La razón y los afectos

1.236 visualizaciones

Publicado el

Resumen del capitulo 6 del libro La Salud mental y sus Cuidados, EUNSA 2010

0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
1.236
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
4
Acciones
Compartido
0
Descargas
36
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

La razón y los afectos

  1. 1. La armonía afectiva de la persona Juan Ramón Garcia-Morato
  2. 2.  Existen diferentes visiones de la persona:1. El ser humano es pura y simple materialidad2. Ser trascendente unido a un estorbo, lo material3. Es cuerpo y espíritu mutuamente implicados
  3. 3. La tradición cristiana afirma que la creatura humana es fruto de la Sabiduría y del Amor creador de Dios, ama a las realidades materiales que no son un estorbo, sino cause y lugar de encuentro.
  4. 4. Comprende desde lo mas simple a lo mas complejo: Sensación Emoción Pasión Sentimientos Se diferencian de los estados psíquicos
  5. 5. a) La visión positiva de la afectividad El ser humano es como un barco provisto de: Timón: La inteligencia Un motor excelente: la Voluntad Un Velamen que le permite el máximo rendimiento : sentimiento, emociones, afectos
  6. 6. o Corazón, inteligencia y voluntad tienen un papel insustituible en la plenitud personalo Es preciso conseguir un desarrollo armónico de las dimensiones humanaso Es peligroso que una tome el mando a costa de destruir alguna de las otras
  7. 7. b) el papel de los afectos en el conocimiento de la realidad La inteligencia y la voluntad se apoyan en la vida sensitiva Si los sentimientos y el corazón no se integran armoniosamente repercute en la persona y sus acciones Son de gran ayuda los aspectos sensibles bajo el dominio de la inteligencia y la razón
  8. 8.  La dimensión sensible es la primera puerta para entrar al yo interior y es cause para la relación con los demás. La presencia de la vida afectiva es fundamental para un despliegue auténticamente humano Es autentico, en tanto es fiel, a la realidad que lo despierta Ante personas , realidades y situaciones diferentes, hay sentimientos diferentes
  9. 9.  El proceso de realización personal es autorrealización, pero también es un proceso intersubjetivo No hemos de olvidar que la imagen que cada uno tiene de si mismo es, en parte, fruto de lo que los demás piensan sobre nosotros.
  10. 10.  a) los sentimientos se “sienten” y, de entrada, son libresLos sentimientos se diferencian de la voluntad en que no son libresHay que armonizar la afectividad de acuerdo con el ser masculino o femeninoLos sentimientos son un modo de conocer, para que sea acertado supone sensibilidad armoniosa y buena formaciónSomos herederos de una cultura en la que tener corazón y afectos es algo negativo, según sean hombres o mujeres
  11. 11.  b) compromisos personales y afectividad maduraLos afectos siempre unen a las personasCuando se dan entre varón y mujer hace falta madurezLa relación oscila entre la afectividad sexuada y la admiración y respetoLos compromisos adquiridos –matrimonio, entrega a Dios- han de marcar el limite de la afectividadNo podemos dejar de tener afectos y por lo tanto hay que adquirir dependencias e independencias adecuadas
  12. 12.  c) afecto y ternura en las relaciones humanasSe da la ternura cuando de algún tomamos conciencia de los lazos que nos unen a alguienLa ternura nos vuelve empáticos y nos hace percibir en nuestro propio yo su estado interior.Hace falta ternura en la amistad, en la fraternidad, en la filiación, en el amor humano, etc.Existe el derecho a la ternura, incluso deber: los débiles, los niños, etc.La mujer tiene una vida afectiva mas rica que el varón.
  13. 13.  a) La integración de todas las dimensiones humanasEn nuestro interior hay un enjambre de fuerzas que chocan y s entrecruzanEl animo reacciona ante estados de satisfacción o insatisfacciónSe trata de que las cosas y acontecimientos nos afecten en la medida justaEl único modo de enseñar las actitudes es por contagio en la convivenciaUna persona que se centra únicamente en el sentimiento excluyendo la conexión con lo racional y la realidad puede acabar enfermando
