Ped Int 13-6 88 pag.

31/7/09

09:06

Página 513

Función renal
M.C. Gancedo García, M.C. Hernández-Gancedo
Centro de Salu...
Ped Int 13-6 88 pag.

31/7/09

09:06

UREA

Hasta 0,7 mg %
(niveles de
creatinina materna)

TABLA I.
Valores de
creatinina...
Ped Int 13-6 88 pag.

31/7/09

09:06

Página 515

Esta prueba sirve para estimar la selectividad del filtro glomerular en ...
Ped Int 13-6 88 pag.

516

31/7/09

09:06

Página 516

ne casi la misma capacidad antidiurética
que la ADH, pero menos efe...
Ped Int 13-6 88 pag.

31/7/09

09:06

Página 517

B. Reabsorción tubular.
C. Posiblemente, secreción tubular.
Al no poder ...
Ped Int 13-6 88 pag.

TABLA VI.
Valores de
referencia
correspondientes
a diversos
cocientes
urinarios

31/7/09

09:06

Pág...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Funcion renal taty

399 visualizaciones

Publicado el

Funcion renal taty

Publicado en: Educación
0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
399
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
7
Acciones
Compartido
0
Descargas
12
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Funcion renal taty

  1. 1. Ped Int 13-6 88 pag. 31/7/09 09:06 Página 513 Función renal M.C. Gancedo García, M.C. Hernández-Gancedo Centro de Salud Infanta Mercedes. Hospital Universitario La Paz. Madrid Resumen Palabras clave Abstract Key words Las enfermedades del tracto urinario con frecuencia son asintomáticas y gran parte de los pacientes con enfermedad renal son diagnosticados cuando la función renal está gravemente afectada, por ello es de suma importancia para el pediatra de Atención Primaria manejar una serie de pruebas de la función renal que de forma precoz nos permitan un diagnóstico diferencial y una pronta información del estado del mismo. Para ello en este capitulo revisaremos las funciones básicas, como son filtración, la reabsorción, la secreción y los valores normales de referencia. Riñón; Glomérulo; Túbulo. RENAL FUNCTION The diseases of tracto urinary frequently are asintomaticas and great part of the patients with renal disease is diagnosed when the renal function seriously is affected, for that reason is of extreme importance for pediatric of primary attention of handling a series of tests of the renal function that of precocious form they allow us I diagnose differential and a quick information of the state of the same one. For it in this I capitulate we will review the basic functions as the reabsorción and the secretion are filtration, and the normal values of reference. Kidney; Glomérulo; Túbulo. Pediatr Integral 2009;XIII(6):513-518 PRUEBAS DE FUNCIÓN RENAL El riñón es un órgano fundamental en el mantenimiento del equilibrio del medio interno, al cual contribuye mediante un intenso proceso de filtración del plasma a través de los glomérulos y de una reabsorción y secreción selectiva de agua y sustancias a lo largo de las distintas porciones del túbulo. Las unidades funcionales del riñón son las nefronas, unos sistemas compuestos por vasos sanguíneos, capilares glomerulares y túbulos, donde se desarrollan tres procesos básicos para la formación de la orina: La filtración de la sangre que llega a los capilares glomerulares. La reabsorción tubular de sustancias que no deben ser eliminadas. La secreción tubular de sustancias que pueden sufrir también los dos procesos anteriores. En el laboratorio, la función renal se estudia mediante determinaciones reali- zadas en muestras de sangre y de orina, junto con la observación al microscopio del sedimento urinario. El conocimiento de las pruebas de la función renal, junto con algunos síntomas nos va a permitir hacer una localización de las lesiones y una evaluación de las mismas. ANÁLISIS ELEMENTAL DE LA ORINA Es deseable una muestra de la primera orina de la mañana. Uno