Gabinete de prensa
Miguel Ángel Heredia en el Fórum Nueva Economía: “Por
una recuperación justa en la provincia de Málaga”...
Estamos inmersos dentro de la campaña electoral más determinante
de las últimas décadas.
Después de cuatro años de intensi...
no por un liderazgo. Rivera no podrá sentarse en todas las sillas de
un gabinete de gobierno o ser el alcalde de todos los...
arquitectónicas en la campaña- de derechos sociales, servicios
públicos, legislaciones, modelo de convivencia, es el que e...
económica y social, quiero desmontar el relato de la recuperación que
está haciendo el Partido Popular y esa letanía que t...
está en 35.000 millones de euros. Eso significa que si no se
acometen cambios en nuestro modelo económico, algo que el PP ...
escapan a la comprensión de cualquiera, pero necesarias para saber
que el relato de la recuperación, que todos queremos, n...
problemas de desigualdad o de pobreza infantil por la simple inercia
del crecimiento. Nuestro país corre el riesgo de que ...
Muchos españoles sienten que en España se han roto las reglas de
un contrato social no escrito según el cual, el mérito y ...
a ascender en la escalera social que han laminado los recortes del
PP.
Para lograrlo, necesitamos otro modelo productivo q...
acometer un partido que es incapaz de renovarse a sí misma como
les dije antes.
El PP no ha entendido que nuestro país no ...
provincia de Málaga. Necesita la inversión pública del Estado para
salir de la crisis, para volver a la senda de la recupe...
se resumen estos cuatro años. Considero inadmisible que una
provincia como Málaga, motor económico de proyección
internaci...
Vamos a convertir a la provincia en la joya turística de España. El
Ministerio de Turismo no puede ser noticia en Málaga p...
La experiencia de los planes de construcción sostenible de la Junta
ha sido buena y ese es el camino para generar empleo y...
que permitan compartir recursos hídricos sobrantes entre comarcas
malagueñas o de provincias limítrofes.
Málaga es un terr...
y volver al crecimiento económico. Pero la mayoría de los españoles
quieren que ese crecimiento sea justo y llegue a todos...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Miguel Angel Heredia en Fórum Nueva Economía - Por una recuperacion justa y equitativa de la provincia de Málaga

334 visualizaciones

Publicado el

Miguel Angel Heredia en Fórum Nueva Economía - Por una recuperacion justa y equitativa de la provincia de Málaga

Publicado en: Noticias y política
0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
334
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
23
Acciones
Compartido
0
Descargas
0
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Miguel Angel Heredia en Fórum Nueva Economía - Por una recuperacion justa y equitativa de la provincia de Málaga

  1. 1. Gabinete de prensa Miguel Ángel Heredia en el Fórum Nueva Economía: “Por una recuperación justa en la provincia de Málaga” Intervención del secretario general del PSOE de Málaga y cabeza de lista al Congreso por Málaga Buenos días. Les agradezco a todos ustedes su asistencia a este foro de Nueva Economía que me da la voz, cuando los políticos más necesitamos esa voz: en lo más intenso de una reñida campaña electoral. Gracias al foro por su invitación, por dejar que de nuevo suba a esta tribuna democrática. Y cómo no, muchas gracias Adelaida por tus palabras. Pedí a Adelaida que fuera quien me presentase, y ella accedió. Nos conocemos desde hace muchos años, es una mujer de fecunda carrera universitaria como investigadora y gestora y tuve la ocasión de compartir muchos momentos; y además, hoy tenemos la suerte de que se siente en el consejo de gobierno de la Junta de Andalucía como responsable de una consejería que considero es la clave de bóveda de nuestro proyecto socialdemócrata, presidido por Susana Díaz: la educación. Por su trayectoria y por su compromiso con Málaga y Andalucía, hoy la presentación de Adelaida es para mí un honor. Gracias, Adelaida.
