Acompañados por el camino viacrucis

1.207 visualizaciones

Publicado el

Acompañados por el camino viacrusis
www.pastoraleducativa.com
carpeta ere

1 comentario
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
1.207
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
3
Acciones
Compartido
0
Descargas
27
Comentarios
1
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Acompañados por el camino viacrucis

  1. 1. “Acompañados por el camino” se aleja del formato del Vía Crucistradicional porque, si bien Jesús sigue siendo el Protagonista de laHistoria de Salvación, nos invita a descubrirlo acompañando nuestroscaminos, nuestras historias, HOY. Es por ello que la riqueza del trabajono agota su utilidad en las celebraciones de Cuaresma y Semana Santaya que las ilustraciones simbolizan las distintas realidades que viven ysufren los jóvenes, hombres y mujeres del mundo actual.
  2. 2. De esta manera, el Camino de la Cruz deja de ser algo ajeno a nosotros para convertirse en nuestro propio caminar alentando la presencia vivificadora de Jesús. Porque no sólo compartimos con Él nuestros dolores sino que, aún más importante todavía, es a través de esta experiencia de cruz que alcanzamos la Vida.Ser cristianos implica optar por la Vida asumiendo suscompromisos y sabiendo que, aunque tengamos que cargardistintas cruces, este nos lleva a la Resurrección. Pero esnecesario asumir este camino desde la perspectiva de lasolidaridad y comprender que no basta con que caminemos sinoque debemos ayudar a que otros caminen con nosotros ypuedan, sentirse acompañados y sostenidos por Jesús. En las próximas páginas, vamos a proclamar que el Dios en el que creemos es el Dios de la Vida, que ama a los jóvenes y los quiere ver felices. Es Él quien nos invita y nos anima a vivir en plenitud.
  3. 3. ALGUNAS SUGERENCIAS PARA TRABAJAR CON ESTE MATERIAL Dado que las imágenes son el recurso principal pueden ser abordadas conla guía que se propone o sin ella, dependiendo esto de la situación particularen que se trabaje. Al lado de cada imagen se invita a expresar los pensamientos / sensaciones /emociones / reflexiones que provocan en cada uno los dibujos, para luegocompartirlos en el grupo. Se pueden trabajar todas las imágenes juntas o cada una por separado,según la preparación a la Pascua de cada comunidad. Es importante que podamos ver en este material el camino que van haciendolos jóvenes durante su vida. Asimismo, no es necesario utilizarlo en su totalidad(imagen tras imagen) sino que se pueden realizar distintas catequesis endiferentes momentos del año utilizando cada ilustración por separado. Para rezar con este material, como para todo momento de oración, sonnecesarios en lugar y un espacio que favorezcan la reflexión personal ycomunitaria. Si este material es entregado a un grupo, es conveniente hacerlo en un marcopropicio donde se explique la finalidad (por ejemplo, en una celebración). También hay que prever que el material necesario esté disponible para todos:hojas, lapiceras, textos.
  4. 4. MIRANDO LAIMAGEN Hoy nos ofrecen distintas cosas como alimento. Algunas de ellas nos engañan porque, en vez de alimentarnos y darnos fuerzas para vivir, nos quitan fuerzas para seguir adelante, nos aíslan, nos lastiman …Los estilos de vida que nos impone el sistema, que nos resultan inalcanzables y, poreso, nos frustran; las cosas que se nos presentan como “consumibles”, comprables,y que terminan consumiéndonos a nosotros, haciendo que nuestra vida gire en tornosólo a eso, son algunas de las cosas que se nos ofrecen y no nos alimentan.A su vez, el hambre, la falta de oportunidades, el quedarnos afuera de casi todo, elmiedo de no poder llevar el pan a nuestras casas, nos hace desesperarnos ysentirnos vulnerables e indefensos. Jesús nos invita a que compartamos de la ollade SU alimento. Nos invita a que nos dejemos alimentar por Él y así tener la fuerzaque necesitamos para poder construir lugares que sean habitables para todas laspersonas. Es con el alimento de su Pan, de su Palabra y de su Presencia que somoscapaces de construir comunidades que defienden, cuidan y celebran la Vida.
