Proyecto de extensión a la comunidad

335 visualizaciones

Publicado el

0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
335
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
2
Acciones
Compartido
0
Descargas
0
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Proyecto de extensión a la comunidad

  1. 1. PROYECTO DE EXTENSIÓN A LA COMUNIDAD “CONSTRUCCIÓN DE ÉTICA FAMILIAR”La familia es lo más importante en la vida del hombre, la institución más estable en lahistoria de la humanidad. El hombre vive en familia, tanto en la que nace, como en la queél mismo crea. Es innegable que, cada hombre o mujer, al unirse como pareja, aportan ala familia recién creada su manera de pensar, sus valores y actitudes; trasmiten luego asus hijos los modos de actuar con los objetos, formas de relación con las personas,normas de comportamiento social, que reflejan mucho de lo que ellos mismos en sutemprana niñez y durante toda la vida, aprendieron e hicieron suyos en sus respectivasfamilias, para así crear un ciclo que vuelve a repetirse, de allí la importancia de un trabajoconsciente sobre la importancia de la construcción de una ética familiar.Para ello, el proyecto busca reafirmar los valores propios de la familia con una reflexiónconstante sobre las funciones que cumple el núcleo de la sociedad que persisten ypersistirán a través de todos los tiempos, aquellas que reafirman su doble condición deSER individual y SER social. Cada familia tiene un modo de vida determinado, quedepende de sus condiciones de vida, de sus actividades sociales, y de las relacionessociales de sus miembros. El concepto incluye las actividades de la vida familiar y lasrelaciones intrafamiliares, que son específicas del nivel de funcionamiento psicológico deeste pequeño grupo humano; aunque reflejan, en última instancia, las actividades yrelaciones extrafamiliares.En esta concepción del modo de vida es necesario incluir el proceso y el resultado de larepresentación y regulación consciente de estas condiciones por sus integrantes. Losmiembros de la familia se hacen una imagen subjetiva de diversos aspectos de suscondiciones de vida, sus actividades e interrelaciones; y sobre esa base regulan sucomportamiento, aunque en la vida familiar hay importantes aspectos que escapan a sucontrol consciente, en este punto es donde radica la importancia de una consolidación delos valores familiares que repercutirán directamente en el buen desempeño de lasacciones en la sociedad.Por esta razón, las funciones familiares, están encaminadas a la satisfacción deimportantes necesidades de sus miembros, aunque no como individuos aislados, sino enestrecha interdependencia. Además, a través de estas actividades y relaciones en esavida grupal, se produce la formación y transformación de la personalidad de susintegrantes. O sea, estas actividades y relaciones intrafamiliares tienen la propiedad deformar en los hijos las primeras cualidades de personalidad y de trasmitir losconocimientos iniciales que son la condición para la asimilación ulterior del resto de lasrelaciones sociales.El concepto de ética familiar, común en la sociología contemporánea, se comprende comola interrelación y transformación real que se opera en la familia a través de sus relacioneso actividades sociales, así como por efecto de las mismas.Es necesario subrayar que las funciones se expresan en las actividades reales de lafamilia y en las relaciones concretas que se establecen entre sus miembros, asociadastambién a diversos vínculos y relaciones extrafamiliares. Pero a la vez se vivencian en lasubjetividad de sus integrantes, conformando las representaciones y regulaciones que ya
  2. 2. mencionamos. Las funciones constituyen un sistema de complejos condicionamientos: lafamilia no es viable sin cierta armonía entre ellas; una disfunción en una de ellas altera alsistema.La familia desempeña una función económica que históricamente le ha caracterizadocomo célula de la sociedad. Esta función abarca las actividades relacionadas con lareposición de la fuerza de trabajo de sus integrantes; el presupuesto de gastos de lafamilia en base a sus ingresos; las tareas domésticas del abastecimiento, el consumo, lasatisfacción de necesidades materiales individuales, etc. Aquí resultan importantes loscuidados para asegurar la salud de sus miembros.Las relaciones familiares que se establecen en la realización de estas tareas y ladistribución de los roles hogareños son de gran valor para caracterizar la vida subjetiva dela colectividad familiar. En esta función también se incluye el descanso, que estáexpresado en el presupuesto de tiempo libre de cada miembro y de la familia comounidad.En cierta medida, la vida afectiva familiar es precondición para el funcionamientoadecuado del sistema, incluyendo el cumplimiento de sus funciones de reproducciónsocial. Aquí operan mecanismos de regulación del sistema que no son conscientes parasus miembros, la buena construcción de una ética familiar repercute directamente en laconstrucción de ciudadanía, que es una de los retos de la educación del siglo XXI, es unode los propósitos del espíritu galanista, que busca conformar un vínculo más cercano concada una de las familias para construir mancomunadamente una mejor sociedad endiferente comunidades del municipio San Juan de Girón. NATURALEZATeniendo como propósito que la educación traspase los límites del colegio, la instituciónLuis Carlos Galán Sarmiento busca constantemente la conformación de escuelas depadres, para incentivar su participación y cooperación en la educación de miles de niños yjóvenes, que se constituyen como su mejor potencia. Para cumplir con estas metas, lamayoría de sus docentes abren espacios de atención y de construcción ciudadana, dondese invitan a los padres de familia a ser parte de este proceso.En el primer año de formación de la escuela de padres encontré el aprecio por este tipode actividades de parte de los padres, quienes se sentían a gusto de la ejecución de losejercicios que se hacían un sábado de cada mes en las horas de la mañana, parasentarse a escuchar y a compartir con sus hijos una serie de experiencias enriquecedoraspara sus vidas, de igual forma se elaboraban manualidades que despertaban instantes ymensajes de amor entre hijos y padres.Sin embargo, la asistencia era reducida frente a la expectativa que se lograba conseguir,posiblemente por los horarios de trabajo de los padres de familia, sin desmeritar que enmuchas ocasiones algunos padres pedían permiso con sus respectivos jefes paraalcanzar a disfrutar de estos espacios con sus hijos.
