Porque su mano estuvo ahí. J .Roxana Rojas 2011 Gracias Gracias Gracias Gracias Gracias Gracias Gracias
PRÓLOGO “ Clama a mí, y yo te responderé, y te  enseñaré cosas grandes y ocultas que tú no conoces” es lo que dice en Jere...
Junio 23 del año 2011. Como comenzar a escribir lo que he comenzado tantas veces y nunca he terminado, pero bueno, no por ...
Bien, la verdad es que de pequeña si algo puedo recordar es que siempre fui feliz, agradezco a Dios por los maravillosos p...
Desde entonces comencé a conocer el gran amor de Dios, el cual con el paso de los años he podido comprobar en todo ámbito ...
Mi familia estaba muy preocupada y buscando llegamos a  medicinas alternativas naturales, donde ahí pudieron diagnosticar ...
Pero Dios en su gran amor había puesto a mi lado a una amiga muy especial a quien le tengo mucho cariño, la cual a pesar d...
porque lo más probable era que el embarazo no llegase a término y que si el bebé lograba nacer, podía sufrir malformacione...
como dice en Salmos 145: 17-18 “Justo es Jehová en todos sus caminos, y misericordioso en todas sus obras. Cercano está Je...
En cuanto a mi enfermedad, todo seguía mal y en aumento, pero había que seguir, ahora estaba en una ciudad donde no conocí...
El día domingo fui al culto y cuando éste terminó, se acercó una hermana a despedirse y me dijo que me veía triste, entonc...
¡gloria a Dios!, todo el honor, el imperio y la alabanza sean a Él por los siglos de los siglos. Los médicos buscaron por ...
Como al segundo año que estábamos en el norte, un día, mejor dicho un mal día, estaba con muchísimo dolor y por la noche m...
el que tiene control de todas las cosas no tiene porque darme explicaciones por lo que hace ya que aunque no lo entendamos...
Para que decir cuando a mi hijo  se le ocurrió que quería tener un hermanito, era muy triste para nosotros con mi esposo v...
pero es increíble como fueron dándose las cosas y comencé a sentirme tan bien que pude limpiar mi organismo sin llegar a p...
Todo lo que estoy compartiendo con ustedes es para que puedan entender, que el Señor es fiel y que para  siempre es su mis...
No he conocido mayor amor que éste, no puedo dejar de agradecerle por su gran amor y misericordia. Es un poco fuerte lo qu...
me decía mírate, arrastras los pies, bajas la escala sentada, tus piernas no tienen fuerzas, tus manos tampoco, tu hijo ti...
Ese fue el momento propicio para aquel que vino a robar, matar y destruir se aprovechara de mi debilidad y reconozco que c...
que vinieron tantos recuerdos a mi mente de cuando era pequeña e iba a la escuela dominical y cantábamos esa canción y tod...
no pierdas el blanco perfecto que es Cristo el Señor, y recuerda que como dice Efesios 6:12,”porque nuestra lucha no es co...
ESTUVO AHÍ. Dios en su gran amor y fidelidad, nos muestra su provisión también y en esto les puedo contar que mientras mi ...
que nunca me dejaba, y fue a quien recurrí. Recuerdo haberle dicho. Señor usted es el dueño de todas las cosas y sabe como...
Luego de cerrar la puerta entré en la cocina y en la mesa había un kilo de leche, recién abierto ¡se le había quedado! Com...
Aparte que su cabeza tendría un crecimiento aumentado a mas del doble de lo normal. ¿Oh Dios porqué a mí? fue lo primero q...
Para la gloria de Dios he visto y vivido grandes milagros, pero esto no es solo para mí, ¡es para todo el que cree! Pues b...
aferrarme a mi Padre que me amaba y que siempre había sido fiel y decirle que mi sanidad estaba en sus manos y solo bastab...
Entre esos cambios, también vino un cambio de congregación, debo decir que luego de haber llegado del norte estaba en busc...
No puedo evitar decir que hasta el día de hoy me llena de alegría el poder enseñar a niños, ya que siento que mas que la l...
Ya se imaginarán lo terrible que es esta noticia para una persona joven aún, yo recién iba a cumplir 33 años. Pero saben, ...
aunque llegué a ese lugar casi arrastrando mis pies, yo sabía que mi sanidad no dependía de que yo quisiera tenerla, sino ...
Recuerdo que tuve que sentarme ya que me sentía como embriagada, pero que maravillosa embriagues, como dice Efesios 5:18 “...
y agradecimiento, y lloré mucho dándole las gracias  a mi Padre, recibiendo y viviendo esas horas de alivio y normalidad t...
Han pasado tres años desde que mi Padre celestial me regaló en su gran amor y misericordia la sanidad y les puedo decir qu...
juntas ya que estábamos y seguimos gracias a mi Padre, en un mismo Espíritu. Fue así como tuvimos la oportunidad de  orar ...
imagínense una niña llena de vida,   con muchas ganas de correr, saltar, jugar, debía estar postrada en cama porque tambié...
todo el honor, el imperio y la alabanza sean  a nuestro Padre.  Luego fue mi padre, un alza de presión le provocó una trom...
yo anhelaba verlo buscando de la presencia del Señor, llenándose de lo maravilloso de su Espíritu Santo. Y un día muy espe...
un lugar donde nos hemos sentido muy gratos ya que podemos alabar y adorar el nombre de mi Señor con libertad, donde se de...
Y el tiempo seguía y los milagros de Dios delante de mis ojos también; como por ejemplo un día cuando ya terminábamos una ...
No puedo dejar de nombrar y destacar el cuidado que Dios tiene sobre nuestras vidas. Esto es algo que nunca podré olvidar,...
Obviamente me asusté demasiado lo primero que pensé era que tenía un bicho, tal vez una araña, no sé, me puse muy nerviosa...
Así muchas maravillas y milagros son los que Dios en su amor y misericordia me ha permitido vivir, y sé que aún queda much...
Hermosa palabra  y promesas de nuestro Padre, tómala para tu vida. Tú que eres hijo de Dios, que le recibiste un día como ...
Él todo lo hace perfecto, aunque muchas veces no lo entendemos, sus decisiones no son equívocas y con el tiempo nos daremo...
Él no llega y entra, no, sino que espera a que tú decidas abrirle el corazón. Y te dice que quiere entrar y cenar contigo,...
Repite en voz alta: Señor, me presento delante de su presencia pidiéndole perdón por mis pecados, sé que no soy perfecto, ...
Ya está, bienvenido hermano/a a la familia de Cristo, haz dado tu primer paso y ten por seguro que es la mejor decisión qu...
Ve el estar congregándote como estar en el arca en el tiempo de Noé, que de seguro habían cosas que no les eran agradables...
Y si no tienes un lugar donde congregarte y vives en la quinta región de Chile, te invito a visitar mi congregación, donde...
EPÍLOGO Hoy es un día especial para mí, hoy siento que Dios cumple una parte del propósito que tiene para mi vida; y despu...
Mi oración será por ustedes desde hoy un compromiso que haré con mi Señor, para pedirle que se revele a sus vidas como lo ...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Libro porque su mano estuvo ahí

2.428 visualizaciones

Publicado el

Ésta es la versión ppt. del libro "PORQUE SU MANO ESTUVO AHÍ" Basado en algunos de los muchos milagros que mi Señor en su misericordia me ha permitido presenciar y vivir. Espero sea de mucha bendición.

Publicado en: Meditación
0 comentarios
1 recomendación
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
2.428
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
2
Acciones
Compartido
0
Descargas
6
Comentarios
0
Recomendaciones
1
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Libro porque su mano estuvo ahí

  1. 1. Porque su mano estuvo ahí. J .Roxana Rojas 2011 Gracias Gracias Gracias Gracias Gracias Gracias Gracias
  2. 2. PRÓLOGO “ Clama a mí, y yo te responderé, y te enseñaré cosas grandes y ocultas que tú no conoces” es lo que dice en Jeremías 33:3. Y en este pequeño libro encontrarán plasmados grandes milagros hechos por el gran poder de Dios. Si bien éste cuenta mi testimonio de vida, lo que quiero resaltar es precisamente eso, las cosas grandes y ocultas que no conocía, pero que Dios en su infinito amor y fidelidad me ha permitido conocer. Cosas tan grandes y maravillosas que a pesar de todas las palabras que puedo usar para describirlas; no bastan para definir la inmensidad de cada una de ellas. Confieso que me costó tomar la decisión de escribir este libro, y mas aún decidirme a publicarlo, ya que no es mi intención hacer pública mi vida; pero siento que es necesario compartir lo que por gracia he recibido, confiando en que Dios en su gran amor hará lo mismo con ustedes enseñándoles cosas grandes y ocultas que tal vez aún no conocen. Y así puedan decir como yo: GRACIAS SEÑOR, PORQUE SU MANO ESTUVO AHÍ.
  3. 3. Junio 23 del año 2011. Como comenzar a escribir lo que he comenzado tantas veces y nunca he terminado, pero bueno, no por nada pasan las cosas y hoy estoy en cama con un fuerte resfrío y como no puedo hacer otras cosas he decidido comenzar una vez más y no parar hasta finalizar, aunque sea de a poco. Comenzaré diciendo que todo lo que ha acontecido en mi vida hasta el día de hoy, es parte del propósito que Dios tiene para mí. Bueno, es lo que hoy por su misericordia puedo entender. Solo pinceladas de algunas etapas de mi vida son las que plasmaré en estas líneas, pero me dejaré llevar absolutamente por el Espíritu Santo en cuanto a otras etapas en las que creo tendré que extenderme en detalles para que se pueda entender el propósito de este escrito, que aún no sé si será unas líneas, una carta, un pequeño libro o porque no pensarlo, un libro. Pues he decidido dejar que fluya todo aquello que tengo dentro y que a veces he compartido en parte o que he sentido compartir y no me he atrevido o no he tenido el espacio para hacerlo aún. Pero hoy quiero ser guiada por Dios, no ser más yo con mis limitaciones para hablar, por eso mi clamor ha sido, Espíritu Santo fluye en mí.
