Torres, Tornay-Mejías y Gómez-MilánProcesos Psicológicos BásicosEd: Mc Graw HillEspaña, 1999Capítulo 5 “la Memoria de Trab...
«perro», que las cosas de cristal se rompen si se las deja caer, o el aspecto que tienen loscoches de carreras. Finalmente...
MT. La persona que se imagina qué aspecto tendrá un pariente lejano con el pelo largo partede una imagen que crea a partir...
Hemos definido la MT como el conjunto de símbolos que, en un momento determinado, estánsiendo manipulados en la mente bajo...
espacial sobre la localización relativa de las partes de la imagen (p. ej., de los ojos, nariz yboca en una cara, de los m...
los sonidos de las palabras). La mente de un músico, en contraste, está dotada de símbolosque valen por gran variedad de s...
recuerdan peor que sus listas de control, mientras que las listas con similaridad semántica secomportan igual que sus list...
Este resultado no puede ser explicado por las teorías tradicionales de la capacidad de. la MT,pues todas las listas emplea...
los estudios que valoran el efecto de la supresión articulatoria en tareas de recuerdo inmediatoapoyan la idea de que se t...
son más altas en idiomas cuyos dígitos tardan menos en pronunciarse (Hoosain y Salili, 1988).Si los dígitos tardan menos e...
psicólogos han encontrado métodos ingeniosos que permiten ligar la imaginación a ciertascaracterísticas de la conducta man...
un elefante (por tanto, con un tamaño pequeño, supuestamente) frente a cuando se leimaginaba al Iado de una mosca (tamaño ...
bien conocida, como, por ejemplo, «más vale pájaro en mano que ciento volando». El sujetodebía ir generando la frase para ...
Aunque disponemos de muchos menos estudios empíricos, es posible señalar una granvariedad de tareas de la vida cotidiana e...
factores se pueden tener en cuenta en un instante determinado para decidir adoptar una u otraestrategia para enfrentar una...
de ir a casa. Sin embargo, otros pensamientos ocupan nuestra atención y súbitamente nosdamos cuenta de que hemos conducido...
su aprendizaje a largo plazo. Cuáles son estos modos constituyen uno de los objetivos delsiguiente capítulo.PLANTEAMIENTO ...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Memoria de trabajo. procesamiento de la información.

5.976 visualizaciones

Publicado el

0 comentarios
1 recomendación
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
5.976
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
4
Acciones
Compartido
0
Descargas
50
Comentarios
0
Recomendaciones
1
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Memoria de trabajo. procesamiento de la información.

  1. 1. Torres, Tornay-Mejías y Gómez-MilánProcesos Psicológicos BásicosEd: Mc Graw HillEspaña, 1999Capítulo 5 “la Memoria de Trabajo”Págs. 73-99La memoria de trabajoINTRODUCCIÓN: LAS MEMORIAS HUMANASComenzamos con este capítulo nuestro recorrido por las funciones de memoria del sistemahumano de Procesamiento de la Información. La memoria humana se divide en tres grandestipos, caracterizados por la duración de la información que se representa en ellos y por sucapacidad (Atkinson y Shiffrin, 1968):a) Memorias Sensoriales: las memorias sensoriales son responsables de mantener duranteperíodos muy breves la información que alcanzan nuestros sentidos. Las más estudiadas hansido la memoria icónica, que prolonga la duración de las imágenes que alcanzan la retina, y lamemoria ecoica, que afecta de forma similar a los sonidos. Por ejemplo, la memoria icónicaincrementa la duración de las impresiones visuales en algo más de un cuarto de segundo. Esdecir, una imagen que se presente durante 1 segundo dura en realidad, desde el punto de vistade aquél que la ve, algo más de 1 segundo y cuarto. Al alargar la duración de cada imagen, lamemoria icónica es responsable, entre otras cosas, de que percibamos movimientos continuosen las imágenes del cine, en lugar de una sucesión de fotografías estáticas.La función general de las memorias sensoriales es la de dar al cerebro un poco más de tiempopara realizar el análisis del estímulo. La capacidad de las memorias sensoriales es ilimitada, enel sentido de que todo aquello que alcanza los receptores se mantiene allí brevemente.b) Memoria de Trabajo (MT): la MT es el conjunto de símbolos activos en un momentodeterminado a los que estamos prestando atención y que, por tanto, podemos manipular bajocontrol voluntario. Interviene cuando, por ejemplo, una persona consulta un número de teléfonoen la guía y mantiene en su mente los dígitos que lo componen repasándolos continuamentehasta que realiza la llamada; o cuando sumamos, sin ayuda de papel y lápiz, los precios de losartículos que hemos comprado en la tienda; o cuando un diseñador se sienta en una habitacióny forma una imagen mental de cómo quedaría si la pintase de rojo y tapizara los muebles deverde; y finalmente, cuando recordamos la cara de un amigo que está lejos e imaginamoscómo le habrá crecido el pelo y la barba. Todas estas operaciones se realizan en la memoriade trabajo.La MT se caracteriza porque los símbolos con los que se está trabajando se mantienen en ellamientras que les prestamos atención y los estamos usando. Tan pronto nos dedicamos a otracosa, decaen rápidamente. Es común la experiencia de que alguien nos hable justo cuandoacabamos de cerrar la guía de teléfonos y nos dirigimos a marcar el número. Tras responder anuestro interlocutor, nos encontramos con que no podemos recordar cuál era el número quequeríamos marcar.La MT se caracteriza también por su capacidad limitada. Como veremos a lo largo de estetema, difícilmente podemos trabajar mentalmente con más de 6 o 7 elementos independientes(sean números, nombres, imágenes, etc.) a la vez.c) Memoria a Largo Plazo (MLP): la MLP es el conjunto de conocimientos de los quedisponemos de forma relativamente permanente. Consta de una gran variedad deconocimientos diferentes. Por ejemplo, incluye conocimientos marcados con fecha y lugar(conocimiento episódico), como el recuerdo de la última fiesta de cumpleaños o del día queconocí a mi mejor amigo. Incluye también conocimientos generales de los que no sabemoscómo ni dónde los aprendimos (conocimiento semántico), pues posiblemente los hemosaprendido muchas veces y de muchas maneras, como, por ejemplo, lo que significa la palabraPágina 1 de 17
  2. 2. «perro», que las cosas de cristal se rompen si se las deja caer, o el aspecto que tienen loscoches de carreras. Finalmente, tenemos también conocimientos acerca de cómo se hacenalgunas cosas, que son difícilmente expresables en palabras y se adquieren y perfeccionanmediante la práctica (conocimiento procedimental), por ejemplo, cómo se monta en bicicleta,cómo se nada, cómo se utiliza el bisturí o cómo se escribe a máquina sin mirar el teclado.La MLP se considera de capacidad ilimitada, pues nadie ha sido capaz todavía de medir lamáxima cantidad de información que los seres humanos son capaces de aprender.Sabemos que tenemos todos esos conocimientos en la MLP porque cuando los necesitamoslos podemos recuperar y utilizarlos. En esos momentos, esos símbolos pasan a estar activosbajo control atencional (en otras palabras, disponibles en la MT) y podemos utilizarlos pararazonar, reflexionar y, en general, combinarlos y manipularlos a voluntad.En éste y los siguientes capítulos abordaremos la descripción de los sistemas de la memoriahumana. Desgraciadamente, debido a razones de espacio, las memorias sensoriales no sontratadas en este libro. El presente capítulo trata los fenómenos relacionados con la MT,mientras que los cuatro siguientes capítulos se dedican a la MLP. El Capítulo 6 (Memoria alargo plazo) revisa los procesos que introducen nueva información en la MLP y los procesosque localizan y recuperan información ya existente en ella. El Capítulo 7 (La organización delconocimiento) describe cómo está organizado el conocimiento semántico y el Capítulo 8(Control y aprendizaje motor) presenta brevemente las ideas básicas del control del movimientoy el modo como adquirimos habilidades perceptivo-motoras. Finalmente, el Capítulo 9(Aprendizaje asociativo) estudia los procesos por los que llegamos a descubrir relacionescausales entre eventos que suceden en el ambiente, o entre acciones y sus consecuencias.EL ESPACIO DE TRABAJO MENTALUn modo intuitivo de introducir la MT es caracterizarla como ese «espacio» donde semanipulan a voluntad los símbolos que pueblan la mente. Es ese «lugar» donde se realizan lasoperaciones aritméticas, donde se mantiene lo que se ha leído en oraciones anteriores parapoder entender las oraciones actuales, donde se manipulan imágenes visuales, donde segeneran planes de acción y se comparan las estrategias a utilizar para enfrentar unadeterminada tarea, problema o situación1.La información sobre la que se trabaja en la MT proviene unas veces de la experienciaperceptual