de los temas más controvertidos en la ITU pediátrica es el método de recogida de la orina para cultivo. En el período neonatal se considera que la punción vesical es la técnica de elección, debido a su esterilidad, y cualquier crecimiento bacteriano se considera significativo. El sondaje o cateterismo vesical sería la segunda opción. • Observación de la muestra: debe realizarse con la orina sin centrifugar. • La existencia de turbidez se deberá a precipitación de cristales (fosfatos, uratos amorfos), gran contenido de células (leucocitos, epiteliales) o bacterias. Las anomalías en el color serán la consecuencia de diversas causas: rojo (hematuria, hemoglobinuria, mioglobinuria, porfirinuria, fármacos, alimentos, colorantes), rosada (uratos), blanco lechoso (quiluria, piuria), anaranjado (nitrofurantoína, pigmentos biliares), negro (alcaptonuria, melanomas), etc. Examen químico: el examen químico se realiza con tiras que contienen espacios con diferentes reactivos específicos, indicadores y buffers que nos ofrecen información sobre densidad, pH, proteinuria superior a 15 mg/dl, “sangre” (hematíes, hemoglobina, mioglobina), glucosa, esterasas leucocitarias y nitritos. La existencia de anomalías indicará iniciar su estudio a través del laboratorio. 513
  2. 2. Ped Int 13-6 88 pag. 31/7/09 09:06 UREA Hasta 0,7 mg % (niveles de creatinina materna) TABLA I. Valores de creatinina Niveles 1 a 12 meses 1 a 4 años 5 a 6 años 7 a 9 años 10 a 13 años 14 a 17 años 0,1 a 0,3 mg % 0,4 mg % 0,6 mg % 0,8 mg % 0,9 mg % 1 mg% - Normal: 10-15: 1 TABLA II. Relación urea-creatinina - Mayor 20: 1: azoemia prerrenal - Menor 5:1: malnutrición, insuficiencia hepática, alteraciones de la urea • 514 Página 514 Examen microscópico: – Hematíes: en orina normal, se observan un número de hematíes de hasta 3-5 por campo. La hematuria de origen glomerular se caracteriza por la presencia de células dismórficas, como acantocitos, mientras que en la de las vías la mayoría de los hematíes son normales. – Leucocitos: son normales recuentos de hasta 5 por campo. Se relacionan con las infecciones bacterianas y predominan los neutrófilos; la piuria es indicación de infección y debe realizarse un cultivo de orina. – Gérmenes : para estudios microbiológicos es necesario recoger una orina fiable. – Cilindros: los cilindros hialinos o finamente granulares se aprecian hasta 1 ó 2 por campo en orinas normales concentradas, mientras que los hemáticos son siempre patológicos, aunque sean aislados. – Cristales: en la orina normal se observan una serie de formaciones cristalinas o gránulos amorfos que derivan de sustancias presentes en la orina sin significado patológico. La excepción es la mayor presencia de cristales de oxalato dihidrato en sujetos formadores de cálculos. La presencia de cristales hexagonales es patognomónica de cistinuria. Para el estudio la estructura y función del riñón la hemos dividido en dos categorías: la glomerular y la tubular. La urea es el principal producto final del metabolismo proteico, es la forma no tóxica del amoníaco que se produce en el organismo desde la degradación de las proteínas. Es libremente filtrada por el glomérulo y reabsorbida (60%) por el túbulo, principalmente a nivel colector. El 90% de la urea excretada por el organismo corresponde a los riñones, y el 10% restante, al tubo digestivo. Valores normales de la urea • Recién nacido: varían entre 3 y 10 miligramos por dl. • Lactantes: 5 a 10 miligramos por dl. • Preescolares y escolares: 5 a 15 miligramos por dl. • Adolescencia: 10 a 15 miligramos por dl. Estos valores pueden ser modificados por muchos factores: ingesta proteica, deshidratación y alteración hepática, entre otros. Los valores de urea se elevan en la insuficiencia renal sólo después de una disminución importante