  4. 4. Bien, la verdad es que de pequeña si algo puedo recordar es que siempre fui feliz, agradezco a Dios por los maravillosos padres que me dio, los que se esforzaron en gran manera por proveer todo lo básicamente necesario como darme un techo, salud, estudios, alimento y por sobre todas las cosas mucho amor ya que siempre me he sentido muy amada por mis padres y muy querida por mi familia. Apegada como ocurre en muchos casos a la familia de mi madre y de ahí es donde comienza todo para mí. Aproximadamente a los 7 años de edad, cuando por mis tíos, hermanos de mi madre, fui llevada a una iglesia evangélica donde comencé a asistir a la escuela dominical donde me gustaba mucho estar y aprender, y donde recibí a Cristo en mi corazón; mi primer pasito. GRACIAS SEÑOR, PORQUE SU MANO ESTUVO AHÍ. Como olvidar las clases de la escuelita, donde primeramente mi maestra era mi tía quien lo hacía muy bien, pero luego fue otra hermana quien marcó mi vida hasta el día de hoy, la cual era muy entretenida, carismática y con la cual era muy sencillo aprender las lecciones por la simpatía, el amor y alegría que ponía en todo lo que hacía. Recuerdo que su forma de ser despertó en mí desde pequeñita el anhelo de algún día ser maestra de escuela dominical y poder ser como ella.
  5. 5. Desde entonces comencé a conocer el gran amor de Dios, el cual con el paso de los años he podido comprobar en todo ámbito de mi vida. Para continuar puedo decir que al cabo de unos años, en mi preadolescencia conocí a un chico, el cual al verlo sentí que sería el amor de mi vida; y así fue, comencé a pololear con él, ok, ok, no puedo omitir que era como el príncipe azul que toda chica espera, jejeje. Bueno, lo era para mí y para la gloria de Dios lo sigue siendo, ya que luego de 7 años de pololeo nos casamos y hoy agradezco con todo mi corazón a mi Señor por haberlo puesto un día en mi camino. GRACIAS SEÑOR, PORQUE SU MANO ESTUVO AHÍ. Creo que me adelanté un poquito a los hechos con eso del matrimonio, pero trataré de seguir con el orden cronológico. Tenía 17 años cuando un día, sin motivo aparente desperté con unas molestias en mis articulaciones, en prácticamente todas ellas, las cuales fueron aumentando con los días. Esto alertó a mamá y fuimos a ver al médico, el cual no entendía que ocurría, ya que luego de muchos análisis, parecía estar todo en orden y a pesar de que este doctor era muy acertado en sus diagnósticos, no pudo hacer nada por mí. Entonces fui derivada a diferentes médicos, reumatólogo, cardiólogo, etc. Y cada uno de ellos hacía diferentes análisis los cuales seguían saliendo normales, pero yo empeoraba cada día más.
  6. 6. Mi familia estaba muy preocupada y buscando llegamos a medicinas alternativas naturales, donde ahí pudieron diagnosticar una horrible enfermedad, artritis reumatoidea. Según la doctora naturista, esta enfermedad solo es perceptible a los exámenes una vez ya declarada totalmente en el cuerpo, no antes. Pero para entonces yo ya estaba convertida casi en una inválida. Los dolores eran tan fuertes, todas mis articulaciones estaban inflamadas de tal manera que se me hacía incluso imposible soportar la ropa sobre mi cuerpo, llegando incluso a un estado de no poder abrir mi boca para comer y menos caminar, ya que como dije antes todas las articulaciones estaban comprometidas; fue muy terrible esa etapa, hasta que los análisis médicos pudieron detectar la enfermedad y me pusieron en tratamiento, recién ahí fue cuando pude tener un leve alivio, porque no fue mejoría, ya que esa enfermedad no tiene aún cura, solo se puede aliviar y tratar de detener para que no aumente, lo que también extrañamente en mí no ocurrió, ya que a pesar de todos los medicamentos y tratamientos solo pude tener momentos de alivio, pero la enfermedad seguía aumentando. En ese año estaba cursando el último año de enseñanza media y fue muy difícil terminarlo ya que habían días en los cuales no pude asistir a clases y hubieron otros donde con mucho esfuerzo asistí para no quedar atrasadas en las pruebas y exámenes.
  7. 7. Pero Dios en su gran amor había puesto a mi lado a una amiga muy especial a quien le tengo mucho cariño, la cual a pesar de tener un problema de dolores en su columna, me ayudó en todo, no me dejaba sola ni un instante, incluso sin vivir cerca mío se daba el trabajo de irme a dejar a casa casi todos los días y quien se preocupaba mientras estábamos en clases de recordarme la hora para tomar mis medicamentos. Que perfecto es el amor de Dios, ¡no se le escapa detalle! GRACIAS SEÑOR, PORQUE SU MANO ESTUVO AHÍ. Y Luego de unos años me casé como ya conté antes con mi príncipe azul, el cual a pesar de todo lo que le pudieron decir (incluida yo) en cuanto a como iba a unirse a una persona con esta enfermedad y que lo único que le esperaba era cuidar de una enferma para toda la vida, él decidió de todos modos ser mi compañero. GRACIAS SEÑOR, PORQUE SU MANO ESTUVO AHÍ. Seguí con mi tratamiento y con mis dolores, pero a pesar de todo feliz con mi esposo que me demostraba su amor en su ayuda y gran apoyo cada día. Pero al cabo de dos años estando con todos esos medicamentos fuertísimos y con prescripción médica explícita de no pensar embarazarme sin antes limpiar mi organismo por lo menos seis meses ya que el daño al bebé sería irreversible, ocurrió, me embaracé sin buscarlo. Una nueva y gran preocupación estaba frente a mí. Mi médico tratante se angustió demasiado y habló seriamente con nosotros y nos dijo que estuviésemos preparados
  8. 8. porque lo más probable era que el embarazo no llegase a término y que si el bebé lograba nacer, podía sufrir malformaciones y que el daño neurológico sería inminente. ya se podrán imaginar como nos sentimos, pero dentro de todo ese dolor y de lo que pudo decir el médico, que sufría junto con nosotros, en nuestros corazones comenzamos a creer, con la certeza de que nuestro hijo nacería normal y convencidos de que aunque todo dijera lo contrario, Dios era mayor que todo, el Todopoderoso. Y entregamos nuestra petición al Señor, no les niego que muchas cosas trataron de confundirnos y hacernos caer en dudas, pero fiel es el Señor y toda la gloria sea a Él, que cuando nuestro hijo nació, nos llegó un regalo de Dios, llegó Matías y fue un niño totalmente sanito, normal, Santo, Santo, Santo es el Señor, Todopoderoso. GRACIAS SEÑOR, PORQUE SU MANO ESTUVO AHÍ. Y si ustedes piensan que fue porque éramos fieles hermanos de una iglesia y que por eso todos estaban orando por nosotros y por mi vientre, están equivocados. Mi esposo no era evangélico pero sí creía en Dios, a su manera, y aunque él no me quitaba participar en la iglesia, de a poco me fui alejando de la congregación y en ese tiempo prácticamente no asistía a ninguna iglesia, solo comenzamos a asistir esporádicamente desde que presentamos a nuestro bebé al Señor. Con esto no quiero decir que es bueno estar lejos, no, no, no, Dios nos manda a no dejar de congregarnos, pero con esto quiero decir que el amor de Dios por sus hijos, es tan grande y tan fiel que a pesar de nuestras infidelidades, Él siempre está ahí,
  9. 9. como dice en Salmos 145: 17-18 “Justo es Jehová en todos sus caminos, y misericordioso en todas sus obras. Cercano está Jehová a todos los que le invocan, a todos los que le invocan de veras”. Recuerdo que fui a un control con mi doctor luego que nuestro bebé nació y el doctor lo primero que nos preguntó fue si había salido enterito, y cuando le dijimos que sí, no lo creía y lo desvistió y lo revisó por completo para cerciorarse, Pero era cierto, ¡Dios hace las cosas perfectas! Y como Dios es tan fiel, desde que me embaracé se estancó mi enfermedad y me sentí mucho mejor, esto duró el embarazo y la lactancia, por lo tanto pude seguir mi tratamiento con medicamentos mas suaves los cuales no dañaban al bebé a través de la leche materna, Dios hace las cosas perfectas. Y cuando mi bebé cumplió un tiempo suficiente para poder pasar de la leche materna a la leche en polvo y yo podía volver a tomar los medicamentos fuertes, volvieron los dolores, las inflamaciones y todo lo terrible de la enfermedad. Cómo dudar que Dios tiene el control de todas las cosas. GRACIAS SEÑOR, PORQUE SU MANO ESTUVO AHÍ. Luego de dos años, por el trabajo de mi esposo, nos fuimos a vivir a otra ciudad al norte del país donde estuvimos por cuatro años.
  10. 10. En cuanto a mi enfermedad, todo seguía mal y en aumento, pero había que seguir, ahora estaba en una ciudad donde no conocía a nadie, tenía un hijo de dos años y pasaba bastante tiempo sola, ya que mi esposo por su trabajo se ausentaba por varios días y semanas. Busqué una iglesia donde congregarme y asistía cuando podía, cuando me sentía un poco mejor, pero fui creciendo de a poco en las cosas del Señor, de hecho fue en esa ciudad donde bajé a las aguas para ser bautizada, y donde comencé a conocer el poder de Dios de otra manera, en una magnitud que nunca antes había experimentado. En cuanto a esto, puedo contarles que un día mi esposo despertó sintiéndose muy mal, tenía esos desagradables cálculos al riñón, pobrecito, realmente era muy doloroso y luego de estar en la clínica con medicamentos y hacerle varios análisis, el médico dijo que eran tan grandes los cálculos que sería imposible disolverlos con láser y mucho menos pensar en la posibilidad de que los expulsara en forma natural, así que decidió enviarlo a otra ciudad a operarlo a riñón abierto, entonces ese mismo día lo enviaron en avión junto a un enfermero a nuestra ciudad de origen, y por la distancia que nos separaba y por el costo económico que esto traía, me fue imposible acompañarlo. Recuerdo que viajó un día viernes y lo dejaron con calmantes para luego operarlo el día lunes.