de ese momento, mientras que otras es extraída de los contenidos de .la MLP. Porejemplo, cuando repasamos mentalmente los dígitos de un número de teléfono que acabamosde consultar en la guía, estos números los acabamos de leer en una fuente externa a nosotros.Pero cuando creamos una lista mental de los amigos que vamos a invitar a la boda, estamosextrayendo sus nombres de la MLP. En los dos casos, esos símbolos pasan a estar disponiblespara su manipulación bajo control voluntario en la mente, lo que, por definición, los convierte en«contenidos» de la MT.La información de la MT puede ser de dos grandes tipos: palabras, o material verbal engeneral, e imágenes. En el ejemplo del número de teléfono, normalmente las personasmanipulan mentalmente palabras que valen por números (p. ej., la palabra «nueve» por el «9»).Pero también uno puede decidir crear una imagen mental del número de teléfono completo, esdecir, mantenerlo en la mente de manera similar a como si lo estuviera viendo. Los dosgrandes tipos de información en MT (visual y verbal) pueden provenir tanto de fuentes externascomo internas. El diseñador que observa una habitación y cambia mentalmente el color de lapared parte de una imagen que acaba de incidir en sus sentidos, para luego manipularla en su 1 La mayor parte de la investigación acerca de la MT ha adoptado esta analogía con un almacén o 11lugar; donde se introducen una serie de elementos con los que se trabaja y a los que se puede manipular avoluntad. La analogía del almacén permite una primera y clara aproximación a la MT y, por tanto, la utili-zaremos aquí como punto de partida. Sin embargo, el lector debe ser consciente de que la MT no es unalmacén o lugar dotado de existencia independiente en la mente. Esto constituye sólo una analogía útil. Alo largo del Capítulo se irá presentando una visión más correcta de la MT como el conjunto de aquellasrepresentaciones mentales que están siendo utilizadas por procesos que están bajo control voluntario de lapersona.Página 2 de 17
  3. 3. MT. La persona que se imagina qué aspecto tendrá un pariente lejano con el pelo largo partede una imagen que crea a partir de sus recuerdos almacenados en la MLP.La investigación psicológica sobre la MT ha confiado fundamentalmente en tareas de recuerdoinmediato. En estas tareas se presenta una lista de elementos, sean éstos palabras, letras,dígitos o elementos de cualquier otro tipo, y se pide al sujeto que los repita en el mismo ordentan pronto como el experimentador acaba de pronunciar el último elemento de la lista2. Sesupone que la persona mantiene brevemente esos elementos en su MT para poderreproducirlos inmediatamente. Un primer fruto del estudio de este tipo de tareas fue lademostración de que la MT tiene una capacidad limitada: sólo podemos mantener activos ytrabajar mentalmente con un número de alrededor de 7 elementos independientes a la vez(Miller, 1956).La capacidad limitada de la MT se pone de manifiesto claramente mediante el uso de tareas deamplitud de memoria, un tipo de tarea de recuerdo inmediato. Las tareas de amplitud dememoria son aquéllas en las que se evalúa el efecto del número de elementos de que consta lalista sobre la precisión del recuerdo inmediato. Normalmente se comienza por listas cortas (3 o4 elementos) y se va incrementando la longitud de la serie hasta alcanzar el máximo que lapersona es capaz de repetir correctamente. Muchos estudios han demostrado que la amplitudde memoria de las personas se sitúa en torno a 7 elementos, sean éstos palabras, dígitos, etc.Durante mucho tiempo, las teorías de la MT asumieron que el espacio mental donde seguardan los elementos en tareas de memoria inmediata es también el lugar donde sealmacenan y manipulan símbolos cuando realizamos tareas de razonamiento, comprensión deoraciones, operaciones aritméticas y otras. Es decir, se adoptó una visión de la MT como unalmacén único, de capacidad limitada, que interviene en todas esas operaciones mentalesdonde se manipulan símbolos bajo control voluntario. Estudios posteriores demostraron queesta visión tradicional es errónea en dos aspectos fundamentales: en primer lugar, la MT no esuna entidad única, sino que consiste de menos tres subsistemas diferentes que estánorganizados jerárquicamente. En segundo lugar, la concepción de la MT como un almacén olugar mental donde se depositan los símbolos con los que se está trabajando es equívoca. LaMT debe entenderse más bien como el conjunto de símbolos que, en un momento dado, seencuentran activos y están siendo utilizados voluntariamente sin que eso implique que esossímbolos son “movidos” o “depositados” en un lugar especial para su uso. La concepción actuales más bien de tipo funcional en lugar de espacial.El resto del capítulo se dedica a describir esta forma de entender la MT y la principal evidenciaempírica que la apoya. Presentaremos primero la organización de la MT propuesta porBaddeley (Baddeley y Hitch, 1974; Baddeley, 1986, 1990) y luego pasaremos a examinaralgunos estudios empíricos que ayudan a caracterizar los diferentes subsistemas de la MT ylas funciones que éstos cumplen.LA ORGANIZACIÓN INTERNA DE LA MTEn este apartado vamos a presentar la teoría de la MT desarrollada por Alan Baddeley ycolaboradores (Baddeley y Hitch, 1974), que constituye probablemente la teoría más articuladade la manipulación de símbolos mentales bajo control voluntario de con las que contamosactualmente.El modelo de Baddeley propone que la MT está formada por al menos tres subsistemasorganizados de forma jerárquica entre sí y que funcionan en estrecha colaboración. Estos tressubsistemas son los siguientes:El ejecutivo central 2 Las tareas de recuerdo inmediato se contraponen con las de recuerdo demorado, donde el sujetodebe repetir los elementos de la serie tras un período de demora que puede ir desde unos minutos a días omeses. Es importante que durante ese período, la atención se haya puesto en otras cosas. Las tareas derecuerdo inmediato se utilizan sobre todo en la investigación sobre MT mientras que las de recuerdodemorado se utilizan fundamentalmente en el estudio de la MLP.Página 3 de 17
  4. 4. Hemos definido la MT como el conjunto de símbolos que, en un momento determinado, estánsiendo manipulados en la mente bajo control voluntario de la persona. En , concordancia conesta idea, Baddeley propone la existencia de un sistema central, llamado el Ejecutivo Central,que trabaja controlando dos sistemas «esclavos» o subordinados que ejecutan las funcionesde mantenimiento de la información.El Ejecutivo Central es el sistema de control voluntario y toma de decisiones. Es capaz decotejar y valorar alternativas y optar por la más adecuada. Sus decisiones afectan a los cursosde acción que seguimos, tanto a nivel mental como conductual. Por ejemplo, a nivel deconducta manifiesta, el Ejecutivo Central decide qué camino seguir para llegar a casa evitandoel atasco de tráfico. A nivel de estrategia mental, veíamos antes que un número de teléfonopuede mantenerse en la MT mediante el repaso de las palabras que valen por cada número omediante la imaginación del número entero tal y como lo veríamos escrito. El Ejecutivo Centrales quien decide cuál de estas dos opciones se elige.En general, el Ejecutivo Central es un sistema de naturaleza atencional que ejerce el controlvoluntario y la toma de decisiones, y está estrechamente relacionado con la experienciaconsciente (véase el Capítulo 10). Los símbolos que se manipulan bajo control voluntario semantienen activos mediante sus dos principales sistemas esclavos: el Lazo Articulatorio y laAgenda Visoespacial.El Lazo ArticulatorioEl Lazo Articulatorio es el sistema del lenguaje utilizado para mantener activos bajo controlatencional una serie de símbolos de naturaleza verbal mediante un proceso de repasocontinuo.Imaginemos que el Ejecutivo Central decide mantener un número de teléfono en la MTmediante el uso del Lazo Articulatorio. Decir esto corresponde a decir que los caracteresescritos de los dígitos se convierten en palabras y que la persona decide pronunciarlas, internao externamente, repasándolas una y otra vez hasta que puede marcarlas en el aparato deteléfono. Es decir, la información que quiere mantenerse en la MT (en este caso, dígitosescritos en el papel) debe ser transformada a un código verbal que puede ser pronunciado y,así, ser mantenido en la MT mediante el repaso subvocal o externo.En la gran mayoría de las tareas de recuerdo inmediato de material verbal, la persona noproduce ningún habla externa. ¿Es el proceso de repaso mental, interno, algo de naturalezadiferente al repaso que se hace en voz alta? Como veremos más adelante, parece ser que no.El repaso interno y el repaso en voz alta no se diferencian en ningún aspecto fundamental.Esto es, el repaso mental del material verbal que hacemos cuando mantenemos información enel Lazo Articulatorio no es otra cosa que habla interna, es decir, habla no acompañada dearticulación vocal.Resumiendo, utilizar el Lazo Articulatorio para mantener información en la MT no es otra cosaque convertir esa información en otra de naturaleza verbal (que pueda ser pronunciada) ymantenerla activa mediante su pronunciación repetida, es decir, su repaso. Este repaso puedeser manifiesto o encubierto.La Agenda VisoespacialLa Agenda Visoespacial es el sistema de la percepción visual, utilizado para mantener ymanipular información de naturaleza visoespacial bajo control atencional. Al igual que el LazoArticulatorio, la Agenda Visoespacial es la utilización de un sistema mental con sus propiasfunciones y objetivos para el mantenimiento y manipulación activa de información. En estecaso, se trata del sistema de la percepción visual y la información que se mantiene y manipulaen la MT mediante este sistema es, lógicamente, de imágenes. Es importante señalar, sinembargo, que las imágenes nos dan dos tipos de información. En primer lugar, la informaciónvisual sobre la apariencia de caras, objetos, colores, etc. En segundo lugar, la informaciónPágina 4 de 17
