Curso de Cultura Clásica / Kultura Klasikoa Ikastaroa: “La sátira romana y su recepción”.                                 ...
Curso de Cultura Clásica / Kultura Klasikoa Ikastaroa: “La sátira romana y su recepción”.                                 ...
Curso de Cultura Clásica / Kultura Klasikoa Ikastaroa: “La sátira romana y su recepción”.                                 ...
Curso de Cultura Clásica / Kultura Klasikoa Ikastaroa: “La sátira romana y su recepción”.                                 ...
Curso de Cultura Clásica / Kultura Klasikoa Ikastaroa: “La sátira romana y su recepción”.                                 ...
Curso de Cultura Clásica / Kultura Klasikoa Ikastaroa: “La sátira romana y su recepción”.                                 ...
Curso de Cultura Clásica / Kultura Klasikoa Ikastaroa: “La sátira romana y su recepción”.                                 ...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

La sátira romana y su recepción. Textos y bibliografía.

368 visualizaciones

Publicado el

0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
368
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
4
Acciones
Compartido
0
Descargas
1
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

La sátira romana y su recepción. Textos y bibliografía.

  1. 1. Curso de Cultura Clásica / Kultura Klasikoa Ikastaroa: “La sátira romana y su recepción”. Alex Martínez Juvenal, Sátira III 1-50. Aunque desconcertado por la partida de un viejo amigo, alabo, sin embargo, su decisión de fijar su residencia en la desierta Cumas y de darle un único vecino a la Sibila. Es la puerta de Bayas y una costa amable para un grato retiro. Antes que a la Subura prefiero yo incluso a Próquita; pues, ¿qué lugar hemos visto tan deplorable, tan desolado, que no consideremos peor el horror a los incendios, a los constantes derrumbamientos de techos y a los mil peligros de una ciudad inhumana, y a los poetas que no paran de recitar ni en el mes de agosto? Pero mientras le acomodan la casa entera en un solo carro, se ha detenido junto a los viejos arcos y la goteante Capena. Aquí, donde Numa daba cita nocturna a su amiga, ahora el bosque de la fuente sagrada y el santuario se alquilan a judíos, cuyos enseres se reducen a una cesta y un poco de heno (pues todo árbol ha recibido orden de pagar tributo al pueblo y, una vez expulsadas las Camenas, el bosque mendiga); bajamos al valle de Egeria y a sus grutas, tan distintas de las auténticas. ¡Cuánto mayor sería la presencia de la divinidad en las aguas si la hierba las encerrara con verde margen y los mármoles no profanaran la toba del país! Aquí dijo entonces Umbricio: «Puesto que en Roma no hay espacio alguno para las profesiones honradas ni se recompensan los trabajos, mis recursos son menores hoy de lo que fueron ayer, y mañana, lo poco que queda aún disminuirá algo, me propongo ir allí donde Dédalo se despojó de sus cansadas alas, mientras mi canas son recientes todavía, mientras aún sigo tieso en mi incipiente vejez, mientras a Láquesis le queda aún algo que hilar y mis pies me llevan sin que tenga que apoyar la diestra en un bastón. Marchémonos de la patria. Que vivan en ella Artorio y Cátulo, que se queden los que vuelven blanco lo negro, aquellos a quienes les resulta fácil hacerse con contratas de mantenimiento de templos, ríos, puertos, limpieza de cloacas, conducción de cadáveres a la pira, y hasta ofrecer a la venta su cabeza bajo la lanza soberana. Antes estos eran cornetas y comparsas fijos de las giras circenses y sus mofletes inflados eran conocidos por los pueblos; ahora organizan combates de gladiadores y, cuando el público lo manda, le dan la vuelta al pulgar y matan para conseguir popularidad; al volver del circo toman a contrata las letrinas públicas, y ¿por qué no hacerlo todo, si son de esos a los que la fortuna eleva desde una posición humilde a la cumbre del éxito siempre que tiene ganas de bromas? ¿Qué voy a hacer en Roma? No sé mentir; si un libro es malo no puedo elogiarlo ni pedirlo prestado; no sé nada de los movimientos de los astros; ni quiero ni puedo asegurarle a nadie la muerte de su padre; nunca he examinado las entrañas de las ranas; otros son los que saben llevar a una casada los regalos y recados de su amante; con mi ayuda ninguno será ladrón, y por eso no viajo en la comitiva de ningún gobernador, como si fuera manco y tuviera la mano derecha muerta, un ser inútil. ¿A quién se estima hoy día sino al cómplice o al que le hierve el alma agitada por secretos que siempre ha de callar?» Sátira III 96-108. Y sin embargo, allí no causará admiración Antíoco o Estratocles o Demetrio y el afeminado Hemo: la nación entera es comediante. Te ríes, una carcajada mayor le sacude; llora, si ve las lágrimas de un amigo, aunque no le cause pena, si en tiempo de invierno pides un braserito, se pone una capa; si dices “tengo calor”, suda. No estamos, por tanto en las mismas condiciones: está mejor el que siempre, en cualquier momento del día y la noche, puede poner la expresión del rostro ajeno, presto siempre a aplaudir y a elogiar al amigo, si el amigo ha soltado un buen eructo o ha meado bien recto, o si el orinal de oro ha hecho ruido al girar el fondo.
