2012LA SABIDURÍA CISTERCIENSE SEGÚN SAN             BERNARDO                        Fr. Abdón                        1.- E...
2       El cristianismo nació bajo el signo de la Alianza del Creador con su criatura espiritualen el amor. El misterio de...
3          El alma murmura: Busqué al amor de mi alma (Cant 3, 1). Sobre este verso del Cantarde los Cantares san Bernardo...
4ver allí a los monjes, aunque no lo diga de manera explícita8. Esta búsqueda sólo es posiblepara los cristianos regenerad...
5es el de la Verdad y de la Vida, cuya plenitud anidará sin cesar en lo más íntimo de su esperay de su deseo.             ...
6Bernardo evoca la transformación del alma en la semejanza con el Verbo. La verdadera vidadel monje es interior, su verdad...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

La sabiduría cisterciense según san bernardo (1)

628 visualizaciones

Publicado el

Publicado en: Meditación
0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
628
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
296
Acciones
Compartido
0
Descargas
2
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

La sabiduría cisterciense según san bernardo (1)

  1. 1. 2012LA SABIDURÍA CISTERCIENSE SEGÚN SAN BERNARDO Fr. Abdón 1.- EL TEMA “BUSCAR- ENCONTRAR” 09/09/2012
  2. 2. 2 El cristianismo nació bajo el signo de la Alianza del Creador con su criatura espiritualen el amor. El misterio de Cristo realiza y revela un acuerdo mutuo en él de dos voluntades:divina y humana, y en eso consiste para san Bernardo la sabiduría del amor. El monasterio cisterciense ofrece a quienes lo desean un lugar donde participar en estemisterio de amor en Cristo, gracias a una Comunidad, una Regla y un Abad. Poco a poco, yde manera insensible, les invadirá la paz del corazón. Cuando san Benito pide a los monjes buscar “verdaderamente” a Dios, indica quedeben concentrar en ello toda su atención, y consagrar a ello su vida entera. Y cuandopresenta a Dios buscando entre los hombres a alguien que se entregue verdaderamente a estaocupación, es porque Dios desea ser amado. La búsqueda mutua del Creador y de su criaturaespiritual, amante y razonable, constituye el objeto principal y constante de la enseñanza desan Bernardo. Se apasionó con ella durante toda su vida, y en toda su obra ha narrado estahistoria de amor, los grandes momentos de esa vida de amistad. La paz es el fin último desemejante acuerdo, como se nos dice en la regla benedictina; pero para Bernardo la paz esfruto del amor, y en el sentido de sabiduría, que es el arte de saborear lo verdadero. Lasabiduría del amor significa precisamente el consentimiento libre de la criatura, la cual,siguiendo su deseo más profundo, acoge la oferta que le hace su Creador, y así encuentra lapaz. En nuestro ensayo de sintetizar la doctrina monástica cisterciense del abad deClaraval, esta búsqueda mutua la hemos elegido como hilo conductor. Es indudable queresulta bastante arriesgado proponer una síntesis tratándose de un espíritu tan pocosistemático como san Bernardo: se le ha comparado a un perro de caza, o a un cazador quecambia continuamente de pista1; pero, como dice Pascal, él se rige por el orden del corazón: “Jesucristo y san Pablo tienen el orden de la caridad, no el del espíritu, porque quieren calentar, no instruir. Lo mismo san Agustín. Este orden consiste principalmente en la digresión hacia cualquier punto que se relaciona con el fin, para indicarlo siempre” 2 Cristo, nuestra paz, es la meta que san Bernardo muestra sin cesar, y el camino quenos señala es sobre todo la doctrina de la imagen divina, huella indeleble en el alma, que apesar de sus deformaciones, nos da la seguridad revelada de ser capaz de encontrar a Dios. Enlo más íntimo de esta imagen divina, el amor es en nosotros el dinamismo principal de nuestrabúsqueda de Dios-Amor.1 SC 16, 1. San Bernardo añade en este mismo lugar: “No pretendo explicar las palabras sino moverlos corazones”.2 PASCAL, Pensamientos, 283, edic. Espasa Calpe, 1981.
