MADUREZ
AFECTIVA
Pbro. Guillermo Villarreal
Verano 2014
Madurez Afectiva
1. Introducción
2. Tradición y pensamiento cristiano sobre la
afectividad
3. Riqueza afectiva y capacidad...
Introducción
Introducción
• Podemos decir que el ser humano está
constituido por tres realidades –corporal,
emocional y racional– cuya ...
• En el hogar, nuestro ser es completado por un
entorno afectivo y material, en el que
empezamos a formar parte de una fam...
• Los dramas humanos más vivos, y las mejores
obras de la literatura y la creación, tienen casi
siempre que ver con el hog...
Introducción
• Es clara la importancia de la
educación de los sentimientos.
• Hace falta integrar los deseos en la
perspec...
Introducción
• Ello solamente se puede lograr
mediante una educación de la
afectividad o, como también le
podemos llamar, ...
• La maduración humana, para el sacerdote, que
deberá acompañar a otros en el camino de la
vida y hasta el momento de la m...
• La sexualidad es un don del Creador, pero también
una tarea que tiene que ver con el desarrollo del ser
humano. Cuando n...
• El Papa Francisco hablando de la formación
en los seminarios ha dicho:
• No se pueden llenar los seminarios con
cualquie...
TRADICIÓN Y
PENSAMIENTO
CRISTIANOS
SOBRE LA
AFECTIVIDAD
TRADICIÓN Y PENSAMIENTO
CRISTIANOS SOBRE LA AFECTIVIDAD
• La moral kantiana separa la vida
afectiva de la conducta moral: ...
• Tomás de Aquino mantiene que «la esencia
de la virtud reside más en el bien, que en la
dificultad»
• "No te digo que me ...
• Y el Catecismo de la Iglesia Católica hace
referencia ala Escritura y dice que "la
perfección moral consiste en que el h...
Riqueza
afectiva y
capacidad de
Amar
• Para el sacerdote, haber recibido el don del
celibato les convierte en representantes del
amor desinteresado de Dios por...
• Por tanto, es preciso agrandar el corazón y
pedirle a Dios que lo haga.
• Porque es natural que haya preferencias, pero
...
• Recordar que una afectividad rica no es
incompatible con la entrega exclusiva a Dios.
• Sería incompatible una afectivid...
• La riqueza de los afectos y de la emotividad de
que todo hombre está dotado -por otra parte,
cada uno de una forma disti...
• La persona humana no puede vivir sin
amor, pues sería incapaz de entenderse
a sí misma.
• Se ha pensado a veces que una ...
• Califica inadvertidamente a todas las
personas como incompletas si no se
complementan con otra del sexo
opuesto.
• Se ol...
• ¿La noción de sexualidad es sólo la de una
capacidad que se ejerce en el matrimonio?
• Si fuese así, podría pensarse que...
• La castidad no se reduce al hábito que
ordena la facultad generativa, sino que tiene
un objeto más amplio:
• Es la limpi...
• Todos pueden lograr una plenitud humana rica,
o pueden no lograrla. El problema no radica en
vivir el celibato.
• El qui...
• Es preciso aprender a tomar decisiones
y asumir que, con cada una,
descartamos un montón de opciones; y
asumirlo con la ...
• Porque si se toma una decisión y
el resto de la personalidad va por
otro lado, inevitablemente se
produce una situación ...
Educación en la
Afectividad:
camino hacia la
madurez
La educación de la afectividad
• Desde el punto de la vida moral,
lo que hay que subrayar es que,
en el proceso de madurez...
• Aceptar los puntos débiles de nuestro
carácter, e incluso de nuestra corporeidad.
• Aceptar el pasado, ya que pueden exi...
• El equilibrio entre inteligencia, voluntad y
afectos: se llama unidad de vida. La Dirección
espiritual y la lucha interi...
• Y agregaba: El servicio de amor es el sentido
fundamental de toda vocación, que encuentra una
realización específica en ...
• La misma exhortación da un norte muy claro:
«La madurez humana del sacerdote —afirman los
Padres sinodales— debe incluir...
• Por eso podemos decir que: No descuidar el
corazón en ocasiones es luchar para no
hacerse el simpático ante el sexo opue...
Educación de la Afectividad
• Los problemas de la educación de la
afectividad en nuestros días no se deben
sólo, ni princi...
• Definición Afectividad:
Cualidad del ser psíquico de
experimentar las realidades exteriores y
con ellas, de experimentar...
• El ser humano no es una cuadriga con
muchos caballos -la dimensión sensible- a los
que el conductor domina con las dos m...
• Por otro lado el Papa Francisco nos habla de
la necesidad de tener paciencia en la
formación de la madurez afectiva:
• «...
• El corazón y la voluntad
tienen un papel
insustituible en el proyecto
de plenitud personal:
hacernos capaces de amar
cad...
AMOR DE DIOS
Y
CONFIGURACIÓN
DE LA
AFECTIVIDAD
AMOR DE DIOS Y
CONFIGURACIÓN DE LA AFECTIVIDAD
• Por eso importa la rectitud del mundo
afectivo: conseguir que nuestra afe...
• Porque si no existe el cariño y no se
pone el corazón en el trato y en el
servicio a los demás, la vida cristiana
es act...
• La caridad es la virtud que permite presentar
-lo comprobamos en la encíclica de
Benedicto XVI- el auténtico rostro del
...
• Tenemos el atajo para
alcanzar la riqueza afectiva del
cristiano de manera adecuada
a nuestra condición: la
humanidad de...
EL LENGUAJE
DEL
CORAZÓN
EL LENGUAJE DEL CORAZÓN
• Estar dispuestos a hacer lo que Dios quiere
no significa que tengamos que decir que eso
no nos r...
• Silenciar el corazón en favor de la
inteligencia y la voluntad es un
error. No se puede reemplazar lo
uno por lo otro
• ...
• Ningún amor humano verdadero es
incompatible con la plena entrega a
Cristo con tal de que se integre y se
incorpore a es...
• Cuando la vida afectiva está enraizada en Cristo
e impregnada por su amor, el peligro
desaparece, porque para Cristo y p...
BIBLIOGRAFÍA:
FUNDAMENTOS DE ANTROPOLOGÍA, UN
IDEAL DE LA EXCELENCIA HUMANA, RICARDO
YEPES STORK, EUNSA, PAMPLONA, 1996
AF...
Bibliografía:
San Juan Pablo II, Ex. Pastoral Pastores
dabo Vobis,, 25-III-92 n. 44
Benedicto XVI Carta a los
seminaristas...
PARA TENER ESTA PRESENTACIÓN Y OTRAS DEL
MISMO AUTOR PUEDES IR A:
HTTP://ES.SLIDESHARE.NET/PGUILLERMOV/
FIN
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Madurez afectiva