  2. 2. Curso de Cultura Clásica / Kultura Klasikoa Ikastaroa: “La sátira romana y su recepción”. Alex Martínez scis comitem horridulum trita donare lacerna,SATVRA I et uerum inquis amo, uerum mihi dicite de me. 55O curas hominum! o quantum est in rebus inane! qui pote? uis dicam? nugaris, cum tibi, calue,quis leget haec? min tu istud ais? nemo hercule. nemo? pinguis aqualiculus propenso sesquipede extet.uel duo uel nemo. turpe et miserabile. quare? o Iane, a tergo quem nulla ciconia pinsitne mihi Polydamas et Troiades Labeonem nec manus auriculas imitari mobilis albaspraetulerint? nugae. non, si quid turbida Roma 5 nec linguae quantum sitiat canis Apula tantae. 60eleuet, accedas examenue inprobum in illa uos, o patricius sanguis, quos uiuere fas estcastiges trutina nec te quaesiueris extra. occipiti caeco, posticae occurrite sannae.nam Romae quis non—a, si fas dicere—sed fas quis populi sermo est? quis enim nisi carmina mollitum cum ad canitiem et nostrum istud uiuere triste nunc demum numero fluere, ut per leue seuerosaspexi ac nucibus facimus quaecumque relictis, 10 effundat iunctura unguis? scit tendere uersum 65cum sapimus patruos. tunc tunc—ignoscite (nolo, non secus ac si oculo rubricam derigat uno.quid faciam?) sed sum petulanti splene—cachinno. siue opus in mores, in luxum, in prandia regumscribimus inclusi, numeros ille, hic pede liber, dicere, res grandes nostro dat Musa poetae.grande aliquid quod pulmo animae praelargus anhelet. ecce modo heroas sensus adferre docemusscilicet haec populo pexusque togaque recenti 15 nugari solitos Graece, nec ponere lucum 70et natalicia tandem cum sardonyche albus artifices nec rus saturum laudare, ubi corbessede leges celsa, liquido cum plasmate guttur et focus et porci et fumosa Palilia feno,mobile conlueris, patranti fractus ocello. unde Remus sulcoque terens dentalia, Quinti,tunc neque more probo uideas nec uoce serena cum trepida ante boues dictatorem induit uxoringentis trepidare Titos, cum carmina lumbum 20 et tua aratra domum lictor tulit_euge poeta! 75intrant et tremulo scalpuntur ubi intima uersu. est nunc Brisaei quem uenosus liber Acci,tun, uetule, auriculis alienis colligis escas, sunt quos Pacuuiusque et uerrucosa moreturarticulis quibus et dicas cute perditus ohe? Antiopa aerumnis cor luctificabile fulta?quo didicisse, nisi hoc fermentum et quae semel intus hos pueris monitus patres infundere lipposinnata est rupto iecore exierit caprificus? 25 cum uideas, quaerisne unde haec sartago loquendi 80en pallor seniumque! o mores, usque adeone uenerit in linguas, unde istud dedecus in quoscire tuum nihil est nisi te scire hoc sciat alter? trossulus exultat tibi per subsellia leuis?at pulchrum est digito monstrari et dicier "hic est." nilne pudet capiti non posse pericula canoten cirratorum centum dictata fuisse pellere quin tepidum hoc optes audire decenter?pro nihilo pendes? ecce inter pocula quaerunt 30 fur es ait Pedio. Pedius quid? crimina rasis 85Romulidae saturi quid dia poemata narrent. librat in antithetis, doctas posuisse figurashic aliquis, cui circum umeros hyacinthina laena est, laudatur: bellum hoc. hoc bellum? an, Romule, ceues?rancidulum quiddam balba de nare locutus men moueat? quippe, et, cantet si naufragus, assemPhyllidas, Hypsipylas, uatum et plorabile siquid, protulerim? cantas, cum fracta te in trabe pictumeliquat ac tenero subplantat uerba palato. 