El Rock Albox cumple un cuarto de siglo (1985-2009)A comienzos de los años 80 vivíamos tiempos de crisis, similares a que ...
Paco Redondo, que era concejal de Cultura y estaba al frente de la Comisión de Fiestas, Pepe Granados-Lorca, también conce...
Los caballeros de la Polla Records marcando el paso, celosos dueños de una franja del horizonte, estrellasmomentáneas en e...
este irrepetible trío, murieron cinco años después de tocar en Albox.Barricada, que pudieron haber compartido cartel con E...
audiencia. Ha habido varias ediciones de buen cartel y escasa acogida, muchas veces motivada pordejar la organización del ...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

25 años de conciertos de rock en albox.doc

863 visualizaciones

Publicado el

Historia del Rock en Albox

Publicado en: Entretenimiento y humor
0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
863
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
3
Acciones
Compartido
0
Descargas
1
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

25 años de conciertos de rock en albox.doc

  1. 1. El Rock Albox cumple un cuarto de siglo (1985-2009)A comienzos de los años 80 vivíamos tiempos de crisis, similares a que se están viviendo a finales de laprimera década del siglo XXI. Los universitarios albojenses de la época no lo iban a tener nada fácil paratrabajar en su tierra. El éxodo sería inevitable. Había una alta tasa de paro en toda España. Por otra parte,las drogas consiguieron colarse peligrosamente entre los hábitos de muchos jóvenes.1985 fue declarado por la ONU Año Internacional de la Juventud. Con Ronald Reagan en la Casa Blanca,EE.UU. y Rusia volvían a hablarse después de la guerra fría; se reabrió la verja con Gibraltar; José LuisGonzález destacaba en 1.500 metros, distancia en la que se proclamó campeón en los Campeonatos deEuropa de Atletismo de Grecia; Kárpov y Kaspárov se batían en intensísimos duelos ajedrecísticos y SegéiBubka no tenía rival en salto de pértiga; Alain Prost se imponía en el campeonato del mundo de Fórmula1; tuvo lugar la tragedia del estadio Heysel de Bruselas durante la final de la Copa de Europa entre laJuventus y el Liverpool; Platini era una de las estrellas futbolísticas de la época; España firmó el tratadode adhesión a la C.E.E. (actual Unión Europea), y en música convencional eran tiempos de grupos comoMecano o Modern Talking.La diversión nocturna se concentraba en Albox sobre todo al final de la avenida Pío XII, donde seencontraban las discotecas Río Club y Las Vegas, a las que se sumó después la discoteca Indálica, todasellas ya desaparecidas. A mediados de los 80, una de estas discotecas, Las Vegas, se desmarcó de lasdemás. Las Vegas, tanto el pub como la discoteca, abrió sus puertas al rock y su ambiente se transformó,convirtiéndose en un lugar único en la comarca, tanto que con el tiempo y tras su desaparición llegó amitificarse en cierto modo. Paco Llinares y Paqui Pérez Laborda, ahora curiosamente Delegada de Empleode la Junta de Andalucía en Almería, eran quienes regentaban aquella especie de refugio nocturno, deambiente bohemio y anticonformista.Una serie de chavales, puestos en música, se iban sucediendo en la cabina a lo largo de cada noche,pinchando cada uno de ellos sus discos favoritos. El comienzo de cada sesión se anunciaba diariamentecon la canción “Do You Remember Rock ‘n Roll Radio?” de los Ramones, tema que pinchaba MartínBerbel. Era la canción que abría “End of the Century”, aquel disco que Phil Spector produjo a los Ramonesen 1979. Nuestro particular Rockola tenía una entrada muy peculiar; había que bajar una sucesióninterminable de escalones para llegar a la zona donde se encontraba la barra, y aún había que bajar másescaleras para llegar hasta las pistas de baile. Podías escuchar música de Parálisis Permanente, Ilegales,Commando 9 MM o Farmacia de Guardia, o también grupos internacionales vanguardistas. Aunque erantiempos de la Movida Madrileña, fueron los grupos de rock radikal vasco los más solicitados aquí. Gruposcomo Barricada, Eskorbuto, La Polla Records y Kortatu sonaban constantemente. Tuvieron lugar tambiénconciertos de grupos de la zona en aquel gran