  5. 5. espacial sobre la localización relativa de las partes de la imagen (p. ej., de los ojos, nariz yboca en una cara, de los muebles en una habitación o de las piezas en una partida de ajedrez).Almacenar algo en la agenda visoespacial es, por tanto, convertir esa información a un formatovisoespacial y mantenerla en el «ojo de la mente». Por seguir con el ejemplo anterior delrecuerdo inmediato de un número de teléfono, el Ejecutivo Central puede decidir mantener lainformación escrita en la misma forma visual en la que ésta se percibe en las páginas de laguía de teléfonos. De esta manera, a la hora de marcar el número de teléfono sólo tendremosque «leerlo» desde la imagen mental.A diferencia del Lazo Articulatorio, la Agenda Visoespacial no requiere el repaso ordenado delas imágenes. Las imágenes individuales pueden ser combinadas en imágenes más complejasy recordarse como un todo. Aún así, hay límites al número de elementos independientes deque puede constar la imagen. Por ejemplo, si queremos visualizar una foto de familia conmuchas personas, es posible que no podamos distinguir detalles como la expresión facial decada uno. Si intentamos ver las caras de las personas con detalle, entonces es posible quesólo podamos visualizar una o dos caras con claridad.Como veíamos más arriba, los materiales que se mantienen en la MT pueden provenir tanto defuentes externas al individuo como de fuentes internas, en concreto de los conocimientosalmacenados en la MLP. Esto es cierto tanto para material verbal en el Lazo Articulatorio comopara material visoespacial en la Agenda. Sin embargo, la diferencia en el origen de lainformación en el caso de la Agenda Visoespacial va acompañada de una gran diferencia en laexperiencia subjetiva. Cuando las imágenes provienen de una fuente de estimulación externa,las vemos, son parte de la percepción del entorno visual. En cambio, cuando se generan apartir de una fuente interna, las imaginamos. Estas imágenes se experimentan comodesligadas de la realidad, porque podemos visualizar cosas que sabemos que no existen en elmundo (p. ej., un elefante a rayas rojas y blancas). A pesar de esta diferencia subjetiva,presentaremos más adelante evidencia que hace pensar que las imágenes que creamosmediante la imaginación funcionan igual en aspectos importantes (p. ej., las exploramos demanera similar) que las imágenes que percibimos a través de los ojos. Esto apoya que ambasfunciones (percepción e imaginación) son soportadas por un mismo sistema mental.Otros posibles subsistemas de la MTComo se habrá hecho patente en los dos apartados anteriores, la MT está constituidabásicamente por el mecanismo central de control atencional llamado Ejecutivo Central y lasposibilidades que aportan otros sistemas mentales para mantener activa y manipularvoluntariamente información del tipo que ellos están diseñados para procesar. Así, el sistemadel lenguaje aporta la posibilidad de mantener activa información de tipo verbal y el sistema dela percepción visual hace lo mismo para información de tipo visoespacial. Se puede, por tanto,considerar si no habrá otros sistemas de la mente que también aporten estas capacidades demantenimiento de información por períodos breves de tiempo.Es muy posible que los sistemas perceptuales de otras modalidades distintas a la visual y laauditiva tengan alguna capacidad de este tipo, pero ésta debe depender mucho de lafuncionalidad que esos otros tipos de representaciones tengan para los seres humanos. Porejemplo, la cantidad de olores diferentes para los que tenemos una representación interna esmuy pequeña comparada con la cantidad de palabras o formas visuales que podemosreconocer y rememorar. Asimismo, las representaciones mentales de tactos diferentes debenser también limitadas.Sin embargo, estas otras modalidades pueden desarrollarse mediante entrenamiento. Porejemplo, la mente de un perfumista contiene una gran amplitud y diversidad de símbolos paraolores. Estos símbolos pueden entonces ser manipulados bajo control voluntario en su MT(llamémosle su «Agenda Odorífera») para valorar, por ejemplo, el resultado de combinacionesnovedosas de aromas. La novela El perfume, de Patrick Süskind, relata la sorprendente historiade un individuo dotado hasta un grado increíble con estas capacidades de representación ymanipulación mental de olores.Otro ejemplo lo constituyen los músicos. La variedad de representaciones mentales parasonidos de las personas no entrenadas en música es relativamente limitada (si exceptuamosPágina 5 de 17
  6. 6. los sonidos de las palabras). La mente de un músico, en contraste, está dotada de símbolosque valen por gran variedad de sonidos y combinaciones de sonidos, lo que le permitereconocerlos y manipularlos internamente, combinándolos de formas nuevas para crear piezasmusicales. El caso de Beethoven, quien compuso muchas de sus obras cuando era yacompletamente sordo, ejemplifica claramente el poder que los símbolos mentales y sumanipulación bajo control voluntario en la MT confiere a la mente humana.En los apartados que siguen revisaremos algunas de las principales líneas de investigaciónsobre las distintas partes de la MT que han permitido extraer las conclusiones presentadas eneste apartado, así como otros estudios que han explorado su utilidad para tareas variadas tantoa nivel evolutivo como en la vida cotidiana.EVIDENCIA EXPERIMENTAL SOBRE EL LAZO ARTICULATORIOSon muchos los aspectos del funcionamiento del Lazo Articulatorio que han sido exploradospor los psicólogos de la memoria. Aquí nos vamos a centrar fundamentalmente en dos: quétipo de representaciones se utilizan (es decir, qué tipo de símbolos son los que se manipulancuando se mantiene información en tareas verbales de memoria inmediata) y cuál es lacantidad máxima de información que puede ser mantenida mediante el Lazo Articulatorio.Estos dos aspectos nos permiten entender mejor de qué modo se usa un proceso de repasoverbal para mantener viva la información por cortos períodos de tiempo.Las fuentes de evidencia empírica a las que vamos a acudir son tres: el efecto de similaridadfonológica, el efecto de longitud de la palabra y la influencia de la supresión articulatoriadurante las tareas de recuerdo inmediato.El efecto de similaridad fonológicaEl efecto de similaridad fonológica es importante porque nos da información acerca del tipo derepresentaciones verbales que son utilizadas cuando la información se mantiene mediante elLazo Articulatorio. Las palabras no se representan de una única manera en la mente, sino quehay (entre otros) dos grandes modos de representarlas: en términos de su sonido(representación fonológica) y en términos de su significado (representación semántica). Paracaracterizar el formato en que la información verbal se representa cuando la repasamos en elLazo Articulatorio hay que buscar pruebas del uso de uno u otro tipo de símbolos (fonológicosversus semánticos) en la conducta manifiesta de las personas.¿Cómo ligar el formato de los símbolos a la conducta manifiesta? Un modo de razonar es elsiguiente: a la hora de recuperar un símbolo de la MT será más posible equivocarse y decir otrode la serie si los dos se parecen. Como en las tareas de recuerdo inmediato se debe respetarel orden de presentación de las palabras, el parecido entre palabras conllevará errores.Podemos ahora valorar si se trata del parecido fonológico (de sonido) o semántico (designificado) el que produce una mayor tendencia a equivocarse en tareas de recuerdoinmediato.Baddeley (1966) contrastó estas predicciones, estudiando el recuerdo inmediato de listas depalabras con parecido fonológico y con parecido semántico. Cada tipo de lista se comparó conuna condición de control en que las palabras no se parecían ni fonológica ni semánticamente,pero eran de la misma frecuencia de uso, categoría sintáctica, etc.3 Las siguientes listas sonejemplos adaptados al español:a) Lista con similaridad fonológica: masa, pasa, misa, musa, mesa. Lista de control: puma, beca, barra, dedo, cena.b) Lista con similaridad semántica: largo, espigado, amplio, extenso, grande. Lista de control: sucio, fuerte, caliente, viejo, profundo.Baddeley (1966) presentó un cierto número de listas de 5 palabras de cada uno de los cuatrotipos anteriores y midió el porcentaje de listas recordadas correctamente. Los resultados sepresentan en la Figura 5.1. Como se puede observar, las listas con similaridad fonológica se3 Estos son otros factores que pueden afectar el grado de recuerdo inmediato y, por tanto, deben sercontrolados para aislar el efecto del tipo de parecido.Página 6 de 17
