LECCIÓN N° 9  DOMINGO 10 de Marzo 2013                                  OCTAVO MANDAMIENTO                                ...
El octavo mandamiento exige que procuremos y promovamos por todo medio legítimo la prosperidad y bienestar de nosotros mis...
ser  Dios,  el  dueño  del  mundo.  El  espíritu  de  satanás  ha  contagiado  a  los  hombres convirtiéndoles  en ladrone...
                                   UNE LOS PUNTITOS                                                                       ...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Leccion 08 2013

299 visualizaciones

Publicado el

0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
299
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
3
Acciones
Compartido
0
Descargas
5
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Leccion 08 2013

  1. 1. LECCIÓN N° 9  DOMINGO 10 de Marzo 2013  OCTAVO MANDAMIENTO  No hurtarás   No robarás Objetivos de la clase:‐ Comprender que no debo apropiarme de aquello que pertenece a         otro       ‐Recordar que Satanás es un ladrón Texto= Éxodo 20: 15 CATECISMO INFANTIL DE WESTMINSTER:  ¿Cuál es el octavo mandamiento? R. El octavo mandamiento es: “No hurtarás”. Éxodo 20:15   ¿Qué nos enseña el octavo mandamiento? R. A ser honrados y trabajadores.  Hechos 20:33‐35; Efesios 4:28   
  2. 2. El octavo mandamiento exige que procuremos y promovamos por todo medio legítimo la prosperidad y bienestar de nosotros mismos y de los demás.          REFLEXIÓN PARA EL MAESTRO Este  mandamiento  prohíbe  robar  o  quitar  injustamente  los  bienes  ajenos  y  retenerlos cuando sabemos que no nos pertenecen. También prohíbe causar daño al prójimo en sus bienes, por ejemplo, en sus casas, en sus libros, cuadernos y demás cosas.    Tampoco se puede colaborar con otros en los robos o daños al prójimo. Además, cuando se  roba,  se  debe  devolver  cuanto  antes  lo  robado  y  reparar  de  igual  modo  los  daños causados.    Este mandamiento nos ordena la práctica de la justicia respecto a los bienes materiales de nuestros prójimos, dando a cada uno lo que le pertenece. Este precepto significa en primer lugar que dejemos de robar. Segundo que trabajemos y en  tercer  lugar  que  demos  de  nosotros  mismos  y  de  nuestros  recursos  para  ayudar  a otros. En forma muy clara este mandamiento significa que no debemos tomar en forma injusta lo que pertenece a otros. Podemos recibir lo que otros nos ofrecen voluntariamente como un  regalo  (como  una  ayuda  en  tiempos  de  necesidad),  pero  no  podemos  quitarles  sus posesiones,  ni  tampoco  a  fuerzas  o  por  engaño,  lo  que  no  nos  pertenece.  La  base  del octavo mandamiento es el derecho de propiedad. La palabra “propiedad” viene del latín y significa lo que es particular a uno, lo que pertenece a uno. El ladrón quiere recibir pero no quiere dar, ni trabajar; quiere todo “gratis”. Desde  la  caída  satanás  ha  sido un  ladrón,  es  decir  ha  robado  de  Dios  y  de los  hombres, tomando  para  sí  los  derechos  y  las  pertenencias  de  Dios.  Satanás  quiere  poseer  todo lo que Dios tiene: quiere mandar, quiere gobernar y controlar a los hombres. Satanás quiere 
  3. 3. ser  Dios,  el  dueño  del  mundo.  El  espíritu  de  satanás  ha  contagiado  a  los  hombres convirtiéndoles  en ladrones  que imitan a  su  padre  espiritual.  Los  robos  que los  hombres cometen son motivados por su egoísmo, su orgullo, su codicia, su avaricia, su envidia y su injusticia. Los hombres caídos inventan o buscan nuevas formas para robar, para quitar de los demás lo que no merecen ni han ganado.  A PASARLO BIEN AYUDA A LA OVEJA PERDIDA A ENCONTRAR AL PASTOR      
  4. 4.   UNE LOS PUNTITOS  En SAN JUAN 10:10 Jesús nos dice: "El ladrón (el diablo) no viene sino para hurtar (robar) y matar y destruir; yo (Jesús) he venido para que tengan vida y para que la tengan en abundancia" El diablo destruye. JESÚS nos da la vida. Sólo debemos seguirlo, entregarle nuestra vida. Él nos cuidará y el diablo no nos podrá tocar. Cuando nosotros los cristianos oramos y hablamos con Dios, esta oración llega donde está Dios. El diablo no puede impedir nuestra comunión con el Señor por eso trata de que no oremos. DEBEMOS ORAR SIEMPRE.      

×