Establecimiento de metas

1.715 visualizaciones

Publicado el

Documento en castelán, orixinario da Universidade de Mayland, que inclúe contidos teóricos e exercicios propostos sobre o establecemento de metas.

Publicado en: Educación
0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
1.715
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
655
Acciones
Compartido
0
Descargas
21
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Establecimiento de metas

  1. 1. Estableciendo metas para el éxito Mayland Community College S.O.A.R. Program 2004
  2. 2. Las metas convierten los sueños en realidades. Si solo sueñas, no alcanzarás tus metas. Si solo piensas en el tipo de futuro que quieres, pero no haces nada para que éste suceda, tus sueños seguirán siendo sueños. Tus metas son la visión de cómo será tu futuro. Siempre y cuando destines tiempo y energía en convertirlas en realidades. Las metas ofrecen grandes ventajas en comparación con los sueños. Son motivos para levantarte cada mañana. Ayudan a estructurar tu vida y a gestionar la energía para resistir al día a día. Son el plano en el que te basas para construir tu futuro. Le dan a tu vida un propósito y un significado. Sin metas, tu vida es como un barco sin rumbo, zarandeándose y a merced del viento y las corrientes la mayor parte del tiempo. Y lo que es peor, puede que cuando te des cuenta otras personas se estén apoderando de tu vida y tomando decisiones por ti. Sin metas, pierdes tu poder personal y el derecho a decidir por ti mismo. Pero no desesperes. Si aun no tienes sueños para el futuro, no estás solo. Mucha gente busca durante años aquellas cosas que le den un sentido a su vida. En algunas ocasiones no valoran que los méritos que ya poseen (títulos académicos, encontrar pareja, trabajo, comprar una casa) en su día fueron, consciente o inconscientemente, una meta. Y efectivamente, hizo falta reflexionar, planificar, energía, acción y tiempo para materializarlas. La gente con más éxito en la vida tiene ideas claras sobre sus metas y el camino para alcanzarlas. Las escriben y enumeran pasos para cumplirlas. ¿Hay algo que quieras conseguir pero tienes miedo a fallar y decepcionarte? Quizás no sabes cómo empezar o cómo mantenerte motivado. Vamos a intentar ayudarle a aprender las habilidades necesarias para establecer con éxito metas y tomar decisiones. Aprenderás cómo manejar tus recursos internos, encontrar tu “pasión” y usar tu energía para perseguir lo que más quieres en la vida. Si estás preparado/a para dar un paso importante hacia tu futuro éxito, sigue leyendo. Las metas son específicas y tienen fecha límite
  3. 3. Una meta es algo que deseas. Puede ser material, como un coche nuevo o un trabajo, o una meta abstracta, como una mayor paz interior o una relación significativa con otra persona. Una meta puede ser a corto plazo, alcanzable en un día, una semana o un mes, o a largo plazo, ocupando varios meses o algunos años. Una meta tiene que tener alguna característica: tiene que ser creíble y alcanzable. Tiene que ser específica y tener fecha límite, o por lo menos un tiempo en el que ya debería estar finalizada. ¿Por qué? Una meta no específica puede que no te dé una idea definitiva de hacia dónde dirigir tus esfuerzos. Una meta sin una fecha límite puede que nunca se lleve a cabo. Aquí tienes un ejemplo de una meta sin fecha límite: “Quiero un trabajo mejor.” Siendo específico, tendrás que responderte a algunas preguntas: “¿Qué tipo de trabajo quiero? ¿Qué debería incluir el trabajo? ¿Cuál será el salario? ¿Con quién trabajaré? ¿Cuántas horas? ¿Qué es lo que hará que éste sea un buen trabajo para mí? ¿Cuándo quiero que esta meta se cumpla? ¿Cómo llegaré hasta allí? ¿Con quién tengo que hablar? ¿Existe realmente un trabajo así?” Una meta específica con una fecha límite sería parecida a la siguiente: Quiero un trabajo que implique trabajar con ordenadores, en un agradable y pequeño entorno de oficina, trabajando con gente amigable, no muy lejos de casa, con un buen salario que me permita vivir relajado. Quiero haber encontrado este trabajo tres meses después de graduarme. Para esta meta establecida, puedes empezar por formular un plan de acción: Hablaré con mis profesores y algún orientador. Contactaré con agencias de empleo. Hablaré con miembros de mi familia. Elaboraré un buen currículum y empezaré a enviarlo. Algunas metas tardan más en conseguirse que otras. Si necesitas entrenamiento o formación para alcanzarla, piensa en dedicar tiempo eficientemente a prepararte. Puede que tengas que tener en cuenta factores como la familia o tus necesidades personales, financieras, cuánto tiempo necesitas, etc... Quizás te des cuenta de que tienes que hacer algunos cambios en tu vida o replantear tu meta si la situación lo requiere. Por ejemplo, si descubres tras hablar con agencias de trabajo que el trabajo que tú quieres no está disponible cerca de casa, tendrás que decidir si te mudas, si encuentras una forma de desplazarte o si cambias tu meta.
