Sab 11,25
El centro del Evangelio, del Proyecto de Jesús es el del servicio al que   se opone el egoísmo, la ambición, la dominación...
El servicio solo puede ser prestado por personas concretas – comosomos los rectores – as en nuestro caso – no por entes de...
Somos nosotros rectores – as , personas concretas con nombres y apellidos propios quienes tenemosque ser seres para los de...
Se trata por tanto de superar en nosotros. El “apego al falso yo”, deshacernos  en beneficio de los demás. Es el “ya solo ...
Un buen rector@cristian@ creyente  hace presente al Dios encarnado en Jesús de  Nazareth y construye   Reino, es decir Vid...
Un buen rector@ no debe colocarsedesde arriba, desde la superioridad, el poder o el protagonismo interesado omanipulador s...
El Maestro Jesús de Nazareth parecer ser bien consciente de la fuerzadigregradora y deshumanizadora que conlleva toda búsq...
Nuestro trabajo como rector@s no debe ser asunto de jerarquía sino decalidad humana para hacer de nuestros colegios – como...
Todos estamos necesitados de conversión – incluidos nosotros losrector@s. El equilibrio afectivo nos pide que reconozcamos...
Es el Espíritu de Jesús, son nuestros muchachos y muchachas   quienes nos pueden ayudar a seguir a Jesús, a convertirnos, ...
Para el discipulado nuestro   trabajo como rector@s es unllamado para la misión no para     un estado de privilegio. La  e...
Nuestras muchachas y  muchachos, nuestras niñas y  niños esperan de nosotros los      rectores un servidor, un acompañamie...
Nuestras palabras se vuelven irrelevantes, como dice Agustín “nopermanece en nosotros la raíz del amor”. Cómo llegamos al ...
Ante cambios tan profundos en el sistema productivo, modelo cultural y en   relaciones personales nosotros rector@s no pod...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Nuestro servicio como rectoras es 191009

336 visualizaciones

Publicado el

0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
336
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
2
Acciones
Compartido
0
Descargas
5
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Nuestro servicio como rectoras es 191009

  1. 1. Sab 11,25
  2. 2. El centro del Evangelio, del Proyecto de Jesús es el del servicio al que se opone el egoísmo, la ambición, la dominación cuyospilares son el poder y la riqueza señas del anticristo y el contra-evangelio.
  3. 3. El servicio solo puede ser prestado por personas concretas – comosomos los rectores – as en nuestro caso – no por entes de razón como son nuestros colegios o instituciones.
  4. 4. Somos nosotros rectores – as , personas concretas con nombres y apellidos propios quienes tenemosque ser seres para los demás y con los demás en nuestros colegios. Ahí está nuestra realización como seres humanos tratar de darnos como Dios se da, entregarnos plenamente a nuestros docentes, estudiantes, padres de familia, personal administrativo y de servicios.
  5. 5. Se trata por tanto de superar en nosotros. El “apego al falso yo”, deshacernos en beneficio de los demás. Es el “ya solo en amar es mi ejercicio” de San Juan de la Cruz o “donde no hay amor por amor y recibirás amor”.La grandeza no se mide por el poder que tengamos, el puesto que ocupemos o los títulos que ostentemos que en el fondo son asuntos relativos.
  6. 6. Un buen rector@cristian@ creyente hace presente al Dios encarnado en Jesús de Nazareth y construye Reino, es decir VidaPlena y Abundante en su colegio al articular Ciencia – Evangelio y Vida. Si no somos capaces detransmitir la presencia de Jesús y su Proyecto de Vida, ¿qué sentido tiene nuestro trabajo?
  7. 7. Un buen rector@ no debe colocarsedesde arriba, desde la superioridad, el poder o el protagonismo interesado omanipulador sino desde abajo, desde ladisponibilidad, el servicio y la ayuda a los demás. Nuestro ejemplo es Jesús. No vinonunca para ser servido sino para servir. Hizo realidad la súplica de Dios por medio del profeta “Consolad, consolad a mi pueblo”.
  8. 8. El Maestro Jesús de Nazareth parecer ser bien consciente de la fuerzadigregradora y deshumanizadora que conlleva toda búsqueda de poder.Lo nuestro como rectores no es el poder es la autoridad, noes el egoísmo es el servicio, no es la ambición es la humanización.
  9. 9. Nuestro trabajo como rector@s no debe ser asunto de jerarquía sino decalidad humana para hacer de nuestros colegios – como dice elObispo Pedro Casaldáliga de la Iglesia “No una democracia sino másque una democracia…”
  10. 10. Todos estamos necesitados de conversión – incluidos nosotros losrector@s. El equilibrio afectivo nos pide que reconozcamos nuestros límites y la propia fragilidad. Como decía San Agustín “Somos seres humanos atravesados por la gracia y el pecado”.
  11. 11. Es el Espíritu de Jesús, son nuestros muchachos y muchachas quienes nos pueden ayudar a seguir a Jesús, a convertirnos, a beber elcáliz y ser bautizados como figuras de ese paso que nos lleva a entregarnos y a ser entregados. Nos ayudan a eliminar todo aquello que esté de algunamanera infectado de idolatría y de ensimismamientos, que nos hacen poner “la añadidura” en el primer plano de nuestra búsqueda y que nos impide ver y sentir que solo Dios es Dios. Se trata del primado de la gratuidad de Dios en nuestras vidas la presencia de su amor en nuestras vidas . “No es que nosotros hallamos amado a Dios, sino que Él nos amó primero” 1 Jn
  12. 12. Para el discipulado nuestro trabajo como rector@s es unllamado para la misión no para un estado de privilegio. La espiritualidad del que sigue a Jesús es respuesta,respuesta a lo que ha recibido ya. Y lo que hemos recibido es una ESTUPENDA NOTICIA: Si sales de ti; si eres persona degocentrada, si ves la desidentificación de tu yoestás en el camino del Reinoy si tu está en ese camino tu colegio también lo estaría,pues estará en el camino de la vida plena y digna en misericordia, justicia, dignidad y paz.
  13. 13. Nuestras muchachas y muchachos, nuestras niñas y niños esperan de nosotros los rectores un servidor, un acompañamiento, un cuidador, un pastoreo como el de Jesús con autoridad, con entrañas de misericordia, esperan seracogidos, escuchados y tocadospor la misericordia, la esperanza, la confianza, la generosidad, lavida dada del que ama y siembra. “Cristo Jesús, un Señor” Fil 3,8 en palabras del Apóstol Pablo.
  14. 14. Nuestras palabras se vuelven irrelevantes, como dice Agustín “nopermanece en nosotros la raíz del amor”. Cómo llegamos al corazón de las personas, allí donde el dolor y el sufrimiento habitan, pero tambiéndonde hambrea la esperanza y donde la gracia de Dios puede sanar de raízel corazón maltrecho. Nada hay verdaderamente humano que no encuentre eco en nuestros corazones de rector@s.
  15. 15. Ante cambios tan profundos en el sistema productivo, modelo cultural y en relaciones personales nosotros rector@s no podemos permitir que elsistema educativo sea simple reproche de la actual estructura social. Al contrario, debe ser medio fundamental que facilite elalumbramiento de personas compasivas, misericordiosas, de una sociedad solidaria y de una creación plena como lo quiere Nuestro Dios.

×