EL PENSAMIENTOGEOPOLÍTICO DEL PAPAFRANCISCO(NOTAS)Nacionalismo popular latinoamericano y religión
El pensamiento geopolítico del Papa FranciscoPor Marcelo Gullo*La decisión de la Iglesia Católica de designar al Cardenal ...
De los numerosos escritos del Cardenal Jorge Luis Bergoglio el más importante, desde el punto devista geopolítico es, sin ...
Ni socialismo totalitario ni ultraliberalismo individualistaEl Cardenal Bergoglio avanza en su largo razonamiento geopolít...
dispersión de sus fragmentos para formar repúblicas independientes; si Georgia, Maryland, RhodeIsland, Nueva York, Nueva J...
entre el Río Bravo y el Cabo de Hornos. Mientras en Europa, la frontera es , hasta cierto punto,natural, porque obedece a ...
POR DOMINGO SCHIAVONIEl Papa surgido de la Argentina, el país “más lejos del mundo”, deberá gobernar una Iglesia quecuenta...
Latinoamérica, en África y en Asia el aumento de los católicos sobrepasó al crecimientodemográfico.Por otra parte, en los ...
de las identidades nacionales de la religiosidad popular, y finalmente de la denominada “teologíade la Liberación”, como h...
lugar de que el llamado " progresista "llegar a ser más abiertos a un compromiso.Entre losprincipales miembros de este últ...
aborto. El cardenal Bergoglio también ha mostrado una gran preocupación por los pobres, dijeronen gran medida en los medio...
y Venezuela. Un Papa latinoamericano, que tiene buena empatía con las personas y los lugarescomo una prioridad de la recon...
Néstor Kirchner, el fallecido ex presidente de Argentina y esposo de la presidenta CristinaFernández, en su juventud era u...
incluso para acelerarla. Hace tiempo que se especula sobre la posibilidad de un Papalatinoamericano. Llegó la hora y es el...
Por este alejamiento de las masas del catolicismo, Messori responsabiliza en parte a “las teologíaspolíticas de los último...
haya una traducción institucional –política, económica y social–, de los caminos que el nuevo Papaeventualmente señale y a...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

El pensamiento geopolítico del Papa Francisco

589 visualizaciones

Publicado el

El Papa surgido de la Argentina, el país “más lejos del mundo”, deberá gobernar una Iglesia que cuenta con más de mil doscientos millones de fieles, lo que equivale a un 17 por ciento de la población mundial, pero cuya distribución ha experimentado en los últimos decenios un vuelco demográfico notable. Del total de católicos, unos 350 millones viven en Europa y América del Norte, mientras que 750 millones están en Latinoamérica, África, Asia y Oceanía.

0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
589
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
2
Acciones
Compartido
0
Descargas
13
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

El pensamiento geopolítico del Papa Francisco

  1. 1. EL PENSAMIENTOGEOPOLÍTICO DEL PAPAFRANCISCO(NOTAS)Nacionalismo popular latinoamericano y religión
  2. 2. El pensamiento geopolítico del Papa FranciscoPor Marcelo Gullo*La decisión de la Iglesia Católica de designar al Cardenal Jorge Bergoglio como Papa, constituye, sinlugar a dudas, un acontecimiento epocal. Es una decisión extraordinaria tanto, desde el punto devista religioso como político. Decisión que pone a todo analista de la política internacional frena ala ineludible necesidad de conocer el pensamiento geopolítico profundo del hombre queconducirá los destinos de uno de los más importantes actores del gran tablero de la geopolíticamundial.Al respecto, la gran novedad histórica es que, el pensamiento geopolítico del nuevo Gran Timonelde la Barca de San Pedro encuentra sus raíces, más profundas, en el nacionalismo popularlatinoamericano de Manuel Ugarte[1], José Vasconcelos[2], Juan Domingo Perón y Alberto MetholFerré. El pensamiento político de Jorge Bergoglio se formó, desde su juventud, en la doctrinaperonista y, en la frecuente lectura de los artículos y libros – como él mismo lo manifestarapúblicamente en reiteradas ocasiones – del ensayista montevideano Alberto Methol Ferre.Conformado de esa manera, el pensamiento geopolítico del Papa Francisco – tal como él mismo loexpresara cuando era Obispo de Buenos Aires, en reiteradas ocasiones – gira en torno a la “ideafuerza” de la construcción de la Unidad de la América del Sur en el marco de un mundo multipolarque logre frenar la “…concepción imperial de la globalización”[3] sostenida por el mundoanglosajón.El Papa Francisco es perfectamente consciente de que, en el viejo continente, hace tiempo queDios ha muerto, que los templos dejaron de ser los lugares de Fe -para convertirse en sitios depaso turístico o simples museos- que las únicas catedrales son los bancos y que, los únicos valoresque cuentan son los que se cotizan en la bolsa de Londres o Frankfurt y de que la única búsquedade hombres y mujeres “posmodernos”, es la de un decadente hedonismo, vendido procazmentecomo fruto de la “evolución de los tiempos” cuando, en realidad, se trata de una mera forma deexpresión de la ausencia de valores reales y es fruto de la acción de oscuros poderes a los quecada vez les cuesta menos dominar a los hombres “distraídos” de lo esencial y,consecuentemente, cada vez “más manipulables y carentes de libertad”. De esa apreciación de larealidad, el Papa Francisco extrae una premisa fundamental que constituye la piedra angular detodo su pensamiento religioso y geopolítico: en el siglo XXI “el destino de los puebloslatinoamericanos y el destino de la catolicidad están íntimamente vinculados.”[4]“Solos no iremos a ninguna parte”