de la velocidad de filtración glomerular. CREATININA Sustancia de origen muscular constituida por tres aminoácidos. La creatinina filtrada por el glomérulo y, con excepción de una pequeña proporción secretada por el túbulo proximal, no atraviesa el epitelio tubular. La creatinina es derivada del metabolismo de la creatina del músculo, sólo 2% de ella es convertida cada día en creatinina y excretada por la orina. Algunas enfermedades degenerativas de los músculos, tales como la distrofia muscular, pueden aumentar la producción de creatinina. El aumento de creatinina en sangre también se puede deber a una alteración en la filtración glomerular, se puede valorar con la determinación de creatinina en orina de 24 horas, correlacionándola con la creatinina en sangre, a la denominamos aclaración de creatinina. Los factores más importantes que influyen en la creatinina plasmática son: 1. Aumento progresivo del nivel de filtración glomerular. 2. Aumento de la masa muscular. 3. Carga de creatinina exógena (materna) durante el período neonatal (primera semana). El ejercicio y la ingesta alta de carne pueden aumentar su excreción urinaria. La medida de creatinina sérica es uno de los métodos más valiosos para estimar la tasa de filtración glomerular. Sus valores normales están relacionados con la edad (Tablas I y II). Estimación del nivel de filtración glomerular a partir de la creatinina plasmática: (fórmula de Schwartz) Con el fin de obviar la recogida de orina de 24 h, podemos calcular el FG a través de la fórmula de Schwartz: FGE (ml/min/1,73 m 2) = K x talla (cm)/Pcr (mg/dl), donde K varía en función de la edad del paciente (0,33 para lactantes pretérmino; 0,45 para lactantes a término durante el primer año; 0,55 desde 1 a 12 años y 0,7-0,57 para adolescentes varones-mujeres (13-18 años). Proteinuria cuantitativa Mide la cantidad de proteínas eliminadas por unidad de tiempo prefiriéndose las 12 horas nocturnas para evitar la proteinuria ortostática. La cantidad de proteína obtenida por medio del ácido sulfosalicílico (en miligramos), se divide entre el número de horas que duró la recolección y se lleva al m2 de superficie corporal. • Mg ( 12 horas ) / horas x SC= mg x m2 x hora • Valor normal: < 4 miligramos/m2/ hora. • Proteinuria moderada: 4-40 miligramos/m2/ hora. • Proteinuria masiva (rango nefrótico): > 40 miligramos/m2/hora. Selectividad de proteinuria Consiste en medir la depuración de dos proteínas de diferente peso molecular: transferrina e inmunoglobulina G. Se determina la concentración de ellas en orina y plasma y se calcula el índice de selectividad (Is). Is = U/p IgG/U/P transferrina
  3. 3. Ped Int 13-6 88 pag. 31/7/09 09:06 Página 515 Esta prueba sirve para estimar la selectividad del filtro glomerular en relación al tamaño de las moléculas que permite pasar al espacio de Bowman. Valor normal: • Is < 0,1 → buena selectividad. • Is 0,1 a 0,2 → mediana selectividad. • Is > 0,2 → pobre selectividad. El síndrome nefrótico con proteinuria de buena selectividad generalmente es corticosensible y se asocia con lesiones glomerulares mínimas. Cuando la selectividad es pobre el SN, responde poco al esteroide y con frecuencia se asocia a lesiones glomerulares complejas. Depuración de creatinina Es una medida de la filtración glomerular. Fórmula para hacer el cálculo de la depuración de creatinina centraciones de bicarbonato plasmático inferiores a 20 mEq/l en niños y 18 en lactantes; en niños normales el pH urinario debe ser inferior a 5,8. En caso contrario, hay que sospechar un defecto de acidificación o una pérdida de bicarbonato urinario, se debe valorar la concentración de Na en orina, ya que las hiponatriurias condicionan una pérdida de la carga negativa en la luz tubular favorecedora de la salida del protón H+. En estado