  4. 4. Las metas reflejan tus valores Las metas son dirigidas principalmente por tus necesidades y tus valores. Los valores son las creencias y los estándares por los que te guías, aquellos detalles que son importantes para ti. Si valoras el tiempo que pasas haciendo montañismo, es evidente que una de tus metas es aprender a orientarte en cualquier situación. Los valores guían tus decisiones y comportamientos. Una persona que valora la honestidad no suele mentir, robar o llevar a cabo otros comportamientos deshonestos. Una persona que valora la armonía en las relaciones no se junta con gente desagradable. Cuando establezcas metas reflexiona sobre si son compatibles con tus valores. ¿Qué es lo que valoras y por ello influenciaría en las metas que establezcas? ¿Qué tiene significado para ti? Dinero, popularidad, reconocimiento, educación, coches de lujo, viajar, familia, honestidad, integridad, amor, etc... Aquello que más valoro es...
  5. 5. Las metas requieren compromiso Alcanzar una meta implica compromiso. Si alguna vez te has preguntado por qué algunas personas tienen éxito en sus vidas mientras que otras no, generalmente este hecho guarda relación con su voluntad de mantener sus metas, a pesar de decepciones y fracasos. Son personas que no dejan de actuar en estas situaciones, pese a las críticas. Lo cual no significa que se nieguen tajantemente a recibir consejos prácticos o críticas constructivas, cuando verdaderamente lo necesitan. El verdadero compromiso significa retener en tu mente la imagen de lo que deseas y dedicar tiempo y esfuerzo a conseguirlo. Se necesita valor para mantener dicho compromiso cuando la adversidad y el fracaso aparecen. El futuro pertenece a aquellos que creen en la belleza de sus sueños. Eleanor Roosevelt Los roles determinan tus metas ¿Cuántos de los siguientes roles te caracterizan?: amigo, trabajador, estudiante, atleta, hermano, hijo, pareja, compañero de piso, padre, tutor, músico, vecino, voluntario... La mayoría de la gente identifica entre cuatro y siete roles como principales en sus vidas. ¿Estás a gusto con cómo los llevas a cabo? ¿Qué sueños tienes para cada uno de ellos? Una vez que sepas qué quieres para cada uno de ellos, estarás en el buen camino para establecer metas. Por ejemplo: Rol de estudiante: quiero graduarme en cuatro años, y a continuación hacer un máster. Rol de pareja: quiero pasar más tiempo con mi pareja y enriquecer mi relación. Rol de trabajador: quiero encontrar un trabajo mejor, que disfrute y en el que me paguen más. Ejercicio: identifica tus roles y metas. Paso 1: enumera tus roles principales y escribe qué quieres para cada uno de ellos. ROL META 1. 2. 3. 4.
  6. 6. Paso 2: Escoge uno de tus roles enumerados arriba y para él escribe un “sueño”, esto es, la máxima aspiración, la mayor meta que puedas desear alcanzar. Usa tu creatividad y PIENSAA LO GRANDE. [Por ejemplo, para los roles de estudiante y trabajador: quiero acabar un máster en Enfermería y trabajar como Anestesista en un gran hospital.] Valor y compromiso Tu sueño se hará realidad si te comprometes a alcanzarlo. Esto significa que darás todos los pasos necesarios para cumplir tu sueño, todo ello ayudándote de valor y compromiso. Te darán la energía y motivación necesarias para perseverar hasta tu meta. Durante el camino, ten en cuenta que: Los fallos son simplemente lecciones: las personas más exitosas fallan a menudo, porque tienen la voluntad de guiarse a través de sus fallos, para progresar hacia sus metas. Es necesario ser flexible: a veces tendrás que replantearte o cambiar un plan debido a cambios en tu vida, en el mundo... A mayor flexibilidad, menor estrés y mayor éxito. La visualización le da vida a tu meta Toda meta empieza con una visión y toda visión está llena de energía y emoción. Si alguna vez has hablado con alguien que está en el camino hacia una gran meta que está a punto de alcanzar, habrás escuchado expresiones como: “casi puedo rozarlo con la punta de los dedos, ya casi lo tengo entre mis manos, etc...”. Es como si alcanzar una meta nos diese satisfacción a nivel sensorial, y así es. Tener una imagen mental de tu meta te ayudará a fortalecer tu determinación. Te mantiene fuerte ante la adversidad, dándote una imagen precisa del resultado deseado.