  3. 3. Por esta razón, el proyecto para este año cambió sus metodología, buscando que lamayoría de padres, sin tener excusa por falta de tiempo, gocen de un instante para lareflexión y la construcción de lo que significa ser una familia, compartir sus puntos de vistay poder reformular, posiblemente, algunos de los problemas que están presentes en susvidas, y que por falta de tiempo o de compromiso como familia, no son atendidos,generando un malestar en cada uno de los miembros, lo que termina repercutiendo encada una de las dimensiones de los niños y jóvenes que están en pleno proceso deformación humana. JUSTIFICACIÓNConstruir una ética familiar implica una reflexión constante de lo que significa ser parte deuna familia, de su estructura, de sus normas y leyes que se establecen de comúnacuerdo. Sin embargo, muchos de nuestros niños y jóvenes no tienen claro este tipo deconceptos porque en sus hogares no ha existido este tipo de reflexiones, o porque suscondiciones familiares no han permitido desarrollar un prototipo, un modelo de valoresque le permitirán establecer una buena convivencia en cualquier comunidad o encualquier grupo social.Ese marco de valores establece un primer instante el valor de la familia en nuestrasociedad, a tal punto que la Iglesia católica y otras religiones han optado por declarar elaño 2012, como el año de la familia, al considerarla núcleo de la sociedad, la primeraescuela de formación humana, el centro primero de formación, que tristemente sedescompone en este tiempo con gran facilidad, producto de la mala formación delindividualismo del hombre del siglo XXI, de la falta de responsabilidad de unas personas,que en lugar de cumplir con sus deberes como padres o como hijos destruyen la idea y elmodelo de familia, dejando resultados nefastos en los niños y jóvenes que estánentendiendo el sentido de la vida, pero que por este tipo de acciones se terminanperdiendo de los ideales, y ante el fracaso de sus familias, también ellos fracasan comoseres humanos a muy temprana edad.Por esta razón, el objetivo inicial de este proyecto es acercar a la familia a un instante dereflexión, para lograr un espacio de cuestionamiento a partir de unas guías desarrolladasa partir de estudios psicológicos y de guía espiritual en el tema de la familia, este trabajose complementa con un trabajo en el aula, donde el estudiante juega como un conectorentre la escuela y la familia, donde el aula de clase es un complemento de la formación envalores, donde la teoría se deja a un lado para acercarse a la realidad, para anticipar lasproblemáticas y buscar las soluciones más eficientes, para hacer una mirada crítica de lavida, para formar seres conscientes de sus responsabilidades, hoy como hijos, yposiblemente, mañana como padres.
