Respuesta	  a	  Adolfo	  Gilly	  Hemos	  leído	  su	  artículo	  “la	  provocación	  del	  primer	  día”	  con	  algo	  de...
En	  los	  últimos	  meses	  las	  expectativas	  revolucionarias	  se	  convirtieron	  en	  hartazgo	  e	  incluso	  en	 ...
provocación.	  Sabemos	  que	  si	  no	  hubiera	  sido	  por	  la	  actitud	  y	  el	  apoyo	  que	  muchísima	  gente	  ...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Respuesta a Adolfo Gilly - Izquierda Revolucionaria Internacionalista

4.727 visualizaciones

Publicado el

Respuesta del movimiento Izquierda Revolucionaria Internacionalista al artículo del historiador Adolfo Gilly con respecto a los eventos del sábado 1° de diciembre.

Publicado en: Noticias y política
0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
4.727
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
4.106
Acciones
Compartido
0
Descargas
1
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Respuesta a Adolfo Gilly - Izquierda Revolucionaria Internacionalista

  1. 1. Respuesta  a  Adolfo  Gilly  Hemos  leído  su  artículo  “la  provocación  del  primer  día”  con  algo  de  indignación.  Estamos  en  absoluto  desacuerdo  con  usted  y  expondremos  aquí  nuestras  razones.    La  idea  que  usted  desliza  en  su  artículo  es  que  el  enfrentamiento  que  se  vivió  en  las  afueras  de  San  Lázaro  el  día  primero  de   diciembre   fue   organizado   y   protagonizado   por   la   Policía   Federal,   y   asistido   por   unos   cuantos   actores   secundarios:  manifestantes  pacíficos  orillados  por  su  sicología  machista  y  maestros  de  la  Coordinadora  que  estuvieron  casualmente  en  el  lugar  y  momento  equivocados.  Quienes  mantuvieron  un  enfrentamiento  que  se  prolongó  por  casi  seis  horas  sin  bajar   de   tono   en   casi   ningún   momento,   habrían   sido   policías   federales   que   desde   semanas   atrás   habían   poblado   la  Acampada   Revolución   con   el   único   fin   de   montar   una   provocación   esa   mañana.   El   objetivo,   a   decir   de   su   artículo,   no  sería   otro   que   el   de   sabotear   al   gobierno   de   la   ciudad   y   a   su   supuesta   empresa   democrática   que   se   presentaría,   para  usted,  como  la  única  oposición  legítima  al  gobierno  naciente  de  Enrique  Peña  Nieto.  Nosotros   estuvimos   ahí   esa   mañana,   y   lo   que   vimos   y   vivimos   no   se   parece   casi   nada   a   lo   que   a   usted   le   contaron.  Nosotros,   y   otros   estudiantes   organizados   de   la   Facultad   de   Filosofía   y   Letras,   planeamos   durante   toda   la   semana  precedente  las  acciones  de  protesta  que  tomaríamos  ese  día  y  cómo,  con  qué  estrategia  y  con  qué  sentido  político  las  llevaríamos  a  cabo.  Las  discusiones  fueron  largas.  Conocemos  desde  hace  siete  meses  a  todos  los  que  participaron  en  ellas   y   no   dudamos   de   su   integridad   moral;   ni   por   asomo   insinuaríamos   que   alguno   de   aquellos  –quizás   50-­‐   compañeros  es  policía  federal  o  trabaja  para  esa  institución.  