  3. 3. 3 El alma murmura: Busqué al amor de mi alma (Cant 3, 1). Sobre este verso del Cantarde los Cantares san Bernardo ha escrito en diez sermones un compendio de toda su enseñanza.Este canto de amor es para él la celebración de la búsqueda espiritual, que es su movimientoesencial. Hay en primer lugar cinco sermones donde comenta el encuentro de Cristo y laIglesia (75-79); y después dedica otros cinco a la búsqueda del Cristo y del alma (80-85); esteúltimo sermón 85 resume en cierto modo la aventura amorosa y su perfecta culminación en launión total de espíritus: el humano y el divino. Son muchos los pasajes que evocan el tema de la búsqueda de Dios. Dos sonprincipalmente significativos. El primero, que data del final de la vida de san Bernardo,manifiesta en él una profunda convicción: “Es un gran bien buscar a Dios. Es el primer don y lo último que se consigue. ¿Qué virtud se puede asignar al que no busca a Dios, o cuál es el límite de buscar a Dios?” 3 El otro texto se encuentra en uno de sus primeros tratados, donde se admira de quenadie pueda buscar si antes no ha encontrado4. San Bernardo quiere decir con esto, como loafirma frecuentemente, que para buscar es preciso haber sido encontrado por la gracia.Dirigiéndose a Dios, dice: “Quieres ser encontrado para ser buscado, y ser buscado para serencontrado. Tú puedes ser buscado y encontrado, pero jamás anticipado”. Efectivamente, todabúsqueda está inspirada por la gracia divina, porque en este amor mutuo es cierto que Dios hasido el primero en amar, como lo dice san Juan (1 Jn 4, 10.19). Y san Bernardo exclama:“Busca, pues, al que amas, Señor, para hacer de él uno que ame y busque” 5. Pero es conveniente discernir bien la naturaleza de esta búsqueda y de este encuentro.El amor divino que antecede a la búsqueda del alma es, ante todo, la gracia de la Redención.Se trata, pues, del misterio teologal de la salvación. Dios va en búsqueda del alma y laadquiere con su sangre 6. Sea cual sea el sentido que Pascal da en su Mystère de Jésus al “Túno me buscarías si no me hubieses encontrado”, Paul Valéry tenía razón al indicar que paraBernardo, que es la fuente de esta célebre frase, “la búsqueda de Dios por el alma depende dela búsqueda del alma por parte de Dios. Tú no buscarías si te hubieses limitado a ti sola”7. Elverso de un salmo inspira a veces a san Bernardo una exposición muy amplia. Las palabrasdel salmo 23: Esta es la generación de los que buscan al Señor, le ofrece la oportunidad de3 Ver SC 84, 1; también SC 84, 5.4 AmD 22; Ver también “¡Qué sorpresa ser buscada por Dios, y qué dignidad buscar a Dios! Adv. I, 7.5 Asun IV, 2: “Viene a buscar a Lázaro, para ser buscado y hallado por Lázaro”; Ver también And II,5.6 SC 68, 4.7 P. VALÉRY, Variété, Oeuvres I, París, Pléiade, 1957, p. 472.
  4. 4. 4ver allí a los monjes, aunque no lo diga de manera explícita8. Esta búsqueda sólo es posiblepara los cristianos regenerados en el bautismo. Y quienes más lo buscan, después de habersido encontrados y salvados, son los que reciben el segundo bautismo, que es la profesiónmonástica9. San Bernardo puede decir que la prueba más cierta de haber encontrado a Dios esel hecho de buscarle10 . En cierto modo, el progreso espiritual del que se enrola en las miliciasde Cristo consiste en convencerse, cada vez más profundamente, de ser buscado por Dios másque de buscarle él, de ser encontrado por Dios más que de encontrarle él. Si esta búsqueda puede ser identificada con el amor, que consiste en un deseoincesante de alcanzar su objeto, san Bernardo podrá describirla acudiendo a los recursos de lasicología del amor humano 11, pero sin perder jamás de vista el fundamento teológico de estabúsqueda mutua de Dios y el alma, de la gracia y la libertad: el misterio de la Encarnaciónredentora. Buscar a Dios casi se identifica, en su primer impulso, con el deseo de amar y seramado. San