de acidosis también se puede valorar el anión gap urinario o anión restante urinario (Na+ + K+ - Cl¯), que permite diferenciar entre las acidosis proximales y las distales. En general, los pacientes con acidosis tubular proximal presentan un valor negativo de este anión gap (concentración urinaria de cloro superior a la suma de las concentraciones de Na+ y K+), mientras que los pacientes con acidosis renal distal presentan un anión gap positivo. DCr = CrU x VUM/CrPxSC DCr: depuración de creatinina. CrU: creatinina urinaria (mg%). VUM: volumen urinario minuto . CrP: creatinina plasmática (mg%). SC: superficie corporal (m2). Una fuente frecuente de error en la determinación del aclaramiento de creatinina proviene de una recogida incompleta de la orina (Tablas III y IV). Se puede estimar groseramente si la recogida de orina ha sido correcta conociendo que la creatininuria oscila normalmente de 15 a 25 mg/kg/día. Si se utilizan materiales radiactivos, la concentración en orina y plasma es expresada en cpm/ml. VALORACIÓN DEL pH URINARIO Gracias al funcionamiento del túbulo, es posible mantener el equilibrio ácido-base del organismo. La determinación del pH urinario puede ser de gran utilidad para valorar la integridad de los mecanismos de acidificación distal. Resulta de gran interés práctico valorar el pH urinario aprovechando situaciones de acidosis metabólica que se dan en ocasiones en el niño enfermo. En con- Pruebas de función tubular • Relación U/P urea. • Relación U/P de osmolaridad. • Relación U/P de creatinina. Estas pruebas sirven para diferenciar entre oliguria funcional e insuficiencia renal aguda (Tabla V). Prueba de concentración Consiste en someter al niño a restricción hídrica durante un tiempo determinado para valorar la capacidad de ahorro de agua y que se traduce en condiciones normales en un aumento de la osmolaridad de la orina. En los neonatos y lactantes pequeños la limitación de la ingesta de líquidos es peligrosa. Capacidad de concentración urinaria Cuando la osmolaridad plasmática alcanza cifras superiores a los 285 mOs/kg se produce un incremento de la producción de ADH endógena, que condiciona un aumento de la reabsorción del agua en el túbulo colector renal, alcanzando la orina concentraciones de 600-1.200 mOs/kg, dependiendo de la edad. Para que el riñón sea capaz de concentrar adecuadamente la orina se re- Aclaramiento de creatinina (ml/min/1,73 m2) - TABLA III. Valores normales de la tasa de filtración glomerular estimada por los aclaramientos de creatinina < 10 días 20 ± 20 < 1 mes 30 ± 20 3 meses 40 ± 15 6 meses 60 ± 30 1 año 80 ± 30 2 años 100 ± 25 Creatinina sérica Depuración 2 mg% 3 mg% 4 mg% 40 ml/min 20-30 ml/min 10 ml/min Oliguria funcional I.R.A. U/P Urea U/P Osmolar U/P Creatinina > 4,8 > 1,3 > 30 < 4,8 < 1,3 < 30 TABLA IV. Correlación entre creatinina sérica y depuración TABLA V. Pruebas de función tubular quiere una secreción de ADH y una respuesta normal por parte del túbulo colector. Un niño puede presentar poliuria por defecto de uno de los dos factores anteriores o bien por ingerir un exceso de agua (potomanía). Todo paciente que presente poliuria, secundariamente presenta polidipsia y viceversa. La primera pregunta a contestar ante un niño que presenta poliuria-polidipsia es cuál de las dos circunstancias es la primaria. Si la osmolaridad de la orina en ayunas es superior a 800 mOsm/kg, se puede afirmar que posee una buena capacidad de concentración y que la poliuria se produce como consecuencia de una excesiva ingesta de líquidos. Si por el contrario las orinas son isosmóticas con función renal normal y osmolaridades plasmáticas superiores a 290 mOsm/kg, habrá que pensar en la posibilidad de que se trate de una ausencia de ADH (diabetes insípida hipofisaria) o una falta de respuesta a la ADH (diabetes insípida nefrogénica). Si la natremia es igual o mayor de 145 y la osmolaridad menor de 200 mOsm/kg, la prueba más empleada es la administraciónde DDAVP. Prueba con estímulo de desmopresina (DDAVP) La desmopresina o DDAVP es un derivado sintético de la vasopresina que tie- 515