  11. 11. El día domingo fui al culto y cuando éste terminó, se acercó una hermana a despedirse y me dijo que me veía triste, entonces le conté lo de mi esposo y ella me ofreció orar en ese momento, pero me preguntó hacia donde yo quería dirigir la oración, entonces le dije que pidiéramos para que Dios guiara las manos de los médicos, ya que la operación era muy delicada y que posteriormente la recuperación fuese rápida, ya que estaríamos no sé cuanto tiempo separados y yo sin poder viajar a verlo. Entonces la hermana muy sabia me dijo: mmm..., que pequeñito es tu Dios, y yo abrí los ojos y le dije, pero si es el mismo suyo, y ella dijo: parece que no, porque yo tengo un Dios tan, tan grande y poderoso que tiene la capacidad de disolver esos cálculos. ¡Aleluya! y fue en ese preciso momento en que sentí que una venda fue quitada de mis ojos y le dije ¡lo creo, Sí, cómo no vi eso antes! tiene toda la rezón, pidamos por eso, y eso hicimos, pedimos confiando en ese maravilloso y poderoso Dios suyo y desde ese momento mío también y me fui muy contenta y confiada. Al otro día desperté temprano a pedirle nuevamente a ese Dios a quien yo tenía por poderoso, pero al que ahora tenía por poderosísimo y luego suena el teléfono y era mi esposo, la verdad que yo no entendía mucho el porqué él me llamaba ya que se suponía que en ese momento debía estar en la operación, pero mi Señor me volvió a sorprender cuando mi esposo me dijo que le habían hecho muchos exámenes y los médicos no podían entender que había ocurrido ya que los cálculos habían desaparecido.
  12. 12. ¡gloria a Dios!, todo el honor, el imperio y la alabanza sean a Él por los siglos de los siglos. Los médicos buscaron por todo su cuerpo donde pudieron haberse alojado esos cálculos. Pero nada, solo un milagro le dijo un médico pudo provocar esto, ahora puedes irte a tu casa tranquilo, no tienes nada. GRACIAS SEÑOR, PORQUE SU MANO ESTUVO AHÍ. Que maravilloso es el Señor, cuan poderoso y fiel es. Ahora entiendo lo que dice en Mateo 17:20 “Porque de cierto os digo, que si tuviereis fe como un grano de mostaza, diréis a ese monte: Pásate de aquí para allá, y se pasará; y nada os será imposible”. Dios es poderoso y nosotros solo debemos creer que Él todo lo puede. Mi Señor es fiel en todo y se preocupa de todos los detalles. Les conté que yo estaba sola en el norte, solo mis padres iban a verme una o dos veces al año por unos días, y hermanos sanguíneos no tengo, soy hija única, pero fiel es el Señor que hice amistad con una vecina, y no cualquier vecina, ella era hija de Dios también y nos apoyábamos mutuamente y nos acompañábamos mientras estábamos solitas, ya que su esposo trabajaba con el mío, por lo tanto cuando no estaba uno, el otro tampoco estaba, y para la gloria de Dios hasta hoy somos amigas y podría decir que más que amiga, es como una hermana. GRACIAS SEÑOR, PORQUE SU MANO ESTUVO AHÍ.
  13. 13. Como al segundo año que estábamos en el norte, un día, mejor dicho un mal día, estaba con muchísimo dolor y por la noche mientras mi esposo y mi hijo dormían,( luego de haber conversado con mi esposo y con todo mi dolor haberle dicho que lo dejaba libre, ya que me parecía egoísta de mi parte tenerlo amarrado a mí y a esta enfermedad horrible que me aquejaba, a lo cual él se negó gracias a mi Señor) recuerdo haber estado escuchando un programa radial cristiano y luego de una hermosa palabra vino la oración. Recuerdo claramente que el hermano que hablaba a través de la emisora dijo que si teníamos alguna petición, como paso de fe nos arrodillásemos para orar, y la verdad es que en ese momento mis rodillas no se veían de tanta hinchazón, pero como pude lo hice y en ese instante el hermano dijo: el Señor me muestra a una joven mujer (tenía 26 años) la cual está muy angustiada y sufriendo mucho por una enfermedad que ataca sus huesos y con mucha dificultad se ha arrodillado; en ese momento sentí algo muy fuerte, una sensación de agua fría desde la cabeza a mis pies y comencé a decirle a Dios: ¡soy yo Señor, me estas viendo! Sabiendo que Dios existía y que tenía el control de todas las cosas, estaba pasando por una etapa en la cual no encontraba respuesta a mi enfermedad, no habían razones para tenerla, nadie de mi familia la había tenido, por lo tanto no era hereditaria, y llegué a preguntarle ¿porqué a mí Dios, porqué?, no entendiendo en ese momento que el Todopoderoso,
  14. 14. el que tiene control de todas las cosas no tiene porque darme explicaciones por lo que hace ya que aunque no lo entendamos, es necesario pasar por situaciones que nos hacen tocar fondo para luego salir fortalecidos en Él. Pero lo cierto era que la estaba padeciendo y era terrible, tan terrible que llegué a pensar que Dios había quitado la vista de mí, que yo no le interesaba, pero fiel es el Señor que me habló por intermedio de ese hermano y me dijo que mi sanidad Él la tenía en sus manos y que me la daría, pero que no me alejara, que permaneciera en Él, que me amaba y que grandes cosas haría conmigo. Hermoso, maravilloso, único ese momento, en el que ya no me quedaban fuerzas, pero fiel es el Señor que siempre estuvo ahí, ahora puedo entender que si no contestaba a mi oración no era porque no me escuchara, sino porque estaba trabajando en mi vida. Ahora puedo decir GRACIAS SEÑOR, PORQUE SU MANO ESTUVO AHÍ. Pero luego de eso me sentí fortalecida gracias a mi Señor, pero mis grandes molestias y dolores siguieron de tal manera que no tenía fuerzas ni para abrocharle el pantalón a mi hijo, muchas veces incluso lo llevé al jardín con los botones sin abrochar y ya no caminaba, sino que arrastraba mis pies. De tiempo en tiempo sentía una leve mejoría, pero luego volvía todo nuevamente.
  15. 15. Para que decir cuando a mi hijo se le ocurrió que quería tener un hermanito, era muy triste para nosotros con mi esposo ver a mi pequeño que pedía incluso como regalo de navidad un hermanito, y recuerdo que intenté más de una vez limpiar mi organismo de los medicamentos fuertes para comenzar con los medicamentos mas suaves e intentar embarazarme, pero fue inútil, ya que no alcanzaba a durar mas de una semana con los medicamentos suaves y me venían fuertes crisis en las cuales mis articulaciones se inflamaba de manera tal que solo podían ser aliviadas infiltrándome directamente a las articulaciones unas inyecciones de corticoides, por lo tanto fue imposible el intentar embarazarme y yo volvía a sentirme mal, inservible, porque aunque suene fuerte, era así como me sentía, totalmente inútil. Y así siguió pasando el tiempo; mi gran lucha fue permanecer tomada de Dios a pesar de todo aquello, pero lo intentaba, Dios sabe que lo intentaba. Luego volvimos a nuestra ciudad de origen y volví a intentar embarazarme, bueno, intentar limpiar mi organismo nuevamente, pero esta vez de una manera diferente, ya no por mi cuenta, sino que pidiéndoselo a Dios; recuerdo que oré y le dije que esta sería la última vez que lo intentaría pero se lo pedí al Señor, esta vez lo dejaba todo en sus manos y puse una fecha, le dije al Señor que si no me embarazaba hasta el 31 de diciembre del año 2004, pensaría que no era su voluntad bendecirme con un nuevo hijo y lo aceptaría,
  16. 16. pero es increíble como fueron dándose las cosas y comencé a sentirme tan bien que pude limpiar mi organismo sin llegar a padecer ninguna crisis como antes había ocurrido, y mejor aún, ya en junio del 2004 estaba embarazada para la gloria de Dios, toda honra, alabanza y honor sean a Él por los siglos de los siglos. Otra vez puedo decir GRACIAS SEÑOR, PORQUE SU MANO ESTUVO AHÍ. Y después de cuarenta semanas de gestación llegó el pedido a Dios, Samuel, nuestra segunda hermosa bendición, sanito también. Pude aprender con esto a que la voluntad de Dios es la perfecta, y todo lo demás, lo que creemos que está correcto, pero que realmente lo hacemos en la carne, no permanece, como dice el apóstol Juan en su primera epístola, capítulo 2, versículo 17: “Y el mundo pasa, y sus deseos; pero el que hace la voluntad de Dios permanece para siempre”. Cuesta, como se yo que cuesta, pero no es imposible; por lo menos intentemos cada día esperar en su voluntad, recordando y tomando ánimo en la palabra que encontramos en Isaías 40:31 donde dice: “pero los que esperan en Jehová tendrán nuevas fuerzas; levantarán alas como las águilas; correrán, y no se cansarán; caminarán, y no se fatigarán”.
  17. 17. Todo lo que estoy compartiendo con ustedes es para que puedan entender, que el Señor es fiel y que para siempre es su misericordia, somos nosotros los que desmayamos, somos nosotros los que nos desanimamos, los que flaqueamos en la fe. Pero a esta hora te animo, levantarte en el nombre del Señor! si estás pasando por una pequeña dificultad o por una gran tormenta en tu vida es tiempo de tomarte de sus promesas, de creerle al Dios Todopoderoso, Él es quien levanta tu cabeza, el que renueva tus fuerzas y el que ciñe de fuerzas al que no tiene ninguna, el que te dice a esta hora toma mi mano y siente que estoy aquí ahora y siempre lo he estado, somos nosotros los que nos soltamos, los que ponemos oído a lo que no corresponde, recuerda que Dios es Dios de amor y todo lo bueno proviene de Él, pero que también existe el diablo, y anda como león rugiente buscando a quien devorar y está atento a cada paso que damos para hacernos caer en sus sucias trampas, nos seduce sutilmente, nos atrae y nos tienta, pero mayor es el Señor, el Santo de Israel que está con nosotros y que ante toda tentación que nos pone el sucio demonio, Él nos da la salida, Él siempre nos pone una puerta de escape, Él nos cuida, nos ama, murió por nosotros e intercede ante al Padre para justificarnos cuando por no querer ver la salida que Dios nos da, caemos en pecado, pero al arrepentirnos de corazón ahí está Jesús, intercediendo por ti, por mí, por amor.