Puedo  asegurar  que  todos  sabíamos  con  mucha  certeza  a  qué  íbamos  y  a  qué   riesgos   nos   enfrentábamos;   no   nos   tomó   por   sorpresa   la   beligerancia   de   algunos   compañeros   porque   simple   y  llanamente  la  compartíamos.    Así,   cuando   salimos   de   la   Acampada   Revolución,   en   marcha   hacia   San   Lázaro,   lo   hicimos   con   miedo   y   con   bastantes  nervios,  pero  también  con  convicción  y  determinación.  Sobre  lo  que  pasó  cuando  llegamos  hemos  leído  dos  versiones  contrapuestas.  Una,  de  gente  que  estuvo  ahí  y  que  asegura  que  los  granaderos  comenzaron  las  agresiones,  lanzándole  gas   a   una   manifestación   pacífica,   y   la   de   usted,   que   dice   que   los   manifestantes   que   venían   de   la   Acampada,   cuando  llegaron,  comenzaron  a  golpear  las  vallas  y  a  derribar  alguna  y  que  eso  suscitó  el  enfrentamiento.    No  queremos  discutir  aquí  sobre  quién  y  cuándo  comenzó  la  agresión.  Ese  es  un  dilema  periodístico  superficial,  que  no  sirve  para  explicar  sino  para  señalar  “culpables”;  quien  lo  plantea,  no  comprende  que  los    acontecimientos  se  insertan  en   duraciones   más   largas   y   en   coyunturas   precisas.   Usted   invocó   la   memoria   de   Alexis,   asesinado   por   el   actual  presidente,  con  latas  de  gas  iguales  a  las  que  tiraron  esa  mañana  e  hirieron  a  Kuy.  Pues  bien,  ese  crimen  y  la  ignominia  con   la   que   lo   rodeó   el   estado,   están   inscritos   en   nuestro   memorial   de   agravios,   que   es   el   de   los   estudiantes   organizados  desde  hace  décadas,  lo  llevamos  en  la  memoria  y  en  el  corazón  y  nos  hace  hervir  la  sangre.  No  es  patrimonio  exclusivo  de  Trini  y  de  América;  la  rememoración,  la  defensa  de  su  causa  y  de  su  dignidad,  la  hemos  asumido  todos  nosotros.  Es  usted  un  gran  historiador  y  sabe  mejor  que  nosotros  que  quien  disparó  primero  no  fueron  ni  los  jóvenes  ni  los  policías  que  se  hallaban  en  dos  lados  distintos  de  una  valla;  quien  disparó  primero  fue  el  estado,  y  su  objetivo  no  era  replegarnos  ni  provocarnos,  sino  matarnos  y  mutilarnos.    Los  jóvenes  que  acudimos  a  esa  cita  de  madrugada,  con  esa  determinación  clara  en  nuestras  mentes,  veníamos  de  un  proceso  de  lucha  intensísima  de  siete  meses.  Muchos  fuimos,  otros  siguen  siendo,  activistas  del  movimiento  Yo  Soy  132,  y   vivimos   y   aguantamos   asambleas   de   10   horas   –quizás   como   las   que   usted   conoció   en   Bolivia,   con   los   mineros-­‐   y  algunas  de  varios  días,  marchas,  brigadeos,  mítines,  etc.  Para  algunos  de  nosotros  casi  nada  nuevo,  para  la  mayoría,  que  andan   por   los   20   años   de   edad,   se   trataba   de   una   experiencia   inédita.   Pero   para   casi   todos,   una   esperanza   y   unas  expectativas  muy  grandes  al  principio,  porque  pensamos  que  la  alianza  con  las  universidades  privadas  nos  podía  llevar  muy  lejos.    