  4. 4. MARCO TEÓRICO La familia: Primera EscuelaLa función educativa de la familia ha sido objeto de mucho interés para la psicología y lapedagogía general y, especialmente, para los que se ocupan de la educación y eldesarrollo del niño en los primeros años de vida. Los estudios e investigaciones másrecientes de las neurociencias revelan las enormes posibilidades de aprendizaje ydesarrollo del niño en las edades iniciales, y hacen reflexionar a las autoridadeseducacionales acerca de la necesidad de optimizar ese desarrollo, de potenciar almáximo, mediante una acertada dirección pedagógica, todas las potencialidades que lagran plasticidad del cerebro humano permitiría desarrollar.Si se parte de que, en el transcurso de la actividad y mediante la comunicación con losque le rodean un ser humano puede hacer suya la experiencia histórico – social, es obvioel papel que la familia asume como mediador, facilitador de esa apropiación y su funcióneducativa es la que más profunda huella dejará precisamente porque está permeada deamor, de íntima comunicación emocional.La especificidad de la influencia familiar en la educación infantil está dada porque lafamilia influye, desde muy temprano en el desarrollo social, físico, intelectual y moral desu descendencia, todo lo cual se produce sobre una base emocional muy fuerte. ¿A quéconduce esta reflexión? En primer lugar a reconocer la existencia de la influenciaeducativa de la familia, que está caracterizada por su continuidad y duración. La familia esla primera escuela del hombre y son los padres los primeros educadores de sus hijos.La seguridad y bienestar que se aporta al bebé cuando se le carga, arrulla o atiende en lasatisfacción de sus necesidades, no desaparece, sino que se modifica según este vacreciendo. La ternura, el cariño, y comprensión que se proporciona le hace crecertranquilo y alegre; la comunicación afectiva que en esa primera etapa de la vida seestablece ha de perdurar porque ese sello de afecto marcará de los niños que, en suhogar, aprenderán, quienes son, que pueden y que no pueden hacer, aprenderán arespetar a los adultos, a cuidar el orden, a ser aseados, a jugar con sus hermanitos, pero,además, aprenderán otras cuestiones relacionadas con el lugar donde nacieron, con suhistoria y sus símbolos patrios. Todo eso lo van a asimilar sin que el adulto, en algunasocasiones, se lo proponga.El niño en su hogar aprenderá a admirar lo bello, a decir la verdad, a compartir sus cosas,a respetar la bandera y la flor del jardín ajeno y ese aprendizaje va a estar matizado por eltono emocional que le impriman los padres, los adultos que le rodean, por la relación quecon él establezcan y, muy especialmente, por el ejemplo que le ofrezcan. Mucho antes deque surgiera con F. Froebel (1782-1852) un sistema para la educación social de los niñospreescolares (instituciones educativas) ya pedagogos ilustres se habían referido a laimportancia de las edades tempranas para todo el desarrollo ulterior del niño y, a la familia–a la madre fundamentalmente- como primera e insustituible educadora de sus hijos.Baste señalar –entre otros- a J. A. Comenius (1592-1670) que subrayó el papel de laEscuela Materna, como primera etapa de la educación, que ocupa los primeros seis añosde la vida del niño, considerados por él como un período de intenso crecimiento físico yde desarrollo de los órganos de los sentidos y a E. Pestalozzi (1746-1827) que, en supropuesta de educación para el desarrollo armónico del niño: físico, intelectual, moral y
  5. 5. laboral defendió como mejor y principal educador a la madre para las cuales escribió unmanual “Libro para las Madres” o “Guía para las Madres” en el cual orientaba comodesarrollar la observación y el lenguaje de sus menores hijos.A partir de entonces y hasta la fecha, múltiples estudios e investigaciones han reveladolas potencialidades de desarrollo del niño desde que nace y se ofrecen variadas formaspara su estimulación desde el seno del hogar, mas también se ha corroborado el papeldecisivo de la familia en las primeras edades, en lo referente a la formación o asimilaciónde hábitos de vida y de comportamiento social en sus pequeños hijos. Este período seconsidera “sensitivo” hablando en términos de L.S. Vigotsky, para la formación de losmismos. La familia y la formación de hábitos de vida.Educar correctamente al niño exige que, desde muy temprana edad se le enseñen ciertasnormas y hábitos de vida que garanticen tanto su salud física y mental como su ajustesocial. El niño, en cada una de las etapas de su vida, debe comportarse de una maneraadecuada, cumplimentar todo aquello que se espera de él, pero, para que así sea, esindispensable sentar previamente ciertas bases de organización de la vida familiar que lepermitan tener las condiciones mínimas para lograr un desarrollo físico y psíquicoadecuado.Frecuentemente se le pide al niño que no riegue, que se peine y lave las manos, que nose manche la ropa, etc. Si no actúa adecuadamente, es porque no se han formado estoshábitos desde su más tierna infancia. De ocurrir esto se ha educado erróneamente al niñoy esta falla hay que atribuírsela a los padres. Un hábito no es más que la forma dereaccionar frente a una situación determinada, que se obtiene a través de unentrenamiento sistemático; o sea, es la tendencia que existe de repetir un acto que se harealizado previamente y que, una vez establecido, se realiza automáticamente, sinnecesidad de analizar qué se está haciendo.Para que el niño adquiera las normas y hábitos necesarios es indispensable que lospadres organicen su vida, es decir, que le establezcan un horario de vida. Si se desea queel niño forme un hábito, primeramente hay que mostrarle cómo debe actuar. El ejemploque ofrecen los padres y demás adultos que viven con él es muy importante. Además, esfundamental ser persistente, constante y tener la suficiente paciencia para no decaer en ellogro de este propósito.Si las personas que rodean al niño se caracterizan por ser sosegadas, tranquilas,cariñosas, el niño adquiere con facilidad el hábito de hablar en voz baja. No es lógicopedirle al niño que sea aseado si a su alrededor sólo ve personas sucias, que no cuidande su aseo personal ni del orden y limpieza de la vivienda.Una vez que se han garantizado las condiciones y mostrado al niño con el ejemplo lo quedebe hacer, debe explicársele la utilidad del mismo, o sea, los beneficios que va a obtenercuando lo adquiera. Después será necesaria la repetición de esta actividad para que sefije en su conducta. Por último, los adultos –los padres, principalmente- aprovecharánestas primeras acciones del niño para reforzarlas y estimularlas de manera de crear en élmotivaciones de hacer las cosas de esta manera.
