Universidad CES
Facultad de Psicología
Tony Sarmiento Morales / Luis E. Fontalvo Rhénals
Un estudio de las percepciones so...
Un estudio >1 12laBT1 0 0 1 126.25 711.81.Tm[>1 12laBT1 0 0 17.46.25 711.81.Tm[( )] TJETBT1 0 0190.0ETBT1 0 0oooooooa [/Bm...
Introducción
Son muchos los casos de niños, niñas y
adolescentes de hoy, que afrontan una
problemática psicológica, escola...
voluntaria, ni por factores cognitivos,
intelectuales ni de conflictividad del
alumnado. Todos los grupos corresponden a
l...
Fig. 1. Frecuencia de la victimización por géneros Fig. 2. Relación entre el género y la intimidación
Los datos de este es...
Fig. 3. Formas de hostigamiento.
Entre el género masculino se destacan como las
formas más frecuentes de hostigamiento son...
En la misma investigación de Avilés y Monjas
(2005) los resultados de este aspecto fueron los
siguientes:
En clase sin pro...
Fig. 8. Relación de género sobre observación del fenómeno
El estudio muestra que de 92,1% de estudiantes
mal8ulino 6(e)-3(...
Referencias
Avilés, J. Mª (1999). CIMEI. Cuestionario sobre
intimidación y maltrato entre iguales. Valladolid.
Avilés J. M...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Articulo hostigamiento 1 _ entre escolares_fontalvo_sarmiento

500 visualizaciones

Publicado el

este es un ar

0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
500
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
25
Acciones
Compartido
0
Descargas
6
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Articulo hostigamiento 1 _ entre escolares_fontalvo_sarmiento

