Manual
de Estilo
para
Reporteros
Solidarios
Por Francisco J. Flores
1) Normas informativas 2
2) Normas técnicas 3
3) Norma...
Talento Vivo Manual de Estilo para Reporteros Solidarios
Gracias a la irrupción de las nuevas tecnologías, el periodismo c...
Talento Vivo Manual de Estilo para Reporteros Solidarios
contrapuestas o complementarias. Lo que nos parece apasionante a ...
Talento Vivo Manual de Estilo para Reporteros Solidarios
• Evita las erratas: Las faltas de ortografía y los errores grama...
Talento Vivo Manual de Estilo para Reporteros Solidarios
directo en la noticia. Las opiniones son libres, pero hay que val...
Talento Vivo Manual de Estilo para Reporteros Solidarios
Transcribo aquí una serie de recomendaciones hechas por el expert...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Manual de estilo reporteros solidarios

175 visualizaciones

Publicado el

Gracias a la irrupción de las nuevas tecnologías, el periodismo ciudadano se ha convertido en un concepto muy en boga en los últimos años, que ha venido para quedarse. Sin ánimo de compararnos con los periodistas profesionales, que acumulan años de estudio y de experiencia, cualquier ciudadano tiene el derecho y el deber de alzar su voz ante las injusticias y desigualdades de la sociedad o frente a los errores y desmanes de las administraciones públicas.

El periodismo ciudadano es una poderosa herramienta de reivindicación y denuncia, siempre que se sepa usar con acierto y precisión. He aquí unas cuantas normas, que lejos de ser dogma de fe, pueden servir de guía al reportero o reportero solidario, que organizaremos en cuatro grupos: Normas informativas, normas técnicas, normas prácticas y recomendaciones respecto a Internet.

Publicado en: Noticias y política
0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
175
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
49
Acciones
Compartido
0
Descargas
2
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Manual de estilo reporteros solidarios

