Reflexion 1

5.762 visualizaciones

Publicado el

Publicado en: Educación
0 comentarios
4 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
5.762
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
19
Acciones
Compartido
0
Descargas
76
Comentarios
0
Recomendaciones
4
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Reflexion 1

  1. 1. 1 INDICE Pag. 1. MI CRUZ ES DEMASIADO PESADA 5 2. ¡Echa otro leño al fuego! 6 3. REY QUE OFRECIÓ UN GRAN PREMIO 7 4. En este momento 8 5. Si muero antes que tú 10 6. ¿Por Qué Tenia que Morir Jesús Como Redentor? 11 7. “Jesús de Nazaret” 13 8. El grano de café 14 9. El perdón que Dios ha provisto 16 10. ¿Dónde están las manos de Dios? 16 11. Me conoces Dios 18 12. La rosa 19 13. ACOSTUMBRADO A LLEGAR TARDE 21 14. AGUA QUE QUERIA SER FUEGO 27 15. UN MILAGRO DE GUERRA 28 16 CAMARÓN QUE SE DUERME (por Marcos Witt) 29 17. ¿Para qué sirve la Música? (por Nolita Theo) 30 18. El Desierto (por Nolita W. de Theo ) 31 19. Jonatán: ¿Valiente o cobarde? (por Nolita W. de Theo) 33 20. ENTRE OLAS (por Marcos Witt) 36 21. PORQUE ALGUIEN SE PREOCUPÓ (Por Marcos Witt) 37 22. PERO NO QUIERO CRECER (por Marcos Witt) 39 23. Lo que dijo napoleón de cristo 40 24. Aprender a Equivocarse 41 25. LA CASA EN LLAMAS 42 26. ¿Cómo le llamarías? 43 27. ¿DONDE ESTA DIOS CUANDO MAS LO ECESITAMOS? 44 28. Tómate un minuto y haz lo siguiente: 45 29. SOLO HABLA CON EL. ¡QUE DISFRUTES TU DIA! 46 30. HOY ES... ¡UN GRAN DÍA! 46 31. EL BARBERO Y DIOS 47 32. PARABOLA DE LA ESCOBA 48 33. CARTA A UN AMIGO 49 34. ¿TENDRAS TIEMPO? 52 35. MIS AMADOS 52 36. Refinados como la plata 53 37. LA IMPORTANCIA DE ESCUCHAR A DIOS 54 38. EL DIOS QUE HACE PREGUNTAS 54
  2. 2. 2 39. LA HISTORIA DE JERRY 55 40. Tus Actos (Amigo) 57 41. Algunas verdades que debemos aprender 59 42. Ante Tí Señor 60 43. Ángeles del Callejón 61 44. Amar es darse todo 62 45. Aguanta un poco mas... todavía no es tiempo 64 46. El Árbol de Manzanas 65 47. Acepta tu cruz 66 48. EL REY MIDAS 67 49. El gigante egoísta 68 50. Bambi 72 51. “EL ROBLE Y EL HALCÓN" 73 52. La esmeralda encantada 74 53. ¿No te parece extraño? 76 54. El pollo de águila 77 55. Terror en la sierra 78 56. El árbol 80 57. EL MAESTRO 82 58. LOS OTROS TE NECESITAN 84 59. La tierra no pertenece al hombre 84 60. CAMBIAR YO PARA QUE, QUE CAMBIE EL MUNDO 87 61. El alpinista 87 62. PARA FIJAR PRIORIDADES 88 63. BARRO-ORO 90 64. ASAMBLE EN LA CARPINTERIA 90 65. "EL DÍA EN QUE JESÚS GUARDÓ SILENCIO" 91 66. LOS ADOLESCENTES DEL NUEVO MILENIO 93 67. LAS OLAS DE LA VIDA 95 68. JUAN TRES DIECISÉIS 95 69. NO ES MI PROBLEMA 97 70. EL JOVEN SIN BRAZO IZQUIERDO 98 71. LA MEJOR HERRAMIENTA DEL DIABLO 99 72. LLENANDO EL CÁNTARO 100 73. QUE NADA TE DETENGA 101 74. EL JARDÍN FLORIDO 102 75. EN BICICLETA CON DIOS 103 76. INSTALA AMOR.COM 104 77. LA CARGA QUE SE HIZO DULCE 106 78. LA PARADOJA DE ESTOS TIEMPOS MODERNOS 108 79. SOLEDAD 109
  3. 3. 3 80. EL ANCIANO Y EL NIÑO 110 81. REUNIÓN DE LOS SENTIMIENTOS 113 82. UN CUENTO PARA REFLEXIONAR 114 83. EL AMO DEL TIEMPO 115 84. EL PODER DE LA ORACIÓN 117 85. RESPUESTA ANTE UN ATEO 119
  4. 4. 4
  5. 5. 5 Mi Cruz Es Demasiado Pesada Un joven, ya no daba más con sus problemas. Cayó de rodillas, orando, "Señor, no puedo seguir. Mi cruz es demasiado pesada". El señor, como siempre, acudió y le contestó, "Hijo mío, si no puedes llevar el peso de tu cruz, guárdala dentro de esa habitación. Después, abre esa otra puerta y escoge la cruz que tú quieras". El joven suspiró aliviado. "Gracias, Señor" dijo, e hizo lo que le había dicho. Al entrar, vio muchas cruces, algunas tan grandes que no les podía ver la parte de arriba. Después, vio una pequeña cruz apoyada en un extremo de la pared. "Señor", susurró, "quisiera esa que está allá". Y el Señor contestó, "Hijo mío, esa es la cruz que acabas de dejar". Cuando los problemas de la vida nos parecen abrumadores, siempre es útil mirar a nuestro alrededor y ver las cosas con las que se enfrentan los demás. Verás que debes considerarte más afortunado de lo que te imaginas. TU CRUZ, cualquiera que sea tu cruz, cualquiera que sea tu dolor, siempre brillará el sol después de la lluvia. Es curioso cómo puedes enviar miles de chistes por el correo electrónico y cómo se difunden al igual que el fuego en el pasto seco. Sin embargo, cuando empiezas a enviar mensajes acerca del Señor, la gente lo piensa dos veces antes de compartir. CURIOSO, ¿VERDAD? ¿Estás riendo? ¿Estás pensando? ¡Difunde la Palabra y dale gracias al Señor, porque Él es bueno! Curioso, ¿verdad? Cómo cuando vas a reenviar este mensaje, cuántos de tu lista no lo reciben, porque no tienes la seguridad de que crean en algo. Ahora tienes, una vez más, la oportunidad de enviar un mensaje de reflexión, inclusive a esas personas. ¡Qué el Señor te bendiga siempre, y a tus seres queridos!
  6. 6. 6 ¡Echa Otro Leño Al Fuego! Mientras la temporada de creer parece terminar para el resto del mundo, te ruego que me permitas dejar algo muy claro. Entre bastidores esperan todavía muchos sueños. Tenemos al alcance de la mano muchas aspiraciones. Muchas hambres necesitan alimentos. Muchos anhelos deben reconocerse con el fin de poder satisfacerlos. Hay que aventar muchas chispas auténticas antes de que la pasión lleve a cabo su obra perfecta en tí. ¡Echa otro leño al fuego! Este no es el día en que lo dejas. Este no es el día en que lloras. Este es el día en que consigues, mirándolas fijamente, avergonzar a todas las personas de tu vida cuando te dicen que no lo han entendido. Porque tú sí lo has entendido. Finalmente. Y ahora sabes que la fé es la sustancia de las cosas que se esperan, la evidencia de las cosas que no se ven. Este es el día en que gritas "¡Creo!". Continúa gritándolo hasta quedar ronca. Se acabó hablar en voz baja. ¿Sabes que pasa cada vez que una mujer dice que no cree, que tarda demasiado tiempo? Pues que la mujer, cae muerta. Por dentro. Que es donde cuenta. Pero puede que pasen otros cuarenta años antes de que te entierren. ¿Y sabes que dirán cuando esparzan tus cenizas? Pues dirán que no recuerdan haberte visto nunca verdaderamente feliz. Y tendrán razón. Éste no es el momento de dejar de creer. Sencillamente el escepticismo es un lujo que no puedes permitirte. En otro tiempo la espiritualidad de la mujer ha estado separada de su estilo de vida. Pero tú sabes que esto no tiene ningún sentido. Nunca lo ha tenido. Nunca lo tendrá. De manera que continúa creyendo que tienes, la pasión, la inteligencia, la brillantez, la creatividad, la sabiduría, la claridad, la profundidad, la experiencia que se requieren para encontrar ese centro silencioso de solaz, serenidad y fuerza necesarios para crear y sostener una vida auténtica. Cada día es una plegaria. Una vida auténtica es la forma más personal de rendir culto. Cuando empieces a creer descubrirás que todas las cosas son realmente posibles.
  7. 7. 7 Aplaude. Aplaude una vez más. ¡Pero esta vez, que se oiga de verdad! ¡Anda! ¡Eso esta mejor! Haces tanto ruido que despertarás a los muertos. Muy bien hecho. Rey Que Ofreció Un Gran Premio Había una vez un Rey que ofreció un gran premio a aquel artista que pudiera captar en una pintura la paz perfecta. Muchos artistas intentaron. El rey observo y admiró todas las pinturas, pero solamente hubieron dos que a el realmente le gustaron y tuvo que escoger entre ellas. La primera era un lago muy tranquilo. Este lago era un espejo perfecto donde se reflejaban unas placidas montañas que lo rodeaban. Sobre éstas se encontraba un cielo muy azul con tenues nubes blancas. Todos los que miraron esta pintura pensaron que esta reflejaba la paz perfecta. La segunda pintura también tenía montañas. Pero éstas eren escabrosas y descubiertas. Sobre ellas había un cielo furioso del cual caía un impetuoso aguacero con rayos y truenos. Montaña abajo parecía retumbar un espumoso torrente de agua. Todo esto no se revelaba para nada lo pacífico. Pero cuando el Rey observo cuidadosamente, el miro tras la cascada un delicado arbusto creciendo en una grieta de la roca. En este arbusto se encontraba un nido. Allí, en medio del rugir de la violenta caída de agua, estaba sentado placidamente un pajarito en el medio de su nido... Paz perfecta. El Rey escogió la segunda. ¿Sabes porque? Porque, explicaba el Rey: "Paz no significa estar en un lugar sin ruidos, sin problemas, sin trabajo duro o sin dolor. Paz significa que a pesar de estar en medio de todas estas cosas permanezcamos calmados dentro de nuestro corazón. Este es el verdadero significado de la "paz". ESA PAZ SOLO LA DA JESÚS... NUESTRO SALVADOR.
  8. 8. 8 En Este Momento En este momento... Sabes que??? Hay 60 cosas que te puedo asegurar que están sucediendo ahorita, mientras tu estas leyendo esto... 1. Alguien esta muy orgulloso de ti. 2. Hay alguien que esta pensando en ti. 3. Alguien esta preocupado por ti. 4. Alguien te extraña. 5. Probablemente alguien necesita hablar contigo. 6. Alguien quisiera estar contigo. 7. Alguien espera que no estés en problemas. 8. Alguien te esta muy agradecido por el apoyo que le has dado. 9. A alguien le gustaría estrechar tu mano 10.Alguien espera que todo resulte bien. 11. Alguien te necesita para ser feliz. 12. Alguien quiere demostrarte cuan importante eres. 13. Hay alguien celebrando todos tus triunfos. 14. Alguien quiere darte un obsequio. 15. Alguien esta convencido de que tú eres un regalo. 16. Es probable que alguien este celoso por el resto de tus amistades. 17. Alguien quiere acariciarte. 18. Alguien desea ayudarte. 19. Alguien admira tu fortaleza. 20. Hay alguien que esta pensando en ti mientras sonríe. 21. Alguien quiere ser tu hombro para llorar. 22. A alguien le gustaría salir contigo y tener un montón de diversión. 23. Alguien considera que el mundo eres tú. 24. Alguien quisiera hacer cualquier cosa por ti. 25. Existe alguien que intenta protegerte. 26. Alguien necesita que lo perdones. 27. Quizás alguien se pregunta donde estarás en este momento, que estarás haciendo. 28. Alguien quiere decir simplemente "gracias por estar allí". 29. Alguien esta recordándote y deseando que tu estuvieras con el. 30. Ahora mismo, alguien le pide a Dios por ti. 31. Alguien necesita saber que tu cariño es incondicional. 32. Alguien valora tus consejos, recomendaciones o advertencias... 33. De seguro hay alguien que te cuida y esta pendiente de ti. 34. Alguien quisiera compartir sus sueños contigo. 35. Posiblemente alguien quisiera estrecharte entre sus brazos... 36. Igualmente alguien te quiere para que lo estreches entre tus brazos.
