PRIMERA PARTEEL PLANETARIO COMOHERRAMIENTAEDUCATIVA
2                                            Capítulo 1                                          El Planetario1.1. El plan...
3De esta manera, el instrumento es un pequeño modelo a escala de la esfera celeste, aunquela fidelidad de la reproducción ...
4posibilidad de introducir cambios en la representación del cielo mediante el recambio decilindros de proyección. Actualme...
51.2. El planetario como organización cultural-educativaLos planetarios son visitados hoy por una amplia variedad de públi...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

1 Planetario

388 visualizaciones

Publicado el

Publicado en: Educación
0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
388
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
3
Acciones
Compartido
0
Descargas
4
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

1 Planetario

  1. 1. PRIMERA PARTEEL PLANETARIO COMOHERRAMIENTAEDUCATIVA
  2. 2. 2 Capítulo 1 El Planetario1.1. El planetario como instrumento de proyecciónAunque los instrumentos de proyección que nos son tan familiares tienen menos de 70 años,los planetarios en realidad existen desde los tiempos de Newton. El primero, conocido como elGlobo Gottorp, fue construido en 1664. Consistía en una habitación esférica con capacidadpara 10 personas y con las estrellas pintadas en su interior. Casi un siglo después aparece elUranium, cuya principal diferencia (además de tener más capacidad) es que las estrellas sonrepresentadas por pequeños huecos en las paredes, con el objeto de hacerlas "brillar" (ref.1.1).Los planetarios instrumentales aparecen recién en 1923. El primer modelo fue construido porCharles Atwood, un ingeniero de la Casa Zeiss. El Planetario de Montevideo, Uruguay, es unModelo II de Zeiss y tiene la distinción de ser el primer planetario latinoamericano. Fig. 1.1. El Planetario Zeiss Universarium VIII TD del Planetario LHemisferic de Valencia (España), esuno de los proyectores ópticos más avanzados existentes. El domo, de 24 m de diámetro, alberga a más de 300 personas y cuenta con audífonos de recepción infrarroja para la distribución individual del sonido. Foto cortesía de Javier Yaya Tur. Ciudad de las Artes y las Ciencias S.A.Un planetario típico consiste en una esfera hueca (o dos semiesferas), con una lámpara en suinterior. Sobre la esfera se practican pequeños agujeros para representar cada estrella demodo que al proyectarse sobre el domo aparece en su posición correcta. En los mayoresinstrumentos, el agregado de lentes frente a los orificios permite enfocar los haces luminosossobre la cúpula y dar mayor nitidez a las imágenes.
  3. 3. 3De esta manera, el instrumento es un pequeño modelo a escala de la esfera celeste, aunquela fidelidad de la reproducción depende del equipo utilizado. Los más pequeños reproducenunos pocos cientos de las estrellas más brillantes, mientras que los más grandes y sofisticadossuperan las más de 6000 estrellas visibles a simple vista en condiciones ideales.Además, los planetarios cuentan con un mecanismo con capacidad de reproducir losmovimientos aparentes de la esfera celeste (diurno y anual), con velocidades variables. Deesta forma, puede verse el transcurrir de una noche, de cualquier época del año, en cuestiónde pocos minutos. Otro tipo de movimiento permite mostrar a la audiencia el cielo desdediferentes latitudes, de modo que el espectador puede transportarse a cualquier punto de laTierra y apreciar distintos cielos.Tanto planetarios grandes como chicos tienen la capacidad de mostrar los planetas, el Sol y laLuna, usando para ello lentes especiales. En algunos modelos estas lentes tienen movimientosindependientes del resto del proyector, de modo que las imágenes planetarias que proyectanpueden desplazarse por la esfera celeste, simulando el verdadero movimiento orbital de losmismos.Los últimos años vieron desarrollos fantásticos en la tecnología para planetarios grandes queya están llegando a los más pequeños. Uno de estos avances es el reemplazo de los focos porfibras ópticas. Ello ha permitido reproducir cielos poblados por estrellas más brillantes ynumerosas, dando una sensación mucho más realista (a veces, de hecho, mayor a la que elespectador puede apreciar en el cielo real).Los