  4. 4. Ped Int 13-6 88 pag. 516 31/7/09 09:06 Página 516 ne casi la misma capacidad antidiurética que la ADH, pero menos efectos secundarios, es más fácilpPitresina en los estudios funcionales. La prueba está contraindicada en casos con edemas, hiponatremia, cardiopatías congénitas y si se reciben líquidos intravenosos. En los niños pequeños se recomienda disminuir la ingesta hídrica en un 50% para evitar la hiperhidratación. Al comenzar el enfermo orina y esta orina se tira. A la hora se recoge una muestra de orina, se pesa al enfermo y se limpia la nariz. Entonces se administra DDAVP intranasal, 20 µg. En niños mayores se calcula la dosis en función del peso, pero se debe fraccionar en volúmenes de 0,1 ml para evitar su deglución. Se obtienen por micción espontánea todas las orinas durante cinco horas, se debe continuar hasta tener un mínimo de 3 muestras. Valor normal: • Recién nacidos: 600 a 700 mOsm/kg (densidad de 1.020 a 1.025). • Mayores: más de 900 mOsm/kg (densidad de 1.030). La capacidad de concentrar la orina se puede alterar en: A. Patología que afecte el intersticio renal (insuficiencia renal, pielonefritis, nefritis intersticial). B. Déficit de hormona antidiurética. C. Desnutrición. Si se utiliza la densidad urinaria debemos recordar los factores que pueden influenciar esta medición: A. Proteinuria. B. Glucosuria. C. Eliminación de medio de contraste radiológico. En estos casos, se puede corregir el valor de la densidad específica sustrayendo 0,003 por cada gramo de proteína por dl. La densidad específica de la orina refleja el peso de todas las partículas presentes en la orina, y en la mayoría de los casos es un indicador simple y razonable de la capacidad de concentración renal. La osmolaridad de la orina mide el número de partículas disueltas y es un indicador de la capacidad de concentración renal. Hay una correlación aceptable entre la densidad específica y la osmolaridad en la mayoría de los casos. Cálculo de la osmolaridad • (Densidad-1.000) x 30 = osmolaridad. Osmolaridad (mOsm/kg) • Sangre: 275-295. • Orina: RN 50-650; lactante: 50-1.250, niño: 50-1.450. • Osm U/OsmP: 1-3 ; tras 12 horas de dieta seca es superior a 3. Prueba de dilución Es una prueba mediante la cual se mide la capacidad de acidificación tubular distal. Consiste en dar al paciente una sobrecarga oral de bicarbonato de sodio (3 meq /kg) después de una hora determinar la pCO2 urinaria y sanguínea. En un individuo normal la pCO2 urinaria se eleva marcadamente al administrar una sobrecarga alcalina, y como consecuencia el pH urinario se eleva a valores superiores a 7.4. La diferencia urinaria/sanguínea de pCO2 debe estar en valores mayores de 20 mmHg. Esta prueba se puede alterar en: A. Acidosis tubular distal. B. Uropatías obstructivas (daño tubular). C. Pielonefritis. Excreción urinaria de ácidos (UVH+) Se utiliza también para medir la capacidad de acidificación del túbulo distal. Consiste en administrar una sobrecarga oral de cloruro de amonio (4,2 gramos/m2 SC) para inducir una acidosis metabólica sistémica. Durante el curso de la prueba se administran líquidos al paciente a razón de 50 ml/hora/m2 SC y se recoge la orina de las seis horas siguientes a la ingestión del cloruro de amonio, determinando acidez de titulación, amonio y bicarbonaturia. En condiciones normales se produce un descenso del pH urinario a menos de 5,5 y una excreción urinaria de amonio más acidez titulable superior a 80 µEq/min/1,73 m2 SC. Dintel para la reabsorción