  9. 9. 9 37. Alguien te necesita como tú lo necesitas también... 38. Alguien desearía detener el tiempo por ti. 39. Alguien pide a Dios por tu amistad y cariño. 40. Existe alguien que no puede esperar para verte... 41. Alguien te quiere por lo que eres... 42. Alguien adora la manera en que le haces sentir... 43. Existe quien quisiera significar algo para ti... 44. A alguien le afecta todo lo que hagas... 45. Alguien esta complacido de que seas su amiga/o. 46. A alguien le gustaría ser tu amigo… 47. Alguien paso toda la noche en vela… solo pensando en ti... 48. Alguien esta viviendo solo porque existes tu... 49. Alguien esta deseando que lo comprendas... 50. Alguien quiere encontrarte para conocerte mejor.... 51. A alguien le gustaría esta cerca de ti ahora... 52. Alguien extraña tus regaños, tu ayuda... 53. Alguien tiene confianza en ti... 54. Alguien sabe que tú vales la pena... 55. Alguien necesita tu apoyo... 56. Tal vez alguien esta esperando una llamada tuya... 57. Alguien te considera más que un amigo, aunque tú no lo creas así... 58. Seguro hay alguien que ahora esta llorando por ti. 59. Alguien escucha una canción que le hace recordarte... 60. Alguien necesita que le envíes este mensaje.... Si tu vives hasta tener cien años, yo quiero vivir cien años menos un día, porque yo nunca podría vivir sin ti...Un amigo es alguien que entra mientras el resto del mundo sale... No camines delante de mi, porque podría no seguirte; no camines detrás de mi, porque no podría guiarte... camina a mi lado y se mi amigo... Los amigos son los medios de Dios para cuidar de nosotros... Yo voy a apoyarte a ti, tu vas a apoyarme a mi y ambos estaremos bien... Si todos mis amigos tuviesen que saltar de un puente, yo no saltaría con ellos, yo estaría al pie para atraparlos...Todo el mundo oye lo que tu dices, tus amigos lo escuchan... Los verdaderos amigos escuchan aquello que tus labios no pronuncian... saben leer tus ojos.
  10. 10. 10 Si Muero Antes Que Tú Si muero antes que tú, hazme un favor: Llora cuanto quieras, pero no te enojes con Dios por haberme llevado. Si no quieres llorar, no llores. Si no logras llorar no te preocupes. Si quieres reír, ríe. Si algunos amigos te cuentan algo de mí, óyelos y cree lo que digan. Si me elogian demasiado, corrige la exageración. Si me critican demasiado, defiéndeme. Si quieren hacerme un santo, sólo porque he muerto, di que yo tenía algo de santo, pero estaba lejos de ser el santo que pintan. Si quieren hacerme un demonio, muestra que yo tal vez tuve algo de demonio, pero toda la vida procuré ser bueno y buen amigo. Si intentan canonizarme di que yo nunca quise ser incensado en vida. Si hablan más de mí que de Cristo, llámales la atención. Si sientes tristeza y deseas orar por mí, puedes hacerlo, pues quizás necesite tu ORACION. Si quieres hablar conmigo, habla con Jesús y yo lo escucharé. Espero estar con Él lo suficiente para continuar siendo útil para ti donde esté. Y si quieres escribir algo sobre mí, di solo una frase: ¡Fue amigo, creyó en mí y me quiso para Dios! ¡Era una flecha que vivía apuntando en dirección a Dios! Ahí, entonces, derrama una lágrima. Yo no estaré presente para enjugarla, pero no hace falta, pues otros amigos lo harán en mi lugar. Y viéndome bien sustituido, iré a atender a mi nueva tarea en el cielo. Pero de vez en cuando, da una escapadita hacia Dios; no me verás, pero yo estaré muy feliz viéndote a ti mirar hacia Él. Y cuando llegue para ti la hora de ir a ver al Padre, ahí donde nadie puede separarnos, viviremos la amistad que aquí nos preparó para El. ¿Crees en estas cosas? Entonces, ora para que los dos vivamos como quien sabe que va a morir un día y que muramos como quien supo vivir bien. La amistad sólo tiene sentido si hace el cielo más cercano y si aquí inaugura su comienzo pero, si yo muero antes que tú, creo que no voy a extrañar el cielo... Ser tu Amigo, ¡Ya era Un Pedazo de Cielo!
  11. 11. 11 ¿Por Qué Tenia Que Morir Jesús Como Redentor? Algunos objetores han dicho: Es cierto que Jesucristo fue un personaje singular y único en la historia humana, y que la tenacidad y empeño con que los primeros discípulos suyos sostuvieron que le habían visto resucitado, hace pensar que algo extraordinario ocurrió en Israel en los días de Augusto y de Tiberio; pero lo que no puedo comprender es por qué Jesucristo tuviera que morir como sustituto por nuestros pecados. ¿Qué tienen que ver mis errores y pecados con la muerte de un justo a quien acusaron falsamente los Judíos, y mataron injustamente los romanos hace casi dos mil años? La respuesta es que si Jesucristo hubiese sido solamente un hombre bueno, su muerte vendría a ser como la de otros mártires de la injusticia humana, pero es muy diferente el caso si era el Santo de Dios, el Verbo eterno que existía con Dios desde la eternidad y se hizo hombre para enseñar y redimir a los hombres. El declaró serlo y sus hechos prodigiosos, al par que su carácter y enseñanzas, confirman tal declaración. Otras personas objetan: Si el Supremo Legislador del Universo se proponía ser benigno con los pecadores de nuestra raza bien podía perdonar a quien quisiera sin que mediara redención alguna. ¿Por qué ha de intervenir en la reconciliación del hombre con su Hacedor el acto desagradable del sacrificio de un inocente en lugar de los culpables? El notable escritor norteamericano antiguo librepensador, autor del libro "Filosofía del plan de la salvación", lo explica con el siguiente ejemplo: "La gran ley que rige los movimientos de los planetas podría expresarse como de atracción al sol y de mutua atracción entre ellos mismos. Ahora bien, si un planeta saliera de su órbita alrededor del sol, tendería a abandonarla para siempre y no podría jamás ser restaurado, a no ser que el sol, el gran centro de nuestro sistema planetario, le siguiese en su extravío y aumentando su poder de atracción al aproximarse más al planeta errante, le hiciese volver (atrayéndole hacia sí) a su primitiva órbita. Es sólo un ejemplo, ya que la ciencia nos ha demostrado que el sol no es un Dios, como pensaban los antiguos, sino un astro en ignición como decían nuestros padres, o en proceso de desintegración nuclear, como decimos nosotros. Pero nosotros entendemos que detrás del sol y de todos los demás astros del Universo, debe haber un Dios espiritual, un Ser Supremo dotado de inteligencia y voluntad, y en El sí que cabe la iniciativa y la buena voluntad, o sea, el amor, hacia sus criaturas morales, y el ejemplo del filósofo puede aplicarse perfectamente en el terreno espiritual. La gran ley del mundo espiritual es muy semejante a la ley física de atracción e ínter atracción de las estrellas y los planetas: Jesús la condensó en estas palabras: "Amarás al Señor tu Dios con toda tu alma, con todas tus fuerzas y con todo tu entendimiento, y a tu prójimo como a ti mismo".
  12. 12. 12 Siguiendo esta ilustración, podemos venir a decir que la atracción que debería unir el alma a Dios y a sus semejantes fue rota por el pecado, y el ser humano impedido por su egoísmo, dando vueltas solamente sobre su propio centro, choca en su carrera con los otros seres morales, o sea, con sus prójimos, sobre la tierra. Se cruzan las órbitas de los respectivos intereses al girar todos igualmente errantes, lejos del centro de vida y amor, el único que podía imprimirles un movimiento de conjunto armónico y feliz. ¿Cómo podía ser en tal caso retrotraído el hombre a su antigua órbita moral? Un solo medio había y era éste: que el mismo Creador se aproximara a él, y atrayendo sus afectos por alguna prueba extraordinaria de su misericordia, volviera ganar SU amor, confianza y obediencia de un modo tan absoluto, que el hombre, movido por aquella benevolencia de parte de su Creador, no quisiera vivir ya egoístamente para sí, sino para honrar a quien le amó, cumpliendo la buena voluntad del Padre celestial en su relación con sus prójimos hermanos. Esto es lo que creemos los cristianos haber tenido lugar en la persona y la obra redentora de Cristo. ¿Por qué debía Jesús venir a sufrir y morir por nosotros? Porque si Dios concediese el perdón al pecador sin exigir más requisito que solicitarlo, el pecado se convertiría en un hecho trivial, nadie temería sus consecuencias, y el gobierno moral del Universo sería imposible. Conceder un indulto amplio a criminales, sin vindicar la ley, ni mostrar lo justo e inflexible de sus exigencias, y sin hacer nada para cambiar la actitud de los ofensores, sería un grave error de táctica en cualquier gobernante humano. ¡Cuánto más en el Supremo Legislador del Universo! Se cuenta el caso de cierto juez que tenía que sentenciar a un amigo de su infancia y por razones sentimentales de antigua amistad estaba muy inclinado a perdonarle, pero como juez la ley le obligaba a condenarle. ¿Qué hizo? Condenó a su amigo a pagar la multa que la ley exigía, aunque sabía que era pobre y tendría que pagarla con cárcel; pero antes de abandonar la sala, el mismo juez había pagado con su propio dinero la sanción impuesta. De este modo, la ley quedaba cumplida, nadie podía acusarle de imparcialidad o injusticia, pero su amigo podía ser libre. Hay un adagio que dice que "Lo que nada cuesta, nada se aprecia". Si el sacarle del apuro no le hubiese costado nada al juez, el reo habría pensado: "Como tengo tan buen amigo en el juzgado, puedo volver a faltar cuanto me plazca, pues nada me ocurrirá"; pero al recordar el sacrificio de su amigo se sentía impulsado a decirse: "No, no voy a perjudicarle otra vez", y se abstenía de caer bajo la sanción de la ley. He aquí un ejemplo de lo que se propuso Dios al enviar al Verbo eterno en forma de hombre, a su Hijo amado al mundo, permitiéndole morir de una muerte cruel para expiar nuestras culpas.
  13. 13. 13 Cuanto más elevada fuera la multa satisfecha por el juez, tanto mayor sería el afecto y la gratitud del hombre librado del castigo que merecía por el gesto benevolente de su buen amigo el magistrado, ¿no es verdad? Pues bien, este es el caso del sacrificio de nuestro Señor Jesucristo a nuestro favor. El apóstol Juan declara: "Nosotros le amamos a El porque El nos amó primero". Los verdaderos cristianos son simplemente un conjunto de seres humanos atraídos y unidos de nuevo a Dios en virtud del amor que Jesucristo demostró por ellos. No somos grupos de fanáticos religiosos, como generalmente piensa el mundo acerca de los cristianos verdaderos. No somos ni más ni menos que grupos diversos de almas agradecidas que pensando razonablemente acerca de los misterios de la vida y sobre todo del gran secreto del amor de Dios manifestado en la obra redentora de Jesucristo a nuestro favor, no podemos por menos que mostrarle un mínimo de amor y gratitud. Otros han hecho a través de los siglos muchísimo más que nosotros; pero sentimos que lo mínimo que podemos hacer por nuestra parte es mostrarnos como personas agradecidas y ello ha de reflejarse no sólo en nuestros cultos y demás actos devocionales, en nuestras oraciones y cánticos de alabanza, sino también en la vida y en la conducta. Jesucristo dijo: "Venid a Mí todos los que estáis trabajados y cargados y yo os haré descansar", y añadió también: "Llevad mi yugo sobre vosotros y aprended de mí que soy manso y humilde de corazón, y hallaréis descanso para vuestras almas". “JESÚS DE NAZARET” Hace ya bastante tiempo, un hombre de familia tubo que elegir entre Dios o sus seres más queridos. Eran creyentes en un país, donde el nombre de Jesús era blasfemia para ellos. El padre de familia era predicador y su temor no estaba sobre los hombres, sino sobre Dios; es por ello que insistía en predicar de la salvación por medio de Jesús. Muchas veces le pegaron y metieron en la cárcel, pero a el le fortalecía el sufrimiento por causa del nombre que es sobre todo nombre “Jesús de Nazaret”. Una de tantas, se reunieron los mandatarios de aquella ciudad y dijeron; veamos que fe tiene este hombre en su Dios. Cogieron a ese predicador y su familia: su hijo, su hija y esposa y los metieron en un foso de tierra ya preparado.