  6. 6. No cabe duda que esta formación es responsabilidad de los adultos, quienes tienen queorganizar sus propias vidas, teniendo en cuenta a sus hijos para no interferir el desarrollode sus actividades. Hay niños que sufren de pérdida del apetito, alteraciones en el sueño,etc., por falta de organización de la vida familiar. Los primeros hábitos a formar son,indiscutiblemente, aquellos que están directamente relacionados con las necesidadesbásicas del niño, como son: la alimentación, el sueño, el aseo, la eliminación, etcétera.Estos hábitos tan necesarios se crean a una hora fija para condicionar el organismo.También es importante alertar a los padres que el ejemplo es lo más importante paraconseguir buenos resultados. Si los padres no se preocupan por su apariencia personal nipor el orden y limpieza de la vivienda, de nada valen las advertencias ni orientaciones.Junto al ejemplo positivo que deben ofrecer los padres como educadores de sus hijos,está la orientación y ayuda constante. En la medida que el niño sea mayor, se recabaráde él una mayor cooperación. Cuando se presenten pequeñas dificultades en la tarea querealiza, no se le regañará ni se harán comparaciones con los resultados que obtiene eladulto. Nunca se utilizarán comparaciones entre los hermanos como medio de resolverlos errores, pues puede traer como consecuencia que el niño abandone la tarea y sevuelva irresponsable. Por poco que sea el provecho que el colectivo familiar obtenga desu ayuda, es indispensable reconocérselo y estimularlo con palabras alentadoras. Así,adquiere seguridad de sus posibilidades y mejorará su rendimiento. Y algo más, hay quetener en cuenta que el principal objetivo de esta participación es que el niño adquieraresponsabilidad ante las tareas, lo que le posibilitará desempeñarlas cabalmente comoescolar, en un futuro. La familia y la formación de hábitos sociales en el niño.Ningún padre aspira a formar un hijo que no se ajuste, por sus conductas, a la vida ensociedad. Todos quieren que sus hijos sean aceptados por sus compañeros, seancapaces y agradables, lo que les posibilite poder establecer relaciones sociales armónicascon sus semejantes. De ahí, lo importante que resulta enseñar al niño los hábitos socialesindispensables desde los primeros años.La conducta social que manifiestan los niños, está estrechamente influida por las normasde conducta que se practiquen en el hogar. Es en el colectivo familiar, donde se debenaprender y practicar los hábitos y normas positivas de convivencia social. Esto es posiblea través de las relaciones que se establecen entre sus miembros. Son las relacionesfamiliares basadas en el amor y respeto mutuos las que ayudan a formar los hábitossociales.Muchos padres se preocupan por crear buenos hábitos de sueño, alimentación, etc., pero,a veces, no toman el interés necesario para enseñar al hijo los mejores hábitos decortesía y las formas correctas de convivencia social que se utilizan en la vida ensociedad y que permiten expresar el respeto que se siente hacia las demás personas.Cuando los padres tienen hábitos de convivencia social, ofrecen manifestaciones decortesía, de respeto, comprensión, cooperación y solidaridad para con las personas conquienes conviven, constituyendo verdaderos ejemplos de buena educación. Este ejemploes muy provechoso, pues el niño se comporta tal como ve actuar a los demás.