  2. 2. Estamos inmersos dentro de la campaña electoral más determinante de las últimas décadas. Después de cuatro años de intensidad política nunca antes conocida en España, en medio de una triple crisis política, económica y territorial, los españoles estamos llamados a las urnas el próximo 20 de diciembre. Mire por donde se mire, sea uno más proclive a encuadrar la contienda en lo nuevo y lo viejo, en la izquierda o la derecha, en los de arriba o en los de abajo, en un choque de generaciones, sea cual sea nuestra primera mirada sobre la compleja realidad de España, todos estamos de acuerdo en que nuestro país ha abierto un tiempo nuevo en la política y en la sociedad. Algunos partidos se han adaptado a esa nueva realidad, como ha hecho el PSOE, un partido con mucha historia, pero no viejo, con mucho futuro, pese a que la izquierda radical marxista anticuada, que ha pasado por el lifting de los platós televisivos, quiera situarse como su heredera. Uno es lo que es, y Pablo Iglesias es lo que es. Parezco Rajoy. Seré más claro: Pablo Iglesias quiere asaltar los cielos, con habitual agresividad. Miren, aunque para ello tenga que retorcer la historia de Andalucía para embucharse algún voto independentista en Cataluña. Animo a hacernos la pregunta: ¿pueden gobernar este país quienes han asesorado a los gobernantes de Venezuela? Otros partidos de derechas, nacidos también al calor mediático, son partidos unipersonales, donde parece que todo pasa por un líder, que
  3. 3. no por un liderazgo. Rivera no podrá sentarse en todas las sillas de un gabinete de gobierno o ser el alcalde de todos los municipios. Un partido es un proyecto colectivo, construido sobre la base de un movimiento político de transformación, no un proyecto de laboratorio electoral. Un partido son sus personas y en Ciudadanos solo lo vemos a él. El candidato de Ciudadanos dice que sus representantes vienen de la sociedad civil. Debe ser que los representantes de otros partidos vienen de la luna. Poco o nada se ha adaptado a este tiempo el Partido Popular. Es un partido anticuado. Por más intentos que dice hacer, le concedo al menos la intención, no ha conseguido cambiar. Esa adaptación al nuevo tiempo es independiente de la edad de cada cual, se puede ser un partido joven de anticuadas ideas como los de Podemos o un partido histórico, como el PSOE, que siempre ha trabajado y trabaja por presentarse con ideas nuevas y renovadas, sin renunciar a su identidad. El PSOE se cambió a sí mismo para cambiar España. No fue fácil. En 2011 los españoles nos colocaron en la oposición, y nos miramos al espejo, procedimos al relevo de la dirección del partido y nuestro candidato, Pedro Sánchez, representa una nueva generación de liderazgos políticos. Es la generación de la libertad, esa que nació o era muy joven cuando la generación de la Transición nos legó el patrimonio político de un país en transformación, democratización y modernización. No tendré que recordar que gobernó el PSOE y fue el PSOE el encargado de liderar ese proceso político. Muy orgullosos estamos los socialistas de esa etapa, y no dejaremos de reivindicarla, porque todo ese edificio -ahora que se usan tanto las metáforas
  4. 4. arquitectónicas en la campaña- de derechos sociales, servicios públicos, legislaciones, modelo de convivencia, es el que el Partido Popular ha desmotando ladrillo a ladrillo en estos cuatro años pasados. No ha sido la austeridad. No ha sido la crisis, ha sido la ideología. Miremos la cuestión en su correcto encuadre: la ideología. No están muertas las ideologías ni pueden ser sustituidas por el mantra de la política como gestión, como si la gestión fuera aséptica, irrefutable o infalible, como dicen del Papa. No. El PP ha actuado en estos cuatros años coherentemente con su ideología, aplicando muchas de las recetas que su fábrica