  14. 14. 14 Las gentes de esa ciudad gritaban: “muerte al predicador”. Los mandatarios le daban a elegir y le decían: o niegas a ese tal Jesús o te enterramos vivo a ti y tu familia. Después de algunos minutos de gran silencio, se escucha la voz de la más pequeña de la familia, “papa, papa Dios nos esta esperando” El varón de Dios expone su última predicación, rechazando la petición del pueblo. Los enterraron vivos sin escuchar grito alguno. A los pocos años; cientos de personas que gritaron “muerte al predicador”, se convirtieron a ese Jesús que ellos rechazaban con gran furia. Escrito está, lo que el hombre sembrare eso recogerá. Ese hombre de Dios sembró algo más que una semilla, sembró su propia vida y la de los suyos, y recogió cientos de hermanos para toda la eternidad. Dios bendiga a hombres y mujeres como este predicador, que un día leyeron en (S. Mateo. 16.24.) Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, y tome su Cruz cada día y sígame. EL GRANO DE CAFÉ El oro para ser purificado debe pasar por el fuego… y el ser humano necesita pruebas para pulir su carácter. Pero lo más importante es: Cómo reaccionamos frente a las pruebas. Una hija se quejaba a su padre acerca de su vida y cómo las cosas le resultaban tan difíciles. No sabía cómo hacer para seguir adelante y creía que se daría por vencida. Estaba cansada de luchar. Parecía que cuando solucionaba un problema, aparecía otro. Su padre, un chef de cocina, la llevó a su lugar de trabajo. Allí llenó tres ollas con agua y las colocó sobre fuego fuerte. Pronto el agua de las tres ollas estaba hirviendo. En una colocó zanahorias, en otra colocó huevos y en la última colocó granos de café. Las dejó hervir sin decir palabra. La hija esperó impacientemente, preguntándose qué estaría haciendo su padre.
  15. 15. 15 A los veinte minutos el padre apagó el fuego. Sacó las zanahorias y las colocó en un bowl. Sacó los huevos y los colocó en otro bowl. Coló el café y lo puso en un tercer bowl. Mirando a su hija le dijo: "Querida, ¿qué ves?" "Zanahorias, huevos y café" fue su respuesta. La hizo acercarse y le pidió que tocara las zanahorias. Ella lo hizo y notó que estaban blandas. Luego le pidió que tomara un huevo y lo rompiera. Luego de sacarle la cáscara, observó el huevo duro. Luego le pidió que probara el café. Ella sonrió mientras disfrutaba de su rico aroma. Humildemente la hija preguntó: "¿Qué significa esto, Padre?" El le explicó que los tres elementos habían enfrentado la misma adversidad: agua hirviendo, pero habían reaccionado en forma diferente. La zanahoria llegó al agua fuerte, dura. Pero después de pasar por el agua hirviendo se había vuelto débil, fácil de deshacer. El huevo había llegado al agua frágil. Su cáscara fina protegía su interior líquido. Pero después de estar en agua hirviendo, su interior se había endurecido. Los granos de café sin embargo eran únicos. Después de estar en agua hirviendo, habían cambiado al agua. "¿Cual eres tú?", le preguntó a su hija. "Cuando la adversidad llama a tu puerta, ¿cómo respondes? ¿Eres una zanahoria, un huevo o un grano de café?" ¿Y cómo eres tú, amigo? ¿Eres una zanahoria que parece fuerte pero que cuando la adversidad y el dolor te tocan, te vuelves débil y pierdes tu fortaleza? ¿Eres un huevo, que comienza con un corazón maleable? ¿Poseías un espíritu fluido, pero después de una muerte, una separación, un despido te has vuelto duro y rígido? Por fuera te ves igual, pero ¿eres amargado y áspero, con un espíritu y un corazón endurecido? ¿O eres como un grano de café? El café cambia al agua hirviente, el elemento que le causa dolor. Cuando el agua llega al punto de ebullición el café alcanza su mejor sabor. Si eres como el grano de café, cuando las cosas se ponen peor tú reaccionas mejor y haces que las cosas a tu alrededor mejoren. ¿Cómo manejas la adversidad? ¿Eres una zanahoria, un huevo o un grano de café? El perdón que Dios ha provisto
  16. 16. 16 Durante la guerra Hispano-Americana, Clara Barton estaba supervisando el trabajo de la Cruz Roja Americana en Cuba. Un día, el Coronel Theodore Rooselvet acudió a verla, queriendo comprar alimentos para sus enfermos y heridos en Rough Riders. Pero ella rehusó venderle nada. Rooselvet quedó perplejo. Sus hombres necesitaban ayuda, y él estaba dispuesto a pagarla de su propio dinero. Cuando preguntó a alguien por qué no podía comprar los suministros, le dijeron: -Coronel, lo que tiene que hacer es pedirlo- El rostro de Rooselvet se iluminó con una sonrisa. Ahora lo entendía, las provisiones no estaban a la venta. Todo lo que había de hacer era sencillamente pedirlas, y le serían dadas gratuitamente. Así es como el pecador recibe la vida eterna. La salvación es un don. Si pudiese ser comprada en una subasta, los millonarios competirían por la compra y la mayoría de la gente quedaría excluida. Si se pudiese ganar trabajando por ella, los fuertes y capaces empujarían a los débiles y enfermos fuera de la carrera. Pero el perdón que Dios ha provisto por medio de Jesucristo es gratis, solo ha de pedirse. Nada que podamos hacer podrá ganarla. Sólo por medio de la fe en Cristo y en lo que El ha hecho en el Calvario podemos recibir provisión para la más honda necesidad de nuestra alma. ¿Tienes vida eterna por medio de Jesucristo? ¡Está a tu disposición si reconoces con humildad tu pecado, y sencillamente pides a Jesús que te salve! P.R.V. PORQUE POR GRACIA SOIS SALVOS POR MEDIO DE LA FE... Y ESTO ES UN DON DE DIOS. Sn. Pablo (Efesios 2:8) Para pensar... ¿Porqué pagar el precio de perderse, cuando la salvación es gratuita? ¿DÓNDE ESTÁN LAS MANOS DE DIOS? Cuando observo el campo sin arar, cuando los aperos de labranza están olvidados, cuando la tierra esta quebrada y abandonada. Cuando miro tantos niños abandonados, tantos hermanos que lloran, tantas guerras. Cuando miro las lágrimas, la baja estima, la tristeza, los odios, el inconformismo... me pregunto: ¿Dónde están las manos de Dios? Cuando observo la injusticia, la corrupción, el que explota al débil. Cuando veo al prepotente y pedante, enriquecerse del ignorante y del pobre, del obrero y del campesino carente de recursos para defender sus derechos, me pregunto: ¿Dónde están las manos de Dios? Cuando contemplo a esa anciana olvidada, cuando su mirada es nostálgica y balbucea aún palabras de amor por el hijo que la abandonó, me pregunto: ¿Dónde están las manos de Dios? Cuando miro a ese joven, antes fuerte y decidido, ahora embrutecido por la droga y el alcohol. Cuando veo titubeante lo que antes era una inteligencia brillante y ahora con harapos, sin rumbo, sin destino; me pregunto: ¿Dónde están las manos de Dios?
  17. 17. 17 Cuando esa chiquilla que debería soñar en fantasías, la veo arrastrar la existencia y en su rostro se refleja ya el hastío de vivir, y buscando sobrevivir se pinta la boca y se ciñe el vestido y sale a vender su cuerpo; me pregunto: ¿Dónde están las manos de Dios? Cuando aquél pequeño a las tres de la madrugada me ofrece su periódico o su miserable cajita de dulces sin vender. Cuando lo veo dormir en la puerta de un zaguán o debajo de algún puente titiritando de frío, con unos cuantos periódicos que cubren su frágil cuerpecito. Cuando su mirada me reclama una caricia, cuando lo veo sin esperanza vagar con la única compañía de un perro callejero, me pregunto: ¿Dónde están las manos de Dios? Y me enfrento a él y le pregunto: ¿Dónde están tus manos Señor?, para luchar por la justicia, para dar una caricia, un consuelo al abandonado, rescatar a la juventud de las drogas, dar amor y ternura a los olvidados. Después de un largo silencio, escuché su voz que me reclamó: ¿No te has dado cuenta que TÚ eres mis manos? ¡Atrévete a usarlas para lo que fueron hechas, para dar amor y alcanzar las estrellas! Y entonces comprendí que las manos de Dios somos TÚ y YO. Nosotros somos los que tenemos la voluntad, el conocimiento y el coraje para luchar por un mundo más humano y más justo, aquellos cuyos ideales sean más altos que no puedan acudir a la llamada del destino, aquellos que desafiando el dolor, la crítica, la blasfemia, se reten a sí mismos para ser las manos de Dios. Señor, ahora me doy cuenta que mis manos están sin llenar, que no han dado lo que deberían dar. Te pido perdón por el amor que me diste y que no he sabido compartir. Sé que las debo usar para amar y conquistar la grandeza de la creación. El mundo necesita esas manos llenas de ideales y estrellas, cuya obra magna sea contribuir día a día a forjar una civilización. Unas manos que busquen valores superiores, que compartan generosamente lo que Dios nos ha dado y puedan al final llegar vacías al cielo porque entregaron todo el amor para el que fueron creadas... Y entonces Dios seguramente dirá: ESTAS, ¡SON MIS MANOS! Bendice mis manos... Señor Dios.... ME CONOCES DIOS Puede ser que tú no me conozcas, sin embargo Yo conozco todo sobre tí... Salmo 139:1 Yo se cuando te sientas y cuando te levantas... Salmo 139:2 Todos tus caminos me son conocidos... Salmos 139:3 Aun todos los cabellos de tu cabeza están contados... Mateo 10:29-31
  18. 18. 18 Porque tú fuiste hecho a mi imagen... Génesis 1:27 En mí, tú vives, te mueves y eres... Hechos 17:28 Porque tú eres mi descendencia... Hechos 17:28 Te conocí aun antes de que fueras concebido... Jeremías 1:4-5 Yo te escogí cuando planeé la creación... Efesios 1:11-12 Tú no fuiste un error, porque todos tus días están escritos en mi libro... Salmo 139:15-16 Yo determiné el tiempo exacto de tu nacimiento y donde vivirías... Hechos 17:26 Tú has sido creado de forma maravillosa... Salmo 139:14 Yo te formé en el vientre de tu madre... Salmo 139:13 Yo te saqué del vientre de tu madre el día en que naciste... Salmo 71:6 Yo he sido mal representado por aquellos que no me conocen... Juan 8:41-44 Yo no estoy enojado ni distante, más soy la manifestación perfecta del amor... I Juan 4:16 Y es mi deseo compartir de mi amor desmedido hacía tí, simplemente porque tú eres mi hijo y Yo soy tu padre... I Juan 3:1 Te ofrezco mucho más de lo que tu padre terrenal pudiera darte... Mateo 7:11 Porque Yo soy el Padre Perfecto... Mateo 5:48 Cada regalo que tú recibes viene de mis manos... Santiago 1:17 Porque Yo soy tu proveedor quien suple para todas tus necesidades... Mateo 6:31-33 El plan que tengo para tu futuro ha estado siempre lleno de esperanza... Jeremías 29:11 Porque Yo te amo con amor eterno... Jeremías 31:3 Mis pensamientos sobre tí son incontables como la arena a la orilla del mar... Salmo 139:17- 18 Me regocijo sobre tí con cantos... Sofonías 3:17 Yo nunca dejaré de hacerte el bien... Jeremías 32:40 Porque tú eres mi tesoro más preciado... Éxodo 19:5 Yo deseo afirmarte dándote todo mi corazón y toda mi alma... Jeremías 32:41 Y quiero mostrarte cosas grandes y maravillosas... Jeremías 33:3 Si me buscas con todo tu corazón me encontrarás... Deuteronomio 4:29 Deléitate en Mí y te daré todos los deseos de tu corazón... Salmo 37:4 Porque soy Yo quien produce los deseos de tu corazón... Filipenses 2:13 Yo puedo hacer por tí mucho más de lo que tú pudieras imaginar... Efesios 3.20 Porque Yo soy tu mayor alentador... II Tesalonicenses 2:16-17 Yo también soy el Padre que te consuela durante todos tus problemas... II Corintios 1:3-4 Cuando tu corazón está quebrantado, Yo estoy cerca de tí... Salmo 34:18 Así como el pastor carga a un cordero, Yo te cargo a tí cerca de mi corazón... Isaías 40:11 Un día Yo quitaré toda lágrima de tus ojos y quitaré todo el dolor que hayas sufrido en esta tierra... Ap. 21:3-4 Yo soy tu Padre y te he amado como a mi hijo, Jesús... Juan 17:23 Porque en Jesús, mi amor por tí ha sido revelado... Juan 17:26 Él es la representación exacta de quien Yo soy... Hebreos 1:3 Él vino a demostrar que Yo estoy contigo y no contra tí... Romanos 8:31