2.198 visualizaciones

Publicado el

Una clase que propone ideas de como lograr la madurez afectiva necesaria para vivir el celibato Sacerdotal

Publicado en: Meditación
0 comentarios
3 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
2.198
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
5
Acciones
Compartido
0
Descargas
66
Comentarios
0
Recomendaciones
3
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.
  • Esta plantilla se puede usar como archivo de inicio para presentar materiales educativos en un entorno de grupo.

    Secciones
    Para agregar secciones, haga clic con el botón secundario del mouse en una diapositiva. Las secciones pueden ayudarle a organizar las diapositivas o a facilitar la colaboración entre varios autores.

    Notas
    Use la sección Notas para las notas de entrega o para proporcionar detalles adicionales al público. Vea las notas en la vista Presentación durante la presentación.
    Tenga en cuenta el tamaño de la fuente (es importante para la accesibilidad, visibilidad, grabación en vídeo y producción en línea)

    Colores coordinados
    Preste especial atención a los gráficos, diagramas y cuadros de texto.
    Tenga en cuenta que los asistentes imprimirán en blanco y negro o escala de grises. Ejecute una prueba de impresión para asegurarse de que los colores son los correctos cuando se imprime en blanco y negro puros y escala de grises.

    Gráficos y tablas
    En breve: si es posible, use colores y estilos uniformes y que no distraigan.
    Etiquete todos los gráficos y tablas.


