15 Verdades de Miguel Hidalgo y Costilla

15.495 visualizaciones

Publicado el

Publicado en: Educación
1 comentario
7 recomendaciones
Estadísticas
Notas
Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
15.495
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
169
Acciones
Compartido
0
Descargas
119
Comentarios
1
Recomendaciones
7
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

15 Verdades de Miguel Hidalgo y Costilla

  1. 1. Paco Ignacio Taibo II 15 verdades sobre MIguel HIdalgo y CosTIlla este 15 de septiembre se cumplen 200 años del Grito de Independencia y en México prevalece hasta hoy la representación oficial de Miguel Hidalgo y Costilla como un cura “blando” y “bobalicón”. Sin embargo, un efecto positivo de la conmemoración del bicentenario es que también se ha producido, desde abajo de la sociedad, una revisión crítica de la figura de bronce que los mexicanos conocemos como el Padre de la Patria. Por las siguientes páginas correrán, en paralelo, dos visiones de Miguel Hidalgo y Costilla que comparten un espíritu desmitificador y antisolemne: la del escritor y periodista Paco Ignacio Taibo II y la del caricaturista José Trinidad Camacho, quien firma sus obras como Trino. Taibo II resume, en entrevista con emeequis, 15 de las verdades ocultas sobre Hidalgo que ha compartido a lo largo y ancho del país en cientos de conferencias. en el caso de Trino, las viñetas provienen de su libro más| EMEEQUIS | 22 de enero de 2009 reciente, Historias desconocidas de la Independencia y la Revolución, de editorial Tusquets, con cuya autorización las publicamos. Por Patricia Vega patvega@m-x.com.mx Fotografía: Eduardo Loza
  2. 2. Por Patricia Vega patvega@m-x.com.mx Fotografía: Eduardo Loza
  3. 3. Tiene la palabra Paco Ignacio Taibo II. Pero, al mismo tiempo, también hablaba purépecha, Quince breves lecciones de la otra historia otomí y náhuatl, destreza que le permitió conectarse de Miguel Hidalgo y Costilla: con las comunidades indígenas; esto da una imagen del personaje muchísimo más sólida que cualquier otra ca- Existe documentación muy buena y bas- racterística.1 tante fiable sobre la primera etapa de la Independencia. El problema es que a todo Al analizar los hechos, uno se da cuenta de que, en unos ese material se le puso encima una gran loza: la de un Padre de la Patria bobalicón, 5 cuantos días, Hidalgo levanta un ejército de 25 mil indí- genas, pero no les anda diciendo “Fernando VII tal o cual políticamente correcto, blando y no sujeto cosa”; les promete una revolución social, el cambio abso- a discusión. Nunca se analizaron las su- luto. Hay diversos testimonios de que Hidalgo vaciaba las puestas contradicciones: era cura, sí, pero cárceles a su paso. Ordenaba que se abrieran las puertas y tuvo dos hijas, Josefa y Micaela, con Jose- decía: “Hijos míos, estáis libres” o “Hijos míos, su justicia fina Quintana; y, posteriormente, a Agus- no es nuestra justicia”. Con ello quería decir que la justicia tina y Lino Mariano, con Manuela Ramos virreinal no era la justicia del pueblo. Estamos ante un re- Pichardo. Nunca se hacía alusión a la pa- volucionario radical. ternidad de Hidalgo y cuando se llegaba a mencionar, se hacía en voz baja y sin que Hidalgo juega un papel absolutamente secundario en formara parte de la versión oficial. 6 la conspiración de Querétaro. Sin embargo, cuando la conspiración es denunciada por todos lados y todo el La Nueva España era una sociedad cla- mundo sale corriendo, Hidalgo no lo hace y, en cambio,2 sista, muy cerrada y opresora, en la que las posibilidades para adquirir educación pronuncia en Dolores la frase que habrá de cambiar la historia de nuestro país: “Caballeros somos perdidos, superior y ascender en la escala social se aquí no hay más remedio que ir a coger gachupines”. El limitaban al clero o al ejército. Muchos personaje se revalora como un revolucionario social. sacerdotes que no eran partidarios del ce- libato llegaron a los pueblos para servir a Actas de la Inquisición acusan a Hidalgo por no creer en sus comunidades y adquirir educación. Si se revisa la larguísima lista de curas 7 los Reyes Magos. A través de esas denuncias, que pueden ser relativamente ciertas o falsas, producto de celos o de revolucionarios en la primera etapa de la envidias, se puede ir detectando la imagen de un sacer- guerra de Independencia, veremos que se dote que hacía una lectura racional de la Biblia, que no le está hablando de cientos, de los cuales la tenía mucho respeto a una Biblia estudiada de rodillas y inmensa mayoría tuvo hijos. con devoción. La imagen del cura abuelito, apocado, La relación de Miguel Hidalgo con la Iglesia católica era3 avejentado, vestido con ese horrible ropón al que parece que le pusieron un cortinero 8 bastante tormentosa, el tipo de relación que podía tener un cura ilustrado, que tenía entre sus lecturas