Soporte vital básico

121 visualizaciones

Publicado el

Soporte vital básico

Publicado en: Salud y medicina
0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
121
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
2
Acciones
Compartido
0
Descargas
2
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Soporte vital básico

  1. 1. Soporte vital básico Fecha de la última revisión: 21/03/2011  Guía Índice de contenidos 1. Introducción 2. Soporte vital básico del adulto 3. Soporte vital básico pediátrico 4. Bibliografía 5. Más en la red 6. Autores Trabajos recientes relacionados Realizar comentarios o aportaciones Introducción Una situación de emergencia debe detectarse y actuar con la mayor precocidad posible. Existe una relación directa entre la precocidad y calidad de la actuación con la probabilidad de recuperación sin secuelas. Por lo tanto para hacer un adecuado soporte vital avanzado (SVA) debemos antes realizar un buen soporte vital básico (SVB). Entendemos por SVB un conjunto de actuaciones que van desde el conocimiento de cómo activar el sistema de respuesta ante una emergencia médica hasta las medidas iniciales que se deben realizar ante esa situación de emergencia. El SVB tiene como objetivo proporcionar una adecuada oxigenación, ventilación y circulación eficaces hasta el retorno de la circulación o hasta el inicio de la avanzada. Estas actuaciones deben iniciarse antes de los 4 minutos. subir Soporte vital básico del adulto Cada año en Europa unas 700.000 personas se mueren a causa de un paro cardiaco súbito. La mayoría de las victimas que sobreviven lo hacen gracias a un óptimo soporte vital básico que incluye: la activación precoz del sistema de emergencias (SEM), la RCP básica precoz, que incluya a su vez la utilización del DEA y la desfibrilación precoz. La causa de estos paros son hasta aproximadamente en un 85% de los casos arritmias ventriculares tipo taquicardia ventricular sin pulso (TVSP) y fibrilación ventricular (FV), cuyo tratamiento especifico es la desfibrilación eléctrica. Por eso es tan importante pedir ayuda lo antes posible y mientras no llega, hacer un adecuado soporte vital básico. En el 15% restante incluiríamos la asistolia y actividad eléctrica sin pulso. Cada minuto que perdemos sin
  2. 2. desfibrilar al paciente disminuye la posibilidad de supervivencia en un 7-10%. Si tenemos una parada cardiorespiratoria en:  Un niño, lo más frecuente es que primero sea una parada respiratoria y después venga la parada cardiaca.  Un adulto, lo más frecuente es que sea de origen cardiaco, excepto en casos de ahogamiento, asfixia, traumatismo ó depresores del SNC. Parada cardiorespiratoria-parada respiratoria  1º Garantizar la seguridad del entorno para el reanimador y para la víctima.  2º Reconocer inmediatamente el paro cardiaco y activar el sistema de emergencias, en caso de que no responda o no respire, o que no respire adecuadamente (solo jadea o boquea): o Si sospechamos una parada respiratoria como causa inicial (ahogamiento, consumo de depresores sistema nervioso central,etc.) daríamos 5 ciclos de RCP (cada ciclo son 30 compresiones-2 ventilaciones) de RCP (sobre 2 minutos) y avisamos al sistema de emergencias. o En el resto de los casos sospecharemos causa cardiaca y avisaremos rápidamente al sistema de emergencias y comenzaremos con compresiones torácicas. Si son reanimadores cualificados la secuencia es 30 compresiones-2 ventilaciones.  3º Valorar la conciencia, se le pregunta al paciente: ¿está usted bien?  Si contesta o hace el intento de contestar es que mantiene un nivel de actividad suficiente de actividad cerebral: consideramos que está consciente y por tanto tiene ventilación y circulación. Colocaremos al paciente en posición lateral de seguridad.  Si no contesta hay que comprobar inconsciencia. ¿Cómo? Sacudimos enérgicamente al paciente por los hombros al tiempo que le gritamos ¿está usted bien? Si no nos contesta es que está inconsciente. Hasta esta nueva revisión la secuencia era el ABC de la reanimación (apertura vía aérea-ventilación-compresiones cardíacas), pero a partir de ahora debemos hacer CAB (compresiones-vía aérea-ventilación); se intenta disminuir el retraso en el inicio de las compresiones cardíacas, aumentar el número y que estas sean de “alta calidad”, al igual que disminuir las interrupciones entre las mismas.