  18. 18. No he conocido mayor amor que éste, no puedo dejar de agradecerle por su gran amor y misericordia. Es un poco fuerte lo que les contaré a continuación, pero es necesario para que estén atentos y sepan como reaccionar si el sucio diablo les pone alguna vez una trampa como la que a mí me puso un día. Luego que nació mi segundo bebé, yo esperaba que fuese como la primera vez en cuanto a mi enfermedad, que en el embarazo y en la lactancia estuviera estancada la enfermedad, pero no ocurrió así, muy por el contrario, ya que sobretodo cuando ya había nacido el niño comencé con dolores muy fuertes y a esta altura mi enfermedad estaba muy avanzada y dependía totalmente de medicamentos ya que si no los tomaba las repetidas veces al día, ni siquiera podía levantarme y mucho menos caminar. Un día recuerdo que los antiinflamatorios se acabaron sin que me diera cuenta con anticipación y como al levantarme no quedaban, no lo tomé por lo tanto no funcionaba ni la cuarta parte de lo normal, imagínense con un niño de 8 años y un bebé de casi 2 meses; me era incluso imposible sacar al bebé de la cuna, mis fuerzas no me alcanzaban ni siquiera para abrir el pañal y mi esposo trabajando; fue ahí donde el sucio diablo comenzó a tenderme una trampa, me susurraba al oído que yo no servía para nada,
  19. 19. me decía mírate, arrastras los pies, bajas la escala sentada, tus piernas no tienen fuerzas, tus manos tampoco, tu hijo tiene que mudar al bebé, no sirves para nada, tú crees que tu esposo quiere una mujer así? Fue terrible, era una lucha con mi mente atroz, ya es sabido que la mente es el campo de batalla donde quiere tomar dominio el enemigo. Y recuerdo que llegó mi esposo muy cansado y le dije que me había quedado sin medicamentos y su respuesta en ese momento no fue la mejor; me dijo que le diera el nombre y que al otro día al salir del trabajo las compraría y me las traería; su respuesta no ayudó mucho ya que ahí sí que me sentí un estorbo, pensé que él estaba ya tan aburrido con todo lo de mi enfermedad y de verme cada vez peor que le daba lo mismo, me sentí tan sola, como nunca antes me había sentido. Pero ese pensamiento también estaba siendo manipulado por una sucia artimaña, ya que lo que mi esposo había dicho, en ningún caso hacía referencia a lo que yo pensaba, de hecho luego me preguntó si realmente podía esperar hasta el otro día o los necesitaba con urgencia, a lo que respondí que daba lo mismo, que lo mejor sería que me sintiera tan mal hasta llegar a morirme y así no tener que molestar a nadie con mis remedios y mi enfermedad . Recuerdo que mi esposo se paró y se fue a comprar, pero antes se acercó a abrazarme, pero mis fuertes dolores no se lo permitían, y me dijo que no dijera eso que a él no le molestaba ir a comprarlos y se fue.
  20. 20. Ese fue el momento propicio para aquel que vino a robar, matar y destruir se aprovechara de mi debilidad y reconozco que con mi actuar y mis pesimistas pensamientos abrí una gran puerta para que él hiciera lo que quería conmigo; y estando en la bajada de la escala que da al primer piso, comencé a oír ese sucio susurro en mi oído que me decía ¿ves? No sirves para nada, eres una molestia, un estorbo, no sirves para nada y hasta tu esposo está aburrido de ti; tampoco le sirves a tus hijos. Fue tan fuerte aquella lucha y esa presión, y Dios es mi testigo, que miré la baranda de la escala que es de fierro y vi un cinturón colgado ahí, como diciéndome esto es lo que debes hacer, ve a buscar el cinturón y hazlo. Recuerdo que una parte de mí decía ¡no! y la otra me repetía una y otra vez que no servía para nada. Pero como antes escribí, Dios siempre nos da la salida ante cualquier tentación y así lo hizo conmigo, ya que en el mismo instante en que estaba decidiéndome por ponerle fin a todo un tiempo de dolor y de sentirme muy mal física y psicológicamente, aún teniendo el apoyo siempre de mi esposo y de mi familia; fue entonces cuando salió corriendo mi hijo de 8 años y me tomó suavemente de la mano y me llevó a la habitación donde él había encendido la radio y tocaban una canción infantil cristiana y mi hijo me preguntó si me la sabía , y fue en ese preciso momento, en cuanto la oí,
  21. 21. que vinieron tantos recuerdos a mi mente de cuando era pequeña e iba a la escuela dominical y cantábamos esa canción y todos esos hermosos momentos donde mi mayor anhelo era crecer y poder algún día ser maestra de niños y así trabajar para la obra de Dios. No se imaginan lo fuerte que fue eso para mi, mi vida dio un vuelco en 360 grados y con todo mi dolor de piernas caí de rodillas y rompí en llanto pidiéndole perdón a Dios, mi pequeño no entendía nada, pero yo pedía perdón y agradecía a mi Señor su fidelidad, su gran amor, por no dejarme, y hoy nuevamente puedo decir, aunque parezca muy repetitiva, GRACIAS SEÑOR, PORQUE SU MANO ESTUVO AHÍ. Tú que lees, no te sueltes, tómate de Dios con todas tus fuerzas, entrega cada mañana tu vida y la de los tuyos en sus manos para que él haga su perfecta voluntad. Ahora que te he contado cómo sutilmente el diablo intenta hacerte caer, debes estar atento y ante cualquier indicio de su manipulación, levántate con las fuerzas del búfalo en el nombre de Jesús y reprende todo pensamiento y/o toda acción que te aleje de Dios, , renuncia, a lo que te destruye y abre tu mente y tu corazón a lo que te edifica, a lo que viene de Dios, no te dejes seducir por lo encantador que puede ser a tu vista o a tu pensar y no busques soluciones que puedan atentar contra tu vida o tu integridad, recuerda que solo Dios te dio la vida y solo Él tiene el derecho a quitártela,
  22. 22. no pierdas el blanco perfecto que es Cristo el Señor, y recuerda que como dice Efesios 6:12,”porque nuestra lucha no es contra sangre y carne, sino contra principados, contra potestades, contra los gobernadores de las tinieblas de este siglo, contra huestes espirituales de maldad en las regiones celestes”. Ahora levántate y se valiente, sea cual sea tu problema, tu necesidad, tu tentación, tu pecado oculto o lo que esté invadiendo tu vida y llevándote por un camino incorrecto y renuncia en el nombre de Jesús y entrega tu corazón y tus cargas a Él, a su perfecta voluntad. ¡Pelea la buena batalla! Por eso el apóstol Pablo nos exhorta a tomar toda la armadura de Dios para poder resistir en el día malo y que habiendo acabo todo, estemos firmes. (Efesios 6:13-18). Y ¿saben? puedo demostrarles aún mas lo sin límites que es el amor de Dios y como tiene el control absoluto de nuestras vidas, ya que a la mañana siguiente de ese tortuoso episodio me llama mi amiga, la que conocí en el norte, y me pregunta como me sentía, ya que toda la noche había soñado conmigo y no me veía bien, me veía sintiéndome tan mal que ya no aguantaba mas mi situación y que en el sueño yo había pensado quitarme la vida porque mi desesperación era muy grande. En ese momento rompí en llanto al teléfono y le conté a mi amiga lo que había sucedido, y mi Señor, mi maravilloso y fiel Padre celestial, tenía a través de ella una hermosa palabra de aliento. GRACIAS SEÑOR, PORQUE SU MANO
  23. 23. ESTUVO AHÍ. Dios en su gran amor y fidelidad, nos muestra su provisión también y en esto les puedo contar que mientras mi esposo andaba trabajando fuera de la ciudad, llegó un día en el cual se terminó la leche de mi hijo de ocho años y no me dí cuenta con anticipación, y como ustedes ya saben, mis fuerzas no siempre me daban para llegar y salir a comprar en cualquier momento como una persona normal, hubieron momentos en los que ni siquiera podía conducir y recuerdo que mi hijo estaba pasando uno de esos tiempos en los que a los niños se les ocurre aburrirse de la leche y solo quieren yogurt, bien, en esa etapa estaba mi hijo, por el tiempo de un mes aproximadamente, pero justo cuando yo mas mal me sentía, se le ocurrió a mi pequeño que se le hacía agua la boca por una leche con chocolate caliente, o que mal me sentí, porque por mas que le dije que otro día y que ahora se tomara un yogurt, él me decía: por favor mamita, tengo muchas ganas. Ese momento fue fuerte para mí, porque con mi esposo siempre tratamos de que esas cosas esenciales nunca faltaran en casa, otra vez me sentí culpable. Pero había que ocuparse del asunto y no preocuparse, y la verdad que no tenía a qué echar mano, mi madre trataba de estar mucho conmigo cuando mi esposo no estaba, pero ese día no estaba y no vive cerca. Pero bueno, había uno que sí estaba conmigo,
  24. 24. que nunca me dejaba, y fue a quien recurrí. Recuerdo haberle dicho. Señor usted es el dueño de todas las cosas y sabe como me siento en este momento, quizás la leche sea un pequeño detalle para usted, pero es mi necesidad ahora y yo le pido su mano en esto y confío en que usted algo hará, alguien vendrá para pedirle que me compre, no sé, pero sí se que usted algo hará. Y recuerdo que pasó la mañana, llegó el medio día y mi hijo seguía pidiéndome su leche, y yo seguía esperando, nunca dejé de confiar en su fidelidad. Luego llegó la tarde y tocan a la puerta; era una hermana de la iglesia que pasaba por ahí y pasó a saludarme. Entonces mi corazón se alegró mucho, ya que esa hermana tenía muy buena voluntad y no tendría problema de ir a comprar. Pero ella en cuanto entró me dijo que solo pasaba unos minutos ya que llevaba a su pequeña a médico y de ahí se iría a casa de su suegra para quedarse. Con lo que me dijo me quedó más que claro que no podía encargarle leche, ya que no volvería ese día: pero yo seguía confiando en Jehová Jireh (Dios Proveedor). La hermana luego de saludarme me pidió un favor, dijo que había salido tan apurada que se le había olvidado preparar la mamadera para su pequeña y me pidió poder prepararla. No crean que le pedí prestada leche o que me convidara, la verdad es que me dio vergüenza hacerlo, no teníamos en ese momento tanta confianza. Pero bueno, ella salió de la cocina, se despidió y se fue.