de ideas de derechas ha producido, pero incoherentemente con las necesidades de los ciudadanos y ciudadanas. Ya dejó escrito Wert -miro a Adelaida porque ha sufrido a Wert-, cuáles eran los cambios y qué terapia había que aplicar para instaurar un nuevo modelo económico y social en España. La mayoría absoluta que los españoles dieron al Partido Popular, confiados en que los representantes de los grandes capitales eran quienes podían sacarnos de la crisis, fue interpretado por el PP como un cheque en blanco para no atender a una gran obligación de todo gobernante, con independencia de su mayoría: el diálogo y el consenso social. No me refiero a la interlocución política con los otros grupos parlamentarios, que la doy por evidente, sino con la sociedad, con las personas que van a sufrir las consecuencias de las decisiones. Hoy vivimos en un país con peores empleos y peores sueldos. Estamos en un foro económico y adentrándome en esa parte
  5. 5. económica y social, quiero desmontar el relato de la recuperación que está haciendo el Partido Popular y esa letanía que tanto he tenido que escuchar en el Congreso, sobre la herencia recibida. A ver, los socialistas vivimos una doble recesión durante nuestra última legislatura en el Gobierno. Fueron meses muy duros, pedimos un sacrificio a los españoles, pero Rajoy ha ofrecido a Europa el sacrificio de los españoles. Nos enfrentamos a un barril de petróleo a 100 dólares, el Banco Central Europeo subió los tipos de interés en marzo y en julio de 2011 sin tomar ninguna medida no convencional de política monetaria que nos beneficiara, como sí empezó a hacer ya con el PP en el gobierno comprando deuda de los países miembros. El golpe de una crisis es más difícil de gestionar. Miremos el presente. No existe recuperación cuando tenemos 25.000 afiliados menos en la Seguridad Social que en 2011 o se trabajan 2.286 millones de horas menos al año. Tenemos 104.000 ocupados menos, 202.000 asalariados. El mercado laboral es precario: 354.000 asalariados menos con contrato indefinido y 152.000 asalariados más con contrato temporal. Se ha producido una devaluación de los salarios. El salario medio cae más de un 4% nominal -unos 700 euros menos al año-, pero hay colectivos como el de los jóvenes en los que esta caída es del 11% (unos 750 euros menos). La tasa de precariedad ha subido 3 puntos y la temporalidad 1,4 puntos. En esta provincia de Málaga, de 15.000 nuevos afiliados a la seguridad social, 12.500 son autónomos, es decir, con el marco normativo actual, trabajadores con menos derechos, con menos ingresos y que en un futuro tendrán peores pensiones.La hucha de esas pensiones, el fondo de reserva de la Seguridad Social, se ha reducido a la mitad,
  6. 6. está en 35.000 millones de euros. Eso significa que si no se acometen cambios en nuestro modelo económico, algo que el PP no cree necesario ni urgente, mientras sigan estos sueldos tan bajos, esas cotizaciones tan bajas por trabajador, el sistema de pensiones está en peligro, se recortarán las pensiones, como advierten ya los expertos. Hablé al principio de crisis económica, social y territorial. Esa crisis social es la desigualdad y las condiciones reales de vida de millones de españoles. De miles de malagueños. Vivimos en una provincia con ciudades que tienen una tasa que roza el 30% de personas en riesgo de exclusión. En esta ciudad de Málaga uno de cada tres niños y niñas viven en el umbral de la pobreza. ¿Nos parece eso asumible? 22,2 millones de españoles viven en riesgo de pobreza, y las personas desempleadas han visto acabarse la prestación. 