Postulados de sócrates reiwal

1.599 visualizaciones

Publicado el

Postulados de Socrates

Publicado en: Educación
0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
1.599
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
7
Acciones
Compartido
0
Descargas
2
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Postulados de sócrates reiwal

  1. 1. UNIVERSIDAD YACAMBÚ VICERRECTORADO DE INVESTIGACIÓN Y POSTGRADO MAESTRIA EN CIENCIAS PENALES Y CRIMINOLOGICAS FUNDAMENTOS HISTORICOS Y FILOSOFICOS DEL DERECHO PROCESAL SOCRATES – POSTULADOS Alumno: Evencio Galindez Puertas C.I. 1.124.996 Reiwal Daniel Castillo González CI. 20.545.162 Ex. MCP-152-00444S Edymar Montiel Montilla C.I 24.020.035 Maestría: Ciencias Penales y criminológicas Araure-09-2015
  2. 2. SÓCRATES- POSTULADOS Sócrates (c. 470-c. 399 a.C.), Nacido en Atenas, filósofo griego, considerado el fundador de la filosofía moral o axiología, que ha tenido gran peso en la posterior historia de la filosofía occidental por su influencia sobre Platón. Sócrates fue obediente con respecto a las leyes de Atenas, pero en general evitaba la política, refrenado por lo que él llamaba una advertencia divina. Creía que había recibido una llamada para ejercer la filosofía y que podría servir mejor a su país dedicándose a la enseñanza y persuadiendo a los atenienses para que hicieran examen de conciencia y se ocuparan de su alma. No escribió ningún libro ni tampoco fundó una escuela regular de filosofía. Todo lo que se sabe con certeza sobre su personalidad y su forma de pensar se extrae de los trabajos de dos de sus discípulos más notables: Platón, que atribuyó sus propias ideas a su maestro, y el historiador Jenofonte, quien quizá no consiguió comprender muchas de las doctrinas socráticas. Platón describió a Sócrates escondiéndose detrás de una irónica profesión de ignorancia, conocida como ironía socrática, y como poseedor de una agudeza mental y un ingenio que le permitían entrar en las discusiones con gran facilidad. Creía en la superioridad de la discusión sobre la escritura y, en virtud de esta convicción, pasó la mayor parte de su vida en los mercados y plazas públicas de Atenas, iniciando diálogos y discusiones con todo aquel que quisiera escucharle, y a quienes solía responder mediante preguntas. Creó así un método denominado mayéutica o arte de “alumbrar” los espíritus, por el que lograba que sus interlocutores descubrieran la verdad a partir de ellos mismos. Postulados: . Se familiarizó con la retórica y la dialéctica de los sofistas, la cultura general de la Atenas de Pericles y la contribución a la filosofía.
  3. 3. LA RETÓRICA: Sócrates discute sobre la retórica falsa y verdadera, y sobre la retórica entendida como el arte de la adulación. La retórica, en su sentido más amplio, teoría y práctica de la elocuencia, sea hablada o escrita. La retórica hablada es la oratoria. La retórica define las reglas que rigen toda composición o discurso en prosa que se propone influir en la opinión o en los sentimientos de la gente y, en tal sentido, es una forma de la propaganda. Se ocupa de todos los asuntos relacionados con la belleza o vigor del estilo. En un sentido más estricto, la retórica se ocupa de los principios fundamentales que tienen que ver con la composición y enunciación del discurso oratorio. Con Sócrates, el gran maestro de la oratoria en el siglo IV a.C., el arte de la retórica llegó a ser un estudio cultural, una filosofía con un propósito práctico. La dialéctica: Dialéctica en filosofía es el método que investiga la naturaleza de la verdad mediante el análisis crítico de conceptos e hipótesis. Uno de los primeros ejemplos de método dialéctico lo ofrecen los Diálogos del filósofo griego Platón, en los que el autor acomete el estudio de la verdad a través de la discusión en forma de preguntas y respuestas. El más famoso alumno de Platón, Aristóteles, entiende la dialéctica como la búsqueda de la base filosófica de la ciencia, y utiliza a menudo el término como sinónimo de ciencia de la lógica. Los sofistas, del griego sophi, “experto”, “maestro artífice”, “hombre de sabiduría”, en su origen, nombre aplicado por los antiguos griegos a los hombres eruditos, tales como los Siete Sabios de Grecia; en el siglo V a.C., nombre que se daba a los maestros itinerantes que proporcionaban instrucción en diversas ramas del conocimiento a cambio de unos honorarios convenidos con antelación. Eran personas que compartían puntos de vista filosóficos mucho más amplios que los de una escuela, los sofistas popularizaron las ideas de varios filósofos anteriores; pero, basándose en su interpretación de ese pensamiento filosófico anterior, casi todos ellos concluyeron afirmando que la verdad y la moral eran en esencia
