PROCEDIENTOS RELACIONADOS CON LA OXIGENACIÓN
Oxigenoterapia
El oxígeno es esencial para el funcionamiento celular. Una oxi...
Flujo mixto
Utilizan técnicas de flujo bajo y alto. Entre estos se encuentran las campanas de oxígeno, los tubos en T
y ti...
Atelectasia por absorción

Se presenta en pacientes que reciben altas concentraciones de oxígeno, lo cual produce un mal
f...
Asegurar un estado de hidratación adecuado, especialmente si las características de las
secreciones son espesas y adhesiva...
Administración por mascarilla
Equipo

Mascarilla.
Fuente de oxígeno.
Medidor de Flujo (flujómetro).
Humidificador.
Solució...
4. Colocar al paciente en posición semi-Fowler si no existe contraindicación.
5. Lavarse las manos.
6. Conectar un extremo...
10. Comprobar si existen pérdidas de gas a través de la máscara, las cuales se detectan observando
el movimiento de la bol...
Oxigenoterapia
La oxigenoterapia es una medida terapéutica que consiste en la administración de oxígeno a
concentraciones ...
La oxigenoterapia hiperbárica consiste en administrar oxígeno al 100% mediante mascarilla o casco,
mientras el paciente se...
La hipoxia celular puede deberse a:
Disminución de la cantidad de oxígeno o de la presión parcial del oxígeno en el gas in...
parcial y aumentará (como mucho un 10% más). En estos casos y ante la evidencia de hipoxia local,
debemos intentar la oxig...
La gráfica muestra como varía la cantidad de oxígeno que hay disuelto y combinado en 100 ml de
sangre normal (contenido de...
Pacientes con respiración espontánea[editar · editar código]
Cánula nasal
Mascarilla simple sin reservorio
Mascarilla Vent...
Mal de altura
El mal agudo de montaña (MAM) es también conocido como mal de montaña, mal de altura, soroche, yeyo o
apunam...
Cómo combatirlo o prevenirlo
Al llegar a destino suele ofrecerse a los viajeros el mate o té de coca como el primer remedi...
ayuden a recuperar los electrolitos. Si tienes un dolor de cabeza, toma un litro de agua, y
tomate un Tylenol. Si el dolor...
3
Obtén tratamiento de emergencia si tienes estos síntomas. Un mal de altura extremo
puede resultar en condiciones fatales...
Acelera el proceso de aclimatación si es necesario. Si no tienes tiempo de seguir la regla
de oro, ya sea porque volarás a...
6
Relájate. Lo último que quieres hacer es esforzarte demasiado. Es más difícil respirar a
altas alturas incluso si estas ...
Entrena físicamente antes del viaje. Mientras que esto no garantiza
que te vaya mejor, puede mejorar tu capacidad pulmonar...
En plan preventivo podemos hacer:
Ascender lentamente, comiendo e hidratándonos adecuadamente, tal como se
explicó anterio...
Edema pulmonar (EP)
El mismo tratamiento que para el edema cerebral, excepto:
Aplicar el oxígeno usando mascarilla (de 4-6...
2 días antes de continuar subiendo. A alturas de 3.500 metros, se debe intentar bajar de 300
a 500 metros, y quedarse allí...
o
o
o

Administrar oxígeno a través de mascarilla.
Para el dolor de cabeza se pueden usar analgésicos menores (paracetamol...
Lo mejor: la prevención
La mejor manera de evitar el mal de altura es ascender lentamente.
El ascenso debe ser pausado, al...
Procedientos relacionados con la oxigenación
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Procedientos relacionados con la oxigenación

1.578 visualizaciones

Publicado el

trabajo

Publicado en: Educación
0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
1.578
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
3
Acciones
Compartido
0
Descargas
20
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Procedientos relacionados con la oxigenación

  1. 1. PROCEDIENTOS RELACIONADOS CON LA OXIGENACIÓN Oxigenoterapia El oxígeno es esencial para el funcionamiento celular. Una oxigenación insuficiente conduce a la destrucción celular y a la muerte. Los órganos más susceptibles a la falta de oxígeno son el cerebro, las glándulas suprarrenales, el corazón, los riñones y el hígado. Objetivos Tratar la hipoxemia. Disminuir el esfuerzo respiratorio. Disminuir la sobrecarga cardiaca. Indicaciones a) Trastornos relacionados con la disminución de presión arterial de oxígeno (PO2), como la embolia y edema pulmonar. b) La disminución de gasto cardiaco, provoca menor aporte de oxígeno a los tejidos, como ejemplo de éstos están el infarto agudo del miocardio, hipotensión e insuficiencia cardiaca congestiva, paro cardiaco, intoxicaciones por gases perjudiciales y algunos tipos de anemia. También cuando la cantidad y la calidad de la hemoglobina es insuficiente, por ejemplo: La anemia drepanocítica, choque hemorrágico y anemia hemolítica. c) El aumento de la demanda de oxígeno también provoca hipoxemia, los estados que cursan con esta situación son las septicemias, hipertiroidismo y fiebre constante. Contraindicaciones No existen contraindicaciones absolutas, pero en algunas situaciones en donde se requieren concentraciones elevadas de oxígeno como en recién nacidos prematuros, enfermedad obstructiva pulmonar crónica y edad avanzada. Sistemas de oxigenoterapia Existen tres tipos principales de equipos para proporcionar oxígeno: Flujo bajo El paciente respira una cantidad de aire ambiental junto con el oxígeno. Para que el sistema sea eficaz, el paciente debe ser capaz de mantener un volumen corriente normal, tener un patrón respiratorio normal y ser capaz de cooperar. Los sistemas de flujo bajo son la cánula nasal, mascarilla de oxígeno simple, la mascarilla de respiración con bolsa de reserva. Flujo alto Los sistemas de flujo alto administran todos los gases a la concentración de oxígeno que se administra (FiO2) preseleccionada. Estos sistemas no se ven afectados por los cambios en el patrón ventilatorio. Entre las cuales se encuentra la máscara de Venturi.
