ROY MAYNAS VILLACREZ 
2 
UN MILAGRO DE DIOS 
23
ROY MAYNAS VILLACREZ 
Un milagro de Dios 
UN MILAGRO DE DIOS 
4 21
ROY MAYNAS VILLACREZ 
En el asentamiento humano los Angeles de Ya-rinacocha, 
la noticia de una violación sexual a una me-...
ROY MAYNAS VILLACREZ 
por la violación sexual que había cometido contra 
una inoncente niña, durante su periplo por el rio...
ROY MAYNAS VILLACREZ 
sembrar productos de la zona para poder vivir tran-quilamente, 
el prófugo sin pensar dos veces acep...
naturaleza que les permitía penetrar en el fondo de 
su corazón, la soledad cubría con su velo el alma de 
Bobby en tan so...
ROY MAYNAS VILLACREZ 
estaba lejos de su campamento, era una zona virgen 
donde aún el hombre no había llegado, todos esos...
ROY MAYNAS VILLACREZ 
carle su hiel y luego tragarle enterito, esto lo hacía pa-ra 
contrarrestar el veneno según lo comen...
ROY MAYNAS VILLACREZ 
cuando la muerte empezaba a rondar por aquel lu-gar, 
hace pensar que nunca se debe perder las espe-...
ROY MAYNAS VILLACREZ 
UN MILAGRO DE DIOS 
20 5
ROY MAYNAS VILLACREZ 
UN MILAGRO DE DIOS 
22 3
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

CONTENIDO DE LIBRO "UN MILAGRO DE DIOS", AUTOR: ROY MAYNAS VILLACREZ

655 visualizaciones

Publicado el

UNA OBRA LITERARIA PARA EL DELEITE DEL PUBLICO EN GENERAL.

Publicado en: Redes sociales
0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
655
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
4
Acciones
Compartido
0
Descargas
2
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

CONTENIDO DE LIBRO "UN MILAGRO DE DIOS", AUTOR: ROY MAYNAS VILLACREZ

  1. 1. ROY MAYNAS VILLACREZ 2 UN MILAGRO DE DIOS 23
  2. 2. ROY MAYNAS VILLACREZ Un milagro de Dios UN MILAGRO DE DIOS 4 21
  3. 3. ROY MAYNAS VILLACREZ En el asentamiento humano los Angeles de Ya-rinacocha, la noticia de una violación sexual a una me-nor de 12 años corrió como pólvora por todos los rin-cones, los padres de la agraviada no dudaron en se-ñalar que el autor de tan bajas pasiones sería Bobby del Águila marido de Lucila Fababa tía de la niña, la jo-vencita de condición muy humilde siempre visitaba a su tía para hacerle compañía ya que ella no tenía hi-jos, ambas disfrutaban de la comida y bebida que no faltaba en el hogar, la alegría, los abrazos y besos era pan de cada día sin presagiar que dentro de ese fra-ternal hogar dormía un lobo disfrazado de oveja. Todos en el asentamiento humano apreciaban a Boby, era un morador muy activo, apoyaba a todos sin pedir nada a cambio, el día transcurrió rápido y lle-gó la noche, todos en el pueblo se preparaban para agarrar de sorpresa al violador y hacer justicia con sus propias manos ya que tenían conocimiento que en la comisaria todo se arreglaba con dinero, Bobby al saber de esas intenciones no esperó que cante el gallo para huir rápidamente de ese lugar no sin antes despedirse de Lucila con un fuerte abrazo y beso y luego con una voz tenue y ronca le susurró al oído di-ciendo que se va a la pesca y que estaría de regreso dentro de una semana, por su parte Lucila que no po-día comprender esa decisión tan repentina del amor de su vida, con lágrimas en su ojos sólo atino a decir que se vaya con Dios y que ella será la estrella que ilu-minará su camino, al verlo salir de su casa su corazón latía tan fuerte en tan sólo pensar que se alejaba para UN MILAGRO DE DIOS 6 19
  4. 4. ROY MAYNAS VILLACREZ por la violación sexual que había cometido contra una inoncente niña, durante su periplo por el rio Uca-yali empezó a experimentar como era el infierno en carne propia cuando los pasajeros le miraban con odio y desprecio, para evitar esas incomodidades no tuvo otro remedio que refugiarse en la proa del barco sin importarle los azotes del incesante sol que gol-peaba en esos meses del año, sumido en una depre-sión terrible, muchas veces quiso votarse en las in-mensas muyunas que formaba el rio Ucayali y con su muerte se acabaría toda la pesadilla que le ahogaba en todo su ser, más alla de todos esos pensamientos, tenía la esperanza de hacer una nueva vida en algún pueblo donde nadie le conociera, con esa luz, sus ojos empezaron a brillar para continuar con su viaje. El manto de la noche empezó a cubrir la vege-tación, las olas del Ucayali golpeaban con mucha fuerza a la embarcación, el