  4. 4. materias opinables. Así, en sus propias enseñanzas tendían a enfatizar formas de expresión persuasivas, como el arte de la retórica, que facilitaba a los discípulos técnicas útiles para alcanzar el éxito en la vida, en especial en la vida pública. Los sofistas gozaron de popularidad durante un tiempo, sobre todo en Atenas; sin embargo, su escepticismo de la verdad absoluta y la moral suscitó a la postre fuertes críticas. Sócrates, Platón y Aristóteles pusieron en tela de juicio los fundamentos filosóficos de las enseñanzas de los sofistas. Platón y Aristóteles les censuraron por aceptar dinero. Más tarde, fueron acusados por el Estado de carecer de moral. Como consecuencia, la palabra sofista adquirió un significado despectivo, al igual que el moderno término sofisma, que puede ser definido como astuto y engañoso o como argumentación o razonamiento falsos. Cultura general de Atenas de Pericles. Pericles (c. 495-429 a.C.), político ateniense, su importancia en la historia de Atenas es tan grande que, con frecuencia, se denomina „siglo de Pericles‟ no solo a la época de su protagonismo, durante la cual tuvo lugar el máximo esplendor ateniense en medio de la más preclara manifestación del clasicismo de la antigua Grecia. Desde su cargo de estratega, magistratura para la que fue reiteradamente elegido cada año por los atenienses desde el 443 a.C., Pericles intentó que todos sus conciudadanos participaran en el gobierno. Introdujo el pago a cambio de los servicios al Estado y que se eligiera a los miembros del consejo por sorteo entre todos los ciudadanos atenienses. También contribuyó a consolidar y extender la hegemonía ateniense. Con la gran riqueza que ingresó en la tesorería ateniense, Pericles restauró los templos destruidos por los persas y construyó muchos edificios nuevos, el más espléndido de los cuales fue el Partenón, en la Acrópolis. Este edificio proporcionó trabajo a los ciudadanos más pobres e hizo de Atenas la ciudad más magnífica de su época. Encomendó a su amigo, el gran escultor Fidias, la supervisión de todas las obras públicas y la elaboración de las estatuas. Bajo el gobierno de Pericles, Atenas se convirtió en un centro de primer nivel para la literatura y el arte, y en esa época la ciudad vivió el pleno clasicismo de la cultura griega. Su supremacía
  5. 5. despertó los celos de otras ciudades Estado griegas (en particular de Esparta, gran enemiga de Atenas) que temían el proyecto hegemónico de Pericles y trataron de evitar la dominación ateniense. Por otra parte, Samos se sublevó ante el poder casi imperial de Atenas en el 440 a.C., lo que obligó a que, un año después, el propio Pericles ocupara la isla para derrotar la secesión. Después de estallar la guerra del Peloponeso en el 431 a.C., iniciada pese a la amistad que él mantenía con el rey de Esparta, Arquidamo II, Pericles reunió en Atenas a los residentes del Ática y permitió que el Ejército peloponesio asolara las distintas zonas del país. Al año siguiente, se propagó la peste en la superpoblada ciudad, lo que acabó con la confianza popular. Aunque fue destituido, juzgado y multado por malversación de fondos públicos, Pericles fue reelegido estratega en el 429 a.C. Poco después, en el curso de ese mismo año, murió a causa de la peste La contribución de Sócrates a la filosofía ha sido de un marcado tono ético. La base de sus enseñanzas fue la creencia en una comprensión objetiva de los conceptos de justicia, amor y virtud y el conocimiento de uno mismo. Creía que todo vicio es el resultado de la ignorancia y que ninguna persona desea el mal; a su vez, la virtud es conocimiento y aquellos que conocen el bien, actuarán de manera justa. Su lógica hizo hincapié en la discusión racional y en la búsqueda de definiciones generales, como queda reflejado en los escritos de su joven discípulo, Platón, y en los del alumno de éste, Aristóteles. A través de las obras de ambos, las teorías socráticas incidieron de forma determinante en el curso del pensamiento especulativo occidental posterior. Lógica, del griego, logos, palabra, proposición, razón, disciplina y rama de la filosofía que estudia los principios formales del conocimiento humano. Su principal análisis se centra en la validez de los razonamientos y argumentos, por lo que se esfuerza por determinar las condiciones que justifican que el individuo, a partir de proposiciones dadas, llamadas premisas, alcance una conclusión derivada de aquéllas. La lógica se encarga de analizar la estructura y el valor de verdad de las proposiciones, y su clasificación.