  1. 1. Manual de Estilo para Reporteros Solidarios Por Francisco J. Flores 1) Normas informativas 2 2) Normas técnicas 3 3) Normas prácticas 4 4) Recomendaciones respecto a Internet 5
  2. 2. Talento Vivo Manual de Estilo para Reporteros Solidarios Gracias a la irrupción de las nuevas tecnologías, el periodismo ciudadano se ha convertido en un concepto muy en boga en los últimos años, que ha venido para quedarse. Sin ánimo de compararnos con los periodistas profesionales, que acumulan años de estudio y de experiencia, cualquier ciudadano tiene el derecho y el deber de alzar su voz ante las injusticias y desigualdades de la sociedad o frente a los errores y desmanes de las administraciones públicas. El periodismo ciudadano es una poderosa herramienta de reivindicación y denuncia, siempre que se sepa usar con acierto y precisión. He aquí unas cuantas normas, que lejos de ser dogma de fe, pueden servir de guía al reportero o reportero solidario, que organizaremos en cuatro grupos: 1) Normas informativas • Sé objetivo: Intenta mostrar la realidad tal cual es. No trates de quitar ni aportar nada a los hechos, ni de maquillarlos mediante la imaginación, porque en ese caso se convertirán en ficción. • Contrasta: No te fíes nunca de la primera versión de una noticia, aunque te llegue de una fuente oficial. La mayoría de fuentes lo son de forma interesada. Intenta contrastar la información, haz llamadas, contacta con gente que tenga diferentes puntos de vista, recaba toda la documentación posible, hasta que tengas una visión precisa del contexto general que envuelve a la noticia y sepas distinguir entre lo que es rigurosamente cierto y lo que no lo es. • Muestra tu propia visión: Aunque te ciñas a los hechos extraídos de la realidad, debes escribirlos y describirlos desde tu propio e intransferible punto de vista. Aporta a tus textos algo de tu perspectiva personal, salpiméntalos con emociones, acciones o ejemplos de tu día a día. Ten presente que a las personas nos gusta que nos cuenten historias y no leer asépticas entradas de un manual médico. • Respeta a tus fuentes: Una de las claves del periodismo es conseguir y conservar el mayor número de fuentes posible, ya sean personales, documentales, etc. Son las que nos nutren de noticias y las que las sostienen con datos y declaraciones. Por eso la regla de oro es: "Respeta a tus fuentes por encima de todas las cosas". No te olvides nunca de citarlas en la información y, en el caso de que quieran preservar su intimidad, no seas tú quien las delates. Intenta transcribir de forma literal sus declaraciones y no saques de contexto o tergiverses sus palabras. • Sé tu propio editor: La mayoría de los acontecimientos son noticiables, pero no todos son dignos de ser noticia. Debes evitar ser arrastrado por tus deseos, frustraciones u objetivos individuales a la hora de abordar una noticia y adquirir un pensamiento crítico. Pregúntate si lo que vas a contar puede interesar a otras personas. Relee lo que escribes y analiza si se ajusta a la realidad, si es digno de ser noticia o si no podría enriquecerse con voces 2
  3. 3. Talento Vivo Manual de Estilo para Reporteros Solidarios contrapuestas o complementarias. Lo que nos parece apasionante a nosotros no siempre lo es para los demás. • Escribe con corrección: Para que los lectores puedan entenderte, es necesario que uses una gramática correcta, pero también que tus textos no estén trufados de vaguedades, imprecisiones o divagaciones. Ve al grano, intenta ser conciso, escribe frases cortas y evita en la medida de lo posible las subordinadas. Y, sobre todo, cíñete a lo que quieres contar y no te pongas a relatar las batallitas de tu abuelo, que por muy interesantes que te parezcan, pueden provocar sopor entre el respetable. • Establece una estructura: Una noticia no difiere mucho en su esqueleto de un cuento o de un guión de cine. En el primer párrafo se introduce una mayor abundancia de datos para que el lector pueda comprender el contexto de lo que se le cuenta (las famosas seis W: qué, cómo, dónde, por qué, quién, cuándo). En el nudo de la noticia se desarrollan estos elementos cardinales, sustentándolos con declaraciones, estadísticas, comentarios, etc. Por último, se busca un final coherente, que al contrario que en otros géneros, no suele incluir una moraleja, al menos de forma explícita. Los periodistas y narradores con más pericia y años de práctica suelen alterar esta estructura a su antojo, aunque lo recomendable para el que empieza es que se ciña a ella. Inicio, nudo y desenlace. Ése es el armazón. Síguelo y tendrás la garantía de haber armado una construcción periodística sólida. • Firma siempre tus textos: Tanto para demostrar que son tuyos como para dotarlos de credibilidad. Un texto coherente requiere de varias horas de búsqueda de información, reflexión, análisis y escritura. Pero sin firma se convierte en algo indefinido, sin padre. Por eso el lector confía poco en una creación sin autoría. No sabe si es obra de un robot, de un gabinete de comunicación o ha sido fusilada de internet. En el otro extremo están los textos apócrifos. No utilices nunca un seudónimo a la hora de escribir, a no ser que seas poeta. Si no eres capaz de defender con tu nombre tus propios escritos, es que te avergüenzas de ellos. 2) Normas técnicas • No escribas en mayúscula: Ni en los titulares ni el cuerpo del texto, salvo que se trate de unas siglas o de una palabra que lo requiera. Las mayúsculas enturbian la lectura y dan sensación de falta de profesionalidad. Y lo mismo es aplicable a las cursivas. Si quieres destacar alguna parte del texto, hazlo siempre en negrita. • Las negritas, limitadas: Las palabras resaltadas en negrita en un texto son muy eficaces para darles relevancia y para posicionarlas en los buscadores de Internet, siempre que no abuses de ellas. Si hay una sobreabundancia de negritas, el texto se ensucia y, al igual que en el caso de las mayúsculas, lo hace poco atractivo para su lectura. 3