  7. 7. recuerdan peor que sus listas de control, mientras que las listas con similaridad semántica secomportan igual que sus listas de control.El efecto de similaridad fonológica es el hecho empírico de que, en tareas de recuerdoinmediato, listas de palabras que suenan de forma parecida se reproducen con más erroresque listas de palabras que no suenan de forma parecida.La interpretación teórica del efecto de similaridad fonológica, junto con la ausencia de un efectode similaridad semántica en tareas de recuerdo inmediato, sigue las líneas esbozadas másarriba: la información que se mantiene viva en estas tareas mediante el uso del LazoArticulatorio es de tipo fonológico. Es decir, los elementos de las listas se convierten a un tipode símbolos que representan el sonido o la pronunciación de esos elementos y se mantienenen este formato en el Lazo Articulatorio.El efecto de longitud de la palabraEste segundo efecto empírico es de gran importanciaporque nos informa acerca de dos aspectos diferentes pero relacionados: primero, cómo semantiene la información en el Lazo Articulatorio y, segundo, cómo se debe entender y medir sulimitación de capacidad.Tradicionalmente, desde el comienzo de la utilización de tareas de amplitud de memoria, seconceptualizó que la capacidad de la MT estaba en tomo a 7 elementos independientes (Miller,1956). Es decir, la medida de la capacidad de la MT venía dada en número total de elementosindependientes que podían ser repetidos correctamente. Un elemento podía ser una palabracorta (p. ej., la palabra dos) o larga (estetoscopio) o incluso tener más de una palabra (p. ej., enla serie blanca, paloma, luna, llena, las personas la recordarían como sólo dos elementosindependientes «blanca paloma» y «luna llena»).En contraste, la teoría de Baddeley asume un proceso de repaso que es similar al hablaexterna o manifiesta. Si el proceso de repaso en tareas de recuerdo inmediato esnada más que habla interna, es de esperar que la duración de la pronunciación de la serieafecte a la cantidad de material que se puede repasar y, por tanto, a la capacidad total derecuerdo. Las teorías anteriores dejaban de lado este factor por completo.Baddeley, Thomson y Buchanan (1975) sometieron a comprobación experimental su predicciónde que la duración de la pronunciación de la serie debiera limitar el número máximo depalabras que se pueden recordar en tareas de recuerdo inmediato. Generaron listas de 5palabras, que variaban en el número de sílabas que componían cada palabra, desde 1(monosílabos) hasta 5 sílabas. De nuevo, presentamos ejemplos adaptados a nuestro idioma:a) Una sílaba: pan, pie, luz, sol, pez.b) Dos sílabas: casa, tabla, pesa, búho, agua.c) Tres sílabas: cuchillo, madera, oriente, oveja, harina.d) Cuatro sílabas: caballero, dominico, equitación, hechicero, sordomudo.e) Cinco sílabas: dosificación, estetoscopio, experimentar, latifundista, telespectador.Estos autores valoraron la influencia del número de sílabas de las palabras de cada lista sobredos medidas diferentes: a) el porcentaje de palabras recordadas correctamente en una tareade recuerdo inmediato y b) el número de palabras leídas por segundo en una tarea de lecturaen voz alta. Los resultados se presentan en la Figura 5.2.Varios aspectos de estos resultados son importantes: 1) listas de palabras con mayor númerode sílabas se leen más despacio (menos palabras por segundo); 2) a mayor número desílabas, peor es el grado de recuerdo inmediato; 3) el número de sílabas parece afectar deigual manera la velocidad de lectura y la cantidad de recuerdo inmediato. El primer resultadonos asegura que el número de sílabas es un factor que determina la velocidad depronunciación. El segundo y tercer resultados permiten afirmar que el proceso que media entrela presentación de una lista de palabras y su recuerdo inmediato implica la pronunciaciónsubvocal de las palabras de esa lista.El efecto de longitud de la palabra consiste, por tanto, en que listas de palabras cuyapronunciación es más larga se recuerdan peor en tareas de recuerdo inmediato.Página 7 de 17
  8. 8. Este resultado no puede ser explicado por las teorías tradicionales de la capacidad de. la MT,pues todas las listas empleadas contenían el mismo número de elementos independientes(cinco).Los resultados de la Figura 5.2 permiten reformular la limitación de capacidad del LazoArticulatorio en términos de la duración de la pronunciación del material verbal. Todo aquelloque pueda ser repasado (pronunciado) en unos 2 segundos, se puede mantener activo en elLazo Articulatorio. Como se puede observar, las listas de palabras mono sílabas fueronpronunciadas a una velocidad de 2-3 palabras por segundo, lo que significa que toda la lista(formada de 5 palabras) se pronuncia en algo más de 2 segundos. Su nivel de recuerdoinmediato es casi perfecto (90 por 100). Asimismo, las listas de palabras de 5 sílabas fueronpronunciadas a 1- 3 palabras por segundo, es decir, la lista completa tarda casi 4 segundos(3,84 segundos, para ser precisos). El porcentaje de palabras recordadas correctamente eneste tipo de listas ronda el 50 por 100, es decir, dos palabras y media, que son las que sepueden pronunciar en unos 2 segundos.La visión del proceso de repaso que surge de estos resultados es la de un proceso depronunciación subvocal de los elementos de la lista, que mantiene activa toda aquellainformación que pueda pronunciarse en un intervalo de unos 2 segundos. El hecho de quecuando la pronunciación tarda más se produzcan errores implica que la información fonológicatiende a decaer por sí misma. Si se tarda más de 2 segundos en volver a pronunciarlasubvocalmente, se pierde por completo. Se puede hacer una analogía entre este proceso y unapersona que intenta mantener en el aire a la vez un cierto número de globos empujándoloshacia arriba en orden con una sola mano. Tras empujar cada globo, éste empieza a decaerlentamente, mientras la persona empuja el siguiente y el otro, y así en adelante. Si la serie noes muy larga, la persona será capaz de volver al punto de partida y empujar de nuevo el primerglobo antes de que haya caído al suelo. Del mismo modo, la actividad de las palabras querepasamos se incrementa al pronunciarlas y decae lentamente después. Si la serie no es muylarga, se pueden mantener todas ellas activas a la vez. Si la serie sobrepasa un cierto tiempode pronunciación (2 segundos), la información habrá desaparecido por completo cuando elproceso de repaso alcance ese punto de nuevo.Curiosamente, la nueva definición de la capacidad del Lazo Articulatorio en términos deduración de la pronunciación permitió comprender un fenómeno que venía sorprendiendo a lospsicólogos educativos ingleses. Se sabía que los niños del país de Gales, hablantes de welsh,obtenían como promedio una amplitud de memoria menor que los niños ingleses en elrecuerdo inmediato de series de dígitos. Es decir, eran capaces de repetir menor número totalde dígitos en recuerdo inmediato. La interpretación que parecía necesaria es que los niños delpaís de Gales tenían una MT verbal de menor capacidad que la de los niños ingleses. Sinembargo, al definir la capacidad en términos de duración de la pronunciación, se comprobó quela razón de esta diferencia estriba en que los números en welsh tienen pronunciaciones máslargas que los números en inglés (Ellis y Hennelly, 1980). La capacidad en términos de tiempode pronunciación se sitúa en torno a los 2 segundos, tanto para los niños del país de Galescomo para los ingleses y, en general, para una variedad de otros idiomas (Baddeley, 1990).Los efectos de la supresión articulatoriaLa supresión articulatoria es un procedimiento que consiste en pedir a las personas querealizan una tarea de memoria inmediata que pronuncien algo irrelevante durante todo eltiempo que dura la presentación y el recuerdo inmediato de la lista de palabras4. La supresiónarticulatoria tiene el efecto de ocupar el sistema de articulación del lenguaje. Por tanto, si elLazo Articulatorio usa el sistema de articulación del lenguaje para mantener la informaciónverbal activa mediante su repaso subvocal, la capacidad de almacenamiento debe reducirsemucho cuando estas tareas se realizan con supresión articulatoria.Varios estudios confirman esta predicción y también otras más detalladas. Por ejemplo, lasupresión articulatoria elimina el efecto de longitud de la palabra, haciendo que los niveles derecuerdo de listas de palabras de diferente número de sílabas sea igual de bajo. En general,4 Las respuestas se dan de forma manual, por ejemplo, escribiendo las palabras que se recuerdan.Página 8 de 17