35 ex umero portes? uerum nec nocte paratum 90adsensere uiri: nunc non cinis ille poetae plorabit qui me uolet incuruasse querella.felix? non leuior cippus nunc inprimit ossa? sed numeris decor est et iunctura addita crudis.laudant conuiuae: nunc non e manibus illis, cludere sic uersum didicit "Berecyntius Attis"nunc non e tumulo fortunataque fauilla et "qui caeruleum dirimebat Nerea delphin,"nascentur uiolae? rides ait et nimis uncis 40 sic "costam longo subduximus Appennino." 95naribus indulges. an erit qui uelle recuset "Arma uirum", nonne hoc spumosum et cortice pinguios populi meruisse et cedro digna locutus ut ramale uetus uegrandi subere coctum?linquere nec scombros metuentia carmina nec tus? quidnam igitur tenerum et laxa ceruice legendum?quisquis es, o modo quem ex aduerso dicere feci, torua Mimalloneis inplerunt cornua bombis,non ego cum scribo, si forte quid aptius exit, 45 et raptum uitulo caput ablatura superbo 100quando haec rara auis est, si quid tamen aptius exit, Bassaris et lyncem Maenas flexura corymbislaudari metuam; neque enim mihi cornea fibra est. euhion ingeminat, reparabilis adsonat echo.sed recti finemque extremumque esse recuso haec fierent si testiculi uena ulla paternieuge tuum et belle. nam belle hoc excute totum: uiueret in nobis? summa delumbe saliuaquid non intus habet? non hic est Ilias Atti 50 hoc natat in labris et in udo est Maenas et Attis 105ebria ueratro? non siqua elegidia crudi nec pluteum caedit nec demorsos sapit unguis.dictarunt proceres? non quidquid denique lectis sed quid opus teneras mordaci radere ueroscribitur in citreis? calidum scis ponere sumen, auriculas? uide sis ne maiorum tibi forte
  3. 3. Curso de Cultura Clásica / Kultura Klasikoa Ikastaroa: “La sátira romana y su recepción”. Alex Martínezlimina frigescant: sonat hic de nare canina nec sufferre queat maioris pondera gemmae,littera. per me equidem sint omnia protinus alba; 110 difficile est saturam non scribere. nam quis iniquae 30nil moror. euge omnes, omnes bene, mirae eritis res. tam patiens urbis, tam ferreus, ut teneat se,hoc iuuat? hic inquis ueto quisquam faxit oletum. causidici noua cum ueniat lectica Mathonispinge duos anguis: pueri, sacer est locus, extra plena ipso, post hunc magni delator amicimeiite. discedo. secuit Lucilius urbem, et cito rapturus de nobilitate comesate Lupe, te Muci, et genuinum fregit in illis. 115 quod superest, quem Massa timet, quem munere palpat 35omne uafer uitium ridenti Flaccus amico Carus et a trepido Thymele summissa Latino;tangit et admissus circum praecordia ludit, cum te summoueant qui testamenta merenturcallidus excusso populum suspendere naso. noctibus, in caelum quos euehit optima summime muttire nefas? nec clam? nec cum scrobe? nusquam? nunc uia processus, uetulae uesica beatae?hic tamen infodiam. uidi, uidi ipse, libelle: 120 unciolam Proculeius habet, sed Gillo deuncem, 40auriculas asini quis non habet? hoc ego opertum, partes quisque suas ad mensuram inguinis heres.hoc ridere meum, tam nil, nulla tibi uendo accipiat sane mercedem sanguinis et sicIliade. audaci quicumque adflate Cratino palleat ut nudis pressit qui calcibus anguemiratum Eupolidem praegrandi cum sene palles, aut Lugudunensem rhetor dicturus ad aram.aspice et haec, si forte aliquid decoctius audis. 125 quid referam quanta siccum iecur ardeat ira, 45inde uaporata lector mihi ferueat aure, cum populum gregibus comitum premit hic spoliatornon hic qui in crepidas Graiorum ludere gestit pupilli prostantis et hic damnatus inanisordidus et lusco qui possit dicere lusce, iudicio? quid enim saluis infamia nummis?sese aliquem credens Italo quod honore supinus exul ab octaua Marius bibit et fruitur disfregerit heminas Arreti aedilis iniquas, 130 iratis, at tu uictrix, prouincia, ploras. 