  14. 14.  b) una educación objetivaPara alcanzar la plenitud personal no podemos prescindir de los demás.La objetividad interna se logra teniendo como referencia los compromisos personales que somos capaces de asumirEl aspecto de la educación mas interesante es educar en las virtudes en la dimensión sensibleSe trata de adquirir habilidades adecuadas para conseguir hacer mejor uso de la energía emotiva
  15. 15.  c) la educación subjetivaLos sentimientos pueden ser muy variadosEducar bien la sensibilidad exige un amplio interés cultural, que haga salir a las personas de su mundo vital.Papel fundamental será el contacto con la naturaleza, el arte, obras maestras del cine y de la literaturaLa escuela fundamental es el de la amistad: las mejores obras de arte son las vidas de las personas que nos rodean
  16. 16.  a) Los afectos y la dedicación plena a Dios en el celibato. Aprender a quererFalso pensar que una afectividad rica es incompatible con la entrega exclusiva a DiosErróneo el pensar que el hombre virtuoso, sobrio, no pueda ser espontaneo ni gozar o llorar sus propios sentimientosNunca se ha identificado la moral cristiana con la estoicaLa persona es incapaz de vivir sin amor pues es incapaz de entenderse a si misma
  17. 17. El don del celibato no anula las inclinaciones de la afectividad y los impulsos del instinto, quedan intactosPor eso es necesario una madurez afectiva que capacite a la prudencia, a la renuncia de todo lo que pueda ponerla en peligroVigilar sobre el cuerpo y sobre el espíritu, a la estima y respeto de las relaciones personales entre hombres y mujeresViviendo Jesús como hombre y entre los hombres ofrece la mas perfecta expresión de humanidad
  18. 18.  b) la armonía afectiva de las personas célibes.Se ha llegado a plantear que un célibe no puede tener una armonía afectiva y que en el esfuerzo por lograrlo puede enfermar psíquicamenteTiene que ver con una postura antropológica que califica como incompletas a las personas que no tienen una pareja del sexo opuestoMas aun llegan a percibir el ejercicio físico de la sexualidad como indispensable para la plenitudPero lograr una plenitud humana con armonía y salud mental no depende de ser célibe o casado
  19. 19. Al tomar decisiones es necesario descartar muchas opciones.Al tomar una decisión no se puede dejar que el reto de la personalidad se vaya por otro lado, obrar así es generar un alto riesgo para la salud mental, tanto en el celibato como en el matrimonio.La armonía no es automática, exige un esfuerzo de configurar sus amores de tal modo que no sean obstáculo para el gran amorEsto requiere tiempo, esfuerzo y constancia
  20. 20.  c) el lenguaje del corazónEl corazón, centro de los afectos y sentimientos, tiene una función diferente de la voluntadCon un lenguaje propio, silenciar el corazón a favor de la inteligencia y la voluntad es un errorEs normal que el corazón proteste si lo que dice Dios es costoso.La cruz no seria real en nuestro corazón si no se quejara nunca y se conformara con la voluntad de Dios
  21. 21. Las efusiones del corazón no se pueden considerar de rango inferior, o un nivel que hay que superarTomarse en serio la encarnación significa que hemos de ser muy humanos y muy divinos también en el rico mundo de los sentimientos y afectosLas exigencias del evangelio no sofocan las cualidades humanasEl conocimiento del bien debe ser acompañado por el deseo de realizarlo y por la complacencia del corazón, esto da grandeza a nuestra vida
  22. 22.  Aguiló, A. Educar los sentimientos 6ª edición, Palabra, Madrid, 2008 Esparza, M. La autoestima del cristiano, Barcelona 2003 Garcia-Morato J.R. Creados por amor, elegidos pa amar, 2ª ed. EUNSA, Pamplona, 2007 Hildebrand, D. Von, El corazón 5ª ed. Palabra, Madrid, 2005
  23. 23.  Rojas, E. El amor inteligente 7ª ed. Temas de hoy, Madrid, 1997 Malo, A., Antropología de la afectividad, EUNSA, Pamplona 2004 Wojtyla, K. Persona y acción, BAC, Madrid, 1982 Para esta y otras presentaciones visitar: http://www.slideshare.net/pguillermov
  24. 24. FIN

×