  2. 2. En  los  últimos  meses  las  expectativas  revolucionarias  se  convirtieron  en  hartazgo  e  incluso  en  rabia.  Porque  las  acciones  que   no   beneficiaran   directa   o   indirectamente   a   la   Coalición   Progresista   eran   rechazadas   o   marginadas,   porque   toda  crítica   a   la   izquierda   institucional   era   considerada   una   afrente   a   la   unidad   del   movimiento,   porque   todo   lo   que   se  acordaba   iba   a   tono   con   las   necesidades   del   GDF   y   porque   las   alianzas   con   otros   sectores   sociales   siempre   fueron  meramente   simbólicas   o   estuvieron   condicionadas   por   los   compromisos   corporativos   de   cada   quien.   Los   intereses  partidistas   de   algunos   de   los   miembros   más   influyentes   del   movimiento,   aunados   al   comprensible   pacifismo   de   las  asambleas  de  los  colegios  privados,  se  conjugaron  para  que  todo  lo  que  hiciera  el  movimiento,  después  del  2  de  julio,  fuera  marchar,  marchar  y  marchar,  siempre  cuidándose  de  no  poner  en  problemas  al  sacrosanto  gobierno  de  la  Ciudad  de  México.  Al  final,  era  obvio  que  el  aislamiento  en  el  que  había  caído  el  movimiento  se  debía  a  eso;  si  ya  no  sumaba  a  nadie,  era  porque  el  pueblo  sabe,  por  experiencia,  que  quienes  sólo  marchan  suelen  no  marchar  a  ningún  lado.    Así  que  la  protesta  del  primero  de  diciembre  debe  leerse  en  esas  coordenadas  de  los  procesos  largos  y  las  coyunturas,  y  no   caer   en   los   señalamientos   de   lo   inmediato.   Fue   consecuencia   de   esos   factores:   un   sector   grande   del   movimiento  decidió  que  para  romper  con  la  soledad  en  la  que  había  caído  era  necesario  acabar  con  la  lógica  del  compromiso  con  la  izquierda  burguesa.  No  sabemos  si  lo  haya  logrado,  ni  creemos  que  se  pueda  saber  pronto,  dado  el  terror   sembrado  en  las   organizaciones   sociales   por   la   represión   que   el   GDF   amenaza   con   seguir   ejerciendo.   Lo   que   sabemos   es   que   en   el  relato  de  usted,  faltan  actores,  o  más  bien,  confunde  a  protagonistas  con  secundarios.  Porque  en  estos  siete  meses,  no  recordamos   haber   sentido   mayor   cercanía   con   los   sectores   sociales   no   estudiantiles   que   la   que   sentimos   esa   mañana.   A  usted  no  le  contaron  de  las  maestras  que  salieron  de  su  contingente  a  socorrer,  con  vinagre  y  Coca-­‐cola,  a  los  jóvenes  que   volvían   una   y   otra   vez   del   escenario   de   la   trifulca   con   la   cara   y   el   cuerpo   llenos   de   químicos;   lo   mismo   hay   que   decir  de   las   señoras,   vecinas   del   barrio,   que   salieron   de   sus   casas   a   ayudar   en   lo   que   podían   a   los   jóvenes   de   la   primera   línea.  Tampoco   le   contaron   a   usted   que   cada   vez   que   la   camioneta   de   la   CNTE   que   llevaba   el   altavoz   llamaba   a   la   retirada,   los  maestros   respondían   que   no,   que   se   quedaban   porque   no   dejarían   solos   a   los   jóvenes.   En   algún   momento,   una   de  aquellas  maestras  tomó  el  megáfono  –ese  momento  quedó  registrado  en  un  video-­‐  y  llamó  a  sus  compañeros  a  apoyar  a  los   jóvenes   en   esa   lucha   porque   solos   no   podrían;   para   entonces,   había   ya   decenas   de   maestros   batiéndose   en   la  primera  línea,  eso  tampoco  se  lo  contaron  a  usted.    Pero  no  fueron  esas  las  únicas  muestras  de  solidaridad.  Ahora  sabemos  que  los  estudiantes  del  ITAM  y  de  la  Ibero,  que  llegaron  por  el  lado  del  metro  Moctezuma,  decidieron  cambiar  su  actitud  respecto  a  la  que  habían  tenido  durante  los  meses  anteriores.  Ahora,  en  lugar  de  llamar  provocador  y  porro  a  quien  golpeaba  las  vallas,  como  habían  hecho  la  noche  en  que  el  Tribunal  Electoral  dictó  su  sentencia,  decidieron  quedarse  hasta  el  final  sin  señalar  a  nadie,  manteniendo  el  axioma   de   que   todas   las   formas   de   lucha   son   legítimas.   