  9. 9. los estudios que valoran el efecto de la supresión articulatoria en tareas de recuerdo inmediatoapoyan la idea de que se trata del sistema de pronunciación del lenguaje el que se encarga deejecutar el proceso de repaso y así mantener viva la información fonológica en la MT. Sinembargo, es importante subrayar que no todo el mantenimiento de la información fonológica sedebe exclusivamente al proceso de repaso, pues la supresión articulatoria no elimina porcompleto la capacidad de mantener activa información verbal en tareas de recuerdo inmediato.La información fonológica es, de algún modo, «refrescada» o renovada por el proceso derepaso, lo cual permite evitar su decaimiento espontáneo. Sin proceso de repaso, lainformación fonológica todavía puede ser mantenida activa. pero ahora por un intervalotemporal muy limitado.ResumenEl Lazo Articulatorio es, por tanto, el conjunto de símbolos de tipo verbal que están siendomantenidos activos y manipulados bajo control voluntario mediante el sistema del lenguaje enun momento determinado. En tareas de recuerdo inmediato, esos símbolos verbales son denaturaleza fonológica, es decir, representan el sonido de las palabras, y no su significado. Lainformación fonológica tiende a decaer espontáneamente, perdiéndose por completo despuésde unos 2 segundos. Su mantenimiento durante períodos más largos requiere un proceso derepaso que puede ser encubierto o manifiesto. Este proceso de repaso renueva la informaciónfono lógica, permitiendo mantenerla activa durante otros 2 segundos. Por tanto, todo el materialverbal que puede ser pronunciado en un intervalo de 2 segundos puede ser mantenido activosimultáneamente, lo que define la capacidad del Lazo Articulatorio.Una diferencia central entre el funcionamiento del sistema verbal y el visual, que se presentaposteriormente, es la necesidad del repaso en el primero para mantener la información activa.La necesidad del repaso proviene de la serialidad de la utilización de las representaciones dellenguaje. El lenguaje auditivo-oral, empleado por la mayoría de las personas, se caracteriza porutilizar un aparato particular para la comunicación: el tracto vocal. Este aparato no es capaz deproducir más de un fonema por vez, lo que ha hecho que el código del lenguaje estéestructurado alrededor de esta característica. En el lenguaje combinamos fonemas en sílabas,sílabas en palabras, palabras en oraciones. Siempre se mantiene la serialidad: un elementoviene después del otro, no a la vez. A la hora de pronunciar palabras mentalmente, tampocopodemos hacerlo más que en estricto orden, una a una. El sistema de la percepción visual notiene esta restricción, por lo que está dotado de mayor flexibilidad en sus posibilidades demanipulación de imágenes, como veremos más adelante.¿PARA QUÉ SE USA EL LAZO ARTICULATORIO?Las funciones del Lazo Articulatorio son múltiples y el lector puede señalar muchas de ellas consólo reflexionar unos instantes. En general, se trata de todas aquellas operaciones mentalesque realizamos mediante la manipulación voluntaria de símbolos verbales. En este apartadovamos a señalar sólo algunas que han recibido atención por parte de los psicólogos de lamemoria.Realización de cálculos aritméticos en memoriaIntuitivamente sabemos que cuando realizamos cálculos aritméticos mentalmente, muchasveces manipulamos los números verbalmente. Esto es, para realizar la suma 15 + 7 pensamos:«Cinco más siete son doce, y me llevo uno. Uno y uno dos, total veintidós». Estas operacionesse realizan, por definición, mediante el Lazo Articulatorio, pues implican la manipulación bajocontrol voluntario de símbolos verbales que pronunciamos subvocalmente.Existe cierta evidencia de que esta afirmación es cierta. Por ejemplo, las puntuaciones en testsde inteligencia aritmética (que implican la realización de cálculos numéricos sin papel ni lápiz)Página 9 de 17
  10. 10. son más altas en idiomas cuyos dígitos tardan menos en pronunciarse (Hoosain y Salili, 1988).Si los dígitos tardan menos en pronunciarse, se pueden mantener más de ellossimultáneamente activos mediante su repaso, lo cual produciría una mayor eficacia en larealización de estos cálculos.Adquisición de la lecturaLa manipulación interna de información verbal representada fonológicamente es central en laadquisición de la lectura. Una de las tareas más importantes y difíciles al aprender a leer escómo asignar una pronunciación al material escrito.Los datos al respecto han correlacionado el grado de adquisición de la lectura y la amplitud dememoria de material verbal. Los niños con problemas de adquisición de la lectura suelen tenertambién una amplitud de memoria de trabajo reducida, lo que sugiere una posible relaciónentre ambos fenómenos (Miles y Ellis, 1981).Adquisición de vocabularioCuando se oye una palabra nueva por primera vez, la tarea de repetida es muy parecida a unatarea de recuerdo inmediato de una lista de sílabas sin sentido. Por ejemplo, la palabra«ochavado» es una secuencia de 5 sílabas que, al oírlas por primera vez, todavía no han sidoagrupadas en una sola unidad por virtud del significado del conjunto: «octogonal».Es de esperar, por tanto, que el Lazo Articulatorio tenga que ver con el aprendizaje de lassecuencias de sonidos de nuevas palabras. Mientras los sonidos se mantienen activosmediante su repaso, se aprenden sus connotaciones semánticas, en relación con los eventosexternos en que se oye esa palabra y con los significados de otras palabras ya conocidaspreviamente.Una situación en la que se puede observar este fenómeno es en el aprendizaje de los nombresde personas que conocemos por primera vez, por ejemplo cuando nos presentan a alguien. Sirepasamos un par de veces su nombre mientras se cruzan las primeras palabras de laconversación, es muy posible que lo recordemos luego. En cambio, si no lo hacemos y noscentramos en la conversación, descubriremos muy posiblemente que el nombre hadesaparecido de la memoria cuando luego necesitemos usarlo.EVIDENCIA EXPERIMENTAL SOBRE LA AGENDA VISOESPACIALDefinimos la Agenda Visoespacial como el conjunto de símbolos de tipo visoespacial (oimágenes) que se están utilizando bajo control voluntario en un momento determinado. Estossímbolos son procesados en el mismo sistema mental que se encarga de generar lapercepción visual del mundo externo.Al igual que al tratar del Lazo Articulatorio en secciones previas, la selección de estudiosacerca de las características de la Agenda Visoespacial que vamos a presentar aquí tiene queser necesariamente limitada. Nos centraremos en tres líneas de investigación que aportaninformación acerca de varios aspectos centrales de la Agenda Visoespacial: primero, que elmodo en que usamos las imágenes creadas en la imaginación es similar al modo en queusamos las que provienen del mundo externo, lo cual fundamenta la creencia de que ambostipos de imágenes son en realidad el mismo tipo de símbolo mental, con la única diferencia delorigen interno o externo de la fuente de estimulación; y segundo, de qué tipo o tipos es lainformación contenida en las imágenes.Rotación mental de imágenesUn primer problema al que se enfrentan los estudios sobre la imaginación estriba en cómoencontrar índices en la conducta manifiesta de las personas que nos permitan inferir qué estásucediendo en la mente cuando ésta se implica en una tarea que requiere la imaginación. LosPágina 10 de 17