  • Ésta es otra opción para una diapositiva Información general que usa transiciones.
  • Ofrezca una breve descripción general de la presentación. Describa el enfoque principal de la presentación y por qué es importante.
    Introduzca cada uno de los principales temas.
    Si desea proporcionar al público una guía, puede repetir esta diapositiva de información general a lo largo de toda la presentación, resaltando el tema particular que va a discutir a continuación.
  • Ésta es otra opción para una diapositiva Información general que usa transiciones.
  • Información confidencial de Microsoft
  • Información confidencial de Microsoft
  • Madurez afectiva

    1. 1. MADUREZ AFECTIVA Pbro. Guillermo Villarreal Verano 2014
    2. 2. Madurez Afectiva 1. Introducción 2. Tradición y pensamiento cristiano sobre la afectividad 3. Riqueza afectiva y capacidad de Amar 4. Educación de la afectividad camino a la madurez 5. Amor a Dios y configuración de la afectividad 6. El lenguaje del corazón 7. Bibliografía
    3. 3. Introducción
    4. 4. Introducción • Podemos decir que el ser humano está constituido por tres realidades –corporal, emocional y racional– cuya unidad guarda entre sí una estrecha relación e interdependencia. • La afectividad está como en el lugar de “sutura”, “eslabón” entre cuerpo y alma. Por ser operación común de alma y cuerpo, la afectividad se encuentra en el centro de la persona humana.
    5. 5. • En el hogar, nuestro ser es completado por un entorno afectivo y material, en el que empezamos a formar parte de una familia, y donde se realiza principalmente el proceso de formación de la personalidad humana. • Sin un hogar, difícilmente se puede llegar a alcanzar una suficiente madurez afectiva y psicológica. • Quien ha carecido de él dirá con razón que le ha faltado lo más importante. Introducción
    6. 6. • Los dramas humanos más vivos, y las mejores obras de la literatura y la creación, tienen casi siempre que ver con el hogar, con la casa, con su pérdida y su recuperación. • Basta recordar tragedias antiguas, como La Odisea de Homero, o películas modernas, como Lo que el viento se llevó. Introducción
    7. 7. Introducción • Es clara la importancia de la educación de los sentimientos. • Hace falta integrar los deseos en la perspectiva del bien global. • Muchas veces, esto significa limitar la satisfacción de las tendencias.
    8. 8. Introducción • Ello solamente se puede lograr mediante una educación de la afectividad o, como también le podemos llamar, formación del carácter. • En la naturaleza humana no hay otro camino si se quiere perseverar en el bien.
    9. 9. • La maduración humana, para el sacerdote, que deberá acompañar a otros en el camino de la vida y hasta el momento de la muerte, es importante. • Tendrá que haber conseguido un equilibrio justo entre corazón y mente, entre razón y sentimiento, entre cuerpo y alma, y que además sea humanamente “íntegro”. • Benedicto XVI Carta a los seminaristas, 18 de octubre 2010 n. 6 Introducción
    10. 10. • La sexualidad es un don del Creador, pero también una tarea que tiene que ver con el desarrollo del ser humano. Cuando no se integra en la persona, la sexualidad se convierte en algo banal y destructivo • Recientemente, hemos constatado con gran dolor que algunos sacerdotes han desfigurado su ministerio al abusar sexualmente de niños y jóvenes. • Han provocado con sus abusos un daño que nos causa profundo dolor y disgusto. • Benedicto XVI Carta a los seminaristas, 18 de octubre 2010 n. 6 Introducción
    11. 11. • El Papa Francisco hablando de la formación en los seminarios ha dicho: • No se pueden llenar los seminarios con cualquier tipo de motivaciones, y menos si éstas se relacionan con inseguridades afectivas, (…) Papa Francisco Evangelium Gaudii, n. 107 Introducción
    12. 12. TRADICIÓN Y PENSAMIENTO CRISTIANOS SOBRE LA AFECTIVIDAD
    13. 13. TRADICIÓN Y PENSAMIENTO CRISTIANOS SOBRE LA AFECTIVIDAD • La moral kantiana separa la vida afectiva de la conducta moral: al afirmar que la ley moral está en contraposición con el impulso natural, se produce la escisión y se desarrolla una visión negativa de la dimensión sensible.
