Raton de campo y raton de ciudad

57.589 visualizaciones

Publicado el

Cuento dibujado para 1 ciclo de primaria

Publicado en: Viajes, Tecnología
5 comentarios
31 recomendaciones
Estadísticas
Notas
Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
57.589
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
722
Acciones
Compartido
0
Descargas
0
Comentarios
5
Recomendaciones
31
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Raton de campo y raton de ciudad

  1. 1. Ratón de campo y ratón de ciudad
  2. 2. Un pobre ratón de campo invitó a su amigo, un ratón de ciudad, a cenar en su casa. El ratón de ciudad llegó muy bien vestido. Dio una Vuelta por los alrededores y murmuró para sí: - ¡Qué lugar más horrible! No hay carros ni tiendas. No veo más que casas sucias y campos. Entonces su amigo le llevó a la vieja choza donde vivía.
  3. 3. Se sentaron a la mesa, en la que había maíz, guisantes, cebada y trocitos de queso. Pero al invitado no le gustaba todo aquello y le dijo a su amigo: - ¿Cómo puedes vivir con una comida tan pobre? ¿Por qué no vienes a la ciudad? Te obsequiaré con un gran festín.
  4. 4. Y diciendo esto, se fue rápidamente a su casa. “No debería haberle invitado. No me había dado cuenta de que mi vida era tan pobre”, pensó el ratón de campo, sintiéndose muy apenado. Varios días después, fue a la ciudad a visitar a su amigo. Tenía que llevar mucho cuidado para que no le pisaran ni le atropellaran los carros.
  5. 5. <ul><li>A esta mala experiencia le siguieron muchas otras, de modo que </li></ul><ul><li>cuando finalmente llegó a la casa de su amigo ya era de noche. </li></ul><ul><li>¡Bienvenido! Pasa por favor. Llegas justo a tiempo para cenar. El </li></ul><ul><li>hambriento ratón fue conducido a un elegante comedor iluminado </li></ul><ul><li>por grandes candelabros. </li></ul>
  6. 6. El ratón de campo nunca había visto una comida tan deliciosa. Pero cuando se disponía a dar el primer mordisco, una criada corrió hacia ellos agitando una escoba en la mano y gritando: - ¡Ratones ladrones! ¡Os atraparé! Los asustados ratones corrieron por todas partes tratando de esquivar la escoba. Al final se escabulleron por un agujero que había en la pared.
  7. 7. - ¡Qué susto! Amigo mío, vayamos a otro lugar donde la comida es aún mejor- dijo el ratón de ciudad. Pero el ratón de campo le dijo que no quería arriesgarse a comer la comida de los demás por muy apetitosa que fuera, que prefería su vida en el campo y su comida, aunque no fuera muy exquisita. Y se marchó a casa.
  8. 8. MORALEJA: A veces la vida de los demás puede parecernos mejor que la nuestra, pero para ser feliz, lo importante es que cada cual viva la vida que más le conviene.

×