  7. 7. Cómo visualizar 1. Relájate. Siéntate, ponte cómodo, respira profundo y deja que tu mente alcance ese estado relajado en el que las ideas creativas aparecen. Este estado se llama “estado de ondas cerebrales alfa” (un estado normal de relajación). 2. Usa el presente como tiempo verbal. Imagínate a ti mismo experimentando tu éxito ya mismo. Usa el presente para narrar la historia de tu éxito. Estoy yendo a recoger mi diploma. He aprobado todas las asignaturas con notas altas. El decano de la universidad me está dando un premio honorífico. 3. Usa los cinco sentidos. Imagina la escena siendo concreto y específico. Usa todos tus sentidos para ello. Me veo a mí mismo con la beca de mi escuela. Camino erguido y orgulloso. Estoy muy emocionado. Oigo el sonido que viene de los discursos ajenos, así como el de los posteriores aplausos. Huelo las flores del salón de actos. Estoy sosteniendo mi diploma en la mano, cuya funda es suave. Todo el mundo me felicita y da la mano. 4. Experimenta sensaciones. Nuestras emociones nos dan el poder de motivarnos cuando estamos trabajando para alcanzar una meta. Tienes que SENTIR la experiencia, como si estuviese realmente sucediendo en este momento, AHORA MISMO. Estoy tan feliz que quiero reír y llorar. Nunca me había sentido tan bien y orgulloso de mí mismo. Merece la pena. ¡Lo hice! ¡Alcancé mi meta! ¡Sienta genial! Los grandes éxitos empiezan con una visión y toda la gente exitosa usa la capacidad de visualizar para alcanzar sus metas. Comprometerte con tu meta sin duda será tan importante como conseguirla. Cuando estás en camino hacia un sueño de gran significado personal para ti, aprendes y creces de maneras que ni podrías imaginar a día de hoy. Ejercicio: Escribe una visualización del momento exacto en el futuro en el que estés experimentando el haber cumplido tu mayor sueño en tu rol como estudiante. Usa el presente y haz partícipes todos tus sentidos.
  8. 8. Afirmaciones Hacer afirmaciones es positivo para fortalecernos de cara a cumplir nuestras metas. Nos dan energía y nos auto-motivan. Ayudan a corregir conceptos negativos que desarrollamos sobre nosotros mismos, como consecuencia de nuestras experiencias vitales. Una persona con una auto-imagen negativa o una baja autoestima lo tendrá muy difícil para luchar por alcanzar una meta, sintiéndose incapaz. Si estás programado para ser negativo, no eres diferente de muchas otras personas. A pesar de ello, ahora es el momento para reprogramar tu mente para afirmarte a ti mismo como una persona capaz y merecedora de todo lo bueno que esté por llegar. Fíjate en las siguientes afirmaciones negativas. Si sientes propias algunas de ellas, esfuérzate en cambiarlas por las positivas. Afirmación negativa Afirmación positiva No merezco nada. Merezco todo lo bueno que pueda darme la vida. Soy un perdedor. Soy capaz de triunfar en todo si trabajo duro. No puedo salir adelante. Tengo la habilidad y el talento necesarios para salir adelante. No soy suficientemente listo. Soy inteligente y aprendo rápido, soy un buen estudiante. Nunca he sido bueno en... Estoy mejorando y mejorando cada día más en... No tengo tiempo. Tengo todo el tiempo que necesito. Soy un fracasado. Aprendo de mis errores y progreso día a día. No soy lo suficientemente fuerte. Soy fuerte, inteligente y persistente. No tengo disciplina. Me estoy volviendo disciplinado para todo aquello importante. Añade las tuyas propias: Definición de intenciones Al igual que las afirmaciones, definir intenciones nos provee de energía y poder para movernos en la dirección de nuestra meta. Las escribimos en presente, son positivas y muestran una imagen clara de lo que queremos conseguir. Pueden y deben declararse diariamente. Pueden usarse para todo lo que se quiera conseguir y ayudan, por ejemplo, a establecer mejores hábitos de estudio, a conseguir mejores notas, etc...