  3. 3. De los numerosos escritos del Cardenal Jorge Luis Bergoglio el más importante, desde el punto devista geopolítico es, sin lugar a dudas, el prólogo que, en abril del año 2005, escribiera para el librodel ensayista uruguayo Guzmán Carriquiry titulado: “Una apuesta por América Latina”.Resulta entonces imprescindible analizar y transcribir las partes más sustanciales de dicho escritopara poder avizorar los tiempos geopolíticos “ por venir”. Es en dicho prólogo que, el CardenalBergoglio desarrolla explícitamente la idea ugartiana de la Patria Grande e, implícitamente, la ideaperonista de la necesidad de una tercera posición entre el comunismo totalitario y el capitalismosalvaje. Al respecto, afirma Bergoglio: “Poco tiempo después del derrumbe del imperio totalitariodel ‘socialismo real’…el resurgido recetario neoliberal del capitalismo vencedor, alimentado por lautopía del mercado autorregulado, demostraba también todas sus contradicciones.”[5]Si es esa, la circunstancia ideológica en que se desenvuelve la vida de las naciones importaresaltar, según el Cardenal Bergoglio, también que: “En las próximas dos décadas América Latinase jugará el protagonismo en las grandes batalla que se perfilan en el siglo XXI y su lugar en elnuevo orden mundial en ciernes.”[6]En ese nuevo orden en ciernes -destaca el Cardenal Bergoglio- la única posibilidad que tienen lospaíses latinoamericanos de alcanzar el desarrollo económico y la autonomía política pasa,inevitablemente, por la construcción de una Patria Grande Latinoamericana. Es por eso queafirma: “Ante todo se trata de recorrer las vías de la integración hacia la configuración de la UniónSudamericana y la Patria Grande Latinoamericana. Solos, separados, contamos muy poco y noiremos a ninguna parte. Sería callejón sin salida que nos condenaría como segmentos marginales,empobrecidos y dependientes de los grandes poderes mundiales.” [7]El Cardenal Bergoglio continúa su análisis afirmando que, ante un escenario internacional que sepresenta como dramático, América Latina debe, desde un realismo pragmático – aunque sinolvidar o traicionar sus ideales y raíces culturales -, elaborar “un nuevo paradigma de desarrolloautosostenido”. El pensamiento del Cardenal Bergoglio es un pensamiento basado en el realismopolítico y por precisamente por ello importa resaltar que, el Cardenal Bergoglio es perfectamenteconsciente del escaso margen de maniobra que, en el actual escenario internacional, tieneAmérica Latina para llevar adelante una política tendiente a lograr la Justicia Social, la SoberaníaPolítica y la Independencia Económica. Es, en tal sentido que afirma: “América Latina puede ytiene que confrontarse, desde sus propios intereses e ideales, con las exigencias y retos de laglobalización y los nuevos escenarios de la dramática convivencia mundial. A la vez, América Latinanecesita explorar, con buena dosis de realismo pragmático – impuesto también por su propiavulnerabilidad y escasos márgenes de maniobra – nuevos paradigmas de desarrollo que seancapaces de suscitar una gama programática de acciones, un crecimiento económicoautosostenido, significativo y persistente; un combate contra la pobreza y por mayor equidad enuna región que cuenta con el lamentable primado de las mayores desigualdades sociales en todoel planeta.”[8] Pero, sagazmente, a continuación, advierte Bergoglio: “Nada de sólido y duraderopodrá obtenerse si no viene forjado a través de una vasta tarea de educación, movilización yparticipación constructiva de los pueblos.” [9]
  4. 4. Ni socialismo totalitario ni ultraliberalismo individualistaEl Cardenal Bergoglio avanza en su largo razonamiento geopolítico reafirmando que, el desafió delograr la Unidad Política de la Patria Grande y la Justicia Social para sus pueblos, no podrá, jamás,lograrse ni resucitando anacrónicamente al socialismo totalitario. ni aceptando la propuestaimperial del ultraliberalismo individualista:“Los ingentes problemas y desafíos de la realidadlatinoamericana no se pueden afrontar ni resolver reproponiendo viejas actitudes ideológicas tananacrónicas como dañinas o propagando decadentes subproductos culturales del ultraliberalismoindividualista y del hedonismo consumista de la sociedad del espectáculo.”[10]Las dos caras del colonialismo culturalBergoglio culmina su extenso y sesudo razonamiento geopolítico afirmando que, la solidez culturalde la América Latina – sin la cual no puede construirse ningún proyecto político realmente fuerte yrealmente liberador de la dependencia- “es un patrimonio sujeto a una fuerte agresión yerosión.”[11]Para el Cardenal Bergoglio, no cabe duda alguna que, la cultura del gran “pueblo continente”[12] –que se extiende desde el Río Grande a la Tierra del Fuego -, se encuentra asediada por doscorrientes del pensamiento débil que constituyen, en realidad -más allá de los disfraces y lasmáscaras – las dos caras de una misma moneda: “el colonialismo cultural de los imperios.”