  19. 19. 19 Y también a decirte que no estoy contando tus pecados... II Corintios 5:18-19 Porque Jesús murió para que tú y Yo pudiéramos ser reconciliados... II Corintios 5:18-19 Y su muerte fue la suprema expresión de mi amor por tí... I Juan 4:10 Entregué todo lo que Yo amaba para que pudiera ganarme tu amor... Romanos 8:31-32 Si tú recibes el regalo de mi Hijo Jesús, tú me recibes a mí... I Juan 2:23 Y ninguna cosa podrá separarte otra vez de mi amor... Romanos 8:38-39 Vuelve a casa y daré la mayor fiesta celestial que jamás se haya visto... Lucas 15:7 Yo siempre he sido Padre y por siempre seré Padre... Efesios 3:14-15 La pregunta es... ¿Quieres tú ser mi hijo?... Juan 1:12-13 Yo estoy esperando por tí... Lucas 15:11-32 LA ROSA El primer día en la Universidad, el profesor se presentó y nos pidió que buscáramos en la clase a alguien que no conociéramos y nos presentáramos. Yo estaba buscando entre mis compañeros, cuando sentí una mano gentil que tocó mi hombro. Me di vuelta, y pude ver a una viejecita cerrándome el ojo y brindándome una hermosísima sonrisa que la iluminaba completamente. Ella me dijo: Hola guapo. Mi nombre es Rosa. Tengo ochenta y siete años. ¿Puedo darte un abrazo? Mi carcajada fue inmediata... y le contesté: ¡Por supuesto que puede! y me dio un gran apretón. ¿Por qué estás en la universidad a una edad tan joven e inocente? Pregunté. Ella sonriente respondió: Estoy aquí para encontrar a un joven millonario, casarme, tener una pareja de niños, y luego retirarme a viajar por el mundo. No, en serio, le dije, porque estaba curioso de que había motivado a una mujer de su edad a aceptar un reto tan grande como éste. Yo siempre soñé con tener educación universitaria, y ahora estoy cumpliendo mi sueño. Después de clases fuimos al Centro Estudiantil y compartimos un batido de chocolate. En ese mismo momento nos hicimos amigos. Todos los días en los siguientes tres meses, salíamos juntos de clases y no parábamos de charlar. Yo estaba siempre atónito escuchando a esta "Máquina del tiempo" que compartía toda su sabiduría y su conocimiento conmigo. A lo largo del año, Rosa se convirtió en el icono del campus, haciendo amigos fácilmente en cualquier lugar a donde fuera. Ella amaba vestirse bien y disfrutaba la atención incondicional de los estudiantes que la rodeaban. Estaba dándose su gusto, viviendo la vida. Al final del semestre la invitamos a dar un discurso en el banquete del equipo de fútbol, y nunca olvidaré lo que nos enseñó. Fue presentada, y subió al podio. Mientras acomodaba las tarjetas del discurso que nos daría, algunas se le cayeron al piso. Desconcertada y un poco avergonzada, tomo el micrófono y simplemente dijo: Lo siento, estoy un poco nerviosa. ¡Me tomé una cerveza, y éste whisky
  20. 20. 20 me esta matando! Nunca recuperaré mi discurso en orden nuevamente, así que déjenme decirles solamente lo que sé. Mientras nos reíamos ella aclaró su garganta y empezó: Nosotros no dejamos de jugar porque nos hacemos viejos; crecemos viejos porque dejamos de jugar. Solo existen cuatro secretos para permanecer jóvenes, ser felices y acumular éxitos. Tienen que reír. Tienen que buscar alegría y humor en todo lo que hacen, todos los días de su vida. Tienen que tener un sueño. Cuando pierdes los sueños, mueres. Hay mucha gente caminando a nuestro alrededor que está muerta y ni siquiera se ha dado cuenta. Existe una diferencia enorme entre envejecer y crecer. Si tienes diecinueve años y te quedas en cama por un año entero, sin hacer nada productivo, al final habrás envejecido un año y tendrás veinte años, pero ¿creciste? Si yo, a mis ochenta y siete años, me quedo en cama por un año sin hacer nada, al final tendré ochenta y ocho años, habré envejecido un año más pero no habré crecido ni un ápice. Nadie deja de envejecer. No necesitas ningún talento o habilidad especial para envejecer. La idea es crecer pero siempre buscando la oportunidad en el cambio. No tengan remordimientos, los ancianos usualmente no tenemos remordimientos por lo que no hicimos. Los únicos que tienen miedo de morirse, son aquellos con remordimientos. Ella concluyó su discurso cantando valientemente "La Rosa". Nos desafió a todos a estudiar detenidamente la letra de esa canción y a vivirla en nuestras vidas. Cuando el año concluyó, Rosa obtuvo el grado universitario que había empezado hacía tantos años. Una semana después de la graduación, murió pacíficamente mientras dormía. Más de dos mil estudiantes de la universidad fueron a su funeral a rendir tributo a esa maravillosa mujer que nos enseñó con el ejemplo que nunca es muy tarde para ser todo lo que puedes ser. Letra de La Rosa. Algunos dicen que el amor es como un río, que ahoga a los delicados arbustos de sus orillas. Algunos dicen que el amor es como una navaja, que deja tú alma sangrando. Algunos dicen que el amor es como una hambruna, una interminable y dolorosa necesidad. Yo digo que el amor es una flor, y tú solo eres la semilla. Es el corazón temeroso de ser roto que jamás aprendió a bailar. Es el sueño con miedo de despertar que nunca aprovechó la oportunidad. Es aquel que nunca fue querido y que nunca quiso, y el alma temerosa de morir que nunca aprendió a vivir.
  21. 21. 21 Cuando la noche ha sido demasiado solitaria, y el camino demasiado largo, y piensas que el amor es solo para los afortunados y los fuertes, solo recuerda que en invierno, debajo de la profunda nieve descansan las semillas que en primavera, con el amor del sol, se convertirán en rosas. ACOSTUMBRADO A LLEGAR TARDE Por Jorge Schulz Periódicamente llegan plagas a diferentes partes del mundo, y lamentablemente la iglesia no está exenta de ellas. Hay una plaga contagiosa que ha dañado la salud espiritual de un gran número de congregaciones cristianas, creo que es tiempo que nos conscientísimos sobre la necesidad de combatir esta mal. El problema al que me refiero es la plaga de la impuntualidad. Es cierto que a cualquiera de nosotros a veces le pasa algo imprevisto que impide llegar a la hora indicada. Pero, infelizmente para muchos la impuntualidad se ha vuelto crónica; se ha convertido en un hábito de vida. Y quiero identificar ocho motivos por los que debemos declarar la guerra contra esta plaga. 1. ES SEÑAL DE INDISCIPLINA PERSONAL "Todo tiene su tiempo, y todo lo que se quiere debajo del cielo tiene su hora." "El que guarda el mandamiento no experimentará mal; y el corazón del sabio discierne el tiempo y el juicio. Porque para todo lo que quisieres hay tiempo y juicio..." (Eclesiastés 3:1; 8:5,6) Todos tenemos siete días a la semana. Cada día tiene 24 horas. Hay tiempo para cada actividad. Hay tiempo para dormir, para cocinar, para comer y trabajar. Y necesitamos dar tiempo a Dios. Varias veces por semana, nos reunimos como una iglesia local, dejando los demás quehaceres. Son pocas horas al final de cuentas que nos reunimos como pueblo de Dios. ¿No seríamos capaces de dar al Señor el tiempo que hemos señalado para ese propósito? Tal vez algunos tendrán que alistar el almuerzo de domingo la noche anterior; otros tendrán que levantarse más temprano. Otros llegan tarde porque están haciendo en el día del Señor lo que deberían hacer en los otros seis días de la semana. La impuntualidad demuestra indisciplina. Una característica de uno que administra bien su tiempo es la puntualidad. Al llegar siempre tarde, damos a conocer que no sabemos organizar nuestra vida y nuestro tiempo. El Sr. Donald Whitney dijo: "Una vida piadosa es el resultado de una vida espiritual disciplinada. Y, en el centro de una vida espiritual disciplinada está la disciplina del tiempo."
  22. 22. 22 El Señor Jesús nos da un ejemplo: "Y cuando era la hora, se sentó a la mesa" (Lucas 22:14). Su vida es un modelo de perfecto orden y armonía. El vino al mundo "en el cumplimiento del tiempo". Y vivía cumpliendo en el momento preciso los propósitos de Dios. Cada cristiano debe tener como meta crecer hacia la semejanza de Cristo-y parte de esa semejanza es la puntualidad. Un hermano presentó una solicitud para trabajar como misionero con una cierta misión. Le citaron a las 3:00 de la mañana para una entrevista. Era una mañana fría, pero el candidato llegó a la hora citada. El esperó hasta las 8:00 de la mañana hasta que por fin llegó el entrevistador. La primera pregunta que se le hizo era: "Deletréeme la palabra "panadero". "P-a-n-a-d-e-r-o" "Muy bien, ahora veamos cuanto sabe de números. Dos multiplicado por dos, ¿cuánto es?" "Cuatro," dijo el candidato. "Muy bien," fue la respuesta. "Mañana voy a recomendar al directorio, que le acepten como misionero. Ud. ha aprobado el examen." En la reunión con el directorio el entrevistador dijo: "El candidato tiene todas las cualidades de un misionero." "Primero, puse a prueba su auto-negación. Le cité a las 3:00 de la mañana en una noche fría. El dejó su cama caliente para estar allí sin ninguna palabra de queja." "Luego, le probé en el área de la puntualidad y él llegó a hora." "En tercer lugar, le examiné en cuanto a la paciencia. Le hice esperar 5 horas para verme, y no demostró ninguna impaciencia por la larga espera." "Cuarto, le puse a prueba en el área del enojo. El candidato no demostró ningún indicio de ello; ni siquiera cuestionó mi tardanza." "Quinto, probé su humildad. Le hice preguntas que aun un niño pequeño podía responder y él no se demostró ofendido de ninguna manera." "Este hombre cumple con todos los requisitos para ser la clase de misionero que necesitamos." El ser puntual es una disciplina básica e importante de la vida. 2. ES PERJUDICIAL PARA EL DESARROLLO DE LAS REUNIONES "Hágase todo decentemente y con orden" (1 Corintios 14:40).
