Proyecto compasion misericordia

1.461 visualizaciones

Publicado el

Proyecto compasion misericordia
pastoraleducativa.com
Carpeta compasión misericordia

Publicado en: Educación
0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
1.461
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
3
Acciones
Compartido
0
Descargas
34
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Proyecto compasion misericordia

  1. 1. Ser Humano es SERMisericordioso:La espiritualidad cristiana no puede tener causas distintas que las de laCOMPASIÓN - MISERICORDIA.La vida y la práctica de Jesús nos invitan a descubrir, pensar, vivir laMisericordia.El Proyecto, la Humanidad que salió del corazón de Dios era humana,con corazón “Vio Dios cuanto había hecho y todo estaba muy bien” Gen.1,31.
  2. 2. La ambigüedad de la Condición HumanaLas páginas sagradas evidencian la realidad humana: Adán y Eva quieren ser dioses Gen 3,5. Caín rechaza a su hermano Gen 4,8. “Viendo Dios que la maldad del hombre cundía en la tierra y que todos lospensamientos que ideaba en su corazón eran puro mal, le pesó haber hechoal hombre en la tierra” Gen 6,5-6. “La tierra se llenó de violencia” Gen 6,11
  3. 3. ANTIGUO TESTAMENTO Primero el castigo:responder a la violencia conviolencia: “Con dolor parirás tus hijos” Gen3,16. “Con el sudor de tu rostro comerásel pan” Gen 3,19. “Vagabundo y errante serás en latierra” Gen 4,12 “La tierra está llena de violenciapor culpa de ellos. Por eso, he aquíque voy a exterminarlos de la tierra”Gen 6,13.
  4. 4.  La violencia no cuadra con el buen Dios, su corazónmaternal sufre con el castigo: “Nunca más volveré a maldecir elsuelo por causa del hombre… ni volveré a herir a todo ser viviente como lo hehecho” Gen 8,21. Encontramos acá todo un proceso pedagógico enel que Dios nos va preparando para la revelación de su condiciónCompasiva, Misericordiosa.  Es el misterio de un Dios “arrepentido” que opta por la misericordia, por la compasión. “porque es eterna su Misericordia” Salmo 135. La Misericordia anula la miseria y la crueldad. “El Padre Celestial hace salir el sol sobre malos y buenos y llover sobre justos e injustos” Mt 5,45 – Deut. 24,16 – Ez 18, 2-4 – Jer
  5. 5. SEMBRAR MISERICORDIA: CAMINO IRRENUNCIABLE HACIA LA HUMANIZACIÓN La falta de corazón nos deshumaniza. Nos vuelve piedra, crueldad, indiferencia, insensibilidad. Nos encogemos de hombros ante el sufrimiento de los demás. Nuestro Dios por el contrario nos dice: “Bien vista tengo la aflicción de mi pueblo en Egipto. He escuchado su clamor… pues conozco sus sufrimientos. He bajado para librarle de la mano de los egipcios…El clamor de los israelitas ha llegado hasta mí, he visto su opresión” Ex 3,7-9.Jamás el corazón de Nuestro Dios se endurece. Yo le oiré porque soycompasivo” Ex 22,26.
  6. 6. “Mi corazón está trastornado y se estremecen misentrañas”. “No daré curso al ardor de mi cólera… porque soy Dios y nohombre” Oseas 11,8-9. Y a nosotros nos promete “Os daré un corazón nuevo,quitaré de ustedes el corazón de piedra y les daré un corazón de carne” Ez 36,26-27. “Yo estaré con vosotros” Ex. 3,12.
  7. 7. Nuestro Dios espera de nosotros “No endurecerás tu corazón nicerrarás tu mano y le prestarás lo que necesite pararemediar su indigencia” Deut. 15, 7-8.“Los reyes de las naciones los dominan como señores absolutos y los queejercen el poder sobre ellas se hacen llamar bienhechores: Entrevosotros no se debe dar nada de esto” Mt 20, 25-26.
  8. 8. “Se solidario con tus bienes…no vuelvas la cara ante ningúnpobre y Dios no apartará de tisu casa.Organiza tu solidaridad segúnla abundancia de tus bienes.Si tienes poco, da conforme aese poco, pero nuncatemas ser solidarioporque así te atesoras unabuena reserva para el día de lanecesidad. La solidaridadlibra de la muerte e impidecaer en las tinieblas. Donvalioso es lasolidaridad” Tob. 4,7-11.Buena es la oración con ayuno y mejor la solidaridad con justicia que lariqueza con iniquidad. Mejor es ser solidario que atesorar oro. Lamisericordia libra de la muerte y purifica de todo pecado.