bullicio de la gente se es-cuchaba en todos los extremos, la gran mayoría lo ha-cían para templar sus mosquiteros o en todo caso pa-ra ingerir sus alimentos. Bobby que no tenía dinero, sólo se conformaba con tener la mente lleno de malos recuerdos y proble-mas aunque su estómago le exigia por lo menos to-mar las turbias aguas del Ucayali y saciar de esa ma-nera un poco el hambre, el viaje continuaba en medio de la noche, en la oscuridad se miraban la luces de los lamparines que iluminaban los tambos en la orilla, así mismo los brillos de los ojos de los lagartos y lu- 8 UN MILAGRO DE DIOS fuerte se escucho y le dijo que comiera unas unas ho-jas de un arbol que no estaban muy lejos de él, Bobby Haciendo sus últimos esfuerzos y obedeciendo al pie de la letra que le dijo esa extraña voz, se arrastró ha-cia la planta y comio desesperado varias hojas el cual le ocasionó un profundo sueño. El dia pasó y la noche con su manto cubrió todo el lugar, era el momento de la aparición de toda clase de animales nocturnos especialmente del tigrillo que salen de sus escondites para buscar sus alimentos, era increíble que al moribundo ninguno de estas fie-ras se le acercaron a pesar que era una presa facil de comer, todo indicaba que estaba muy protegido por al-guien muy poderoso, la noche transcurrió rápido y aparecio el nuevo dia, el resplandor del sol era el moti-vo de la alegría de las aves que no cesaban de can-tar. La suave brisa de la mañana acariciaba el cuerpo de Bobby, se parecían a manos tan suaves y finas que ayudaban poco a poco a recobrar el conocimien-to, las benditas hojas enviadas por la divinidad fueron los antídotos antiofídicos que salvaron de una muerte segura, todo indicaba que Dios le daba una segunda oportunidad de vida, creemos que su arrepentimien-to fue oportuno y eso agradó a nuestro creador. Bobby abrió los ojos, movió sus piernas, sus de-dos y todo su cuerpo estaba normal y completo, de in-mediato se puso de rodillas y agradeció a Dios por ese gran gesto por darle una segunda oportunidad pa-ra seguir viviendo en esta tierra, la visión oportuna 17
  5. 5. ROY MAYNAS VILLACREZ sembrar productos de la zona para poder vivir tran-quilamente, el prófugo sin pensar dos veces acepto inmediatamente esa maravillosa propuesta, con una alegría desbordante, abrazó y cargó a su amigo Poli-carpio, sintió en ese momento que también era hijo de Dios, que tenía otra oportunidad en esta vida, los rayos del sol se intensificaron, el rostro de Bobby se quemaba cuando de pronto una nube explotó en llan-to derramando sus lágrimas en todo su cuerpo como si esas aguas benditas eran enviadas desde el infini-to para limpiar las manchas de este gran hombre que en realidad no era malo, simplemente por una equi-vocación cometida contra una menor dé repente in-fluenciado por satanás por lo cual estaba condenado a vivir escondido, en ello reconocía que había come-tido un delito y por lo tanto tenía que recibir su casti-go. Policarpio al verlo mojadito por la lluvia y sorpren-dido por el acontecimiento, le cogió del brazo y le lle-vó a su bote para que se cambie de ropa, ambos se miraron fijamente, luego se abrazaron y lloraron jun-tos, al rato decidieron partir rumbo al caserío Chia Ti-pishca, surcaron un buen tramo del rio Ucayali y lue-go ingresaron por una quebrada que les llevaría has-ta el pueblo donde sería el refugio de Bobby. Eran las seis de la tarde cuando atracaron en el puerto donde vivía Policarpio, en la noche el panora-ma era desolador, sólo se escuchaban los chillidos de las aves nocturnas los silbidos de malignos y tun-chis que asustaban a todos, en el cielo se apreciaba una quietud infinita, la luna brillaba con todo su es- 10 UN MILAGRO DE DIOS su equipaje lleno de carne del monte y algunos mote-los que encontraron en esa zona, con una profunda pena y lágrimas en los ojos, Bobby abrazó fuerte-mente a su amigo y le dijo que se vaya con Dios y que las estrellas iluminen su camino en horas de la noche que le toca caminar, yo en cualquier momento me ire a visitarte, siempre estare agradecido por lo que has hecho por mi, tu nombre lo escribiré en cada arbol que existe en este bosque para recordarte como el mejor amigo que tuve en mi vida, así de esta manera ambos nuevamente se abrazaron para por fin despe-dirse, desde