  23. 23. 23 En muchas congregaciones las reuniones comienzan con unos cuantos hermanos presentes y de a poquito llegan los demás como a gotas. Mayormente se tiene que comenzar a alabar a Dios muy apenas con unas pocas voces. El director tiene que dirigir la alabanza frente a una cantidad de asientos vacíos. A veces los primeros cantos son dúos o tríos hasta que algunos más aparecen. Si la prédica comenzara a la hora señalada, la mayoría perdería la primera mitad del mensaje. Puesto que el predicador ha pasado horas orando, estudiando y preparando, preferimos que él predique a personas que van a escucharle y no a asientos vacíos. Por esta razón, el mensaje se posterga hasta que más gente llegue. Y al final no falta alguno que diga: "Aquí terminan muy tarde las reuniones." A veces estamos adorando en la Cena del Señor, y siguen entrando hermanos para tomar su asiento a media reunión. Interrupciones de ese tipo distraen y detractan de lo que estamos haciendo. Otros llegan tarde y luego piden un himno que ya se cantó antes que ellos entrasen. Se han perdido la mitad de la reunión y no están al tanto de lo que pasó en la primera parte del culto. Algunos llegan tan atrasados que han perdido el primer símbolo y alguien tiene ir a servirles expresamente a ellos. Todo eso resulta muy negativo. ¡Qué tremendo sería, en cambio, que todos estuviésemos presentes 5 ó 10 minutos antes del inicio! Podríamos sentarnos y preparar nuestros corazones en la presencia del Señor, meditar en un himno o leer algún pasaje de la Palabra de Dios. En el momento de comenzar todos uniríamos nuestras voces en alabanza a Dios. Habría un coro unido desde el primer himno. ¡Cuánto más ánimo y expectativa habría si todos participásemos juntos desde el inicio de la reunión! Si llegáramos temprano a las reuniones nocturnas, podríamos estar orando silenciosamente que Dios nos hable, que derrame su bendición y obre en la reunión. ¡Qué diferencia habría en nuestros cultos si nos libráramos de los perjuicios de la impuntualidad! 3. ES UNA COSTUMBRE NEGATIVA QUE CONTIAGA A OTROS "Un poco de levadura leuda toda la masa" (Gl 5:9) Otro de los problemas de la impuntualidad es que - es altamente contagiosa. Mayormente los hermanos nuevos suelen llegar a la hora. Ellos dan por sentado que todo creyente ha de tener un ferviente interés en aprovechar cada minuto de la reunión. Con el correr del tiempo, ellos observan que este no es el caso con los hermanos más antiguos, y pronto comienzan a seguir su mal ejemplo. Ellos dicen: "Aquí estoy fuera de honda, nadie respeta la hora, ¿por qué lo voy a hacer yo?" Se acomodan a la costumbre general y así otros más ingresan a las filas de los tardones. La Palabra de Dios nos exhorta: "... decidid no poner tropiezo u ocasión de caer al hermano" (Romanos 14:13). "Sé ejemplo de los creyentes en palabra,
  24. 24. 24 conducta, amor, espíritu, fe y pureza" (1 Timoteo 4:12). ¿Qué tipo de ejemplo estás dando tú? 4. ES UN TESTIMONIO NEGATIVO PARA LOS DE AFUERA "Nuestras cartas sois vosotros, escritas en nuestros corazones, conocidas y leídas por todos los hombres" (II Corintios 3:2). Los demás oyen nuestras palabras, pero sobre todo observan nuestras acciones. Nuestra vida es una carta abierta que ellos leen cuidadosamente. Cuando ven nuestra falta de preocupación para ser puntuales en llegar a las reuniones, ellos leen un mensaje de apatía e indiferencia respecto a Cristo y el evangelio. Al ver nuestra impuntualidad es probable que los de afuera saquen conclusiones como las siguientes: -"A esta gente no le interesa mucho lo que ocurre aquí." -"Evidentemente no es algo muy prioritario para ellos." -"Si los miembros de esta iglesia demuestran tan poquito apego a las cosas de Cristo, creo que el asunto no me va a interesar mucho." Pero, si llegada la hora, el local está lleno de gente que canta y participa con entusiasmo y fervor, los que entran dirán: "Aquí hay algo. Lo que veo en esta gente me despierta el interés de saber más." Nuestra actitud respecto a la puntualidad podría decir mucho a los que nos observan. ¡Cuidado que de esa manera estemos poniendo tropiezos a otros! 5. ES UNA MANERA DE ROBAR TIEMPO A LOS DEMÁS "El que hurtaba, no hurte más" (Efesios 4:28). Cuando otros tienen postergar el inicio de la reunión a causa de nuestra impuntualidad les hemos robado tiempo. Otros disciplinadamente han llegado a hora para adorar al Señor y nosotros hemos quitado tiempo de la adoración haciéndoles esperar hasta que se nos ocurra aparecer. En este caso hemos jugado el papel de ladrón, robando a otro uno de sus bienes más preciosos-su tiempo. Y no sólo hemos robado a los hermanos, también hemos robado a Dios un tiempo de adoración. La Biblia nos exhorta: "El que hurtaba, no hurte más". Lucas 6:31 dice: "Y como queréis que hagan los hombres con vosotros, así también haced
  25. 25. 25 vosotros con ellos." ¿A cuántos les gusta que otros le hagan esperar? A nadie le agrada eso. Entonces, no demos a otros el trato que no quisiéramos recibir de ellos. 6. DEMUESTRA FALTA DE CONSIDERACIÓN POR OTROS La puntualidad es una forma de demostrar alta estima por otras personas y su tiempo. Ser puntual es una parte del amor cristiano. Es pensar en el bien de los demás y no sólo en el mío. La impuntualidad es desestimar a otros y a su tiempo. Filipenses 2:3 dice: "estimando cada uno a los demás como superiores a él mismo." Una forma de mostrar esa consideración es por medio de la puntualidad. El llegar atrasado demuestra falta de respeto para otros. Estamos diciendo: "No me importa si otros tienen que esperarme a mi. Que me esperen." Llegamos y si la reunión no ha comenzado decimos: "Ah, estoy a hora. No ha empezado todavía." En lugar de eso debemos decir: "Por mi impuntualidad, soy culpable de atrasar el inicio de la reunión. Hay hermanos que llegaron más antes que yo y ellos han tenido que estar aquí esperando hasta que hubiera más gente para iniciar la reunión. A causa de personas como yo este culto está comenzando tarde." En cierta oportunidad el gerente general de Patiño, el magnate de las minas, tenía una propuesta para mejorar la relación obrero / patronal. Él quiso sugerir que el obrero fuese pagado en la moneda en que se vendía el mineral; sea libra esterlina, dólar americano o lo que fuera. Se fijó una reunión para las 10:00 de la mañana para que el gerente conversara con Patiño al respecto. Cuando Patiño no llegó a las 10:00 el gerente le esperó hasta las 10:05 y dijo: "a mí nadie me va a faltar respeto" y se fue. Por la impuntualidad de Patiño esa reunión nunca se produjo. Ese gerente entendió claramente que la falta de puntualidad demuestra falta de respeto-por más que seamos el hombre más rico del mundo. ¿Se nos ocurre que algunos de nosotros está faltando respeto a sus hermanos todas las semanas? Están fallando en cumplir el mandamiento más repetido en la Biblia-que nos amemos los unos a los otros. Muchos no se dan cuenta de cuanta frustración han causado a otros por sus atrasos a las reuniones, y de cuanto desaliento han sembrado. Es importante tomar conciencia de ese hecho. 7. ES MOTIVO DE PÉRDIDA DE BENDICIONES Mateo 25:1-13 nos relata la parábola de las Diez Vírgenes. En esa historia aprendemos tres cosas de las vírgenes que llegaron tarde:- a) Llegaron atrasadas por no hacer los preparativos necesarios. La puntualidad requiere preparar las cosas de antemano para poder evitar los atrasos. Necesito hacerme las siguientes preguntas:
  26. 26. 26 -¿Qué cosas debo atender el día anterior? -¿Cuánto tiempo necesito para alistarme? -¿Cuánto tiempo necesito para llegar a la reunión? -¿A qué hora debo partir de mi casa? b) Las que llegaron tarde son denominadas: "imprudentes". Tendríamos que deducir de esta historia que la impuntualidad es una imprudencia. ¿No seríamos prudentes en corregir esta área de nuestra vida? c) Por su atraso perdieron una bendición grande. Por su impuntualidad las insensatas se perdieron la boda. En esta parábola eso representa perder el reino de Dios. Fue un pequeño descuido, pero resultó en un gran perjuicio. Los pequeños atrasos pueden ocasionar grandes consecuencias. ¡Cuánto bien espiritual hemos perdido por habernos perdido la primera mitad de muchas reuniones! ¡Cuántas veces el Señor tenía una palabra para nosotros, pero no estábamos allí para recibirla! ¡Cuánto pan espiritual hemos perdido por nuestros atrasos! ¡Cuántas horas de alabanza a Dios hemos desperdiciado! Cuando Alejandro el Magno fue preguntado cómo había podido conquistar el mundo, él respondió: "fue logrado por no demorar." ¡Cuánto avance hemos perdido nosotros por nuestras demoras en las cosas de Dios! Probablemente la mayoría raramente falla en su puntualidad a sus trabajos seculares. ¿Hemos de hacer menos para Aquel que su vida dio por nosotros en la cruz? Si nosotros cumplimos puntualmente con nuestros empleadores terrenales, ¿acaso no merece mucho más nuestro Señor Jesús? Cuando terminamos de sacar todas nuestras excusas, tenemos que admitir que en el fondo tenemos un corazón que ha perdido su primer amor. Hay un refrán que dice: "Cuando el corazón está bien, los pies son veloces." Tal vez aquí está la verdadera razón porque nos cuesta llegar a la hora. El problema no está en los pies, sino en el corazón. ¿Hasta qué punto has sido tú afectado por esta plaga? Probablemente todos tenemos que admitir que hemos sido contagiados. Posiblemente nunca nos hemos propuesto seriamente a corregir esta costumbre negativa. Pero, por medio de este estudio, hemos aprendido ocho buenas razones para hacerlo. ¿Estás dispuesto a proponerte ante Dios a combatir este problema en tu propia vida? ¿No es tiempo que tú abandones las filas de los tardones?
  27. 27. 27 Te aniimo a que decllares guerra conttra lla iimpunttualliidad.. Aún no es demasiiado ttarde Te an mo a que dec ares guerra con ra a mpun ua dad Aún no es demas ado arde para hacerllo.. para hacer o AGUA QUE QUERIA SER FUEGO "Ya estoy cansada de ser fría y de correr río abajo. Dicen que soy necesaria. Pero yo preferiría ser hermosa, encender entusiasmos, encender el corazón de los enamorados y ser roja y cálida. Dicen que yo purifico lo que toco, pero más fuerza purificadora tiene el fuego. Quisiera ser fuego y llama". Así pensaba en septiembre el agua de río de la montaña. Y, como quería ser fuego, decidió escribir una carta a Dios para pedir que cambiara su identidad. "Querido Dios: Tú me hiciste agua. Pero quiero decirte con todo respeto que me he cansado de ser transparente. Prefiero el color rojo para mí. Desearía ser fuego. ¿Puede ser? Tú mismo, Señor, te identificaste con la zarza ardiente y dijiste que habías venido a poner fuego a la tierra. No recuerdo que nunca te compararas con el agua. Por eso, creo que comprenderás mi deseo. No es un simple capricho. Yo necesito este cambio para mi realización personal... El agua salía todas las mañanas a su orilla para ver si llegaba la respuesta de Dios. Una tarde pasó una lancha muy blanca y dejó caer al agua un sobre muy rojo. El agua lo abrió y leyó: "Querida hija: me apresuro a contestar tu carta. Parece que te has cansado de ser agua. Yo lo siento mucho porque no eres una agua cualquiera. Tu abuela fue la que me bautizó en el Jordán, y yo te tenía destinada a caer sobre la cabeza de muchos niños. Tú preparas el camino del fuego. Mi Espíritu no baja a nadie que no haya sido lavado por ti. El agua siempre es primero que el fuego..." Mientras el agua estaba embobada leyendo la carta, Dios bajó a su lado y la contempló en silencio. El agua se miró a sí misma y vio el rostro de Dios reflejado en ella. Y Dios seguía sonriendo esperando una respuesta. El agua comprendió que el privilegio de reflejar el rostro de Dios sólo lo tiene el agua limpia... Suspiró y dijo: "Si, Señor, seguiré siendo agua. Seguiré siendo tu espejo. Gracias".
