La estación de la Cuaresma nos prepara para la
celebración de la Pascua. Es un tiempo en el que
los cristianos abrazamos l...
San Toribio de Mongrovejo
San Toribio de Mongrovejo es el santo patrón de Perú. Fue arzobispo de Lima de
1579 a 1606, y ha...
La conferencia anual de ICSC es reconocida
ampliamente como la oportunidad más valiosa
para aquellos que están involucrado...
Una actitud de gratitud es una de las mejores aliadas en el desarrollo
de la voluntad para perseverar. Como en las ocho vi...
Octavo Domingo del Tiempo Ordinario
Fin de Semana del 1 / 2 de Marzo de 2014
Nosotros somos “servidores de Cristo y corres...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Corresponsabilidad Católica

382 visualizaciones

Publicado el

Corresponsabilidad Católica

Publicado en: Meditación
0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
382
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
94
Acciones
Compartido
0
Descargas
1
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Corresponsabilidad Católica

  1. 1. La estación de la Cuaresma nos prepara para la celebración de la Pascua. Es un tiempo en el que los cristianos abrazamos la oración, el ayuno, y la limosna de manera más concertada. Para algunos es tiempo de sanación, una oportunidad de reparar su quebrantamiento espiritual. Para otros es simplemente un tiempo adecuado para cultivar su vida espiritual de una manera más disciplinada. La meta de las prácticas de la Cuaresma es: prepararnos para entrar en el misterio pascual de la Semana Santa con un espíritu más humilde y con la determinación de seguir a Jesucristo. Esta antigua triada de oración, ayuno y limosna, ofrece beneficios espirituales maravillosos. Ser un buen corresponsable de estos dones mediante una planeación anticipada y seguir el plan es esencial para tener una experiencia fructífera de la Cuaresma. Oración: ¿Qué don más grande podemos darnos a nosotros mismos durante la Cuaresma que el don de la oración? Los frutos de desarrollar un tiempo disciplinado son abundantes. Planee un tiempo para orar diariamente. No espere hasta que “encuentre el tiempo” más bien haga que sea �su prioridad un tiempo para la oración. Esto involucrará sacrificio de su parte – tal vez renunciar a un tiempo de ver la televisión, usar parte de la hora de su comida, o levantarse por la mañana más temprano de la hora usual. En el transcurso del día, invierta algún tiempo en oraciones extra con la comunidad: asista a una Misa cualquier día de la semana, o al Vía Crucis. Lo que sea que usted decida, sea tenaz en pasar más tiempo con el Señor. Ayuno: Los corresponsables cristianos saben que todo lo que ellos reciben, incluso la abundante comida y bebida que frecuentemente dan por supuestas, finalmente provienen del Señor. Al negarnos a nosotros mismos los alimentos por un tiempo, nosotros recordamos de manera física y emocional la generosidad del Señor. Cuando nosotros ayunamos, el descuido es reemplazado por la gratitud y el cuidado de las necesidades de otros. La antigua práctica del ayuno también nos condiciona para prácticas espirituales más grandes. Agregue el ayuno en algún aspecto de sus alimentos o bebidas dentro de sus prácticas de la Cuaresma, algo adicional a los sacrificios que nosotros hacemos el Miércoles de Ceniza y los Viernes de la Cuaresma. Limosna: Esta disciplina espiritual aumenta nuestro sentido de la generosidad. Del mismo modo que el incremento en la oración y el ayuno nos guía a ser más agradecidos por los dones que hemos recibido y promueve una mayor conciencia de los otros, la limosna nos ayuda a alcanzar a otros en gratitud. Al igual que nosotros no “comprimimos” el tiempo para orar durante la Cuaresma, tampoco escudriñemos nuestra chequera cuando seamos