  2. 2. Flujo mixto Utilizan técnicas de flujo bajo y alto. Entre estos se encuentran las campanas de oxígeno, los tubos en T y tiendas de oxígeno. El tipo de sistema de administración seleccionado depende de: a) La concentración de oxígeno que requiere el paciente. b) La concentración de oxígeno que se logra con el sistema de administración. c) La precisión y el control de la concentración de oxígeno. d) El factor humedad. e) El bienestar y economía del paciente. Medición de la concentración de oxígeno La gasometría es el mejor procedimiento para identificar la necesidad de oxigenoterapia y valorar sus efectos (evolución). También se puede identificar la necesidad de administración de oxígeno por medio de la oximetría de pulso, que es un monitoreo no invasivo, que utiliza ondas de luz y un sensor que se coloca en un dedo o en el pabellón auricular del paciente para medir la saturación de oxígeno, la cual se registra en un monitor. Complicaciones Toxicidad de la administración de oxígeno Está determinada por la concentración de oxígeno que se administra y la duración de tiempo del tratamiento. Por regla general, las concentraciones de oxígeno de más del 50%, administradas en forma continua y por más de 24 a 48 horas pueden dañar los pulmones. Se recomienda no utilizar elevadas concentraciones de oxígeno por periodos prolongados sólo que sea absolutamente necesario para el paciente. Los signos y síntomas de toxicidad son: Traqueobronquitis, tos (seca) no productiva, dolor retroesternal, sensación de opresión, molestias gastrointestinales y disnea en reposo. Los síntomas se intensifican y se acompañan de disminución de la capacidad distal, elasticidad e hipoxemia. La exposición prolongada a elevadas concentraciones de oxígeno produce daño estructural a los pulmones, dando como resultado la atelectasia, edema, hemorragia pulmonar y formación de membrana hialina.
  3. 3. Atelectasia por absorción Se presenta en pacientes que reciben altas concentraciones de oxígeno, lo cual produce un mal funcionamiento del surfactante pulmonar. Vigilancia de pacientes con oxigenoterapia En términos generales las actividades a realizar en el paciente que recibe oxigenoterapia serían las siguientes: Verificar la prescripción médica, sistema y tipo de oxigenoterapia aplicada al paciente, concentración, flujo de litros por minuto y condiciones de funcionamiento del equipo. Colocar al paciente en posición semi-Fowler, para asegurar una expansión pulmonar adecuada. Estimular al paciente para práctica de ejercicios de respiración profunda, producción de tos y dar fisioterapia torácica si está indicado.
  4. 4. Asegurar un estado de hidratación adecuado, especialmente si las características de las secreciones son espesas y adhesivas. Humectar el oxígeno cuando la velocidad de flujo es mayor de 4 l/min. Vigilar las condiciones del paciente mediante la verificación de signos vitales, coloración de la piel, datos de dificultad respiratoria y toxicidad por oxígeno, nivel del estado de conciencia. Observar en forma constante a los pacientes con enfermedades obstructivas crónicas, en relación con signos de necrosis por bióxido de carbono: a) Pulsos periféricos pletóricos. b) Hipertensión. c) Aumento de la frecuencia del pulso. d) Piel caliente y viscosa. e) Edema cerebral (datos). Apoyar al paciente en los momentos de angustia, hasta que adquieran seguridad. Medidas de seguridad Colocar las señales de precaución de “NO FUMAR”. Retirar o guardar equipos eléctricos, como las máquinas de afeitar, radios, televisores, etc. Evitar los materiales que generen electricidad estática, como mantas de lana. Evitar el uso de materiales inflamables o volátiles. Asegurarse del buen funcionamiento de monitores, máquinas de diagnóstico portátiles, etc. Técnicas de administración de oxígeno Administración de oxígeno por cánula nasal Equipo Cánula de puntas nasal. Fuente de oxígeno. Medidor de flujo (flujómetro). Humidificador. Solución estéril. Procedimiento 1. 2. 3. 4. 5. 6. 7. 8. 9. 10. 11. 12. Verificar la prescripción médica con respecto a la administración de oxígeno. Reunir el equipo. Explicar al paciente en qué consiste la realización del procedimiento. Colocar al paciente en posición semi-Fowler si no existe contraindicación. Lavarse las manos. Colocar solución estéril en el frasco humidificador a nivel donde marca el frasco (se debe realizar cuando el flujo es mayor de 4 l/min). Conectar el humidificador al flujómetro de oxígeno y ambos conectarlos a la toma de oxígeno y comprobar funcionamiento. Conectar cánula nasal con el humidificador de oxígeno. Regular el flujo de oxígeno a los litros por minuto prescritos al paciente. Colocar la cánula nasal en los orificios nasales y sostenerla con el dispositivo a nivel de la barbilla pasando el tubo por la región retroauricular o a nivel de perímetro cefálico. Valorar al paciente en cuanto al flujo adecuado de oxígeno, signos vitales, patrón respiratorio, estado general del paciente, oximetría, movilización y ejercicios de respiración. Observar los orificios nasales en busca de zonas de irritación.