  9. 9. Nuestro Dios espera de nosotros Que liberemos al pobre que clama y al huérfano que no tiene quien le ayude. Que alegremos la vida de los pobres, que nos revistamos de justicia. Que seamos los ojos del ciego y del cojo los pies. Que seamos padres de los pobres, que examinemos la causa del desconocido Job 29, 12-16. Que no menospreciemos su derecho. Que no nos neguemos a los justos deseos de los débiles. Que no comamos solos nuestro pedazo de pan, sino que lo compartamos con el huérfano. Que en lo íntimo de nuestro ser se muevan nuestras entrañas. Que tengamos abiertas nuestras puertas para que nadie pernocte a la intemperie Job 31, 13-22. Nuestro Dios espera que los pobres, mejor los empobrecidos sean un cuestionamiento a todo intento de religiosidad inmisericorde.
  10. 10. Dios es Misericordia, Dios habla por losprofetas. Ellos nos recuerdan que lofundamental no era la letra sino elEspíritu. Cuando está presente elEspíritu, sobran los reglamentos “No extingan el Espíritu, no desprecien las profecías; examínenlo todo y quédense con lo bueno” 1 Tes 5, 19-21.  “La ley produce cólera” Rom 4,15  “Que la ley no justifica a nadie ante Dios es cosa evidente” Gal 3, 11-12  “La ley no puede nunca dar la perfección a los que se acercan” Heb 10,1  “Cristo nos rescató de la maldición de la ley” Gal 3,13 de modo que vivamos con un Espíritu nuevo y no con la letra vieja”. Rom 7,6.
  11. 11. Los profetas nos invitan a construir una sociedad justa, apelando a laMisericordia.“Aprendan a hacer el bien, busquen lo justo, respeten los derechos deloprimido, aboguen por la viuda” Is. 1,17.“El Señor enjugará las lágrimas de todos los rostros” Is. 25,8“El ayuno que yo quiero es este: Desatar los lazos de maldad, darlibertad a los quebrantados, arrancar todo yugo. Partir tu pan con elhambriento y a los pobres sin hogar recibir en casa…” Is.58,4-7.
  12. 12. “Ya te he dicho lo que es bueno y lo que el Señor te exige: Que practiques la justicia Que seas MisericordiosoY que camines humildemente” Miqueas 6,8
  13. 13. Jeremías pone en boca de Nuestro Dios las siguientes palabras conmovedoras que lo muestran como es: Movido por Misericordia: “Mis entrañas, mis entrañas! Me duelen las fibras de mi corazón; mi corazón se agita dentro de mí…” Jer. 4, 19
  14. 14. “Yo quiero amor no sacrificio,conocimiento de Dios más queholocaustos” Oseas 6,6.“Seré inflexible porque vendenal justo por dinero y al pobre por unpar de sandalias. Pisan contra elpolvo de la tierra la cabeza de losdébiles y tuercen el camino de loshumildes” Amós 2, 6-7.“Enjugará Yahvé las lágrimasde todos los rostros yquitará el aprobio de supueblo sobre toda la tierra” Is 26,8.“Reprime tu talento y seca el llantode tus ojos, hay esperanza para tufuturo” Jer 31, 16-17.“Y enjugará toda lágrima de misojos, y no había ya muerte nillanto, ni gritos, ni fatiga,porque el mundo viejo ha pasado”
  15. 15. El caso del profeta Jonás es sintomático. Al principio no quiere seguir la vozde Dios, pero cuando no tiene más remedio, se vuelve un hombre aferrado a laley, “Dios dijo y basta”. Se irrita contra el Señor porque usa la misericordia yperdona a los ninivitas. Según Jonás, Dios debería ser fiel al reglamento.Jonás no acepta a un Dios misericordioso, desea un Dios sinentrañas.En realidad Jonás se defiende a sí mismo. Cree que va a quedar como unfalso profeta, pero precisamente lo que garantiza su autenticidades el ejercicio de la misericordia. Ahí está actuando Dios: “Nodaré curso al ardor de mi cólera, porque soy Dios, no hombre, en medio de ti soyel Santo y no vendré con ira” Oseas 11,9.
  16. 16. Jonás se lamenta por el ricino que le daba sombra. Pero Dios le responde con la gran lección de su misericordia: “Tu tienes lástima de un ricino por el que nada te fatigaste. ¿Y no voy a tener lástima de Nínive, la gran ciudad, en la que hay más de ciento veinte mil personas?” Jon 4, 10-11.El bueno de Jonás terminará dándonos la gran definición deNuestro Dios que se repite tantas veces en la Biblia: “Bien sabía yo quetú eres un Dios clemente y Misericordioso, tardo a la cólera y rico enamor que se arrepiente del mal” Jon 4,2.