  28. 28. 28 UN MILAGRO DE GUERRA Durante la guerra en Korea, un hombre fue gravemente herido en un campo de batalla en Heartbreak Ridge. Sus amigos estaban cubiertos en una cueva de zorros como a 10 metros del lugar cuando este fue herido en una emboscada. Mientras el fuego continuaba, los otros hombres discutían entre ellos que hacer. Pero como el fuego era intenso era difícil seguir arrastrándose y traer a su compañero herido, pues eso significaría la misma muerte. Por un rato nadie se movía. Los hombres que estaban en la cueva podían escuchar a su compañero herido clamar por ayuda. Entonces uno de los hombres que estaba en la cueva empezó a mirar el reloj. No podía quitar la vista del mismo. Todos los demás lo notaron y empezaron a preguntarle cosas, pero el soldado no dejaba de mirar el reloj y permanecer en silencio. De repente, el hombre del reloj saltó de la cueva y se arrastró hasta donde estaba su compañero herido. Lo tomó por la solapa del uniforme, y de una manera lenta empezó a regresar a la cueva, todo mientras el ataque era intenso a su alrededor. Sorprendentemente ambos lograron llegar a la cueva del zorro sin ser heridos por bala alguna. Luego que el fuego cesara, le preguntaron al héroe que salvó a su compañero ¿porque había esperado tanto tiempo para rescatar a su amigo? A lo cual el respondió: "Mi madre me dijo que a la misma hora exactamente, todos los días, ella estaría orando por mi. Y de acuerdo a mi reloj, dejé la cueva exactamente cuando ella empezó a orar. Dice la palabra que el justo por su fe vivirá CAMARÓN QUE SE DUERME por Marcos Witt Cuando entró a su casa, la señora se dio cuenta que alguien había entrado para robarse algunas cosas. En la sala encontró varios muebles movidos, el estéreo, una televisión y una videograbadora en el centro, como si hubieran recolectado todo ahí, para llevárselo después. Sin pensarlo un momento más y aún bastante enojada, llamó a la línea telefónica de emergencia y solicitó la presencia de la policía para levantar un acta, denunciando el crimen. Al llegar la policía unos minutos más tarde, juntos comenzaron a investigar toda la casa para dar fe de todo lo que posiblemente se hubieran llevado los ladrones. Siendo muy grande la casa, se tardaron en llegar a la recamara principal, que quedaba en la segunda planta. Al
  29. 29. 29 acercarse a está, la señora oyó el sonido de agua corriendo que venía del baño. "No dejé agua corriendo cuando me fui de la casa", les explicó a los oficiales. Entraron al baño con mucho cuidado y con las armas en la mano. Lo que se encontraron ahí no tiene nombre… ni usted se lo imagina. El ladrón había llenado de agua la tina, le había puesto baño de burbujas y se encontraba profundamente dormido en la misma. Aparentemente había decidido descansar antes de continuar en su " labor". ¡Qué sorpresa recibió el hombre cuando lo despierta la policía para arrestarlo! Esta escena la vi en un programa donde distintas personas envían sus videos de acontecimientos verdaderamente increíbles y verídicos. Al verla, inmediatamente me sucedieron dos cosas: 1) Casi me tiro al piso de la risa que me pegó. Después de recuperarme, me pasó la segunda cosa: 2) Me acordé de muchos cristianos y su caminar con el Señor. Desafortunadamente hay muchos cristianos que se encuentran en la tina de su comodidad haciendo nada, mientras hay tanto que hacer. Descansan tanto que nunca hacen nada. Hay un dicho popular que dice: " Camarón que se duerme, se lo lleva la corriente". En el caso de este ladrón (camarón), el dicho resultó siendo muy cierto. Solo que en el caso de él la" corriente" resultó siendo la policía. Leamos Lucas 19:41-44: " Y cuando llegó cerca de la cuidad, al verla, lloró sobre ella, diciendo: ¡Oh, si también tú conocieses, a lo menos en este tu día, lo que es para tu paz! Mas ahora está encubierto de tus ojos. Porque vendrán días sobre ti, cuando tus enemigos te rodearán con vallado, y te sitiarán, y por todas partes te estrecharán, y te derribarán a tierra, y a tus hijos dentro de ti, y no dejarán en ti piedra sobre piedra, por cuanto no conociste el tiempo tu visitación. En esa ocasión, Jesús lloró sobre la cuidad de Jerusalén. Se entristeció al saber que los habitantes de esta gran cuidad no conocieron el tiempo del Señor para ellos. "Por cuanto no conociste el tiempo de tu visitación". Palabras fuertes y merecedoras de nuestra meditación. ¡Cuántos no hemos sabido discernir nuestro momento de visitación! En estos días, Dios está llenando la tierra de Su gloria como nunca antes en la historia del hombre. Mientras tanto, habemos demasiados cómodamente echados en nuestra tina de agua, disfrutando de los lujos de nuestros tiempos modernos. No es hora de estar viviendo por nuestra comodidad. No es hora de estar viviendo para conseguir ambiciones egoístas. No hay tiempo para perder en cosas insignificantes. Es tiempo de hacer que cada momento cuente para la gloria de Su nombre. Tenemos que hacer que cada día sea un día único, especial y productivo para la causa de su Reino. No podemos dejar que nos lleve la corriente.
  30. 30. 30 Hay mucho que hacer en estos últimos tiempos. ¡No se haga el ridículo! Que no lo encuentren en la tina dormido a la hora de tener que estar despierto. Separamos valorar los tiempos del Señor. ¿Para qué sirve la Música? por Nolita Theo Si tú eres músico, lo más probable es que has pensado o imaginado en alguna ocasión el efecto o importancia de tu música, cualquiera que sea. Yo también lo he hecho. Pero, hace poco, tuve que tomar mucho más en serio el papel que Dios la ha dado a la música. Estaba convencida sobre su importancia para entrar en la presencia de Dios. Conozco los ejemplos bíblicos de este papel que lleva la música. Algo muy importante, por cierto. Mi cambio de paradigma ocurrió al leer el relato que se encuentra en 2 Reyes, capítulo 3. Vemos al gran profeta Eliseo en un estado muy profundo de turbación emocional, pero se encontraban ante él algunos reyes pidiendo palabra del Señor. Eliseo entonces pide que venga un músico y nos dice la Biblia que al tocar éste, la mano del Señor vino sobre el profeta y le dio palabra. ¡La música facilitó de alguna manera que el profeta escuchara la voz de Dios! Podemos decir, pues, que la música no sirve exclusivamente para comunicarnos con Dios, sino también sirve para poder oír la voz de Dios, para recibir instrucción para la batalla. No estoy hablando solamente de una comunión, un acercamiento. Estoy hablando de instrucciones que Dios dio a estos reyes de cómo ganar la batalla. Estamos en una guerra espiritual y hay veces que no vemos claramente los planes y las tácticas del enemigo y nos hace falta recibir dirección, instrucción y palabra. La música puede ser una parte importante en este proceso. Así que, músico, no menosprecies el papel que Dios ha dado a la música en Su reino. No es el de entretener, impresionar o lucrar. Tú eres responsable por asegurar que la música se use para el designio de Dios: darle honra y alabanza, y recibir Su dirección. Cambiemos nuestra manera de pensar sobre el efecto y la importancia de la música en nuestras vidas y en el reino de Dios. EL DESIERTO
  31. 31. 31 por Nolita W. de Theo ¿Te has sentido agobiado y quizá aun derrotado en algún momento de tu vida cristiana? ¿Has pensado que no eres digno del ministerio que Dios te ha puesto por delante, o capaz de hacer el trabajo que tienes? Creo que todos hemos sentido en algún momento algo similar. A éstos se les pueden llamar desiertos y los desiertos son lugares asolados y pueden ser terribles y hasta peligrosos. El desierto es el lugar de tentación y prueba, como lo fue para Cristo. Muchas veces, es el lugar donde enfrentamos nuestros temores y preocupaciones. Es a donde llega el acusador y tentador. Es un lugar a la que muchas veces llegamos después de alguna decisión importante, como pasó en la vida de Cristo. En el desierto se pasan hambres y no hay agua para saciar la sed. Es el lugar que nos puede matar o nos puede fortalecer, depende de nosotros. En el desierto nos damos cuenta que en nuestras propias fuerzas no podemos lograr nada. Ni siquiera podemos desarrollar la visión que Dios nos ha dado, no podemos cambiar a las personas, no contamos con la unción que tanto necesitamos. En el desierto todas nuestras capacidades y fuerzas son agotadas. Y, entonces, ¿qué haremos? Algunos se dan por vencido y tiran la toalla. Llega a nosotros la tentación de buscar la solución por nosotros mismos. El acusador llega con recuerdos del pasado y promesas para el futuro. ¿Cuál debe ser nuestra respuesta y reacción ante estas situaciones? Quiero ver la vida de Cristo y Su experiencia en el desierto para contestar esta pregunta. En Lucas 4.1 vemos algo que creo que a la mayoría no nos gusta ni pensar: ¡el Espíritu llevó a Cristo al desierto! La idea de que Dios nunca nos llevaría al desierto es lo primero que necesitamos cambiar. Y si reconocemos que Dios sí lo haría, entonces tenemos que saber que algo nos quiere enseñar a través de la experiencia. ¿En qué áreas fue tentado Cristo y qué podemos aprender de ello? Lo primero que ataca el acusador es Su cuerpo físico. La necesidad de comida. Quizá para ti no ha sido necesariamente eso. Quizá ha sido enfermedad en tu cuerpo o debilidad física. Cuando sentimos que nuestro cuerpo físico ya no puede más es cuando tenemos que decir, junto con Cristo: Yo sé que las limitaciones físicas no son nada para Dios. Yo creeré la palabra de Dios. La segunda tentación o ataque viene al mostrar los reinos de la tierra a Cristo. Por mucho tiempo, yo no entendía porque esto era tentación para Él, pero luego entendí que Cristo vino para salvar al mundo y Satanás le estaba ofreciendo las naciones sin la necesidad de morir en la cruz. Hermano(a), no hay vías cortas al cumplimiento de la voluntad de Dios. No hay crecimiento sin sufrimiento, no hay bendición sin sacrificio.