de bicarbonato Esta prueba sirve para medir la capacidad del túbulo proximal para la reabsorción de bicarbonato. Consiste en infundir lentamente una solución de bicarbonato de sodio por vía intravenosa para obtener una elevación constante y progresiva de la bicarbonatemia, hasta que determine la aparición de bicarbonaturia significativa (más de 0,02 mEq/100 cc de filtrado glomerular) que coincide con la elevación del pH urinario por encima de 6,2. En condiciones normales la excreción urinaria de bicarbonato permanece prácticamente en cero, hasta que la concentración sérica alcanza los niveles adecuados para su edad: • Recién nacidos: 18 a 20 mEq/litro. • Lactantes: 20 a 22 mEq/litro. • Preescolares: 22 a 24 mEq/litro. • Escolares: 24 a 26 mEq/litro. Cuando la excreción de bicarbonato en la orina se presenta con niveles inferiores a éstos, existe un defecto en la reabsorción normal de bicarbonato, lo cual indica acidosis tubular renal de tipo proximal. Excreción fraccionada de bicarbonato Si el umbral para la reabsorción de bicarbonato es normal, es importante calcular la proporción del bicarbonato filtrado que está presente en la orina. Esto se logra determinando las concentraciones de bicarbonato y creatinina simultáneamente en sangre y en orina. U/P de HCO3 • U/P de creatinina. Este valor no sobrepasa el 5% en la acidosis tubular renal distal, pero siempre sobrepasa el 10-15% en la acidosis tubular renal proximal. • pH urinario vs. bicarbonato plasmático. Los valores de pH urinario a diferentes concentraciones de bicarbonato plasmático permiten diferenciar la acidosis tubular renal proximal de la distal, mientras que el pH urinario desciende por debajo de 5,5 en la acidosis tubular renal proximal y en la acidosis tubular renal hipercaliémica, permanece siempre por encima de esta cifra en la acidosis tubular renal distal. Reabsorción tubular de fosfatos (RTP) La excreción de fosfatos depende de: A. Filtración glomerular.
  5. 5. Ped Int 13-6 88 pag. 31/7/09 09:06 Página 517 B. Reabsorción tubular. C. Posiblemente, secreción tubular. Al no poder diferenciar entre dos últimas funciones, se recurre al transporte neto el cual depende de: A. Aporte de fosfatos. B. Aporte de vitamina D. C. Actividad endocrina. D. Función tubular. La reabsorción tubular de fosfatos consiste en determinar la proporción de fosfato filtrado que reabsorbe el túbulo proximal, y se relaciona la depuración de fosfato con la depuración de creatinina. RTP= ( U/P PO4 / UPCreatinina) x 100. Valor normal: > 85%. Disminuido en el raquitismo hipofosfatémico. Excreción urinaria de sodio La concentración plasmática normal de sodio es de 135-145 mEq/litro. El riñón tiene gran capacidad para responder a los cambios en la ingesta de sal. En los lactantes se puede alcanzar un balance de tan sólo 0,3 mEq/kg/día, mientras que los adultos pueden mantener un balance con ingestas que varían entre 2 y 1.000 mEq/día. La concentración de sodio urinario puede ser útil para distinguir entre una oliguria prerrenal y la insuficiencia renal aguda. En la deshidratación la concentración de sodio urinario será menor de 10 mEq/litro mientras que en la insuficiencia renal aguda es mayor de 30 mEq/litro al igual que en la insuficiencia suprarrenal. Por otra parte, una excreción de sodio igual o mayor a la ingesta en un paciente con hiponatremia, sugiere la presencia de insuficiencia adrenal o el síndrome de secreción inapropiada de hormona antidiurética. Por el contrario, si hay un sodio bajo en orina, independientemente de la ingesta, el paciente debe estar edematizado o hay una depleción de volumen extracelular. Excreción fraccionada de sodio (FENA) Esta prueba relaciona las dos alteraciones más importantes de la insuficiencia renal aguda, como son la disminución en la reabsorción