Bernardo lo expresa en una especie de confidencia: “No me sonroja confesar que yo también, con frecuencia, sobre todo al comienzo de mi conversión, duro y frío aún mi corazón, buscaba al que quería amar mi alma. Pero no podía amar al que aún no había encontrado, o le amaba menos de lo que deseaba, y por eso le buscaba para amarle más; aunque tampoco le habría buscado si no le amase ya algo”12 Allí mismo declara su necesidad de amistad humana para llevarle a Dios. Se ve en estepárrafo cómo se entremezclan la sicología y teología del amor. También se indican los dosgrados de búsqueda: el que brota de la unión común a todo cristiano, y el otro modo de buscarque impulsa al alma a avanzar en el camino del amor. Los volveremos a encontrar en el c. IV. La vida del monje gira de este modo en torno a una búsqueda de la paz, la cual parasan Benito casi se identifica con la búsqueda de Dios: Busca la paz y corre tras ella (Sal 33,15). Lo mismo sucede con el programa de la escuela de la caridad, cuya enseñanza principales la sabiduría del amor. El monje estará en búsqueda incesante de la identidad divina,parcialmente perdida y restaurada por la gracia. Jamás puede detenerse en este Camino, que8 Rec III, 4.9 Pr 54.10 Rec III, 3-4, donde también alude al segundo bautismo.11 “Mientras tanto (interim), Dios nos ha dado saborear por la fe y buscar por el deseo”, Cart 18, 2.12 SC 14, 6. Dirigiéndose a los novicios evoca el recuerdo de ese corazón frío: SC 63, 6.
  5. 5. 5es el de la Verdad y de la Vida, cuya plenitud anidará sin cesar en lo más íntimo de su esperay de su deseo. Y si se desvía de este camino, orará con san Bernardo: Me desvié como la oveja;busca a tu siervo (Sal 118, 176). Quien así ora -continúa diciendo- no está totalmenteabandonado, porque recuerda que ha sido visitado y buscado por el Verbo. Pero no bastahaber sido buscado una vez, porque la nostalgia del alma es inmensa. No basta querer, sinoque es necesaria la gracia de ser buscado, la cual no la pediría si no hubiese sido ya buscado13 . La reciprocidad del amor da una tonalidad particular a toda la existencia. Lo mismosucede en la relación de un alma con Dios. Cuando comenta el verso del Cantar: Mi amado espara mí y yo para él (Cant 2, 16), san Bernardo comienza diciendo que convendría añadir:“Se fija en mí”14. Y continúa: “Por la experiencia que tiene de Dios, no tiene la menor duda de que, por el hecho de amar, es amada. Y así es: el amor de Dios engendra amor en el alma, la fuerza de su anticipación estimula al alma, y su diligencia la hace solícita”15. En términos de fenomenología se podría hablar de una intencionalidad de laconciencia monástica. Pero esa atención de la conciencia es siempre la respuesta a la atenciónde Dios . “Levántate durante la noche: lo encontrarás pero no te adelantarás a él. Sería una necedad atribuirte algo o más de lo debido a ti mismo: él te ama más y antes que tú”16. Esta atención de la conciencia, espíritu y corazón, es esencial a la espiritualidad delamor. Toda la vida cisterciense, en sus articulaciones contemplativas y activas, tiene lapreocupación de sostener dicha atención en el tiempo. La paz eterna está en el horizonte de untiempo de prueba: se trata de la eternidad en la prueba del tiempo. Pero desde ahora, y desdesu conversión, se establece entre Dios y el alma, que se buscan mutuamente, una relaciónpersonal que va a desarrollarse en una atención cada vez más tensa y viva; hasta el punto quepara un verdadero espiritual -continúa diciendo san Bernardo en el mismo pasaje- el almacree ser ella la única que existe a los ojos de Dios y él para ella 17 . En tal contexto, san13 Id. 84, 3.14 Id. 67, 9.15 Id. 69, 7.16 Id. 69, 8.17 Ibid..
  6. 6. 6Bernardo evoca la transformación del alma en la semejanza con el Verbo. La verdadera vidadel monje es interior, su verdadera personalidad se halla allí y no en otro sitio; pero suexistencia exterior la irradia y concurre a ella.

×