50nec qui abaco numeros et secto in puluere metas haec ego non credam Venusina digna lucerna?scit risisse uafer, multum gaudere paratus haec ego non agitem? sed quid magis? Heracleassi cynico barbam petulans nonaria uellat. aut Diomedeas aut mugitum labyrinthihis mane edictum, post prandia Callirhoen do. et mare percussum puero fabrumque uolantem, cum leno accipiat moechi bona, si capiendi 55 SATVRA I ius nullum uxori, doctus spectare lacunar,Semper ego auditor tantum? numquamne reponam 1 doctus et ad calicem uigilanti stertere naso;uexatus totiens rauci Theseide Cordi? cum fas esse putet curam sperare cohortisinpune ergo mihi recitauerit ille togatas, qui bona donauit praesepibus et caret omnihic elegos? inpune diem consumpserit ingens maiorum censu, dum peruolat axe citato 60Telephus aut summi plena iam margine libri 5 Flaminiam puer Automedon? nam lora tenebatscriptus et in tergo necdum finitus Orestes? ipse, lacernatae cum se iactaret amicae.nota magis nulli domus est sua quam mihi lucus nonne libet medio ceras inplere capacesMartis et Aeoliis uicinum rupibus antrum quadriuio, cum iam sexta ceruice feraturVulcani; quid agant uenti, quas torqueat umbras hinc atque inde patens ac nuda paene cathedra 65Aeacus, unde alius furtiuae deuehat aurum 10 et multum referens de Maecenate supinopelliculae, quantas iaculetur Monychus ornos, signator falsi, qui se lautum atque beatumFrontonis platani conuolsaque marmora clamant exiguis tabulis et gemma fecerit uda?semper et adsiduo ruptae lectore columnae. occurrit matrona potens, quae molle Calenumexpectes eadem a summo minimoque poeta. porrectura uiro miscet sitiente rubetam 70et nos ergo manum ferulae subduximus, et nos 15 instituitque rudes melior Lucusta propinquasconsilium dedimus Sullae, priuatus ut altum per famam et populum nigros efferre maritos.dormiret. stulta est clementia, cum tot ubique aude aliquid breuibus Gyaris et carcere dignum,uatibus occurras, periturae parcere chartae. si uis esse aliquid. probitas laudatur et alget;cur tamen hoc potius libeat decurrere campo, criminibus debent hortos, praetoria, mensas, 75per quem magnus equos Auruncae flexit alumnus, 20 argentum uetus et stantem extra pocula caprum.si uacat ac placidi rationem admittitis, edam. quem patitur dormire nurus corruptor auarae,cum tener uxorem ducat spado, Meuia Tuscum quem sponsae turpes et praetextatus adulter?figat aprum et nuda teneat uenabula mamma, si natura negat, facit indignatio uersumpatricios omnis opibus cum prouocet unus qualemcumque potest, quales ego uel Cluuienus. 80quo tondente grauis iuueni mihi barba sonabat, 25 ex quo Deucalion nimbis tollentibus aequorcum pars Niliacae plebis, cum uerna Canopi nauigio montem ascendit sortesque poposcitCrispinus Tyrias umero reuocante lacernas paulatimque anima caluerunt mollia saxauentilet eestiuum digitis sudantibus aurum et maribus nudas ostendit Pyrrha puellas,
  4. 4. Curso de Cultura Clásica / Kultura Klasikoa Ikastaroa: “La sátira romana y su recepción”. Alex Martínezquidquid agunt homines, uotum, timor, ira, uoluptas, 85 ponit apros, animal propter conuiuia natum!gaudia, discursus, nostri farrago libelli est. poena tamen praesens, cum tu deponis amictuset quando uberior uitiorum copia? quando turgidus et crudum pauonem in balnea portas.maior auaritiae patuit sinus? alea quando hinc subitae mortes atque intestata senectus.hos animos? neque enim loculis comitantibus itur it noua nec tristis per