  1. 1. Universidad CES Facultad de Psicología Tony Sarmiento Morales / Luis E. Fontalvo Rhénals Un estudio de las percepciones sobre el Hostigamiento (Bullying) entre escolares en colegios de estrato alto de Medellín, Colombia. Octubre de 2009 Medellín, Colombia
  2. 2. Un estudio >1 12laBT1 0 0 1 126.25 711.81.Tm[>1 12laBT1 0 0 17.46.25 711.81.Tm[( )] TJETBT1 0 0190.0ETBT1 0 0oooooooa [/BmiTm-5(n /P.971 0 0 1/PM.971 0 alTm-5(0T8(o)er)526.1 16CID38126.25 0 0T8(o)er)/F3 e
  3. 3. Introducción Son muchos los casos de niños, niñas y adolescentes de hoy, que afrontan una problemática psicológica, escolar y social relacionada con un tipo de conducta que presentan algunos de sus compañeros y compañeras, en la que uno o varios de los miembros del grupo, buscan ridiculizar, insultar, agredir, aislar, ignorar, a otro u otra, a que se denomina víctima, quien por cualquier acción o característica particular que no enmarca en lo que los victimarios consideran como el modelo a seguir, lo convierten en blanco de ataques sistemáticos que buscan dañar, afectar, la integridad física, moral, psicológica y social de la víctima. Esta conducta que en la literatura es conocida como “Bullying”,la llamaremos igualmente, hostigamiento escolar; es un tipo de violencia que puede ser verbal,
  4. 4. voluntaria, ni por factores cognitivos, intelectuales ni de conflictividad del alumnado. Todos los grupos corresponden a la heterogeneidad de una clase; dos de las instituciones son de carácter mixto (lo que corresponde a estudian21nestudia
  5. 5. Fig. 1. Frecuencia de la victimización por géneros Fig. 2. Relación entre el género y la intimidación Los datos de este estudio relacionados con este aspecto muestran una relación cercana con los
  6. 6. Fig. 3. Formas de hostigamiento. Entre el género masculino se destacan como las formas más frecuentes de hostigamiento son: insultar, poner apodos con 38.9% y hacer daño físico (pegar, dar patadas, empujar) con 20.9%, mientras que entre el femenino, las formas más frecuentes de hostigamiento son: rechazar, aislar, no juntarse con alguien, no dejar participar y hablar mal de alguien, ambas con 25.8%. En el estudio de Cuevas (2006), las formas consolidadas por género más predominantes de hostigamiento entre los estudiantes de estrato alto corresponden a: insultar 46,5 %, poner apodos con 48.9%, hacer daño físico (pegar, dar patadas, empujar 31,6%. Correlacionando esto resultados con los de estudios recientes con aplicación del mismo instrumento de medición, como el de Plotkin, Nora y otros en Corrientes, Argentina este año 2008, encontramos en la población encuestada por ellos, el 39.2% manifestó como forma de maltrato más frecuente: insultar, poner apodos con 39.2%, seguida por un 23% que piensa que es reírse de alguien, dejar en ridículo. Es importante señalar sin embargo que la población encuestada en esa investigación tenía un rango de edad de entre 11 y 17 años, sin precisar variaciones de sexo ni cantidad de estudiantes participantes de la encuesta. En el estudio de Avilés y Monjas (2005) los resultados de este aspecto muestran los siguientes resultados: insultar, poner apodos (43%), reírse de alguien, dejar en ridículo ( 34%), mientras que la opción hacer daño físico (pegar, dar patadas, empujar) tuvo un resultado de 26% y amenazar, chantajear, obligar a hacer cosas tuvo un 22% de las respuestas. 3. Lugares de Hostigamiento Entre las recomendaciones que el psicólogo José María Avilés, estudioso del tema durante muchos años, expresa: “Se recomienda que haya más adultos (profesores, cuidadores...) en más lugares del colegio, en los pasillos, los patios, los comedores, los autobuses... y durante más tiempo. Se ha comprobado que en los lugares en los que hay adultos, el bullying se reduce a la mitad”. Las ubicaciones de los hostigamientos del estudio se muestran en la siguiente gráfica: Fig. 4. Sitios de ocurrencia de los hostigamientos. El estudio muestra que el aspecto consolidado que más señalan los estudiantes corresponde al ítem en clase cuando no está el profesor con 62,5%, pero si relacionamos los aspectos en los cuales no existe la mirada del adulto, encontramos que estas agresiones corresponden al 72,6% en caso masculino y al 82.6% en el femenino. Sin embargo, llama la atención el ítem en clase cuando está el profesor que con un 22,3%, puede estar indicando una legitimación de la conducta hostil e intimidatoria entre los estudiantes del género masculino. En el caso femenino, esta indicador está en 14,5% mostrando también un alto índice si se compara con los demás resultados. El estudio de Cuevas (2006) muestra que para el estrato alto, los hostigamientos ocurren en el salón de clase en un 68%, mientras que en el corredor con 82,8%.