[13]En ese sentido, Bergoglio afirma: “Llama la atención constatar cómo la solidez de la cultura de lospueblos americanos está amenazada y debilitada fundamentalmente por dos corrientes delpensamiento débil. Una que podríamos llamar la concepción imperial de la globalización (según lacual), todos los pueblos deberían fusionarse en una uniformidad que anula la tensión entre lasparticularidades…Esta globalización – aclara el Cardenal Bergoglio – constituye el totalitarismomás peligroso de la posmodernidad…La otra corriente amenazante es la que, en jerga cotidiana,podríamos llamar el ‘progresismo adolescente’. Este ´progresismo adolescente` configura elcolonialismo cultural de los imperios y tiene relación con una concepción de la laicidad del Estadoque más bien es laicismo militante. Estas dos posturas– continua el Cardenal Bergoglio -constituyen insidias antipopulares, antinacionales, antilatinoamericanas, aunque se disfracen, aveces, con máscaras progresistas.” [14][1] Manuel Ugarte afirma en su obra, “El porvenir de la América Española”, los siguientesconceptos: “Contemplemos el mapa de la América Latina. Lo que primero resalta a los ojos es elcontraste entre la unidad de los anglosajones, reunidos con toda la autonomía que implica unrégimen eminentemente federal, bajo una sola bandera, en una nación única, y eldesmigajamiento de los latinos, fraccionados en veinte naciones, unas veces indiferentes entre sí yotras hostiles. Ante la tela pintada que representa el Nuevo Mundo es imposible evitar lacomparación. Si la América del Norte, después del empuje de 1775, hubiera sancionado la
  5. 5. dispersión de sus fragmentos para formar repúblicas independientes; si Georgia, Maryland, RhodeIsland, Nueva York, Nueva Jersey, Connecticut, Nueva Hampshire, Maine, Carolina del Norte,Carolina del Sur y Pennsilvania se hubieran erigido en naciones autónomas ¿comprobaríamos elprogreso inverosímil que es la distintiva de los yanquis? Lo que lo ha facilitado es la unión de lastrece jurisdicciones coloniales que se separaron de Inglaterra, jurisdicciones que estaban lejos depresentar la homogeneidad que advertimos entre las que se separaron de España. Este, es elpunto de arranque de la superioridad anglosajona, en el Nuevo Mundo. A pesar de la Guerra deSecesión el interés supremo se sobrepuso, en el Norte, a las conveniencias regionales y un puebloentero se lanzó al asalto de las cimas, mientras en el Sur, subdividíamos el esfuerzo deslumbradospor apetitos y libertades teóricas que nos tenían que adormecer”. UGARTE, Manuel, El porvenir dela América Española, Valencia, Ed. F Sempere, 1911, p 110.[2] Significativamente José Vasconcelos en 1923 en ocasión del discurso que pronunció en laFacultad de Humanidades de Santiago de Chile, el día en que se le concedió el grado de profesorhonorario, sostuvo:“Yo veo la bandera iberoamericana flotando una misma en el Brasil y enMéjico, en el Perú y la Argentina, en Chile y el Ecuador, y me siento en esta Universidad deSantiago, tan cargado de responsabilidades con el presente, como si aquí mismo hubiera pasadotodos mis años.”Claridad, Lima, Año 1, n°. 1, mayo, 1923, p. 2.[3]. BERGOGLIO, Jorge, prólogo del libro Una apuesta por América Latina de Guzmán Carriquiry,Bs. As, Ed. Sudamericana, 2005, p. 10.[4]. Ibíd., p. 10.[5]. Ibíd., p. 7.[6]. Ibíd., p. 8.[7]. Ibíd., p. 8.[8]. Ibíd., págs. 8 y 9.[9]. Ibíd., p. 9.[10]. Ibíd., p. 10.[11]. Ibíd., p. 10.[12]. El concepto de “pueblo continente” fue expresado, por primera vez, por el pensador peruanoAntenor Orrego – de enorme cercanía, política e intelectual con el gran líder político Víctor RaúlHaya de la Torre. “De París a Berlín o a Londres, -afirma Antenor Orrego- hay más distanciasicológica que de México a Buenos Aires, y hay más extensión histórica, política y etnológica que
  6. 6. entre el Río Bravo y el Cabo de Hornos. Mientras en Europa, la frontera es , hasta cierto punto,natural, porque obedece a un determinado sistema orgánico y biológico, en América Latina es unasimple convención jurídica, una mera delimitación caprichosa que no se ajusta ni a lasconveniencias y necesidades políticas, ni a las realidades espirituales y económicas de los Estados.Mientras en Europa, con frecuencia, los pueblos originan y construyen los Estados, en América, elpueblo es una gran unidad y los Estados son meras circunscripciones artificiales. Mientras pueblo yEstado en Europa son casi sinónimos porque hacen referencia a las mismas realidades, porqueéste es la traducción política y jurídica del estado económico, físico y anímico de aquel, en Américalatina pueblo y Estado tienen un sentido diferente y, a veces, hasta antagónico, porque Estado esuna simple delimitación o convención que no designa una parcela substancial de la realidad…Lasdiferencias entre los pueblos de Indoamérica son tan mínimas y tenues que no logran nuncaconstituir individualidades separadas, como en el Viejo Mundo. De norte a sur los hombres tienenel mismo pulso y la misma acentuación vitales. Constituyen en realidad, un solo pueblo unitario decarácter típico, específico, general y ecuménico…Somos, pues, los indoamericanos, el primerPUEBLO-CONTINENTE de la historia y nuestro patriotismo y nacionalismo tienen que ser unpatriotismo y un nacionalismo continentales.” ORREGO, Antenor, Pueblo Continente. Ensayos parauna interpretación de la América Latina, Buenos Aires, Ed. Continente, 1957, págs. 73 a 75[13]. BERGOGLIO, Jorge, Op.Cit. p. 10.[14]. Ibíd., p. 11.*Doctor en Ciencia Política por la Universidad del Salvador, Profesor de Política Exterior Argentinaen la Universidad Nacional de Lanús – UNLAFUENTE:http://www.geopolitica-rivista.org/21394/il-pensiero-geopolitico-di-papa-francesco/http://www.fapc.org.ar/noticia/contenido/996/el-pensamiento-geopolitico-del-papa-francisco-El Papa Francisco y el cambiogeopolítico