generosos con otros. Haga un plan y deje que un cuidadoso sentido de sacrificio sea su guía. Sea un Buen Corresponsable de la Estación de la Cuaresma ORACIÓN DE CORRESPONSABILIDAD para el Mes de Marzo Dios misericordioso, Tú nos has dado este tiempo especial para reflexionar acerca de nuestras vidas, para creer en las Buenas Nuevas y para �acercarnos más a Ti. Que esta época de Cuaresma nos ayude a ser buenos corresponsables de este tiempo: a ayunar y orar, a ser más generosos y a mostrar a otros cómo vivir en Cristo. Permite que veamos cada día de esta estación como una nueva oportunidad para renovar nuestras vidas y lograr una apreciación más profunda de Tu presencia activa en nosotros y en nuestra comunidad de fe. Danos la gracia de ver Tu rostro en nuestros hermanos, especialmente en los pobres y en aquellos que sufren. Y a través de tu Espíritu, enciende en nosotros el fuego de Tu amor para que así podamos ser mejores corresponsables de Tu obra redentora en el mundo. Nosostros te lo pedimos a través de nuestro Señor Jesucristo, Tu Hijo. Amén. International Catholic Stewardship Council Corresponsabilidad Católicae-Boletín • Marzo 2014 2014Conferencia AnualOrlando, Florida Octubre 5-8
  2. 2. San Toribio de Mongrovejo San Toribio de Mongrovejo es el santo patrón de Perú. Fue arzobispo de Lima de 1579 a 1606, y ha sido un santo muy popular en América Latina durante más de tres siglos debido a su trabajo misionero y a su compromiso de promover la justicia social como arzobispo. Él tenía un mensaje de corresponsabilidad favorito, el cual usó frecuentemente en su enseñanza y predicación: El tiempo no nos pertenece, y nosotros debemos dar cuentas precisas de él. San Toribio nació en 1538, en una rica familia de la nobleza española. Fue un hombre culto; profesor de leyes en la reconocida Universidad de Salamanca en España. Fue ordenado sacerdote en 1578 a la edad de 40 años, y fue enviado a Perú para ser arzobispo de Lima en mayo de 1579. Se dice que San Toribio bautizó a medio millón de personas; entre ellas estuvieron Santa Rosa de Lima y San �Martín de Porres. A él se le atribuye también la construcción de muchos caminos, escuelas, iglesias y hospitales en Perú. En 1591, él estableció el primer seminario en el hemisferio Occidental en Lima. Fue responsable de la edición de un nuevo catecismo en español y en dos dialectos indígenas locales. La mayor preocupación de san Toribio fue promover la justicia social. Él se dedicó a servir al pobre y a defender los derechos de los indígenas de las leyes opresivas de las autoridades civiles. Las autoridades de Perú intensificaron una constante oposición hacia el arzobispo por sus desafíos a las injusticias que cometían. La superficie de la Arquidiócesis de Lima se conformaba de 180,000 millas cuadradas, (comparativamente, el estado de California tiene 164,000 millas cuadradas). Él viajó a lo largo y ancho de la arquidiócesis tres veces, la mayoría de las veces caminando y frecuentemente solo, expuesto a los elementos tropicales y sin protección contra las tribus hostiles y los animales depredadores. En uno de sus viajes misioneros contrajo una fiebre que acabaría con su vida. San Toribio murió el 23 de marzo de 1606. Fue canonizado en 1726. Santo de la Corresponsabilidad para el Mes de Marzo Si usted está buscando la manera de llevar una práctica de corresponsabilidad Cuaresmal a su hogar, a su familia, de una manera visible, considere Catholic Relief Services Rice Bowl. Ya que Rice Bowl incorpora los tres pilares de la Cuaresma: la oración, el ayuno y la limosna, aumentando nuestra conciencia del pobre y vulnerable en nuestra comunidad mundial. El año pasado, 13,000 comunidades católicas participaron en Rice Bowl. Si su parroquia o escuela fue una de