  5. 5. Administración por mascarilla Equipo Mascarilla. Fuente de oxígeno. Medidor de Flujo (flujómetro). Humidificador. Solución estéril Procedimiento 1. 2. 3. 4. 5. 6. 7. 8. 9. 10. 11. 12. Verificar la prescripción médica con respecto a la administración de oxígeno. Reunir el equipo. Explicar al paciente en qué consiste la realización del procedimiento. Colocar al paciente en posición semi-Fowler si no existe contraindicación. Lavarse las manos. Colocar solución estéril en el frasco humidificador a nivel donde marca el frasco. Conectar el humidificador al flujómetro de oxígeno y ambos conectarlos a la toma de oxígeno y comprobar funcionamiento. Conectar máscara de oxígeno con el humidificador de oxígeno. Regular el flujo de oxígeno a los litros por minuto prescritos al paciente. Colocar la mascarilla a la cara del paciente, abarcando boca y nariz, sostenerla con la cinta elástica. Verificar que el oxígeno fluya adecuadamente a través de todo el sistema y que la mascarilla se ajuste adecuadamente al paciente para que no presente fugas. Valorar al paciente en cuanto al flujo adecuado de oxígeno, signos vitales, patrón respiratorio, estado general del paciente, oximetría, movilización y ejercicios respiratorios. Administración de oxígeno con máscara Venturi La administración de oxígeno con mascarilla Venturi es para asegurar la administración precisa de la concentración de oxígeno, al mezclarse con el aire ambiente que penetra por los orificios especiales de la mascarilla. Al mismo tiempo, conserva un flujo fijo de oxigeno, y a su vez, el exceso de oxígeno sale por los orificios de la mascarilla, llevándose consigo el exceso de bióxido de carbono espirado. Se puede administrar humedad conectando el sistema a un nebulizador y fuente de aire comprimido, el procedimiento Se debe colocar la mascarilla a para su administración es igual que el utilizado en la administración con la cama del paciente mascarilla facial simple. abarcando boca y nariz, y sostenerla con la cinta elástica. Equipo Mascarilla de Venturi. Adaptador de acuerdo a la concentración de oxígeno que se desee. Fuente de oxígeno. Medidor de Flujo (flujómetro). Procedimiento 1. Verificar la prescripción médica con respecto a la administración de oxígeno. 2. Reunir el equipo. 3. Explicar al paciente en qué consiste la realización del procedimiento.
  6. 6. 4. Colocar al paciente en posición semi-Fowler si no existe contraindicación. 5. Lavarse las manos. 6. Conectar un extremo del tubo conector con el adaptador de la máscara Venturi y el otro extremo a la boquilla del medidor de flujo 7. Regular el flujo de oxígeno a los litros por minuto prescritos al paciente. 8. Prestar atención al silbido producido por el arrastre del aire ambiente a través del pulverizador de la máscara de Venturi. 9. Colocar la mascarilla a la cara del paciente, abarcando boca y nariz, sostenerla con la cinta elástica y moldear la tira de metal para que se adapte al dorso de la nariz. 10. Verificar que el oxígeno fluya adecuadamente a través de todo el sistema y que la mascarilla se ajuste adecuadamente al paciente para que no presente fugas. 11. Valorar al paciente en cuanto al flujo adecuado de oxígeno, signos vitales, patrón respiratorio, estado general del paciente, oximetría, movilización y ejercicios respiratorios. Administración de oxígeno con mascarilla con bolsa reservorio La mascarilla con reservorio tiene una bolsa inflable que almacena oxígeno al 100%, durante la inspiración, el paciente inhala el oxígeno de la bolsa a través de la mascarilla, pero sin que la bolsa se colapse totalmente, y durante la espiración, la bolsa se llena nuevamente de oxígeno. Las perforaciones laterales de la mascarilla sirve como salida en la espiración. El procedimiento es igual al de la mascarilla simple, únicamente que se debe regular la concentración precisa de oxígeno. En lo que difiere del procedimiento para la administración de oxígeno con mascarilla común es: a) Llenar la bolsa reservorio con oxígeno hasta inflarla y ajustar el flujómetro entre 6 a10 l/min. b) Ajustar el flujo de oxígeno de tal manera que la bolsa en la reinhalación no se colapse durante el ciclo inspiratorio. Administración por mascarilla facial de no respiración Equipo Mascarilla de no respiración. Fuente de oxígeno. Medidor de Flujo (flujómetro). Solución de irrigación. Humidificador. Procedimiento 1. 2. 3. 4. 5. 6. 7. Verificar la prescripción médica con respecto a la administración de oxígeno. Reunir el equipo. Explicar al paciente en qué consiste la realización del procedimiento. Colocar al paciente en posición semi-Fowler si no existe contraindicación. Lavarse las manos. Conectar los tubos con medidor de flujo. Regular el flujo de oxígeno a los litros por minuto prescritos al paciente. Antes de colocar la máscara sobre la cara del paciente, comprobar que la bolsa del paciente esté insuflada. 8. Colocar la mascarilla a la cara del paciente, abarcando boca y nariz, expandiendo los lados de la mascarilla hacia el contorno de la mejillas. Moldear la tira de metal para que adapte al dorso de la nariz. 9. Ajustar la banda de sujeción para que la mascarilla quede firme.
  7. 7. 10. Comprobar si existen pérdidas de gas a través de la máscara, las cuales se detectan observando el movimiento de la bolsa. 11. Valorar al paciente en cuanto al flujo adecuado de oxígeno, signos vitales, patrón respiratorio, estado general del paciente, oximetría, movilización y ejercicios respiratorios. Administración de oxígeno por casco cefálico La administración de oxígeno a través del casco cefálico, para administrarse en pacientes pediátricos (neonatos y lactantes menores) el cual contiene un indicador para la limitación de la concentración de oxígeno, para que no exceda del 40%, reduciendo el riesgo de fibroplasia retroventicular. El casco cefálico se ajusta en la cabeza del niño, proporcionándole oxígeno húmedo tibio en concentraciones altas. Equipo Casco cefálico. Fuente de oxígeno. Flujómetro. Humidificador. Solución para irrigación. Tubo para conexión. Procedimiento 1. 2. 3. 4. 5. 6. 7. 8. 9. 10. Verificar la prescripción médica e identificación del paciente. Reunir el equipo. Lavarse las manos. Colocar solución para irrigación en el humidificador para oxígeno al nivel donde marca el frasco. Conectar la tapa del humidificador al flujómetro de oxígeno, y a su vez conectar a la fuente de oxígeno. Unir el tubo de conexión al humidificador de oxígeno y a la conexión del casco cefálico. Regular el flujo de oxígeno (litros por minuto) prescritos al paciente. Colocar el casco cefálico alrededor de la cabeza del niño y fijar el tubo de acceso a la fuente de oxígeno. El casco cefálico también se puede utilizar estando el paciente instalado en la incubadora. Mantener la concentración y el flujo de oxígeno indicado en un 40 a 50% y verifique la cantidad de humedad que pudiese acumular y empañar el casco, con el cual se pierde visibilidad a nivel de la cara del niño. Valorar al paciente en cuanto al flujo adecuado de oxígeno, signos vitales, patrón respiratorio, estado general del paciente, oximetría, movilización y ejercicios respiratorios.