    14. 14. • Tomás de Aquino mantiene que «la esencia de la virtud reside más en el bien, que en la dificultad» • "No te digo que me quites los afectos, Señor, porque con ellos puedo servirte, sino que los acrisoles", escribió San Josemaría hace muchos años y se recogió en Forja n. 750 TRADICIÓN Y PENSAMIENTO CRISTIANOS SOBRE LA AFECTIVIDAD
    15. 15. • Y el Catecismo de la Iglesia Católica hace referencia ala Escritura y dice que "la perfección moral consiste en que el hombre no sea movido al bien sólo por su voluntad, sino también por su apetito sensible". • Sin pasiones, sin grandes pasiones, orientadas hacia el bien, es imposible ser santo TRADICIÓN Y PENSAMIENTO CRISTIANOS SOBRE LA AFECTIVIDAD
    16. 16. Riqueza afectiva y capacidad de Amar
    17. 17. • Para el sacerdote, haber recibido el don del celibato les convierte en representantes del amor desinteresado de Dios por todas las criaturas, hasta dar la vida. • Por eso mismo, tendrán que ponerse en condiciones de no exigir nada a cambio. • No admitir exclusiones ni acepciones, que impidan mostrar -con un corazón indiviso- ese amor universal, exclusivo, total y único de Cristo por la Iglesia, es decir, por cada uno y cada una. RIQUEZA AFECTIVA Y CAPACIDAD DE AMAR
    18. 18. • Por tanto, es preciso agrandar el corazón y pedirle a Dios que lo haga. • Porque es natural que haya preferencias, pero ese amor universal y exclusivo que hemos de encarnar pide, nivelar por arriba las preferencias y, después, seguir creciendo en la medida del amor de Cristo. • Por todo eso, la formación de la afectividad es una tarea fundamental. RIQUEZA AFECTIVA Y CAPACIDAD DE AMAR
    19. 19. • Recordar que una afectividad rica no es incompatible con la entrega exclusiva a Dios. • Sería incompatible una afectividad caótica, indómita, independiente de todas las demás dimensiones humanas; • Lo único que se precisa es que sea armónica, madura, capaz de respuestas adecuadas ante los estímulos recibidos; no sólo ante los estímulos materiales, sino también ante los del espíritu. RIQUEZA AFECTIVA Y CAPACIDAD DE AMAR
    20. 20. • La riqueza de los afectos y de la emotividad de que todo hombre está dotado -por otra parte, cada uno de una forma distinta: de una forma el varón, de otra la mujer, a causa de la propia sensibilidad-, es necesario reconocer que no pueden alcanzar esta espontaneidad madura si no es por medio de una labor lenta y continuada sobre sí mismo y una particular ´vigilancia´ sobre toda su conducta. (San Juan Pablo II). RIQUEZA AFECTIVA Y CAPACIDAD DE AMAR
    21. 21. • La persona humana no puede vivir sin amor, pues sería incapaz de entenderse a sí misma. • Se ha pensado a veces que una persona célibe no puede tener una verdadera armonía afectiva, y que sería emocional y mentalmente más sano tener una pareja y una familia que vivir el celibato. RIQUEZA AFECTIVA Y CAPACIDAD DE AMAR
    22. 22. • Califica inadvertidamente a todas las personas como incompletas si no se complementan con otra del sexo opuesto. • Se olvida, de entrada, de que cada persona es completa en sí misma y por sí misma, y se realiza en relación con los demás RIQUEZA AFECTIVA Y CAPACIDAD DE AMAR
    23. 23. • ¿La noción de sexualidad es sólo la de una capacidad que se ejerce en el matrimonio? • Si fuese así, podría pensarse que no le correspondería ninguna función en la vida de las personas célibes, cuya castidad consistiría entonces en negar la sexualidad. • La sexualidad es una propiedad constitutiva del hombre y de la mujer que afecta al núcleo de la personalidad. Es la "virilidad" y la "feminidad" RIQUEZA AFECTIVA Y CAPACIDAD DE AMAR
    24. 24. • La castidad no se reduce al hábito que ordena la facultad generativa, sino que tiene un objeto más amplio: • Es la limpieza de vida que lleva a poner la propia condición, con sus características masculinas o femeninas –también y particularmente las espirituales: el modo de pensar, de querer, de sentir y de obrar–, al servicio del amor a Dios y a los demás. RIQUEZA AFECTIVA Y CAPACIDAD DE AMAR