  17. 17. “Dios rico enMisericordia”La misericordia era extranjera en la tierra. Para conseguir vida de residenteDios no tuvo más remedio que hacerse hombre en Cristo Jesús.
  18. 18. “Acerquémonos, pues, confiadamente al trono de la gracia, paraalcanzar misericordia y hallar gracia para el oportunosocorro” Hebreos 4,16.No tenemos derecho, ni nos conviene condenar a nadie“Si decimos: No tenemos pecado, nos engañamos y la verdad no está ennosotros” 1 Jn 1,8.
  19. 19. Cuando nos asomamos a las primeras páginas de los Evangeliosdescubrimos en la figura de un niño la presencia de la Misericordia.“En el principio era la Misericordia y la Misericordia era Dios y Diosera Misercordia” Jn 1,1.María constata que Dios noviene para la venganza sinopara la Misericordia “SuMisericordia alcanza degeneración en generación”Luc 1, 50 “Acogió a Israel unsiervo, acordándose de suMisericordia” Luc 1, 54.
  20. 20. Sed Misericordiosos como mi Padre es MisericordiosoLuc 6,36“Misericordia quiero y no sacrificio” Mt 9,13.En la narración de la vida de Jesús encontramos frecuentemente tresgestos consecutivos:“Al desembarcar vio mucha gente, sintió compasión de ellos y curóa sus enfermos” Mt 14,14.“Quien no ama no conoce a Dios, porque Dios es Misericordia” 1 Jn4, 8.
  21. 21. Opción Misericordiosa:“El misterio del Evangelio” “El Reino de Dios” Es para los pecadores, “No hevenido a llamar a los justos, sino a los pecadores” Mc 2,17. Es la opciónMisericordiosa de Dios.“Bienaventurados los misericordiosos, porque ellos alcanzarán misericordia”Mt 5,7.“Vengan a mí todos los que están cansados y agobiados y yo les darédescanso. Tomen sobre ustedes mi yugo y aprendan de mí que soy sencilloy humilde de corazón y hallarán descanso para sus almas porque mi yugo essuave y mi carga ligera” Mt 11, 28 -30.
  22. 22. El publicano salió del templo justificado. Aquíradica la enseñanza fundamental de la paráboladel fariseo y el publicano. Laautosuficiencia impide lamisericordia, impide la solidaridad fraterna,impide una oración genuina. Sin misericordiaestamos fuera del Reino de Dios Luc 18, 9-14.A la mujer adúltera Jesús le dijo lleno de Misericordia: “Tampoco yo tecondeno” Jn 8,11. “Movido a compasión le perdonó la deuda” Mt18,27.“En verdad os digo que los publicanos y las prostitutas os precederán en elReino de Dios” Mt 21, 31.“No se trata de querer llegar primero, sino de que Dios tengamisericordia” Rom 9,16. “De que se use con nosotros su misericordia”
  23. 23. En Conclusión Tengan todos unos mismos sentimientos, sean compasivos, ámense como hermanos, sean misericordiosos y humildes. No devuelvan mal por mal, ni insulto por insulto; por el contrario bendigan, pues han sido llamados a hereda la bendición” 1 Ped. 3, 8-9.
  24. 24. “Alá, no tengo más que un deseo en miUn peregrino hizo esta súplica:vida: concédeme la gracia de no ofenderte nunca más”. ElTodopoderoso sonriéndose, le respondió: “Eso es lo que todos piden.Pero dime: si concediera a todos esa gracia. ¿a quién iba yo aperdonar?”.
  25. 25. “Como están los ojos de los esclavos fijos en las manos de sus señores… así están nuestros ojos en el Señor, Dios nuestro, esperando su Misericordia.Misericordia, Señor, Misericordia, que estamos saciados de desprecios; nuestra alma está saciada del sarcasmo de los satisfechos, del desprecio de los orgullosos”.
  26. 26. Yo pecador y obispo me confieso, de soñar con la Iglesia, vestida solamente de Evangelio y de sandalias; de creer en la Iglesia, a pesar de la Iglesia,de creer en el Reino en todo caso caminando en Iglesia. Yo pecador y Obispo, me confieso de haber visto a Jesús de Nazareth anunciando también la Buena Nueva a los pobres de América Latina, de decirle a María: “¡Comadre nuestra, salve!”, de celebrar la sangre de los que han sido fieles; de andar de romerías.
  27. 27. Yo, pecador y obispo, me confiesode abrir cada mañana la ventana del Tiempo;de hablar como un hermano a otro hermano; de no perder el sueño, ni el canto, ni la risa; de cultivar la flor de la Esperanza entre las llagas del Resucitado. Misericordia. Amén, amén.

×