ellas, usted puede recoger un tazón simbólico de cartón y un calendario el Miércoles de Ceniza. El calendario le provee una abundante cantidad de recursos para pasar la Cuaresma en solidaridad con el pobre: reflexiones diarias, historias de esperanza de las personas a quienes CRS sirve alrededor del mundo, oraciones semanales, y recetas sin carne de lugares remotos. El dinero que usted, o sus hijos, ahorren de los sacrificios y ayuno durante la Cuaresma es destinado a Rice Bowl. Para los cristianos corresponsables, usar Rice Bowl de una manera consciente y piadosa puede ser una vía maravillosa de llevar una profundidad espiritual a la Cuaresma para usted y especialmente para sus hijos, quienes pueden aprender mucho al poner su fe en acción. Catholic Relief Services es la agencia oficial de asistencia de los Obispos Católicos de Estados Unidos. El Proyecto Rice Bowl fue iniciado en 1975, y el año pasado, reunió $7 millones de dólares para el pobre. De esta cantidad, 75% fue distribuida en los 40 países en los cuales CRS sirve en el mundo. El otro 25% se dio a las despensas de alimentos y comedores populares en los Estados Unidos. Rice Bowl ayuda a aumentar la conciencia de la pobreza y de la misión vital cristiana de servicio y conexión con el pobre. Como lo ha expresado nuestro Santo Padre, el Papa Francisco, diciendo, “¿Dónde encuentro la esperanza? En la persona de Jesús que sufre, y en la verdadera pobreza. Hay una conexión entre los dos.” Una Idea de Corresponsabilidad para la Cuaresma: Rice Bowl
  3. 3. La conferencia anual de ICSC es reconocida ampliamente como la oportunidad más valiosa para aquellos que están involucrados en la corresponsabilidad cristiana, de relacionarse con otros quienes comparten su compromiso de enseñar la corresponsabilidad como una forma de vida. ¡Muchos opinan que reunirse con otros con experiencias similares es la razón principal por la que asisten a la conferencia de ICSC! La conferencia anual de ICSC está integrada por sesiones y foros que proveen información práctica que usted podrá llevar a casa y usar inmediatamente. ¡Se le presentarán no solamente temas que ofrecen fundamentos sino también nuevas ideas, innovaciones y estrategias! ¡La conferencia anual de ICSC es una gran oportunidad para alejarse de su ocupada agenda para orar, reflexionar acerca de su propia vida de fe, escuchar reflexiones inspiradoras y participar en liturgias vivificantes! Corresponsabilizando a Nuestras Familias en el Hogar y en la Iglesia� ENLÁCESEAPRENDACREZCA El hotel Buena Vista Palace Hotel & Spa es considerado el hotel principal de Orlando. Este hotel resort provee comodidad y recreación en una ubicación ideal. Situado justamente al cruzar la calle de Downtown Disney y cerca de las mayores atracciones, este hotel está en una ubicación perfecta para extender su estancia en Orlando. Para reservar su habitación, llame a Plaza Meetings al (518) 785-3392 y solicite información sobre paquetes especiales para extender su estancia bien sea antes o después de la conferencia de ICSC. 2014 REGÍSTRESE HOY! REGISTRO ANTICIPADO PARA MIEMBROS DE ICSC $499 visite: www.catholicstewardship.org Conferencia AnualOctubre 5-8 | Orlando, Florida