  25. 25. Luego de cerrar la puerta entré en la cocina y en la mesa había un kilo de leche, recién abierto ¡se le había quedado! Como las fuerzas me permitieron salí a la puerta a llamarla para avisarle, pero su respuesta fue: déjala, no te preocupes, yo tengo bastante en casa. Santo y buen Dios, Él no falla, Él es fiel y no me canso de decirlo, maravilloso Padre, como dudar que tiene el control de todas las cosas, Él es nuestro ayudador, el que provee, el que ve nuestras necesidades y tiene la solución a ellas antes de que se lo pidamos. GRACIAS SEÑOR, PORQUE SU MANO ESTUVO AHÍ. Pero bueno, hoy puedo ver hacia atrás y darme cuenta que en todo lo que he pasado, lo bueno y lo no tan bueno, he aprendido cosas valiosas que no olvidaré por el resto de mis días. Pero esto no es todo, la historia sigue, y cuando mi bebé cumplió 3 meses de edad y tuvo su control médico, otro golpe bajo. La enfermera que le hacía el control sano, se dio cuenta de algo que le preocupó mucho, la mollera de mi bebé, los huesos de la cabecita, habían cerrado antes de tiempo y esto traería grandes problemas neurológicos y psicomotores por lo cual no aprendería a hablar ni a caminar normalmente, sino que a los cinco años aproximadamente.
  26. 26. Aparte que su cabeza tendría un crecimiento aumentado a mas del doble de lo normal. ¿Oh Dios porqué a mí? fue lo primero que salió de mis labios, nuevamente esperando una respuesta de quien no tenía porque darla. Pero esta vez me cerré a toda posibilidad de duda y confié con todas mis fuerzas en Él, de hecho se lo dije a la enfermera que me dio el diagnóstico, recuerdo que le dije, no, a mi hijo no le ocurrirá nada de eso, yo creo en Dios y sé que Él no lo permitirá y ella me preguntó si era evangélica y yo le dije que sí, entonces ella me dijo que ella también lo era y que me ayudaría a orar por el niño porque el diagnóstico realmente no era nada alentador. Entonces me fui a la iglesia donde estaba asistiendo y ese día había culto de damas y pedí la oración creyendo que Dios tenía el poder para hacer cualquier milagro y así lo hizo, al mes tuvo mi hijo otros exámenes y dieron normales, luego al otro mes otro control y se veía todo normal, aunque el médico especialista que ahora lo veía dijo que a medida que fuese creciendo se irían viendo los problemas, pero confié con todo mi corazón en mi Dios y Él nuevamente me mostró su inmenso amor ya que mi hijo tenía apenas unos meses y ya balbuceaba y cuando aún no cumplía un año, ya caminaba afirmadito por todo lugar y los problemas neurológicos y psicomotores nunca llegaron, muy por el contrario, puedo decir que mi niñito es muy inteligente y todo para la honra y gloria de mi amado Rey de reyes y Señor de señores. Cómo no decirle GRACIAS SEÑOR, PORQUE SU MANO ESTUVO AHÍ.
  27. 27. Para la gloria de Dios he visto y vivido grandes milagros, pero esto no es solo para mí, ¡es para todo el que cree! Pues bien, la vida seguía y yo con esa enfermedad que me desesperaba cada día más, pero entré en un tiempo donde comencé a buscar y a leer sobre milagros, de hecho yo había visto muchos delante de mí, pero quería más, así fue como comencé a entrar en Internet y buscar testimonios y les puedo decir que eso sin duda me ayudó a aumentar la fe, es esa una de las razones que me lleva a compartir mi testimonio hoy, no es mi intención que conozcan mi vida, sino que puedan ver a través de este escrito la fidelidad de Dios para los que creen en Él, la misericordia infinita que tiene nuestro Padre y para que vean que Dios siempre está ahí, somos nosotros los que nos alejamos o dejamos de creer cuando nos enfrentamos a alguna dificultad. Recuerdo que una tía que en ese tiempo nos visitaba desde Europa, me regaló un libro titulado “Yo creo en milagros”, excelente elección, ya que al leer todos aquellos milagros que Dios hacía, hace y seguirá haciendo, comenzó mucho mas a crecer mi fe, ya que los milagros allí descritos eran realmente grandes milagros, casi increíbles para algunas personas, pero yo comencé a creer mas que nunca y seguí buscando, viendo y leyendo sobre sanidad y milagros y realmente me hizo bien, tan bien que tomé una decisión, y esta fue descansar en Dios, poner a sus pies todo ese enorme peso que llevaba sobre mi espalda y confiar en Él con todo mi ser,
  28. 28. aferrarme a mi Padre que me amaba y que siempre había sido fiel y decirle que mi sanidad estaba en sus manos y solo bastaba que Él quisiera dármela y se haría. Como dice en Mateo 11:28 “Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré descansar”. Entonces le dije que me disponía a su perfecta voluntad sabiendo que Él permitiría solo lo mejor para mi vida y recordando lo que me había dicho una vez a través del hermano por la radio que “Él me daría la sanidad” y declarando que si Dios lo había dicho es porque lo daba por hecho. Entonces no solo entregué mi enfermedad a Dios sino que toda mi vida para que Él tomase el control absoluto. Me dispuse a menguar para que Él creciera cada día en mí. Todo este tiempo fue un tiempo de cambios en mi vida, y aunque debo decir que mis dolores seguían y cada vez me costaba mas hacer una vida normal, mi ánimo dio un vuelco, Dios comenzaba a fortalecerme cada día más, cesaron mis lágrimas y volví a llamarme como antes de mi enfermedad, porque aunque hasta ese momento todos seguían llamándome por mi nombre y viendo una sonrisa en mis labios, realmente todo este proceso había hecho que mi nombre cambiara a Mara (que significa amargura), y la sonrisa ahora comenzaba a ser real. Y me abracé de mi Señor con todas mis fuerzas, dispuesta a no soltarme nunca, entendiendo que fuera de Él nada somos.
  29. 29. Entre esos cambios, también vino un cambio de congregación, debo decir que luego de haber llegado del norte estaba en busca de un lugar donde sintiera que debía quedarme y así llegué a una iglesia donde el primer día que asistí una hermana se acercó a mí para saludarme y darme la bienvenida, pero hubo algo que ella dijo que no entendí en ese instante, y era que Dios me había llevado a ese lugar solo por un tiempo, para que yo aprendiese algo y luego el Señor me volvería al lugar de donde había salido o me llevaría a otro lugar. Bueno, como yo ya había entregado mi enfermedad y mi vida en sus manos, comencé a asistir y a trabajar en lo que podía, hasta que un día preguntaron si había alguien que quisiera trabajar con niños en la escuela dominical, aclarando que no importaba si nunca lo habían hecho, porque ahí enseñarían. En ese instante sin siquiera pensarlo levanté mi mano indicando que yo quería y así comenzó una nueva etapa en mi vida, donde comencé de ayudante en la clase de los parvulitos y de a poco comencé a aprender muchas cosas que me ayudaron a crecer como maestra de escuela dominical, estuve en seminarios, nos enviaban a otras iglesias a tomar diferentes cursos para perfeccionarnos, y yo asistí a todo lo que mis fuerzas me daban hasta que un día, viendo mi desempeño con los niños, me ofrecieron quedar a cargo de la clase como maestra, no se imaginan cuan grande fue mi alegría, ¡si desde pequeñita ese era mi anhelo!
  30. 30. No puedo evitar decir que hasta el día de hoy me llena de alegría el poder enseñar a niños, ya que siento que mas que la lección que uno le puede enseñar a un niño, es una la que aprende de ellos; como decir lo sorprendentes que son los pequeñitos, y todas esas preguntas y manera de ver las cosas tan bellamente, que podemos entender lo que dice en Marcos 10:15 “ De cierto os digo, que el que no reciba el reino de Dios como un niño, no entrará en él.” Como no decir GRACIAS SEÑOR, PORQUE SU MANO ESTUVO AHÍ. Maravilloso es el Señor, que conoce nuestros anhelos y los concede en su perfecta voluntad. Pero así llegamos al año 2008, y en el mes de Febrero, fui a un control con el médico reumatólogo y al ver mis exámenes recuerdo claramente que él me dijo que por el aumento en la enfermedad que los exámenes mostraban, él podía deducir que yo no estaba tomando enserio la enfermedad y ni siquiera estaba haciendo el tratamiento como correspondía, y eso no era cierto, yo a esta altura dependía totalmente de medicamentos, incluso sin los antiinflamatorios, los cuales debía tomar cuatro al día, no funcionaba, pero el doctor no me creyó y me dijo que lamentablemente mi enfermedad estaba muy avanzada y que no había nada que él pudiese hacer y que no me daba mas de un año de vida útil; que en un año, sino antes, iba a estar postrada en una cama o en una silla de ruedas.