  6. 6. La validez de una proposición se tomará de la veracidad de la conclusión. Si una de las premisas, o más, es falsa, la conclusión de una proposición válida será falsa. Por ejemplo: “Todos los mamíferos son animales de cuatro patas, todos los hombres son mamíferos, por lo tanto, todos los hombres son animales de cuatro patas” es una proposición válida que conduce a una conclusión falsa. Por otro lado, una proposición nula puede, por casualidad, llegar a una conclusión verdadera: “Algunos animales tienen dos patas; todos los hombres son animales, por lo tanto todos los hombres tienen dos patas” representa una conclusión verdadera, pero la proposición no lo es. Por lo tanto, la validez lógica depende de la forma que adopta la argumentación, no su contenido. Si la argumentación fuera válida, cualquier otro término podría sustituir a cualquiera de los casos utilizados y la validez no se vería afectada. Al sustituir “cuatro patas” por “dos patas” se comprueba que ambas premisas pueden ser verdaderas y la conclusión falsa. Por lo tanto, la proposición no es correcta aunque posea una conclusión verdadera. En su Apología de Sócrates, Platón recogió lo esencial de la defensa que Sócrates hizo de sí mismo en su propio juicio, y que se basó en una valiente reivindicación de toda su vida. Fue condenado a muerte, aunque la sentencia sólo logró una escasa mayoría. Cuando, de acuerdo con la práctica legal de Atenas, Sócrates hizo una réplica irónica a la sentencia de muerte que le había sido impuesta (proponiendo pagar tan sólo una pequeña multa dado el escaso valor que tenía para el Estado un hombre dotado de una misión filosófica), enfadó tanto a los miembros del tribunal que éste decidió repetir la votación, en la que la pena de muerte obtuvo esa vez una abultada mayoría. Sus amigos planearon un plan de fuga, pero Sócrates prefirió acatar la ley y murió por ello. Pasó sus últimos días de vida con sus amigos y seguidores, como queda recogido en la obra Fedón de Platón, y durante la noche cumplió su sentencia, bebiendo una copa de cicuta según el procedimiento habitual de ejecución. Cicuta, nombre común de varias hierbas venenosas pertenecientes a dos géneros distintos de la familia de las Umbelíferas. La cicuta es una planta grande,
  7. 7. tosca y de olor desagradable; todas sus partes son tóxicas y pueden causar la muerte por ingestión. La cicuta fue el veneno que tomó Sócrates para morir. Es nativa de Europa y se ha naturalizado en Estados Unidos, donde se ha convertido en una mala hierba que llega a crecer hasta 3 m de altura a lo largo de las carreteras y en campos abandonados. Las hojas de color verde oscuro están divididas y subdivididas en pequeños foliolos ovados dentados. Los tallos huecos están de forma característica manchados de púrpura. Las flores son pequeñas y blancas se agrupan en inflorescencias terminales planas llamadas umbelas. Los principios tóxicos de la cicuta son un grupo de alcaloides que afectan al sistema nervioso y provocan temblores, pérdida de coordinación y parálisis respiratoria El severo e intenso comienzo de la Apología de Sócrates es una de las páginas en las que con mayor claridad se muestra la personalidad y el genio de Platón, uno de los padres del pensamiento occidental. En este diálogo, Platón refirió la defensa que su maestro realizó de sí mismo cuando fue juzgado por las autoridades atenienses Fragmento de Apología de Sócrates. De Platón. Sencillo como cuadra a la verdad y a sus años, será su discurso. Lo que á vosotros, oh hombres de Atenas, os hayan mis acusadores hecho sentir, no lo sé. Cuanto á mí, hanme hecho casi desconocerme á mí mismo: tan poderosamente han hablado. Aunque de verdad al menos, nada, por decirlo así, han dicho. Pero de una cosa, muy señaladamente, de entre todas las que han urdido, heme maravillado; y es, cuando han dicho ser necesario estéis alerta para no dejaros engañar por mí como fuerte en el hablar. Pues el no temer ellos la afrenta de verse luego desmentidos de hecho por mí, cuando aparezca yo sin fuerza alguna en el decir, esto lo tengo por la mayor de todas sus impudencias. Á no ser que llamen ellos hablar fuerte, el hablar la verdad. Y aun cuando tal lo llamen