    25. 25. • Todos pueden lograr una plenitud humana rica, o pueden no lograrla. El problema no radica en vivir el celibato. • El quid de la cuestión radica en haber tomado una decisión y elegido algo, que afecta a toda su existencia y, sin embargo, seguir envidiando lo que no ha elegido, llenándose de una nostalgia cada vez más intensa. • La añoranza permanente como estilo de vida sólo puede ser fuente malsana de inmadurez RIQUEZA AFECTIVA Y CAPACIDAD DE AMAR
    26. 26. • Es preciso aprender a tomar decisiones y asumir que, con cada una, descartamos un montón de opciones; y asumirlo con la ilusión de quien empieza nuevos caminos llenos de sorpresas. • Ahí es donde más se implica la persona en su totalidad y donde más se madura. RIQUEZA AFECTIVA Y CAPACIDAD DE AMAR
    27. 27. • Porque si se toma una decisión y el resto de la personalidad va por otro lado, inevitablemente se produce una situación de alto riesgo para la salud mental y la armonía personal. RIQUEZA AFECTIVA Y CAPACIDAD DE AMAR
    28. 28. Educación en la Afectividad: camino hacia la madurez
    29. 29. La educación de la afectividad • Desde el punto de la vida moral, lo que hay que subrayar es que, en el proceso de madurez de la persona y de su libertad, es decisiva la rectitud de intención, el querer el último fin.
    30. 30. • Aceptar los puntos débiles de nuestro carácter, e incluso de nuestra corporeidad. • Aceptar el pasado, ya que pueden existir todavía heridas del pasado no curadas – porque no se habló, o se habló de modo confuso– se puede hacer poco sobre lo pasado. • Sí se puede rezar y de ese modo se consigue asimilarlo sin vivir frustrados. La educación de la afectividad
    31. 31. • El equilibrio entre inteligencia, voluntad y afectos: se llama unidad de vida. La Dirección espiritual y la lucha interior ayudan a esa unidad de vida. • San Juan Pablo II decía en la Pastores dabo vobis: “Finalidad de la educación del cristiano es llegar, bajo el influjo del Espíritu, a la «plena madurez de Cristo» (Ef 4, 13). Esto se verifica cuando, imitando y compartiendo su caridad, se hace de toda la vida propia un servicio de amor (cf. Jn 13, 14-15) La educación de la afectividad
    32. 32. • Y agregaba: El servicio de amor es el sentido fundamental de toda vocación, que encuentra una realización específica en la vocación del sacerdote.” • El Mismo San Juan Pablo II decía: Puesto que el carisma del celibato, aun cuando es auténtico y probado, deja intactas las inclinaciones de la afectividad y los impulsos del instinto, los candidatos al sacerdocio necesitan una madurez afectiva que capacite a la prudencia, a la renuncia a todo lo que pueda ponerla en peligro, a la vigilancia sobre el cuerpo y el espíritu, a la estima y respeto en las relaciones interpersonales con hombres y mujeres. La educación de la afectividad
    33. 33. • La misma exhortación da un norte muy claro: «La madurez humana del sacerdote —afirman los Padres sinodales— debe incluir especialmente la formación de su conciencia. En efecto, el candidato, para poder cumplir sus obligaciones con Dios y con la Iglesia y guiar con sabiduría las conciencias de los fieles, debe habituarse a escuchar la voz de Dios, que le habla en su corazón, y adherirse con amor y firmeza a su voluntad». Pastores dabo vobis n. 44 La educación de la afectividad
    34. 34. • Por eso podemos decir que: No descuidar el corazón en ocasiones es luchar para no hacerse el simpático ante el sexo opuesto • Evitar, también que, entre géneros iguales se den dependencias afectivas La educación de la afectividad
    35. 35. Educación de la Afectividad • Los problemas de la educación de la afectividad en nuestros días no se deben sólo, ni principalmente, a que falten hábitos intelectuales y de la voluntad. • Sin duda alguna influyen, pero con sólo la inteligencia y la voluntad, no es posible educar bien a una persona.
    36. 36. • Definición Afectividad: Cualidad del ser psíquico de experimentar las realidades exteriores y con ellas, de experimentarse a sí mismo SANTIAGO FERNÁNDEZ, Psicología de la Afectividad Educación de la Afectividad
