LOS MÉTODOS DE LA CÁBALA
Los métodos de trabajo que utiliza la cábala se basan en las peculiares características
del idiom...
GUEMATRIA. LAS LETRAS COMO NÚMEROS
Vemos que las letras hebreas tienen unos valores numéricos. Hasta la introducción
del m...
En la propia Biblia pueden encontrarse muchos ejemplos significativos. Uno de ellos
aparece en su segundo libro, el Éxodo,...
NOTARIKÓN. LAS LETRAS COMO IDEOGRAMAS
Como herencia, probablemente, de idiomas tales como el antiguo egipcio o el asirio-
...
el valor numérico de una palabra para buscar otra u otras con el mismo valor. Un ejemplo
citado por Aleister Crowley es la...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Cabala metodos

167 visualizaciones

Publicado el

cabala

Publicado en: Educación
0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
167
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
9
Acciones
Compartido
0
Descargas
1
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Cabala metodos

  1. 1. LOS MÉTODOS DE LA CÁBALA Los métodos de trabajo que utiliza la cábala se basan en las peculiares características del idioma hebreo y sus letras. Veamos dichas características y los métodos que originan: TEMURÁ. PERMUTACIÓN DE LETRAS Las palabras hebreas básicas, o raíces constan generalmente de tres letras consonánticas. Una de las características de dichas palabras en el idioma hebreo (compartida por las de otras lenguas del tronco lingüístico semita, como el árabe y el arameo) es que, cuando se permutan sus letras, dando lugar a otras nuevas palabras, mantienen una cierta relación de significado con las palabras originales. Aparece así el primero de los métodos de trabajo, la temurá. Consiste en permutaciones entre las letras de una palabra, buscando nuevas palabras resultantes. Incluye el análisis de raíces comunes a varias palabras, así como la búsqueda de una palabra dentro de otras. Un ejemplo de permutación nos lo da la palabra arwb (boré), creador, que puede permutarse en rawb (be-or), en la luz; esta temurá muestra el carácter luminoso o de iluminación de todo acto creativo, lo que equivale a decir que se trata de una acción que mantiene un determinado nivel vibratorio. Otro ejemplo, en este caso de palabra "anidada" o escondida dentro de otra nos la proporciona la palabra uyqr (rakía), espacio o firmamento, que contiene las letras que forman la palabra ur (ra), mal; lo que explica por qué el libro del Génesis, al contar en su primer capítulo el proceso de la creación, termina la de cada uno de los seis días con la expresión y vio Dios que era bueno... todos los días, excepto el segundo (pese a que la Biblia Nácar - Colunga traduzca erróneamente su conclusión); pues en este día, Dios puso un firmamento (rakía) en medio de las aguas, que separase las superiores de las inferiores. Y al contener esta palabra el mal, era imposible que pudiese decir que era bueno (bwf yk, ki tov), usando en cambio la frase y fue así (}k yhyw, ve-ihí ken) (Génesis, 1: 6). Este método de trabajo tiene una variante, denominada atbash, palabra que significa uso de la letra equivocada. Consiste en sustituir cada letra de una palabra por su opuesta en el orden alfabético. Por ejemplo, el nombre de Dios, que en occidente conocemos como Yahvé, (y que los judíos no pronuncian, sustituyéndolo por Adonai, mi Señor, o por ha- Shem, el Nombre), pasa de hwhy a {pxm, lo que da lugar a una curiosa interpretación. Otra variante de este método es el denominado tziruf, consistente en efectuar todas las permutaciones posibles de las letras de una palabra, tomando éstas de dos en dos, tres en tres, etc., hasta completar la totalidad de las letras que la componen. Las palabras de muchas letras requieren, como es lógico, de apoyo informático. Otro ejemplo nos lo proporciona la palabra jycm (meshiáj), mesías, ungido: es aquél cuyo cerebro, jm (moáj) ha asumido la realidad, lo que es realmente, cy (iesh), sin ilusiones ni engaños de ningún tipo, por lo que su presencia, su actuación, se hace en nombre c (shem) de la vida yj (jai): en otras palabras significa un estado de cosnciencia más elevado que el ordinario.