antro de dos pistas de baile, improvisando el escenario enalguna esquina. La reputación de Las Vegas no fue buena nunca para una parte de la población en unaépoca en la que ciertas drogas hicieron verdaderos estragos. Pero Las Vegas tuvo un papel absolutamentetrascendental para parte de aquellos jóvenes que buscaban algo de rock por algún sitio, porque en elresto de discotecas de Albox y de la comarca sólo sonaba música comercial. Canciones como Sarri Sarri,Sospechosos, Nicaragua Sandinista y Mierda de Ciudad de Kortatu, Soy un Cadáver de Farmacia deGuardia, Héroes de Parálisis Permanente, Okupación, A Toda Velocidad y Contra la Pared de Barricada,todas las del primer disco de La Polla Records –Salve- y parte de Revolución –el segundo- y Tamara deEskorbuto, fueron himnos para una basca que sería la que iba a reivindicar la posibilidad de ver algunasde aquellas bandas en directo en Albox.Y así fue como en 1985, en el Año Internacional de la Juventud, se creó una comisión de juventud quepropició que dentro de la programación de la Feria de los Santos actuara ese año La Polla Records. Erala primera edición del Rock Albox. La noticia del concierto del grupo punk alavés corrió como la pólvorapor la provincia de Almería y por el resto de Andalucía Oriental y Murcia. El concierto fue el 31 de octubreen la caseta municipal, que se montaba en el solar que hay entre la parte trasera del bar Cervantes yLa Parrilla. Allí se reunió un buen grupo de punkies, que con sus estrafalarias indumentarias dejaronestupefactos a esa otra parte del público que había asistido al concierto atraída por la curiosidad delnovedoso evento.Los impulsores de aquel primer concierto de rock, los que constituían aquella Comisión de Juventud quellamó a las puertas de mandamases para que aquello que parecía utópico se hiciese realidad, fueron PedroGarcía Carrillo, Atanasio Pérez, Paco Lajara, Pakito Navarrete y Juan Ángel Torrecillas. Los dos últimos hanvuelto a involucrarse en esta edición conmemorativa, un cuarto de siglo después.Aquella comisión tuvo que luchar incluso contra la postura en contra del concierto de un grupúsculo degente. Hubo algo de boicot y sabotaje.
  2. 2. Paco Redondo, que era concejal de Cultura y estaba al frente de la Comisión de Fiestas, Pepe Granados-Lorca, también concejal y entusiasta de la música como pocos, y Pedro María Carrillo, integrante tambiénde la Comisión de Fiestas y auténtico animador social, contribuyeron decisivamente a abrir la puerta alrock en la Feria de Albox.Paco Redondo recibió mucha presión del lado conservador para que el concierto se cancelase. Tales eranlos escrúpulos que Paco decidió, en una maniobra de disuasoria, anunciar el grupo como La Pollá Records,con una tilde de propina. Corrían falsos y obscenos rumores sobre el espectáculo que daba La PollaRecords en el escenario.A la hora de montar la caseta municipal no había conciencia de la transformación que se iba a producira partir de entonces. No era lo más adecuado decorarla a la vieja usanza, con cuerdas de banderillas,con sillas para que el público pudiera ver el espectáculo cómodamente sentado, con mucha luz... Nose iba a poder presentar a la reina de las fiestas entre dos grupos de rock. Habría que cambiar ciertascosas: se elevó el escenario, se apagaron las bombillas, se pusieron vallas para sujetar las embestidasde las embravecidas primeras filas y se quitaron las escaleras para impedir que la gente subiera alescenario. Hubo que contar con la presencia de fuerzas de seguridad, hasta aquel momento prácticamenteinnecesarias.Los postes que sustentaban la caseta bailaban al ritmo de las canciones y amenazaban con caer encualquier momento. La euforia era colectiva.Así vio G.O.G. el paso por Albox de aquella irreverente banda punk, que provocó un cataclismo social:Fue el treinta y uno de octubre de mil novecientos ochenta y cinco. Así lo anunciaban los carteles en lasparedes de los corrales, los anuncios en las tapias, las pintadas en los árboles, casas de peones caminerosy cortes de los barrancos de Almería, Granada, Jaén, Murcia y Albacete: La Polla Records en Albox. ElFlipas a la voz, Charly y Sume a las guitarras, Fernandito