  4. 4. Talento Vivo Manual de Estilo para Reporteros Solidarios • Evita las erratas: Las faltas de ortografía y los errores gramaticales matan la legibilidad del texto. El lector deja de concentrarse en su contenido, justo en el momento en el que se había olvidado incluso de que estaba leyendo, para centrarse en la errata en cuestión. Si, pasadas unas líneas o párrafos encuentra otra incorrección, no podrá pensar menos que el texto está hecho a salto de mata, lo que a la postre le restará credibilidad. Está bien usar el corrector ortográfico de tu procesador de textos, pero no olvides que es una máquina y habrá cosas que se le escapen. Relee tus textos tantas veces como lo creas oportuno, hasta que quede pulido por completo. • No uses formatos raros: Si tienes que mandar un texto o una fotografía a alguien, usa los formatos habituales (.doc para el texto y .jpg para las imágenes). De lo contrario, podrías provocar que la información no pueda ser utilizada por tu interlocutor y, por lo tanto, que no sea efectiva. No todos los usuarios usan los mismos programas informáticos, pero hay algunos estándares que casi todos podemos emplear. Aunque es una práctica habitual entre los mismos profesionales de la comunicación, tampoco debes usar formatos que impidan extraer o manipular los textos con facilidad, como los PDF, a no ser que sean sólo de lectura y no estén hechos para ser manipulados (como el caso de esta guía). • Usa palabras clave: Cada texto tiene sus palabras clave, que vienen muy bien para posicionarlo en Internet, pero también para que el lector sepa de qué va el asunto. Debes intentar utilizarlas en el titular, en el primer párrafo, en el cuerpo del texto y hasta en el nombre de la imagen (separadas por guiones). Aunque, como en casos anteriores, no es cuestión de abusar. • Desarrolla las siglas: No puedes soltar la abreviatura o acrónimo de una institución, asociación u ONG (Organización No Gubernamental) sin explicar entre paréntesis qué significa, sobre todo cuando se trata de un colectivo poco conocido para el gran público. • Imprime coherencia a los textos: Las partes de un textos pueden hacer referencia a hechos independientes unos de otros, pero no están aisladas entre sí. No puedes escribir el nombre de una persona en un titular y no incluir en el subtítulo su cargo o no repetir en el primer párrafo de la información ambos datos. El lector tiene que tener claro de quién o qué estamos hablando. Si el tema trata de la labor de una asociación, no es lógico sacarla a colación en el quinto párrafo. Debes hablar de ella en el primero o como muy tarde en el segundo. Trata de jerarquizar la información: primero los datos más relevantes y, en orden descendente, los menos importantes. • No fusiles textos ajenos: Internet nos facilita el acceso a millones de textos y fuentes, y a veces nos sentimos tentados de apropiárnoslos como si fueran de nuestra cosecha. Si te gusta una idea que has leído en alguna parte, no la copies tal cual, reflexiona sobre ella y dale tu toque particular. Si se trata de datos estadísticos, no olvides incluir en tu información el nombre de la fuente, al igual que cuando incluyas declaraciones de un experto o de un implicado 4
  5. 5. Talento Vivo Manual de Estilo para Reporteros Solidarios directo en la noticia. Las opiniones son libres, pero hay que valorarlas como se merecen, que es lo mismo que alabar a quien las ha expresado. 3) Normas prácticas • Todo lo que necesitas está en tu móvil (inteligente): Una cámara de fotos, una grabadora digital, acceso a la mayor base de datos del mundo, etc. La tecnología puede ser tu mayor aliada, así que no dudes en usarla. Pero puede fallar, por lo que es bueno tener siempre a mano una libreta y un bolígrafo. • Fíjate en tu entorno: Casi todo es susceptible de ser noticia, pero cualquier ciudadano da más importancia a lo que pasa en su barrio que a cualquier suceso acaecido en África o Australia. Formamos parte, queramos o no, de una narración colectiva, que es de menos intensidad a medida que nos alejamos de su centro, que somos nosotros mismos. Debes, por tanto, de empezar a preguntarte cuáles son las preocupaciones de tu vecino de planta o del tendero de la esquina. Si persistes, ya tendrás tiempo de llegar a ser corresponsal en algún país exótico. De momento empieza por tu barrio. • Acércate: Cuanto más cerca estés de la noticia, más precisa será la información que recabes, las fotografías que tomes o el vídeo que grabes. No sientas vergüenza o miedo a la hora de hacer preguntas o de estar demasiado próximo a los hechos. Son faltas que un periodista no se puede permitir. Ten en cuenta que el 'no' siempre lo tienes por respuesta, pero hay 'síes' que te pueden abrir la puerta de lugares nunca imaginados. • Curiosidad, curiosidad y curiosidad: Es el motor del periodismo. Si no tienes curiosidad, difícilmente podrás llegar a conocer las historias que pretendes contar a los demás, a no ser que te lleguen caídas del cielo (como un árbol que se derrumba sobre tu coche tras ser fulminado por un rayo o un platillo volante que aterriza en tu azotea). Pregunta, escucha, indaga, muévete, lee, ve a sitios, desde actos culturales, pasando por mítines políticos a reuniones de tu comunidad de vecinos. En cualquier parte hay una noticia, falta que tú adquieras el instinto que te permita verla. Debes tener mente de principiante y no quedarte nunca con la duda. 4) Recomendaciones respecto a Internet Las nuevas tecnologías son ya parte indisoluble del desempeño periodístico, para bien o para mal. Sin embargo, Internet en general y las redes sociales en particular se usan en muchas ocasiones de forma negligente, ofreciendo una ingente cantidad de basura entre la que es difícil encontrar algo de utilidad. Nunca viene mal, en cuanto que usuarios y agentes comunicadores, adquirir una serie de pautas constructivas, que harán de la llamada nube un espacio más amigable. 5
  6. 6. Talento Vivo Manual de Estilo para Reporteros Solidarios Transcribo aquí una serie de recomendaciones hechas por el experto en informática y artista Jaron Lanier, recogidas en su libro 'Contra el rebaño digital' (Debate, 2011). • No postees comentarios anónimos a menos que realmente puedas correr algún peligro. • Si te esfuerzas por colaborar en las entradas de Wikipedia, esfuérzate todavía más en usar tu propia voz y tu expresión personal fuera de wiki para atraer a personas a las que puedan interesarles los temas a los que has contribuido. • Crea un sitio web que exprese algo sobre ti que no encaje en el molde disponible de una red social. • Cuelga de vez en cuando un vídeo cuya creación te haya exigido cien veces más tiempo que el necesario para verlo. • Escribe una entrada de blog que te haya exigido semanas de reflexión hasta que has oído la vocecilla interior que necesitaba salir. • Si tuiteas, trata de innovar buscando una forma de descubrir tu estado interior en lugar de recurrir a sucesos externos, para evitar el peligro de creer que los sucesos descritos objetivamente te definen, de la misma manera que definirían a una máquina. 6

×