  32. 32. 32 Al querer o intentar tomar lo que parece ser una vía corta a la visión o meta que Dios ha puesto ante ti, ten cuidado. Lo más probable es que es el lugar en donde dejarás de adorar y servir a Dios y estarás sirviendo al enemigo. Nunca se te olvide de quién somos y a quién servimos. Los hombres no te llevarán y no harán por ti lo que únicamente Dios puede hacer. Dios es el que tiene que abrir puertas y presentarte con oportunidades y parte de la tentación en el desierto es el deseo de correr detrás de cualquier cosa o persona que parezca tener lo que piensas necesitar. La última tentación que vemos escrita en este pasaje de Lucas es cuando el diablo lo lleva al templo para que se eche desde arriba para probar la protección y cuidado de Dios. En el desierto, sería fácil buscar la manera de "comprobar" que Dios está contigo. Quizá si lanzas un nuevo proyecto, o comienzas un nuevo programa, si viajas a un país lejano Dios mostrará Su amor por ti al apoyarte en esto o aquello. Tentamos a Dios. Nos decimos: Pues la Biblia dice. Ten mucho cuidado con querer forzar que la mano de Dios obre a favor de ti. Pídele discernimiento a Dios para saber cuál es el propósito de tu desierto. Quizá debe ser un momento de quietud y tranquilidad para ti. Quizá debe ser el tiempo de buscar la perfecta voluntad de Dios para tu siguiente paso, o debe ser el momento de recordar lo que Dios te habló en un principio. Lo que con las actividades y planes se te ha ido olvidando. "Y cuando el diablo hubo acabado toda tentación, se apartó de él por un tiempo" (vs. 13). Hermano(a), llegará el momento en que termine la experiencia del desierto. Los momentos de sufrimiento y angustia no durarán para siempre. Las tentaciones y preocupaciones tienen su fin. Esto es un grande consuelo. Permite que el hambre y sed que se experimenta en el desierto te lleven a buscar el rostro y voluntad de tu Dios. Jesús nos dijo que son bienaventurados los que tienen hambre y sed porque serán saciados. Dios nos quiere llenar de toda Su bendición. Nos quiere dar de beber el agua de vida que brota para salvación y en ocasiones el único lugar que buscamos Su agua y no la nuestra es en el desierto. Dios tiene que remover todas las cosas que buscamos usar para saciar nuestras necesidades para llevarnos a reconocer que sólo Él puede saciar nuestro ser. Así que, cuando sientes que estás en un lugar seco, caluroso y muerto, no dejes que la voz del tentador te lleve a creer que eres demasiado débil, o que puedes tomar una vía corta al cumplimiento del destino de Dios para tu vida, o que puedes forzar a Dios bendecir tus planes y trabajo. Más bien, busca las aguas refrescantes de Su Espíritu. Cuídate de las tentaciones que vendrán, y seguramente vendrán. Dios no nos lleva al desierto para matarnos sino
  33. 33. 33 para que podamos cada vez enfocarnos más en lo que realmente busca de nosotros: obediencia a Su voz. Ánimo, hermano(a), en el desierto podrá encontrar profundidades de gozo que jamás hubiera esperado al buscar los pozos de Su agua viva. En el desierto, sí puede haber fruto, puede haber vida JONATÁN: VALIENTE O COBARDE por Nolita W. de Theo El rey David fue y sigue siendo una figura importantísima tanto para los judíos como para los cristianos. El hecho de que fue él quien unió las tribus de Israel y comenzó a tomar todo el territorio que Dios les había dado años atrás es suficiente para asegurar su lugar en la historia de Israel. Además le trajo una unidad moral y poder militar impresionante durante su reinado. Por su linaje recibimos nuestro Salvador, Jesucristo. También aprendemos de él cómo realmente adorar y alabar a Dios en espíritu y verdad. Así que, en el cristianismo igualmente ocupa un lugar de importancia. Pero yo quiero hablar de un hombre que, de muchas maneras, hizo posible que David tomara la posición y desarrollara el papel que Dios le tenía. Yo quiero hablar de Jonatán, el hijo y heredero de Saúl. Al leer el relato en el primer libro de Samuel, podemos ver que Jonatán era un hombre importante y muy valiente. En el capítulo 14 encontramos la historia de la victoria obtenida por él y su paje de armas contra un grupo de filisteos. Era un hombre de fe y confianza en su Dios ya que la decisión de salir a pelear la tomó basado en lo que le pide a Dios por señal (14:10b), algo que su padre ya no practicaba. Dios honró su valentía y aparente locura. En ese mismo capítulo vemos que el pueblo rescata a Jonatán de la muerte que su padre había ordenado por causa de un juramento necio. El pueblo intercede por el héroe del día, por el que trajo una gran victoria contra los filisteos. Era amado por los súbditos de su padre. Doy estos ejemplos para establecer el hecho de que Jonatan hubiera sido un mejor rey que su padre: tenía valor, habilidades de liderazgo y el favor de su pueblo. Moral y legalmente tenía el derecho de ser el siguiente rey de Israel. Luego de esto, vemos el rechazo de Saúl como rey por su desobediencia y Dios manda a Samuel ungir a otro rey. Pero no es Jonatán, es un muchacho jovencito llamado David, hijo de Isaí. Cuando David entra en la casa de Saúl, entabla una relación muy estrecha con Jonatán. Se aman como hermanos y vemos que Jonatán hasta le da su ropa y armadura (18:1- 4). Jonatán se muestra en esta y otras ocasiones como un verdadero amigo y hermano a David.
  34. 34. 34 Después de un tiempo, vemos la famosa historia de cómo Jonatán advierte a David del deseo que tiene su padre de matarle. Aquí encuentro el corazón de lo que deseo compartir contigo. En el capítulo 20, verso 14 comienza a hablar Jonatán y le dice así a David: "Y si yo viviere, harás conmigo misericordia de Jehová, para que no muera, y no apartarás tu misericordia de mi casa para siempre. Cuando Jehová haya cortado uno por uno los enemigos de David de la tierra, no dejes que el nombre de Jonatán sea quitado de la casa de David". Jonatán sabía que él no sería el siguiente rey de su nación y le estaba dando su lealtad y apoyo a David. Esto me impresiona porque Jonatán pudo haber tenido muchas reacciones aparte de la que muestra en esta ocasión. No se amargó al saber que no sería rey. No se puso en el plan de su padre que era matar al supuesto usurpador. Al contrario, promete su apoyo y lealtad al futuro rey. ¿Por qué no fue rey Jonatán? ¿Era porque no tenía la habilidad? Ya vimos que no fue por eso. ¿Era porque no tenía relación con Dios? Tampoco era cierto eso. ¿Era porque el pueblo no lo aceptaría por rey? El pueblo le salvó la vida, lo apreciaba mucho. Dios no es un Dios injusto. Dios no hace las cosas sin razón. David era el que tenía que establecer el linaje mesiánico. De su familia vendría el Salvador y Mesías. Jonatán tenía un gran don. Algo que a muchos de nosotros nos falta hoy en día. Un don o característica necesaria para que Dios pueda cumplir sus designios y voluntad entre nosotros. Era el don del discernimiento. Jonatán supo discernir la mano de Dios sobre su amigo, David. Y más que eso, tuvo la gracia y fe de permitir que la voluntad de Dios se cumpliera aunque esto significaba que él nunca sería rey. Jonatán estuvo dispuesto a dejar su posición y realeza y hasta su vida para ver que el ungido de Dios, David, cumpliera todo el plan de Dios para su vida. Jonatán supo valorar la unción de Dios y cuán necesaria era en el papel de rey y reconoció que él no contaba con ello, algo que su padre nunca pudo hacer. Jonatán sabía que aún y con toda su habilidad, gracia y favor no podía ser rey de Israel. Dios había escogido a otro para ese trabajo. Su orgullo no detuvo su obediencia a la voluntad de su Dios. Muchas veces el orgullo nos ciega a la unción que Dios pudiera poner sobre otra persona. No queremos reconocer la mano de Dios sobre el ministerio o impacto de otro. Pensamos, quizá, que si hemos recibido el entrenamiento y contamos con la habilidad de hacer tal cosa o llenar tal puesto, tenemos todo el derecho de hacerlo. Puede ser a costa, aun, de otros. ¿Qué hubiera pasado si Jonatán se hubiera aferrado a su derecho de ser rey? Es interesante pensarlo, ¿verdad?
  35. 35. 35 Si te encuentras en un puesto o ministerio que sientes es tu derecho desarrollar, asegúrate de contar también con la unción y respaldo del Espíritu Santo. Jonatán no quería estar en un lugar donde no podía contar con la bendición y respaldo de Dios como lo había experimentado en otras ocasiones. Reconoció que sin eso, no valía la pena hacerlo. Tenemos que pedir discernimiento para ver la unción de Dios en otros y también la gracia para ceder nuestro lugar, quizá, para ayudarles llenar el puesto, ministerio o lugar que Dios tiene para ellos. Así como Jonatán, podemos ayudar a preparar a la persona que Dios desea usar. Así somos usados por Dios. Creo que existen personas como David. Personas que han sido escogidas por Dios para desarrollar papeles y funciones importantes dentro del Cuerpo de Cristo. Necesitamos que personas como Jonatán se levanten para asegurar que ellos lleguen a los lugares indicados y les brinden la ayuda y apoyo en el papel que necesitan desarrollar. El orgullo no puede tener lugar cuando se trata de gente perdida y la unción que Dios pone sobre algunos para más efectivamente alcanzar o ministrar a ellos. Que el Señor nos dé la habilidad de reconocer y la gracia para impulsar la unción de Dios en otros. ENTRE OLAS por Marcos Witt En esta edición dedicada a los jóvenes tengo una pregunta para todo adolescente: ¿Sabes, sin duda alguna, que Dios te ha llamado a servirlo? La respuesta a esas preguntas es una de las cosas principales que mantendrán tu vida sellada con su protección. El reconocer que Dios tiene un propósito para tu vida es una de las cosas que te ayudarán a permanecer en él durante esos momentos. Desde que tengo ocho años de edad supe que DIOS tenía algo especial reservado para mi vida. Fue a esa edad que recuerdo haber hecho una entrega personal a Jesucristo y fuí bautizado en agua. Mis hermanos y yo acompañábamos con mucha frecuencia a mi papá a los pueblos para predicar. Fue en una de esas reuniones que supe, sin lugar a dudas, que Dios me había llamado para Su servicio. Me arrodillé al lado de un barco de madera para decirle al Señor " Heme aquí. Quiero servirte"
  36. 36. 36 Cuando regresé a la casa, recuerdo haberle dicho a alguien de los que estaban ahí, " Esta noche, Dios me llamó a Su servicio". Nunca lo dudé después de eso. En mi casa, se consideraba un honor ser siervo del Señor. Venimos de una larga línea de siervos y ministros. Por el lado de mi mamá, soy la cuarta generación de ministros y por el lado de mi papá Jerry, tercera. Aun por el lado de mi papá (Francisco, segundo esposo de mi mamá), soy tercera generación. Mis padres siempre nos animaban diciendo que si Dios nos había llamado al ministerio, El se encargaría de proveer para todas nuestras necesidades. Cuando cumplí diez años, el 19 de mayo de 1972, me sucedió algo que sellaría, en cierta forma, el hecho que había sido apartado para la obra del Señor. Cada año mis papás se esforzaban para llevar a la familia a pasear a Mazatlán, México. Una mañana mi hermano, Jerry y yo habíamos salido a jugar en el mar. Mi papá nos había enseñado el arte de "surfear con el cuerpo" las olas del mar. Él había sido marinero por varios años y era un excelente nadador. Teníamos un par de días tratando de aprender este deporte, con algo de éxito. Tan era así, que mi hermano y yo empezamos a sentir un poco más de confianza de la cuenta. Jerry y yo empezamos a meternos un poco más adentro, para buscar esa ola perfecta. Al caminar mar adentro, había unas mesetas en las que se caminaba, haciendo muy fácil el estar en el agua, porque no parecía que profundizaba. De pronto, llegamos a unos vados profundos, pero al otro ladito del vado estaba otra meseta. Así pasamos unos tres vados y ya estabamos bastante adentro. De pronto, lo que recuerdo es que entré confiado a otro vado, pero este no tenía una meseta esperándome al otro lado, sino que nunca volví a sentir el suelo. Las olas llegaban y cubrían mi cuerpo. Empecé a luchar por subir a la superficie. Buscaba tocar suelo con mis pies, para usar el fondo del mar como trampolín y así lanzarme hacia arriba. Pero no estaba funcionando. Tras una gran angustia, logré subir a la superficie y comencé a pedir ayuda. De reojo pude ver que Jerry estaba en la misma situación y que ya venia mi papá para rescatarnos. Yo daba manotazos y patadas, causando únicamente que me hundiera más cada vez. Oí que mi papá me gritaba, "Extiéndete sobre la superficie del agua" Intentaba hacerlo, pero estaba muy exhausto y desesperado. Sentía que el mar me llevaba. Supe que mi hermano había llegado a la orilla y todos miraban con mucha atención a mi papá que se acercaba rápidamente para rescatarme. No puedo describir la sensación que tuve cuando sentí la mano fuerte de mi papá que se colocó debajo de mi cuerpo y me dio el primero de muchos empujones que me hicieron regresar a tierra. ¡Que alivio!