ese dia, Bobby inicio otra faceta de su vi-da en medio de un bosque lleno de serpientes, aves de diferentes especies y animales de diferentes tama-ños, este fujitivo se convertía en un ermitaño y pro-tector de todo aquello que lo rodeaba, una vida fuera de la civilización un costo que lo tenía que pagar por la atrocidad que había cometido contra una menor de edad que con sus lágrimas buscaba justicia. Una mañana medio triste donde el cielo se en-contraba cubierto de nubes negras y amenazaba con derramar mucha agua, Bobby decidió salir de su cho-za para ir a pescar en una cocha no muy lejos de su tambo y como el camino estaba cubierto de malezas, no se percató que en medio de ella se encontraba un venenoso jergón que sin dudar un momento le mor-dio dos veces en su pierna derecha, rápidamente és-te le propinó un certero machetazo al reptil cuando empredía su huida, de inmediato antes que el veneno haga efecto en su cuerpo, le abrió la panza para sa- 15
  6. 6. naturaleza que les permitía penetrar en el fondo de su corazón, la soledad cubría con su velo el alma de Bobby en tan solo pensar en su amada Lucila, las lá-grimas caían como chorros de agua al pensar que en los ocasos solían caminar juntos agarraditos de la ma-no y a cada paso que daban le regalaba besos y más besos y en la casa tomar un cafe en luz de luna, eran recuerdos que se imponían en su mente y que no ha-bía cuando acabar, más que un consuelo era una pe-sadilla. La noche transcurría lentamente mientras dor-mían en lo alto de un árbol, una medida tomada para estar a salvo de cualquier fiera que en horas de la no-che salen a buscar sus alimentos, los estruendosos cantos de los camungos y manacaracos anunciaban el amanecer de un nuevo dia, Policarpio retorciéndo-se de los dolores de espalda, despertó a Bobby que dormía abrazado a una rama como si fuera un pelejo, ambos bajaron del árbol para continuar con los traba-jos del dia. Bobby, todo legañoso de tanto llorar durante la no-che, decidió irse a la cocha a lavar su boca y limpiarse los ojos como si fuera un muchacho eteco, en el tra-yecto pudo ver una serie de aves y animales salvajes que caminaban tranquilos como si estarían en un co-rral, realmente fue tan impresionante las escenas que no podía creer, pensó en gritar o correr al tener cerca al sajino, carachupas, manadas de huanganas entre otros que caminaban rumbo a la colpa que no 13 ROY MAYNAS VILLACREZ lientes amazónicos no les pasó nada y llegaron sa-nos y salvos, ya eran las tres de la tarde, la noche amenazaba en caer en cualquier momento, los dos amigos se apresuraron en buscar un lugar donde acampar ya que los comentarios no eran tan alenta-dores debido que en esa zona abundaban los tigrillos y muchas serpientes. Una vez instalados, Policarpio decidió hacer una tushpa para cocinar sus alimentos mientras Bobby cogiendo un anzuelo se dirigió a la cocha para pescar y como no tenía carnada, se cortó un pedazo de su laja de su talon derecho y con ello pudo agarrar a un inmenso sábalo, rápidamente con el rostro ilumi-nado de alegría se dirigió a su campamento donde conjuntamente con Policarpio pishtaron al pez para despues disfrutar de un sabroso ocotepango. La no-che con su manto negro abrazaba todo el lugar, el sol se apartaba dejando a su suerte a los hijos de la selva en medio de una enmarañada vegetación lleno de pe-ligros que a medida que la luz iba despareciendo, sur-gían temores diferentes en ambos, sólo el pensa-miento en seguir adelante les hacía valientes, con el alejamiento del sol, se divisaba en el infinito la luz de la esperanza, una luna que con su brillo y resplandor acariciaba suavemente las copas altas de los arboles frondosos que imponentes se mostraban en cadena a la humanidad. La brisa con su encanto refrescaba las mentes de estos dos seres humanos que desafiaban a una 12 UN MILAGRO DE DIOS