en la batería y al bajo, Maleguín.En los corrillos del pueblo, tras mucho debate, la gente se quedó con dos posibilidades, o irían vestidoscomo gallinas o el cantante feo del póster se sacaría un gran órgano sexual en plena representación.Y como esta última interpretación no iba mal con los tiempos de cambio que se vivían, se extendió lanoticia de que los miembros de La Polla Records provocarían al público sacándose la chorra y meando alpersonal.Un verdadero terremoto sacudía las entrañas del pueblo y temblores de angustia invadían el cuerpo delconcejal encargado por la Comisión de Festejos del Ayuntamiento para cuidar de todos los detalles delacto, que estaba incluido en el programa oficial de fiestas de la Feria de Todos los Santos.Al atardecer, en la plaza del Pescao, frente a las oficinas del Banco Popular, autobuses de Baza, Lorca,Almería y Granada descargaban un enjambre de jóvenes de ambos sexos, todos muy parecidos, delgados,muy delgados, rapados, chaquetas de cuero, cinturones con hebillas metálicas, tejanos ajustados y botasoscuras.A la hora del comienzo del concierto, la caseta de fiestas parecía tomada por los forasteros y sólo en labarra del bar se agrupaban los rockeros del pueblo. El Flipas agarró el micrófono con rabia.En cuestión de segundos parecía una locomotora que desprendía fuerza, ritmo y un calor que inundó a latropa de entusiasmo. Movimiento continúo. Eran disparos. Mete y saca. No eran lamentos, eran ataquesdirectos. Los pistones subían y bajaban. El Flipas botaba como una marioneta impulsada por muellesinvisibles.Hizo un esfuerzo para fijar en su memoria las cosas que estaban pasando a su alrededor. Estaba claroque aquellos muchachos gritaban textos sin pudor y con clara intención de ofender. Las letras de suscanciones, sus gestos, no eran llanto de desvalidos sino formal declaración de guerra a una sociedad queellos, por el motivo que fuera, se empeñaban en verla con todos los defectos del mundo.En lugar de cara al Sol, cara al culo, Fraga muérete, cara al culo.El Papa apoya el fascismo mundial.Amaos los unos a los otros,dice el asesinoEn eso llevan razón, no es justo – dijo alguien- que los ricos, encima, tengan a los curas de su parte.
  3. 3. Los caballeros de la Polla Records marcando el paso, celosos dueños de una franja del horizonte, estrellasmomentáneas en el firmamento de los dioses, consideraron que había llegado el momento de recrearsu propia pasión y muerte, de convertir la ficción en realidad, de morir ahogados en su propio grito deasco. Con violenta repugnancia cogieron la guitarra, el bajo, la batería, el micrófono y con nausea, vómitocontenido, comenzaron a maldecir lo que recordaban, desgarrándose, escindiéndose, golpeando todocuanto les rodeaba, cuanto alcanzaban; a los amigos, a sus fervorosos seguidores. Y su agresividadprendió la mecha de la herida colectiva que enrabiada brotó estertórea en un grito que levantó la carpa delona.Mierda de héroe mutilado,mierda de héroe radioactivo,mierda de héroe muertoMierda, mierda, mierda, infinitamente mierda, síntesis social, resumen de toda una escala de valores,dos mil años perfeccionada desde Hamurabi. Resultaba que todo era mierda, lo que se veía, se oía, seaprendía, se esperaba, se aconsejaba a esos jóvenes sin edad, ojos vidriosos, bocas insultantes, brazosunidos, almas hermanadas con una nueva lujuria, mártires recientes arrojados a las arenas del circo porcaciques, capitalistas, jueces, curas y políticos.Reconociendo la consigna, las Falanges se organizaron. Los dedos se agarraban a la luna del vecino, losbrazos se sentían poseídos de una fuerza extraordinaria, agachando cada cual la testuz medio pelada,mirando la tierra desconocida, al colega recién descubierto por los hombros unidos, el estupor queprecedía al orgasmo inesperado, el momento maravilloso en que el Flipas les pidió la priba y los porros,todos a participar porque en el paraíso terrenal había llegado el final de una ceremonia, el momento de laEucaristía. Éste es mi porro y ésta es mi priba, y la comparto con vosotros.A nadie dejó indiferente aquel nihilista espectáculo. Pepe Redondo afirma, y yo estoy muy de acuerdocon él, que la