  7. 7. POR DOMINGO SCHIAVONIEl Papa surgido de la Argentina, el país “más lejos del mundo”, deberá gobernar una Iglesia quecuenta con más de mil doscientos millones de fieles, lo que equivale a un 17 por ciento de lapoblación mundial, pero cuya distribución ha experimentado en los últimos decenios un vuelcodemográfico notable. Del total de católicos, unos 350 millones viven en Europa y América delNorte, mientras que 750 millones están en Latinoamérica, África, Asia y Oceanía.[05/04/2013] El geoestratega nacionalista católico argentino Edgard Schmidrecuerda que en 1910, 6 de cada 10 católicos vivían en Europa, mientras que ahorasolo lo hacen 2 de cada 10. Hay que tener en cuenta que hace un siglo Europarepresentaba el 25 por ciento de la población mundial, y hoy sólo araña el 11 porciento.En Latinoamérica -agrega- reside actualmente el 45 por ciento de los católicos del mundo, perosólo la tercera parte de los católicos viven hoy en Europa y América del Norte. En tanto, Asia yÁfrica están en alza. África es uno de los continentes en los que más ha crecido el catolicismo:tiene actualmente 172 millones de católicos, fundamentalmente en el África subsahariana, lo quesupone el 16 por ciento de la población del continente.En los Estados Unidos los católicos han ido aumentando hasta los 75 millones, es decir, un 24 porciento de la población. Este ascenso se debe en parte al aumento de inmigrantes. Se estima queun 52 por ciento de los inmigrantes de este país son católicos. Es oportuno señalar que en losEstados Unidos podríamos describir al catolicismo del común de los habitantes como “liberal”, enclara contraposición contra el pensamiento oficial de la Iglesia desde hace más de tres décadas,que ha manifestado siempre, dentro de la filosofía contemporánea, su alineación con el“humanismo cristiano” de Jacques Maritain. El catolicismo yanqui, en cambio, aparecevisceralmente inficionado de la prédica del teólogo laico Michael Novak, que no duda en sostenerla “perfecta afinidad” que según él existe entre el Evangelio de Jesús y el capitalismo de nuestrostiempos.Oceanía y Asia continúan siendo los hermanos pequeños entre los católicos. Entre amboscontinentes representan apenas un 12 por ciento del total de católicos. Solo un 3 por ciento deltotal de personas que viven en estos continentes confiesan la fe católica. Sin embargo, la Iglesiaexperimenta un crecimiento sostenido en Asia: si a principios de siglo XX representaba el 1,2 porciento de la población asiática al finalizar el siglo XX llegaba al 3 por ciento.Los católicos en Oriente Medio y el norte de África, rodeados de una cultura islámica y en algunasocasiones en situaciones de persecución, sçolo aumentaron en 4 millones en 100 años. Donde másrápidamente crece la Iglesia es, pues, en África y Asia. El crecimiento demográfico a lo largo delsiglo XX es la principal causa del aumento de católicos. Pero también aquí hay diferencias porcontinentes. Mientras que la proporción de católicos respecto a la población total bajó en
  8. 8. Latinoamérica, en África y en Asia el aumento de los católicos sobrepasó al crecimientodemográfico.Por otra parte, en los continentes donde crece el número de católicos la Iglesia está generando suspropios sacerdotes y religiosos y religiosas, y dependiendo menos de los misioneros, lo que indicasu madurez.También aumenta en el mundo el número de sacerdotes. Según el Anuario Pontificio 2012,prosigue la tendencia al crecimiento del número de sacerdotes comenzada en el año 2000. En2010 se cuentan 412.236 presbíteros, de los cuales 277.009 son miembros del clero diocesano y135.227 del clero religioso. En 2009 eran, en cambio, 410.593. El aumento se registra en Asia(1695), África (765), Oceanía (52) y América (42), mientras que la disminución atañe a Europa (905sacerdotes menos). Disminuye, en cambio, en el mundo el número de religiosas profesas quepasan de 729.371 en 2009 a 721.935 en 2010. Hay menos religiosas en Europa (-2,9%), Oceanía (-2,6%) y América (-1,6%). Sin embargo, su aumento es significativo en África y Asia (alrededor del2%) en ambos continentes.Según el cuadro de situación referido por Schmid, el número de los estudiantes de filosofía yteología en los seminarios diocesanos o religiosos aumentó un 4 por ciento en los últimos cincoaños. También hay que registrar que los seminaristas mayores disminuyen en Europa (-10.4%) y enAmérica (-1.1%) mientras aumentan en África (14,2%), en Asia (13%) y en Oceanía (12,3%).Finalmente, apunta el especialista que el vuelco demográfico del catolicismo del norte hacia el surimplica también cambios de perspectiva y de preocupaciones. Generalmente, como los medios decomunicación que cuentan en el mundo están en Occidente, su visión de la Iglesia tiende a reflejarla de la cultura occidental actual. Cuando hablan de lo que la Iglesia debe cambiar, lo hacen enfunción de lo que ellos consideran “conservador” o “progresista”. Pero estas categorías no seaplican necesariamente al Sur.Los cristianos del sur -tanto católicos como protestantes- son mucho más tradicionales en temascomo la familia, el aborto o la homosexualidad. En cambio, son más escépticos respecto a lasventajas del capitalismo y más preocupados por la acción para erradicar la pobreza. Las fortalezasy las debilidades de la Iglesia en el sur son también distintas. Por ejemplo, en el norte lasvocaciones sacerdotales y religiosas han ido disminuyendo, y para solventar el problema algunosproponen abandonar el celibato sacerdotal. En el sur la dificultad de numerosos países es que nohay suficientes plazas en los seminarios, aunque esto también tiene el problema de garantizar larecta intención de los candidatos.En el norte secularizado el problema es el escepticismo, mientras que en el sur lo es la excesivacredulidad en materia religiosa. Desde el punto de vista familiar, en el norte surgen debates sobrela situación de los católicos divorciados vueltos a casar, mientras que en países africanos elproblema puede ser la poligamia. En nuestro caso de América Latina la preocupación central depastores y fieles parecen centrarse en el futuro de la evangelización, en el rol dinámico y defensor
