Actividades de Marta Rodríguez

273 visualizaciones

Publicado el

0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
273
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
25
Acciones
Compartido
0
Descargas
0
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Actividades de Marta Rodríguez

  1. 1. AFC DE INFORMÁTICA Actividades de: Marta Rodríguez
  2. 2. A n i m a l e s d e l z oo Trabajo realizado por : Marta Rodriguez
  3. 3. <ul><li>San Juan Bosco nace el 16 de agosto de 1815 en I Becchi ,un caserío de Castelnuovo ,no lejos de la ciudad italiana de Turín. Quedó huérfano a los dos años y su madre, Mamá Margarita, fue la responsable de sacar adelante la casa y la labranza de las tierras, de educar a sus hijos Antonio y José, además de Juan, y de cuidar de la abuela. </li></ul><ul><li>Un misterioso sueño marcó la vida del pequeño Juan desde los nueve años. Su ideal fue ser para dedicarse a los niños y a los jóvenes más pobres y abandonados. Por ellos trabajó y estudió desde su adolescencia. Aprendió juegos y malabarismos en las ferias de los pueblos para después entretener , a la vez que hacia de catequista, a sus compañeros y amigos. Trabajó en varios oficios para pagarse los estudios en el seminario . Se ordenó sacerdote el 5 de junio de 1841. </li></ul><ul><li>Como sacerdote vio cómo su sueño se hacía realidad desde el día de la Inmaculada de 1841, cuando se encuentra con el adolescente Bartolomé Garelli, hasta el día de su muerte, el 31 de enero de 1888. Por los chicos trabajó hasta desgastarse completamente. Abrió <<oratorios>> o casas de juventud, fundó escuelas profesionales y colegios; publicó artículos, folletos y libros; recorrió miles de kilómetros y escribió innumerables cartas para recaudar fondos para sus obras; fundó la Congregación Salesiana, los Cooperadores y ,con María Dominica Mazzarello, el Instituto de las Hijas de María Auxiliadora. En él se han inspirado otros para definir los numerosos grupos que hoy componen la Familia Salesiana. </li></ul>
  4. 4. <ul><li>Por dedicarse a educar a los muchachos que no podían estudiar renunció a llevar una vida cómoda y tranquila, sufrió atentados y enfermedades que le pusieron varias veces en serio peligro; las amenazas fueron frecuentes y hasta le tomaron por loco. </li></ul><ul><li>Contó siempre con la ayuda de la Virgen , María Auxiliadora. Estuvo convencido de que el fue sólo un instrumento en manos de Dios, << Ella lo ha hecho todo >>,<< Invocad a María Auxiliadora y veréis lo que son milagros >> - afirmaba continuamente. En su honor construyó un gran templo en Turín y en su nombre realizó muchos milagros. </li></ul><ul><li>San Juan Bosco es el santo de la juventud, el amigo de los jóvenes. Con su sistema educativo basado en la razón , el amor y la religión,, muchos encontraron la felicidad y aprendieron a ser buenos cristianos y honrados ciudadanos. Algunos como Domingo Savio, han sido reconocidos santos. </li></ul><ul><li>¡ Gracias, Don Bosco por todo lo que has hecho y sigues haciendo por la juventud¡ </li></ul>The End Marta R
  5. 5. <ul><li>Kikirikí, estoy aquí, decía el gallo Colibrí. </li></ul><ul><li>El gallo Colibrí era pelirrojo, y era su traje de hermoso plumaje. </li></ul><ul><li>Kikirikí. Levántate campesino, que ya está el sol de camino. </li></ul><ul><li>Kikirikí. </li></ul><ul><li>Levántate labrador, despierta con alegría, que viene el día. </li></ul><ul><li>Kikirikí. </li></ul><ul><li>Niños del pueblo despertad con el ole, que os esperan en el « cole ». </li></ul><ul><li>El pueblo no necesita reloj, le vale el gallo despertador </li></ul>El Gallo Despertador
  6. 6. <ul><li>Hubo una vez…un bosque de árboles pequeñitos que crecían todos a la vez. Había sido plantados por un anciano labrador que cuidaba de que todos crecieran rectos y sanos. Pero aquel lugar era un sitio de fuertes vientos, y los pequeños árboles preferían evitar las molestias del aire encogiéndose y torciendo sus troncos y ramitas. </li></ul><ul><li>El anciano, sabiendo que de aquella manera no podrían crecer bien, se esforzaba en enderezarlos, y dedicaba horas y horas a atar sus finos troncos a las estacas y varas que plantaba junto a cada árbol, con la esperanza de que comprendieran que hacía todo aquello por el bien de sus amados árboles.  </li></ul>
  7. 7. <ul><li>Pero aquellos árboles caprichosos no tenían ganas de aguantar el viento </li></ul><ul><li>Daba igual que el viejo les prometiera que cuando fueran altos y rectos el aire no les molestaría. </li></ul><ul><li>Siempre se las apañaban para doblarse y retorcerse, y seguir escondiéndose del viento. </li></ul><ul><li>Sólo uno de aquellos árboles, uno que estaba situado justo en el centro del bosque, se esforzaba por seguir creciendo erguido, y aguantaba con paciencia las travesuras del fastidioso viento. </li></ul><ul><li>Pasaron los años, y el viejo murió. </li></ul><ul><li>Y desde entonces, los árboles pudieron crecer a su aire, torciéndose y protegiéndose del viento como quisieron, sin que nadie les molestara. </li></ul><ul><li>Todos, excepto aquel árbol del centro del bosque, que siguió decidido a crecer como debía hacerlo un árbol. </li></ul>

×