favoritas para amarrarlo, es absolutamente falsa; es al Corán, las obras de teatro de Molière y Racine, y los una fabricación realizada durante el im- escritos de Voltaire, Diderot y Rousseau. Está clarísimo perio de Maximiliano, quien le encargó que era un sacerdote ilustrado con un contacto profundo al pintor cortesano Joaquín Ramírez un con las comunidades indígenas. retrato de Hidalgo para colgarlo tras de sí en un salón del Castillo de Chapultepec Cuando Hidalgo lanza la rebelión, la lanza de verdad, y construir un poco de mexicanidad en torno suyo. Hidalgo nunca fue retratado 9 en busca de la transformación profunda del viejo orden. Estamos ante un cura revolucionario y ésta no es la ima- en vida y aunque Ramírez viajó a Dolores gen que construyó de él la historia oficial, que no estaba para interrogar a quienes habían conocido interesada en un cura contestatario y saqueador de ha- a Hidalgo, lo hizo 50 años después de su ciendas. muerte y seguramente recogió testimo- nios poco confiables. Paradójicamente, de ese retrato han salido las imágenes poste- 10 Cuando un sacerdote deja de ser sacerdote, se practican varios rituales, entre ellos rasparles con un cepillo de riores. alambre o una lija las manos que estuvieron en contacto con la hostia. Sin embargo, en la excomunión de Miguel Cuando empiezas a explorar a Miguel Hidalgo —hay dos actas de excomunión— existe algo de-4 Hidalgo, te vas encontrando cosas cada vez más interesantes. El descubrimiento trás del sentido ritual: por el fuero religioso tenía que ser sometido a un tribunal religioso; así que por eso debían de que hablaba siete lenguas da una idea convertirlo en civil para que pudiera ser fusilado. Si ese muy clara de sus posibilidades de interlo- tribunal religioso lo convierte en un no sacerdote al ex- cución. Hablaba francés, italiano, espa- comulgarlo, entonces se abre el camino para que las au- ñol y latín, lenguas que le permiten entrar toridades virreinales lo fusilen. La responsabilidad del en contacto con la Ilustración europea y clero en el asesinato y fusilamiento de Hidalgo es muy con las ideas revolucionarias francesas. clara.
  4. 4. 11 13 Hay una contradicción porque a Hidalgo lo Uno de los momentos en los que se puede observar el excomulgan, pero después de fusilarlo lo en- espíritu revolucionario de Miguel Hidalgo es durante tierran en un camposanto. Y es que el oficial a su conversación con los indios comanches. Hidalgo se cargo del pelotón de fusilamiento, de apellido encontraba en Saltillo, descansando en su huida hacia Armendáriz, enterró a Hidalgo donde pudo el norte tras una derrota. Los indios iban armados con para liberarse de él lo antes posible. A un ta- arcos, flechas y lanzas. Hidalgo les comentó que venía de rahumara que andaba por ahí le pagaron 25 hacerles la guerra a los españoles en el interior del país pesos por cortarle la cabeza con un machete y que, si bien había sufrido una derrota, iba a continuar para mandarla a Guanajuato, junto con las de con esa guerra porque ya era la hora de la justicia. Allende, Aldama y Jiménez, para que fueran Para Hidalgo, la guerra de Independencia era tam- colgadas en las cuatro esquinas de la Alhóndi- bién una guerra de castas, con lo que se ubica en el límite ga de Granaditas, como escarmiento; ahí per- de la radicalidad. Los comanches le prometieron al cura manecieron colgadas en jaulas como trofeos que reunirían a sus tribus y que se encontrarían con él en | EMEEQUIS | 06 de SePTIeMbre de 2010 durante 10 años. Béjar, Chihuahua. Pero fue fusilado antes de poder cum- plir con la cita acordada. Armendáriz dejó un testimonio, publicado en12 la prensa, muy detallado del fusilamiento de Si se compara al cura Hidalgo con otras figuras de la in- Hidalgo. Éste repartió unos dulces entre los soldados que lo iban a fusilar. Es una escena 14 dependencia de otros países de América Latina, éstas se notarán extremadamente blandas, mientras que Hidal- terrible porque el pelotón le dispara tres veces go fue radical. sin que las balas den en el blanco. A Hidalgo se le cae la venda de los ojos y se les queda miran- El Miguel Hidalgo y Costilla de carne y hueso es una do a los soldados que lo están fusilando. Los tiros no dan correctamente, le producen heri- 15 figura molesta, incómoda, revolucionaria. Y si uno se reivindica como descendiente de Hidalgo, reivindica la das en el estómago y le destrozan el cuerpo. A transformación social de este país que todavía no se ha manera de tiro de gracia, Armendáriz ordena a producido. los soldados que dispararan poniendo la boca Por eso, en lugar de difundir sus ideas, se le vuelve de los fusiles en el corazón. Así es como Miguel un personaje políticamente inocente y se pasa al asunto Hidalgo murió en la ciudad de Chihuahua. de los huesos. ¶ 65
  5. 5. Por Patricia Vega patvega@m-x.com.mx Fotografía: Eduardo Loza

×