  9. 9. de las identidades nacionales de la religiosidad popular, y finalmente de la denominada “teologíade la Liberación”, como herramienta válida para arrimar a todos los hombres la Buena Nueva delEvangelio de Jesús. En un mundo globalizado, habrá que tener en cuenta también un enfoquemundial a la hora de definir las necesidades y las perspectivas de la Iglesia.FUENTE: http://www.diariopanorama.com/seccion/firmas_22_1/el-papa-francisco-y-el-cambio-geopolitico_a_142616LECTURA GEOPOLITICA DEL CONCLAVE15 de marzo 2013Daniele ScaleaEl 13 de marzo de 2013, el Cónclave ha coronado como el nuevo Papa de la Iglesia Católica JorgeMario Bergoglio. Argentina setenta y seis de origen piamontés, desde 1998 arzobispo de BuenosAires, cardenal desde 2001, es la primera de América y el primer Jesuita a subir al tronopapal. Desviarse de su creencia religiosa, su elección puede ser leído como una función de trestipos diferentes de problemas.Dentro de la Iglesia Católica coexisten diversas corrientes de pensamiento y sentimiento. Laimpresión es de costumbre de resumir en dos etiquetas, respectivamente, de "conservadores" y"progresistas". Entre los eclesiásticos llamados "conservadores" se incluye, en un lugar destacado,el ahora retirado el Papa Joseph Ratzinger, quien durante su pontificado colocado como elproblema central de la lucha contra el relativismo moral, y llevó a cabo la restauración de variosaspectos tradicionales, mientras tanto, cayó en desuso. Al igual que su predecesor Juan Pablo II,nacido Karol Wojtyla, demostró intransigencia de esas cuestiones, tales como la ordenación desacerdotisas, el uso de anticonceptivos, las uniones sexuales fuera del matrimonio o el aborto, en
  10. 10. lugar de que el llamado " progresista "llegar a ser más abiertos a un compromiso.Entre losprincipales miembros de este último grupo se encuentran los cardenales Karl Lehmann y GodfriedDanneels. El alemán Lehmann, quien preside la Conferencia de Obispos Católicos de Alemania, porejemplo, trató de admitir los divorciados y el sacramento de la comunión y también entró en laIglesia en el sistema de orientación, en algunos casos, la emisión de certificados para el aborto enlos establecimientos públicos.Cabe destacar que las posiciones más extremas han sido expulsados del líder del círculo de laIglesia Católica, y especialmente en virtud del largo pontificado de Juan Pablo II, después de lo cualcasi todos los cardenales electores fueron nombrados por él. Juan Pablo II era un conservador,pero al mismo tiempo partidario de la "modernidad" del Concilio Vaticano II. Por un lado, han sidomarginados, o incluso expulsados de la Iglesia por la excomunión, los "tradicionalistas", es decir,aquellos que rechazan las innovaciones de dicho Consejo. Este es el caso de la Sociedad de San PíoX, fundada por el arzobispo Marcel Lefebvre en 1970. En el lado opuesto se encuentra Hans Küng,sacerdote suizo que fue uno de los expertos del Concilio Vaticano II, pero que luego acusó a JuanPablo II que había traicionado el espíritu verdadero. Küng ha negado la infalibilidad papal yexpresó su apoyo a la eutanasia, y esto le valió la prohibición de enseñar la teología de la SantaSede.Más allá de las cuestiones morales y la conducta, también el tema social fue fuertemente particiónen la Iglesia. Las aberturas de la modernidad del Concilio Vaticano II dio paso, en América Latina,una interpretación que ha dado el nombre de "teología de la liberación", y cuya tesis fundamentales que el Evangelio es un instrumento de liberación de la pobreza y injusticia que comienza ya eneste mundo.Teología de la Liberación fue condenado en varias ocasiones por el Papa Pablo VI,Juan Pablo II y Benedicto XVI, acusado de presentar el mensaje del Evangelio a la doctrinamarxista. Uno de sus mayores partidarios, el franciscano Leonardo Boff, se vio obligado aabandonar la Iglesia después de un juicio por la Congregación para la Doctrina de la Fe (entoncesdirigido por Joseph Ratzinger) y la condena de "silencio obsequioso".Otro de los temas tratados por el Concilio Vaticano II fue el papel de los obispos, que sefortaleció. Con los años se ha creado una tensión entre el poder local de la Iglesia, expresada porlos obispos, y el central, representado por el Papa y la Curia Romana. La tensión queaparentemente se ha convertido en una confrontación abierta, según lo informado por la mayoríade las fuentes periodísticas, como la Curia ha sido criticado por el manejo de la IOR, el banco delVaticano, y más en general de la corrupción eclesiástica.¿Cómo está localizado en estas cuestiones abiertas, la figura de Jorge Mario Bergoglio, el reciénelegido Papa Francesco? Bergoglio no es desagradable para los "progresistas": dice que Ratzingerera el opositor más votado para el Cónclave anterior, y su elección ahora también ha atraído laalabanza de Hans Küng. Sin embargo, sus posiciones en las cuestiones morales y las costumbresestán en línea con los conservadores: el entonces cardenal se opone firmemente a la introduccióndel matrimonio entre personas del mismo sexo en la Argentina, que se describe como unaconducta "inmoral" de la vida de los homosexuales, no mostró Apperture sobre la eutanasia y el