  7. 7. Las buenas relaciones de afecto y respeto entre las personas mayores del hogar, abuelosy padres, la cortesía hacia las figuras femeninas, el respeto a los ancianos eimposibilitados físicos, hacen que el niño adquiera buenos patrones de relación con sussemejantes. Los padres deben empezar por brindar estas manifestaciones de afecto a suhijo, que van desde darle un beso cuando despierta hasta preguntarle cómo le va en eljuego, o si le gustó el paseo que recién diera. Ningún padre puede esperar que su hijo seacortés, si sus manifestaciones de cariño y amabilidad son limitadas e inexpresivas.Cuando el niño convive con personas de distintas edades y criterios, los padres debenenseñarle con palabras y ejemplos que abuela y abuelo, al igual que ellos, mamá y papá,deben ser respetados por sus años y experiencia y que resulta inadmisible una frasedesdeñosa, un gesto o conversación en alta voz, aunque lo que ellos planteen esté lejosde los criterios y opiniones infantiles. Las observaciones que los niños hagan de lasopiniones de las personas mayores, deben ser hechas con respeto y consideración.Dentro del hogar hay que utilizar expresiones adecuadas, amables con los niños, talescomo: “hazme el favor”, “muchas gracias”, “si fueras tan amable”, etc., que facilitan laarmonía familiar y lo educan en la gentileza y cortesía. Las relaciones corteses entrehermanos también son importantes. Martí, en “La Edad de Oro”, expresó: “Nunca un niñoes más bello que cuando lleva en sus manecitas de hombre fuerte una flor para su amigao cuando lleva del brazo a su hermana para que nadie la ofenda; el niño crece entonces yse hace gigante.”Igualmente, estas normas y hábitos sociales no deben quedarse limitadas al hogar.Merecen respeto y consideración los vecinos a quienes se considerarán como personascercanas que nos solicitan y prestan su cooperación y afecto. La cortesía y, en general,los hábitos sociales, deben practicarse en todas partes, en todas las actividades querequieren del concurso del niño. Si el niño hace una visita con sus padres, debe saludar alas personas cuando llega, preguntarles cómo están, no intervenir en las conversacionesque sostienen los adultos, despedirse respetuosamente. Esta misma actuación la debenobservar las personas que lo acompañan. Todo esto debe explicársele cuidadosamente yhacer lo posible porque él comprenda los beneficios que se derivan de estecomportamiento.Igual conducta debe tener en otros paseos: lugares públicos, restaurantes, teatros, etc. Elniño debe esperar pacientemente que sus padres se sienten y luego hacerlo él. En estospaseos es donde se pone más en evidencia la educación de las personas. Un niño quellega bruscamente al restaurante o cafetería, se sienta antes que sus padres, y tan prontopreguntan qué desean comer, pide sin tener en cuenta a sus padres, lo que da muestrasde que en el hogar no se han trabajado estos aspectos de su educación.Dentro de los hábitos sociales hay que enseñarle a cuidar sus cosas y respetar lasajenas. Así debe cuidar las pertenencias de sus familiares, y en caso de necesitarlas,pedirlas, teniendo especial cuidado de no dañarlas. Una vez que las devuelve debeagradecer el servicio que los mismos le han prestado. Otro aspecto a considerar es elcomportamiento que debe adoptar el niño en los lugares públicos, como pueden ser:teatros, veladas, celebración de conmemoraciones, etc. Se le debe enseñar desdepequeño, que existen actos que por su solemnidad exigen una conducta determinada. Lospadres le explicarán que, durante los mismos, deben mantenerse en silencio, en actitudatenta y que cualquier manifestación de ausencia o desgano, da muestras de
  8. 8. irrespetuosidad. Deben enseñarle el respeto por los símbolos de su Patria: bandera,himno y escudo, así como sus mártires y líderes, para que forme sólidos sentimientos quelo capaciten como futuro ciudadano.Con el ejemplo ha de enseñarse al niño a cuidar la naturaleza, los animales y las plantas;a no dañarlos; a cuidar la limpieza no sólo del hogar, sino de otros lugares que sefrecuentan o simplemente se transita por ellos: calles, parques, museos, áreas verdes engeneral. De forma sencilla, natural y con el ejemplo, el cariño y la sistematicidad se hande formar en los niños los hábitos expuestos con anterioridad.La familia y la institución infantil: unión necesariaEn páginas anteriores se señaló que cuando los padres llegan a adquirir ciertosconocimientos y desarrollar determinadas habilidades, pueden ser capaces deautorregular su función educativa; esta idea se retoma ahora porque, justamente, lafamilia cuyos menores hijos asisten a la institución educacional, tiene una ventaja, o mejoruna opción y es la que los propios educadores, además de llevar a cabo sus problemaseducativos y de estimulación de los niños, contribuyen –con acciones especialmentedirigidas- a orientarles acerca de cómo pueden ejercer de forma acertada y positiva, suresponsabilidad educativa.Esta acción educativa consciente es el objeto de la pedagogía familiar, que forma parte delas ciencias pedagógicas. En el presente se necesita avanzar en la comprensión científicadel contenido de la educación familiar y especialmente de sus métodos educativos, queson propios de este peculiar grupo humano. La pedagogía debe tomar en cuenta que lafamilia, como sistema