aparición del Rock Albox supuso un cambio crucial en el devenir de la Feria. Fue un cambiotrascendente, una evolución. Albox fue pionero en la celebración de conciertos de rock en el Sureste de lapenínsula.El festival ha subsistido durante un cuarto de siglo a pesar de la desidia que los jóvenes han sufridopor parte de ciertos políticos de turno y autoridades en general, que, salvo raras excepciones, han vistoen este evento algo a lo que estaban obligados a promover, en lugar de verlo como una oportunidadencontrada de enorme potencial de proyección hacia el exterior. Aunque también hay que reconocerque la longevidad del concierto-festival se debe al respaldo del Consistorio y a la programación dentrodel marco de la Feria de los Santos. Con promoción privada habría sido imposible pervivir durante tantotiempo. El Rock Albox es uno de los conciertos de rock más antiguos de España de entre los que seperduran sin solución de continuidad.La Polla Records actuó en dos ocasiones, la primera la ya citada de 1985 y la segunda tres años después,en 1988, en la cuarta edición del concierto, volviendo a triunfar ante otra gran concentración de público.En esa segunda visita compartieron cartel con Delirium Tremens. La Polla Records se presentó las dosveces con la misma formación: Evaristo a la voz, Charly y Sumé a las guitarras, Abel al bajo y Fernando(que ha muerto de un ataque al corazón en 2002) a la batería. Sus canciones han estado sonando endirecto durante 24 años y son letras que reflejan su postura contra el fascismo, el capitalismo, algunosnacionalismos, el autoritarismo, la Iglesia, la política, la alienación, la moda, etc.La segunda edición del Rock Albox fue muy importante para el que esto escribe. Llegaba a AlboxEskorbuto, una banda punk que impresionaba con sus letras, su música y su imagen auténtica, que leshacía diferenciarse de otros de imagen artificiosa. Esta actuación contribuyó en parte a que una décadadespués me decidiera a escribir un libro sobre ellos, de título Eskorbuto: Historia Triste. Eskorbuto erala primera vez que actuaba por el Sur de España. La caseta se llenó para ver a los de Santurce y algrupo vigués Siniestro Total. Ha sido la única ocasión en que en el Rock Albox se tuvieron que montardos escenarios separados. Siniestro Total, que entonces era una banda que nada tenía que ver con loque había sido en sus orígenes, un lustro atrás, quisieron mantener intocable su escenario, actitud queles quitaba la etiqueta punk rock a la que querían seguir apuntados. El grupo de Miguel Costas y JuliánHernández tenía aquel año en el mercado el disco Bailaré sobre tu Tumba y tocaban también bastantestemas de Menos Mal que nos Queda Portugal. Eskorbuto, por su parte, soltó en el escenario el repertorioque habían grabado el fin de semana anterior para el disco en directo Impuesto Revolucionario, con lostrallazos de su gran disco Anti-Todo, que llevaba sonando en Las Vegas desde principios de año: De TiDepende, Tamara, Es Un Crimen, Historia Triste, Cuidado, Cerebros Destruidos o el propio Anti-Todo.Tocaron también otras anteriores como Antes de las Guerras, Eskizofrenia, Os Engañan, Ratas de Bizkaia,¿Dónde Está el Porvenir? y el mítico Mucha Policía, Poca Diversión. Iosu y Jualma, guitarrista y bajista de
  4. 4. este irrepetible trío, murieron cinco años después de tocar en Albox.Barricada, que pudieron haber compartido cartel con Eskorbuto en el 86, llegaron en el 87. El Rock Alboxvolvía a ser todo un éxito con la actuación de Enrique Villarreal (El Drogas), Boni (Javier Hernández),Alfredo Piedrafita y Fernando Coronado. Al igual que sucedió con Eskorbuto, Barricada actuó aquí en unaépoca de máximo esplendor del grupo. Sonaron sus recientes entonces éxitos: Okupación, No Hay Tregua,Contra la Pared, Campo Amargo y los más recientes todavía A Toda Velocidad y No Sé Qué Hacer Contigo.En aquel tercer concierto actuó también Farmacia de Guardia, un inolvidable grupo murciano que contabacon Jam Albarracín a la voz y al bajo, y que tuvieron tres éxitos que sonaban por doquier: Cazadora deCuero, Ella Es Demoledora y Soy un Cadáver, que estaba en los primeros puestos del hit parade de LasVegas por su