  2. 2. GUEMATRIA. LAS LETRAS COMO NÚMEROS Vemos que las letras hebreas tienen unos valores numéricos. Hasta la introducción del moderno sistema de numeración, procedente de la India a través de Persia y los árabes, los idiomas occidentales y medio-orientales usaban alguna o todas las letras de sus respectivos alfabetos para indicar cantidades, y el hebreo no es una excepción. Incluso en los modernos diccionarios se recogen dichos valores. Las palabras, en consecuencia, tienen sus correspondientes valores numéricos, lo que origina el segundo de los métodos de trabajo, la guematria. Consiste en el cálculo del valor numérico de las palabras mediante la suma del de sus letras, y la búsqueda subsiguiente de otras palabras que tengan el mismo valor, tratando de encontrar los significados concordantes entre ellas. Incluye operaciones de suma o resta, así como reducciones mediante la suma de los dígitos componentes de las palabras, siempre con la intención de búsqueda de significados que tengan relación entre sí, o de encontrar, como con los restantes métodos, la esencia profunda de cada palabra. Hay un ejemplo de guematria, muy conocido por los cabalistas, que vemos al examinar los Criterios LUCIS, cual es el de comparar las palabras hbha (ahavá, amor), dja (ejad, unidad) y whb (bohu, vacío), todas ellas de valor 13. El amor aparece así como una aspiración hacia la Unidad, la cual no es posible sin un vaciado previo, pues en caso contrario, ¿cómo podríamos hacernos uno con el Ser amado? Otro ejemplo, quizá no tan conocido, es el que compara la palabra }wqt (tikún, la misión sagrada que cada hombre y cada mujer traemos al venir a este mundo, con twljm lwglg (guilgul mejilot), con valor 556, como la anterior, y el significado de la vuelta o retorno de los judíos muertos en la diáspora a la venida del Mesías. Según Yitzak Luria, el tikún es la cooperación del hombre con Dios en el perfeccionamiento de la creación, y consiste en el "rescate" de las chispas perdidas de la Shejiná, la presencia divina en la tierra, también considerada el aspecto femenino de Dios, la cual se encuentra exiliada como consecuencia del desequilibrio energético sobrevenido al comienzo de la creación. El tikún sería así la misión sagrada que cada ser humano trae al nacer, y siendo una tarea costosa y difícil, serán necesarias varias vidas para completarla; de ahí que la cábala afirme la existencia de la reencarnación. Las almas van así errando de cuerpo en cuerpo, a semejanza del destino errante del pueblo hebreo, el cual muestra a toda la humanidad, en su calidad de elegido, el camino a seguir. Según Alexandre Safran, Gran Rabino de Ginebra, el cumplimiento del tikún provoca como efecto el perdón de los pecados, no sólo los propios, sino también los de los padres y los de los hijos. ¿Y quiénes son "los padres" y "los hijos", cuando la propia cábala advierte que “no tienes ni padre, ni madre, ni hijo, ni hija, ni esposo, ni esposa, ni hermano, ni hermana, pues tú eres en verdad tu propio padre, tu propia madre, tu propio esposo, tu propia esposa, tu propio hijo, tu propia hija, tu propio hermano, tu propia hermana”? Sólo considerando la reencarnación se entiende la frase anterior, por lo que el perdón de los pecados sería lo que en el hinduismo o el budismo se llama "liberación del karma". Y así, al ser el Mesías el libertador (el nombre de Jesús, uwcy, Yeshúa, significa literalmente "el que libera" o "el que redime"), los judíos que murieron en la diáspora (destierro de Israel) renacen para asistir a su venida, pues, cuando alguien cumple su tikún, la misión de rescate de la Shejiná, todos los fieles quedan liberados. Es un simbolismo que aparece repetidamente en los cuentos de hadas: la princesa (la Shejiná) encerrada por medio de un hechizo (maya, la ilusión, el error de percepción) en un castillo (el mundo) custodiado por un temible dragón (los aspectos diabólicos, las "cáscaras" o qlifot) es rescatada por el caballero (el fiel que cumple su tikún, que puede ser tanto varón como mujer), el cual también conquista el castillo y pone al dragón a su servicio.
