Amar, temer y partir

820 visualizaciones

Publicado el

Amor

Publicado en: Empresariales
0 comentarios
1 recomendación
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
820
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
11
Acciones
Compartido
0
Descargas
11
Comentarios
0
Recomendaciones
1
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Amar, temer y partir

  1. 1. SEGUIR CON EL MOUSE
  2. 2. Uno no se da cuenta, a veces, de lo acertada que fue la elección de los tres verbos básicos del idioma castellano. Parecen verbos insignificantes, casi sin trascendencia. Un chico conjuga el verbo amar en su cuaderno, pero no sabe lo que es el Amor, todavía. Una profesora dicta el pretérito pluscuamperfecto del verbo temer, y no se da cuenta del temor que siente. ¿Y quién no ha partido alguna vez?
  3. 3. “Te amo; pero tengo miedo, mejor de- jémonos de ver.” ¿Cuántas veces los hombres se han dicho estas palabras? Uno utiliza todo tipo de artilugios para deshacerse del temor que provoca el Amor. Y parte.
  4. 4. Es bueno al fin encontrarse con seres que no cuestionen el temor al Amor, sino que lo sientan. Y no partan, sino que enfrenten al temor. Porque en rea- lidad no se teme al Amor, sino a la fal- ta de Amor. Se teme al final del Amor. Pero por las dudas, no se empieza.
  5. 5. Esos hábiles intrépidos sedientos de vida, no se paran a pensar en mañana. Mañana es un día que tiene muy poca importancia. Mañana no es ni la milésima parte de lo importante que es hoy. Hoy estamos acá, mañana tal vez dejemos este cuerpo, y enton- ces no importará lo que hagamos, sólo importa lo que hacemos hoy. Y hoy es posible amarnos.
  6. 6. El amor es fluir constante, nunca se de- tiene, nunca se desvía, porque lo abar- ca todo. El Amor no se preocupa del mañana, porque existe hoy. Tampoco se preocupa del ayer, porque el ayer es- tá tan lejos como el mañana. Salvo para recordar lo aprendido, el ayer debe ser rápidamente descartado. Los teme- rosos viven meditando acerca de ayer y mañana. No se dan cuenta de que ésa es la mejor manera de no vivir.
  7. 7. Hoy, acá, ahora. Eso es lo que im- porta. Amar hoy, temer hoy, partir hoy. Eso debería preocuparnos. Si hoy es hora de amar, amémonos. Si es hora de temer, temamos. Si es hora de partir, partamos. Pero hoy. Ni ayer, ni mañana. Y hablar de fren- te. Decir lo que se siente, cuando se lo siente, no unos días o semanas o años después.
  8. 8. “Te quiero mucho”. Hoy, ahora, acá. “Me encantaría conocerte y que este- mos juntos.” Hoy, acá, ahora. “Me gustaría ser algo importante en tu vi- da.” Ahora, hoy, acá. “Vivamos este momento que es nuestro.”
  9. 9. Si tan sólo los hombres pudieran ha- blar así. Si pudiéramos decirnos unos a otros lo que sentimos y disfrutarlo en ese momento a pleno, yo creo que la vida sería perfecta. A pleno significa eso, simplemente. Si estamos hoy con con alguien, estamos completamente con esa persona. Todo lo nuestro es accesible a esa persona. Eso es vivir el momento, eso es Amar.
  10. 10. Mirarse a los ojos y saber lo que pasa. Parece difícil, pero sólo cuando se ha dejado de lado la posibilidad de hoy. La vida está hecha de mo- mentos (y recuerdos). Procurar vivir esos momentos con intensión (in- tensidad) es lo único que vale realmente la pena. Amar hoy, sin pen- sar en mañana, es la mejor forma de deshacerse del temor y del partir.

×