750.000 parados menos con prestación con una tasa de cobertura que ha caído en 15 puntos. La prestación ha sido recortada en un 15%, 133 euros menos al mes. El numero de hogares que sufren pobreza energética se ha duplicado desde 2011. La educación pública ha sufrido un recorte de 6.800 millones de euros, un recorte del 16% en becas y ayudas al estudio y hay 33.000 docentes menos, esos docentes que Ciudadanos no quiere que sean funcionarios. Quienes no quieran ver esta situación y agarrarse al argumentario de la recuperación están mintiéndole a los españoles. No vamos por la senda correcta. No llega el crédito a los hogares (14.000 millones menos de crédito nuevo desde 2011) ni a las empresas (300.000 millones menos). La deuda pública se ha incrementado en 319.000 millones de euros, o en 8.000 millones al mes. Son cantidades que se
  7. 7. escapan a la comprensión de cualquiera, pero necesarias para saber que el relato de la recuperación, que todos queremos, no es una realidad. Este país necesita reformas profundas en favor de una recuperación justa. Ésa es la propuesta del PSOE. Prosperidad y justicia. El reparto del coste de la crisis ha sido profundamente injusto. Los socialistas queremos revertir esta situación. El PSOE plantea una recuperación justa. Queremos crecimiento, pero queremos que ese crecimiento sea justo y equitativo, con buenos empleos y que alcance a todos. El crecimiento que persigue el PP beneficia sólo a una minoría de privilegiados, apenas uno de cada diez ciudadanos, mientras que los recortes dictados por Rajoy han afectado al 90% de la ciudadanía. Con una actitud muy cortoplacista, Mariano Rajoy ha puesto atención únicamente a la pura mejora de los datos macroeconómicos, mientras ha menospreciado las graves consecuencias de la crisis utilizando la misma estrategia que con la corrupción: negarlas. El PP no quiso reconocer el indecente aumento de la pobreza en nuestro país, o que España se haya convertido en el miembro de la OCDE donde más rápido ha crecido la desigualdad. La respuesta del PP ha sido deteriorar las políticas de cohesión social: luchar contra la desigualdad no está en la agenda del Gobierno de Rajoy. Los socialistas no creemos que la desigualdad sea un proceso inevitable. Se necesitan políticas y acciones que la combatan, medidas que representen mejor a la clase media y trabajadora y a las víctimas de la crisis. No podemos confiar en que se resuelvan los
  8. 8. problemas de desigualdad o de pobreza infantil por la simple inercia del crecimiento. Nuestro país corre el riesgo de que muchas de las familias más desprotegidas no se recuperen nunca, incluso con una eventual salida de la crisis, si no acometemos medidas urgentes para corregir esta situación. La creación de empleos precarios no es la solución. Muchos de los empleos que se están creando han hecho florecer una nueva categoría laboral: el trabajador pobre. El trabajo en España ya no permite necesariamente aspirar a una existencia digna. El reto no es sólo salir de la crisis, sino hacerlo de modo que se reduzcan las profundas desigualdades que han acentuado las políticas de austeridad impuestas por Rajoy. Los socialistas pensamos que nadie debe quedarse atrás. Por eso creemos en fórmulas como el Ingreso Mínimo Vital, una iniciativa del PSOE que asegura unas rentas mínimas en aquellos hogares que ahora no perciben ninguna. Aspiramos a un país decente en el que se recupere la universalización de la sanidad y los niveles de prestación sanitaria que disfrutábamos antes. Y queremos un país capaz de reconstruir el pacto entre generaciones que ha liquidado la derecha. Un acuerdo que debe contemplar sin falta la exigencia de mantener y mejorar unas pensiones dignas y la garantía de seguridad en la continuidad del sistema público de pensiones, puesto hoy en riesgo como les dije antes. Los socialistas no nos resignamos a que miles de jóvenes hayan tenido que buscar fuera de España las oportunidades que no han tenido en nuestro país. Queremos que retornen. Necesitamos su capacidad y su talento, y vamos a trabajar para recuperarlo.