cunctas fabula cenas; 145ad casum tabulae, posita sed luditur arca. 90 ducitur iratis plaudendum funus amicis.proelia quanta illic dispensatore uidebis nil erit ulterius quod nostris moribus addatarmigero! simplexne furor sestertia centum posteritas, eadem facient cupientque minores,perdere et horrenti tunicam non reddere seruo? omne in praecipiti uitium stetit. utere uelis,quis totidem erexit uillas, quis fercula septem totos pande sinus. dices hic forsitan unde 150secreto cenauit auus? nunc sportula primo 95 ingenium par materiae? unde illa priorumlimine parua sedet turbae rapienda togatae. scribendi quodcumque animo flagrante liberetille tamen faciem prius inspicit et trepidat ne simplicitas? "cuius non audeo dicere nomen?suppositus uenias ac falso nomine poscas: quid refert dictis ignoscat Mucius an non?"agnitus accipies. iubet a praecone uocari pone Tigillinum, taeda lucebis in illa 155ipsos Troiugenas, nam uexant limen et ipsi 100 qua stantes ardent qui fixo gutture fumant,nobiscum. da praetori, da deinde tribuno. et latum media sulcum deducit harena.sed libertinus prior est. prior inquit ego adsum. qui dedit ergo tribus patruis aconita, uehaturcur timeam dubitemue locum defendere, quamuis pensilibus plumis atque illinc despiciat nos?natus ad Euphraten, molles quod in aure fenestrae cum ueniet contra, digito compesce labellum: 160arguerint, licet ipse negem? sed quinque tabernae 105 accusator erit qui uerbum dixerit "hic est."quadringenta parant. quid confert purpura maior securus licet Aenean Rutulumque ferocemoptandum, si Laurenti custodit in agro committas, nulli grauis est percussus Achillesconductas Coruinus ouis, ego possideo plus aut multum quaesitus Hylas urnamque secutus:Pallante et Licinis? expectent ergo tribuni, ense uelut stricto quotiens Lucilius ardens 165uincant diuitiae, sacro ne cedat honori 110 infremuit, rubet auditor cui frigida mens estnuper in hanc urbem pedibus qui uenerat albis, criminibus, tacita sudant praecordia culpa.quandoquidem inter nos sanctissima diuitiarum inde ira et lacrimae. tecum prius ergo uolutamaiestas, etsi funesta Pecunia templo haec animo ante tubas: galeatum sero duellinondum habitat, nullas nummorum ereximus aras, paenitet. experiar quid concedatur in illos 170ut colitur Pax atque Fides, Victoria, Virtus 115 quorum Flaminia tegitur cinis atque Latina.quaeque salutato crepitat Concordia nido.sed cum summus honor finito conputet anno, ¿Siempre yo oyente sólo? ¿Nunca voy a replicar,sportula quid referat, quantum rationibus addat, Tantas veces vejado por la Teseida del ronco Cordo?quid facient comites quibus hinc toga, calceus hinc est ¿Así que va a declamarme impunemente aquél sus comedias,et panis fumusque domi? densissima centum 120 Éste sus elegías? ¿Impunemente va a consumir mi día elquadrantes lectica petit, sequiturque maritum enormelanguida uel praegnas et circumducitur uxor. Télefo, o el Orestes, escrito ya en la margen completahic petit absenti nota iam callidus arte Del final del rollo, y por detrás, y aún no terminado?ostendens uacuam et clausam pro coniuge sellam. Nadie conoce su propia casa mejor que yo el bosqueGalla mea est inquit, citius dimitte. moraris? 