corte realmente punk.En 1989 actuaron los gijoneses Ilegales y Commando 9 mm. Ilegales llegaban ya con cinco discos en suhaber, uno de ellos en directo. Jorge Martínez había hecho profundos cambios en la banda, incorporandoincluso un teclista y un saxofonista. Eran los tiempos de Chicos Pálidos para la Máquina. Habríamospreferido ver a Ilegales con la formación de trío de los cuatro primeros discos, con David Alonso a labatería y Willy Vijande –que sí seguía en la banda- al bajo. El gran disco de Ilegales fue aquel primero,una verdadera obra maestra, en donde aparecieron Tiempos Nuevos, Tiempos Salvajes, Yo Soy QuienEspía los Juegos de los Niños, ¡Hola Mamoncete! y La Casa del Misterio, entre otras genialidades. Losdiscos Agotados de Esperar el Fin y Todos Están Muertos también forman parte del aquella época amediados de los 80 en la que Ilegales estuvieron en lo más alto. Jorge Martínez demostró en Albox seruno de los mejores guitarristas de rock del momento y lo celebró bebiéndose a palo seco una botella deJ&B entre canción y canción. Antes había actuado Commando, que en aquellos días habían firmado elcontrato para publicar su tercer disco en un sello subsidiario de CBS. Recuerdo las palabras con las que loanunciaba un alegre Manolo UVI cuando llegaba el recinto. Commando tenían dos lps, Amor Frenopático(1986) y Únete al Commando (1987). Había una canción de éste último, Antisocial, que sonaba todaslas noches en Las Vegas. No tenían previsto tocarla, pero fue tal la insistencia del público solicitándolaentre canción y canción que, sorprendidos por la inesperada petición, accedieron a tocarla, provocando eldelirio. En el set se encontraban Odio en Sudamérica, Johnny Coge el Subfusil, Jenny Jenny, Lady Mamboy, por supuesto, Amor Frenopático.En aquel año (1989) el concierto se trasladó al nuevo recinto, situado en un espacio triangular formadopor los muros de protección de dos ramblas. Se construyó un escenario que se fue quedando pequeñocon el paso del tiempo, hasta que se quitó. Ahora los escenarios son móviles, lo que permite mayorversatilidad en iluminación.Los valencianos Seguridad Social y los navarros Tijuana in Blue compartieron cartel en 1990. Tijuana inBlue fue el último grupo de rock radikal vasco que actuó en el Rock Albox. Sólo nos quedamos sin ver aquía Kortatu, Cicatriz, Vómito, Zer Bizio, M.C.D. y R.I.P. de entre los grandes grupos de aquel movimiento.En 1991 hubo una edición especial del Rock Albox en verano. Aquel 16 de agosto, Chamarreta se despidióde su primera e interesantísima etapa ante un público entregado. Y fue lo mejor de la noche porqueluego fue el turno de Los Enemigos que defraudaron por culpa de la adición al alcohol que padecía sulíder, Josele Santiago. No pudieron completar su actuación y el público perdonó aquel fraude. Seis añosdespués, en el Wild Fauna Festival ’97, con Dover como compañeros de cartel, repararon el agravio dandoun buen concierto ante más de 3.000 personas.Chamarreta es el grupo que más ha actuado en el Rock Albox, hasta un total de siete veces.El 31 de octubre del mismo año de 1991 tuvo lugar el recordado VII Rock Albox, con la actuaciónde Inmaculate Fools. Era la primera vez que se contrataba a una banda internacional. Hubo un llenoabsoluto, gracias a la repercusión que tuvo en los medios la llegada de la banda británica.Un éxito similar cosecharon los también británicos Gun en 1994, en su gira de despedida (aunque despuéshan reaparecido). Son dos ediciones -las de 1991 y 1994- de las más rememoradas.Entre esas ediciones tuvimos las actuaciones de Los Romeos, The Refrescos, Revolver y Los Del-Tonos.En 1995 actuó Lagartija Nick, el grupo de Antonio Arias (ex-091) y del reputado batería Eric Jiménez (ex-KGB); Los Reincidentes y Los Porretas. En aquella noche también vimos a Pesadilla Electrónica, el grupode nuestra zona –de Oria concretamente- con mayores logros. La banda ha publicado su cuarto disco ymerecen de sobra volver al Rock Albox.En 1997 hubo una edición con un buen cartel que sin embargo no logró atraer al público, y así LosHermanos Dalton, The Killer Barbies, Automatics, P.P.M y los locales Soundriver actuaron ante una escasa
