones
Compartido
0
Descargas
4
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Coolhunting. Taller conceptual

  1. 1. TENDENCIAS Y MERCADO    TALLER:​ Coolhunting    Grupos de cuatro.    Introducción:  El propósito de este taller es analizar el papel del coolhunting en la sociedad actual y sus perspectivas  futuras.  Según Malcolm Gladwell el coolhunting es “una colección de observaciones espontáneas y predicciones  que difieren de un momento a otro y de un coolhunter a otro”. Gladwell fue el primero en utilizar el término  en un artículo publicado en The New Yorker en marzo de 1997.      Parte I (45 minutos):  Los siguientes textos presentan diferentes aproximaciones al papel del coolhunting en la sociedad actual y  sus perspectivas futuras.    “Finalmente, la chispa y el análisis me hizo ver que todos los motores utilizados en mi proceso de  investigación podían agruparse en tres categorías generales: motores humanos, motores de consumo y  motores ambientales. Algo que parece tan sencillo resultó en realidad muy laborioso y fue un verdadero  alivio cuando finalmente di con la opción más clara para estructurar el libro. Además, dicho esquema  establece y aporta un modelo válido que permite estudiar las tendencias de cualquier otra ciudad en el  futuro.  ● Motores humanos. Fueron los primeros que utilicé nada más aterrizar en Nueva York: mi red social.  Relaciones y personas, amigos y conocidos que tejieron mi entramado social, mostrándome y  facilitándome el conocimiento de la ciudad.  ● Motores de consumo: Hacen referencia a todo aquello que está ligado a los consumos y estilos de  vida. Motores como la gastronomía, el ocio en general, la música… y todos los consumos en forma  de infinitos productos o servicios que giran en torno a una ciudad o grupo de individuos.En fin, un  abismo de conceptos de los que finalmente seleccioné los tres motores que mejor me ayudan a  entender y explicar las tendencias de esta ciudad. Y, por otro lado, los que más me removieron por  dentro y por fuera a la hora de rastrear la ciudad: la moda, el arte y las marcas.  ● Motores ambientales. Son los más apasionantes de descubrir. Aparecen cuando dejas de escuchar  a la gente y empiezas a escuchar a la ciudad. Sólo hay que prestar atención: NY te habla a través  de muchos canales e idiomas, sólo hay que pararse y escuchar”.  Gema Requena. Una coolhunter en Nueva York. Manual práctico de una cazatendencias.      “​Si  reflexiono un poco, ese territorio no es la simple suma de mis divagaciones y de mis recuerdos  personales: es un recorrido social más bien, en gran medida determinado  al  principio por la voluntad  de  mis  padres  que procedía  ella  misma  de  otra  historia, la de ellos, si puedo decirlo así, pues es también  un poco la mía y, por lo demás, se escapaba bastante  a las decisiones que mis padres se esforzaban  por  tomar  libremente;  historia,  como  siempre, negada  de  otra  parte, marcada por  sucesos  que  se  llaman  históricos  (porque quienes los viven están seguros de no ser los amos de ellos), y cuyo sabor sin embargo  parece a cada uno de nosotros irremediablemente singular, a pesar de la trivialidad de las palabras con que  se la cuenta, de las situaciones en que se enraíza y de los dramas que constituyen su trama, los cuales sin  cesar amenazan con deshacerla (así es la vida...). En suma, siempre hubo estaciones de metro en mi vida 
  2. 2. escolar, profesional y familiar; puedo dar cuenta de este ―estado civil con palabras precisas, un poco  desencarnadas, de ésas que se utilizan en un curriculum vitae. En esto, mis itinerarios son semejantes a los  de los demás, con quienes me codeo  cotidianamente en el metro sin saber a qué colegio han ido, dónde  vivieron y trabajaron, quiénes son y adonde van, siendo así que en el momento  mismo  en  que  nuestras  miradas se encuentran y se  apartan, después de haberse demorado a veces un instante, esas personas  están tal vez, también, ellas tratando de establecer un balance, de recapitular una situación o ¿quién sabe?  de abordar un cambio de vida y, accesoriamente, un cambio de línea de metro.  Pues las líneas de metro, como las de la mano, se cruzan; no sólo en el plano donde se despliega y se  ordena   la   urdimbre de sus recorridos multicolores, sino también en la vida y en la cabeza de cada cual.  Por lo demás, ocurre  que  esas líneas se cruzan sin  cruzarse,  a  la  manera  de  las  líneas  de  la mano  justamente: afectan ignorarse, soberbias y monocromas, rasgos que unen de  una  vez  por  todas  un  punto  con  otro  sin  preocuparse  de  las  ramificaciones más discretas que permiten a quien las sigue  cambiar   radicalmente   de orientación.  