• Compartir
  • Enviar por correo
  • Insertar
  • Me gusta
  • Guardar
  • Contenido privado
El Debate Sobre La Salud En Panama
 

El Debate Sobre La Salud En Panama

on

  • 5,416 reproducciones

 

Estadísticas

reproducciones

reproducciones totales
5,416
reproducciones en SlideShare
5,416
reproducciones incrustadas
0

Actions

Me gusta
0
Descargas
30
Comentarios
0

0 insertados 0

No embeds

Accesibilidad

Categorias

Detalles de carga

Uploaded via as Microsoft Word

Derechos de uso

© Todos los derechos reservados

Report content

Marcada como inapropiada Marcar como inapropiada
Marcar como inapropiada

Seleccione la razón para marcar esta presentación como inapropiada.

Cancelar
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Tu mensaje aparecerá aquí
    Processing...
Publicar comentario
Edite su comentario

    El Debate Sobre La Salud En Panama El Debate Sobre La Salud En Panama Document Transcript

    • Por supuesto que la crisis que vamos a enfrentar no se centrará en el riesgo de invalidez, vejez y muerte sino en el riesgo de enfermedad y maternidad y sobre todo en los temas del envejecimiento y las enfermedades crónicos degenerativas. Estas situaciones tendrán que ser vistas con mucha puntualidad porque generarán crisis y conflictos sin lugar a dudas. Primero porque el modelo que hemos aplicado esta centrado en la enfermedad y no en lo preventivo y promocional, por lo que tenemos ya una población enferma. Somos un país del tercer mundo con mortalidades del primer mundo. A continuación hago un planteamiento general de la problemática y crisis que enfrentaremos y que debemos hacer, por lo que me centraré en el sistema de servicios de salud. Debo señalar de manera taxativa que cualquier Sistema de Salud que se quiera construir deberá estar sustentado en un pilar fundamental: La Estrategia de Atención Primaria de Salud y deberá continuar siendo Público – Público. Debemos tomar en consideración cuestiones sanitarias generales de ámbito poblacional, reflejando y reforzando las funciones de salud pública; y deberá crear las condiciones necesarias para asegurar un suministro eficaz de servicios a los pobres y los grupos excluidos. Además organizará una asistencia coordinada y sin fisuras, que vinculará la promoción, la prevención, la atención a enfermos agudos y la atención a enfermos crónicos en todos los elementos del sistema sanitario y su rehabilitación. De igual manera evaluará continuamente la situación para procurar mejorar el desempeño. A fin de hacer frente a los desafíos en el Sector Salud, estamos obligados a hacer el esfuerzo para la mejora de los sistemas de salud basándonos en los principios básicos de atención primaria esbozados en Alma-Ata en 1978: • Acceso y cobertura universal en función de las necesidades; Equidad sanitaria como parte del desarrollo orientado a la justicia social; • Participación de la comunidad en la definición y aplicación de las agendas de salud; • Enfoques intersectoriales de la salud.
    • Estos principios siguen siendo válidos, pero deben ser reinterpretados a la luz de los cambios radicales que ha experimentado el campo de la salud durante los últimos 31 años. Se examinan aquí cuatro problemas importantes que deben ser abordados por los sistemas de salud, a saber, • La crisis mundial de personal sanitario, • La insuficiencia de la información sanitaria, • La falta de recursos financieros, • El reto que supone la aplicación de políticas sanitarias que promuevan la equidad en un entorno pluralista. Si se quiere afrontar los retos para mejorar la salud de las personas protegidas bajo la Seguridad Social, es necesario reforzar los sistemas de salud. Sin este requisito, los objetivos sanitarios que nos propongamos seguirán fuera de nuestro alcance. Las enseñanzas derivadas de los éxitos del pasado, incluidas las aptitudes y estrategias desarrolladas a partir de la experiencia en la lucha contra la poliomielitis y el SRAS, se deben aplicar en la emergencia de tratamiento contra el VIH/SIDA y en la lucha para la consecución de los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM). Los progresos hacia esos y otros objetivos no serán sostenibles a menos de que las metas de salud concretas respalden un amplio desarrollo horizontal de la capacidad de los sistemas de salud. Comprender que el sistema de salud abarca todas las organizaciones, las instituciones y los recursos de los que emanan iniciativas cuya principal finalidad es mejorar la salud y que por sistema de atención sanitaria, en cambio, entendemos las instituciones, las personas y los recursos implicados en la prestación de atención de salud a los individuos; es básico para ubicarnos dentro de la realidad del Sector Salud. Por lo tanto la discusión se debe centrar en torno a la imperiosa necesidad de que los que proveemos atención de salud debemos estar muy claros de que debemos dirigir nuestros esfuerzos para potencializar la participación en la promoción de salud con la construcción de entornos favorables a la salud en la comunidad, pero además prevenir enfermedades