  3. 3. En la propia Biblia pueden encontrarse muchos ejemplos significativos. Uno de ellos aparece en su segundo libro, el Éxodo, que como se sabe relata la salida del pueblo de Israel de Egipto. Las primeras palabras de ese libro en la Biblia, que son a la vez el título que en hebreo recibe dicho libro, son twmc hlaw (ve-elé shemot), Y estos son los nombres; cuyo valor numérico es 788. Por su parte, las palabras finales del mismo libro, las que culminan su último capítulo, son hyusm-lkb (be-kol mas’ehem), en todas sus jornadas, con valor numérico de 277. La diferencia entre ambos números indicaría el camino que se recorre a lo largo del libro, y por tanto resumiría su contenido; y eso es precisamente lo que ocurre, puesto que dicha diferencia, 511, proporciona la palabra hwqt (tikváh), esperanza: el relato del Éxodo es el relato de una esperanza, la de la Tierra Prometida, que no se alcanzará sino en el libro de Josué. La guematria, en apariencia la técnica más sencilla, es en realidad la más complicada, siendo recomendable usar un diccionario numérico cabalístico (ver en esta misma web la referencia sobre el Diccionario Numérico Cabalístico Hebreo-Castellano). Es fácil, en efecto, calcular el valor numérico de una palabra, o la diferencia entre los valores de otras dos; pero, llegados a este punto, ¿cómo saber qué otras palabras tienen el mismo valor numérico? Por lo demás, las reducciones mediante la suma de los dígitos de un número puede no ser siempre un método válido, pues no debe perderse de vista que, si bien las letras hebreas representan un sistema de base 10, como la numeración que usamos normalmente, no es, sin embargo, de notación posicional como éste. Así, en nuestro sistema común no es lo mismo escribir 543 que 345, pero en hebreo las letras c - m - h sumarán siempre 345, cualquiera que sea su orden de colocación.
  4. 4. NOTARIKÓN. LAS LETRAS COMO IDEOGRAMAS Como herencia, probablemente, de idiomas tales como el antiguo egipcio o el asirio- babilónico primitivo, las letras hebreas tienen, además de sus sonidos y de sus valores numéricos, unos significados simbólicos u ontológicos. Con el tiempo, estos significados acabaron extendiéndose a todas las palabras que comienzan por una determinada letra, o incluso, a las que terminan por dicha letra, aunque este último es un sistema menos usado. Aparece así el tercero de los métodos de trabajo, el notarikón, que consiste en el análisis del conjunto de significados contenidos en cada palabra. Se trataría, por tanto del uso de anagramas o abreviaturas, tales como las que frecuentemente usamos en la vida diaria: ONU, RENFE, VIP, etc. En ocasiones, permite conocer el significado de una palabra aunque no se conozca su traducción exacta. En hebreo moderno, por ejemplo, la palabra lyf (til), con el significado de misil o proyectil, muestra en sus letras el movimiento (l), el origen y también un punto de fuego (y) y la serpiente en actitud de atacar (f), lo que indica que se trata de algo que se mueve, que es peligroso, que tiene un origen, y además alguna relación con un punto ígneo. Otro ejemplo lo proporciona la palabra hjpcm (mishpajá), familia, en la que la madre (m) como base de la familia judía, viene acompañada del fuego (c), lo que evoca inmediatamente el hogar; por la boca (p), medio tanto para la alimentación como para la comunicación, lo que indica que hay más de uno en el conjunto; por la vida (j), que es también un camino, esencialmente de naturaleza espiritual; y en fin, por el propio espíritu (h), que es también apertura. La familia, por tanto, quedaría definida como el grupo de personas que conviven, se alimentan y se comunican al amparo de la madre, como