  31. 31. Ya se imaginarán lo terrible que es esta noticia para una persona joven aún, yo recién iba a cumplir 33 años. Pero saben, Dios ya estaba trabajando en mi vida y fortaleciéndome, entonces todo lo horrible que pudo decirme el médico ese día, no me hizo daño, muy por el contrario, recuerdo que tomé aire y le dije, no, a mí no me ocurrirá eso, le dije que creía en Dios, quien tenía el poder para hacer grandes milagros y que yo confiaba en que me sanaría. El doctor me miró con los ojos muy abiertos y me dijo eso espero, porque muchos dicen eso y terminan súper mal, entonces le dije que yo creía en un Dios grande y salí de la consulta muy contenta y con nuevas fuerzas y repitiendo en todo instante: “Señor, usted tiene todo el poder y yo confío en usted” Y me dediqué a creerle a Dios y no al médico, aunque la realidad decía algo muy diferente, yo miraba mas allá, y creía en lo que no veía y cada día me convencía de que llegaría el momento de mi victoria. Estábamos en Febrero, y en Abril mi esposo debía hacer un largo viaje por su trabajo, éste duraría seis meses, y su preocupación era muy grande al pensar que me quedaría sola con los dos niños, aunque no me lo decía, yo lo conozco demasiado como para saber lo que le afligía en ese momento. Pero un día, un bendito día 15 de Abril fui a un culto de avivamiento y milagros casi por casualidad, ya que con mi tía habíamos ido de compras a esa ciudad, donde el noventa por ciento de las personas que allí estaban habían ido buscando sanidad y aunque les cueste creerlo, yo no,
  32. 32. aunque llegué a ese lugar casi arrastrando mis pies, yo sabía que mi sanidad no dependía de que yo quisiera tenerla, sino de la voluntad de Dios. Entonces lo que yo le pedí al Señor desde que entré a ese lugar era un toque de su unción. De hecho cuando hicieron el llamado para los que necesitaban ser sanos, yo no pasé y me dediqué a pedir sanidad para los demás y sí, hubieron milagros, muchos y muy visibles y me gocé de aquello sabiendo que algún día mi Señor lo haría conmigo. El culto siguió y casi al terminar el pastor hizo un llamado para quienes querían recibir la unción de Dios y como pude me acerqué al pasillo mientras todos se aglomeraban cerca del pastor para que él les tocase, pero yo me quedé en el pasillo con mi tía, y le decía al Señor que yo anhelaba un toque suyo, que no me aglomeraría con los demás buscando el toque del pastor, porque yo necesitaba su toque. Fue entonces cuando la pastora dijo eso mismo, que Dios era quien tocaría, no el pastor, que la unción venía de Dios y ella comenzó a decir que estaba bajando, que la recibiésemos, mientras yo con mis brazos levantados en la medida que podía y con mis ojos cerrados solo adoraba a mi padre. Fue un momento muy hermoso en la presencia del Señor, me sentí empapada por su maravilloso Espíritu, su presencia se podía sentir, ¡oler incluso! me sentí llena de gozo y mi cuerpo electrizado por completo, algo totalmente nuevo para mí.
  33. 33. Recuerdo que tuve que sentarme ya que me sentía como embriagada, pero que maravillosa embriagues, como dice Efesios 5:18 “No os embriaguéis con vino, en lo cual hay disolución; antes bien sed llenos del Espíritu” y yo puedo decir que sí, fui llena del Espíritu en ese momento. GRACIAS SEÑOR, PORQUE SU MANO ESTUVO AHÍ. Terminó el culto y tomamos el bus para ir a casa, y la verdad es que mis huesos ya no daban mas, bastó subirnos al bus, sentarme y quedar inmóvil, tan fuerte era mi dolor que ya ni siquiera podía hablar y como pude le pedí a mi tía que sacara de mi bolso agua y una pastilla para dármela, sino sería imposible pararme para poder bajarme del bus. Recuerdo que la cara de mi tía me decía muchas cosas, yo podía saber sin que ella me lo dijera, la pena que sentía al ver que ese día la mano de Dios no me había tocado en sanidad y sé que esa fue su oración mientras estábamos en el culto, pero yo estaba feliz, había experimentado algo maravilloso en la presencia de mi Señor. A la mañana siguiente desperté sintiéndome muy bien, de hecho no tuve necesidad de tomarme el medicamento de la mañana; luego llegó el medio día y aún me sentía bien, entonces nuevamente me salté ese medicamento, pero llegó la noche y no había dolor, ni molestias, Bendito es el Señor! Llegó el otro día y al despertar de un salto pude bajarme de la cama, no había dolor nuevamente ¡Aleluya! y así llegó la noche. Como poder explicarles la gran emoción que sentí al poder darme cuenta que Dios, mi Señor me había sanado , mi corazón parecía estallar de alegría
  34. 34. y agradecimiento, y lloré mucho dándole las gracias a mi Padre, recibiendo y viviendo esas horas de alivio y normalidad tan anheladas y soñadas durante años. Pero eso solo lo sabía yo, no se lo dije a nadie aún; y no porque hubiesen dudas en mí, sino pensando en las dudas que pudiese ocasionar en los demás y yo no quería que nada empañara estos momentos maravillosos, así que esperé once días, el tiempo suficiente a mi parecer para que mi esposo y mi familia no tuviesen duda alguna y así fue, Santo, Santo, Santo es el Señor, Todopoderoso, todos estaban muy contentos y agradecidos de Dios. Ya se imaginarán como estaba de contento mi esposo al enterarse de mi sanidad dos días antes de irse de viaje. Como dudar de que Dios nos tiene en el hueco de su mano y que cuando le entregamos nuestra vida, Él ordena todo en su perfecta voluntad y a nuestro favor. Sin lugar a dudas este milagro no solo lo estaba viendo de cerca, como los otros que conté antes, sino que lo estaba viviendo y era lo que tanto había esperado y era el que más había tardado, 16 años, no fue menor la espera, pero fue el tiempo necesario para que yo entendiera y aprendiera muchas cosas, el tiempo necesario para madurar quizás en diversas áreas. Pero si algo puedo decirles hoy, es créanle a Dios, Él es verdadero, no miente, lo que dice lo hace, es fiel y poderoso. GRACIAS SEÑOR, PORQUE SU MANO ESTUVO AHÍ.
  35. 35. Han pasado tres años desde que mi Padre celestial me regaló en su gran amor y misericordia la sanidad y les puedo decir que en todo lo que hago muestro mi agradecimiento. Por darles un ejemplo puedo decirles que cada vez que bajo una escalera corriendo, agradezco a mi Señor, cada vez que puedo alzar mis manos para adorar su nombre, cada vez que puedo abrazar a mi esposo e hijos con fuerzas, cada vez que puedo tirarme en la cama mientras jugamos con mis niños a hacernos cosquillas, cada vez que puedo barrer mi casa, cuando puedo hacer ejercicios, cuando voy a la feria y puedo cargar pesadas bolsas, cuando puedo hacer mi cama sin dificultad, cuando me puedo sentar en un sillón sin miedo a doblar mis piernas, cuando puedo amasar para preparar algo rico para mi familia, cuando me puedo peinar, cuando me puedo arrodillar para orar, incluso cuando puedo aplaudir o caminar. La verdad es que no acabaría nunca de enumerar todas las cosas que puedo hacer ahora y por las cuales vivo agradecida de mi Señor. Dios cambió mi vida, me dio una nueva oportunidad, y como dice el Salmo 30:11 “Has cambiado mi lamento en baile; desataste mi cilicio, y me ceñiste de alegría”. GRACIAS SEÑOR, PORQUE SU MANO ESTUVO AHÍ Y SIGUE ESTANDO CONMIGO. Y el tiempo desde ese hermoso día de abril siguió y con mi tía comenzamos un tiempo de mucha búsqueda en el Señor y Dios nos unió de una manera muy especial ya que comenzamos a hacer muchas cosas
  36. 36. juntas ya que estábamos y seguimos gracias a mi Padre, en un mismo Espíritu. Fue así como tuvimos la oportunidad de orar por otras personas las cuales estaban necesitando con urgencia un milagro en su vida. Y tomándonos de los milagros que habíamos podido ver y en mi caso vivir, nos llenamos de fe y comenzamos a compartirla con aquellas personas en las cuales para la gloria de Dios pudimos ver grandes milagros, como por ejemplo: el de una amiga que estuvo con una pancreatitis aguda muy grave, pero pudimos hablarle del gran amor y poder de Dios y ella creyó y fue sana, incluso pudo experimentar el milagro de que unos cálculos en su vesícula fueron disueltos y su páncreas ahora está sano y eso que sus primeros exámenes dijeron que un 18 por ciento de él estaba muerto y el páncreas es el único órgano que no se regenera. Toda honra y gloria sea a nuestro Señor, eso sólo lo hace Él, nadie más. Y lo mejor es que esta persona no vino a Dios solo por el pan y los peces, o sea solo por el milagro, sino que hoy está siendo discipulada junto a su familia y fueron bautizados en agua y asisten a una iglesia. Otro testimonio es el de una pequeña quien comenzó a tener un problema muy grave en su piel, no puedo nombrarles la enfermedad, ya que ni siquiera los médicos sabían mucho de que se trataba, pensaban que era púrpura, luego otra cosa, pero sus vasos sanguíneos comenzaron a romperse en todo su cuerpo, llegando incluso a romperse su piel,
  37. 37. imagínense una niña llena de vida, con muchas ganas de correr, saltar, jugar, debía estar postrada en cama porque también comenzaron dolores en su cuerpo; ; pero ahí nos llevó Dios con mi tía y pudimos llevar a Cristo a esa casa y a esa familia que estaba pasando un mal momento y puedo contarles hoy que para la gloria de mi Señor la niña fue sana, ella creyó y su familia también en este poderoso Dios. ¿Se pueden dar cuenta? Todo es posible si podemos creer, pero no equivoquemos la dirección de nuestra fe, no creamos en las personas, solo somos instrumentos en las manos del Señor, pero el poder es de Él. También Dios nos llevó donde una vecina de mi tía, su hija estaba muy mal y debían operarla al otro día. La pequeña había presentado muchas infecciones urinarias las cuales habían llegado a sus riñones. Y allí llevamos palabra de vida, llevamos a Cristo y le recibieron en sus corazones y oramos por sanidad para su vida, creyendo y declarando el gran poder de Dios. Y llegó el siguiente día y la niña fue llevada a médico y luego de exámenes, tuvieron que hacer una junta médica ya que los médicos no encontraron necesidad de operarla; ¡la niña fue sana! Nuestro Dios lo había hecho nuevamente. Luego la mamá de la niña cayó grave al hospital, también con una pancreatitis aguda y como en el primer caso que les conté, también ella tenía cálculos vesiculares y oramos y ella creyó y Dios hizo el milagro, disolvió aquellos cálculos, los médicos estaban muy sorprendidos,