  9. 9. Muchos españoles sienten que en España se han roto las reglas de un contrato social no escrito según el cual, el mérito y el esfuerzo eran una garantía para el progreso individual y colectivo. Muy al contrario, la mayoría de los españoles, especialmente de la clase media y trabajadora, no contempla su futuro con esperanza, sino con miedo e incertidumbre. Se ha roto un acuerdo entre generaciones que ha permitido a nuestro país repartir los beneficios de la prosperidad labrada entre todos durante décadas. Los jóvenes saben que el estudio y el esfuerzo ya no les garantizan un trabajo digno en su propio país. Sus padres son conscientes también de que a pesar del sacrificio realizado, los hijos no tienen nada fácil poder disfrutar de un futuro mejor que el suyo como ha venido ocurriendo generación tras generación desde hace décadas. Muchos mayores constatan a diario que su pensión, estrecha en la mayoría de los casos, es el principal sustento de sus hijos y nietos. Por ese motivo necesitamos un cambio para recuperar un futuro para la mayoría. Porque una sociedad sólo se legitima cuando proporciona oportunidades de progreso a todos sus ciudadanos y a todas las generaciones que la construyen. El PSOE es el partido que persigue la igualdad y que protege a los más vulnerables. Es una de nuestras razones de ser.Pero el PSOE es también el partido de las grandes mayorías y el más decidido a atender las necesidades y demandas de una clase media empobrecida por las políticas de la derecha. Queremos recuperar los mecanismos para que todos los ciudadanos puedan seguir aspirando
  10. 10. a ascender en la escalera social que han laminado los recortes del PP. Para lograrlo, necesitamos otro modelo productivo que apueste por la modernización de España y que proporcione un horizonte de oportunidades a todos los españoles. Y lo principal es el empleo, el empleo de calidad. Esa es nuestra prioridad irrenunciable. Por eso queremos renovar nuestro marco educativo, comprometidos con todos los colectivos implicados para establecer más becas, tasas universitarias más bajas, mejorar la Formación Profesional, crear condiciones laborales mejores para los profesionales de la enseñanza y hacer crecer nuestra red de bibliotecas. Queremos renovar un pacto entre géneros, con una ley de igualdad salarial, un gran pacto de Estado de lucha contra la violencia de género y un uso racional de los horarios laborales, que siguen castigando desproporcionadamente a las mujeres. Debemos hacer todo esto para que los ciudadanos de todas las edades y condiciones crean en las oportunidades que hoy no disfrutan. Los socialistas creemos que España puede volver a ser un país de oportunidades. España necesita una profunda modernización que rompa las inercias conservadoras del Partido Popular y de la nueva derecha de Ciudadanos. Una modernización que de ningún modo puede
  11. 11. acometer un partido que es incapaz de renovarse a sí misma como les dije antes. El PP no ha entendido que nuestro país no puede proyectarse con solidez durante los próximos años sin reformar antes las instituciones, sin cambiar el modelo económico y educativo, sin cambiar nuestras reglas de convivencia. Existe una fuerte demanda de cambio y de reformas en la sociedad. La legislatura que nacerá de las próximas elecciones será necesariamente reformista. El PSOE es el único que puede garantizar los cambios que benefician a la clase media y trabajadora. España necesita una economía moderna, más sólida y más justa. Una economía que compita en valor añadido y no en bajos salarios. Una economía que permita más y mejores servicios públicos en educación, sanidad y dependencia. Una economía en la que paguen más los que más tienen, donde se recaude más sin subir impuestos a los trabajadores y las clases medias. Un país que promueva desde el Estado las oportunidades de nuestras hijas y nuestros hijos, el trabajo digno de los padres y las madres, y el descanso de nuestros mayores. En este contexto, el PSOE apuesta por una refundación socialdemócrata del Estado del Bienestar en el actual marco europeo, a partir del impulso de un nuevo pacto intergeneracional, políticas de innovación y defensa de los servicios públicos básicos como mejor garantía de cohesión y progreso social. Esa agenda por un recuperación justa ha impregnado nuestra propuesta electoral para la