planetarios portátiles son un desarrollo más reciente. En la década del 50, se desarrolla unplanetario conocido como Spitz, una versión simplificada "de mesa" de los mayores. Másrecientemente, la empresa GOTO desarrolló un planetario de similar diseño: la esfera essostenida en los bordes de un gran "tazón". En ambos casos, las imágenes son proyectadasen cúpulas de 3 ó 4 metros de diámetro. Fig. 1.2. Esperando para entrar en uno de los primeros domos inflables del Starlab. Foto Learning Technologies, Inc.En 1976, Philip Sadler, actualmente en el Harvard-Smithsonian Center for Astrophysics,desarrolló el primer modelo del Starlab y la primera cúpula o domo inflable (ver "Archivos deIPS - 1"). El Starlab tiene las estrellas impresas sobre un cilindro plástico de modo que el"mapa" reproducido es similar al de los planisferios, aunque se reproduce correctamente alproyectar sobre el domo. El Starlab introdujo un concepto novedoso para los planetarios: la
  4. 4. 4posibilidad de introducir cambios en la representación del cielo mediante el recambio decilindros de proyección. Actualmente hay varias empresas en todo el mundo que han diseñadoy fabrican planetarios pequeños (ver Apéndice 1). Fig. 1.3. Vista nocturna del planetario LHemisferic. Este es uno de los espacios arquitectónicos más modernos del mundo y representa un enorme ojo en el que el domo del planetario forma la pupila. Foto cortesía de Javier Yaya Tur. Ciudad de las Artes y las Ciencias S.A.A pesar de tantos avances, los planetarios tradicionales, grandes o pequeños, tienen ciertaslimitaciones a la hora de reproducir imágenes tales como vistas del suelo marciano, unsobrevuelo por la atmósfera de Venus o un paseo interestelar. Sin embargo, en forma paralelaa los grandes planetarios de fibra óptica, apareció un nuevo estilo, el "planetario digital", quees más bien un proyector de una imagen computarizada sobre un domo. En estos casos, lasestrellas no tienen la misma impresionante definición de los planetarios clásicos, pero sípueden dar la sensación a la audiencia de estar flotando por el Cosmos y cuentan con unacasi ilimitada gama de recursos especiales.Actualmente están comenzando a ingresar al mercado los primeros planetarios portátilesdigitales. Tales planetarios tienen capacidades de reproducción de imágenes similares a las delos más grandes y ello, sin duda, abrirá un fenomenal abanico de posibilidades. Sin embargo,aún contando con estos notables recursos, no hay como la voz, el contenido y el estilo delplanetarista para "transportar" a los visitantes por mundos violentos, galaxias exóticas o nubesde ensueño.
  5. 5. 51.2. El planetario como organización cultural-educativaLos planetarios son visitados hoy por una amplia variedad de públicos, pero los principalesusuarios siguen siendo indudablemente las instituciones educativas, y especialmente las denivel primario.Podemos dividir los planetarios en tres tipos básicos de acuerdo a su función:• Planetarios permanentes de gran capacidad (más de 100 personas)• Planetarios permanentes o fijos de pequeña capacidad (menos de 100 personas)• Planetarios portátiles o móviles (usualmente menos de 70 personas)Los planetarios fijos y grandes se hallan típicamente en museos o en su propia estructuraedilicia también denominada "planetario". Ellos están normalmente abiertos al público generaly a escuelas visitantes.Los pequeños instrumentos permanentes se hallan en instituciones afines con las ciencias:universidades, escuelas e institutos, y también en museos. En general, ellos sirven a su propiaaudiencia, es decir, es limitada la admisión de visitantes o del público y suelen estar a cargo deun docente de ciencias con la colaboración de algunos de sus estudiantes más entusiastas. Noson muy comunes en los países en desarrollo.Finalmente, podemos encontrar planetarios portátiles en numerosas clases de organizaciones,desde centros culturales a escuelas. Un uso popular, sin embargo, es el del planetario "móvil",en el que el planetario viaja de un lugar a otro visitando a sus clientes. Muchas escuelassolicitan este tipo de servicio cuando no cuentan con un planetario grande en la región ocuando los docentes desean un tipo de función más personalizada, con mayor contacto entreel planetarista y el alumnado.

×