  7. 7. ROY MAYNAS VILLACREZ estaba lejos de su campamento, era una zona virgen donde aún el hombre no había llegado, todos esos se-res no conocían la maldad y por lo tanto parecían mascotas domadas por la divinidad, un mundo don-de se conservaba la pureza, el amor, la relación tan linda entre los animales y la vegetación, una armonía que hoy ya no existe, todo por obra y gracia del hom-bre que en sus intentos de poseer fortuna y ser más que los demás han depredado sin ningún escrúpulo nuestros bosques y como si esto fuera poco conti-núan destruyendo con lo último que nos queda sin que nadie les pare. Sorprendido por tanta belleza na-tural, Bobby y Policarpio decidieron bañarse cutulitos en un espejo de agua fresca y cristalina, no vayan a pensar que eran Adán y Eva, simplemente dos ma-chazos que desafiaban miles de peligros y a cada ins-tante, cansados de nadar y votar sus penas, decidie-ron construir un tambo y limpiar las malezas existen-te en la zona, lugar donde justamente viviría Bobby hasta sus últimos dias, mejor dicho una carcel prepa-rado por su propio destino Había pasado un mes en que ambos decidie-ron emprender esa larga caminata en busca de un lu-gar apropiado para que viva Bobby lo cual fue una muestra de amistad, cariño y estimación de parte de Policarpio, actos que orgullecen y elevan los niveles humanos de cada amazónico. Bueno hoy es el dia que te dejare sólo, debo de partir a ver los míos, segu-ramente encontrare mi cama caliente y mis hijos ya me llamaran tio le dijo Policarpio a Bobby cargando 14 UN MILAGRO DE DIOS plendor, las estrellas se mostraban tan lindas y bellas que cualquier mortal se volvería poeta mucho más al tener cerca de sus ojos el hermoso verdor de la selva y las más complejas creaciones de la divinidad, un jar-dín hecho con tanto cariño y amor para el deleite de la humanidad que hoy en día vienen siendo destruidos sin piedad ni compasión por personas que gozan con su expansión monetaria sin dejar nada para las futu-ras generaciones que serán sus hijos y los nuestros. Eran las cinco de la mañana, el griterio de las aves y el canto del gallo anunciaban el amanecer, una tensa neblina cubría la vivienda de Policarpio, los peces saltaban en la cocha y algunos con mucho en-tusiasmo afilaban sus machetes y hachas para cortar sus leñas o en todo caso irse a la chacra como todos los dias, Bobby y Policarpio hicieron lo propio, se le-vantaron y se dirigieron al tipishca para lavar sus bo-cas y limpiar sus ojos lleno de legaña, ambos desayu-naron un pango de carne del monte que había caza-do un dia antes policarpio. Con machete en mano y con el hacha entre sus hombros partieron rumbo a la purma que estaba destinado para el visitante, en el camino se cruzaron con serpientes de todas las espe-cies hasta inclusive pudieron apreciar a un shushupe que dormía roncando en medio de una palizada, la purma no era tan cerca que digamos, para llegar tu-vieron que pasar por aguajales muy peligroso y cru-zar nadando quebradas lleno de pañas, anguillas y boas de todo tamaño, para la suerte de estos dos va- 11
  8. 8. ROY MAYNAS VILLACREZ carle su hiel y luego tragarle enterito, esto lo hacía pa-ra contrarrestar el veneno según lo comentaron algu-nos campesinos del lugar, pero sin embargo a pesar de todo, el veneno empezó hacer efecto en su orga-nismo, desesperado por los dolores muy fuertes, to-do alocado corrió en dirección a su tambo para espe-rar su muerte en su cama y así despedirse de este mundo cruel, faltando escasos metros para llegar no pudo resistir más y cayó pesadamente al suelo sin po-der levantarse, haciendo gala de su fortaleza fisica pudo a duras penas llegar hasta su vereda sin que na-die pudiera ayudarle, en ese momento de desespe-ración recordó que la vida sin familia no vale nada, sintió asco de él cuando muchas veces a su madre la hizo llorar con su ingratitud, sintió que su vanidad y so-berbia fue muy grande llegando al extremo en desco-nocer a sus hermanos por ser pobres, su mente tro-nada se perdía en el especio, sus lágrimas caían a chorros pensando que abandonó a sus hijos cuando ellos más lo necesitaban, su ojos empezaban a nu-blarse al recordar todas las cosas malas que había hecho en su vida y en ese transe pidió perdón a Dios. El veneno ya estaba en todo su cuerpo, la san-gre empezó a salir por sus dedos de sus manos, por sus oidos, por sus pies, por su nariz, por su boca y por sus ojos, definitivamente esto ya era una muerte se-gura, de repente cuando todo se creía consumado, apareció desde muy lejos una luz tan brillante que a la medida que se acercaba todas los seres vivos del lugar quedaron cegados y de pronto una voz muy 16 UN MILAGRO DE DIOS ciernagas que vuelan de punta a punta, el