  5. 5. PARAREFLEXIONAR ¿Dónde y con quién me junto para no bajar los brazos y seguirconstruyendo lugares “habitables”? ¿A quiénes ayudo todos los días a no “morir de hambre”? ¿Cuál es el alimento que nuestras comunidades ofrecen a losjóvenes?PARA REZAR Vamos a mirar la imagen propuesta y vamos a poner los nombres de las personas que nos ayudan a seguir viviendo, y también vamos a ponerle nombre a las cosas que nos alimentan para seguir enfrentando las dificultades de todos los días.
  6. 6. MIRANDO LAIMAGENHoy como ayer, el imperio se impone como un poseedor de laverdad. Nuestras acciones y nuestras opciones son juzgadas ala luz de sus presupuestos, en los cuales el individualismo y elconsumismo se presentan como los únicos criterios que debenser contemplados en nuestra elecciones.De esta manera, el estudio, el trabajo, las relaciones afectivas tienen un solo fin:adquirir la posibilidad de consumir, comprar y vender, ponerle a todo un precio paraconseguir mi bienestar y sin importar nada más.Jesús es juzgado por oponerse a un sistema político-económico y religioso que noconsidera a las personas y que usa a Dios para justificarse y así poder hacer legítimasu pretensión de dominar.Por esto, quien pretende vivir los valores de la solidaridad, de la fraternidad delEvangelio, son desacreditados y desalentados.
  7. 7. PARAREFLEXIONAR  ¿Con qué frases suelen descalificar las opciones que tomamos para - seguir construyendo – construir el Reino de Dios?  ¿A qué juicios son sometidos los jóvenes de nuestra comunidad?  Cuando somos descalificados por el sistema ¿qué podemos hacer para ayudarnos?PARA REZARVamos a recuperar las frases que nos desalientan y noslastiman, por ejemplo: “Deja de perder el tiempo ayudando alos demás y piensa más en ti!!!”Y vamos a pedirle a Jesús que nos acompañe, para quetengamos la capacidad de perseverar en nuestras opciones.
  8. 8. MIRANDO LAIMAGEN Somos creados por Dios y liberados por Jesús de la misma muerte. Esto es lo que nos hermana, lo que nos hace parte de la familia a la cual todos estamos llamados a cuidar. Por esto, lo que le pasa a otra persona, nos pasa a nosotros también.Nos hemos acostumbrado a algunas frases propias del neoliberalismo, tales como: “haz latuya”, “es mi vida”, “ese no es mi problema, yo no me meto”, “sálvese quien pueda” ytantas otras cosas que nos invitan a aislarnos de los demás. Por eso, mientras ellos dicenque “mi libertad termina donde empieza la de los demás”, nosotros sabemos que milibertad se complementa con la de los demás. Si la otra persona no es libre, si la otrapersona está encadenada, entonces mi libertad está disminuida. Si la otra persona sufre uninjusticia, yo también la padezco.Somos parte del mismo cuerpo, como dice San Pablo. Somos parte de la misma familia, poreso cuando dejamos de pensarnos todos unidos y con algo en común, nos perderemos anosotros mismos.Los azotes de ayer en la espalda de Jesús, hoy son los azotes del hambre, de la soledad, dela depresión, de la muerte prematura. Son azotes que muestran las formas de trato injustas,que muestran la existencia de un sistema que sigue creando nuevas formas de esclavitud.Jesús camina con nosotros y nosotros caminamos con Él. Este caminar no es una granproducción cinematográfica montada sólo para que lloremos y suframos: es un caminarque nos invita a compartir nuestra propia historia y nuestra propia vida.
  9. 9. PARAREFLEXIONAR ¿Cuáles son las situaciones que nos encadenan, que nos quitanlibertad? ¿De qué manera sentimos la presencia de Dios en las situacionesde dolor y de opresión que nos toca vivir? Como comunidad: ¿Con quiénes compartimos más de cerca lavida comunitaria?PARA REZAR Vamos a dibujar un látigo con siete cuerdas, y en cada una de ellas vamos a poner los nombres de nuestros dolores personales. Luego, dibujamos otro látigo similar, y en cada cuerda escribimos los nombres de los dolores que vemos en nuestro barrio. Después vamos a rezar por cada una de estas situaciones, tratando de ofrecer a Dios y a la comunidad lo que tenemos para ayudar a las personas que sufren.