  11. 11. psicólogos han encontrado métodos ingeniosos que permiten ligar la imaginación a ciertascaracterísticas de la conducta manifiesta.Uno de los índices más empleados es el tiempo que se tarda en manipular las imágenes deuna cierta manera, por ejemplo, rotarlas. Shepard y Metzler (1971) presentaron a sus sujetospares de estructuras tridimensionales hechas de cubos, como las que aparecen en la Figura5.3, y les pidieron que decidieran si los dos objetos del par eran en realidad el mismo objeto ono. Es fácil ver que los dos miembros del par A en la Figura 5.3 son en realidad el mismoobjeto, con una pequeña diferencia de rotación de unos pocos grados. El par e correspondetambién al mismo objeto, que ahora está rotado unos 1800 en profundidad. Finalmente, losmiembros del par B no corresponden al mismo objeto, pues no hay manera de rotarlos demodo que tengan una apariencia visual idéntica. En la realización de esta tarea se supone quelos sujetos deben rotar mediante la imaginación uno de los miembros del par hasta comprobarque concuerda con el otro.Estos autores manipularon el número de grados de rotación que diferenciaban los miembros delos pares correspondientes a un mismo objeto, desde 0 a 180 grados en intervalos de 200, ymidieron el tiempo que las personas invertían en decidir que se trataba del mismo objeto.Los resultados para rotaciones en el plano vertical se presentan en la Figura 5.4. El tiempo quese necesita para realizar la tarea crece de forma lineal con el número de grados que el dibujodebe ser rotado. Es decir, cuanto más se debe rotar una de las imágenes, más tiempo seinvierte. Pero además, estos resultados ponen de manifiesto un aspecto sorprendente: larotación mental de imágenes parece efectuarse a velocidad constante.Este y otros estudios similares abrieron la posibilidad de estudiar científicamente un procesomental que parecía extremadamente escurridizo, la imaginación, al demostrar que la conductamanifiesta, públicamente observable, se comporta de un modo que parece reflejar fielmente losprocesos mentales que manipulan imágenes. Sin embargo, la tarea que se utiliza en esteestudio se realiza con los estímulos visuales presentes durante todo el tiempo. Se podríaargüir, por tanto, que lo que se está estudiando en realidad no son procesos de imaginación,sino algún tipo de «razonamiento visual» sobre imágenes externas a la persona. En términosde la distinción presentada en apartados previos entre imágenes que surgen de una fuenteexterna frente a las que surgen de una fuente interna, este argumento afirma que el estudioprevio no tiene relevancia para la imaginación, pues utiliza imágenes originadas en el exteriormientras que en la imaginación la fuente es interna. La siguiente línea de investigación permitiódemostrar que la presencia de las imágenes en el mundo externo no es necesaria para que seencuentre este tipo de relación entre la manipulación de imágenes y la conducta manifiesta.Exploración de imágenes mentalesEste conjunto de estudios han puesto de manifiesto que la exploración de imágenes generadasinternamente también consume tiempo. En concreto, pasar de atender o enfocar una parte dela imagen a enfocar otra requiere un tiempo que depende de la distancia entre las dos(Kosslyn, 1980).El procedimiento típico consiste en presentar al sujeto una imagen, que luego se retira,pidiéndole que la mantenga en su imaginación. Inmediatamente, se le hacen preguntas acercade distintas partes de la imagen, y se mide el tiempo que tarda en contestarlas en función de sila parte focalizada previamente está más cerca o más lejos de aquélla sobre la que sepregunta.Por ejemplo, se presenta a la persona un dibujo de una barca, con una bandera en la proa, unacabina en el centro y un timón en la popa. Si la pregunta previa ha sido sobre la cabina, lapersona tarda menos en responder a una pregunta sobre la bandera que si la pregunta previaha sido sobre el timón. Da la impresión, por tanto, de que los sujetos responden a la preguntamediante una exploración de la imagen mental en líneas generales muy similar la exploraciónde una imagen que está realmente presente en el mundo externo.Otra cosa que podemos hacer para explorar una imagen mental es agrandar cierta parte de lamisma, para poder ver los detalles, o reducirla para poder apreciar mejor su forma global. Estetipo de manipulación no lo podemos realizar con las imágenes externas, excepto si nosacercamos o alejamos físicamente de ellas. En un estudio se comparó el tiempo empleado enresponder a una pregunta sobre las orejas de un conejo cuando éste era imaginado al Iado dePágina 11 de 17
  12. 12. un elefante (por tanto, con un tamaño pequeño, supuestamente) frente a cuando se leimaginaba al Iado de una mosca (tamaño grande). El tiempo que se tarda en contestar esmayor en el primer caso, lo cual hace pensar que los sujetos deben agrandar primero laimagen del conejo para poder observar bien sus orejas, lo que no es necesario en el segundocaso.El conjunto de estudios presentado en este apartado y en el anterior pusieron de manifiestodiferentes aspectos del sistema de imaginación humano: en primer lugar, la manipulaciónmental de imágenes consume tiempo y, por tanto, se puede utilizar el tiempo de reacción comoíndice conductual de estas operaciones mentales. En segundo lugar, el sistema de laimaginación es altamente flexible, pudiéndose modificar las imágenes de múltiples maneras(rotarlas, explorarlas, cambiar su tamaño, etc). En tercer lugar, el modo como noscomportamos con respecto a una imagen mental es muy parecido a como lo hacemos con unaimagen que esté realmente incidiendo en la retina. Esto fundamenta la afirmación de que lamanipulación de imágenes bajo control voluntario está utilizando los mecanismos quenormalmente dan lugar a la percepción de objetos en el mundo externo.Sin embargo, el modo en que la información visual se genera a partir de los datos de lamemoria a largo plazo (digamos, cuando imaginamos la cara de un amigo que no vemos desdehace tiempo) hace pensar que las imágenes no se almacenan como tales en el almacén deconocimiento permanente. Por ejemplo, a la hora de imaginar la cara de ese amigo, podemosolvidar partes, pero esas partes corresponden siempre a componentes de la imagen(imaginamos la cara pero sin el lunar de al Iado del labio o sin la cicatriz sobre la cejaizquierda). El olvido nunca afecta a partes definidas en términos visuales o espaciales (p. ej., elcuadrante superior izquierdo). Así, parece más bien que, de alguna manera, reconstruimos laimagen a partir de la información almacenada en la MLP.Independientemente de cómo estén codificadas las imágenes en la MLP, lo que parece claroes que sus reconstrucciones sí tienen las características de las imágenes que percibimosdesde fuentes externas. Es decir, la forma de esa información en la Agenda Visoespacial sí esde tipo visoespacial. En el siguiente apartado veremos evidencia experimental que apoya estaafirmación, así como más datos acerca del uso de los mismos mecanismos mentales paratareas perceptuales y de imaginación.Interferencia en la Agenda VisoespacialEl estudio que vamos a presentar en esta sección utiliza una lógica de tareas concurrentes. Laidea fundamental consiste en pedir a los participantes que realicen simultáneamente dostareas, y observar si se da o no interferencia entre las dos. Como se ha hecho patente envarios puntos de este capítulo, existen límites sobre el número total de símbolos que puedenmantenerse activos y usarse voluntariamente a la vez, sea tanto en el Lazo Articulatorio comoen la Agenda Visoespacial.Por tanto, según la lógica de este experimento, si se encuentra interferencia entre dos tareas,podemos inferir que las dos están requiriendo la manipulación voluntaria del mismo tipo desímbolos (verbales o visoespaciales). Al imponer demandas que sobrepasan la capacidad delsubsistema de la MT que se esté utilizando, la ejecución de las dos tareas simultáneamente sedeteriora. En cambio, si una implica manipular un tipo de símbolos (digamos, verbales) y la otraotro (digamos, visoespaciales), la ejecución de las dos tareas a la vez no debiera verse tanafectada.Llamemos tarea primaria a la tarea que se espera influya en la tarea secundaria, y tareasecundaria a la tarea cuya ejecución se mide y que esperamos sea influida por la tareaprimaria. Brooks (1968) utilizó dos tipos de tarea primaria: a) Tarea de imaginación: presentabauna letra mayúscula con un punto y una flecha en uno de sus vértices, que luego retiraba(Figura 5.5). El sujeto debía recorrer el contorno de la letra con la imaginación, comenzando enel vértice marcado con el punto y avanzando en la dirección indicada por la flecha. Al alcanzarcada vértice, debía contestar «sí» si el vértice tocaba la línea superior o inferior de la letra, y«no» en otro caso. En el caso del ejemplo de la Figura 5.5, las respuestas del sujeto debieranser «sí, sí, sí, no, no, no, no, no, no, sí, sí». b) Tarea verbal: se les daba a los sujetos una frasePágina 12 de 17