  9. 9. Imagina qué pasaría si una persona intenta llevar a cabo una tarea con la siguiente intención: “Voy a fallar. No soy bueno en esto. Nunca podré entenderlo. Es demasiado difícil. Simplemente no tengo lo que hace falta”. ¿Cuál crees que será el resultado de un punto de vista tan negativo? Si tu meta es ser un mejor estudiante, puedes plantear una definición de intenciones para ser más efectivo estudiando. Pregúntate primero, “¿por qué estoy estudiando?”, y “¿qué voy a conseguir con todo esto?”. Cada vez que te sientes a estudiar, establece tu intención. Yo, ____________, pretendo darlo todo en este tiempo de estudio. Pretendo mantenerme concentrado en lo que estoy aprendiendo. Pretendo entender lo que leo. No permitiré que las distracciones ralenticen mi progreso. Tomaré buenos apuntes, haré buenos repasos y contendré toda esta información en mi memoria. Cuando me examine, pretendo recordar todo lo que he estudiado. Escribe tu propia definición de intenciones para alguna de las metas que quieras alcanzar: La práctica de visualizar, afirmar y declarar tus intenciones te permite cambiar la vocecilla pesimista, limitante, negativa de tu mente por ideas frescas, positivas y auto-fortalecedoras. Alimenta el deseo de alcanzar tu meta. Da energía para enfrentar tus desafíos diarios. Mejora tu compromiso. Lo mejor de todo es que eliminan barreras innecesarias en tu camino al éxito. Usando estas tres sencillas técnicas transformarás tus actitudes y expectativas ante la vida. Esto es un factor decisivo de cara a crear un futuro exitoso. ¡Hacen divertido tu viaje hacia la meta!
  10. 10. Test 1. Une las ideas de la columna de la izquierda con las definiciones de la derecha. Una meta debe ser: __ Concebible. A. Tienes que querer hacerla. __ Creíble. B. Puedes expresarla con palabras. __ Alcanzable. C. Tienes un plan específico. __ Medible. D. No te daña a ti ni a los demás. __ Deseable. E. Eres capaz de llevarla a cabo. __ No ambigua. F. Sabes que puedes hacerla. __ No perjudicial G. Debe declararse de forma específica. 2. Explica cómo tus valores afectan a tus metas: 3. Escribe una de tus metas a corto plazo (a cumplir en un mes): 4. Escribe una de tus metas a largo plazo (a cumplir en un año): 5. Identifica tres cosas que puedan ser una barrera para tus metas. 6. Enumera tres cosas que puedas hacer para eliminar esos obstáculos. Las metas requieren decisiones Las decisiones son como enchufes que permiten el paso a la energía que necesitas para alcanzar tus metas. No tomar decisiones es como sentarse en el asiento del conductor de un coche pero sin encender el motor. No vas a llegar a ninguna parte. Una vez que has decidido, o encendido el motor, es el momento de moverte en la dirección correcta. Si te encuentras con tráfico o tienes un accidente, no son más que contratiempos. ¿Dejar de coger el coche y huir solo por miedo a ellos? Por supuesto que no. Mantén la meta en tu mente, asume los riesgos necesarios, y evita los obstáculos conforme surjan. En algún momento llegarás a tu destino. : :
  11. 11. Haces decisiones todos los días. Algunas son menores, como qué vas a comer, y otras son más importantes, como en qué universidad estudiar y qué carrera. Algunas decisiones se improvisan en el momento, mientras que otras llevan su tiempo y requieren una meticulosa planificación. Si te sientes falto de confianza para tomar decisiones, no estás solo. Puede que hayas aprendido patrones de pensamiento que te permitan desconfiar de tu habilidad para tomar decisiones. Los niños a los que nunca se les permite tomar decisiones, o que son castigados por sus errores, tienen dificultades en este campo. A pesar del entorno, puedes aprender habilidades de toma de decisiones. Ello, al igual que establecer metas, implica ser claro sobre lo que quieres, teniendo la información que necesitas, conociendo tus valores, y conociendo alternativas disponibles. Las reglas básicas para tomar buenas decisiones son: 1. Conocer exactamente qué es lo que quieres. 2. Conocer qué información necesitas. 3. Conocer tus valores. 4. Conocer tus alternativas. Compara estas dos afirmaciones: Quiero algo de comer para este mediodía. Quiero comer pechuga de pollo con ensalada. No es difícil deducir cuál es más específica. Lo siguiente que necesitas sabes es dónde puedes conseguir ese tipo de comida, y si no está disponible, qué alternativas hay. Información: si tienes muy poca información, la decisión puede que no sea satisfactoria en última instancia. Ejemplo: el menú no incluye pollo -o- el pollo no está demasiado bien hecho. Alternativas: si tu primera decisión no puede ser satisfecha, ¿qué alternativas hay? Ejemplo: en su lugar podrías tomar ensalada de pasta, pero recuerda que estás intentando reducir tu colesterol. Valores: ¿qué te importa más, comer saludable o comer algo tentador pero que no es bueno para ti? Ejemplo: valoras tu salud y no quieres comer insano, así que decides tomar una ensalada sin nada que resulte grasiento. Es dificil tomar decisiones si no estás seguro acerca de lo que necesitas y valoras.