  3. 3.  4º Compresiones cardiacas  Reanimadores entrenados pueden comprobar la existencia o ausencia de circulación, en un tiempo máximo de 10 segundos y en el caso de no encontrar pulso se iniciarían las compresiones torácicas, previa petición de ayuda. Para ello se colocan los dedos índice y medio de la mano en las arterias carotídeas, que están entre la hendidura de la laringe y el músculo esternocleidomastoideo, y se palpa la presencia de pulso de las mismas.  Reanimadores no entrenados deben empezar con las compresiones torácicas sin comprobar pulso. Si no hay circulación, sospechamos que la inconsciencia es de origen cardiaco: los reanimadores entrenados realizarían compresiones torácicas a razón de 30:2 (30 compresiones-2 ventilaciones) y así mantener, comprobando cada dos minutos la existencia de circulación-ventilación; los reanimadores no entrenados sólo realizarían compresiones torácicas a razón de al menos 100 compresiones por minuto. El punto de masaje sería con el reanimador arrodillado al lado izquierdo del paciente a unos centímetros, y colocaría el talón de la mano en el medio del esternón y por encima el talón de la otra mano (generalmente se coloca el talón de la mano dominante primero). Después debemos colocar los brazos extendidos de forma perpendicular, si no se consiguiera esta perpendicularidad podemos ayudarnos de cojines, taburetes, etc. Así conseguimos aprovechar mejor el peso corporal para realizar las compresiones–descompresiones efectivas. Si hay circulación, deberíamos sospechar que la inconsciencia es de origen respiratorio (drogas ó fármacos depresores del SNC, ahogamiento, traumatismo, asfixia, bebes ó niños). Iniciaríamos secuencias de 10 insuflaciones intermitentes por minuto (ventilación artificial) durante 1-2 minutos, pediríamos ayuda y comprobaríamos circulación.  Si existe circulación: nuevamente 10 insuflaciones intermitentes porminuto y volveríamos a comprobar circulación.  Si no existe circulación: iniciaríamos compresiones torácicas a razón de descompresiones efectivas. Para que una compresión-descompresión sea efectiva y de “alta calidad”:  Tiempo compresión-descompresión debe ser similar.  Se debe hacer a un ritmo de al menos 100 compresiones por minuto.
  4. 4.  El peso que cargamos sobre el esternón debe hacerlo hundir unos 5 cm.  Debe haber una expansión torácica completa después de cada compresión. 30:2 (30 compresiones torácicas-2 insuflaciones) y así mantener, comprobando cada dos minutos la existencia de circulación–ventilación. Cada insuflación:  Deben ser lenta: 1 segundo de duración.  No hacer insuflaciones rápidas y bruscas. La insuflación debe de ser continua durante ese segundo y el volumen de la insuflación debe ser el suficiente para elevar visiblemente el tórax (alrededor de unos 500 ml). Volúmenes excesivos y/o demasiado rápidos (mas de un segundo por insuflación o más de 10 por minuto) producen hiperventilación, que produce complicaciones como un aumento de presión intratorácica lo que disminuiría la percusión coronaria y cerebral, y con ello las posibilidades de supervivencia.  5º Abrir vía aérea La pérdida de tono muscular provoca la caída del paciente al suelo pero también provoca la caída de la lengua hacia atrás ocupando la hipofaringe ocluyendo la vía aérea. Para abrir la vía aérea debemos hacer una maniobra de elevación mandibular, que nos elevaría la lengua y nos permeabilizaría buco y nasofaringe.  Maniobra frente mentón: coloca al paciente en decúbito supino horizontal, se eleva manualmente la mandíbula y se inclina la frente ligeramente hacia atrás.  En accidentados se hace tracción de mandíbula con inmovilización cervical.  6º Comprobar ventilación Comprobar ventilación en un tiempo máximo de 10 segundos. Para ello vemos, oímos y sentimos. Se observa con la vía aérea abierta mediante elevación mandibular, si se producen movimientos ventilatorios de la caja torácica, mientras se pone la mejilla del reanimador cerca de la boca del paciente para escuchar y sentir la salida de aire.  Si respira, tiene circulación conservada. El paso siguiente es poner al paciente en posición lateral de seguridad excepto que sean accidentados, en los que no debemos hacer movilización alguna salvo que la permanencia en el lugar del accidente sea más amenazante para su vida. Pedir ayuda.