  8. 8. Oxigenoterapia La oxigenoterapia es una medida terapéutica que consiste en la administración de oxígeno a concentraciones mayores que las que se encuentran en aire del ambiente, con la intención de tratar o prevenir los síntomas y las manifestaciones de la hipoxia. El oxígeno utilizado en esta terapia, es considerado un fármaco en forma gaseosa. Índice [ocultar] 1 Introducción 2 Antecedentes 3 Objetivo de la terapia 4 Hipoxia celular 5 Indicaciones o 5.1 Hipoxia atmosférica o 5.2 Hipoxia por hipoventilación o 5.3 Hipoxia de difusión o 5.4 Hipoxia isquémica 6 Oxígeno en enfermedades especiales 7 Como conocer el contenido de oxígeno en sangre 8 Dispositivos para la administración de oxígeno o 8.1 Pacientes con respiración espontánea o 8.2 Pacientes con carencia de respiración espontánea 9 complicaciones 10 Véase también 11 Referencias Introducción[editar · editar código] Se define como oxigenoterapia el uso terapéutico del oxígeno siendo parte fundamental de la terapia respiratoria. Debe prescribirse fundamentado en una razón válida y administrarse en forma correcta y segura como cualquier otra droga. La oxigenoterapia normobárica consiste en administrar oxígeno a distintas concentraciones 21-100%. Para ello se pueden utilizar mascarillas, cánulas nasales, tiendas de oxígeno, etc.
  9. 9. La oxigenoterapia hiperbárica consiste en administrar oxígeno al 100% mediante mascarilla o casco, mientras el paciente se encuentra en el interior de una cámara hiperbárica medicina hiperbárica. En las personas sanas la hemoglobina presenta una saturación de Oxígeno del 90-95% con lo que el aporte de oxígeno a los tejidos es muy superior del que ellos necesitan para vivir, siendo la extracción de oxígeno por los tejidos de un 25% del que transporta la sangre. La sangre aporta a los tejidos una cantidad de oxígeno muy por encima del que se utiliza normalmente (consumo de oxígeno). En efecto, los tejidos, en reposo, utilizan sólo unos 5 mililitros de los 20 ml de oxígeno que hay en cada 100 ml de sangre. pero al paciente le puede causar nauseas y adquirir un color pálido en la piel, debes retirar al instante la mascarilla. Antecedentes[editar · editar código] En condiciones normales el estímulo nervioso que regula el ritmo respiratorio está ligado a la existencia de quimioreceptores que son sensibles a la concentración de CO2, de iones hidrógeno y de oxígeno en el organismo. En el hombre los quimioreceptores están localizados primordialmente en las grandes arterias del tórax y del cuello; la mayor parte se encuentran en los cuerpos carotídeos y aórtico. Es dudoso que estos quimiorreceptores sean esenciales para la regulación de la respiración en condiciones normales ya que en estas condiciones el ritmo respiratorio depende de la actividad de neuronas situadas en el sistema nervioso central en el bulbo y la protuberancia que son sensibles al dióxido de carbono y la concentración de hidrogeniones, sobre todo. Objetivo de la terapia[editar · editar código] La finalidad de la oxigenoterapia es aumentar el aporte de oxígeno a los tejidos utilizando al máximo la capacidad de transporte de la hemoglobina. Para ello, la cantidad de oxígeno en el gas inspirado, debe ser tal que su presión parcial en el alvéolo alcance niveles suficiente para saturar completamente la hemoglobina. Es indispensable que el aporte ventilatorio se complemente con una concentración normal de hemoglobina y una conservación del gasto cardiaco y del flujo sanguíneo tisular. El efecto directo es aumentar la presión del oxígeno alveolar, que atrae consigo una disminución del trabajo respiratorio y del trabajo del miocardio, necesaria para mantener una presión arterial de oxígeno definida.1 Cuando con estas medidas no se consigue aumentar el aporte de oxígeno a los tejidos, se puede utilizar la oxigenoterapia hiperbárica, pues con esta modalidad terapéutica se consigue aumentar hasta 27 veces el transporte de oxígeno en sangre, pero en este caso el aumento es por el oxígeno directamente disuelto en el plasma. Hipoxia celular[editar · editar código]
  10. 10. La hipoxia celular puede deberse a: Disminución de la cantidad de oxígeno o de la presión parcial del oxígeno en el gas inspirado. Disminución de la ventilación alveolar. Alteración de la relación ventilación/perfusión. Alteración de la transferencia gaseosa. Aumento del shunt intrapulmonar. Descenso del gasto cardíaco. Shock. Hipovolemia. Disminición de la hemoglobina o alteración química de la molécula. Indicaciones[editar · editar código] La oxigenoterapia debe ser aplicada cuando existe disminución de la cantidad de oxígeno en la sangre, ya sea por insuficiencia respiratoria, insuficiencia circulatoria, anemia, atmósfera enrarecida con humos o gases, etc., pudiendo llevar a varias situaciones de hipoxia: Hipoxia atmosférica[editar · editar código] La oxigenoterapia es útil para corregir por completo la concentración baja de oxígeno en los