  11. 11. aborto. El cardenal Bergoglio también ha mostrado una gran preocupación por los pobres, dijeronen gran medida en los medios de comunicación en estos días, pero al mismo tiempo siempre hapuesto todo en la misión de la evangelización. En particular, fue un acérrimo enemigo de lateología de la liberación, que fue compensado desde los años 60. En su primer discurso comopontífice, Bergoglio nunca ha usado la palabra "Papa" (ni siquiera para hacer frente a BenedictoXVI), pero siempre y sólo "el obispo de Roma," la diócesis ", que preside caridad a todas lasiglesias" . En los momentos y días después de la elección que quería seguir para permanecer en elmedio de los cardenales, que actúa como un igual. Esto sugiere que el deseo de reforzar el papelde los obispos, y no apostar por un papado "autoritario". Su elección se debería principalmente ala compacta despliegue alcanzado por los cardenales de América, el norte como en el sur de estamarca puedan ser una amenaza a la Curia Romana está obstante mitigado por la derrota de loque, de acuerdo con el fondo filtrada hasta el momento, sería el principal oponente de Bergoglio,es decir, el arzobispo Angelo Scola. Este último era, de hecho, el candidato más popular con elSecretario de Estado, Tarcisio Bertone. Tal vez la misma curia romanos hicieron converger susvotos en Bergoglio. Así vemos cómo, en todos los temas que han dividido a la Iglesia hasta ahora,Papa Francesco pontífice podría servir como un compromiso entre las diferentes faccioneseclesiásticas.América Latina es la única región del mundo donde todos los países tienen la mayoría de loscatólicos. Esto no ocurre ni en Europa, dividida entre católicos, reformados y ortodoxos, ni enAmérica del Norte (en los EE.UU. se reforma la mayoría), ni en África (sólo en algunos países delSur y del Oeste son predominantemente católica), ni, por supuesto, en Asia donde los cristianosson una minoría. El porcentaje de católicos en América del Sur más de 80%, y se queda sólo enAmérica Central y el Caribe. Esta es una proporción mucho mayor de la población, incluso las quese encuentran en Europa Occidental y Europa Central. América Latina sólo es el hogar de cerca deun tercio de los católicos en el mundo (sumando la América anglosajona se rinde a casi la mitad),en comparación con poco más de una cuarta parte de Europa.Por lo tanto, está claro por qué lasAméricas, y en América, en particular, han adquirido tanta importancia en la Iglesia Católica paraexpresar un PapaSin embargo, el catolicismo en América Latina se enfrenta al reto lanzado por las IglesiasEvangélicas Reformadas de América del Norte. Recursos financieros sólidos recogidos en losEE.UU., aprovechando unestablecimiento católico que no esté siempre cerca de la gran cantidadde personas que viven en la pobreza, los evangélicos están ganando terreno rápidamente enAmérica Latina. El fenómeno es particularmente visible en Brasil, ya que es muy delicado, que es elhogar de más católicos en el mundo (cerca de 125 millones de dólares). Hoy en día sólo el 65% delos brasileños mismos católicos, y sólo una minoría de ellos están practicando. La Reforma, por suparte, han subido hasta ahora constituyen casi una cuarta parte de la población, mientras que enlos años 60 tenían menos de 5%. Algunos incluso han pronosticado que los reformadores seconvertirán en la mayoría en el país aquí en una década. El fenómeno es de un menor grado, enotros países, pero no menos alarmante. Si el porcentaje constituido Reformada humilde de lasúltimas décadas, hoy son el 15% en Chile y Colombia, 10% en Argentina, Bolivia, Ecuador, Uruguay
  12. 12. y Venezuela. Un Papa latinoamericano, que tiene buena empatía con las personas y los lugarescomo una prioridad de la reconquista de la fe católica de los creyentes, es, probablemente, lamejor arma que la Iglesia ha encontrado para detener el sangrado de los fieles de las IglesiasReformadas.Que los evangélicos, sin embargo, no es sólo la marea en ascenso en América Latina, y másespecíficamente en América del Sur. En un continente que hasta hace unas décadas teníannumerosos regímenes militares y en el que la política y la riqueza eran del dominio exclusivo deuna clase restringida de las personas, los gobiernos ahora predominantes son en su mayoría a laizquierda, o por lo menos atentos a lo social y redistribución de la riqueza. A menudo, estosgobiernos, la expresión de lo que se ha llamado "la ola rosa", también son portadores deideologías o sensibilidades que afectan el espíritu católico, o al menos las institucioneseclesiásticas rival para el control de los corazones y las mentes de habitantes del continente.Se sabe que en el pasado, cuando muchos hombres de la Iglesia se opone a la injusticia social y ladictadura, incluso pagando con su vida por su compromiso, una parte de la jerarquía eclesiásticaen cambio tienden a ser más indulgente con los regímenes de carga, a veces, sólo que mejorsalvaguardar la Iglesia y los fieles, a veces sincera adhesión a los valores y los intereses de esosmismos regímenes. El mismo Papa Francis ha sido objeto de críticas por su papel durante elrégimen militar en Argentina, que brutalmente liquidó a decenas de miles de opositores. Loscríticos acusan a Bergoglio, al no oponerse a la represión e incluso pueden haber consideradoclérigos demasiado politizados fueron encarcelados. Los partidarios niegan las acusaciones yafirman en cambio que Bergoglio sería ciertamente ayudado a