  12. 12. 7 pasos para tomar buenas decisiones Paso 1: Define el problema o la situación. Obtén toda la información relevante. Paso 2: Considera todas las posibilidades. Usa tu imaginación y ten ideas sobre todas las posibles acciones y alternativas. Paso 3: Sopesa las consecuencias de cada acción. Considera las posibles ventajas e inconvenientes de cada acción. Paso 4: Valora las alternativas. Usa tus sentimientos y juicios para decidir cómo de importante serán para ti los efectos de cada alternativa. Paso 5: Decide tomar una acción. Simplemente escoge la mejor alternativa. Paso 6: ¡Actúa ya! Paso 7: Evalúa el resultado de tu acción. Si los resultados no son los esperados, vuelve atrás, mira tus pasos y vuelve a trabajar en el proceso. Puede que necesites cambiar de acción o simplemente aceptar el nuevo resultado. La facultad de escoger de una persona, así como su derecho a escoger, es la esencia de la libertad. Auto-motivación en el trabajo Vas por el buen camino en lo que a establecer metas y tomar decisiones sabias se refiere. Eres consciente de la importancia de planificar, conocer tus valores, sopesar las alternativas, y de cómo fortalecerte con diversas técnicas. ¿Qué falta? Supón que a mitad de camino, suspendes un curso, o enfermas, o la economía no te permite seguir estudiando. “Vaya... así es la vida...”, podrías pensar. ¿Significa esto que tus metas y decisiones no sirvieron de nada? ¡No te lo creas!. Los contratiempos y fallos son obstáculos temporales que pueden ser manejados a lo largo de tu camino hacia una meta. Todas las metas y decisiones conllevan riesgos. Puede que te retrasen, o que cambien la meta original, pero nunca deben desanimarte. Cuando suceda un contratiempo: Vuelve a evaluar tu plan y haz cambios cuando sea necesario. No te desanimes. Sé flexible y confía en ti mismo cuando las cosas no vayan como habías planificado. Permanece motivado. Sigue el camino hacia lo que quieres. La motivación es hacer lo que dijiste que ibas a hacer mucho después de que haya cambiado el estado de ánimo que tenías en aquél entonces.
  13. 13. “Tu plan vital” Algunos estudios han mostrado que la gente que escribe sus metas es más exitosa y suele cumplirlas más a menudo que el resto. En este ejercicio, escribirás tu “plan vital” (para los próximos cinco años). Tu plan requiere que pienses cuidadosamente sobre varios aspectos de tu vida y que declares tus intenciones en las siguientes áreas: financiera, laboral, educación, relaciones personales y física. Piensa en cómo quieres que sea tu vida dentro de exactamente cinco años. ¿Quieres estar en el mismo sitio que ahora? ¿Qué quieres haber cumplido? ¿Cómo quieres diseñar tu vida? ¿Qué quieres ser? Metas en cinco años Financieras: Laborales: Educativas: De relaciones personales: Físicas: Ahora toma una de esas metas y desarrolla un plan de acción para empezar a trabajar en ella. Ejemplo: Meta: conseguir un buen trabajo en el campo de las Telecomunicaciones. Primer paso: ir a la universidad, a tiempo completo; acudir a las clases. Fecha límite: acabar en cuatro años, si se empezó este, en 2017. Segundo paso: escribir un currículum. Explorar el mercado laboral. Tener entrevistas de trabajo. Ser contratado. Fecha límite: verano de 2018. Tercer paso: establecerse en el trabajo; entrenar mis habilidades. Buscar progreso. Fecha límite: empezar nada más tener el trabajo.
  14. 14. Ahora es tu turno. Meta: Primer paso: Fecha límite: Segundo paso: Fecha límite: Tercer paso: Fecha límite: Añade más pasos si es necesario: ¡Actúa! Ahora estás en el camino de diseñar tu futuro. Piensa en ello como en un maravilloso viaje de descubrimiento y enriquecimiento. Cada nueva experiencia te permitirá aprender más sobre la vida y sobre ti mismo. Ahora tienes los recursos y el conocimiento para establecer metas y tomar decisiones. Tienes los motivos necesarios para creer que triunfarás y nada podrá ponerse en tu camino salvo que lo permitas. Sabes que los fallos y las decepciones son solo piedras en el camino al éxito y la realización. ¡Buena suerte alcanzando tus metas!

×