  4. 4. Una actitud de gratitud es una de las mejores aliadas en el desarrollo de la voluntad para perseverar. Como en las ocho virtudes anteriores discutidas en esta serie, la habilidad de perseverar se fortalece cuando nosotros somos agradecidos. La gratitud juega un papel esencial en el desarrollo de la habilidad de perseverar porque cada vez que usted lucha por convertirse en un mejor discípulo y corresponsable, habrá contratiempos a lo largo del camino. Los contratiempos pueden derrotarnos o definirnos. Ser agradecido por el progreso que usted hace a lo largo del camino le proporciona la fortaleza para perseverar y continuar la jornada. El estilo de vida de la corresponsabilidad es muy contra cultural. La gente puede preguntarse por �qué alguien elegiría tal camino. Esta es la razón por la que la perseverancia es tan importante en el trayecto al hacer de la corresponsabilidad una forma de vida. Cuando usted elige el camino de la corresponsabilidad, al principio usted puede luchar con los cambios iniciales que requiere para ser un mejor corresponsable. No siempre es fácil apartarse de las demandas y posesiones de este mundo. Sin embargo, al perseverar en su jornada de la corresponsabilidad usted experimentará muchas recompensas sorprendentes a lo largo del camino. “¡La corresponsabilidad es hacer lo correcto; sus recompensas no pueden quedarse a un lado!” (Reverendísimo Eugene Gerber, Obispo Emérito de Wichita, Kansas). Por ejemplo, tener una mente y un cuerpo más saludables es una de la recompensas de perseverar en la corresponsabilidad. Nuestros cuerpos son un don de Dios, por lo cual nosotros debemos, primero y principalmente, estar agradecidos y de los cuales debemos ser buenos corresponsables. Si usted tiene la meta de estar en mejor forma físicamente, mentalmente o espiritualmente, lograr esa meta requerirá algo de perseverancia y disciplina. Con cada sueño de algo mejor, siempre hay una lucha entre el sueño y la realización de él. La fórmula es siempre la misma: ¡Sueño – Lucha – Victoria! Se requiere perseverancia para franquear las luchas y experimentar la victoria. Quien es usted, es un don de Dios, y quien llegue usted a ser, es su don para Dios. Aquellos que llegan a ser lo mejor de ellos mismos, como Dios lo designó, confían en el poder del Espíritu Santo obrando en ellos, “A aquel que es capaz de hacer infinitamente más de lo que podemos pedir o pensar, por el poder que obra en nosotros.” (Efesios 3:21). Ellos han desarrollado también el hábito de perseverar. Dios quiere moldearlo a usted en algo grandioso y se requiere su participación. ¡Sea paciente y perseverante! Este artículo es la novena parte de una serie de 12 reflexiones sobre las virtudes de la corresponsabilidad, escrito por Dan Potvin, miembro de ICSC, Director de Corresponsabilidad de la Arquidiócesis de Winnipeg, Canadá PERSEVERANCIA
  5. 5. Octavo Domingo del Tiempo Ordinario Fin de Semana del 1 / 2 de Marzo de 2014 Nosotros somos “servidores de Cristo y corresponsables de los misterios de Dios”. Esta parece ser una afirmación bastante audaz de San Pablo a los Corintios en la segunda lectura de hoy. Nosotros sólo somos los administradores, los corresponsables, los guardianes de la revelación divina de Dios. Nosotros debemos responder al Señor por este don inimaginable, asombrosamente inspirador, vertido sobre nosotros. Los buenos corresponsables que son fieles al Evangelio, saben que no es permitido ajustar el mensaje a la medida de sus circunstancias, para complacerse a sí mismos o a otros, o para evitar la crítica. Los buenos corresponsables se esfuerzan en hablar y actuar de una manera que es consistente con las enseñanzas de Cristo. Al acercarnos a la época de la Cuaresma, reflexionemos sobre cómo podemos haber distorsionado en nuestra mente el mensaje del Evangelio para hacerlo a la medida de nuestras necesidades. Primer Domingo de Cuaresma Fin de Semana del 8 / 9 de Marzo de 2014 En la lectura del Evangelio de hoy nosotros escuchamos la confrontación entre Jesús y el diablo, quien pensó que podría tentar a Jesús a olvidar quien era y cometer un grave pecado cuando él estaba más vulnerable. Jesús había estado 40 días y 40 noches en el desierto, solo, alejado de la civilización. Él estaba hambriento, sediento, y cansado. Si había un tiempo para