  12. 12. provincia de Málaga. Necesita la inversión pública del Estado para salir de la crisis, para volver a la senda de la recuperación económica. Los cuatro años de sequía inversora por parte del Gobierno del PP ha sido un freno a nuestra recuperación. Tenemos las ideas muy claras, somos el partido que tiene las ideas más claras para crear empleo en esta provincia, sabiendo el papel fundamental que tienen que jugar las administraciones en materia de inversión. Los otros partidos no tienen las ideas claras o no tienen la fuerza suficiente para reivindicar y exigir lo que Málaga merece. En estos debates que estamos celebrando, la falta de ideas por parte de los nuevos partidos es clamorosa y el sometimiento del candidato del PP a las directrices generales de vender esta supuesta recuperación que nadie percibe niega la posibilidad de alcanzar acuerdos para profundos cambios, apuestas y reformas. Como secretario general del PSOE y candidato al Congreso he tendido la mano para que alcanzamos acuerdos políticos sobre las necesidades de inversión que tiene la provincia. Conocemos la provincia. Tenemos experiencia de gobierno. En España, Andalucía y en más de medio centenar de municipios de Málaga, incluidas 7 de las ciudades más pobladas. Tenemos experiencia, ¿otros partidos tienen alguna experiencia? ¿Se les conoce experiencia? Hemos hecho mucho por Málaga y nos queda mucho por hacer. Tras 7 años, entre 2004 y 2011, en los que Málaga fue para el Gobierno socialista de España una clara prioridad en cuanto a inversión y crecimiento, Málaga cierra estos últimos 4 años una etapa que puede considerarse como negra. Del puesto 3 al puesto 44. Así
  13. 13. se resumen estos cuatro años. Considero inadmisible que una provincia como Málaga, motor económico de proyección internacional, se quede a la cola de la inversión, que con el gobierno del PP ha sido cuatro veces menor que con el PSOE. 1.115 millones de euros de media anuales del PSOE, mientras que con Mariano Rajoy no se han alcanzado los 250 millones. No han defendido nuestros derechos ni entendido nuestras necesidades, nuestra ubicación privilegiada por ser conexión con el Mediterráneo y con África, la importancia de Málaga en el plano andaluz y nacional. Conscientes de esta situación de abandono a la que se ha visto sometida nuestra provincia durante cuatro años, el futuro exigirá un mayor esfuerzo de planificación e inversiones reales, en un contexto económico difícil y una situación social de extrema gravedad en términos de desigualdad y descohesión social. Haremos una decidida apuesta por Málaga. Ya lo hicimos en legislaturas anteriores. Esa inversión crea oportunidades. Primero son grandes obras, pero después se convierten en el soporte de miles y miles de empresas. Primero son un AVE, y después el motor de todo un sector empresarial local. El horizonte futuro de la provincia de Málaga se alimenta de su alto potencial, por las infraestructuras existentes, su localización estratégica y los recursos naturales. Pero estos cimientos exigen una constante atención por parte de los poderes públicos ya que en nuestras fortalezas residen las debilidades que lastran el despegue en esta grave crisis económica.
  14. 14. Vamos a convertir a la provincia en la joya turística de España. El Ministerio de Turismo no puede ser noticia en Málaga por formar parte del Ministerio de Industria que aprueba unas prospecciones frente a nuestras costas. El turismo es una industria, que hay que comprender como sí hacemos los socialistas que llevamos años trabajando codo con codo con los agentes turísticos provinciales. Recuperaremos la financiación del Plan Qualifica para mejorar entornos urbanos y renovar la planta hotelera; apoyaremos la promoción de los Paradores Nacionales para captar turistas de alto poder adquisitivo, somos la provincia con más paradores nacionales; acometeremos un plan especial de playas y paseos en todo el litoral. Nos imponemos como prioridad absoluta la apertura de la segunda pista del Aeropuerto de Málaga para aumentar el tráfico de pasajeros. El Aeropuerto aporta un 27% al PIB provincial de manera directa e indirecta. Al igual que el Puerto, como les comentaré ahora, su impacto puede ser mayor, podemos crear un cluster empresarial de servicios aeroportuarios si Málaga entre en el club de los grandes aeropuertos hub, hechuras tiene como para serlo y la localización es estratégica. Les cité el Puerto, que con una mejora de sus conexiones ferroviaria mediante el soterramiento del tren que llega al recinto y la conexión con el corredor Bobadilla-Algeciras, tiene potencial para crear miles de empleos con el tráfico de mercancías y de cruceristas, buscando la intermodalidad con el propio Aeropuerto. La construcción, tanto turística como residencial, es un sector fundamental para la provincia.