125 Sagrado de Marte y la cueva de Vulcano, vecina a las rocasprofer, Galla, caput. noli uexare, quiescet. Eolias. Cómo actúan los vientos, a qué sombras atormentaIpse dies pulchro distinguitur ordine rerum: Éaco, de donde transporta otro el oro del Vellocinosportula, deinde forum iurisque peritus Apollo Robado, con qué grandes olmos dispara Mónicoatque triumphales, inter quas ausus habere Los plátanos de Frontón y los mármoles estremecidos lonescio quis titulos Aegyptius atque Arabarches, 130 gritancuius ad effigiem non tantum meiiere fas est. Sin tregua, y las columnas reventadas por continuosuestibulis abeunt ueteres lassique clientes lectores.uotaque deponunt, quamquam longissima cenae Bartolomé Segura Ramos, Madrid, 1996.spes homini; caulis miseris atque ignis emendus.optima siluarum interea pelagique uorabit 135 ¿Tendré que limitarme siempre a escuchar? ¿Nunca podrérex horum uacuisque toris tantum ipse iacebit. replicar,nam de tot pulchris et latis orbibus et tam Aburrido tantas veces con la Teseida del ronco Cordo?antiquis una comedunt patrimonia mensa. ¿Seguirán recitándome impunemente aquél sus togadasnullus iam parasitus erit. sed quis ferat istas Y éste sus elegías? Me consumirá sin venganza posible elluxuriae sordes? quanta est gula quae sibi totos 140 día entero el ingente
  5. 5. Curso de Cultura Clásica / Kultura Klasikoa Ikastaroa: “La sátira romana y su recepción”. Alex MartínezTélefo o un Orestes que después de llenar el libro hasta los el día entero un voluminoso Télefo o un Orestes, escritomárgenes. apretadamente incluso en el margen superiorSe continúa inclusive al dorso y ni siquiera así está terminado. Y en el reverso del libro y todavía sin acabar?Nadie tiene tan conocida su propia casa, como yo el bosque Nadie conoce mejor su casa que yo el bosque sagradoSagrado de Marte y el antro de Vulcano, próximo a las rocas De Marte o la fragua de Vulcano, próxima a losEolias; el comportamiento de los vientos, las sombras que acantilados de Eolo.tortura Los plátanos de los jardines de Frontón, sus asustadasÉaco, de dónde trae otro robado el Vellocino de oro, estatuas de mármolLos inmensos olmos que asaetea Mónico, Y sus columnas, sacudidas por el incansable lector, clamanLo proclaman los plátanos y los mármoles removidos de Frontón a voz en gritoY las columnas desgastadas por los asiduos lectores. Qué devastan los vientos, qué sombras martiriza Éaco, deJosé Guillén Cabañero, Madrid, 1996. dónde roba Otro a escondidas el Vellocino de oro y cuán es el tamaño¿Siempre seré un mero oyente? ¿Nunca me desquitaré De los olmos que arroja Mónico.De los ultrajes que me infiere la Teseida de Cordo Salvador Villegas Guillén, Madrid 2002.enronquecido?¿Es que impunemente me van a leer el uno comedias ¿Siempre seré solo un oyente? ¿Nunca voy yo aY el otro elegías? ¿Impunemente me hará perder la jornada un desquitarmeprolijo Después de haberme machacado tantas veces con suTélefo o un Orestes escrito en la cara del papel, Teseida el enroquecido Cordo? ¿Impunemente Me habráRellenando hasta el margen, y sin acabar todavía en el reverso? recitado el uno sus togatasNadie conoce mejor su propia casa que yo el bosque El otro sus elegías? ¿Impunemente me habrá arruinado unDe Marte y la cueva de Vulcano junto a los riscos de Éolo. larguísimoQué arrastran los vientos, qué sombras tortura Télefo o un Orestes que lleno ya el margen del rollo,Éaco, de dónde el otro transporta el oro de la pelleja robada, Está escrito también en el dorso y aún no acaba?De qué tamaño son los chopos que dispara Mónico, Nadie conoce mejor su propia casa que yo el bosqueLo gritan continuamente los plátanos de Frontón y los De Marte y la gruta de Vulcano vecina de las rocas demármoles retorcidos Eolo;Y las columnas reventadas de tanto lector. Qué se llevan por delante los vientos, a qué sombrasFrancisco Socas, Madrid, 1996. tortura Eaco, de dónde trae el