gases inspirados y, por lo tanto,proporcionar una terapéutica 100% eficaz. Hipoxia por hipoventilación[editar · editar código] En estas situaciones la oxigenoterapia puede ser muy beneficioso, aumentando hasta en 5 veces el oxígeno disponible. Hipoxia de difusión[editar · editar código] Aquí la terapia con oxígeno puede aumentar la presión parcial de oxígeno en los pulmones desde un valor de 100 mm de Hg hasta 600 mm de Hg. Ello origina un gran incremento de gradiente de difusión entre alveolos y sangre; tal gradiente se eleva desde un valor normal de 60 mm de Hg hasta uno tan alto como de 560 mm de Hg, es decir, un aumento de casi el 800%. Este efecto es beneficioso en casos como el edema pulmonar, porque entonces el pulmón puede aumentar la captación de oxígeno.2 Hipoxia isquémica[editar · editar código] Es llamada hipoxia por deficiencia circulatoria. En esta, la oxigenoterapia normobárica es menos útil pues el problema en este caso es una circulación sanguínea disminuida, no una falta de oxígeno. Sin embargo, con la oxigenoterapia la sangre normal puede aportar una pequeña cantidad de oxígeno extra a los tejidos porque aunque la hemoglobina estará saturada, el oxígeno disuelto depende de la presión
  11. 11. parcial y aumentará (como mucho un 10% más). En estos casos y ante la evidencia de hipoxia local, debemos intentar la oxigenoterapia hiperbárica con la que se consigue aumentar hasta los 2000 mm de Hg ( respirando 100% oxígeno a 2.5 ATA) la presión parcial de oxígeno a expensas del oxígeno disuelto en el plasma ( Ley de Henry) Oxígeno en enfermedades especiales[editar · editar código] También en enfermedades de curso lento que determinan un estado de hipoxia tisular crónica, es decir, una oxigenación insuficiente de las células, cuya supervivencia garantiza, aunque en condiciones de sufrimiento metabólico. Esta condición se presenta en ciertas formas asmáticas, enfisematosas, bronquíticas o de descompensación cardiocirculatoria. Como conocer el contenido de oxígeno en sangre[editar · editar código] Se puede hacer de dos maneras: La primera es utilizando una gasometría arterial que consiste en extraer sangre de la arteria y medir la concentración de oxígeno. La segunda forma es la pulsioximetría que consiste en poner un pequeño aparato en el dedo del paciente que va calculando la saturación de oxígeno de la hemoglobina en los capilares. Es la más utilizada ya que su molestia es mínima para el paciente. En contrapartida la gasometría proporciona más información porque permite medir otros parámetros importantes de la función cardiorrespiratoria.
  12. 12. La gráfica muestra como varía la cantidad de oxígeno que hay disuelto y combinado en 100 ml de sangre normal (contenido de oxígeno) cuando se modifica la presión parcial de oxígeno. En condiciones normales la presión parcial de oxígeno en la sangre arterial es de unos 100 mmHg y en la sangre venosa mixta de unos 40 mm Hg. Cuando aumenta la presión parcial de oxígeno por encima de los valores arteriales normales, como con la oxigenoterapia, el contenido de oxígeno aumenta, sobre todo, a expensas del que circula disuelto ya que en la sangre arterial normal la hemoglobina está prácticamente saturada de oxígeno. Dispositivos para la administración de oxígeno[editar · editar código]
  13. 13. Pacientes con respiración espontánea[editar · editar código] Cánula nasal Mascarilla simple sin reservorio Mascarilla Venturi: suministra una concentración exacta de oxígeno independientemente del patrón respiratorio del paciente. Puede producir en el paciente sensación de confinamiento, calor e inclusive irritar la piel. Impide al paciente comer y hablar. La concentración de oxígeno puede variar si no se ajusta adecuadamente la mascarilla, si se angulan los tubos conectores, si se bloquean los orificios de entrada de la mascarilla o si se aplica un flujo de oxígeno inferior al recomendado. Mascarilla de respiración Cámara hiperbárica Cuna especial para neonatos Pacientes con carencia de respiración espontánea[editar · editar código] Bolsa de resucitación manual Respirador mecánico *repioracionsintetico(al cualdaraoxigenacion mejor una respiracion mejor) complicaciones[editar · editar código] La administración inadecuada del oxígeno, tanto en la modalidad como en la dosis (concentración y tiempo) puede ser contraproducente en ciertas enfermedades, en las que puede incluso empeorar su situación, como puede ocurrir en ciertos enfermos respiratorios crónicos en los que una inhalación excesiva de oxígeno, podría determinar una elevación de la concentración del gas en sangre que es capaz de inhibir el estímulo que procede de los receptores sensibles. Esto deprime el ritmo respiratorio incluso en presencia de una concentración elevada de CO2. A esta situación se le conoce como evento paradójico, en el que un pequeño aumento en la concentración de oxígeno en sangre puede conducir a una parada de la función respiratoria.