En  la  terminología  del  usuario  del  metro, para  hacerlo  conviene ―cambiar dos veces. De esta manera  bastará  (a  quien  habiendo  partido  de Ranelagh o de la  Muette y se sienta fastidiado de viajar hacia Strasbourg ­ Saint­Denis) con cambiar sucesivamente en  Trocadéro o en Charles de Gaulle ­ Etoile para volver a barrios más adecuados a sus orígenes, por  ejemplo, por el lado de la  Porte  Dauphine  o,  a  la  inversa,  si  el  hombre  cede  a  la  llamada  de  algún  demonio  tunante  u  obrerista,  podrá  tomar  un  tren  en  sentido  inverso,  hacia Pigalle o Jaurès”.  Marc Augé. El viajero subterráneo. Un etnólogo en el metro.    “El metro, por cuanto nos acerca a la humanidad cotidiana, desempeña  el papel de un vidrio de aumento  y  nos invita a medir un fenómeno que, sin él, correríamos el riesgo de ignorar o tal vez trataríamos de ignorar:  si el mundo en su mayoría se rejuvenece,  ello  significa  que  nosotros  nos  estamos  quedando atrás. Lo  que para nosotros procede todavía de la actualidad ya para otros es historia. Sin duda es penoso haberse  creído el ídolo de los jóvenes y descubrirse como el Tino Rossi de los casi viejos, de los nuevos ancianos.  Pero ésta es una experiencia fundamental y ejemplar: en el momento mismo en que  nuestra historia  nos  vuelve  a  atrapar, la historia de los demás se nos escapa. Digo ―nosotros por una especie de simpatía  que siento por las personas  de  mi generación que en un momento  u otro  deben  percibir,  lo  mismo  que  yo,  los singulares  efectos  de  óptica  creados por el hecho de trazar un paralelo entre historias  de  velocidades diferentes: nuestra historia personal se acelera (―es increíble cómo pasa el tiempo‖), en  tanto que los jóvenes tienen todo su tiempo y hasta se impacientan  en las demoras iniciales (verdad es que  deben terminar sus estudios o encontrar un  empleo,  deben  orientarse, decidirse, instalarse...); pero desde  otro punto de vista todo se invierte: los jóvenes nos dejan en el lugar en que estamos y nosotros sentimos  confusamente que son ellos quienes hacen la  historia o van a hacer la  historia. Claro está, la política y la  economía continúan estando por el momento en manos más respetables. Pero esas manos, si se me  permite la expresión, se encuentran muy poco en el metro, o se muestran muy discretamente”.  Marc Augé. El viajero subterráneo. Un etnólogo en el metro.      “Si se las observa de cerca, advierte uno que las actividades del que viaja en metro son numerosas y  variadas. La lectura ocupa allí un gran lugar, mayormente (por más que algunas líneas de metro sean más  intelectuales que otras) en la forma de historietas o comics o de novelas sentimentales como las de la serie  Harlequin. Así, las aventuras, el erotismo o el agua de rosas se derraman en los corazones solitarios de  individuos que se concentran con una constancia patética en ignorar todo cuanto los rodea sin dejar pasar  la estación en que deben apearse. ¿Adonde va a vagabundear el pensamiento de estos héroes de la  lectura, sin dejar empero de recorrer el rosario de las estaciones sucesivas, pensamiento que resulta aun 
  3. 3. más inasible por plegarse a las seducciones de una imagen o de un relato? La pregunta puede invertirse y  ser formulada por un escritor (Georges Perec)4 que se preocupa por la suerte del texto: ―¿En qué se  convierte el texto? ¿En qué queda? ¿Cómo es percibida una novela que se sitúa entre Montgallet y  Jacques Bonsergent? ¿Cómo se realiza esa picadura del texto, ese hacerse cargo de él, interrumpidos por  los cuerpos, por los demás, por el tiempo, por los fragores de la vida colectiva?”  Marc Augé. El viajero subterráneo. Un etnólogo en el metro.      “Frecuentar el metro parisino es un elemento de mi identidad geográfica y de mi identidad social. Hay  gente, de un mundo distinto al mío, que nunca va en metro, salvo por alguna circunstancia excepcional, una  campaña electoral, por ejemplo (cuando era más joven, el precio del billete de metro, como el de la barra de  pan, figuraba obligatoriamente en el kit de campaña del candidato a la diputación o a la presidencia, pero  este uso parece haber pasado de moda). Lo que es seguro, en cualquier caso, es que, para quien está  habituado al metropolitano, la letanía de las sucesivas estaciones que preceden a la llegada al destino o al  cambio de línea es un refrán mudo que uno estaría siempre a punto de tararear. Parece que desaparezca  al abandonar París, pero resurge tan pronto se está de vuelta; forma parte del íntimo (palabras, nombres,  frases banales, ruidos diversos, fragmentos musicales) que le acompaña al hilo de los días; su línea  melódica no cesa de recorrer su cabeza inmutable. La línea 12 es una música, un texto, un poema, y es  como el ir en bicicleta: nunca se olvida”.  Marc Augé. El metro revisitado. El viajero subterráneo veinte años después.      “El oficio te forma y te deforma. Cuando subo a bordo en Convention, no puedo evitar abrir bien los ojos y  observar a primera vista la composición del vagón. Compruebo en especial que siempre hay pasajeros que  leen libros, y que a menudo, en nueve de cada diez casos, se trata de mujeres. Intento imaginar qué  cacofonía invadiría el tren si unas decenas de jóvenes melómanos abandonaran por un instante sus  auriculares para hacernos compartir sus emociones musicales. Con la mirada a la vez perdida y atenta,  pues vigila el desfile de las estaciones, son la alteridad misma. Si yo oyera la música que ellos están  escuchando, sin duda no me diría nada. Me lanzo. Me fijo, observo las edades, los orígenes, las nuevas  maneras de mendigar o de llamar la atención. Me diréis que como hacemos todos. Con la diferencia de que  finalmente nunca consigo, o casi nunca, deslizarme de una forma natural en este mundo que siento como  nuevo, un poco extraño, por efecto de una deformación profesional que refuerzan sin duda la conciencia de  la edad y el séquito de exclusiones insensibles que le acompañan a la chita callando”.  Marc Augé. El metro revisitado. El viajero subterráneo veinte años después.      “De las dos actitudes contradictorias con las que definimos el método de observación del etnólogo, la  distancia y la participación, la primera me resulta cada día más fácil. Como, por otra parte, tampoco puedo  olvidar que escribí Un etnólogo en el metro, el pasado hace irrupción en el presente y me divide de nuevo.  Hace veinte años yo era doble; recordando esa duplicidad y observándola hoy, me convierto en triple o  quizás en cuádruple”.  Marc Augé. El metro revisitado. El viajero subterráneo veinte años después.      “Los melómanos con auriculares son más impenetrables que los individuos absortos en su lectura, de los  que a veces podemos intentar averiguar, descifrando el título del libro que devoran, hacia dónde extravían  su imaginación o sus pensamientos. Por lo que se refiere a los poemas del metro, éstos son más bien  decepcionantes en este aspecto; huelen a agua de rosas y a romanticismo fácil, como los mensajes 
  4. 4. personales que leemos en Libération. Naturalmente, yo no estoy haciendo aquí crítica literaria y menos aún  una burla de los poemas del metro o de los mensajes de Libé. Si considero que son decepcionantes no es  a causa de la candidez que les atribuyo. Al contrario, me encuentro perfectamente dentro de esta candidez;  reconozco en ella a mi generación, y estoy dispuesto a complacerme en ella”.  Marc Augé. El metro revisitado. El viajero subterráneo veinte años después.      “El esfuerzo para comprender lo que el detalle significa para el que lo exhibe o lo deja ver, puede ser el  inicio tanto de un análisis de etnólogo como de una creación de novelista. Existe una forma de solidaridad  entre cualquier recorrido individual y aquel o aquella que pretende restituirlo o imaginarlo. Toda afirmación  de uno mismo, por muy irrisoria o artificial que pueda eventualmente parecer, constituye el inicio o resumen  de un relato que reivindica su autonomía. Autonomía relativa, en efecto, si pensamos en la avidez con la  que los medios, en la actualidad, explotan como fuente inagotable el deseo que cada uno tiene de hablar de  sí mismo. Pero autonomía a pesar de todo si consideramos que cualquier individuo, al producir los signos  de lo que constituye una especie de llamada a ser testigo e inicio de un posible relato, se sitúa a distancia y,  en cierta medida, se libera de las determinaciones colectivas que pesan sobre su conducta, un poco como  el hombre recurrió al cuento de hadas, según Walter Benjamin, para disipar la ‘pesadilla mítica’.  Precisamente por el hecho de que el metro está lleno de ‘detalles’ que son llamamientos a los demás, es a  la vez un fenómeno social total y una mina novelesca. Reinstalando el deseo de los individuos que observa,  esbozando relatos que hablan de ellos, el autor profesional se muestra solidario con ellos, ya que toma  como punto de partida las pequeñas señales que éstos le dirigen, tanto a él como a los demás. Pero él  saca su ganancia. Sin duda no basta con colgar un walkman en las orejas de una nueva Olimpia para  realizar una obra contemporánea. Sin embargo, cediendo a la tentación de imaginar y de contar lo que le  inspiran los detalles que se le ofrecen cada día a la vista, el autor que está entrando a la vejez, que no sabe  con certeza si es de su época o de sí mismo de lo que a veces duda, quizá tiene la oportunidad, si Leiris  tiene razón, de seguir siendo de su tiempo, es decir, de seguir estando, un poco más todavía, en el tiempo”.  Marc Augé. El metro revisitado. El viajero subterráneo veinte años después.      Parte II (45 minutos):  Sintetiza los resultados de tu análisis de la Parte I respondiendo a las siguientes preguntas:  1. ¿Cuáles son los motores humanos, de consumo y medioambientales de la ciudad de Lima?  2. ¿Qué características tiene el método etnográfico?      Parte III (45 minutos):  Presenta tus conclusiones en clase. 

×