    • sin descuidar la parte curativa y rehabilitadora de las personas que hoy y mañana padecerán patologías diversas. De más está decir que la relación entre la función de atención a los pacientes y la función de salud pública constituye uno de los rasgos definitorios de la atención primaria. Para lograr esto la Caja de Seguro Social y el Ministerio de Salud deben y tienen que actuar en armónica cooperación para lograr alcanzar la efectividad o el impacto en salud a través de los programas de salud comunitarios y de los proyectos y planes y políticas públicas de salud dirigidas a los temas del niño, el adolescente, la mujer embarazada, el adulto, el adulto mayor y por supuesto al mayor reto por venir el ENVEJECIMIENTO, el cual requerirá del Estado una intervención hoy para que todos los ciudadanos no solo vivan más años, sino que le demos calidad de vida a los años a ellos. Las enfermedades catastróficas igualmente deben ser vistas con mucha responsabilidad porque ellas no se presentan repentinamente pero requieren enorme cantidad de recursos todos costosos para la atención de ellas y por lo tanto debemos generar anticipadamente planes para esta contingencia. Justificación para reforzar la Seguridad Social Pese a las reformas en el Sector Salud y en particular la reforma a la Caja de Seguro Social con la Ley 51 del 27 de diciembre de 2005, el Riesgo de Enfermedad y Maternidad podría entrar en déficit financiero sino hacemos más eficiente la prestación de los servicios de salud, dado que la diferencia entre lo que se propuso con la ley 17, rechazada por la sociedad y la ley 51 en relación a las necesidades reales (1274.5 millones) del Riesgo de Enfermedad y Maternidad fue de 424.8 millones y de 1153.7 millones respectivamente. No se ha progresado lo suficiente en el desarrollo de sistemas de salud que promuevan mejoras sanitarias colectivas. Sin embargo, están surgiendo nuevas oportunidades. La salud sigue figurando en lugar destacado en la agenda de desarrollo
    • internacional, y se empieza a disponer de nuevos fondos para las actividades sanitarias en los países pobres. La extensión de los contextos favorables a la salud y de una atención de calidad a todo el mundo constituye el principal imperativo de los sistemas de salud. En consecuencia las ventanas que más pueden proyectar el valor de la seguridad social en la sociedad son la DIRECCION NACIONAL DE LOS SERVICIOS Y PRESTACIONES MÉDICAS Y LA DIRECCIÓN NACIONAL DE PRESTACIONES ECONÓMICAS, sin desmeritar ninguna otra Dirección Nacional; y dentro de estas dos Direcciones Nacionales la que más impacta al usuario es la de los Servicios y Prestaciones Médicas, por lo delicado del tema de salud, dado que los resultados positivos o negativos derivados de una buena o mala atención las personas los valoran inmediatamente. Por lo antes expuesto hay que impulsar los recursos que sean necesarios para mejorar la prestación de servicios de salud. Conviene entender la atención primaria como un concepto que implica tanto principios fundamentales como un conjunto variable de actividades básicas. Lo más importante son los principios que a continuación enuncio y que en párrafos anteriores se señalan por lo relevante del tema: • Acceso universal a la atención y cobertura en función de las necesidades; • Adhesión a la equidad sanitaria como parte de un desarrollo orientado a la justicia social; • Participación de la comunidad en la definición y aplicación de las agendas de salud; • Enfoques intersectoriales de la salud. Escenario actual Vivimos en un escenario en el cual están presentes las transiciones demográficas y epidemiológicas en este aspectos cabe citar el envejecimiento de las poblaciones, la explosión de VIH/SIDA y la creciente doble carga de morbilidad que arrostran los países de ingresos bajos y medios. La principal carga de morbilidad es atribuible a las enfermedades no transmisibles (enfermedades crónicas) y los accidentes, violencia y otros traumatismos están tomando importancia,
    • aunque hay algunas diferencias entre las provincias más ricas y las más pobres. Los progresos de la tecnología sanitaria (equipos médicos, medicamentos, dispositivos médicos y los insumos médico quirúrgicos) han transformado muchos aspectos de la práctica médica y han generado expectativas respecto al tipo de funciones y servicios que deberían proporcionar los sistemas de salud. Está aumentando la urbanización, con los consiguientes cambios de los modos de vida. Está creciendo el sector de la salud privado. La gestión clínica de casos a menudo no se basa lo suficiente en pruebas científicas. Desde mi punto de vista basado en la experiencia vivida en la seguridad social, la financiación de la atención de salud me indica, es inequitativa. Todavía existen áreas apartadas en donde hay pobreza y pobreza extrema que aunque se han hecho esfuerzos importante por reducir la inequidades, se generan presupuestos históricos que no benefician a los que menos tienen, porque de hecho la producción y el rendimiento, como parámetros para sustentar los incrementos del presupuestos de algunas regiones, distorsiona la toma de decisiones, y sigue siendo menor su financiamiento en comparación con otras regiones, porque no cuentan con recursos físicos, humanos, tecnológicos suficientes para aumentar los parámetros antes mencionados y por lo tanto los pobres están menos protegidos de los gastos de salud catastróficos que los que viven en áreas urbanas. Vale la pena añadir que esto se da sin tomar en cuenta que en algunas regiones apartadas de la ciudad los asegurados pagan cuotas de riesgos profesionales mayores que otros que se encuentran en otras regiones del país. En el último quinquenio entre el 2004 y 2009, esta administración ha respondido a esos nuevos retos. Estableció como uno de sus objetivos impulsar la Estrategia de Atención Primaria de salud. Las directrices técnicas para las intervenciones y la capacitación de los diferentes equipos de trabajadores de salud se han estado revisando como parte de un esfuerzo encaminado a mejorar la calidad de la atención.