zancudo y otros insectos provocaban el pánico en el interior de la embarcación, muchos viajeros al igual que Bobby sufrian para dormir, la incomodidad, los insectos y el friaje de la noche eran verdaderas pesadillas y sin fin. El cansancio y el desvelo consumieron a Bobby que se quedó profundamente dormido, cuando de pronto el laberinto y gritos de la gente le despertó jus-tamente cuando la lancha atracaba en el puerto de Contamana, eran las cinco de la mañana y aún con el frio del viaje, empezó a recordar un lindo sueño que tuvo, se trataba del primer beso que le dio a Lucila en medio del platanal, un beso que significaba mucho pa-ra él, un beso que se quedo grabado en su mente y en su corazón, fue un sentimiento que floreció en un sue-ño como si ese beso fuese ayer dijo mentalmente el fugitivo mientras ponía a los hombros el poco equipa-je que llevaba. Para su buena suerte al pisar suelo contamani-no se tropezó con un viejo amigo de nombre Policar-pio y rápidamente ambos se pusieron a conversar de todo un poco, muy alegres por ese encuentro, los dos amigos de antaño departieron de un buen timbuchi de boquichico cerca del rio Ucayali en el puesto de la señora Sipiliana quien era muy conocida por sus deli-ciosas comidas típicas que preparaba, sin duda Bobby estaba con suerte, Policarpio le ofrecio dos hectareas de purma en el caserio Santa Rosa Chia Ti-pishca, en esa propiedad podría hacer su chacra y 9
  9. 9. ROY MAYNAS VILLACREZ cuando la muerte empezaba a rondar por aquel lu-gar, hace pensar que nunca se debe perder las espe-ranzas por que hay alguien que nos guía, nos prote-ge y nos quiere mucho. Con bastante pesar puedo decir que hoy, los abusos sexuales se dan en diferentes maneras y es-tán al orden del día especialmente en las entidades públicas de nuestro país, las modalidades son muy conocidas entre ellos el chantaje sexual por un traba-jo, el chantaje sexual si quieres seguir trabajando o si no te saco del trabajo, las jovencitas, las madres sol-teras o en todo caso mujeres casadas, tienen que aceptar estas bajezas para continuar con el trabajo ya que esto es el único sustento para sus hijos y nun-ca pueden denunciar debido que son amenazadas constantemente, ellas también callan para no caer en la verguenza el que dirán o por la dignidad de su fa-milia. Creemos que esto no es justo, recuerden fun-cionarios, que en una parte de la Biblia dice, que Dios te evaluará de acuerdo a tus actos. La lección que recibió Bobby, le engrandó el co-razón que hoy con una nueva vida, decidió ser el pro-tector de los bosques, de los animales, de las aves y de todos los seres vivos del Tipihsca. 18 siempre. UN MILAGRO DE DIOS Para la suerte del fugitivo toda la gente dormía plácidamente esperando el amanecer para atrapar al violador y castigarle con todo el rigor de la indigna-ción que llevaban dentro del alma cada uno de ellos, la noche lucía lleno de estrellas, en el espacio se nota-ba una quietud impresionante como si nada estuviera pasando, sólo los aullidos y ladridos de los perros se escuchaba por todas partes como si quisieran anun-ciar o decir algo a quienes en esos precisos momen-tos daban rienda de un dulce sueño. Bobby en su desesperación tomó una decisión en subir en una lancha que partía de Pucallpa hacia la ciudad de Contamana, un lugar donde podría vivir tranquilamente el resto de su vida sin la amenaza de una posible captura por parte de la policía nacional, el día empezaba y consigo el bullicio de vehículos y de gente que se abarrotaban en el puerto de la Hoyada, unos para viajar y otros para comercializar los diver-sos productos que allí solían almacenar. Eran las nue-ve de la mañana cuando de pronto se escuchó la boci-na de la lancha que anunciaba la partida, muchas per-sonas desde el barranco despedían a sus seres que-ridos que iban a Contamana y a la ciudad de Iquitos, desde aquel momento, Bobby del Águila sintió una profunda tristeza, sus ojos se llenaron de lágrimas y su corazón a latir más de lo normal sintiendose sólo y peor cuando nadie en la orilla le dijera por lo menos a Dios, en esos momentos se sintió como un perro sin dueño, era seguramente el inicio de un largo castigo 7
  10. 10. ROY MAYNAS VILLACREZ UN MILAGRO DE DIOS 20 5
  11. 11. ROY MAYNAS VILLACREZ UN MILAGRO DE DIOS 22 3

×