  14. 14. Mal de altura El mal agudo de montaña (MAM) es también conocido como mal de montaña, mal de altura, soroche, yeyo o apunamiento y se trata de la falta de adaptación del organismo a las alturas y todos los síntomas que esto presenta en el cuerpo. Por lo general, quienes están acostumbrados al llano o alturas más o menos bajas, comienzan a sentirlo a los 2500 de altura sobre el nivel del mar y, a más altura, más probable es que se lo note y se lo sufra. Es que cuanto más se asciende más disminuye la presión atmosférica y la presión del oxígeno y, así, el oxígeno inspirado es menor y allí es cuando se produce la hipoxia o falta de oxígeno en la sangre. Síntomas Si bien en algunas personas el mal de altura no llega a manifestarse, los síntomas suelen aparecer tras el paso de algunas horas en el lugar y suelen ser peores durante la noche. Así, los síntomas más frecuentes son los siguientes: Intenso dolor de cabeza Fatiga o agotamiento físico Trastorno del sueño Náusea y vómitos Trastornos digestivos Agitación Falta de apetito Agotamiento físico Disnea súbita nocturna, es decir, despertar de forma brusca con sensación de ahogo En tanto, los casos más graves pueden causar Edema Pulmonar de Altitud y Edema Cerebral de Altitud. Consejos Para evitar el mal de altura o al menos llevarlo un poco mejor será necesario aclimatarse, no agitarse ni realizar esfuerzos físicos al menos durante los primeros días. Además, el día anterior a la llegada al lugar se recomienda dormir bien, comer liviano y evitar las bebidas alcohólicas. En tanto, una vez en la altura será necesario descansar durante el primer día, realizar amplias inspiraciones de aire, subir de forma paulatina, hidratarse permanentemente, evitar el alcohol y el tabaco, comer poco pero, cuando se lo haga, elegir los carbohidratos y los alimentos ricos en azúcar, elegir comidas de fácil digestión como las frutas, abrigarse y evitar tomar tranquilizantes. Quienes viven en sitios de gran altitud suelen repetir a los viajeros una regla que, de ser respetada, ayudará a soportar el mal de montaña: “beber antes de tener sed, comer antes de tener hambre, abrigarse antes de tener frío y descansar antes del agotamiento”.
  15. 15. Cómo combatirlo o prevenirlo Al llegar a destino suele ofrecerse a los viajeros el mate o té de coca como el primer remedio para comenzar la aclimatación. Se trata de las hojas de coca colocadas en una taza de agua hirviendo que se bebe sin problemas, su gusto no es desagradable y, además, ayuda a la digestión. Otros prefieren llevarse, directamente, las hojas de coca a la boca. El método es sencillo: la hoja se deja a un costado y lo que se traga es el jugo amargo que ésta segrega. Claro que esto, para quienes no están acostumbrados, no es del todo agradable. También existen caramelos de coca para los que desean darle un toque dulce. La mayoría de los hoteles en sitios de gran altitud cuentan con tubos de oxígeno para atender a los huéspedes que lo necesitan. Además, muchas de las excursiones llevan tubos para atender a los viajeros que, en medio de alguna travesía, comiencen a sentir los síntomas y no puedan seguir. Otra opción es que cada uno lleve su pequeño tubo de oxígeno que puede adquirirse en las tiendas. De todos modos existen unas píldoras que deben tomarse antes de llegar al destino y, luego, cada ocho horas. Las mismas hacen que los síntomas del mal de montaña desaparezcan y puede disfrutarse del viaje sin ningún tipo de problema. Estas ayudan a mejorar la irrigación sanguínea en el cerebro y a aumentar la capacidad respiratoria. Se venden de forma libre y sin necesidad de una receta. Así, al llegar a los sitios de gran altitud, sólo basta con pedir las píldoras para combatir el mal de altura y todos entenderán de qué se trata. Se venden en cajas o fraccionadas. Y sin dudas es la mejor manera de disfrutar de las vacaciones en destinos de gran altitud. Cómo prevenir el mal de altura Creado por Oscar Avila Ya sea que te estés preparando para ir a los Himalaya o esquiar a en las Montañas Rocosas, deberías de prepararte para prevenir que te de mal de altura. Las altitudes altas son estresantes en el cuerpo, y una disminución en los niveles de oxigeno haya arriba pueden producir efectos debilitantes y arruinar tu día. 1 Toma mucha agua. Lo que probablemente creas que es mal de altura, puede ser sólo deshidratación. Evita la cafeína y el alcohol, ya que esto incrementa la posibilidad de deshidratarte. Si esta húmedo y estas sudando mucho, toma bebidas deportivas que
  16. 16. ayuden a recuperar los electrolitos. Si tienes un dolor de cabeza, toma un litro de agua, y tomate un Tylenol. Si el dolor de cabeza desaparece, y no tienes otros síntomas del mal de altura (ve los siguientes pasos), probablemente estas lidiando con deshidratación en lugar que con mal de altura. Anuncio 1. 2 Ve si tienes síntomas de mal de altura. 20% de las personas desarrolla a altitudes de entre 1920 a 2060 metros. Si sabes que estas tomando agua suficiente, los síntomas del mal de altura se manifestaran de 6 a 10 horas después de ascender a los 2000 metros sobre el nivel del mal y se comparan a los síntomas de una resaca: Falta de apetito Nausea o vomito Fatiga Mareos Insomnio Falta de aliento Pulso acelerado Edema periférico (hinchazón de manos, pies y cara)
  17. 17. 3 Obtén tratamiento de emergencia si tienes estos síntomas. Un mal de altura extremo puede resultar en condiciones fatales como un edema pulmonar (liquido en los pulmones) o un edema cerebral (hinchazón del cerebro). Si se presentan algunos de los síntomas siguientes, es inmediatamente necesario el tratamiento medico y descender inmediatamente: Tos seca Fiebre Falta de aliento, incluso cuando se esta descansando Dolor de cabeza que no se quita con analgésicos Batallar para caminar Vomito Perdida gradual de la conciencia 4 Sigue la siguiente regla de oro – escala alto, duerme abajo. Una vez que pases los 3,000 metros, no asciendas más de 300 metros por día para dormir. Puedes escalar todo lo que quieras, pero asegúrate de regresar a una base de no más de 300 metros más alto que la elevación de tu noche anterior. 5
  18. 18. Acelera el proceso de aclimatación si es necesario. Si no tienes tiempo de seguir la regla de oro, ya sea porque volarás a tu destino, existen varias formas de aclimatarte y reducir los síntomas del mal de altura: Equipos de simulación que producen aire hipóxico (oxigeno reducido). Las cámaras hiperbáricas portátiles son especialmente útiles si las inclemencias del tiempo u otros factores podrían hacer que el descenso sea imposible. La acetazolamide, medicamentos que se venden bajo el nombre comercial de Diamox. Debido a que causa aumento en orina, debes de beber suficientes líquidos y no consumir alcohol mientras se toma este medicamento. Hojas de coca, usadas por indígenas de los Andes de Sudamérica por siglos. Sin embargo son ilegales en muchos países. Ginkgo Biloba, un suplemento de bajo costo a base de hierbas utilizado para la claridad mental y el aumento en la circulación, se ha demostrado que acelera la aclimatación a la altura y disminuye los efectos del Mal Agudo de Montaña, sin incurrir en ninguno de los efectos secundarios de Diamox. La dosis recomendada es 120 mg por día, dos semanas antes de llegar a la altitud, y luego 120 mg por día, mientras que se esta a esa altura. Oxigeno en cuartos controlados (se ofrece en algunos hoteles). Una bolsa Gamow, la cual es una bolsa portátil de presión de plástico que se infla con una bomba y que puede reducir la altura por unos 1.500 metros.