otro el oro¿Siempre oyente tan sólo voy a ser? ¿Acaso no me desquitaré, Del vellocino robado, qué descomunales olmos disparaTantas veces zarandeado por la Teseida del bronco Cordo? Mónico,¿Me habrán recitado impunemente éste sus sainetes Lo vocean sin para los plátanos de Frontón y los mármolesAquél sus elegías? ¿Me habrá gastado impunemente el día sacudidosUn Télefo monstruoso, o un Orestes cuyo texto llena hasta Y las columnas resquebrajadas por un lector incesante.el borde de los márgenes del libro, Rosario Cortés Tovar, Madrid 2007.Sigue incluso en el reverso y no termina?Nadie conoce tan bien su propia casa como yo me sé el bosque sagradoDe Marte y la cueva de Vulcano, contigua a las rocas eolias;Lo que hacen los vientos, las sombras torturadasPor Éaco, el lugar del que esotro roba a escondidasEl Vellocino de oro, los olmos enormes que Mónico disparaTodo esto lo vocean sin cesar los plátanos y las marmóreasparedes convulsas,Las columnas del palacio de Frontón, reventadas por lectoresque no paran.Manuel Balasch, Madrid 1991.¿Siempre voy a ser yo un mero oyente? ¿Nunca me voy adesquitar,Aunque me haya atormentado tantas veces un Cordoenronquecido Con la lectura de su Teseida?¿Impunemente me habrá recitado uno sus comedias togadasy otro sus elegías? ¿Impunemente me habrá hecho perder
  6. 6. Curso de Cultura Clásica / Kultura Klasikoa Ikastaroa: “La sátira romana y su recepción”. Alex MartínezPersio. Sat. 1. 1-14.¡Oh preocupaciones de los hombres! ¡Cuánta vacuidad hay en sus asuntos!-¿Quién leerá eso? // ¿A mí me lo dices? Nadie, por Hércules. // -¿Nadie? //Puede que dos o… quizásnadie. // -Vergonzoso y deplorable.¿Por qué? ¿Temes que Polidamante y las Troyanas prefieran a Labeón antes que a mí? ¡Bobadas! No; siuna Roma perturbada desacredita una obra, no asientas o intentes corregir el rígido fiel de su balanza y note busques fuera de ti. Pues en Roma, ¿quién no…? ¡Ah! Si se pudiera hablar… Pero se puede; cuandocontemplo los cabellos encanecidos y este sombrío modo de vida nuestro, y lo que hacemos apenasdejamos el juego de las canicas, cuando adoptamos los aires severos de nuestros tíos: entonces, entonces –perdonad (no es mi deseo, pero ¿qué puedo hacer? Tengo un bazo tan insolente– me desternillo de risa.Escribimos encerrados, aquél en verso, este en prosa, algo grande capaz de agota a un pulmón depoderoso aliento.Persio. Sat. 1. 28-30.-Pero es hermoso que le señalen a uno con el dedo y digan: “ese es”. ¿No le vas a dar ningún valor aservirle de dictado a cien cabezas rizadas?Persio. Sat. 1. 114-120.Lucilio desgarró a la ciudad, a ti, Lupo, a ti, Mucio, y se rompió las muelas en ellos. Flaco malicioso tocatodos los vicios de su amigo haciéndole reír y admitido en lo más íntimo se burla, hábil en dejar a la gentecon un palmo de narices. ¿Y yo? ¿Ni musitar una palabra puedo? ¿Ni siquiera a escondidas? ¿Ni a unhoyo? ¿En ningún lugar? Aquí de todas formas voy a enterrarla.Juvenal. Sat. 1. 19-30Por qué sin embargo prefiero más bien lanzarme a la carrera por el campo por el que el ilustre hijo deAurunca guió los caballos, si os sobra tiempo y admitís gustosos mis razones, os lo diré. Cuando unblando eunuco se casa, cuando Mevia, con un pecho desnudo, empuña los venablos y hiera a un jabalítoscano, cuando a todos los nobles los provoca con sus riquezas uno, bajo cuya navaja barbera chirriabami áspera barba de joven, cuando un elemento del populacho nílaco, cuando un natural de Canopo,Crispín, al echarse sobre los hombros un manto tirio ventila un veraniego anillo de oro en sus dedossudorosos, que no podrían soportar el peso de una piedra preciosa más grande, es difícil no escribir sátira.Juvenal. Sat. 1. 