  5. 5.  Si no respira y entendemos que no respira cuando no muestra signos de ventilación espontánea (apnea) ó muestra una ventilación mínima pero ineficaz (jadeos ocasionales o “gasp”). La ventilación se realizara boca-boca siempre que sea posible, la ventilación boca-nariz debe ser una alternativa. Los pacientes con estomas (por laringectomías, etc.) la ventilación la realizaremos boca del reanimador-estoma, pudiendo ayudarnos del tubo que traen las mascarillas faciales pediátricas para el mejor sellado de la boca con la cánula del estoma. Inmovilización del paciente Siempre que podamos debemos utilizar la posición lateral de seguridad, y para ello:  Primero nos arrodillamos junto al lado del paciente y retiramos todo los objetos potencialmente lesivos (gafas, etc.).  Colocamos el brazo más próximo del paciente en un ángulo recto hacia la cabeza con la palma de la mano hacia arriba.  El brazo opuesto se coloca sobre el tórax del paciente hasta que la palma de la mano toque el hombro próximo.  Flexionamos la pierna opuesta, colocamos el pie en el suelo y se sujeta al paciente por el hueco poplíteo de esa pierna y por el hombro girándolo 90 grados. Una vez colocado debemos revisar:  Que los fluidos de la boca salgan fácilmente.  Permita la vigilancia y fácil acceso a la vía aérea.  Poder pasar de esa posición a decúbito supino con facilidad y seguridad.  Evitar cualquier presión sobre el tórax que dificulte la respiración.  No agravar otras lesiones. Atragantamiento  Paciente consciente: un paciente que ha sufrido un atragantamiento puede tener ocupada la boca, nariz, faringe o laringe por objetos (restos de comida, dentaduras, etc). La obstrucción puede ser: o Parcial y así oiremos un estridor al respirar y suele toser insistentemente mientras se lleva las manos al cuello.
  6. 6. o Completa, de manera que el paciente no puede respirar, hablar o toser y si no actuamos rápidamente puede perder la consciencia. Si los objetos son visibles y accesibles intentaremos retirarlos, sino mejor no intentarlo porque podemos introducirlos hacia zonas mas lejanas, obstruyendo mas la vía aérea. Si el paciente tose compulsivamente, debemos animarlo a ello. No hay ninguna técnica comparable en efectividad a la tos. Si tose débilmente o deja de toser y esta de pie, intentaremos ayudarle inclinándolo hacia delante, sujetando su pecho con una la palma de nuestra mano y dándole 5 palmadas en la espalda entre los hombros de manera rápida y fuerte con la palma de la otra mano. Si esto no fuera efectivo realizaríamos un “Heimlich”, que son 5 compresiones abdominales bruscas que por un lado aumentaría la presión intraabdominal y de manera indirecta la intratorácica y por otra provocarían una contracción brusca de la musculatura del diafragma y/o esofágica. Si el paciente está sentado o de pie, nos colocaremos detrás de él, rodeamos su cintura con ambos brazos hasta situar un puño en el epigastrio, en la línea media, por encima del ombligo, con el pulgar hacia dentro y lejos del reborde costal y apéndice xifoides. Con la otra mano agarramos el puño y presionamos de manera rápida de abajo hacia arriba. En pacientes obesos, embarazadas y lactantes se coloca la mano en el tercio medio del esternón presionando hacia atrás. Si la obstrucción no se resuelve, revisamos la boca del paciente en busca de un cuerpo extraño, y si no lo encontramos alternaremos 5 palmadas en espalda y 5 compresiones abdominales.  Paciente inconsciente: se coloca al paciente en decúbito supino horizontal, se liberan las prendas que puedan oprimir el cuello y realizamos la maniobra frente -mentón (excepto en accidentados que hacemos tracción con inmovilización cervical), intentando liberar la vía aérea. Si visualizamos objetos en la boca, intentamos su extracción manual mediante la maniobra de gancho. Después comprobamos la respiración del paciente (ver, oir y sentir) y procedemos a dar 2 insuflaciones efectivas de 5 intentos:  Si conseguimos dos ventilaciones eficaces de 5 intentos, procedemos a comprobar circulación, continuando con la secuencia de soporte vital según proceda.  Si no conseguimos dos ventilaciones eficaces de 5 intentos, procedemos a realizar 30 compresiones torácicas de la misma forma que en una RCP básica, miramos si tenemos algún objeto en la boca que intentaremos extraerlo y