abierto, tiene múltiples intercambios con otras institucionessociales, entre ellas la institución educacional la cual actúa sobre las “entradas” delsistema familiar, tanto a través de la educación que le dan al hijo, como por la influenciaque ejercen de manera directa sobre los padres. El sistema familiar actúa sobre laescuela en la medida en que el hijo es portador de valores y conductas que reflejan sumedio familiar. También los padres promueven vínculos con aquella, al estar motivadospor la educación de su descendencia.Es reconocido como principio pedagógico el carácter activador que corresponde al centroeducativo en sus relaciones con la familia, para influir en el proceso educativo intrafamiliary lograr la convergencia de las acciones sobre el educando. No obstante, se debe teneren cuenta que la familia cumplirá su función formativa en la medida en que lascondiciones de vida creadas por la sociedad, las relaciones sociales instauradas y eldesarrollo de la conciencia social contribuyan a la formación de un determinado modo devida hogareño. Hay que enfocar el proceso educativo familiar como la actividad de ungrupo socialmente condicionado, comprenderlo en sus referencias socio-clasistas.El desarrollo de la psicología y la pedagogía, al revelar elementos del proceso de laformación de la personalidad en el seno de la familia, hizo posible el surgimiento de laeducación a padres como actividad pedagógica específica. Esta consiste en un sistemade influencias psicológicamente dirigido, encaminado a elevar la preparación de losfamiliares adultos y estimular su participación consciente en la formación de sudescendencia, en coordinación con la escuela. La educación a la familia suministraconocimientos, ayuda a argumentar opiniones, desarrolla actitudes y convicciones,estimula intereses y consolida motivaciones: contribuyendo a integrar la concepción del
  9. 9. mundo en los padres. Una eficiente educación a la familia debe preparar a los padrespara su autodesarrollo, de forma tal que se autoeduquen y se autorregulen en eldesempeño de su función formativa con sus hijos.Uno de los primeros propósitos en el trabajo de educación familiar será el establecimientode estrechas relaciones entre la familia y los centros educativos infantiles. Es necesarioque la familia perciba la institución como su propia escuela, la que puede contribuir aprepararlos para resolver los problemas de la vida cotidiana: de sus interrelacionesfamiliares, de su convivencia diaria, de la educación de sus hijos, de otros aspectos de suformación, y así, cumplir con éxito la responsabilidad personal y social que entraña educaral ciudadano del futuro.Los procedimientos para hacer más efectiva una relación positiva, coherente, activa,reflexiva entre la familia y la institución educativa deben basarse en la coordinación,colaboración y participación entre estos dos agentes. Ello generará un modelo decomunicación que propicie el desarrollo de estrategias de intervención programada deacuerdo al contexto social, comunitario.El trabajo con los padres, con la familia, favorece la relación educador – niño mediante elconocimiento de la composición familiar, formas de crianza, valores, costumbres, normas,sentimientos, estrategias de solución de problemas del entorno familiar. La vinculaciónfamilia – institución presupone una doble proyección: la institución, proyectándose hacia lafamilia para conocer sus posibilidades, necesidades, condiciones reales de vida y orientara los padres para lograr en el hogar la continuidad de las tareas educativas. La familia,ofreciendo a la institución información, apoyo y sus posibilidades como potencialeducativo.La mayoría de los padres con hijos de esas edades son muy jóvenes y se sienten aúnmuy inseguros en sus proyectos e ideas sobre cómo educar; no asumen aún de maneraconsciente un proyecto educativo como tal. La formación de hábitos de vida, sueño yalimentación para muchos padres sólo se relaciona con aspectos de salud, sin alcanzar aver en ellos su carácter educativo.La inexperiencia de estos padres a veces los llevan a generar ansiedades por la calidaddel desempeño de su responsabilidad, y llegan a sentir la necesidad de ser orientados porpersonas más experimentadas y capacitadas, como puede ser la educadora u otropersonal preparado de la institución que pueden utilizar diferentes vías para elevar lacultura pedagógica y psicológica de esos padres y es que, sin dudas cuando el niñoingresa en una institución escolar, se ponen de manifiesto una serie de expectativas porparte del hogar y del propio centro educativo que revelan en gran medida la actuación yresultados esperables entre sí.En general la familia espera de la escuela que ofrezca a su hijo una educación esmerada,que le permita y ayuda a seguir creciendo en la espiral de la vida. Esta educación seespera que se ofrezca matizada de afecto, cuidados y atención. Por otra parte muchospadres esperan que los educadores de sus hijos, especialistas en el difícil arte de educar,les ofrezcan orientaciones y métodos concretos sobre cómo educar a sus hijos de lamejor forma; le ofrezcan también los elementos necesarios para conocer losrequerimientos psicopedagógicos de cada nuevo nivel escolar; sobre las regularidades ycaracterísticas de la etapa del desarrollo en que se encuentra su hijo.