  19. 19. 6 Relájate. Lo último que quieres hacer es esforzarte demasiado. Es más difícil respirar a altas alturas incluso si estas en forma. Anuncio Consejos
  20. 20. Entrena físicamente antes del viaje. Mientras que esto no garantiza que te vaya mejor, puede mejorar tu capacidad pulmonar para lidiar con los desafíos a una gran altura. No compitan entre ustedes. Diferentes personas se aclimatan a ritmos diferentes. Si vives en o cerca del nivel del mar, es más probable que te de el mal de altura, así que prepárate. Come muchos carbohidratos Si desarrollas el mal de altura, toma dexametasona. Anuncio Advertencias Nunca escales más alto si observas síntomas del mal de altura. Espera hasta que se pasen. Si eres anémica, ya que llevas menos oxigeno en la sangre es más posible que te de mal de altura. Consulta a tu doctor sobre tomar un suplemento de hierro antes de viajar. Evita las altas altitudes si tienes problemas cardiacos o pulmonares. Evita o consulta con tu doctor sobre substancias que puedan hacer más lenta tu respiración, como el alcohol, las píldoras para dormir, y los narcóticos Si puede acuda a un médico especialista Lo importante siempre es prevenir, siguiendo las pautas que hemos expuestos en los apartados anteriores, pero llegados a este punto de aparición de la enfermedad, se hace necesario tratarla. Vamos a exponer dos tipos de tratamientos: unos preventivos, es decir para intentar evitar que aparezca el problema, y otros paliativos, para curarlo. Ni que decir tiene que la presencia de un médico especialista en alta montaña, cuando sea posible, resulta insustituible.
  21. 21. En plan preventivo podemos hacer: Ascender lentamente, comiendo e hidratándonos adecuadamente, tal como se explicó anteriormente. En caso de que ascendamos rápidamente a los 2.500 metros, se debe pasar un par de noches en esa altitud antes de seguir subiendo. Cabe la posibilidad de tomar Diamox-TM (125 gr. cada 12 horas) desde por lo menos un día antes de la ascensión y continuar tres días más. Evitar el sobreesfuerzo, sobre todo si aparecen síntomas de MA. Beber líquido abundante para mantener la orina fluida y abundante (el Diamox-TM es un diurético, por lo que si se toma habrá que beber más). El Diamox-TM no enmascara los síntomas del MA. Si se duerme mal o interrumpidamente, tomar Diamox-TM por la noche (125 mg.) Evitar cualquier medicación que inhiba la respiración (somníferos, sedantes, analgésicos fuertes y antihistamínicos) pues incrementan el riesgo de MA. En caso de que haya que tomarlos, necesariamente, tómese Diamox al mismo tiempo. En caso de alergia a las sulfamidas se puede sustituir el Diamox-TM por GinkoBiloba (de 80 a 120 mg. cada 12 horas). Mal de altura (MA) Al primer síntoma lo mejor es detenerse. Descansar. Ver que pasa, y si los síntomas no desaparecen, o se incrementan, descender por lo menos 500 metros y permanecer allí entre uno y tres días hasta que los síntomas remitan. El descender siempre nos hará mejorar, aunque debamos continuar con los tratamientos. Tratar el dolor de cabeza con ibuprofeno o paracetamol. Si fuera muy intenso se pueden utilizar asociaciones analgésicas con codeína, cafeína o ergotamina. También se han propuesto en la práctica hiperventilaciones forzadas cada 10-15 minutos, y el masaje de las arterias temporales. En caso de náuseas o vómitos persistentes tomar de 5-8 mg de Stemetil, cada 12 horas. Si se puede, aplicar oxígeno. Controlar al paciente, sobre todo durante la noche, por si desarrollara EC, o EP. Finalmente, tomar de 125 a 250 mg de Diamox, cada 12 horas, durante tres días, o mientras se permanezca en altitud en caso de que los síntomas se vuelvan a presentar.
