Es innegable que al final del S. XX se produjo una revolución tecnológica queaún en nuestros días sigue desarrollándose. D...
El maestro debe ser consciente que en sus clases debe incorporar los mediosnecesarios para que sus alumnos interactúen ent...
Aunque debemos decir que poco a poco estas ideas están llegando a la escuelapública y se está viendo un cambio, lento, per...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

La educación del futuro

153 visualizaciones

Publicado el

Publicado en: Educación
0 comentarios
1 recomendación
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
153
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
28
Acciones
Compartido
0
Descargas
1
Comentarios
0
Recomendaciones
1
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

La educación del futuro

  1. 1. Es innegable que al final del S. XX se produjo una revolución tecnológica queaún en nuestros días sigue desarrollándose. Dicha revolución no solo ha conquistado elcampo científico sino también el doméstico porque los nuevos adelantos tecnológicos sehan convertido en aparatos indispensables en nuestros hogares: teléfonos móviles deúltima generación, televisores planas con 3d, Ipad, tablets y un largo etc… Miremos donde miremos encontraremos tecnología en nuestros alrededores. Loimportante no solo es este desarrollo tecnológico si no que el ser humano ha sabidoadaptarse a estos cambios y como ser racional los ha sabido usar para su bien común. Sin embargo a pesar de que cualquier institución cuenta con la última tecnologíay ha ido renovándose a lo largo de los años; pongamos como ejemplo la sanidad y lasnuevas técnicas de operaciones, hay una que como una caja hermética no deja que latecnología entre o entre a cuenta gotas por alguna rendija abierta. Estamos hablando dela escuela pública. Sí que hay ordenadores, pizarras digitales y tablets, pero el problema reside en elmodo en que las usamos. Si nuestros padres entraran en una clase actual, no notaríancambio alguna respecto a cuando hace 30 años atrás, ellos estaban en la escuela. Se sigue utilizando una metodología anquilosada en el pasado, se sigueutilizando los mismos medios para transmitir la enseñanza: las clases magistrales dondees la figura del profesor la que domina constantemente una clase. Y esto, según mipunto de vista, debe cambiar. Vuelvo a repetir, que sí que contamos con los medios para crear una escuelainteractiva pero hay que cambiar los métodos didácticos y para ello, quien debe cambiarprimero es el maestro. El maestro se enfrenta cada día a una media de 30 alumnos por clase, alumnosque tienen acceso a la última tecnología y que si les das una clase magistral donde solohabla el profesor, se aburrirán. La desmotivación es contra lo que debemos luchar.
  2. 2. El maestro debe ser consciente que en sus clases debe incorporar los mediosnecesarios para que sus alumnos interactúen entre ellos, con el maestro y con los mediosde comunicación. Lo que nosotros les contemos en clase, lo pueden encontrar en cualquier sitioteniendo acceso a Internet, por eso, debemos ser originales y hacer que cuando entrenpor la puerta de clase, vean que toda esa tecnología está a su alcance y que será elprofesor quien les guíe en la búsqueda de conocimientos, les aconseje y les valore. Según un estudio británico, con el cual estoy de acuerdo, los jóvenes de ahoraclaman por una serie de premisas que harían a la escuela pública más atractiva. Una yala hemos comentado, la figura del maestro. Claman por una participación más activa a la hora de desarrollar lasprogramaciones didácticas y el currículo. Hay una serie de puntos que deberánaprenderse y no son negociables. Pero, hay que tener en cuenta las necesidades delalumnado de hoy en día y adaptar nuestros curriculum a esas necesidades. Relacionado con el punto anterior, la enseñanza que nuestros alumnos quierendebe tener relevancia con el mundo real. ¿Quién no se ha preguntado lo siguiente: ¿ paraqué me sirve esto en el mundo real? Ahí es donde la escuela pública falla. Al no evolucionar, nuestros métodos yenseñanzas no tienen nada que ver con el mundo actual que tenemos hoy en día. Por esonuestros jóvenes se aburren al no ver ninguna aplicación a la realidad de lo que estánestudiando. Una solución serían las clases prácticas, donde sea el alumno quieninvestigue, participe y debata las teorías. Pero sin olvidar que es el profesor quien lesguía. En conclusión, la escuela pública debe modernizarse, avanzar, no tener miedo ala tecnología y a las nuevas enseñanzas. El profesor debe olvidarse de las clasesmagistrales y tener en cuenta que sus alumnos son dinámicos y expertos en lastecnologías. Debe hacerles participe del proceso educativo y ser innovador. El nuevoalumnado del siglo XXI tiene unas necesidades que hoy por hoy la escuela pública nolas está cubriendo del todo.
  3. 3. Aunque debemos decir que poco a poco estas ideas están llegando a la escuelapública y se está viendo un cambio, lento, pero progresivo.

×