Educar en la modernidad y en la postmodernidad

2.771 visualizaciones

Publicado el

1 comentario
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
2.771
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
5
Acciones
Compartido
0
Descargas
108
Comentarios
1
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Educar en la modernidad y en la postmodernidad

  1. 1. Juao Batista Libanio S.J.Edgard MorínAlberto Parra S.J.
  2. 2. Vivir en la modernidad y en la post-modernidad implica sufrir la dilaceración dequerer la claridad y racionalidad de la modernidad y al mismotiempo, sentir el clima desconcertante y fragmentado de lapost-modernidad
  3. 3. 1. Las paradojas de la ModernidadLa modernidad estableció una serie de binomioscomo objetivos, cuyo punto de equilibrio nosupo determinar.En la elaboración de los derechos humanos pretendiócrear una sociedad justa y autónoma.En el horizonte de la modernidad están la identidady la solidaridad.La modernidad abogó por la emancipaciónsocial y la libertad de pena.Igualdad y libertad buscaron la una imponersesobre la otra.En una palabra el proyecto de modernidad no supoescoger ni organizar prioridades faltó lapedagogía del equilibrio.
  4. 4. 2. Pujanza económica y crisis de la existencia La modernidad engendró dos sistemas económicos. El capitalismo liberal se inclinó por la autonomía, la identidad, la subjetividad, la libertad. El socialismo colocó su peso hacia la justicia, la solidaridad, la emancipación grupal, la igualdad. Hoy tenemos la victoria provisional del capitalismo liberal que presenta una economía pujante para unos pocos pero a costa de los valores básicos de justicia social, solidaridad, emancipación e igualdad.
  5. 5. Al colocar en el centro del sistema el libre mercado se sigue lanecesidad de favorecer el consumo, el intercambio, la concentración delcapital, la valoración de la iniciativa privada, la eficiencia, la competencia, elaumento del lucro.Se ha producido un buen crecimiento económico con un desgaste de losvalores fundamentales de la existencia y el sacrificio de muchas, peromuchas personas. Estamos ante la paradoja de expansión de laeconomía y crisis de la existencia humana.
  6. 6. 3. Sintomas de la crisis post-moderna de la existenciaTenemos crisis internas y externas.Sentimos que los elementos estructurantes de la sociedad sedesintegran. Hay señales cada vez mayores de unadesestabilización social.Está cambiando fuertemente la concepción de trabajo y empleo, la nuevamanera de inserción de las personas en el mundo del trabajo.
  7. 7. La movilidad profesionaldesgasta profundamente y generainseguridad en los trabajadores que cadavez son más frágiles psicológicamenteproducto de las incertezas, dudas yangustias que le causa un trabajo cadavez más difícil de conseguir y deconservar. Las presiones de los medios de comunicación son muy fuertes. Los medios amplían los deseos de consumismo y materialismo pero no dan el dinero para adquirirlos. Este juego engendra varios efectos nefastos. Aumenta la tensión social y la insatisfacción de las personas.
  8. 8. Se produce una insatisfacción existencial. Un adolescenteescribía al respecto: Quería leche Quería amor y recibí la garrafa. y recibí una moral Quería padres Quería una profesión y recibí regalos y recibí un trabajo. Quería hablar Quería ser feliz y recibí un libro y recibí dinero. Quería aprender Quería libertad y recibí diploma y recibí un automóvil. Quería pensar Quería dar sentido a la vida y recibí conocimientos y recibí una carrera. Quería tener una visión de conjunto Quería esperanza y recibí informaciones y recibí miedo. Quería ser libre Quería transformar la realidad y recibí disciplina. y recibí compasión. Quería vivir
  9. 9. Un desastre pedagógico por ambos lados: falta de presenciaafectiva y de no saber colocar limites a los jóvenes en sus aspiraciones.Los bienes materiales no suplen, en profundidad, sus necesidadespsicoafectivas.Los medios producen “efectos especiales”, fragmentan los objetos,mezclan las noticias, combinan las dimensiones de tiempo y espacio,secuestran los acontecimientos de sus contextos reales y proyectan todoesto en una terrible simultaneidad e instantaneidad. No haytiempo para la reflexión, para el regreso, para la distancia crítica. No se consigue recuperar el significado de los acontecimientos, tal es la abundancia veloz de informaciones sin ninguna referencia de valores. La existencia humana se transforma en un inmenso video, en una sucesión de chips.
  10. 10. Esto hace que nuestros jóvenes vivan una “realidad virtual” y seansorprendidos dolorosamente por “la realidad real”.Nuestros jóvenes viven siempre a la espera de novedades. Sedesinteresan de la verdad y se llenan de emociones. En sulenguaje juvenil “pura adrenalina”, consumo, placer, idealización delo real, fantasma, vanidad, apariencia.Nos invade una “cultural nihilista” que se impone sin tragedia.Basta lo provisorio, lo esencial no cuenta. Es el tiempo del“pensamiento débil” frente a la verdad. Nihilismo del bien, del valor, de lareligión. “Solo tenemos palabras vacías, la rosa pristina de lo real, de laverdad – solo existe en la palabra. Así podría traducirse el dístico con queUmberto Eco cierra su novela “El nombre de la Rosa”.