  22. 22. Edema pulmonar (EP) El mismo tratamiento que para el edema cerebral, excepto: Aplicar el oxígeno usando mascarilla (de 4-6 l/minuto hasta la recuperación, y luego reducir a 2-4 l/minuto). Medicar con: Nifepidina. Usar sólo en caso de no disponer de oxígeno. Administrar en tabletas de liberación lenta (10-13 mg. Cada 12 horas, durante 2 ó 3 días). Puesto que la nifepidina puede provocar una bajada de la tensión arterial, sobre todo si el paciente presenta deshidratación, rehidratar antes de suministrar el fármaco. Si se produce un bajón de tensión (palidez acompañada de pulso débil, mareos al sentarse) trátar igual que un shock. Diamox-TM: 25 mg cada 12 horas. Puede ser útil un inhalador de los usados para el asma (salbnutamol), dando 2 inhalaciones cada 4 horas. EN CASO DE NECESIDAD Si fuese inevitable seguir ascendiendo (por ejemplo, en el caso de que haya que salir de una zona atravesando un puerto elevado) sígase un tratamiento con 25 mg. de DiamoxTM cada 12 horas. Si el problema original fue EC, añádase dexametasona (4 mg. cada 12 horas); si fue EPanádaseNifepidina de liberación lenta (de 10-13 mg. cada 12 horas). Aplicar oxígeno. Si el insomnio se debe a tensiones emocionales puede usarse un sedante o ansiolítico, pero a dosis mitad de las normales y que sea de tipo de acción rápida y vida medio-corta (como el triazolam) que a las ocho horas ya han dejado de actuar y no interferirá en la actividad posterior. ¿Cuándodeboalarmarme? Síntomas leves del mal de altura se desarrollan generalmente en las primeras 36 horas. Aparecen en más del 50% de los viajeros por encima de los 3.500 metros y casi en el 100% de las personas que suben rápidamente a 5.000 metros sin aclimatarse. o Un dolor de cabeza leve que desaparece con analgésicos (paracetamol, aspirina, etc.). o Náuseas, malestar estomacal y malestar general. o Mareos. o Dificultadesparadormir. Si estos síntomas aparecen a alturas inferiores a los 3.000 metros se debe parar y descansar
  23. 23. 2 días antes de continuar subiendo. A alturas de 3.500 metros, se debe intentar bajar de 300 a 500 metros, y quedarse allí durante 2 días antes de otros ascensos permanentes Síntomas graves del mal de altura o Un dolor de cabeza intenso y grave, que no desaparece con analgésicos. o Náuseasmásimportantes, vómitos. o Mareos. o Descoordinación : puede dar la impresión de que la persona está borracha sin que haya tomado alcohol. o Alteracionesvisuales. o Sensación de opresión en el pecho. o Respiración y pulsorápidos. o Sensación de dificultad para respirar. o Hinchazón o edema, generalmente alrededor de los ojos y, en algunos casos, en tobillos y manos. o Disminución de la cantidad de orina. o Confusión, desorientación. o Cambios psicológicos : indiferencia, pérdida del sentido del peligro. o Convulsiones. o Las dos manifestaciones más temibles, que pueden llevar a la muerte, son el edema pulmonar y el edema cerebral. Por lo general suele aparecer entre las 24 y las 96 horas después del ascenso. Cuando se presenten estos síntomas se debe buscar ayuda médica de inmediato e iniciar rápidamente el descenso a la menor altura posible. Tratamiento Si los síntomas son leves estas medidas suelen ser suficientes: o Reposo sobre el mismo terreno durante 24 - 48 horas. o Hidrataciónabundante. o Dietahiperglucídica. Debe prohibirse el ascenso a personas que padecen síntomas de mal de altura -aunque sean leves- ya que pueden evolucionar hacia formas más graves. Si los síntomas son más graves o empeoran : o Se debe iniciar el descenso rapidamente a la menor altura posible. o Este descenso se debe realizar siempre acompañado por otra persona. o A veces un descenso de 400 metros suele ser suficiente para notar una mejoría.
  24. 24. o o o Administrar oxígeno a través de mascarilla. Para el dolor de cabeza se pueden usar analgésicos menores (paracetamol, aspirina). El insomnio de altura debe tratarse con acetazolamida. No se deben administrar nunca fármacos hipnóticos o sedantes como los que se utilizan habitualmente para dormir, ya que pueden empeorar aún más la respiración. . Si hay un médico disponible, podrá administrar los medicamentos que crea necesarios. La medicación no sustituye al descenso. Personas que no se deben exponer nunca a gran altura Los que padecen enfermedades cardíacas o pulmonares crónicas graves: cardiopatía isquémica (angina de pecho), EPOC grave, asma grave. Las personas con anemia falciforme, incluida la anemia drepanocítica (bajo contenido de hemoglobina en la sangre). Las personas con problemas de coagulación sanguínea sin tratamiento y con antecedentes de trombosis (coágulos). Las personas con antecedentes de edema cerebral o edema pulmonar. Personas que deben tener cuidado con la altura Las personas con enfermedades cardiacas/pulmonares leves. Las embarazadas : no existe mucha información acerca del riesgo del mal de altura durante el embarazo. Es difícil decir si ir a un lugar con altitud elevada es seguro para las mujeres embarazadas. En general se recomiendan que las mujeres embarazadas no viajen a una altitud por encima de 2438,4 m. Los niños : les cuesta más trabajo ajustarse al nivel de oxígeno bajo y puede no ser capaz de reconocer los síntomas del mal de altura. Por lo tanto, los padres y otros adultos deben fijarse cuidadosamente en la aparición de cualquier señal de mal de altura en los niños. Los hipertensos. Las personas que tiene el síndrome de las apneas del sueño. Otros problemas que se pueden presentar en alta montaña son : las quemaduras solares, la ceguera pasajera causada por la nieve (oftalmía) o el frío y la congelación. El sobrepeso no aumenta el riesgo de desarrollar mal de altura.
  25. 25. Lo mejor: la prevención La mejor manera de evitar el mal de altura es ascender lentamente. El ascenso debe ser pausado, al ritmo en que cada persona se vaya encontrando a gusto. Evitar forzar el organismo, pasar una noche a medio camino si es necesario. Una posible pauta es emplear un par de días para ascender hasta los 2500 metros, y después un día más por cada 300-700 metros adicionales. Una buena forma física no garantiza que no vaya a desarrollarse mal de altura : a veces es, incluso, contraproducente, si la persona confía demasiado en su estado físico y desoye las recomendaciones de precaución. Evitar ejercicios físicos intensos durante unos días después de llegar al lugar de destino. Bebermuchoslíquidos. Dieta con poca sal, evitar los alimentos salados. Comer varias veces al día en cantidades moderadas, tomar alimentos ricos en hidratos de carbon. Evitar el alcohol.

×