  10. 10. En resumen, muchos padres esperan que la institución los ayude y prepare mejor paracumplir su función educativa. Por su parte esta espera de la familia que, en su seno, seproduzca una continuidad coherente de su trabajo, de sus objetivos y concepciones, queadopte una actitud de cooperación y participación activa en la vida escolar de sus hijos yen la propia vida institucional, que apoyen sus tareas y objetivos con la confianza de queson los más adecuados y eficaces para obtener el resultado esperado por ambos.El trabajo de educación familiar consiste fundamentalmente en orientar, explicar ydemostrar a cada padre, a cada familia, las actividades que puede realizar con supequeño, con el propósito de aprovechar al máximo el período privilegiado quecaracteriza esta etapa de la vida y desarrollar habilidades preparatorias básicas para sudesarrollo integral y por ende, su mejor preparación para el aprendizaje escolar. Escuelas de padres.Las escuelas de padres tienen el objetivo de contribuir a la capacitación pedagógica de lafamilia, a elevar su nivel de cultura psicológica y pedagógica, a prestar ayuda concreta enlos distintos aspectos de la educación de sus niños.El hecho de que la organización de las escuelas de padres supone el debate y la reflexiónde un tema previamente acordado entre padres y educadoras, posibilita y exige laparticipación de las familias que exponen sus dudas, opiniones, intercambian susexperiencias, sugerencias y consejos y, llegan a conclusiones e inclusive, a tomaracuerdos acerca de conductas y estilos a seguir sobre una actuación o problemaespecífico. La formación educativa de las escuelas de padres, su carácter participativo –interactivo, otorga a esta forma organizativa de educación familiar magníficasposibilidades de cumplir con los propósitos que se plantea: contribuir a la concientizacióny su preparación para que realicen una educación más científica de sus hijos.Existen múltiples modalidades de educación de padres, como son los días de puertasabiertas, las charlas, las consultas por grupos, los murales de información, buzones deinformación y sugerencias, entre otras. Todas estas formas de organización se apoyancon materiales didácticos y audiovisuales en su realización, así como con demostracionescon los niños que permitan hacer bien evidente a los padres los mensajes educativos quese orientan. Consultas de familia.Otra alternativa para la atención a los padres, consiste en las consultas con la familia,para abordar preocupaciones o problemas que tengan los padres con sus hijos en elmanejo hogareño, en la atención a sus necesidades, etc. Esta atención se puede realizarpor los psicólogos y pedagogos del centro o vinculados a este y ha de contar con lapresencia del educador. Dichas consultas pueden consistir en una conversaciónorientadora o incluso en un proceso más corto en que toda la familia reflexione sobre susproblemas en torno al desarrollo del hijo y busque las vías para su solución bajo elasesoramiento profesional.La conversación pedagógica con los padres es parte de la tradición de los centrosinfantiles, pero se centra más en el aprendizaje y en el comportamiento de los niños queen las características familiares que pudieran explicar ese comportamiento. Además, no
  11. 11. se exploran adecuadamente las potencialidades de los padres para adecuar sufuncionamiento familiar a las necesidades actuales de la formación del hijo.En las consultas con la familia se puede abordar un asunto que preocupe al centro, a lafamilia, respecto al niño o a la niña. Se procura, por tanto, que cada miembro de la familiaexprese como ven el problema planteado, y como se sienten al respecto. Se busca queunos valoren las opiniones de los otros, más que dar la conclusión por el profesional. Estadinámica de la discusión conduce a que se despliegue en la sesión el sistema derelaciones que habitualmente existe en el seno de la familia, con sus tensiones,asimetrías, etc.El educador es una autoridad indiscutible ante la familia, al menos en lo que concierne alas influencias sobre la educación infantil. Pero su conversación orientadora se dirige aayudar a pensar y a actuar a la familia. El consejo orientador no sustituye lo que lospropios padres razonan, opinan o se proponen hacer. El educador que atiende a unospadres contribuye mucho a la solución de los problemas familiares si escuchabenévolamente, si manifiesta comprensión humana ante las dificultades o laspreocupaciones que le plantea la familia, y abre un espacio a la búsqueda orientada desoluciones.Una conversación orientadora puede conducir a las lecturas de materiales educativos, alreforzamiento de la asistencia a las charlas o reuniones de padres, y si es necesario aotros encuentros futuros en consultas de orientación. Reuniones de padres.Con toda intención hemos separado las reuniones de padres de las escuelas de padres,pues la reunión ofrece un marco de contenido más amplio, y donde prevalece la funcióninformativa y reguladora de la comunicación entre la educadora y los padres de familia,con una gama amplia de aspectos a analizar que pueden ir desde la información del cursodel desarrollo de los niños y las niñas, hasta aspectos organizativos y educativos delcentro infantil.Las reuniones son una de las formas colectivas de trabajo con los padres a las que hayque imprimirles mayor flexibilidad y creatividad en su forma organizativa, para lograr queno sean esquemáticas y se adecuen a la información, orientación y definición de aspectosprácticos que necesitan los padres.En el centro se deben promover la realización de reuniones en que sus objetivosfundamentales sean exponer experiencias educativas que los padres han trabajado en elseno del hogar bajo la orientación del educador, a fin de que sirvan al resto de los padrespara mejorar el trato y manejo de sus hijos. También pueden organizarse preguntas yrespuestas que promuevan el análisis de aspectos importantes, tanto pedagógicos, dealimentación, como de salud, y en cuya respuesta se observará el desarrollo educativoalcanzado por los padres y su aplicación en las actividades dentro del hogar.La realización de las reuniones pueden marcarse en el horario de recogida de los niños,donde se reúna el mayor número de padres. El lugar debe seleccionarse de manera talque promueva su participación, como puede ser el salón de la entrada, los pasillos, unpatio central, el área exterior de juegos, entre otras.