  7. 7. empezaríamos de nuevo (2 ventilaciones eficaces de 5 intentos-30 compresiones torácicas, ...).  Si conseguimos 2 ventilaciones eficaces, comprobaríamos circulación y continuaríamos con la secuencia de soporte vital según proceda. subir Soporte vital básico pediátrico  1º Valorar consciencia Para comprobar la inconsciencia estimularemos de manera táctil (pellizcos, ...) a la vez que le hablamos en voz alta:  Si el niño responde lo ponemos en una posición lateral de seguridad, y pediremos ayuda.  Si el niño no responde: pediremos ayuda y si el reanimador está entrenado puede hacer una comprobación de la existencia o ausencia de pulso en un tiempo máximo de 10 segundos.  Si es un lactante palparemos el puso braquial que está en cara interna del brazo y si no somos capaces iríamos al pulso braquial.  Si es un niño palparemos el pulso carotídeo igual que en el adulto. Si hay pulso daremos entre 12-20 respiraciones por minuto en niños y lactantes (una insuflación cada 3-5 segundos). Si no hay pulso ó en lactantes es menor de 60 latidos por minuto, iniciaremos masaje cardiaco externo colocando al paciente en decúbito supino:  En un lactante: ponemos los dedos medio y anular sobre el esternón por debajo de la línea intermamilar, produciendo una depresión del 1/3 de la profundidad del tórax (4 cm) y esto lo haremos a razón de 100 compresiones por minuto.  En un niño menor de 8 años: nos ponemos en la posición que adoptamos para el adulto con el brazo extendido y colocamos el talón de una mano en la parte media del esternón sin comprimir el apéndice xifoides y comprimimos a razón de al menos 100 compresiones por minuto pero no mayor de 120 compresiones por minuto, intentando producir una depresión de 1/3 de la profundidad del tórax (5 cm).  En un niño mayor de 8 años se hará con las dos manos igual que en un adulto La relación compresiones-ventilaciones en niños y lactantes:
  8. 8.  Si hay un solo reanimador entrenado daremos ciclos de 30 compresiones-2 ventilaciones.  Si hay dos reanimadores entrenados se darán a razón de 15 compresiones-2 ventilaciones intentando minimizar las interrupciones e intercambiándose cada dos minutos los reanimadores para minimizar el cansancio y que las compresiones sean efectivas.  2º Apertura de vía aérea Al igual que en los adultos la pérdida de tono muscular provoca la caída de la lengua hacia atrás ocupando la hipofaringe y ocluyendo la vía aérea. Para abrir esta vía aérea debemos de hacer una maniobra de elevación mandibular, que nos elevaría la lengua y nos permeabilizaría la buco y nasofaringe.  Maniobra frente mentón, con una extensión moderada del cuello en niños pequeños y extensión neutra en lactantes.  Si el niño ha sufrido un traumatismo craneal, no usaremos la maniobra frente – mentón; arrastraremos de la mandíbula con inmovilización cervical, para ello introduciremos el dedo pulgar por dentro de la boca y el índice por fuera a modo de pinza.  3º Comprobaremos la respiración (máximo 10 segundos) Para ello vemos oímos y sentimos. Si el niño:  Respira, lo ponemos en posición lateral de seguridad.  No respira: cubriremos con nuestra boca la boca si es niño ó la boca-nariz si es un lactante, introduciendo aire que previamente inspiramos suavemente durante 1-1'5 segundos hasta ver que el pecho se eleva (aproximadamente unos 450-500 ml). Si hay dificultad para la ventilación del paciente lo consideraremos como asfixia por cuerpo extraño. Cuando conseguir ayuda Si es un lactante ó recién nacido, no interrumpimos la RCP para solicitar ayuda ni para e l transporte, porque apoyando el lactante sobre un antebrazo podemos realizar el soporte vital