  5. 5. audiencia. Ha habido varias ediciones de buen cartel y escasa acogida, muchas veces motivada pordejar la organización del concierto para los últimos días y por la negligencia a la hora de promocionar elconcierto.En 1999 llegó el turno para un mito viviente como Rosendo. El concierto se hizo en el recinto del colegioVirgen del Saliente y registró una gran afluencia de público. Las bandas locales Súper-Yo y Los TresOrtigas completaban el cartel.Entre los grupos albojenses que han actuado en el Rock Albox a lo largo de todos estos años están:Chamarreta, Soundriver, Falsos Rumores, Súper-Yo, Ciudad Sin Ley, M.H.P., Asshole, N.S.C., Enverga-Dura, Parrisa y Los Cholas.En el año 2000, desde Galicia llegaron Los Suaves y repitieron Los Porretas.En 2001 destacó la presencia de la alicantina Banda Hachís, con Javier Ruiz (Chispes), el alma deManiática, al frente. Los de Villena mostraron su fusión de ska, reggae, hardcore, rock y punk. Actuarontambién los jiennenses Eskorzo, la Blues Band de Granada y María del Mal.En 2002 fue Raimundo Amador quien trajo su música. El Rock Albox abrió al máximo su abanico deestilos.En 2003 regresó Jorge Martínez con su banda –Ilegales- totalmente cambiada respecto a su primera visita.Hamlet y Kannon eran grupos que triunfaban en 2004 cuando actuaron en el Rock Albox. En una líneasimilar también está el rock de Squizo, que nos visitó al año siguiente.En 2007 vino con su banda el único componente superviviente de la formación clásica de Ramones,Marky Ramone. Primero fue Joey (2001), luego Dee Dee (2002) y por último nos dejó Johnny (2004).Curiosamente, Marky fue el primero de ellos en tener problemas con vicios, pero consiguió alejarsea tiempo, lo que le ha permitido seguir en el candelero. Fue una gozada poder disfrutar en Albox delrepertorio de los Ramones en directo.En 2008 vino José Antonio García (Pitos) al frente de la histórica y embrionario banda punk granadinaT.N.T., que se volvían a reunir después de muchos años de ausencia. José Antonio es conocido sobretodo por haber sido el cantante de 091, pero ésta fue una banda que no estuvo en el Rock Albox y, portanto, era la primera vez que actuaba aquí. Algún día volverá 091 a los escenarios y será el momento deresarcirse de no haber pasado antes por nuestro festival.En 2009 llegamos a la edición número 25 y creo que es un momento oportuno para hacer una ediciónconmemorativa en la que se recuerden los orígenes del Rock Albox. Actuarán algunos supervivientes delrock radikal vasco tras el cuarto de siglo que celebra también este movimiento musical. Evaristo -de laPolla- estará al frente de su actual grupo, Gatillazo, y El Drogas –de Barricada- lo hará con Txarrena, yactuará Vómito, que es una banda que en su día no lo hizo, pero ahora es la ocasión, tras su reaparición.A estos grupos se une la actuación de The Cynics, un grupo estadounidense de garage que empezó suandadura a la misma vez que nuestro concierto, a mediados de los 80, y que han mantenido un excelentenivel durante todo este tiempo. Su legado discográfico es imprescindible conocerlo para cualquiera quepresuma de amar el rock. Ahí estaremos, esperando la llegada de Michael Kastelic, Gregg Kostelich y elresto de la banda.Vuelve ese día de emoción que supone para muchos de nosotros la cita anual con el Rock Albox. Ir alconcierto no es como ir a los toros o al fútbol, y es que se requiere sentirse joven, más que serlo.Es también el momento de recordar a toda la gente que ha organizado o colaborado en la organización delos conciertos, en mayor o menor medida, siempre desinteresadamente, entre los que están: Pedro GarcíaCarrillo, Atanasio Pérez, Pakito Navarrete, Juan Ángel Torrecillas, Paco Lajara, Pepe Granados-Lorca, JoséManuel Villalba, Paco Romero, Felipe Ramos, Martín Berbel, Juan Pedro Martínez (Pitu), Juan Mari Lajara,Pedro María Carrillo, Rafael Granados, José Luis Guirado (Kagales) y otros muchos. Y también merecenun reconocimiento artistas locales que han dejado su impronta en el diseño de los carteles, como Pakito,Rosado o Antonio Alfonso. Y es buen momento para rememorar tantas anécdotas vividas en esas mágicasy frías noches de concierto.Diego Cerdán

×