  13. 13. bien conocida, como, por ejemplo, «más vale pájaro en mano que ciento volando». El sujetodebía ir generando la frase para sí mismo y, para cada palabra, contestar «sí» si la palabra eraun nombre y «no» en caso contrario. En el ejemplo, el sujeto debía contestar «no, no, sí, no, sí,no, no, no».Había también dos tipos de tarea secundaria: a) Tarea visoespacial: ir señalando lasrespuestas (síes y noes), marcándolas con un lápiz, en una hoja de papel con las palabras «sí»y «no» escritas en muchos sitios y mezcladas al azar. b) Tarea verbal: ir pronunciandoverbalmente las respuestas «sí» y «no».Vemos que las tareas primarias son tareas que implican el uso de la MT. En ambos casos, elmaterial sobre el que se basan las respuestas se proporciona al principio y el participante deberetenerlo y examinarlo en la MT. En cambio, las tareas secundarias, que no son otra cosa queel modo de dar las respuestas, no son tareas de memoria inmediata. La primera es una tareavisoespacial porque implica una búsqueda de la palabra que se quiere marcar en la hoja y larealización de una respuesta manual orientada hacia esa palabra, mientras que la segunda esverbal porque se utiliza el sistema del lenguaje para articular las palabras.En este estudio se encontró un deterioro de la ejecución (medido mediante un incremento delnúmero de errores) cuando tanto la tarea primaria como la secundaria implican el uso derepresentaciones del mismo tipo, verbales o visoespaciales. Los sujetos se equivocabanmucho cuando tenían que pensar en la frase y dar sus respuestas de forma hablada, y cuandotenían que imaginar la figura y señalar sus respuestas en el papel. El número de errores, encambio, era mucho menor cuando la tarea de memoria y el modo de respuesta utilizabanrepresentaciones de naturaleza diferente.Estos resultados concuerdan con muchas experiencias de la vida cotidiana. Por ejemplo, nosolemos tener problemas para conducir y llevar una conversación a la vez. La conducción esuna tarea de tipo visoespacial, pues implica el seguimiento de un estímulo visual (la carretera)con movimientos del volante en la misma dirección y, evidentemente, conversar es una tareaverbal. En cambio, si alguna vez hemos intentado buscar algo, por ejemplo, una cinta decasete en la guantera, a la vez que conducimos, habremos experimentado un gran incrementoen la dificultad de la conducción. Esto se debe a que las dos tareas requieren la utilización derecursos visoespaciales comunes.El estudio realizado por Brooks (1968) es importante porque pone de manifiesto variosaspectos del sistema de la MT humano: primero, que existe una limitación de capacidad para elmaterial verbal y otra para el material visoespacial5; y segundo, que no importa si la informaciónde cada tipo es procesada en relación con una tarea de memoria o con tareas manifiestamenteperceptuales o verbales, en los dos casos se encuentran las mismas limitaciones. Por tanto, lastareas de la MT no son sino la utilización bajo control voluntario de información que surge defuentes internas, pero esta información es procesada mediante los mismos sistemas quetrabajan sobre ella en tareas no de memoria (como en la percepción visual o la comunicaciónmediante el lenguaje hablado).ResumenEn conclusión, la Agenda Visoespacial es el conjunto de símbolos de tipo visoespacial queestán siendo manipulados activamente bajo control voluntario mediante el sistema de lapercepción visual en un momento determinado. Esos símbolos visoespaciales, o imágenes, segeneran a partir de fuentes internas en tareas de imaginación y pueden ser manipulados demodos muy variados y flexibles, que incluyen su rotación, exploración y cambio de tamaño,entre otros muchos. Del mismo modo que el Lazo Articulatorio, la Agenda Visoespacial tambiénestá limitada en la cantidad total de imágenes independientes que pueden manipularsesimultáneamente.¿PARA QUÉ SE USA LA AGENDA VISOESPACIAL? 5 Este estudio no nos permite concluir si, además de estas limitaciones de capacidad específicas paracada tipo de infonnación, existen otras de tipo general.Página 13 de 17
  14. 14. Aunque disponemos de muchos menos estudios empíricos, es posible señalar una granvariedad de tareas de la vida cotidiana en las que la manipulación mental de imágenes tiene unpapel central. Lo que sigue es sólo una selección ilustrativa.Manipulación de piezas en operaciones de ensamblaje, mecánica y otrasTodo tipo de tarea manual que implique la manipulación de piezas que encajan entre sí endiferentes posiciones y orientaciones se beneficia enormemente de una buena capacidad deformación y manipulación de imágenes en la MT. Por ejemplo, a la hora de hacer un puzzle, laimagen del lugar donde debe ir la pieza siguiente nos permite seleccionar del conjunto depiezas disponibles sólo aquélla o aquéllas que tienen una forma adecuada para ese hueco. Enesta tarea percibimos la forma del hueco y la mantenemos en la imaginación para compararlacon la de las piezas disponibles, muchas veces rotándola o invirtiéndola si es necesario.Tareas similares son el montaje de piezas en un motor, el ensamblaje de muebles y tantasotras.Realización de cálculos aritméticos por el método de las regletasUn método de uso relativamente frecuente para la enseñanza de la aritmética es el método delas regletas. En éste, se utilizan regletas de distintas longitudes y colores, que representan losnúmeros. Por ejemplo, la regleta azul mide, digamos, 5 centímetros (cm) y representa el 10. Laregleta verde mide 2,5 cm y representa el 5. Los niños pueden así apreciar fácilmente que el 10es el resultado de la suma de 5 + 5.Las operaciones con regletas se hacen al principio de forma manual, manipulando las regletasen la realidad. Pero, una vez interiorizadas, las imágenes mentales de las regletas proveen unmétodo muy flexible para la manipulación y transformación de números.Estrategias mnemotécnicas basadas en imágenesLas estrategias mnemotécnicas (de memorización) basadas en el uso de imágenes son muyefectivas. Una estrategia bien conocida que ayuda a memorizar listas de palabras es la del«sendero». Consiste en imaginar un paseo por un camino bien conocido, por ejemplo, el quelleva desde casa al lugar de trabajo, e ir imaginando cada palabra en un lugar concreto de eserecorrido. Por ejemplo, para la lista «árbol, caballo, mesa, coche» se puede uno imaginar unárbol bloqueando la puerta de casa, un caballo en la parada del autobús, una mesa en mediodel autobús y un coche aparcado en medio del aula.Por supuesto, este método, como todos los basados en imágenes, funciona mejor cuanto másfácil es visualizar las palabras, lo cual es un indicio de que realmente se están utilizandoimágenes para ayudar a la memorización. Otro dato en el mismo sentido es que este métodono se puede aplicar, o se aplica peor, cuando se pide a los sujetos que realicen a la vez unatarea concurrente de tipo visoespacial.EL EJECUTIVO CENTRALEl Ejecutivo Central es la parte menos estudiada de la MT, aunque sin duda es la másinteresante e importante. Hemos presentado la MT como el conjunto de símbolos que, en unmomento determinado, están siendo manipulados bajo control voluntario. El Ejecutivo Centrales la parte de la mente que ejerce ese control.El control voluntario tiene características que lo hacen extremadamente interesante: en primerlugar, es altamente flexible. Esto es, se puede decidir tratar de múltiples maneras diferentes asímbolos similares o de maneras similares a símbolos muy diferentes. Gran cantidad dePágina 14 de 17
  15. 15. factores se pueden tener en cuenta en un instante determinado para decidir adoptar una u otraestrategia para enfrentar una tarea concreta.En segundo lugar, la manipulación de símbolos bajo control voluntario acompañada deexperiencia subjetiva, esto es, de consciencia. No sólo somos conscientes de los símbolos queestamos utilizando, sino también de los objetivos con que los usamos y del hecho de queestamos tomando decisiones voluntarias. Esto es, de que podríamos decidir hacer las cosas deotra manera, si quisiéramos. No hay tema de la psicología cognitiva que esté tan cercano a lascuestiones de la voluntad, la consciencia y la libertad como las funciones que desarrolla elEjecutivo Central.Por todo esto, el Ejecutivo Central es muy interesante, pero también muy difícil de estudiarcientíficamente. Aunque se han hecho algunos avances, hasta el momento no contamos conteorías sobre la toma de decisiones que permitan tan alta flexibilidad y, desde luego, estamosmuy lejos de entender por qué este tipo de funciones debieran producir la experienciasubjetiva: el que el propio mecanismo que las ejecuta se dé cuenta de lo que está haciendo.Pocas cosas se conocen, por tanto, acerca del Ejecutivo Central. Su estudio se consideraactualmente más relacionado con los temas atencionales que con los de memoria, por lo quevolveremos a hablar de él brevemente en los apartados que se dedicarán a la atención en elCapítulo 10.En relación con el funcionamiento de la MT, el Ejecutivo Central es el mecanismo que decideen qué forma va a enfrentar la tarea de memoria inmediata, del mismo modo que es el quedecide cómo se va a enfrentar cualquier otro tipo de tarea que requiera el control voluntario.Este mecanismo decide qué información hay que recuperar de la MLP, qué información