  37. 37. 37 Pase mucho tiempo sentado a la orilla del mar, reflexionado en lo que acababa de suceder. Observaba las olas que llegaban y se iban, gracias a Dios, sin mí. Ese día, en la cuidad de Mazatlán, fue uno de los momentos de los que se aprovechó el Señor para sellar en mi vida que sólo tenemos una oportunidad en esta tierra. Tenemos que hacer que todo cuente para Su gloria. Sé que Dios tiene un llamado y un propósito para tu vida. Lo importante es que tú lo sepas. PORQUE ALGUIEN SE PREOCUPÓ Por Marcos Witt La niña se llamaba Alma. Digo que se llamaba, por que ya no es una niña, sino una dama, esposa y madre de dos preciosos niños. Recuerdo la primera vez que la vi llegar a la Escuela Dominical en la pequeña iglesia que había comenzado mis papás cerca de nuestra casa. Alma tendría apenas cuatro años y venía tomada de la mano de Hilda su hermana mayor. Vivían a dos cuadras del local donde celebrábamos reuniones cada domingo en la mañana y viernes en la noche y recuerdo estas dos niñas, tomadas de la mano, caminando por la calle viniendo a la Escuela Dominical. En ese entonces no tenía la menor idea de que esa pequeña iba a ser una persona que formaría parte de mi equipo ministerial. Sólo sabía que ella era una de las fieles asistentes a la clase en la que yo tenía el privilegio de ser el maestro. Para esto, yo era muy entusiasta, encargado y dedicado a mis alumnos y me gustaba la tarea que se me había dado: ser maestro de la Escuela Dominical, titulo que hasta la fecha siento el orgullo de haber tenido. Alma creció siendo una de mis alumnas. Cuando tuve el privilegio de ser el director del grupo de jóvenes, recuerdo que ella quería estar con todos los del grupo, por que tenía dos hermanas y un hermano que formaban parte de él. Hacía toda una serie de cosas para " convencernos " de que le permitiéramos participar en las actividades del grupo de jóvenes, por que no tenía la edad. En ese entonces, a mí, no me parecían graciosos algunos de los chantajes que usaba para lograr salirse con la suya, pero ahora, al recordar aquellos tiempos, nos hemos reído mucho al respecto. Era una niña que tenía ganas de conocer más de Dios y no se quería perder nada. Así son los niños. Ojalá permanecieran así, al crecer y ser adultos. En una ocasión en donde los discípulos de Jesús se estaban portando como el clásico adulto insensible, Jesús dijo, " Dejad a los niños venir a mí, por que de ellos es el Reino de los Cielos". Por alguna razón, los discípulos estaban tratando de impedir que se acercaran al Maestro. "No lo toquen" o "No lo molesten ", pueden haber sido algunas de las frases que
  38. 38. 38 ellos les decían: " Está demasiado ocupado para ustedes" o "él es muy importante ", son algunas de las lecciones que hemos enseñado a algunos de los pequeños que sólo quieren acercársele. Él nos enseña todo lo contrario. Él DESEA que se acerquen a él. Él REQUIERE que sea con actitud de niño (Mateo18:3) si es que deseamos entrar en el Reino de los Cielos. Necesitamos ser como niños: no complicados, sino sencillos, no contenciosos ni envidiosos, sino sólo admiradores de Su grandeza, belleza y hermosura, con nuestros ojos abiertos como los del búho. ¡Cómo hace falta llegar a ser como ellos! El día que tuve el privilegio de casar a Alma, mi corazón estaba lleno de alegría por varías razones. Una de ellas por que se casaba con uno de mis mejores amigos y compañeros de trabajo. Pero sobre todo, por que recordé la niñita aquella, tomada de la mano de su hermana mayor caminado por la calle, llegando a la Escuela Dominical, donde conoció al Cristo, que cambio su vida, que la presentó a una nueva manera de vivir, que fue lo que la llevó a conocer a Huizar, quien llegaría a ser su amigo y después su esposo y padre de sus dos hijos. ¡Que increíble es la vida! Y solo por que mis papás pensaron en abrir una escuela Dominical. Todo, por que alguien se preocupó por los pequeños. Sólo en México, hay más de 20 millones de niños menores de 10 años de edad. Es un campo misionero formidable. Honro a las personas como Tía Linda, que han dado sus vidas a la evangelización de los niños. Gracias por el amor, esfuerzo que han dado a miles de niños al compartirles el mensaje eterno que cambiará sus vidas y algún día su generación PUEDE cambiar si tan sólo alguien se preocupa. Hay millones de "ALMAS" esperando que alguien les comparta las buenas nuevas de Jesús. PERO NO QUIERO CRECER por Marcos Witt Casi todos hemos escuchado la historia de PETER PAN. Peter era un niño que siempre quiso ser niño y nunca crecer. En una de las escenas de esa historia, el papá le dice a su hija mayor que a partir del siguiente día tendrá que dejar de dormir en el cuarto de los bebés y tendrá que tomar un cuarto aparte como todos los adultos. Esta noticia horrible produce una reacción de suma tristeza en ella y en los demás niños al pensar en la horrenda propuesta de tener que vivir como adulto. Creo que hay un poco de Peter Pan en todos nosotros. Hace unos días estaba luchando con mi hijo Jonathan, de seis años, para hacer su tarea. Ese día le había encargado una suma extraordinaria de tarea y él ya estaba muy cansado. En un esfuerzo de ayudarlo a entender por
  39. 39. 39 que es que tenemos que hacer la tarea, le empecé a explicar diciendo que para ser un hombre responsable tenía que trabajar y aprender a cumplir con las cosas que se la habían encargado. Me usé de ejemplo al decirle "Hijito, cuando papá va a la oficina es por que ha aprendido a ser un hombre que cumple con sus responsabilidades y tiene que hacer su trabajo para que ustedes estén con todas sus necesidades suplidas". Seguí diciéndole, "algún día, tendrás que preocuparte, y es por eso que desde ahorita necesitas aprender a ser una persona que haga todo lo que se le encargue, y es por eso que tienes que terminar tu tarea." Después de darle mi sermón inspirado y ungido por Jehová de los ejércitos, Jonathan me miró con lágrimas en los ojos y me dice con toda seriedad, "Papá, ¡yo no quiero crecer!". ¡En esa frase se resume todo! Creo que si fuéramos sinceros, tendríamos que confesar que en alguna ocasión nos hemos hecho el mismo comentario. Sobre todo cuando las responsabilidades caen fuerte y seguido sobre nuestros hombros. Como dice un dicho de mi país, "ya no me afecta tanto lo duro, sino lo tupido". Es cuando clamamos ¿por qué tuve que crecer? ¿Por qué no me pude haber quedado niño toda mi vida y dejar que otros se preocuparan por estas cosas?". Muchos cristianos así están en su andar con Cristo: siempre niños. En varias ocasiones el Señor nos exhorta a que no seamos niños sino que crezcamos en nuestra vida espiritual (I Corintios 14:20 y Efesios 4:14). Cuando Pablo les escribe a los efesios les dice que debemos "…Seguir la verdad en el amor y crecer EN TODO en aquel que es la cabeza, esto es, Cristo "(Efesios 4:15). Cuánta necesidad hay el día de hoy por personas maduras y responsable en el cuerpo de Cristo. Gente que deja a un lado las cosas de niños y se dedique a vivir en obediencia a toda la Palabra, adoptando el Espíritu de Cristo en todas nuestras actitudes y pensamientos. Oímos por todos lados acerca del mover de Dios que está cubriendo la tierra. Son días sin precedente histórico. Hemos oído las voces de múltiples profetas que dicen que el avivamiento que va a llegar antes el año 2000 será tan grande que literalmente millones de personas conocerán al Señor Jesús como su Salvador y Señor personal. ¡Esto me emociona! Según ciertos expertos, hoy la cantidad de personas que se entregan a Cristo diariamente es más alta que la cantidad de personas que están naciendo diariamente. ¡Esas son noticias de gran gozo! ¿El único problema es cuando nacen muchos bebés, se requieren de muchos papás y muchas mamás para cuidarlos, de muchos hermanos y hermanas mayores para ayudar en el cuidado de los chiquitos?
  40. 40. 40 Esta necesidad va a ir creciendo en los próximos años según va creciendo la familia de DIOS. Se necesitan hombres y mujeres que aceptan el compromiso de ser mamás y papás, hermanos y hermanas mayores para que de esta manera se pueda mantener el crecimiento sano y saludable dentro del cuerpo. Aceptará usted el desafío de crecer y madurar en el Señor, o insistirá en seguir siendo el hermano(o hermana) Peter Pan? LO QUE DIJO NAPOLEÓN DE CRISTO ‘Conozco a los hombres, y te digo que Jesús no es hombre. Nos manda a creer, y no da más razón que sus temibles palabras, < YO SOY DIOS >. Los filósofos tratan de resolver los misterios del universo con sus disertaciones vacías. Necios: son como el niño que llora por tener la luna de juguete. Cristo jamás titubea. Habla con autoridad. Su religión es un misterio; pero subsiste por su fuerza propia. El persigue y exige de manera absoluta, el amor de los hombres, la cosa más difícil de conseguir en todo el mundo. Alejandro, Cesar y Aníbal. Conquistaron el mundo, pero no tuvieron amigos. Yo mismo soy quizás la única persona de mi época que ame a Alejandro, a César y a Aníbal. Alejandro, Cesar, Carlomagno y yo hemos fundado imperios; pero ¿sobre qué? Sobre la fuerza. Jesucristo fundó su imperio sobre el amor, y en estos momentos hay millones que darían sus vidas por El. Yo mismo he inspirado a multitudes de tal manera que habrían muerto por mí; pero para ello era necesaria mi presencia. Ahora que estoy en Santa Elena, ¿dónde están mis amigos? Estoy olvidado, pronto a volver a la tierra, y a ser comida de gusanos. ¡Que abismo el que hay entre la miseria mía y el reino eterno de Cristo, aquél que es proclamado, amado y adorado, y cuyo reino se está extendiendo por toda la tierra! ¿Es esto la muerte? Te digo, que la muerte de Cristo es la muerte de un dios. Te digo que Jesucristo es Dios’ APRENDER A EQUIVOCARSE... Una de las virtudes defecto que mayor miedo me producen es el perfeccionismo. Es una virtud porque, evidentemente, lo es el tender a hacer las cosas perfectas. Y es un defecto porque no suele contar con la realidad de que lo perfecto no existe en este mundo, que los fracasos son parte de toda vida, que todo el que se mueve se equivoca alguna vez. He conocido en mi vida muchos perfeccionistas. Son, desde luego, gente estupenda.
  41. 41. 41 Creen en el trabajo bien hecho, se entregan apasionadamente a hacer bien las cosas, e incluso llegan a hacer magníficamente la mayor parte de las tareas que emprenden. Pero son también gente un poco neurótica. Viven tensos. Se vuelven cruelmente exigentes con quienes no son como ellos. Y sufren espectacularmente cuando llega la realidad con la rebaja y ven que muchas de sus obras, a pesar de todo su interés se quedan a mitad de camino. Por eso me parece que una de las primeras cosas que deberían enseñarnos de niños es a equivocarnos. El error, el fallo, es parte de la condición humana. Hagamos lo que hagamos, habrá siempre un coeficiente de error en nuestras obras. No se puede ser sublime a todas horas. El genio mas genial pone un borrón y hasta el buen Homero dormita de vez en cuando. Así es como, según Maxwel Brand "todo niño debería crecer con la convicción de que no es una tragedia ni una catástrofe cometer un error". Por eso en las personas siempre me ha interesado más el saber cómo se reponen de los fallos que el número de fallos que cometen. Ya que el arte más difícil no es el de no caerse nunca, sino el de saber levantarse y seguir el camino emprendido. Temo por eso la educación perfeccionista. Los niños educados para arcángeles se pegan luego topetazos que les dejan hundidos para largo tiempo. Y no pequeño porcentaje de amargados de ese mundo surge del clan de los educados para la perfección. Los pedagogos dicen por eso que es preferible permitir a un niño que rompa alguna vez un plato y enseñarle luego a recoger los pedazos, porque "es mejor un plato roto que un niño roto". Es cierto. No existen hombres que nunca hayan roto un plato. No ha nacido el genio que nunca fracase en algo. Lo que si existe es gente que de sus errores sólo saca amargura y pesimismo. Y sería estupendo educar a los jóvenes en la idea de que no hay una vida sin problemas, pero lo que hay en todo hombre es capacidad para superarlos. No vale realmente la pena llorar por un plato roto. Se compra otro y ya está. Lo grave es cuando por un afán de perfección imposible, se rompe un corazón. Porque de eso no hay repuesto en los mercados.

×