  9. 9. y el transporte a la vez. Si es un niño:  Si hay más de un reanimador entrenado, un realizará las maniobras mientras el otro activa el servicio de emergencias médicas.  Si sólo hay un reanimador entrenado realizamos RCP durante 5 ciclos (cada ciclo son 30 compresiones-2 ventilaciones, que nos llevara aproximadamente unos 2 minutos) y avisamos. En esto se diferencian de los adultos, y es que en los niños la mayoría de los paros cardiacos no son causados por arritmias ventriculares, sino debidos a paradas respiratorias iniciales, y ello hace que se beneficien de la RCP inicial antes de solicitar ayuda. Asfixia por un cuerpo extraño Abrimos la boca y observamos si hay un cuerpo extraño evidente y accesible que intentaremos retirar mediante la maniobra de gancho. Observamos que la maniobra frente mentón este correcta y no tengamos el cuello en hiperextensión e intentamos 2 efectivas de 5 intentos de ventilación. Si el niño respira, se le anima a que tosa. Si el niño no respira iniciamos el algoritmo de desostrucción de vía aérea por cuerpo extraño:  Lactante: alternamos ciclos de 5 golpes en la espalda con 5 compresiones torácicas hasta que la vía aérea quede despejada ó recupere la ventilación espontánea eficaz.  Niño menor 8 años: colocamos al niño en decúbito prono, colocando la cabeza del niño mas baja que el tórax y damos 5 golpes fuertes con el talón de la mano en la zona interescapular y si no se expulsa el cuerpo extraño daríamos 5 compresiones torácicas en la misma zona del masaje cardiaco.  Examinaríamos la boca y si no encontramos cuerpo extraño visible y accesible empezaríamos otra vez: abrir vía aérea, 2 ventilaciones efectivas de 5 ventilaciones, 5 golpes en la espalda, 5 compresiones torácicas y revisamos.  Niño mayor de 8 años: igual que en el adulto. Tabla 1. Resumen de soporte vital básico. Secuencia de actuación Adultos Niños >8 años Niños 1-8 años Lactantes Neonatos (se mantiene el ABC de la
  10. 10. reanimación) Comprobar inconsciencia Sacudir y gritar ¿está usted bien? Sacudir y gritar ¿está usted bien? Sacudir y gritar. Pellizcarle. Palmadas en pies, frotarle la espalda. Comprobar pulso (solo profesionales de la salud) Carotídeo. Carotídeo. Braquial. Umbilical. Masaje cardíaco Talón de las dos manos en el medio del esternón 100 compr/min Profundidad: 1/3 del tórax (5 cm). Talón de una mano en el medio del esternón 100 compr/min Profundidad: 1/3 del tórax (5 cm). Dedos medio y anular por debajo de la línea intermamilar 100 compr/min Profundidad: 1/3 del tórax (4 cm). Abrazar el tórax con las dos manos colocan-do los dedos pulgares en el esternón por debajo de la línea intermamilar 120 compr/min Profundidad: 1/3 del tórax. Abrir vía aérea Maniobra frente mentón. Tracción mandíbula si sospecha de lesión cervical. Maniobra frente mentón. Tracción mandíbula si sospecha de lesión cervical. Maniobra frente mentón. Tracción mandíbula si sospecha de lesión cervical. Maniobra frente mentón. Tracción mandíbula si sospecha de lesión cervical. Comprobar reparación Ver, oír y sentir. Ver, oír y sentir. Ver, oír y sentir. Ver, oír y sentir. Ventilar (solo expertos y entrenados) 10 ventilaciones por minuto. 12-20 ventilaciones por minuto. 12-20 ventilaciones por minuto. 40 ventilaciones por minuto. Relación masaje/ Compresión-ventilación a Compresión-ventilación a Compresión-ventilación a Compresión-ventilación a