tubular proximal de sodio y la reducción de la velocidad de filtración glomerular. Se determina dividiendo la relación urinaria/sanguínea de sodio sobre la relación urinaria/sanguínea de creatinina y el resultado multiplicarlo por 100. FENA = (U/Psodio/ U/PCreatinina) x 100 Valor normal: < 1%. Valores mayores del 3% se encuentran en la insuficiencia renal. Tiene valor predictivo para hipertensión en pacientes nefríticos cuando está en valores menores de 0,5%, sugiriendo la existencia de un aumento en la reabsorción de sodio y agua debido a disminución de la tasa de filtración glomerular durante los días de comienzo de la enfermedad. Excreción fraccionada de potasio FEK=U/P Potasio x 100/U/P creatinina. Valor normal:10 a 30% Esta prueba se encuentra alterada en ciertas tubulopatías distales y durante tratamientos con esteroides y diuréticos (mercuriales y natriuréticos, insuficiencia suprarrenal e hiperaldosteronismo, retención de sal). Excreción urinaria de ácido úrico Los niveles séricos de ácido único en el niño son: • Neonatos: - 29 a 33 semanas 5 a 10 mg/dl. - 34 a 37 semanas 3,8 a 8,2 mg/dl. - 38 a 40 semanas 3,6 a 6,7 mg/dl. • Lactantes y preescolares: - 2,5 a 4,5 mg/dl. • Escolares: - 2,5 a 5,5 mg/dl. • Adolescentes y adultos: - Niñas: 3,1 a 5,3 mg/dl. - Niños: 3,9 a 6,5 mg/dl. La excreción urinaria de ácido único en el niño es menor de 14 mg/kg/día. Excreción urinaria de potasio La concentración normal de potasio plasmático es de 3,5-5 mEq/litro y representa el catión más abundante del líquido intracelular. La excreción de potasio por la orina está en relación directa con la cantidad ingerida. El riñón responde rápidamente a ingesta de potasio y el exceso se excreta en dos o tres horas. Por el contrario, responde muy lentamente a la reducción en la ingesta. La excreción normal de potasio está entre 25 y 50 mEq diarios en el niño. El 90% del potasio eliminado se excreta por el riñón, menos del 10% por heces y cantidad insignificante (4 mEq en 24 horas) por el sudor, casi todo el potasio filtrado se reabsorbe en el túbulo proximal y el excretado representa el secretado por los segmentos distal y colector. Excreción fraccionada de ácido úrico (FE Ac. úrico). FE Ac. úrico = U/P ácido úrico x100/ U/P creatinina. Valor normal: 0 a 3 años: 18%. 3 a 6 años: 16%. 6 a 9 años: 14%. 9 años: 13%. Su determinación es de ayuda diagnóstica en los cuadros de litiasis. • • • • Excreción urinaria de calcio El valor normal de calcio en sangre está en valores entre 8,5 y 10,5 mg/dl. En el adulto se reabsorbe el 28-43% del calcio de la dieta; en los niños con restricción del aporte podría captarse hasta el 85%. La excreción urinaria de calcio es muy heterogénea. Tanto en adultos como en los niños se correlaciona con la ingesta de calcio. La reabsorción renal predomina en los túbulos proximales, junto con el sodio y el magnesio. Cuando se anula la reabsorción de sodio con diuréticos del asa como la furosemida y el 517
  6. 6. Ped Int 13-6 88 pag. TABLA VI. Valores de referencia correspondientes a diversos cocientes urinarios 31/7/09 09:06 Página 518 • Calcio/creatinina(mg/mg): > 1 años 0,14 ± 0,06 • Magnesio/creatinina: (mg/mg) 1-14 años 0,05-0,37 • Acido úrico/creatinina: - 3-4 años 0,88 ± 0,22 8 (mg/mg) - 5-6 años 0,71 ± 0,21 - 7-8 años 0,62 ± 0,18 - 9-10 años 0,56 ± 0,16 • PO4/creatinina: (mg/mg) - 0-2 años 0,80-2 - 3-14 años 0,22-2,17 • Oxalato/creatinina: - 0-6 meses 77-325 (mmol/mol) - 7-24 meses 38-132 - 2-14 años 10-98 • Citrato/creatinina: (mg/g) > 400 Los cocientes urinarios expresan los mg o mEq de la sustancia a estudiar que aparecen en la orina por mg de creatinina filtrada. Se calculan dividiendo la concentración de ambas, teniendo siempre en cuenta que la unidad de volumen sea la misma (Tabla VI). BIBLIOGRAFÍA Los asteríscos reflejan el interés del artículo a juicio del autor. 