  8. 8. confesaré yo, sin embargo, no ser orador al modo que ellos. Pues como he dicho, ó un ápice ó nada han hablado de cierto. Vosotros, empero, oiréis de mí la verdad entera. Porque, oh hombres de Atenas, no pulcras razones de frase y palabra ataviada cual las de éstos, escucharéis, sino razonamiento llano en las palabras que fueren ocurriendo. Confío en que será justo lo que diré; ni nadie de vosotros espere otra cosa de mí. Que mal sentaría á mis años el presentarme yo ante vosotros á guisa de un mozuelo forjando palabras. En realidad de verdad, oh hombres de Atenas, lo que os pido y suplico es esto: si me oyéreis defenderme con las mismas palabras que he acostumbrado en plazas y mercados, donde muchos de vosotros las han oido, y en otras partes; no os sorprendáis de ello ni tumultuéis. Pues así son las cosas. Es ésta la primera vez que vengo á un tribunal, teniendo ya setenta años. Inexperto, por tanto, y extraño soy al lenguaje de aquí. Por donde, al modo que, si fuese yo realmente extranjero, me perdonaríais á buen seguro, caso de expresarme en la lengua y manera con que me hubiera criado; así también ahora os pido lo propio: que, en mi sentir, es justo; esto es, que me dejéis hablar como yo quiera, sea mal, sea bien; y que sólo miréis esto y que sólo á esto apliquéis el alma: si es justo lo que digo ó no. Que en esto está la virtud del juez: la del orador, en decir la verdad. Postulados Principales 1. El estudio propio de la filosofía es el hombre. Sócrates no se ocupaba de las cuestiones metafísicas como tal. Él creía que la filosofía debe lograr resultados prácticos en forma de un mayor bienestar para el hombre, el individuo y para la humanidad en la sociedad. Por lo tanto, el estudio propio de la filosofía es el hombre. En la búsqueda de este estudio, los intereses de Sócrates se centran en la ética y la política.
  9. 9. 2. Ética natural. Sócrates trató de establecer un sistema ético basado en la razón humana, más que en las directivas teológicas. 3. Conocimiento y sabiduría. Sócrates afirmó que el mayor bien para cualquier ser humano es la felicidad. Cualquiera que sea la acción que un hombre elige está motivado por su deseo de felicidad. El conocimiento, la virtud y la sabiduría son lo mismo, puesto que el hombre elige una acción de acuerdo a lo que cree que le traerá la felicidad más grande. Por lo tanto, mientras más sabiduría tenga el hombre, mayor es su capacidad para razonar la elección correcta y elegir las acciones que verdaderamente la felicidad para él. 4. Auto-conocimiento. El mayor conocimiento es poseído por esa persona que realmente se conoce a sí mismo. Este conocimiento constituye la sabiduría última. Se capacita al hombre para actuar de manera virtuosa en todo momento, porque él sabe lo que le traerá la felicidad verdadera. 5. Política. Sócrates no estaba de acuerdo con la tiranía o la democracia. Él creía que la mejor forma de gobierno era uno gobernado por un individuo que posee la mayor capacidad, el conocimiento y la virtud. 1. Lo moral es diferente de lo ético (o no moral) principalmente porque lo primero no implica un interés particular, mientras que lo segundo, sí.
  10. 10. 2. La perspectiva moral es imparcial y es indiferente a los deseos y propósitos de seres individuales. 3. Lo moral en cuanto tal se abstrae de circunstancias y características particulares en función de su carácter universal capaz de establecer normas válidas para cualquier situación moralmente similar. 4. El agente moral parte necesariamente de la aplicación racional de un principio imparcial por lo tanto sus motivaciones son totalmente distintas de las motivaciones privadas (éticas) de los individuos para actuar pues estas últimas se guían por inclinaciones sumamente variables que, en todo caso, escapan al análisis sistemático de la filosofía.
  11. 11. BIBLIOGRAFÍA: Alegre, Antonio. La sofística y Sócrates: ascenso y caída de la polis. Barcelona: Montesinos Editor, 1986. Analiza la relación entre Sócrates y los sofistas. Dolby Múgica, María del Carmen. Sócrates en el siglo XX. Barcelona: Ediciones Internacionales Universitarias, 1995. Análisis de la relevancia que sigue manteniendo la figura de Sócrates en el tiempo actual. Rodríguez Adrados, Francisco. Ilustración y política en la Grecia clásica. Madrid: Revista de Occidente, 1966. Interesante análisis del contexto en que se desarrolló la obra de Sócrates. Tovar, Antonio. Vida de Sócrates. Barcelona: Círculo de Lectores, 1992. Uno de los estudios clásicos sobre Sócrates.

×