  10. 10. MIRANDO LAIMAGENLa solidaridad se expresa en gestos concretos. Allí dondelas palabras no alcanzan hay que poner el cuerpo. Nosotrossabemos eso por experiencia propia. Muchas veces nosencontramos frente a situaciones en las cuales lo único quepodemos hacer es estar. Cuando un amigo nos cuenta susproblemas, cuando alguien llora a nuestro lado, cuando vemos la expresión de quiense siente derrotado aprendemos a ponerle el hombro a los demás, a esas situaciones,a esas experiencias de dolor. Porque sabemos que en esos momentos necesitamossentirnos queridos, cuidados, consolados, protegidos.Dios no puede acompañar porque se puso primero en nuestro lugar, porque lasespinas de la corona de Jesús no son muy diferentes a las “espinas” que sentimoscuando algo nos duele mucho.La ternura nos da la capacidad de acompañar al que sufre. Amar con ternura es sercapaces de esto: de ponernos en el lugar del otro y desde allí acompañarlo. Paranosotros “triunfar” en la vida es simplemente ser capaces de amar.
  11. 11. PARAREFLEXIONAR  ¿A quienes acompaño y quiénes me acompañan?  ¿Qué gestos concretos de ternura descubro en mi comunidad?  Como comunidad ¿a quiénes les hacemos sentir nuestra presencia, nuestro “hombro”?PARA REZARVamos a hacer esta oración, diciendo los nombres de laspersonas que están sufriendo o nombrando situaciones socialesque generan sufrimiento y que necesitan que las acompañemos.Después de nombrar las situaciones o las personas vamos a rezarun Padrenuestro para pedirle que venga su Reino, que es Reinode ternura, de amor, de justicia, de paz.
  12. 12. MIRANDO LAIMAGEN A veces sentimos que llevamos una carga muy pesada en nuestras espaldas. Carga que no elegimos y que nos va lastimando y dejando sin fuerzas.Muchas veces sentimos que no hay oportunidad para nosotros, y al mismo tiempovemos el despilfarro y la soberbia de quienes malgastan lo que la mayoríanecesitamos para vivir. Esto nos “tira para abajo” … y como si fuera poco, se nospresentan algunos que pretenden hacernos creer que “la vida es así”, que a Dios legusta que vivamos sufriendo o que las injusticias que vivimos son naturales.Pero siempre hay alguien que puede ayudarnos con el peso que llevamos, si es quenos dejamos ayudar. Porque los “yo puedo sólo” no nos hacen bien, no nosayudan a seguir con todas las fuerzas, con todas las ganas.Jesús puede entender lo que sentimos y lo que nos pasa, porque él también cargócon su “mochila” y porque él también se dejó ayudar. Es muy duro rescatarse sinadie nos da una mano. Es difícil mantener nuestras fuerzas, si no nos sentimosacompañados en el camino.
  13. 13. PARAREFLEXIONAR ¿Quiénes me ayudan a “cargar con mi mochila? ¿A quiénes ayudo a caminar? Como comunidad ¿al lado de quiénes caminamos concretamente?PARA REZAR Escribo en un papel las cosas que hacen que mi caminar sea difícil, lento o cuesta arriba. Después escribo algún momento de mi vida en el cual sentí que alguien me ayudó a caminar. Recuerdo ese momento compartiéndolo con alguien y dando gracias a Dios porque, aunque a veces no parezca, siempre estamos acompañados.
  14. 14. MIRANDO LAIMAGENCuando algo nos duele podemos tener varias actitudes,que pueden ir desde el quedarnos amargados y dandovueltas sobre lo que nos pasa hasta el hacer que laexperiencia de dolor nos sirva de algo: del dolor tambiénpodemos aprender.Dios no quiere que nosotros suframos, Dios no quiere eldolor.Lo que Dios sí quiere es acompañarnos en el sufrimiento porque Él sintió lasmismas sensaciones y emociones que nosotros sentimos cuando sufrimos.Esto lo podemos aprender: solidarizarnos y acompañar al que sufre, solidarizarsesurge casi como un reflejo.Dios no nos manda sufrimientos. Él nos invita a tener misericordia. A sufrir con laspersonas que sufren y a acompañarlas en su dolor.