  7. 7. En la misma investigación de Avilés y Monjas (2005) los resultados de este aspecto fueron los siguientes: En clase sin profesores: 49%. En los pasillos: 35%. Patio de recreo sin adultos: 31%. En este estudio, Avilés y Monjas señalaron que el 65,6% de los hostigamientos ocurrieron en el “ambientea escolar” y de estos,el 85.8% ocurrieron sin la contemplación del adulto. En el estudio de Plotkin, Nora y otros en Corrientes se mantiene como puntaje más alto en clase cuando no está el profesor con 23.4%, seguido de en clase cuando está el profesor con 18.3%; sin embargo al revisar los consolidados nos indican que el 72,3% de los casos de hostigamiento ocurren lejos de la mirada de los adultos. Estos resultados se aproximan mucho a la comprensión de la afirmación de Avilés mencionada al inicio de esta sección y a la del experto en Bullying Rubén Belandia: “Ir con otra persona es suficiente para que no se pueda producirlaagresión”. 4. Comunicación de estudiantes sobre el fenómeno Una de las características de las víctimas del hostigamiento radica en la dificultad de encontrar canales de comunicación apropiados para resolver el problema, incluso, esta situación los puede conducir a pensar que su problema es su culpa, que se lo merece y que no tiene solución. Cuando revisamos los resultados de la encuesta a estudiantes encontramos que hay mayor tendencia de las chicas (60.7%) a comunicar la situación que el los chicos (49.1%). Fig. 5. Relación de género que no comunican En cuanto a quién le comunican el problema, existe una mayor tendencia a confiar más en sus compañeros, compañeras y padres de familia que en sus profesores, mostrando una probable evidencia de la incapacidad de estos y estas para apoyarlos en la solución de la situación. Esto podría incluso asociarse a la condición de que una gran parte de las acciones de hostigamiento ocurren delante de los maestros y maestras. Fig. 6. Relación de género que comunican a alguien Fig. 7. Relación de género sobre a quien comunican la situación 5. Los observadores y testigos Los actos de hostigamiento y agresiones tienen como escenario la escuela y entre los actores además de los victimarios y las víctimas, se encuentran los observadores o testigos, quienes presencian este fenómeno sin intervenir. ParaAvilésyotros,“lagranmayoríadealumnosy alumnas (85%) son conscientes de que el hostigamiento viveentreellos”yque“un32% de ellos reconoce que el hostigamiento se da en forma recurrente
  8. 8. Fig. 8. Relación de género sobre observación del fenómeno El estudio muestra que de 92,1% de estudiantes mal8ulino 6(e)-3(c)20(o)-3((n)-3(o)-3ce)-3((n)-3 )-201e l(n)-3óne(n)-3(o)-3 iste sus institucionds, ya sea pno6(q)-3(u)-3(e)-3( )-61(l)-17(o)-3( )-81(h)-3(a)-3(ya)-3(n)-3( )-81(v)20(i)-17(v)20(i)-17(dn)-3(o)-3 visto; nie(n)-3tras e(n)-3 e(l)-17(g)-5(éd)-3nd6((o)-3 f)-3(e)-3(m)33(e)-3((n)-3i)-17(n)-3(o)-3( e)-5(ste)-5( a)-5(s)20(p)-3(e)-3(c Cua(n)-3dno andlzamos (l)-17a-7(6(e)-3(cud)16-7(6(-7(6(e)-3(n)-3(c)20(ia)] TJET EMC /P <</MCID 33>> BDC BT1 0 0 1 221.08 476.13 T se p6(e)-3(sed)16(n)-3ta e(n)-3 u(n)-3 5n, 9n de el(l)-53(o)-3s, mie(n)-3tras que e(n)16 las niñas fe del 18(3)-3(3)-3(,3)-5(%)9(. )] TJET EMC /P <</MCID 42>> BDC BT1 0 0 1 247.27 430.13 Tm[( objletiv sn popesnsna(l)-0( )-81(c)-283ompa (l)-0(o)6(sn)17( )816resn(l)-0(tl)-17adosn de(l)-0( )] TJET EMC /P <</MCID 50>> B c n( )462(o)6(tr)-23(o)6(sn)17( )462(r)-26(e)-14(a)6((l)-0(i)-10(zn)17a)-14(d)6(o)6(sn)17( )483(a)6( )-462(n)6(i)- desnvacnón snsnnca(l)-0( )-81(c)-283on( )816resnecn( )816a (l)31(o)6(sn)17( )816trabajlosne Cev sn(2006), Cauxn yntrosn(2005),l Av(l)-0(é)6(sn)17( )816(2005),l ] TJET EMC /P <</MCID 55>> BDC BT/F3 10 Tf1 0 0 1 63 ( ] TJET EMC /P <</MCID 57>> BDC BT1 0 0 1 156.85 300.08 Tm[(()-6(2)1630)-3(0)-3(9n)-3)( ] TJET EMC /P <</MCID 59>> BDC BT/F3 9 Tf1.05 0 0 1 63.825 289.67 Tm[( )] TJET EMC /P <</MCID 60 udio,l be lasn pnercepcnonesnde (l)-0(o)6(sn)17( )462(yn)17( )462((l)-0(a)6(sn)17( )462(e)6(sn)283tl)-17udiantesnbre( )462(e)6((l)31 eque el 41.2%( )187(d)-14(e)6((l)-0( ))208(a)6((l)31(u)6(m)-13(n)-14(a)-14(d)-14(o)-14( ))187(e)6(sn)2 sendo vma de agresnone por patede susn cmpñnerosn] TJET EMC /P <</MCID 75>> BDC BT1.05 0 0 1 116.62 227.47 Tm[( )] TJET EMC /P <</MCID 76>> BDC BT1.05 0 0
  9. 9. Referencias Avilés, J. Mª (1999). CIMEI. Cuestionario sobre intimidación y maltrato entre iguales. Valladolid. Avilés J. Mª (2005). Estudio de incidencia de la intimidación y el maltrato entre iguales en la ESO, mediante aplicación del cuestionario CIMEI. Valladolid. Chaux, Enrique y otros. (2005). Qué, cómo, cuanto de intimidación entre escolares en Colombia. Bogotá, Colombia. Cuevas, Mª Clara (2006).Violencia entre compañeros. Cali, Colombia. Del Barrio, Cristina y otros. Maltrato por abuso del poder entre escolares. De qué estamos hablando? Madrid, España. Hoyos, Olga Lucía. (2005). Caracterización del maltrato entre iguales. Barranquilla. Colombia. Paredes, Mª Teresa y otros. (2008). Estudio exploratorio sobre el fenómeno del bullying en la ciudad de Cali, Colombia. Peppler, Debra. (2007) Binoculars on bullying: A new solution to protect and connect children. Toronto, Canadá. Plotkin, Nora y otros.(2009 ). Estudio de la incidencia de bullying en escuelas de la ciudad de Corrientes.

×