    37. 37. • El ser humano no es una cuadriga con muchos caballos -la dimensión sensible- a los que el conductor domina con las dos manos de la voluntad y la inteligencia. • O todo está integrado y hay armonía, o los caballos se pueden desbocar y la cuadriga se vuelca. Educación de la Afectividad
    38. 38. • Por otro lado el Papa Francisco nos habla de la necesidad de tener paciencia en la formación de la madurez afectiva: • «Para llegar a un punto de madurez, es decir, para que las personas sean capaces de decisiones verdaderamente libres y responsables, es preciso dar tiempo, con una inmensa paciencia.» Evangelii Gaudium n. 171 Educación de la Afectividad
    39. 39. • El corazón y la voluntad tienen un papel insustituible en el proyecto de plenitud personal: hacernos capaces de amar cada vez más. Educación de la Afectividad
    40. 40. AMOR DE DIOS Y CONFIGURACIÓN DE LA AFECTIVIDAD
    41. 41. AMOR DE DIOS Y CONFIGURACIÓN DE LA AFECTIVIDAD • Por eso importa la rectitud del mundo afectivo: conseguir que nuestra afectividad sea acorde con el motivo que la provoca. Y eso forma parte de la talla humana y sobrenatural de las personas. • La afectividad no puede ser sofocada ni suprimida, sino ordenada e integrada en el proceso del trato con Dios y con los demás, tanto en los casados como en los célibes.
    42. 42. • Porque si no existe el cariño y no se pone el corazón en el trato y en el servicio a los demás, la vida cristiana es actuación, representación de un papel que no ha sido asumido por todo nuestro ser. AMOR DE DIOS Y CONFIGURACIÓN DE LA AFECTIVIDAD
    43. 43. • La caridad es la virtud que permite presentar -lo comprobamos en la encíclica de Benedicto XVI- el auténtico rostro del cristianismo, cálido, humano, cordial. Un camino fascinante -¡mirad como se aman!, decían de los primeros cristianos-, que nada tiene que ver con posturas ritualistas y de compromiso aisladas de ese Amor AMOR DE DIOS Y CONFIGURACIÓN DE LA AFECTIVIDAD
    44. 44. • Tenemos el atajo para alcanzar la riqueza afectiva del cristiano de manera adecuada a nuestra condición: la humanidad de Cristo, el amor a la Cruz. AMOR DE DIOS Y CONFIGURACIÓN DE LA AFECTIVIDAD
    45. 45. EL LENGUAJE DEL CORAZÓN
    46. 46. EL LENGUAJE DEL CORAZÓN • Estar dispuestos a hacer lo que Dios quiere no significa que tengamos que decir que eso no nos retuerce de alguna manera, poco o mucho. Sería raro lo contrario. • La reacción adecuada del corazón es el dolor. • La respuesta adecuada al querer de Dios es compatible con que nuestro corazón sufra
    47. 47. • Silenciar el corazón en favor de la inteligencia y la voluntad es un error. No se puede reemplazar lo uno por lo otro • Tampoco cabe reducir la afectividad aceptable al amor al prójimo en general. EL LENGUAJE DEL CORAZÓN
    48. 48. • Ningún amor humano verdadero es incompatible con la plena entrega a Cristo con tal de que se integre y se incorpore a esa entrega y esté impregnado por el espíritu de Cristo, de manera que no destruyan nuestros compromisos con Él. EL LENGUAJE DEL CORAZÓN
    49. 49. • Cuando la vida afectiva está enraizada en Cristo e impregnada por su amor, el peligro desaparece, porque para Cristo y para quien se empeña en identificarse con Él, la afectividad en cuanto tal nunca puede ser demasiado fuerte, demasiado intensa. • Quien acepta la Cruz de Cristo ya no necesita temer que la plenitud de la afectividad pueda llevar al peligro de descarriarse; está libre del temor de dejarse arrebatar sin sentido ni control. EL LENGUAJE DEL CORAZÓN
    50. 50. BIBLIOGRAFÍA: FUNDAMENTOS DE ANTROPOLOGÍA, UN IDEAL DE LA EXCELENCIA HUMANA, RICARDO YEPES STORK, EUNSA, PAMPLONA, 1996 AFECTIVIDAD HUMANA Y EL AMOR DEL CRISTIANO, POR JUAN RAMÓN GARCÍA- MORATO. FORMACIÓN DEL CARÁCTER Y DE LA AFECTIVIDAD IDEAS TOMADAS DE UNA CLASE DE D. GUILLOME DERVILLE, ROMA, 2009
    51. 51. Bibliografía: San Juan Pablo II, Ex. Pastoral Pastores dabo Vobis,, 25-III-92 n. 44 Benedicto XVI Carta a los seminaristas, 18 de octubre 2010 n. 6 Papa Francisco Evangelium Gaudii, nn. 107, 172 Santiago FERNÁNDEZ, Psicología de la Afectividad.
    52. 52. PARA TENER ESTA PRESENTACIÓN Y OTRAS DEL MISMO AUTOR PUEDES IR A: HTTP://ES.SLIDESHARE.NET/PGUILLERMOV/
    53. 53. FIN

    ×