1.*** Kumar Padhy, Ajit. Medición de la función renal por técnicas de aclaramiento de radionúclidos. Alasbimn Journal 2004; 6 (23): Article N°AJ 23-8. Artículo en el que de forma didáctica se evalúan los métodos de aclaramiento renal con radionúclidos. 2.** ácido etacrínico, la eliminación de calcio aumenta. Por el contrario, las tiazidas incrementan la reabsorción tubular de calcio y son útiles en la hipercalciuria idiopática. Los valores normales de la calciuria aparecidos en la literatura están entre 2 mg/kg/día hasta 4 mg/kg/día. Encontramos hipercalciuria en los estados acidóticos, hiperparatiroidismo y en trastornos tubulares renales. Cocientes o índices urinarios Es el test funcional más simple, basado en que la eliminación de creatinina, en ausencia de insuficiencia renal, debe ser constante. Caso clínico Niño de 10 años de edad que acude a la consulta por presentar edemas 518 Kratz A, Lewandrowski KB: Normal reference laboratory values. N Engl J Med 1998; 339:1063-72. Estudio de los valores de referencia considerados como normales en función renal. 3.*** García Nieto V, Sosa Álvarez AM, Duque Fernández J, Gómez Sirvent J. Un test para el diagnóstico de las poliurias moderadas en la infancia. Rev Esp Pediatr 1991; 47: 223-7. Test para el diagnostico de las poliurias. 4.*** Fernández Díaz M, Solís Sánchez G, Málaga Guerrero S, Fernández Fernández EM, Menéndez Arias C. Comparación temporal y bacteriológica de la infección urinaria neonatal. Anales españoles de pediatría: Publicación oficial de la Asociación Española de Pediatría (AEP), ISSN 1695-4033, 2008; 69 (6): 526-32. Es un trabajo, retrospectivo y descriptivo, sobre infecciones urinarias realizado en un largo tiempo de estudio, 11 años, en una población en maleolos desde hace tres días, antecedentes familiares y personales sin interés. La exploración fisica exceptuando los edemas referidos es normal. TA: normal. básica no seleccionada previamente, con unos criterios más o menos homogéneos de tratamiento y el importante hecho de haberse realizado en un hospital de segundo nivel. 5.*** Ochoa Sangrador C, Brezmes Valdivieso MF y Grupo Investigador del Proyecto Métodos para la recogida de muestras de orina para urocultivo y perfil urinario. An Pediatr (Barc) 2007; 67: 442-9. Estudio comparativo entre los diferentes metodos de recogida de orina. 6.*** García Fuentes M, González-Lamuño Leguina D, Vallo Boado A, RodríguezSoriano J. Evaluación de la función renal en Pediatría. Pediatr Integral 2000; 5 (8): 793-806. Un artículo claro y conciso sobre la valoración de diferentes pruebas para el estudio del funcionamiento renal. 7.*** Liaño García F, Álvarez Rangel LE, Junco Petrement E. Guías SEN: Actuación en el fracaso renal agudo). Nefrología: publicación oficial de la Sociedad Española de Nefrología, ISSN 0211-6995, Vol. 27, Nº. Extra 3, 2007 (Nefrología: publicación oficial de la Sociedad Española de Nefrología, ISSN 0211-6995.114. Ideas claras ante el fracaso renal agudo. 8.*** Argüelles B, Barja J, Hernández Sáez MR, Tamayo G, González Bravo N, Sánchez Bayle M. Valores de referencia de urea,creatinina y aclaramiento de creatinina en niños y adolescentes Nefrologia 1994; 14 (2); 175-10. Estudio realizado en un total de 2030 niños y adolescentes de Madrid de edades comprendidas entre los 3 y los 18 años, de ellos 944 eran niñas y 1.086 niños. Se obtuvieron los valores de referencia de la creatinina sérica, urea y cociente urea/creatinina séricos en 1.200 de ellos se recogió orina de 10 horas y se determinó el aclaramiento de la creatinina. En la analítica solicitada encontramos una creatinina en sangre de 0,6 y una albúmina de 2 g /l. En orina de 24 horas una proteinuria de 7 gramos. El sedimento urinario es normal.

×