  38. 38. todo el honor, el imperio y la alabanza sean a nuestro Padre. Luego fue mi padre, un alza de presión le provocó una trombosis cerebral. Recuerdo que el médico nos dijo que estuvo a punto de morir, pero Dios en su fidelidad le dio una nueva oportunidad y oramos y creímos en la magnificencia de su poder y hoy puedo contarles que mi padre está sano y de aquella trombosis no quedó secuela alguna, ¡maravilloso Señor, poderoso Rey! Y así muchos testimonios más que pudimos presenciar de la mano de mi Señor, y a medida que el tiempo transcurría pudimos experimentar nuevas y maravillosas cosas en su presencia. Pero el tiempo siguió pasando y se cumplió la palabra que me había dado la hermana cuando llegué a la iglesia, donde me dijo que solo por un tiempo estaría ahí, y el Señor nos llevó a otra congregación y aunque debo mencionar que me costó salir de ese lugar ya que habían muchos lazos afectivos que nos unían, sobre todo el amor por la clase de los pequeñitos, obedecí a mi Dios, recuerden que había entregado mi vida por completo al Señor y a su voluntad y me fui junto a mi familia y a mi tía con la suya. Comenzó un nuevo tiempo entonces, y agradezco a mi Señor que a esta altura Él estaba respondiendo a una de las grandes peticiones de mi corazón la cual era que mi esposo fuese a la iglesia, no a acompañarme solamente, eso lo había hecho muchas veces,
  39. 39. yo anhelaba verlo buscando de la presencia del Señor, llenándose de lo maravilloso de su Espíritu Santo. Y un día muy especial el Señor le habló a través de una prima a la cual Dios estaba usando en gran manera y desde entonces comencé a ver un cambio, un nuevo milagro estaba ante mis ojos, lo que tanto había pedido durante años, mi esposo estaba comenzado a ver de otra manera lo que es buscar y adorar al Señor. GRACIAS SEÑOR, PORQUE SU MANO ESTUVO AHÍ. Y sé que seguirá estando y obrando a mi favor, aunque muchas veces no entienda el porque de las cosas, o las victorias obtenidas por Dios para mi vida no sean las que yo anhelaba, seguiré confiando en que no hay nada mejor para mí que su perfecta voluntad, bendito es el Señor, Dios Todopoderoso. Quedan en mi corazón muchos anhelos aún que son motivo de mis oraciones, como el ver que mis padres tengan un verdadero encuentro con mi Señor y Él sea revelándose a sus vidas, al igual que a mis familiares, amigos y a cada uno de ustedes. Pero eso lo espero abrazada a mi Padre, confiando nuevamente en el que es fiel hasta el fin de nuestros días y mas allá. Pero Dios ha seguido sorprendiéndome y como si todo estuviese preparado de antemano, fuimos recibidos en nuestra nueva casa, la nueva congregación, de una muy buena manera, con mucho cariño; encontrándonos con un lugar de restauración donde muchos son tratados por Dios para sanar sus vidas;
  40. 40. un lugar donde nos hemos sentido muy gratos ya que podemos alabar y adorar el nombre de mi Señor con libertad, donde se deja fluir al Espíritu Santo de tal manera que la presencia y gloria de Dios descienden desde el cielo tocando cada vida y cada corazón. Llevamos dos años y dos meses en esta congregación, donde por el favor de Dios hemos llegado a ser un renuevo, como lo dice el nombre del templo; y aquí seguiremos hasta que mi Padre lo decida. No puedo decirles hoy si estaré en este lugar hasta el fin de mis días o si Dios en su perfecta voluntad tiene preparada otra cosa para mi vida, pero mientras Él no diga otra cosa me entregaré con todo a trabajar en la obra de mi Señor en el lugar donde me ha puesto; de hecho junto con mi tía estamos trabajando en la escuela dominical como maestras y formamos junto a diez adolescentes de la congregación el grupo Shekinah, donde los chicos vestidos de muñequitos, hacen coreografías muy entretenidas de alabanzas infantiles para entretener a los niños y salir a evangelizar, incluso ya sacaron su primer DVD. ¡Dios ha sido bueno! Como no decir: GRACIAS SEÑOR, PORQUE SU MANO ESTUVO AHÍ.
  41. 41. Y el tiempo seguía y los milagros de Dios delante de mis ojos también; como por ejemplo un día cuando ya terminábamos una reunión en casa de una hermana y oramos para concluir, Dios puso en mi corazón la fuerte necesidad de poder orar ella, y así lo hicimos con mi tía. La hermana estaba precisamente pasando por el período de esperar un milagro del Señor ya que debía ser operada pronto. Recuerdo que oramos declarando la sanidad en su cuerpo y clamando al gran poder de nuestro Padre celestial y ¡Él lo hizo otra vez! lo que tenía la hermana necesitaba una intervención de mano humana, mas Dios en su perfecto amor y fidelidad intervino con su mano poderosa y hoy la hermana puede dar gloria a nuestro Señor por la victoria que Él le ha dado. ¡Bendito sea el nombre de Dios! También recuerdo que un día yendo en auto por una carretera en altura, donde la neblina solía estar muy baja, íbamos con la familia y mi tía y era tan baja y densa esa neblina que no lograba ver a un metro hacia adelante. Eso me asustó un poco, pero sabíamos que no estábamos solas y comenzamos a orar, confiando no en nuestra oración sino en nuestro poderoso Padre; y fuimos sorprendidas en tal manera por Él, que luego de orar soplamos por la ventana en el nombre de Jesús, confiando que Él disiparía toda neblina, y así fue ¡cuan grande es Dios!, Santo, Santo, Santo es el Señor. GRACIAS SEÑOR, PORQUE SU MANO ESTUVO AHÍ.
  42. 42. No puedo dejar de nombrar y destacar el cuidado que Dios tiene sobre nuestras vidas. Esto es algo que nunca podré olvidar, sin duda marcó mi vida. Estoy segura que ningún chileno puede olvidar la madrugada del 27 de febrero del año 2010,cuando la zona centro sur del país fue fuertemente azotada por un fuerte terremoto. Bueno, les cuento que en esos días había estado un hermano reparándonos una habitación en la cual él había aplicado pasta muro el las paredes y luego lijado, por lo tanto estaba todo empolvado en aquella habitación. Al día siguiente del terremoto nos reunimos con mi tía y sus hijos en mi casa ya que nuestros esposos estaban trabajando fuera de la ciudad y a pesar de mi gran preocupación subí a la habitación a pasar la aspiradora para retirar todo el polvo blanco que estaba en el piso, pero mientras lo hacía oraba a mi Señor, debo reconocer que me asustan mucho los temblores y las réplicas que se sentían eran muy fuertes. Entonces yo oraba pidiéndole cobertura para mi familia y recuerdo haber dicho: Señor estoy asustada y necesito sentir que usted está conmigo, déme una palabra, una señal, no sé que me diga que usted no nos desamparará. ¡Y Dios lo hizo! Cuando bajé donde estaban los demás, me dirigí al refrigerador y mi prima me pide que no me mueva porque algo tenía en la polera,
  43. 43. Obviamente me asusté demasiado lo primero que pensé era que tenía un bicho, tal vez una araña, no sé, me puse muy nerviosa y le pedí a mi prima que lo quitara, pero ella me pidió que no me moviese, que no era nada malo, sino que tenía la polera con una mancha blanca de polvo. Para mí eso era lógico pues entre tanto polvo que estaba limpiando eso era de esperarse, pero lo curioso era que solo la polera estaba manchada en un sitio y esta mancha dibujaba claramente la imagen de Cristo, sí en medio de mi espalda, esa imagen que uno conoce por las películas cristianas y la que uno piensa que tal vez se le asemeje, ya que no he sabido de nadie que haya visto su rostro en sueños o en visión. Pero para mí fue una respuesta de que Él estaba conmigo, de su cobertura. Mi fiel Señor vio mi necesidad de su protección y sé que permitió aquello para devolverme la tranquilidad que con todo lo que estaba ocurriendo se había perdido. Y mis hijos, mis primos y mi tía estaban muy sorprendidos, pero yo también quería ver esa imagen que ellos decían, pero no podía sacarme la polera ya que como era solo polvo, era muy probable que se perdiera, así que me tomaron fotos, varias fotos para que pudiese verlas y realmente era así. Una señal de su amor. Sé que es difícil de creer, pero es cierto, Dios lo hizo y puedes verlo en este link (con las fotos hice un pequeño video) http://www.youtube.com/watch?v=vzjwWazwa70
  44. 44. Así muchas maravillas y milagros son los que Dios en su amor y misericordia me ha permitido vivir, y sé que aún queda mucho mas, porque el poder de mi Señor es el mismo de ayer, hoy y por los siglos. Llegamos a hoy, un día del mes de julio del año 2011, agradezco a mi Señor por todo cuanto he tenido que vivir, sea bueno o malo, pues he tenido motivos de sobra para aprender a depender totalmente de él, pues he visto su gran amor, misericordia, control y fidelidad en mi vida y también sé que la vida sigue hasta que Él lo determine y en la cual será necesario seguir pasando por pruebas, solo le pido que me prepare sabiendo que Él peleará por mí y seguirá siendo mi sustento y fortaleza. En el libro de Isaías capítulo 41, en los versos del 9 al 13 dice así:”Porque te tomé de los confines de la tierra, y de tierras lejanas te llamé, y te dije: Mi siervo eres tú; te escogí, y no te deseché. No temas, porque yo estoy contigo; no desmayes, porque yo soy tu Dios que te esfuerzo; siempre te ayudaré, siempre te sustentaré con la diestra de mi justicia. He aquí que todos los que se enojan contra ti serán avergonzados y confundidos; serán como nada y perecerán los que contienden contigo . Buscarás a los que tienen contienda contigo, y no los hallarás; serán como nada, y como cosa que no es, aquellos que te hacen la guerra. Porque yo Jehová soy tu Dios, quien te sostiene de tu mano derecha, y te dice: No temas, yo te ayudo”.