No   intervinieron,   pero   se   quedaron   del   lado   del   que   sus  convicciones  les  dictaban,  y  no  de  ese  al  que  llamaba,  otra  vez,  la  conveniencia  política  partidista.  Nuestros  respetos  y  saludos  para  ellos.    Nosotros   no   identificamos   a   ningún   infiltrado,   ni   vimos,   por   más   que   algunos   de   nosotros   se   asomaron   cuando   se   podía  por  las  rendijas  de  las  vallas,  a  ningún  miembro  de  la  Acampada.  Pero  no  dudamos  que  hubo  infiltrados,  como  los  hay  en  cualquier  marcha  pacífica  y  en   cualquier  asamblea;  si  esperáramos  a  que  no  hubiera  un   solo   infiltrado   para  hacer   lo   que  consideramos  que  debemos  hacer,  no  lo  haríamos  nunca.  No  sabemos  hasta  qué  punto  los  infiltrados  incidieron  en  lo  que  pasó  ese  día,  en  cada  momento  y  en  cada  decisión,  porque  los  hechos  –usted  lo  sabe  muy  bien-­‐  se  presentan  en  esas   situaciones   con   demasiada   rapidez   y   en   medio   de   gran   confusión.   Desconfiamos   de   cualquier   relato   presencial   que  asegure  haberse  percatado  de  esos  detalles.    Lo  que  sabemos  es  que  teníamos  claro  a  qué  íbamos  y  por  qué  lo  hacíamos.  También  sabemos  que  no  somos  policías  federales,  sino  estudiantes  y  académicos  que  llevamos  muchos  años  leyendo  a  Marx  y  a  Bakunin,  a  Lenin  y  a  Trotsky;  pero  también,  profesor  Gilly,  leemos  a  Benjamin,  a  Thompson  y  a  Guha.  Y  no  entendemos  por  qué,  cuando  son  aymaras  bolivianos   se   llama   revolución,   cuando   son   musulmanes   se   llama   primavera,   y   cuando   somos   nosotros   se   llama  
  3. 3. provocación.  Sabemos  que  si  no  hubiera  sido  por  la  actitud  y  el  apoyo  que  muchísima  gente  de  las  clases  subalternas  brindó  esa  mañana,  no  hubiésemos  resistido  casi  seis  horas  de  gas  lacrimógeno  y  balas  de  goma.  Una   última   cosa.   Para   muchos,   entre   ellos   Marcelo   Ebrard   y   Miguel   Ángel   Mancera,   lo   mejor   hubiera   sido   que  acompañáramos   a   López   Obrador   en   el   Ángel   de   la   Independencia,   e   inauguráramos   con   él   otros   seis   años   de   la  oposición  más  estéril  y  más  sumisa.  Que  volviésemos  a  regalar  flores  a  los  violadores  de  Atenco;  que  nos  plegáramos  otra  vez  a  los  tiempos  jurídicos  y  corporativos  de  los  Esparza  y  de  quienes  golpearon  y  desalojaron  a  los  opositores  de  la  Supervía.  Para  nosotros  esta  ciudad  no  es  democrática  porque  no  consideramos  que  democracia  sea  elegir  el  color  del  bastón  que  nos  aporrea.  Tampoco  nos  interesa  el  derecho  a  elegir  la  mano  que  privatizará  nuestros  servicios  públicos.  El  primero   de   diciembre   enviamos   un   mensaje:   pusimos   en   evidencia   la   naturaleza   represora   del   estado   a   la   vez   que  dejamos  claro  que  no  es  infranqueable,  que  la  organización  del  pueblo  puede  ponerlo  en  aprietos.       Lo  que  se  inauguró  esa   mañana   en   la   batalla   de   San   Lázaro,   fue   la   independencia   del   movimiento,   independencia   de   partidos   y  corporaciones  que  no  habían  hecho  sino  frenarlo  y  condenarlo  al  aislamiento  y  la  soledad.    Hace  seis  años,  AMLO  evitó  la  “violencia”  que  se  hubiese  desatado  de  no  haber  frenado  la  ira  colectiva  con  un  plantón;  100  mil  muertos  y  25  mil  desaparecidos  fue  el  precio  que  pagamos  por  no  haber  evitado  la  imposición  presidencial  de  Felipe   Calderón.   Para   cerrar,   permítanos   citarlo   a   usted,   profesor   Gilly:   “Hay   un   tiempo   para   la   esperanza   y   hay   un  tiempo  para  la  ira.  Éste  es  el  tiempo  de  la  ira.  Después  de  la  ira  viene  la  esperanza.”     Izquierda  Revolucionaria  Internacionalista  

×