tentar a Jesús, era este preciso momento. Las tentaciones para pecar vienen a nosotros diariamente, desde muchas direcciones y en muchas formas diferentes. Cuando la tentación de pecar trata de vencernos, ¿cómo reaccionamos? ¿Nos recordamos a nosotros mismos conscientemente el hecho de que somos seguidores de Cristo? Esta semana, ¿hay un momento en el que usted necesitó confrontar una tentación de pecar? ¿Qué lecciones logró extraer de la experiencia? Segundo Domingo de Cuaresma Fin de Semana del 15 / 16 de Marzo de 2014 En la segunda lectura de hoy, Timoteo ofreció una firme instrucción: “Comparte conmigo los sufrimientos que es necesario padecer por el Evangelio, confortado por la fortaleza de Dios.” Para los primeros cristianos esto podía representar la tortura y la ejecución. Para la mayoría de los cristianos de hoy padecer los sufrimientos necesarios UN MOMENTO DE CORRESPONSABILIDAD por el evangelio tal vez incluya el ridículo y la burla, o la sugerencia de falta de sofisticación. Sin embargo, en sus cartas, San Pablo es firme en que nosotros no debemos avergonzarnos de ser seguidores de Cristo. Los buenos corresponsables no se avergüenzan de su lealtad a Cristo. Ellos no ocultan su fe. Reflexione acerca de esta pregunta: ¿está usted dispuesta/o a hablar como seguidor de Jesucristo sin importar quienes resulten ser sus oyentes? Tercer Domingo de Cuaresma Fin de Semana del 22 / 23 de Marzo de 2014 En la primera lectura de hoy, del Libro del Éxodo, nosotros escuchamos acerca de los padecimientos sufridos por el pueblo de Israel durante su viaje por el desierto en su huida de Egipto. El desierto es un lugar difícil para la vida humana. Solamente el hecho de tratar de sobrevivir en él puede probar seriamente nuestra fe. En el viaje de los Israelitas huyendo de una vida de esclavitud y opresión, las severas condiciones desafiaron su confianza en el Dios que los liberó. Pero la transición los acercó a Dios, y ellos recordaron constantemente la provisión y el alimento generoso del Señor. Los buenos corresponsables creen en que la presencia del Señor transforma sus experiencias “en el desierto” en un lugar de divina misericordia y sustento. Reflexione acerca de sus propias experiencias “en el desierto”. ¿Cómo ha estado Dios presente para usted, y cómo le ha sustentado en tiempos de transición? Cuarto Domingo de Cuaresma Fin de Semana del 29 / 30 de Marzo de 2014 En la segunda lectura de hoy San Pablo nos pide encarecidamente tratar de aprender lo que es agradable al Señor. La Biblia enfatiza frecuentemente nuestra necesidad de complacer a Dios en todo momento y San Pablo encontraría inconcebible que alguno de los seguidores de Cristo careciera del deseo de agradar al señor. Pero, ¿cómo discernimos nosotros lo que complace al Señor? Se ha dicho que una de las maneras más rápidas de obtener una indicación de lo que agrada a Dios es leer la Biblia. Leer la Biblia refuerza lo que� hemos escuchado en la predicación y enseñanza acerca de la voluntad de Dios. La práctica transforma también nuestro entendimiento de los deseos de Dios para nosotros. Si usted lee la Biblia, ¿cómo le ayuda a entender lo que es agradable al Señor? Si usted no lee la Biblia, ¿por qué no lo hace? Le recomendamos encarecidamente explorar el Foro del ICSC en el sitio www.catholicstewardship.org en el área de “miembros” donde los socios pueden compartir ideas y preguntas. La sección de Corresponsabilidad Parroquial es revisada diariamente por miembros del Comité de Educación y Servicios de Corresponsabilidad Parroquial. International Catholic Stewardship Council 1275 K Street, NW, Suite 880 Washington, DC 20005-4077 T: (800) 352-3452 F: (202) 682-9018 www.catholicstewardship.org • parishstewardship@catholicstewardship.org

×