  45. 45. Hermosa palabra y promesas de nuestro Padre, tómala para tu vida. Tú que eres hijo de Dios, que le recibiste un día como tu Señor y Salvador y tal vez estás pasando por un mal tiempo, donde el enemigo ha querido arrebatar tu felicidad, tu salud, tu familia, tus hijos, tu trabajo, tu matrimonio, tus bienes, lo que amas, tu ánimo, tus fuerzas, lo que tanto te ha costado tener o quizás no tiene paz, consuelo ni gozo tu corazón porque has perdido a un ser querido y no entiendes el porqué, y eso te ha dejado sin fuerzas o en el camino. Pero te insto a esta hora para que como le dijo Jehová a Raquel cuando lloraba por sus hijos a través del profeta en Jeremías 31:16 “Reprime del llanto tu voz, y de las lágrimas tus ojos; porque salario hay para tu trabajo, dice Jehová”. Ahora toma fuerzas en el Señor, en tu Padre que no te deja, que es fiel como nadie, que te ama, entra en tu cuarto, cierra la puerta y entrégale tus cargas, dile que tu mochila pesa mucho en tu espalda y que no das más, pídele que tome el control en tu vida, que anhelas vivir en su perfecta voluntad, porque en la tuya las cosas no han funcionado bien y créele a Dios, cree en su gran poder, porque para Él nada es imposible, siéntete amado por este Padre maravilloso, fiel y misericordioso y te aseguro que gran cambio verás en tu vida, Él es quien cambia tu lamento en danza, el que te ciñe de nuevas fuerzas, de alegría ; y recuerda que si Dios tarda en responderte, no es porque no te ve o porque no está contigo o porque no te ama, sino, porque está trabajando en tu petición y en tu vida;
  46. 46. Él todo lo hace perfecto, aunque muchas veces no lo entendemos, sus decisiones no son equívocas y con el tiempo nos daremos cuenta de eso. Pero ahora abrázate del Señor y no te sueltes, Él es tu sustento, tu consuelo, tu paz, tu gozo; haz tuyo el Salmo 3:3 que dice: “Mas tú, Jehová, eres escudo alrededor de mí; Mi gloria, y el que levanta mi cabeza”. Basta ya de mirar el suelo y ver como tus lágrimas caen en él, levántala de una vez; mucho tiempo yo estuve igual, pero Dios vino y me hizo levantarla, y pude mirar atrás y me arrepentí de no haberle permitido a mi Señor hacerlo antes. Tendremos luchas, es cierto, y el diablo querrá quitarnos la paz, pero mayor es el que está con nosotros. 1ª Corintios 15:57 dice: “Mas gracias sean dadas a Dios, que nos da la victoria, por medio de nuestro Señor Jesucristo”. La victoria es nuestra, Dios nos la da. Tómate de sus hermosas promesas, lee la biblia, come de Dios cada día y confía, solo confía. Y si eres una persona que aún no ha recibido a Cristo en su corazón, pero anhelas todas estas maravillosas promesas también para tu vida, te tengo una buena noticia, estas cosas son también para ti y hoy es el día en el que Dios quiere entrar en tu vida y hacer grandes cosas. En el libro de Apocalipsis 3:20 dice: “He aquí, yo estoy a la puerta y llamo; si alguno oye mi voz y abre la puerta, entraré a él, y cenaré con él, y él conmigo”. ¿Ves? Hoy Dios te dice estoy golpeando la puerta de tu corazón; date cuenta cuan amoroso y delicado es el Señor,
  47. 47. Él no llega y entra, no, sino que espera a que tú decidas abrirle el corazón. Y te dice que quiere entrar y cenar contigo, o sea, quiere ser parte importante en tu vida; uno no abre la puerta de su casa e invita a cenar a cualquier persona, si no a los que le importan, a los que están dentro de su grupo íntimo y eso es lo que quiere Dios contigo, quiere tener una comunión, Él y tú. También en el libro de Romanos 10:9 dice: “que si confesares con tu boca que Jesús es el Señor, y creyeres en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, serás salvo”. ¿Crees que Jesús es el Señor y que no está muerto, sino que después de haber dado su vida en la cruz por amor a ti y a mí, resucito? Si lo crees y quieres pasar de ser una creación de Dios a ser su hijo, entonces debes confesarlo con tu boca, y ocurrirá lo que dice en Juan 1:12 “Mas a todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios”. ¿Quieres dar este paso importante? No hay nada que perder, pero sí mucho que ganar. El pecado nos aparta de Dios, mas Jesús dio su vida por ti, por mí, y es el puente que nos acerca a Dios. Repite la oración que está a continuación, así de sencillo, pero con un corazón sincero. No digas no estoy preparado, no tienes que estarlo, solo dispone tu corazón y déjate moldear por el Señor como tu alfarero.
  48. 48. Repite en voz alta: Señor, me presento delante de su presencia pidiéndole perdón por mis pecados, sé que no soy perfecto, pero me arrepiento de todo lo que hasta hoy he hecho y no ha sido grato delante de usted. Reconozco a esta hora que usted es el Señor y que está sentado a la diestra de Dios Padre intercediendo por mí. Le pido que limpie mi corazón y venga a vivir en él desde hoy y para siempre. Quiero que sea mi padre y moldee mi vida en su perfecta voluntad. Gracias Señor amén.
  49. 49. Ya está, bienvenido hermano/a a la familia de Cristo, haz dado tu primer paso y ten por seguro que es la mejor decisión que hayas tomado en tu vida. En Lucas 15:10 dice “Así os digo que hay gozo delante de los ángeles de Dios por un pecador que se arrepiente”. Así es, y ahora te insto a buscar o despolvar una biblia que tengas guardada por tiempo y comenzar a conocer de este Padre maravilloso, a alimentarte con su palabra, a orar cada día, sabiendo que ya no estás solo y que no necesitas tener lindas y rebuscadas palabras, sino que háblale a tu Señor como a un amigo, recuerda que Él es desde hoy tu amigo fiel, y algo muy importante, busca un lugar donde congregarte, una iglesia donde puedas junto con otros hermanos recibir palabra de Dios y donde puedas alabar, adorar y bendecir el dulce nombre de nuestro Señor con libertad. A ti hermano/a, lector, que tal vez por casualidad o por envío de alguien que te aprecia llegó este libro ante tus ojos, te bendigo en el nombre de nuestro Señor y te insto a no desmayar y a no decirle a Dios cuan grande es tu problema, mas bien dile a tu problema cuan grande es Dios. Y no dejes de congregarte, no pongas tu vista en el hombre, somos humanos e imperfectos aún, perdona a tu hermano si alguna vez ha dañado tu corazón, eso no puede alejarte de la congregación.
  50. 50. Ve el estar congregándote como estar en el arca en el tiempo de Noé, que de seguro habían cosas que no les eran agradables, cosas que Noé y su familia al ver con sus ojos humanos no encontraban gratas, pero afuera llovía, y no solo llovía, sino que había un diluvio que terminaría con todo ser viviente. Si lo llevamos a nuestros días está ocurriendo algo parecido, la congregación, la iglesia es el arca y aunque hayan cosas que tal vez a veces no te parezcan o no te gusten, es el mejor sitio para estar, no hay otro, porque ahí estamos bajo cobertura, recordemos que Dios ha puesto su bendición y cobertura sobre los pastores y nosotros necesitamos estar bajo la cobertura de ellos; y afuera está lloviendo, sí, llueve violencia, drogadicción, pornografía, y muchas cosas más. Así que obedezcamos lo que nos dice en Hebreos 10:25: “No dejando de congregarnos, como algunos tienen por costumbre, sino exhortándonos; y tanto más, cuanto veis que aquel día se acerca”. Recuerda siempre que “La fe es la certeza de lo que se espera y la convicción de lo que no se ve” Y que “Sin fe es imposible agradar a Dios”.
  51. 51. Y si no tienes un lugar donde congregarte y vives en la quinta región de Chile, te invito a visitar mi congregación, donde te aseguro que Dios te abrazará y derramará de su unción y perfecto amor sobre ti. No pienses que para ti no es todo esto, si lo es, créelo, Dios quiere estar contigo, tú eres importante para Él. La congregación a la cual asisto para ser llena de la hermosa presencia de mi Señor es el Templo Renuevo, ubicado en la calle Condell #52, segundo piso, en el centro de Villa Alemana. También les invito a escuchar el programa radial Renuevo, con mi pastor Luis Miranda, de 9 a 10 de la mañana de lunes a viernes hora local, en radio Vida Nueva, en el dial 102.5 fm para Quilpué, Villa Alemana y Limache, 94.5 fm para Valparaíso, Viña del Mar y toda la zona Costera, 107.9 fm para Quillota y 107.5 fm para los Ángeles. También puedes escucharlo vía online en www.rvnradio.cl y www.radiovidanuevafm.com Hermoso recorrido de mi vida, en el que a pesar de los malos momentos puedo ver que mi Señor nunca me dejó, que su gran amor y fidelidad es para sus hijos y que los milagros existen si solo puedes creer que Él tiene el poder para hacer posible lo imposible. Y hoy puedo decir con convicción GRACIAS SEÑOR, PORQUE SU MANO ESTUVO AHÍ.
  52. 52. EPÍLOGO Hoy es un día especial para mí, hoy siento que Dios cumple una parte del propósito que tiene para mi vida; y después de un mes de comenzar a escribir lo que en un comienzo no sabía si eran solo unas líneas, una carta o un libro, hoy puedo concluirlo basada en mi testimonio e inspirada por el Santo Espíritu de Dios. Es éste un hermoso regalo de cumpleaños para mí. Doy gracias a Dios por su gran amor, fidelidad y por todo lo maravilloso que proviene de su mano. Gracias a todo aquello que me ha permitido vivir, puedo hoy entender que era necesario, muy necesario pasar por aquello, para aprender a depender absolutamente de Él y de su perfecta voluntad. Agradezco también a Dios por todas las bellas personas que han sido parte de mi vida, por las que lo serán y por todos ustedes que al leer este testimonio se hacen parte de ella.
  53. 53. Mi oración será por ustedes desde hoy un compromiso que haré con mi Señor, para pedirle que se revele a sus vidas como lo ha hecho a la mía y para que puedan ver como yo, que aunque hoy todo puede ser gris y la angustia apriete muy fuerte la garganta, no estamos solos, Dios es fiel y mañana el sol de justicia alumbrará sobre nuestras vidas, y luego miraremos atrás y podremos decir: GRACIAS SEÑOR, PORQUE SU MANO ESTUVO AHÍ. Julio23 del año 2011 ¡¡¡Dios te bendice!!! Para comentar y/u opinar sobre este libro, únete en facebook al grupo: porque su mano estuvo ahí J. Roxana Rojas 2011

×