  15. 15. La experiencia de los planes de construcción sostenible de la Junta ha sido buena y ese es el camino para generar empleo y aminorar los efectos del cambio climático. Quiero detenerme en la industria. Estamos en una provincia de servicios. Un proceso de reindustrialización es un cambio de modelo económico lento, que debe atender además a las nuevas industrias más vinculadas con la tecnología, cuya base es el conocimiento. De ahí que debamos asumir que la mejor estrategia es vincular esa tecnología a los sectores que tenemos y hacemos bien: turismo, por ejemplo. Tenemos que crear tendencia turística, es decir, marcar el camino que sigan otros que tendrán que comprarnos ese conocimiento en forma de productos tecnológicos. La gran industria que la provincia debe desarrollar es la industria agroalimentaria. Desde la producción agrícola y ganadera a la transformación y comercializacion o la producción de nuevos productos derivados. La industria cárnica es buen ejemplo de ello. Como sector relevante en el medio rural con pymes y con ejemplos de grandes empresas. Son sectores tradicionales que necesitan el apoyo del Estado para hacer mucho mejor lo que ya hacemos bien y crear oportunidades en toda la provincia. Esta industria agroalimentaria exige un pacto que considero inaplazable: un pacto por el agua. Tenemos que sacar el agua de la guerra partidista. Tanto la depuración del agua como la garantía de suministro para consumo humano y agrícola. Lo hemos destacado en más de una ocasión. En ese pacto incluimos, por parte del Gobierno, la construcción de las llamadas ‘autopistas del agua’ (conexiones)
  16. 16. que permitan compartir recursos hídricos sobrantes entre comarcas malagueñas o de provincias limítrofes. Málaga es un territorio creativo. El proyecto socialista siempre ha defendido el papel de la cultura como instrumento de libertad individual, progreso colectivo y potencial económico. Las industrias culturales, del conocimiento en general, tienen recorrido en Málaga. No obstante, lo primero es dignificar las condiciones laborales de los obreros de la cultura. Amigos y amigas, Málaga tiene mucho que decir en el futuro de España. Su influencia económica ha de proyectarse en una influencia política indiscutible. Mientras que sus necesidades y problemas, como territorio dinámico y productivo, han de encontrar respuesta en el Gobierno de España. Con el PSOE, fue así. Estos cuatro años pasados, no. El próximo 20 de diciembre, se deciden muchas cosas: izquierda frente a derecha, limpieza frente a corrupción, reformismo frente a inmovilismo, diálogo frente a imposiciones absolutistas, contrato con los ciudadanos frente a la mentira, gobernar para la mayoría o gobernar para la minoría. Pero también el papel de la provincia de Málaga en la política nacional. He tenido la responsabilidad de ser el secretario general del Grupo Socialista en el Congreso. Desde ese puesto y desde mi escaño gracias a la confianza de miles y miles de malagueños he defendido hasta la extenuación a esta provincia. Somos una gran provincia en un gran país, España, que reúne las condiciones para salir de la crisis
  17. 17. y volver al crecimiento económico. Pero la mayoría de los españoles quieren que ese crecimiento sea justo y llegue a todos y rechazan las desigualdades generadas por las políticas de la derecha. En contra de lo que dice la derecha, es posible combinar el crecimiento económico y la cohesión social. Para ello es necesario: 1. Un modelo laboral donde los trabajadores tengan derechos y salarios justos. 2. Unos servicios públicos que recuperen su calidad. 3. Un modelo fiscal donde paguen más los que más tienen 4. Un gobierno que erradique la corrupción y que apueste por la transparencia de los poderes públicos. 5. Una reforma de la Constitución que actualice nuestro modelo institucional y que garantice nuestro modelo de bienestar y nuestra convivencia, respetando la pluralidad y preservando la igualdad. Los socialistas defendemos una España moderna, avanzada en derechos civiles y libertades públicas donde cada individuo pueda realizar su proyecto vital libremente y en la que haya un Estado fuerte que garantice que nadie se quede atrás ni al margen, que asegure un futuro para la mayoría. Una España que recupere la igualdad como seña de identidad y que sea reconocida y respetada en el mundo. Este es el compromiso del Partido Socialista y de Pedro Sánchez. Más información en nuestra web: www.psoemalaga.es Málaga, viernes, 11 de diciembre de 2015

×