79-80. […] 85-105.Si la naturaleza lo niega, compone versos la indignación, del tipo que puede, igual que yo o Cluvieno. […]todo lo que hacen los hombres, votos, temor, ira, placer, alegrías, intrigas, forma la mezcolanza de milibrito. ¿Y cuándo fue más abundante el caudal de los vicios?, ¿cuándo ha estado más abierto el bolsillo dela avaricia?, ¿cuándo despertaron los dados estas pasiones? Pues no se va a probar suerte en la mesa dejuego con una bolsita de compañera, sino que se juega apostando una caja de caudales. ¡Qué grandescombates verás allí con las armas que suministra el cajero! ¿Es solo locura perder cien mil sestercios y norecompensar con una túnica a un esclavo que tirita de frío? ¿Quién de nuestros abuelos se construyó sietecasas de campo y se cenó él solito otros tantos platos? Ahora una pequeña espórtula espera en el umbraldel vestíbulo a que caiga sobre ella la multitud togada. Sin embargo, el señor te mira antes bien la cara yteme que vengas por otro y la pidas con nombre falso. Identificado, la recibirás. Manda al pregonero a quellame a los mismos descendientes de los troyanos, pues también ellos asaltan con nosotros el umbral.“Dale al pretor, dale luego al tribuno”. Pero un liberto está primero. “Yo estoy primero –dice– “¿Por quévoy a temer o a dudar en defender mi puesto, aunque haya nacido junto al Éufrates, una cosa quedenunciarían los blandos agujeros de mis orejas, por mucho que yo mismo lo negara?Juvenal. Sat. 1. 165-171.“[…] Pero siempre que el ardiente Lucilio brama como si llevara la espada desenvainada, enrojece eloyente que tiene el alma helada por los crímenes y le sudan las entrañas por una culpa secreta. De ahí la iray las lágrimas. De modo que primero dale vueltas a todo esto para tus adentros antes de que las trompetasden la señal: con el casco ya puesto es tarde para arrepentirse del combate”. Probaré a ver qué se mepermite contra aquellos que tienen enterradas las cenizas a lo largo de las vías Flaminia y Latina.
  7. 7. Curso de Cultura Clásica / Kultura Klasikoa Ikastaroa: “La sátira romana y su recepción”. Alex MartínezEdiciones y traducciones:R. Cortés (ed.), Persio, Sátiras, edición bilingüe, Cátedra, Letras Universales, 1988.M. Dolç (ed.), A. Persio Flaco, Sátiras, CSIC, 1949.S. Morton Braund (ed.), Juvenal and Persius, edición bilingüe, Loeb, 2004.A.Cartault (ed.), Perse, Satires, solo traducción, Belles Lettres, 1920.S. G. Owen (ed.), A. Persi Flacci et D. Iuni Iuvenalis Saturae, Oxford, 19365a ed. (1903).Frsco. Díaz Carmona y José M. Vigil (eds.), Sátiras de Juvenal y Persio, Biblioteca Clásica, 1922.M. Balasch (ed.), Sátiras, Juvenal, Persio, Gredos, 1991.P. Frassinetti y L. di Salvo (eds.), Satire di Aulo Persio Flacco e Decimo Giunio Giovenale, Torino, 1979.Estudios:R. Cortés, La Sátira: Persio, en Liceus, ISBN 84-96479-58-7 http://www.liceus.comR. Cortés, La Sátira: Juvenal, en Liceus, ISBN 84-96479-57-9 http://www.liceus.comR. Cortés, Teoría de la Sátira. Análisis de Apocolocyntosis de Séneca, Universidad de Extremadura, 1986.V. Bécares, F. Pordomingo, R. Cortés, J. C. Fenández Corte (eds.), Intertextualidad en las LiteraturasGriega y Latina, Ediciones Clásicas, Madrid, 2000.J. Bartolomé, Mª C. González, M. Quijada (eds.), La escritura y el libro en la Antigüedad, EdicionesClásicas, Madrid, 2000.T. Todorov, La literatura en peligro, Noemí Sobregués (trad.), Galaxia Gutenber, 2011.

×