Malena Pugliese  Ema Juárez  Jazmín Rodríguez Pittao  Mariano Shepens
Hace mucho,mucho tiempo, un hombre leñador muy pobre estaba cortando árboles. Era de día y tenía mucho frío.
El hombre empezó a cortar árboles.  De repente, al cortar el primero, apareció un duende.  El duende le agradeció por habe...
Por ese gran gesto el duende le concedió tres deseos. El hombre se fue corriendo a contarle a la mujer.
El leñador muy contento le contó a su esposa  todo lo sucedido. Por lo tanto La mujer se puso muy contenta.
El hombre sin querer pidió una morcilla y malgastaron el primer  deseo.
La mujer muy  enojada dijo: ¡ojalá tuvieras esa morcilla en la nariz! Entonces  el leñador dijo: ¡mira lo que me hiciste, ...
Ahora nos queda nada más un deseo. Entonces la mujer dijo:- deseo que se te caiga la morcilla. Y comprendieron que ser ric...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Mele ema jazmin mariano

366 visualizaciones

Publicado el

Cuento

0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
366
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
2
Acciones
Compartido
0
Descargas
0
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Mele ema jazmin mariano

  1. 1. Malena Pugliese Ema Juárez Jazmín Rodríguez Pittao Mariano Shepens
  2. 2. Hace mucho,mucho tiempo, un hombre leñador muy pobre estaba cortando árboles. Era de día y tenía mucho frío.
  3. 3. El hombre empezó a cortar árboles. De repente, al cortar el primero, apareció un duende. El duende le agradeció por haberlo sacarlo del árbol.
  4. 4. Por ese gran gesto el duende le concedió tres deseos. El hombre se fue corriendo a contarle a la mujer.
  5. 5. El leñador muy contento le contó a su esposa todo lo sucedido. Por lo tanto La mujer se puso muy contenta.
  6. 6. El hombre sin querer pidió una morcilla y malgastaron el primer deseo.
  7. 7. La mujer muy enojada dijo: ¡ojalá tuvieras esa morcilla en la nariz! Entonces el leñador dijo: ¡mira lo que me hiciste, malgastaste otro deseo!
  8. 8. Ahora nos queda nada más un deseo. Entonces la mujer dijo:- deseo que se te caiga la morcilla. Y comprendieron que ser rico no quiere decir felicidad. Fin

×