delambiente debe ser atendida, qué forma deben tomar esos materiales en la MT (verbal o visual),cómo se manipulan las palabras o las imágenes y cuándo la tarea está cumplida o debeabandonarse. Los mecanismos que realmente realizarán estas tareas son los del lenguaje y losde la percepción visual, pero actuando bajo el control y la supervisión del Ejecutivo Central.De esta descripción de funciones no se debe sacar la conclusión de que el Ejecutivo Central esnecesario para todo proceso mental, lleve o no a conducta manifiesta. En realidad, gran partede los procesos mentales y conductuales funcionan de un modo automático, que no requiere laintervención del Ejecutivo Central (Shiffrin y Schneider, 1977).Por ejemplo, durante la conducción, la decisión de torcer a la izquierda para acortar en elcamino hacia casa debe tomarse bajo control voluntario consciente. Sin embargo, el reducirmarchas, con toda su complejidad de movimientos (pisar el freno ligeramente, pisar elembrague a fondo, mover la mano a la posición actual de la palanca de cambios y situarla en lacorrespondiente a la marcha inferior, soltar el embrague suavemente) se realiza de formacompletamente automática para un conductor hábil. Del mismo modo, cuando oímos unaoración, todos los procesos de comprensión del lenguaje (la identificación de fonemas, sílabasy palabras, el análisis sintáctico de la oración y la extracción de su significado) se realizantambién de forma automática. En resumen, existen secuencias de conductas y de procesosmentales que se realizan de forma automática, sin intervención del control voluntario.Frente a los procesos bajo control voluntario, que se caracterizan por su flexibilidad, losprocesos automáticos son bastante inflexibles. Por ejemplo, una vez adquirido un lenguaje, escasi imposible evitar entender una oración que oigamos. Todos los procesos de comprensióndel lenguaje se ponen en marcha automáticamente y extraen el significado de la oración.Mediante el control voluntario sólo podremos, simplemente, intentar no prestar atención a esesignificado, borrándolo de la mente rápidamente.La existencia de ambos tipos de procesos, automáticos frente a controlados, se pone demanifiesto claramente en los casos en que el Ejecutivo Central establece un curso de acción,pero no mantiene el control del mismo. Una razón para que esto pase es que sus recursoslimitados están siendo ocupados por alguna otra tarea (p. ej., cuando se está pensando en algopreocupante). En estos casos suceden los llamados deslices de la acción.Por ejemplo, Freud cuenta en su Psicopatología de la Vida Cotidiana cómo una vez se dirigía ala casa de un paciente, con su atención puesta en otros asuntos. Alllegar a la puerta, sacó susllaves del bolsillo e intentó introducidas en la cerradura, antes de darse cuenta de que aquellano era su casa. Otro ejemplo común se da cuando salimos del trabajo y nos dirigimos a casaen coche por el camino habitual. Al salir decidimos que vamos a ir a visitar a un amigo, en lugarPágina 15 de 17
  16. 16. de ir a casa. Sin embargo, otros pensamientos ocupan nuestra atención y súbitamente nosdamos cuenta de que hemos conducido hasta casa.Ante estos ejemplos, cualquiera puede fácilmente apuntar otros muchos de su propiaexperiencia cotidiana. ¿Cuál es la anatomía de uno de estos «deslices»? En primer lugar, elEjecutivo Central marca un plan de acción, pero luego ocupa toda su capacidad en otrosasuntos y los procesos automáticos pasan a controlar la conducta. Los procesos automáticosson relativamente inflexibles y, por tanto, producen conducta estereotipada ante ciertosestímulos. Ante una puerta a la que me dirijo, saco las llaves. Muchas veces, esa conductaestereotipada es perfectamente adaptativa y permite a las personas dedicar su atención a otrascosas mientras realizan las acciones habituales. Sólo a veces, se descubre con sorpresa queeso no era lo que se pretendía hacer.Los deslices de la acción nos enseñan tres lecciones sobre el Ejecutivo Central: en primerlugar, que éste no es necesario para el comportamiento (ni para el procesamiento mental). Haymúltiples hábitos conductuales (y procesos mentales) que se automatizan a través de lapráctica y pueden ser desencadenados directamente por estímulos ambientales. En segundolugar, el Ejecutivo Central actúa posiblemente potenciando los cursos de acción (oprocesamiento) que llevan al objetivo del momento, e inhibiendo o suprimiendo los que no. Esdecir, no tiene que controlar por sí mismo todos y cada uno de los pasos, excepto quizá enetapas muy tempranas de la adquisición de una habilidad. En tercer lugar, el Ejecutivo Centraltiene también una capacidad limitada. Esto es lo mismo que decir que sólo podemos atender auna cierta cantidad de cosas a la vez. Si atendemos a dos a la vez, es posible que no hagamosninguna de las dos bien del todo. Si intentamos atender a tres o cuatro, es muy posible que larealización de más de una de ellas sea desastrosa. En estos momentos, cuando la capacidadde control voluntario está ocupada, es posible que los procesos automáticos tomen el controlde la conducta manifiesta, produciéndose los «deslices de la acción».CONCLUSIONESSe ha presentado a lo largo de este capítulo una visión de la MT como aquel conjunto desímbolos mentales que, en un momento determinado, están siendo manipulados bajo controlvoluntario. El sistema de la MT tiene al menos dos componentes: la parte que mantiene elcontrol, tomando decisiones y estableciendo estrategias, y la parte o partes que «aportan» lossímbolos con los que se trabaja y realizan las manipulaciones.Estas otras partes son, principalmente, dos: el sistema del lenguaje, que aporta y manipula lossímbolos de tipo verbal, y el sistema de la percepción visual, que aporta y manipula lossímbolos de tipo visoespacial.Los símbolos verbales que se manipulan en tareas de memoria inmediata son de naturalezafonológica (valen por el sonido de las palabras y se pueden pronunciar) y su manipulacióninterna es muy parecida a cuando pensamos en voz alta. La cantidad de ellos con los que sepuede trabajar simultáneamente depende de lo rápido que los podamos repasar, es decir,pronunciar una y otra vez.Los símbolos visuales son de naturaleza visoespacial (valen por imágenes, que nos informantanto de la apariencia de las cosas como de la localización relativa de sus partes) y podemosmanipularlos internamente de múltiples maneras. No parece muy posible que podamos trabajarsimultáneamente con más de una o dos imágenes independientes a la vez, pero sí podemoscombinar muchas de ellas en una sola.El sistema de control voluntario decide qué información va a ser atendida, provenga ésta de laMLP o del ambiente externo, cuáles son los objetivos de la tarea y cómo va a ser manipulada lainformación para lograrlos. La realización de estas manipulaciones la deja en mano de los otrossistemas, pero mantiene la supervisión de su funcionamiento, de modo que inhibe cursos deacción (mental o manifiesta) que no son conducentes al logro de los objetivos. Sin embargo,cuando no puede mantener esta supervisión, los procesos automatizados se pueden imponer yllevar a la producción de conducta estereotipada.Una función del sistema de control voluntario en la que hemos hecho muy poco hincapiédurante este tema es la de servir también de puerta de entrada a la MLP. La información queaprendemos se recibe primero en la MT y allí puede ser procesada de modos que favorezcanPágina 16 de 17
  17. 17. su aprendizaje a largo plazo. Cuáles son estos modos constituyen uno de los objetivos delsiguiente capítulo.PLANTEAMIENTO DEL CAPÍTULOLa división de los sistemas de memoria humana planteada al principio del capítulo proviene deltrabajo clásico de Atkinson y Shiffrin (1968). La mayor parte del resto del capítulo está basadaen la teoría de la MT propuesta por Alan Baddeley (Baddeley y Hitch, 1974) tal como lapresenta Baddeley (1982, 1990). Este autor es también el prin cipal artífice de los trabajossobre el Lazo Articulatorio. La investigación sobre imaginación visual surgió de formaindependiente y fue desarrollada sobre todo por Shepard (p. ej., 1978), Paivio (1971) y Kosslyn(1980). La visión del Ejecutivo Central que se presenta aquí debe más a los trabajos sobreatención que a los de memoria, muy especialmente a la distinción entre procesos automáticosy controlados realizada por Shiffrin y Schneider (1977) y al modelo de control atencional deNorman y Shallice (1986).PARA SABER MÁSUn libro de sencilla lectura que aborda buena parte de los fenómenos descritos en este capítuloes el de Baddeley (1982). Este libro aborda los fenómenos de la memoria en general, por loque su lectura es muy recomendable también con respecto a los siguientes capítulos. Elartículo de Baddeley y Hitch (1974) se encuentra traducido al español en Sebastián (1983).Página 17 de 17

×