salvar muchas vidas. No es, encualquier caso, el problema de que los intereses profundizar la economía de esteartículo.Simplemente graba que la Iglesia en América Latina ha entrado fuertemente en la políticalocal, y hoy en día muchos de los que gobiernan en la región son los mismos que hace unasdécadas estaban luchando contra los gobiernos militares.Eche un vistazo más de cerca, como ejemplo, el caso de Argentina, aunque sólo sea porque el paísdel que el nuevo pontífice. La relación de la Iglesia con la Argentina de Perón fue inicialmentepositiva, ya que el presidente trató de incorporar el catolicismo en la ideología del Estado que ibaa manejar el poder. Pronto, sin embargo, surgieron problemas relacionados con la voluntad de loscatólicos y el Vaticano de tener un papel independiente en la política. Altos jerarcas de la Iglesia, elarzobispo Manuel Tato, se encontraban entre glispiratori el golpe de Estado de 1955, con el apoyode manera significativa por el uso de aviones militares en que fue pintado el lema Cristo vence . Enlos años de la dictadura y la segunda guerra sucia , algunos clérigos y activistas católicosparticiparon en la oposición, también armados, mientras que otros, entre ellos los prelados de altorango, apoyaron al gobierno. Por ejemplo, el padre Christian von Wernich fue condenado en 2007porque, como capellán de la policía de Buenos Aires, participó en 42 secuestros, 32 asesinatos ytorturas 7. Él está cumpliendo una sentencia de cadena perpetua, pero no fue suspendido delsacerdocio.
  13. 13. Néstor Kirchner, el fallecido ex presidente de Argentina y esposo de la presidenta CristinaFernández, en su juventud era un peronista de izquierda militante que luchó contra ladictadura. También estuvo presente en la masacre de Ezeiza, cuando los terroristas de extremaderecha dispararon contra la multitud reunida en el aeropuerto para dar la bienvenida al regresode Perón en Argentina. Algunos de sus amigos y camaradas políticos fueron asesinados y el propioKirchner, junto con su esposa, decidió por fin a salir de Buenos Aires para la provincia más segura,arregla bien con sólo unos pocos días en la cárcel durante la dictadura. Los informes de Néstor yCristina Kirchner, quien se había convertido en presidentes, con el entonces Obispo de BuenosAires ha sido siempre tensa, y no sólo en relación a la legalización del "matrimonio gay" y lainseminación artificial, que es una oportunidad en el que el tono de la confrontación se hizo máscaliente.Esto explica por qué, como se ha señalado por todos, el gobierno argentino ha pasado unpar de horas antes de emitir un comunicado de felicitaciones por el arzobispo de su capital seconvirtió en Papa, y por qué una gran cantidad de prensa pro-gubernamental ha mostrado fría, sino abiertamente crítico en contra de la subida de la Bergoglio trono papalLa Iglesia Católica es corto por delante, en América Latina, las políticas actuales que no reconocenla autoridad moral que sus predecesores, y que en varias cuestiones radicalmente se oponen a suspreferencias. Estas corrientes han alcanzado un amplio consenso participar en el trabajo social yen favor de la clase media baja. Oriundo Papa reconocido por su diligencia en ayudar a los pobres,y si rechaza Teología de la Liberación y cualquier tentativa del socialismo, sin embargo, también escrítico del neoliberalismo, puede ser la figura carismática de la que la Iglesia Católica necesitarecuperar América Latina también en el plano político.Daniele Scalea dellIsAG es director general y editor de "geopolítica".FUENTE: http://www.geopolitica-rivista.org/20939/il-papa-dalla-fine-del-mondo-e-le-sue-sfide-una-lettura-geopolitica-del-conclave/Razones geopolíticas de la elección delPapa FranciscoEl Monday, 18th March, 2013Publicado por: Yei EvolutionRazones geopolíticas de la elección del Papa Francisco. No es la primera vez que la doblementemilenaria institución que es la Iglesia Católica, desmintiendo la imagen de anquilosamiento que sele suele atribuir, da un golpe de timón y se vuelve a colocar en la corriente de la Historia. A veces,
  14. 14. incluso para acelerarla. Hace tiempo que se especula sobre la posibilidad de un Papalatinoamericano. Llegó la hora y es el momento entonces de pensar en lo que esto significa y en loque puede causar.El vaticanista italiano Vittorio Messori aseguró haber intuido la elección de Jorge Bergoglio porcálculo, no cabalístico sino estratégico, basándose en su conocimiento de la realidad de la Iglesia.Messori, autor de una entrevista con Juan Pablo II que acabó en libro (Cruzando el umbral de laesperanza), escribió en el Corriere della Sera que la elección de Francisco es una opción geopolíticatan fuerte como en su momento la de Karol Wojtyla. Si aquella vez se trató de contribuir a laliberación de medio continente del yugo del autoritarismo soviético, la opción geopolítica“verdaderamente urgente, incluso urgentísima,” que se imponía esta vez, dice Messori, venía deun desafío: “La Iglesia de Roma está por perder al que consideraba ‘el Continente de la Esperanza’,el continente católico por excelencia: Sudamérica abandona el catolicismo a un ritmo de miles dehombres y mujeres cada día”.La mayoría de los fieles que ha perdido la Iglesia Católica latinoamericana –casi un cuarto del totaldesde comienzos de los años 80- han ido a las diferentes vertientes del neopentecostalismo, muyactivas y provistas de recursos más que suficientes para atraer a los sedientos de espiritualidadpero también de contención social y hasta económica.