  12. 12. La evaluación de la efectividad de las acciones con los padres.Los pedagogos siempre encaran el trabajo docente – educativo como un proceso dirigido,en el cual la evaluación de los resultados contribuye a rectificar la dirección emprendida.Esto es igualmente necesario en el trabajo con los padres, y así, en los centros infantilesque cuentan con mayor experiencia en la educación de la familia, se produce por logeneral, una evaluación cualitativa anual del trabajo realizado, Sería ideal que los propiospadres de familia participaran protagónicamente en esta valoración, pues en esemomento se construye el proyecto para las próximas acciones orientadoras.En la escuela de padres es posible y conveniente realizar evaluaciones en cada sesión,para así en el transcurso de los meses, determinar si las expectativas iniciales de lospadres se van cumpliendo, si tienen nuevas inquietudes o algo no les satisface. Enalgunos centros se realizan encuestas antes de iniciar el ciclo anual de escuelas depadres, y de nuevo se aplican al final para recoger las valoraciones.Los indicadores más utilizados son la asistencia de los padres, su participación en lassesiones, la satisfacción que experimentan y los conocimientos que han adquirido. Estose puede evaluar mediante diversos procedimientos cuantitativos y cualitativos, como losdescritos anteriormente. Es común evaluar el conocimiento adquirido por los padresmediante preguntas por encuestas. Además es conveniente valorar de manera periódicacon los educadores el esfuerzo realizado en el desarrollo de estas actividades con lopadres, si les ha cubierto sus expectativas, si existen sugerencias para elperfeccionamiento de las mismas, entre otros aspectos.Como se aprecia, el centro educativo puede contribuir decisivamente a la elevación de lacultura de la familia; no obstante, esta potencialidad de la institución, se dimensionacuando incluye en estos propósitos a la comunidad más cercana, cuando utiliza lasposibilidades educativas de ésta, sus recurso materiales y, fundamentalmente, humanos,cuando detecta aquellas personas que por su autoridad, prestigio, experiencia ypreparación pueden participar en los propósitos de lograr la educación familiar.Esto adquiere mayor relieve por los resultados de recientes investigaciones que handemostrado como el nivel de vida familiar y especialmente la educación de los padresconstituye un factor de gran peso en la disminución de la mortalidad infantil. No se tratade una relación directa por supuesto, pero sí, resulta evidente que los padres con mayornivel de preparación y cultura pueden comprender con mayor conciencia como garantizarmejores condiciones de cuidado de sus hijos par logra su supervivencia. Una madre másculta y preparada comprende acepta y cumple mejor las orientaciones que recibe delmédico o la enfermera para la alimentación de sus hijos, para sus higiene y cuidado y ello,lógicamente, se revierte en salud más plena. Igualmente logrará mejores condiciones devida en el hogar que le permitirán prevenir enfermedades y accidentes y estimular eldesarrollo cognoscitivo y afectivo de sus pequeños. OBJETIVO GENERAL  Lograr que los padres de familia reflexionen sobre el papel de formación en sus hijos y sobre la construcción de un código de ética familiar.
  13. 13. OBJETIVOS ESPECÍFICOS • Analizar los aspectos fundamentales que consolidan los principios y valores de la familia. • Realizar las actividades propuestas en las guías de trabajo para la casa que buscan un sondeo de la construcción del código de ética familiar. • Concientizar a los padres y a los hijos sobre sus funciones en el hogar en la construcción del código de ética familiar. • Establecer posibles soluciones para algunas problemáticas que se presentan en el hogar a partir del código de ética familiar. • Anticipar problemáticas con soluciones viables a partir del desarrollo del código de ética familiar. DESCRIPCIÓN OPERACIONALA partir de la primera entrega de boletines, el día 20 de abril, hubo un acercamiento conlos padres de familia, donde se comentó la iniciativa del proyecto, de sus intenciones,metas y alcances. Ante la aprobación de los padres se estableció el desarrollo de unaactividad mensual, que consiste en el desarrollo de una guía que los estudiantes llevaríana sus casas y que se compartiría en un momento de la dirección de grupo, por equipos dediez estudiantes por semana, para encontrar los puntos de acuerdo y de acierto de lasfamilias que realizaran las actividades, para ofrecer una orientación constante para quelos estudiantes lleven una réplica a sus casas, teniendo en cuenta que ellos mismos sonlos conectores entre las familias y la institución.Además, de la orientación que se desarrolla en la dirección de grupo se aprovecharían losinstantes del colegio abierto y de la entrega de informes para compartir un poco más conlos padres de familia, para compartir sus reflexiones y análisis, para brindar unacompañamiento en los cambios positivos que se generaron a partir del desarrollo delproyecto.El proyecto se desarrolló en cinco instantes de guías, en veinte encuentros con losestudiantes en la dirección del grupo, teniendo en cuenta este proyecto y en cuatromomentos presenciales con los padres de familia.El desarrollo de este proyecto indica un éxito y la posibilidad de su continuidad para el año2013.

×