camino para manifestar el espíritu, que aparece en su aspecto femenino (h), es decir, permitir la expresión de la Shejiná. El notarikón es a veces muy útil en combinación con la técnica especial de temurá denominada atbash. La inversión mediante esta técnica del tetragrama, o nombre hebreo de Yahvé, proporcionaba, según veíamos, la palabra {pxm, que no tiene ningún significado. Pero podemos observar que aparece dos veces la letra x, una de ellas en su forma final, y tiene entre otros el significado de justicia. Al leerse el hebreo de derecha a izquierda, vemos que la primera de las letras x sigue a la m, que significa agua, mientras que la otra sigue a la p, que significa boca. Las emociones, simbolizadas por el agua, expresan una clase de justicia, mientras que la boca dice otra (“una cosa es predicar y otra dar trigo”, tal como nos dice el refrán castellano); pues, el propio concepto de emoción (del latín E-MOVERE, mover hacia fuera, muestra su carácter de falta de control, de "salirse de sus casillas", de su centro; es decir, descentrarse. En otro orden de cosas, la x, con esta forma, comienza la palabra blx (tzlab), cruz, símbolo del cristianismo, pero inicialmente un tipo de patíbulo e instrumento, por tanto, de tortura; mientras que, en su forma final, {, termina la palabra {q (ketz), destrucción. ¿Se entiende ahora el carácter colérico del Yahvé que nos pinta el Antiguo Testamento? Uno de los ejemplos más conocidos de notarikón se refiere a la palabra }h (jen), que significa gracia o belleza, y que es la abreviatura de hrtsn hmkj (jokmah nistarah), sabiduría secreta, otro nombre para designar a la cábala. Los tres métodos pueden utilizarse simultáneamente. Por ejemplo, en la palabra anterior, hjpcm, familia, podemos encontrar la palabra c, (shem), nombre, cuyo origen es precisamente la familia, combinando así la temurá y el notarikón, lo mismo que en la conocida palabra wlc, (shalom), paz, en la que el hombre (w) se encuentra entero, completo, lc (shalem). También se utilizan en ocasiones métodos combinados, por ejemplo, la temurá numérica. Consistente en invertir o recombinar el orden de las cifras que forman
  5. 5. el valor numérico de una palabra para buscar otra u otras con el mismo valor. Un ejemplo citado por Aleister Crowley es la que corresponde al nombre del profeta Moisés, hcm (Moshé), cuyo valor, 345, se invierte en 543 y da lugar a hyha rca hyha (Ehié asher Ehié), Yo Soy el Que Soy, nombre que Dios se dio a Sí mismo, según Éxodo 3: 14, en la zarza ardiente; con lo que Dios y Moisés, cada uno frente al otro, eran sus mutuos espejos... pero esto sólo es cierto con nuestro actual sistema numérico, que nos vino de India a través de los árabes y se extendió por todo el mundo a partir del Renacimiento, como si hubiese sido un mensaje oculto en el texto bíblico, destinado a ser descifrado sólo en nuestra época actual. * * * Al anterior conjunto de métodos "externos", que llamamos así por manifestarse mediante una acción de tipo físico, aunque de base esencialmente mental, se unen otros tres métodos, que denominamos "internos", por realizarse exclusivamente en la mente de cada estudiante, sin perjuicio de que sus resultados se puedan manifestar externamente. Estos tres métodos son: la asociación de ideas, que produce lo que se ha dado en llamar "el efecto cereza", al sacar una del cesto salen enganchadas otras más a ella; la inducción, ir de lo particular a lo general, como vía opuesta y complementaria a la deducción, que va de la general a lo particular; y la analogía, basada en el principio de semejanza: si dos cosas se asemejan en su forma tienen también algún tipo de coincidencia o parecido en cuanto al fondo.

×