  15. 15. Por este alejamiento de las masas del catolicismo, Messori responsabiliza en parte a “las teologíaspolíticas de los últimos decenios, predicadas por curas y monjes convertidos en activistasideológicos”.El Vaticano que, como recuerdan muchos analistas, toma sus decisiones con un horizonte de largoplazo, habría tenido en cuenta entonces el nuevo equilibrio geográfico del mundo y delcatolicismo y desplazado en consecuencia su centro de gravedad hacia la región donde vive casi lamitad de sus 1.200 millones de fieles.El continente de los peligrosEl número de bautizados creció en el continente americano, pero el catolicismo ha retrocedido entérminos relativos. En Brasil, por ejemplo, el país con mayor número de católicos, éstos pasaron deser el 95% del total en 1910, a un 65% actualmente.Considerando al mundo industrial más desarrollado, el dato que resalta es que el único país queregistró en el último siglo un aumento neto porcentual de católicos sobre el total de la poblaciónes Estados Unidos. De 14% en 1910, pasó a 24 por ciento hoy, principalmente debido a la fuerteinmigración latina. En cifras absolutas, con 75 millones de católicos, está hoy a la par con Filipinas,en el tercer puesto a nivel mundial.Esto permite apreciar en todo su sentido las palabras del presidente Barack Obama cuando saludóa Francisco como el “primer Papa americano”.Ahora bien, estas consideraciones numéricas, aunque seguramente contaron en la decisión, quizáno sean suficientes para explicar cabalmente lo sucedido.La elección de Bergoglio puede ser vista también como un modo de recuperar un impulsotransformador, que había sido muy intenso durante los primeros años del pontificado de Wojtyla,cuando la política le hacía el relevo a los caminos que el Papa señalaba desde la fe. Su históricavisita a Polonia reavivó el fervor religioso y fortaleció el movimiento sindical Solidaridad que fueclave en la erosión del régimen totalitario.Pero, años después, a diferencia de lo sucedido con el comunismo, las críticas y advertencias deWojtyla contra los peligros de la globalización y del capitalismo salvaje no parecían tener impactoen la política, que desoía sus llamados a reducir la desigualdad, la pobreza y la deuda de los paísesmás atrasados. “No es posible que los países ricos traten de mantener su estándar de vidaexplotando gran parte de las reservas de energía y materias primas” que deben “servir a toda laHumanidad”, decía Juan Pablo II, y lamentaba que “decisiones con consecuencias mundiales(fuesen) tomadas sólo por un pequeño grupo restringido de naciones”.Los males a combatir hoy son más intangibles y más extendidos a la vez que los regímenes de laEuropa del Este: el relativismo moral, la tiranía del consumismo, el “escándalo de la pobreza”,como decía Wojtyla. Al igual que durante su pontificado, la apuesta puede hoy volver a ser que
  16. 16. haya una traducción institucional –política, económica y social–, de los caminos que el nuevo Papaeventualmente señale y abra desde la fe.Latinoamérica no es solamente el “Continente de la Esperanza”, también es el continente de lospeligros que representa su enorme deuda social: la desigualdad sigue siendo extrema, elnarcotráfico y la violencia delictiva azotan a muchos de sus países de un modo indignante y, trasuna década de gobiernos de discurso anti-neoliberal, exhibe la poco honrosa cifra de 66 millonesde indigentes.La opción por los pobres, que Jorge Bergoglio quiere convertir en signo de su Pontificado, nopuede tener mejor escenario que ése. No será el único, por supuesto: otras regiones del mundo endesarrollo lo son igualmente.Pero en América Latina, la mayoría de los gobiernos actuales tiene también a los pobres en elcentro de su discurso, lo que no significa en todos los casos una historia de éxito en materia dereducción de la pobreza.¿Quién le teme al Papa?Así como en los años 70 la designación de un Papa polaco fue el signo de la decisión del Vaticanode ser protagonista en la reunificación de Este y Oeste en Europa, bien puede leerse la elección deun latinoamericano como la voluntad de enfrentar los “males” del mundo moderno –desigualdad,pobreza extrema, violencia, narcotráfico– en un terreno donde todos ellos se dan cita y que esademás, tradicional reservorio de la religión católica.Si Messori compara esta elección con aquella de 1978 que dio origen a “uno de los mejorespontificados del siglo”, pero causó pánico “entre la Nomenklatura de la Unión Soviética y de todoel este que preveía los problemas” que efectivamente tuvo con él, la pregunta que surge ahora es:¿Quién puede temerle a este nuevo Papa?Y no faltan asustados a juzgar por la reacción de cierta izquierda argentina.Un referente social del oficialismo argentino publicó un tweet extremadamente revelador:“FRANCISCO I es a América Latina lo q Juan Pablo II fue a la Unión Sovietica. El NUEVO INTENTODEL IMPERIO POR DESTRUIR LA UNIDAD SURAMERICANA.”Pasemos piadosamente por alto la reivindicación abierta y la añoranza por las dictadurascomunistas, difícil de entender en quienes se consideran a sí mismos campeones de la lucha porlos derechos humanos.¿Cómo se explica que los paladines del discurso anti pobreza crean que este Pontificado puedeafectarlos? Salvo que se trate de que el mismo los interpela por el divorcio entre discurso y acción.FUENTE: http://turankeo.com/razones-geopoliticas-de-la-eleccion-del-papa-francisco/

×