  11. 11. ventilación razón de 30:2. Conectar y usar el DEA en cuanto sea posible. razón de 30:2. Si hay 2 reanimadores se realiza a razón de 15:2. Conectar y usar el desfibrilador manual en cuanto sea posible. razón de 30:2. Si hay 2 reanimadores se realiza a razón de 15:2 . Conectar y usar el desfibrilador manual en cuanto sea posible. razón de 3:1. Conectar y usar el desfibrilador manual en cuanto sea posible. subir Bibliografía  American Heart Association Guidelines for Cardiopulmonary Resuscitation and Emergency Cardiovascular Care. Part 1: Introduction. Circulation. 2005;112 [Suppl I]:IV- 1-IV-5. PubMed PMID: 16314375 Texto completo  American Heart Association 2005. Guidelines for Cardiopulmonary Resuscitation and Emergency Cardiovascular Care. Part 4: Adult Basic Life Support. Circulation. 2005;112:IV-19–IV-34. Texto completo  American Heart Association. 2005. American Heart Association (AHA) guidelines for cardiopulmonary resuscitation (CPR) and emergency cardiovascular care (ECC) of pediatric and neonatal patients: pediatric basic life support. Pediatrics. 2006 May;117(5):e989-1004. PubMed PMID: 16651298 Texto completo  American Heart Association. 2005 Guidelines for Cardiopulmonary Resuscitation and Emergency Cardiovascular Care. Part 13: Neonatal Resuscitation Guidelines. Circulation. 2005;112:IV-188–IV-195. Texto completo  de Caen AR, Kleinman ME, Chameides L, Atkins DL, Berg RA, Berg MD, et al.; Paediatric Basic and Advanced Life Support Chapter Collaborators. Part 10: Paediatric basic and advanced life support: 2010 International Consensus on Cardiopulmonary Resuscitation and Emergency Cardiovascular Care Science with Treatment Recommendations. Resuscitation. 2010;81 Suppl 1:e213-59. PubMed PMID: 20956041  Nolan JP, Hazinski MF, Billi JE, Boettiger BW, Bossaert L, de Caen AR, et al. Part 1: Executive summary: 2010 International Consensus on Cardiopulmonary Resuscitation
  12. 12. and Emergency Cardiovascular Care Science With Treatment Recommendations. Resuscitation. 2010;81 Suppl 1:e1-25. PubMed PMID: 20956042  Kattwinkel J, Perlman JM, Aziz K, Colby C, Fairchild K, Gallagher J, et al. Part 15: neonatal resuscitation: 2010 American Heart Association Guidelines for Cardiopulmonary Resuscitation and Emergency Cardiovascular Care. Circulation. 2010;122(18 Suppl 3):S909-19. PubMed PMID: 20956231 Texto completo  Field JM, Hazinski MF, Sayre MR, Chameides L, Schexnayder SM, Hemphill R, et al. Part 1: executive summary: 2010 American Heart Association Guidelines for Cardiopulmonary Resuscitation and Emergency Cardiovascular Care. Circulation. 2010;122(18 Suppl 3):S640-56. PubMed PMID: 20956217 Texto completo  Wyllie J, Perlman JM, Kattwinkel J, Atkins DL, Chameides L, Goldsmith JP, et al.; Neonatal Resuscitation Chapter Collaborators. Part 11: Neonatal resuscitation: 2010 International Consensus on Cardiopulmonary Resuscitation and Emergency Cardiovascular Care Science with Treatment Recommendations. Resuscitation. 2010;81 Suppl 1:e260-87. PubMed PMID: 20956039  Berg MD, Schexnayder SM, Chameides L, Terry M, Donoghue A, Hickey RW, et al. Part 13: pediatric basic life support: 2010 American Heart Association Guidelines for Cardiopulmonary Resuscitation and Emergency Cardiovascular Care. Circulation. 2010;122(18 Suppl 3):S862-75. PubMed PMID: 20956229 Texto completo  Berg RA, Hemphill R, Abella BS, Aufderheide TP, Cave DM, Hazinski MF, et al. Part 5: adult basic life support: 2010 American Heart Association Guidelines for Cardiopulmonary Resuscitation and Emergency Cardiovascular Care. Circulation. 2010;122(18 Suppl 3):S685-705. PubMed PMID: 20956221 Texto completo  Koster RW, Sayre MR, Botha M, Cave DM, Cudnik MT, Handley AJ, et al. Part 5: Adult basic life support: 2010 International consensus on cardiopulmonary resuscitation and emergency cardiovascular care science with treatment recommendations. Resuscitation. 2010;81 Suppl 1:e48-70. PubMed PMID: 20956035  Wyllie J, Perlman JM, Kattwinkel J, Atkins DL, Chameides L, Goldsmith JP et al.; Neonatal Resuscitation Chapter Collaborators. Part 11: Neonatal resuscitation: 2010 International Consensus on Cardiopulmonary Resuscitation and Emergency Cardiovascular Care Science with Treatment Recommendations. Resuscitation. 2010 Oct;81 Suppl 1:e260-87. PubMed PMID: 20956039

×