    • Se está deliberando sobre un conjunto de prestaciones comunes, sobre lo que éstas deben abarcar y quién las debe proporcionar, relacionado a acciones tanto preventivas y promocionales como curativas. El modelo de gestión y atención debe girar en torno a cuatro puntos: 1. Atención primaria 2. Las acciones intersectoriales 3. La participación de la comunidad 4. Atención poblacional sin fisuras 5. El abordaje integral del envejecimiento Si no se hacen a través de políticas públicas coherentes y con un enfoque hacia los determinantes de la salud, se actuará episódicamente y al final tendremos una situación insostenible que no se podrá revertir lo que generará un clima de incertidumbre, desasosiego y la pobreza se profundizará con las consecuencias que de ella se derivan. Sistema de información La no suficiente información sanitaria adecuada y la falta de personal aumentan el riesgo de colapso del sistema de atención de salud y amenazan la viabilidad de otros a largo plazo. Los sistemas de atención de salud orientados a aplicar los principios de la atención primaria exigen sistemas robustos de información sanitaria que permitan entender cabalmente las necesidades de salud de las poblaciones, sobre todo de las pobres y marginadas; que comprueben que los programas estén llegando a los más necesitados; que midan los efectos de las intervenciones, y que evalúen y mejoren el desempeño. Los instrumentos y estructuras destinados a obtener, organizar y compartir la información son indispensables para mejorar la labor de cada uno de los proveedores de atención de salud y para aumentar la calidad de la atención en todo el sistema y sobre todo para hacer más eficiente el sistema. Si realmente queremos impulsar la Estrategia de Atención Primaria de Salud, debemos considerar como trascendental que un sistema de información sanitaria puede definirse como un esfuerzo integrado de acopio, procesamiento, notificación y
    • uso de información y conocimientos sanitarios con objeto de influir en la formulación de políticas, la acción programática y las investigaciones. Los sistemas de información sanitaria hacen uso de una amplia gama de instrumentos y métodos de acopio y análisis de datos. La existencia de estadísticas precisas y continuas sobre eventos demográficos básicos es un pilar fundamental de cualquier política pública de salud que se quiera generar. Como la equidad sanitaria es otro de los principios clave de la atención primaria. Para estudiarla hay que poder medir las desigualdades en el acceso y el uso de los servicios de salud, en los factores de riesgo y en resultados sanitarios clave. Es necesario también identificar los grupos de población más desfavorecidos, a menudo personas pobres, grupos étnicos y mujeres. Este tipo de información impone una carga adicional considerable a los sistemas de información de salud y no se proporciona de forma sistemática en nuestro país, por lo que se requiere dotar de instrumentos que permitan una información más precisa para cualquier toma de decisión y sobre todo como un elemento clave para estimar los costos de la atención de salud a los usuarios del sistema. La financiación del Sistema de Salud Muchas de las funciones de los sistemas de atención sanitaria están condicionadas al logro previo de una financiación suficiente. Si no se ponen en marcha mecanismos de financiación sostenibles, las ideas innovadoras orientadas a fortalecer la base de atención primaria de los sistemas de atención sanitaria no generarán resultado alguno. El gasto en salud ha crecido sustancialmente durante los últimos 20 años, y más en el últimos quinquenio impulsado sobre todo por los rápidos cambios experimentados por la tecnología y la prestación de atención crecientemente complejas y con el incremento de la demanda el cual refleja cifras alrededor de 630000 nuevos usuarios de la Caja de Seguro Social que traducido en población protegida bajo la Seguridad Social representa el 77.5% del total de la población panameña.
    • Describo brevemente el panorama mundial, que indica que en los países más pobres del mundo, el crecimiento del gasto sanitario ha sido lento, si no nulo. En consecuencia, se observan hoy grandes desigualdades en el gasto sanitario mundial. Los países de la Organización de Cooperación y Desarrollo Económicos representaban menos del 20% de la población mundial en el año 2000, pero concentraban casi el 90% del gasto sanitario mundial. A la Región de África le corresponde aproximadamente un 25% de la carga mundial de morbilidad, pero sólo en torno a un 2% del gasto sanitario mundial. Mientras que el nivel de gasto ha cambiado, los mecanismos de financiación de los sistemas de salud no lo han hecho. Sin una información fidedigna, las políticas de financiación de la salud siguen estando dominadas por las opiniones más que por la evidencia.