  15. 15. PARAREFLEXIONAR  ¿Qué situaciones me hacen sufrir?  ¿Con quiénes me solidarizo concretamente en mi barrio?  ¿Cómo acompañamos a los que sufren en nuestra comunidad?PARA REZARVamos a nombrar situaciones que nos hacen sufrir y después decada una de ellas vamos a rezar diciendo “Jesús, acompáñame eneste dolor”
  16. 16. MIRANDO LAIMAGEN El camino de Jesús no fue fácil. Siempre se encontró con dificultades que ponían en riesgo lo que Él quería vivir. Desde las personas que se oponían a Él porque no les convenía su mensaje, hasta las personas que no lo entendían porque no estaban acostumbradas a que les hablen de Dios de esa manera.Lo fue metiendo en problemas decir que Dios amaba a todas las personas, y queespecialmente miraba con más ternura a quienes menos eran reconocidos por lagente de su época, a quienes más sufrían . En la época de Jesús se creía que laspersonas que estaban en una situación injusta, de sufrimiento, era porque Dios leshabía enviado un castigo. Se creía que las enfermedades, la pobreza, el mal era“mandado” por Dios para que las personas “pagasen” alguna deuda con ÉL.En cambio, Jesús con sus sanaciones, con sus gestos y con sus palabras, fueanunciando que Dios no quiere el sufrimiento de las personas ni su marginación,que Dios no nos “manda” ningún castigo. Por esto se enfrentó con los queacumulaban riquezas a costa del sufrimiento de los demás. Ellos, lo que tenían elpoder, llevaron a Jesús hacia el camino de la cruz.Cuando nosotros pasamos por situaciones difíciles por defender o acompañar a losque son dejados de lado, Jesús camina a nuestro lado y nosotros caminamos juntoa Él.
  17. 17. PARAREFLEXIONAR ¿Qué situaciones me son difíciles de enfrentar? ¿De qué manera me siento acompañado en esas situaciones? ¿Cómo acompañamos las opciones de los jóvenes en nuestracomunidad?PARA REZAR Proponemos rezar el Salmo 22, “El Señor es mi Pastor” y volver a escribirlo poniendo en nuestro nuevo salmo las situaciones que hayamos vivido, en las cuales nos sentimos acompañados por Dios.
  18. 18. MIRANDO LAIMAGENEl encuentro de las mujeres con Jesús puede parecer un absurdo. Seguramenteen su tiempo, alguien habrá pensado: para qué este gesto si nada va a cambiar.Incluso alguno podría haberles dicho: por qué arriesgarse, si no podemos hacernada, la vida es así.Pero estas mujeres, aún sabiendo que lo único que pueden hacer es decir que NOcon su presencia, muestran que no es natural lo que está sucediendo a sualrededor. Así abren la posibilidad a una historia diferente y desenmascaran laviolencia que un inocente está sufriendo.Pero estas mujeres, aún sabiendo que lo único que pueden hacer es decir que NO con supresencia, muestran que no es natural lo que está sucediendo a su alrededor. Así abren laposibilidad a una historia diferente y desenmascaran la violencia que un inocente está sufriendo.La Virgen María, su mamá, también lo acompaña. En el “momento difícil” ella está a su lado. Enella el amor se hace presente para acompañar sin límite el dolor y el sufrimiento de su hijo.Hoy también vemos a muchas mujeres, que desde su rol de madres, y sin hacer uso de laviolencia, desenmascaran a un sistema que sigue asesinando a sus hijos. Su presencia noviolenta, pero tenaz, es un grito que denuncia a quienes siguen causando muerte entre nosotros.En la imagen vemos a dos mujeres que nos recuerdan a muchas que, en nuestro país, siguenrecorriendo las calles con los rostros de sus hijos, pidiendo justicia pero también enseñándonosque no todo es lo mismo, que nosotros tenemos una palabra para decir frente a la injusticia y a laviolencia.Las mujeres con su andar, nos dicen que la vida no es así, sino que la vida está así; que tenemosque ser testimonio de nuestro desacuerdo, para que otros hijos no corran la misma suerte. Es un¡Basta ya! a la muerte injusta, a la muerte temprana y a la violencia.