  11. 11. 4. Algunos desafíos a la Educación Católica En reacción a lo absoluto de la razón en la modernidad, la post-modernidad parece optar por lo provisorio de la realidad.Una educación cristiana no puedecapitular frente a la tarea ardua depreparar las personas para enfrentarsecon la realidad en toda su profundidaddebe desarrollar una concienciacrítica: ni racionalidad absoluta, niirracionalidad incómoda. Equilibrioentre el sujeto y el objeto.
  12. 12. La visión cristiana presenta una comprensión del ser humano comocreatura – limitada – llamada por nuestro Dios no solo para conocerlo comofin último y fundamento de todo sino también para entrar en una comuniónprofunda de amor con Él.Esta dimensión doblemente trascendental del ser humano – creación yvocación a la comunión con Dios – lo capacita no para lapretensión omnipotente de la modernidad, sino para percibir en lasinnumerables señales de la realidad, de la historia y de la vida, lapresencia del Señor de la Vida Plena y Digna. Ese sentido mayoralimenta los sentidos menores. Lo redime del nihilismo.
  13. 13.  Hay que trabajar la separación exagerada entre medio yfinesLa educación cristiana trabaja con dos principios fundamentalesque pueden iluminar esta situación. Los fines – sentido mayor – deben tener su valor por su propia naturaleza y no a causa de intereses particulares. Tienen un valor intrínseco. Son reflejos especiales de la plenitud de vida de Dios: justicia, libertad, amor, misericordia – Miqueas 6,6. Los medios – sentido menor – debe ir en la misma línea de los fines, favorecer la realización de la justicia, la libertad, el amor, la misericordia, el derecho, están sometidos a los criterios de los valores intrínsecos, de modo que el fin no puede justificar cualquier tipo de medios. Es un asunto ético. Vgr. Una institución católica no puede justificar injusticias sociales en relación a sus funcionarios y profesores si los medios para salvar sus finanzas desconocen su eticidad.
  14. 14. Pensar lo real es pensar la injusticia social en sus causasestructurales y coyunturales.Pensar lo real es pensar las soluciones alternativas a corto y largoplazo. No se trata por tanto de un ejercicio académico filosófico sino unatarea grave y difícil de enfrentar la dura situación de lospobres dentro de una protesta ética y cristiana.
  15. 15. Con el progreso de la tecnología se dio un profundo cambio de relaciónentre lo deseable porque es posible y lo indeseable porque es imposible. Somos conscientes que con la tecnología lo deseable posible creció enormemente pero la igualdad frente a esto no es tan posible. Un sociólogo portugués, sugiere la creación de una escuela práctica con dos clases  Una clase de conciencia del exceso para enseñar a no desear todo lo que es posible, solo porque es posible y  otra clase de conciencia de la limitación para enseñar a desear también lo imposible.
  16. 16. No reconocer los límites finitos, tanto por partede la razón, como de la subjetividad genera parael individuo y la sociedad peligros enormes, aúnde destrucción de toda la vida.Educar hoy implica más que nunca saber trabajar el límite en laconciencia de quienes forman la comunidad educativa. Se da una absoluta carencia del límite en la conciencia de muchos jóvenes y adolescentes por no decir de niños. Hacen lo que quieren. Hay una permisividad e impunidad que favorece este estado del espíritu. El pretender “sacar ventaja en todo” aplicada a la vida social, en un desastre total.
  17. 17. La educación para el límite implica, antes de todo, ir construyendo unconsenso ético respecto de la razón instrumental manejada por laciencia y la tecnología.  Ningún progreso científico puede causar más problemas que soluciones.  La innovación tecnológica o industrial debe demostrar que no provocará daños sociales ni ecológicos.  El interés de la comunidad tiene preferencia sobre el interés individual a medida que la dignidad y los derechos humanos sean preservados.  La urgencia de la supervivencia de una persona o de la humanidad prevalece sobre cualquier cosa.  El sistema ecológico tiene preferencia sobre el sistema social.  Sobrevivir es más importante que vivir mejor.  Los avances reversibles tienen preferencia sobre los no reversibles
  18. 18. Hay que tener un equilibrio entre represión siempre negativa – y laconcesión desmedida no menos perjudicial. Ceder siempre sinrazón deforma al educando. Negar por negar sin motivo, reprime ydisminuye la credibilidad y la presencia del educador. El límite debe colocarse, aduciendo siempre la razón que puede ser de diversos órdenes, desde la imposibilidad material a conceder lo pedido hasta los riesgos desproporcionados previsibles. Cuanto más clara, razonable y honesta es la razón del límite, tanto más formativa.

×