  19. 19. También nos recuerda que en nuestros “momentos difíciles” la Virgen está a nuestro lado,sosteniéndonos. Ella ruega incesantemente por nosotros y en su solidaridad descubrimos laverdadera misericordia.PARAREFLEXIONAR  ¿A qué situaciones tenemos que decir ¡Basta ya! como comunidad?  ¿Cuáles son las situaciones de violencia que vivimos en nuestro barrio?  ¿Cómo podemos hacer frente a estas situaciones?PARA REZARVamos a hacer memoria como comunidad, de todas las personas que han muertode manera violenta entre nosotros. Después vamos a mencionar nuestros ¡bastaya! nombrando todas las situaciones que vivimos y con las cuales no estamos deacuerdo. Por ejemplo:“Basta ya de la miseria” “Basta ya de la desnutrición” “Basta ya de los chicos en la calle”Para finalizar vamos a rezar juntos un Ave María, pidiéndole que nos ayude a serpresencia que denuncia y rechaza la injusticia y la violencia.
  20. 20. MIRANDO LAIMAGENEstamos acostumbrados a pensar que Dios quiere de nosotros sacrificios. Muchasveces, a raíz de esto, tenemos una imagen de Dios como si Él fuera un comerciante,el cual le vamos comprando aquello que necesitamos al costo de nuestros dolores ysufrimientos.Dios no quiere de nosotros “sacrificios”. Lo que Él quiere es que nuestro corazónsea capaz de amar con ternura y de solidarizarse con las personas que sufren. En laBiblia, en el capítulo 58,6-7, el profeta sugiere en forma de pregunta lo que Diosanhela, sueña, para nosotros, para su Reino:¿No será más bien este otro el ayuno que yo quiero: desatar los lazos de maldad,deshacer los nudos del yugo, dar la libertad a los quebrantados, y arrancar todo yugo? No será partir al hambriento tu pan, y a los pobres sin hogar recibir en tu casa? ¿Que cuando veas a un desnudo le cubras, y de tu semejante no te apartes?Jesús recorre el camino de la cruz, para que nunca más haya crucificados.Si tenemos nuevos crucificados en nuestra sociedad, pues entonces podríamosaceptar esa invitación que Dios nos hace por medio del profeta. Porque la voluntadde Dios es que cuidemos de las personas más pobres y abandonadas tal como noscuidamos a nosotros mism@s. La voluntad de Dios es que nos acompañemos
  21. 21. PARAREFLEXIONAR ¿En qué momentos me sentí aliviado en mi dolor por micomunidad? ¿De qué manera usamos a Dios para justificar situaciones deinjusticia? ¿Qué gestos concretos de solidaridad hacemos como comunidadcon los que sufren?PARA REZAR Escribo situaciones de mi vida en la cual haya sentido la presencia de alguien que me acompañó o que yo haya acompañado. Después de escribir el relato vamos a tratar de ver qué actitudes son las que hicieron posible poder compartir ese momento. Para terminar vamos a compartir esas actitudes.
  22. 22. MIRANDO LAIMAGEN La experiencia de la muerte es una de las experiencias más dolorosas que vivimos. Frente a ella hay pocas cosas que podemos decir o hacer. Quienes hemos perdido un ser querido, sabemos que en esos momentos las palabras no alcanzan y los “por qué” no nos llegan al corazón. Nos sentimos abandonados y la tristeza nos invade. Es como estar frente a un abismo, y nos cuesta ver cómo seguir caminando.Estamos como ciegos ante la vida, no podemos ver.En esos momentos lo que nos ayuda y reconforta es la presencia de personas que nosquieren, porque lo que nos hace bien es sentirnos acompañados, sentir que tenemosun hombre donde podemos recostarnos, donde podemos descansar.Porque a veces las palabras sobra, Jesús simplemente camina a nuestro lado,siguiendo el ritmo de cada uno. Esa es su manera de querernos y cuidarnos: estandocon nosotros en las muertes que experimentamos, muertes que también pueden serpequeñas y cotidianas.
  23. 23. PARAREFLEXIONAR  ¿Qué experiencias de muerte vemos a nuestro alrededor?  ¿Qué situaciones nos hacen “perder la vida”?  ¿Cómo nos podemos acompañar en estas situaciones límite?PARA REZARVamos a quedarnos un momento en silencio, mirando la imagen yrecuperando algún momento de nuestra vida en la cual nos sentimoscomo el chico que está con los ojos vendados. Luego compartimoseste momento que hemos recordado.
  24. 24. MIRANDO LAIMAGENCon la muerte de Jesús pareció que todo estabaterminado. La esperanza de muchas personas habíasido derrotada por la injusticia y la violencia. Al dolorde perder a una persona querida, seguramente siguióla pregunta. ¿para qué sirvió todo lo quevivimos con Él?Pero la última palabra no estaba dicha:Faltaba que Dios dijera “Yo soy el Dios que quiere y defiende la Vida”. Laresurrección de Jesús es la protesta de Dios frente a la muerte, la violencia y lainjusticia. Esta propuesta no fue realizada desde la lógica de la violencia, sino desdela lógica del amor y la ternura. Por esto es que logra derrotar definitiva y totalmentetodo lo que genera muerte y sufrimiento.Por la resurrección de Jesús tenemos la certeza de que la última palabra de Historia yde nuestra propia historia, no es la muerte sino que es la Palabra del mismo Dios,regalándonos una Vida plena y abundante, una Vida donde la injusticia y elsufrimiento ya no tienen lugar porque somos uno con Él. La resurrección de Jesús esla certeza de que, por la voluntad de Dios, la Vida finalmente vencerá.
  25. 25. PARAREFLEXIONAR ¿A quienes necesitamos anunciar hoy que Nuestro Dios es el Diosde la vida? Como comunidad ¿Cuáles son las maneras en que anunciamos queNuestro Dios es el Dios de la vida? ¿Qué situaciones nos ayudan a mantener la esperanza en la Vidaabundante para todos y todas?PARA REZAR Vamos a rezar por todas las personas que conocemos y que están con Dios. Por eso vamos a ir nombrándolas y cada tres nombres vamos a decir juntos: “Gracias Jesús, porque por vos, sabemos que ellos viven con Dios”.
  26. 26. MIRANDO LAIMAGEN Creer en la resurrección de Jesús tiene sus implicaciones. La fe en la resurrección nos invita a vivir libres de toda atadura y a ser capaces de discernir entre lo que es pasajero y lo que permanece. Esto nos ayuda a descubrir el sentido de nuestra vida, a descubrir lo que realmente es importante. Y sabemos que lo importante, aquello que no podemos ni queremos negociar, sigue siéndolo incluso aún cuando vivimos situaciones que son difíciles.La fe en la resurrección también nos implica, nos compromete, en los procesos de liberación dequienes están cautivos y no pueden ver las señales de vida que hablan de Nuestro Dios. Por esto,quien cree en Jesús resucitado, necesita provocar “pequeñas resurrecciones” a su alrededor,viviendo y proponiendo vivir el espíritu de las bienaventuranzas.Así, vivir la fe en la resurrección es optar por la vida, cuidándola y defendiéndola aún ensituaciones difíciles, porque sabemos que las situaciones de muerte cotidianas no son lo quepermanece y no es lo que debe permanecer entre nosotros. Pero optar por la vida y optar por lastransformación del mundo para que todos podamos tener vida en abundancia, no implica negar oescaparnos de las muertes cotidianas; porque “el Cristo crucificado, es el CristoResucitado”. No vivimos la cruz como una resignación, sino que la asumimos como un pasopara la Vida Nueva. Cargar con la cruz sin la esperanza de la resurrección no es una actitudcristiana.La resurrección nos abre los ojos para poder mirar la realidad desde “los ojos de Dios”, es decir,desde el Proyecto que Dios tiene para todos.Anunciar la resurrección es anunciar el amor sin límites ni medidas que Dios tiene a cada personaen particular y a toda la humanidad en general.
  27. 27. PARAREFLEXIONAR  ¿Cuáles son aquellas cosas que me dan vida?  ¿Cuáles son las que dan vida a nuestra comunidad?  ¿Quiénes y cómo nos ayudan a experimentar la resurrección?  ¿Cómo generamos “pequeñas resurrecciones” entre nosotros y en nuestro barrio?PARA REZARNombramos grupos, personas, gestos que fueron señales de vida paranosotros en nuestro andar cotidiano.Como gesto de celebración y alabanza a la presencia de Dios Vivo enmedio nuestro, vamos a traer un alimento para compartir con laspersonas que necesitan nuestra solidaridad.
  28. 28. Publicado en: Boletín Salesiano Don Bosco Instituto Salesiano de Artes Gráficas Buenos Aires – Argentina 2006 Ilustraciones: Gustavo Daguene Textos: Pablo RozenElaborado en este formato por: DELEGACIÓN DE EDUCACIÓN ARQUIDIÓCESIS DE BOGOTÁ

×